Feeds:
Entradas
Comentarios

Herrare Umanum Ex…

ABRAHