Feeds:
Entradas
Comentarios

DE PROFUNDIS CLAMAVIT… (MONÓLOGO DE DAMA CON PERRITO Y ASESINO EN SERIE AL ACECHO DETRÁS DE UNA PALMERA DATILERA)

PIEZA EN UN ACTO

Dedicado a Miguel Castro

 [Atardecer invernal. Un jardín solitario. Marina, cincuenta y pocos años, enfundada en un abrigo de mal ver, paraguas bajo el brazo a modo de termómetro enlutado, pasea a su perra de raza acrisolada]

MARINA.- A ver si no nos eternizamos, como pasa últimamente… Haz lo que tengas que hacer por naturaleza y volvamos para casa corriendito; a lo que te descuides, van a ponerse a llover perros y gatos, que dicen los ingleses… Me pone nerviosa tanta soledad y tanta sombra suelta… Y, además, hace frío: castañas en los dientes, castañuelas… Tú no lo sientes, claro; el abrigo que usas, mucho mejor que el mío… ¿Sabes lo que te digo…? Podrías contestarme por lo menos… Mi reino por un ladrido de la Gordi… Nada, ni caso… Imagina que, detrás de esos arbustos, se encontrase agazapado un hombretón malísimo, al acecho… ¿Cómo te ibas a comportar, si se acercase a mí con las peores intenciones…? Echarías a correr, que te conozco, perra gorda… No vales para mucho,  mi querida Gordi… Tiene gracia la mente, cómo asocia las ideas calenturientas… ¿Qué haría yo entonces, en el caso de ataque a retaguardia…? Nunca llevo conmigo mi teléfono móvil a estos sitios… Es por si me lo roban al descuido… ¿Liarme con el desconocido a paraguazos, al más puro estilo Rottenmeyer…? ¿Pedir socorro a gritos…? Denegado: el parque, a estas horas que no son, echa la siesta igual que un cementerio… ¿Has visto a alguien desde que hemos entrado…? Con Daniel solías venir… Vaya, se me ha escapado: lejos de mi intención la mención de su nombre… Seguro que tú le echas de menos… Se encargaba de sacarte en el turno de tarde, ¿no te acuerdas…?  Nunca más, dijo el cuervo, ave de mal agüero… ¡Se nos ha ido para siempre de tu vida y la mía…! ¡Buen perro estaba él hecho…! Era tu preferido; no intentes engañarme, vieja zorra… Te encantaba dar saltos detrás de la pelota; te silbaba- arte que no domino- y tú acudías a él moviendo el rabo, apéndice del que vengo careciendo hasta la fecha… De noche, te subías nuestra cama; pero siempre te acurrucabas de su lado… ¡Qué tiempos…! ¡Todo se me antoja tan pretérito y lejano…! Vamos, levanta la patita y disponte a mear, no me seas plasta… Caca, caquita, ag, ag, ag… Nos van a dar las uvas y las peras limoneras… A mi madre no se lo he contado todavía… Ella es muy de sus yernos; eso afirma mi hermana, por lo menos…  Iba a echarme la culpa del Titanic… “Con lo mayor que estás, hay cosas con las que no conviene jugar, no sea el demonio…”, seguro me soplaba en las narices. Que se lo quede ella, si es que tanto le gusta…  Y papá, calladito como siempre en su rincón, con la mirada triste… Maldita sea… ¿Por qué todos se han puesto de acuerdo para ponerme la vida cuesta arriba, tú la primera, Gordi, perra negra, piratona que no hace ni deshace…? Al mirarme por dentro, sólo veo nubarrones. Hora mala de deshojar la margarita del treponema pálido… No quiero a nadie; nadie me quiere a mí… Ni yo misma me importo… Bueno, un poquito, he de reconocerlo… Por eso es que me quejo, con la sordina puesta, ma non troppo… He conservado mi puesto de trabajo en el Estado; el piso donde vivo es de mi propiedad catastralmente y no pienso acusarme de vicios que no tengo… Hombres, no gracias. Ni los quiero, ni los necesito, ni sé que hacer con ellos, como no sea esperar un silbido para salir corriendo dentrás de sus pelotas… Y para eso ya figuras tú en el mundo, chucho estreñido con la vejiga yerma…. Más sola que la una menos cuarto y mitad… ¿Mi familia…? Fuera de cobertura, al otro lado del teléfono… De ponerse pesados, su tarjeta de visita, corto y cierro. Por la noche, prefiero las películas, calentita en mi cama, con la luz encendida. Amiguísimas, las justas de Ivanhoe, y para clavar con alfileres… Y dios, por supuesto, en las de todos… Volver a enamorarse, ¿para qué…? Agua va y dar vueltas a la noria; un sufreveidile que siempre acaba en tablas: nunca apren a nadar estilo libre y a guardar las distancias… Noli me tangere, le decía Jesucristo a María MagdalenaPues, mutatis mutandis… Me estoy volviendo mala con la edad, ¿o crees que no lo noto…? Cualquier día de estos, visto que a los artilugios de consolación se les gastan las pilas enseguida, me busco un gigoló para el defogue o me apunto en una agencia de contactos… ¡Quién te ha visto y quién te ve, Mariquilla Terremoto, leches…! Porque, vamos a las cuentas de la vieja…¿Qué expectativas quedan en casos como el mío…? ¿Quién estaría dispuesto sacarme a pasear y a que me diese el aire…? La mascota no sabe, no contesta… Continúo en la esperanza de una respuesta tuya… Sigue a así y vamos de visita al veterinario, condenada a banderillas negras por desagradecida y por mal bicho… Una inyección letal y si te he visto no me acuerdo… Mataría dos pájaros de un tiro: siempre he tenido ganar de probar suerte con un gato… A Marramiau no hay que sacarlo de paseo promenade: un cajón con arena aromatizada en la terraza, arrancado de uñas a beneficio de las patas de los muebles, un almohadón mullido sobre cestito mono y aquí paz y después, gloria in excelsis dedo… ¿Un gato o una gata…? He de enterarme bien del that´s the question… Claro que sería otra forma de encerrarme aún más de lo que estoy… No creo que le convenga a mis colesteroles… ¡Qué noche me estás dando, compañera…! Pues un loro, tampoco… Solterona o corsaria; paso, gracias… No me veo repitiendo obscenidades enfrente de una jaula, para escandalizar a las visitas… Ya sé, tú: escribiré un diario… Llegaría a ser famosa, ¿qué te apuestas…? Un diario con las páginas en blanco, a través de internet, a rellenar por el lector ad libitum … Se incorporan las mejores respuestas y luego las publicas en formato libro, por tu cuenta… Y ahora, una confidencia… Estamos entre viejas comaradas, atadas, bien atadas, a la misma correa… Raro sería fueses a irte de la lengua… Ahora que no nos escucha nadie, como no sea el asesino en serie detrás de esa palmera datilera… De no madre, a no madre… Si no sale la caca, vamos a ventilar toda la mierda…  Al no estar yo castrada, como tú,  a veces, he llegado a imaginarme que, de haber parido hijos, el viento me iba a soplar de otra manera… Daniel y yo estuvimos a punto. Me lo pensé mejor: con un amo, me basta. Él no llegó a enterarse del paquete. Porque yo era consciente de un silogismo en bárbara: de haber salido a mí lo malparido, ¡qué difícil habría sido soportarlo…! De haber copiado a él… Prefiero no pensarlo… A veces, escuchando lo que escucho, empieza a  remorderme la conciencia y le pido perdón al nasciturus… Terminar en una alcantarilla no resulta plato de buen gusto… Se trataba de un niño, no lo dudes: era su padre y muy señor mío quien hacía saber en la pareja… Así nos educaron… Las muchachas de hoy crecen de otra manera… ¡Cuántos miedos, dios mío…! ¡Cuánta  santa ignorancia…! Daños y perjuicios… Alguien habría tenido que pagar por todo aquello… No tuve hijos; pero te cuido a ti: menudo toma y daca… Hija y madre de perra, dos en una, bolsita en ristre y deseando agacharme y partirme la espada… Mejor será setarse en un banquillo… [lo hace] ¿Nos apostamos a que me coge el frío…? [Canturrea] Neumonía, ¿cuándo serás mía…? Directa al hospital y a la fosa común del cementerio… ¿Qué pone aquí…? “Loli, te quiero…” dentro de un corazón con una flecha… ¡A los indios, que vienen los caballos…! Y Loli se lo cree, porque es un poco corta de mollera… A lo mejor, es cierto… La juventud puede permitirse tales lujos asiáticos mongólicos… No pierde el tiempo en pensar en la muerte: será porque le sobra… Yo sí pienso… Espero que me avises, cuando llegue la hora. Ya lo sabes: aullando… ¡Auhhh…! Alguien caerá en la cuenta y avisará a los guardias. Tras echar la puerta abajo a empujones de hombro culturista digno de calendario, me encontrarán en la sala de estar, momificada, con los ojos abiertos, fallecida por causas naturales y esperando que alguna mano amiga me coloque los párpados en su lugar descansen en paz y para siempre… ¿No te doy pena, dime…? Triste, triste, treinta y tres veces triste acabar una así sin perro que le ladre ni gato que maúlle… Todas las noches, delante del espejo, me cuento las arrugas y las patas de gallo… ¡Menudo gallinero…! ¡Qué desastre de cutis; y el culis, ni mentarlo, por si acaso…! ¿Mejillas…? Bateas de mejillones en plena marea roja… Y el torso desnudado, ni te cuento… ¡Cuánto surco en barbecho y qué poca cosacha…! Senos, cosenos, tangentes y secantes… ¿A quién amamantar con semejantes ubres de loba fundadora de pueblo abandonado…? ¡Con lo hermosa que he sido en mis tiempos peores…! Tampoco es para tanto, ¿verdad, tú…? Arreglada, lista para salir, todavía doy el pego a más de cuatro. Espera que me miro en aquel charco… [Se levanta y se aprecia] Un cierto aire misterioso todavía lo conservo en alcanfor… Daniel me preguntó una vez- medio en broma, supongo-, si no sería una espía al servicio de potencias extranjeras… Y total porque me había puesto la boina de mi padre para salir, una noche de juerga… Daniel Rivas Sanjuán… Esta noche no me lo puedo sacar de la cabeza… En algún sitio oí que andaba enfermo. Tiene nueva pareja, según creo… Con su pan se lo coma… [Ahora habla con el charco] Si llegase a morir, espejo, espejito, te juro que no derramaría una sola lágrima… En cambio, él sí lloraría por mí, a mares oceánicos, puedes estar seguro… ¿Quién es entonces la peor de las mujeres…? Aquí, una servidora, con su cara en vinagre… Los de arriba ya están pensando en castigos divinos… [Un hombre, un mendicante, casi una sombra, aparece tras ella, provisto de un carrito de la compra abarrotado, y se dirige al banco, donde sienta reales y traseros. Marina ha visto su imagen reflejada en el charco y toma nota] Compañía habemus, Gordi; y tú, tan calladita, no fuese a ser pillases un catarro… Eh, señor, un momento… El banco está ocupado. Hay docenas iguales a lo largo del parque, del puente a la alameda… todos libres e iguales; si no le importa, yo he llegado primero… [El hombre ni se inmuta y procede a prepararse un lecho dormitorio] El convidado de piedra, por lo visto, no se da por aludido… Le veo las intenciones… No se le habrá pasado por el gorro echarse a dormir a la interperie, quiero suponer, usted Como-se-llame… ¡Con la que está a punto de caer…! Un relente de veinte grados bajo cero, por lo menos… [El hombre, horizontal, surfeando a su modo y manera sobre la dura tabla, se ha incorparado un poco, hasta quedar repanchingado en el asiento. Saca una botella del bolsillo chaquetero y, galante, procede a ofrecérsela, con un gesto entre amistoso y embriagador al mismo tiepo] No, muchas gracias… [El otro empina el codo y vuelve a su postura decúbito apaisada] Perdone mi insistencia… No se lo tome a mal si me intereso por su supervivencia… Vivo sola y dispongo de una habitación libre… Lo tengo hecho otras veces… Nada de torcidas intenciones por la parte que me toca… Alojamiento y desayuno a su disposición, gratis et amore… Mañana, con el Sol, ya se verán las cosas de otro modo… Eso o aviso a los guardias que vengan a llevárselo: su majestad escoja… Mi casa pilla cerca y no aguanto vecinos. Lo menciono por si acaso le avergüenza que nos vean entrar juntos a estas horas… Cena frugal, un baño bien caliente, toallas limpias y el mochuelo en su olivo virgen extra: un cuarto de invitados con ventana a la calle… Refugium pecatorum nada que ver con los municipales… No pienso repetirlo: o se viene o se queda a esperar las sirenas repicando a rebato… No, si va a resultar, al final, que me ha cogido miedo… Yo no me como a nadie, señor mío… Arriba, arriba… [Lo zarandea no de muy buenos modos y le obliga a ponerse de pie] Deje sus pertenencias donde están: tiempo habrá de venir a recogerlas. Porque no creo que nadie se las robe, vista su lacería… sobre todo, su olor: huelen que apestan… [El hombre mira en derredor, desconfiado, y luego bebe un trago, como reuniendo fuerzas. Ambas figuras emprenden el camino y se olvidan de Gordi, que se ha puesto a aullar como una loba en celo…]

FIN

Anuncios

EN LA VARIACIÓN ESTÁ EL GUSTO…

… Y es que el parisino Monsieur Tourneur hizo de todo un poco, a la hora de colocarse tras la cámara; sin ir más lejos, allá por el 59, disponer sus talentos al servicio de la serie “Bonanza”…

Hagamos pues un somero y desconcertado recorrido por delicatessen varias, que configuran una imaginería tan rica en sorpresas como en momentos estelares…

¡BARCO PIRATA A LA VISTA…!

Si “La Isla del Tesoro” vendría siendo la mejor novela de piratas jamás escrita, según sesuda opinión de los que entienden de eso, y que su paso más logrado a la pantalla lo contituiría la versión  Byron Haskin, fechada en 1950, protagonizada por Robert Newton y Bobby Driscoll- chavalote que hemos conocido en “La Ventana”, cuando hablábamos de Cornell Woolrich y el Cine, y cuya breve biografía habría de acabar como el rosario de la aurora-, no es menos cierto que las credenciales como mejor peli de piratas de todos los tiempos está todavía por adjudicar, aunque la de Tourneur, desde luego, habría de figurar, necesariamente, en los puestos de cabeza.

Una pequeña canción del pirata cinematográfico y seguimos…

 

 

LA ISLA DE LOS CORSARIOS

EL HALCÓN DE LOS MARES

 

PIRATAS DEL MAR CARIBE

Y así sucesicamente…

Anita de las Indias.- Si no empezáis a hablar de mi película, servidora se larga viento en popa, a toda vela, que lo sepas…

“Annie of the Indies”, en glorioso technicolor, como entonces se decía, puede presumir y presume de otros esplendores añadidos; para abrir boca, un trío protagonista de inmarchitable encanto, empezando por ésa de ahí arriba, Jean Peters, participante en un montón de títulos a tener muy en cuenta. Cito media docena, como botón de muestra y demostración de poderío, a cual más suculento:

A su vera, siempre a la verita suya, Louis Jourdan, galán francés de apostura un tanto turbia e inquietante- véase si no, su mojamación del Conde Drácula vía TV-, con otro historial XXL a sus espaldas…

Como tercera en discordia, y nunca mejor dicho, Debra Paget, que sin haber alcanzado el gran estrellato, cuenta en su carrera con un montón de pelis donde mostrar bellezas y talentos. P. e., aquella “Ave del Paraíso” a medias con L. J., que llenó mi infancia de erupciones volcánicas y aun cutáneas (y alguna que otra erección onírica, que lo cortés no quita lo mojado…); sin olvidar, por supuesto, su presencia en el paquete Lang , la lovecraftiana “El Palacio de los Espíritus” de Corman, “El Príncipe Valiente” de Henry Hathaway o “Demetrius y los Gladiadores” de Delmer Daves…

Las bondades de “La Mujer Pirata” (1951) no parecen acabar nunca de contarse: en el cofre de su tesoro refulge por méritos propios un guion tan rico en aventura que se mueve, cual mascarón de proa en plena tormenta, a través de los estilemas más característicos del género de la pata de palo, el loro parlanchín y la frasca del ron. Velahí  el duelo espadachín entre la protagonista y el pirata Barbanegra, capaz de pasar a segunda división el que George Sidney nos regalará en su “Scaramouche” un año más tarde…

En esto de pedir, los espectadores siempre acabamos por parecernos a Oliver Twist y su”I want some more…” Pues bien, Philip Dunne y Arthur Caesar, guionistas del evento, se van a sacar de su anchura de mangas, a mitad de función, un giro de peonza argumental capaz de cortarle la meada, con lo malo que es eso, al más pintado… Pasen y vean: no seré yo quien se vaya de la lengua viperino-espoliante…

LA AVENTURA ES LA AVENTURA ES LA AVENTURA…

“The Flame and the Arrow” (1950), inter nos”El Halcón y la Flecha”, o los peligros de la VO para estudiantes de inglés… A ver, niño, ¿cómo se dice “halcón” en inglés…?  Seguro que contesta “flame”-llama-, por fiarse de los distribuidores españoles a la hora de poner títulos “ahí me las den todas”… Su homenaje a “Las Aventuras de Robin de los Bosques” (Raoul Walsh, 1938), enseguida salta a la vista, comenzando por su cartel anunciador + su bosque + sus proscritos + su fraile + su arquero jefe (aquí llamado el Dardo, que no el Flecha, por si acaso se le confundía con un miebro del Frente de Juventudes, seguramente), al que se le añadieron unos toques de Guillermo Tell ,a mayor abundamiento legendario.

Quién da más…” Lancaster at his best, saltimbanqui for ever, solo o en compañía de Nick Cravat, con el que había compatido alguna que otra lona (de circo, seguro; y de las otras , seguro que también) en sus verdes años.

Lancaster & Cravat, a cual más lustroso y más buen mozo

Ambos los dos, ondeando gráciles al viento en “El Temible Burlón” de Robert Siodmak.

La “chica”, en “El Halcón y la Flecha”, era Virginia Mayo, cuyo ligero estrabismo no le impidió hacerse un sitio de honor en el cine de su tiempo… A las pruebas me remito…

“El Halcón y la Flecha”apuesta decididamente por un acercamiento humorístico  en las abundantes escenas de acción, aunque se guarde en la manga un par de secuencias para recordarnos la necesidad de luchar todos juntos, juntos todos, contra el enemigo cumún- en este caso, Federico Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que, en el siglo XII, intentaba la conquista del norte de Italia-.

De tener que elegir entre lo de Walsh y lo de Tourneur, me quedaría con la primera, qué le vamos a hacer… R. W. derramaba vigor del puente a la alameda y sacaba del arroyo a un montón de floristas de cine de barrio para convertirlas en princesas de embajada… Y si no lo he dicho antes, lo digo ahora: “El Pirata Barbanegra” (1952) es mi peli favorita de siempre, en lo que a piraterías se refiere…

– ¡Tres hurras por el Walsh y su filmografía…!
-Pues servidor prefiere a Tarantino…

PEPLUS-PEPLA-PEPLUM

No cabe duda que el Cine hace extraños compañeros de cama… “La Batalla de Marathon” (1959), un peplum a la griega, va a arrejuntar a dos cineastas tan dispares como Tourneur y Mario Bava, el cual, aunque en los títulos de crédito aparezca como responsable de la fotografía y los efectos especiales, según cuentan las crónicas, se habría ocupado de rematar faena, ante el desacuerdo de los productores con el enfoque dado por el director francés a la película.

No es que M. B. me caiga especialmente simpático; ni siquiera su obra más famosa, “La Máscara del Demonio”- estrenada inter nos en régimen de”Arte y Ensayo”- es capaz de despertar mis entusiasmos… Y en cuanto a Barbara Steele y su mito, siempre me ha parecido muchísimo más bruja en “El Joven Törless” o las pelis de Fellini…

He estado revisando “La Batalla de Marathon” a la carrera, como está mandado; con Bava o sin Bava aportando batallitas, me ha parecido una perfecta pérdida de tiempo…  Aprovecho que el Miño pasa por Orense para rescatar de mi baúl de los olvidos una curiosa anécdota acerca de la censura en España años 60. “Seis mujeres para el Asesino”, típica peli bavosa reconcentrada en matar señoras y señoritas del modo más cromático posible, se estrenó aquí recortada en sus supuestas escenas eróticas, mientras que la ultraviolencia explícita, sal y pimienta de aquel desaguisado, permanecía integérrima. Tuve ocasión de verla en su estreno inglés… y oh, sorpresa… Además de estar clasificada X (para audiencias adultas), y haber cambiado de título (en homenaje franciscano caprino a “Arsenic and Old Lace”-en España, “Arsénico por Compasión”-, en la Púdica Albión, la retitularon como “Blood and Black Lace”), habían desaparecido sus secuencias más hard boiled, por ejemplo, un primer plano con un rostro femenino asado a la parrilla, muy, muy hecho…

 

¡MÁS MADERA… !

La incuestionable americanización de J. T. se hará evidente en una década que abarcaría desde 1945 a 1956, en la cual afloraron westerns de diverso calibre en una filmografía todo terreno, y ello sin contar sus trabajos en TV dedicados al tema (“Northwest Passage”).

Seis fueron seis sus trabajos para la gran pantalla, empezando por “Canyon Passage” (“Tierra Generosa”, para despitar…), seguramente la mejor del lote, donde Tourneur se encarga de aportar una visión europea al universo western, recordando, nada más comenzar, que los indios luchaban por defender sus territorios de los colonos invasores, o apostando por la asamblea popular a la hora de impartir justicia…

1950

1952

1955

1955

1956

Jacques Tourneur falleció en Francia en 1977; pero estoy por apostar que su cine seguirá mucho tiempo entre nosotros… Animo a todos a que se monten un pequeño ciclo casero con su obra… Vamos, hagan juego…

Pasen y vean, señoras y señores…

BLACK IS NOIR (AHÍ VIENE EL NEGRO ZUMBÓN…)

“Retorno al Pasado” (1947), otra vez para la RKO, lo que se trae su coña subliminal, permite a Tourneur encaramarse a la cima del Cine Negro Norteamericano,  con titulos en su haber de la talla de “El Halcón Maltés” (1941), texto  Hammet, dirigida por John Huston; “Perdición”(1944), de Billy Wilder, en cuyo guión colaboró Raymond Chandler, a partir de “Doble Indemnity” de James M. Cain; “El Cartero Siempre Llama Dos Veces” (1946), otra novela Cain, con dirección Tay Garnett, o “El Sueño Eterno”, también del 46, novela Chandler, con Howard Hawks manejando el cotarro y sin ser capaz de llevar la cuenta de los cadáveres exquisitos circulando a lo largo de un guion donde colaboraba William Faulkner.

“Out of the Past” bebe también (pero con moderación) de una novela, “Build my Gallows High”(“Eleven mi Horca”), de Geoffrey Homes, de cuya inspiración había salido, por ejemplo, “La Invasión de los Ladrones de Cuerpos”, un clásico de la Ciencia Ficción, llevada al Cine por Don Siegel en 1956.

A la perfección formal de la peli Tourneur, dejando al otro lado de la cama la querida presencia de un Robert Mitchum para irse con él a tomar unas cervezas y escucharle cantar “From a logical point of view” o cualquier otro hit de su exquisita discografía ron-roneante, yo añadiría su inapreciable aportación al género de una femme fatale para coger con pinzas de depilar lagartas, Kathie Moffat, cuyo apellido, con resonancias de mofa y de mofeta, constituye todo un aviso a navegantes solitarios, capaz ella solita de agarrar por el moño a la lacustre Brigid O´Shaughnessy, la especialista en griego Cora Papadakis y la aprendiza marlénica Phyllis Dietrichson, juntas o por separado, los caretos de las cuales y sus muchísimos morritos figuran justo abajo, presididos por una carátula dicográfica de San Roberto Magno:

Miss Moffat (Jane Greer). en plan “Mujercitas”, a ver lo que se pesca…

Brigid O´Shaughnessy, confundiendo “El Halcón Maltés” con “Falcon Crest”…

Cora Papadakis (Lana Turner), con la boca ocupada, mientras Frank Chambers se ocupa de encender algo más que un cigarrillo…

Miss Dietrichson (Barbara Stanwyck), filosofando sobre los abismos…

“Out of the Past” cuenta además con apetitoso reparto estrellado: un Kirk Douglas todavía a medio cocer y otra frecuentadora del género, Rhonda Flemming en versión morenaza, quizás más conocida y apreciada por sus westerns… A fecha de hoy, su visión sigue deparando un montón de alegrías.

– La verdad es que nos ha quedado la mar de bien…
– Y tú que lo digas…

R. F.- Yo, como los buenos vinos, seguro que mejoro con los años…

Lo de Tourneur habría de conocer, en 1988, una nueva versión, “Against All Odds” (“Contra todo Riesgo”), dirigida- pero poco- por Taylor Hackford, protagonizada por Rachel Ward, Jeff Bridges y James Woods, donde aparecía- y ya es arriesgarse- Jane Greer, en un papel secundario, haciendo de madre de sí misma, y no sé si me explico….

***

“Berlin Express”, brillantísimo ejemplo del “acabado Tourneur”, rodada al año siguiente (1948) entre las ruinas de Frankfurt, con permiso de las autoridades de ocupación, según se nos avisa enseguida, me ha recordado un trabajo pendiente, que bien podría titularse “Los Trenes y el Cine”, donde quedaría demostrado que el mundo del ferrocarril es un todo terreno fílmico donde cabe desde un testimonio neorrealista a una peli de terror, pasando por la comedia, el noir, el western…  A modo de aperitivo, allá va un pequeño muestrario de algunos de mis títulos favoritos,  puestos en fila india por el desorden neuronal más que evidente por parte de su responsable:

“Alarma en el Expreso”

 

 

… Y, at last, but not at least, que dicen los ingleses…

…Pero, subámonos de nuevo al Berlin Express… Vuelve de nuevo Tourneur a echarle un ojo de su cámara a la potente prosa Curt Siodmak, quien, junto a su hermano Robert, había emigrado a los USA desde su Alemania natal para ponerse a salvo de la persecución nazi.

Para mí que su obra maestra es “El Cerebro de Donovan”, llevada el cine en dos ocasiones sin demasiada fortuna: en 1953 por Felix  F. Feist y, en 1962, por Freddie Francis… Queda por saber lo que hubiese dado de sí tan notable texto en manos del hermanísimo Robert, autor, entre otras joyas de “La Mujer Fantasma”, de la que ya se ha hablado aqui…

A lo que íbamos…”Berlín Express”, protagonizada por Merle Oberon (que había sido la Cathy de “Cumbres Borrascosas” para Wyler en 1939) y Robert Ryan, puede considerarse como un canto de esperanza prendida con alfileres, entonado tres años después de la finalización de la guerra y, por supuesto, un muy competente ejercicio de estilo, al que, como ocurría en “I Walked with a Zombie”, con guion Siodmak, si algo le sobra es una persistente voz en off cuya información debiera ser proporcionada por imágenes… Otrosí, su homenaje a los “39 Escalones” hitchcockianos con su numerito “Mr. Memory en acción”se he hizo un tanto “corta y pega”…

-A ver, ese lector de ahí, que afirma que no conocer “39 Escalones”…

CUMBRES BORRASCOSAS

Confieso una llorera, sentimental que es uno, llegado el desenlace, ni optimista ni pesimista sino todo lo contrario. Recomiendo encarecidamente su visión y no sólo por sus méritos estéticos… Y si puede ser en doble sesión con “Berlín Occidente” (Billy Wilder, 1948), pues muchisimo mejor… Y como no hay dos sin tres, no estaría nada mal formar un trío con “Alemania Año Cero”, de Roberto Rossellini, filmada en el mismo año y que también sabe mucho de ruinas…

 

ALEMANIA AÑO CERO

 

***

“Al Caer la Noche” (1956) chupa del frasco David Goodis, competente cultivador del género negro made in USA, visitado con frecuencia por el Cine:

A destacar, en “Nightfall”, unos diálogos fluidos y cortantes a lo Chandler y el Tourneur touch revoloteando a lo largo del metraje, donde, a pesar de tanto viene y va, con parada y fonda en el estado de Wyoming, todavía queda tiempo para escuchar el “As time goes by…” de “Casablanca” y sumarse a un sentido homenaje a “La Ventana Indiscreta”.

La protagonista femenina, Anne Bancroft, aunque todavía  habrían de pasar unos cuantos años antes de convertirse en Anna Sullivan para Arthur Penn en “The Miracle Worker” (1966), se sitúa muy por encima del resto del reparto, en especial de un Aldo Ray en plan mazacote, cuyo mejor intervención en el Cine seguramente es “Chica para Matrimonio” (Goeorge Cukor, 1952).

Me encanta- véase arriba- el poster anunciador de “NightFall” donde se nos prometen el terror absoluto y el éxtasis, vía maletín negro, vestido negro y noche negra…

Para broche de oro y pedrería de tantas emociones fuertes, un curioso desenlace nos deja con la mosca Kurt Newman tras la oreja, entonando, de nuevo, “As time goes by”… ¿Y si resulta que…? ¡No me extrañaría nada…! Donde comen dos, comen tres, ¿no es cierto…?

-A que ahora va y les cuenta el final…
-Tú cógete del bracero y ni puto caso…

Paciente lector.- Bueno, vale ya… ¡Que me estoy liando otra vez…!

CONTINUARÁ…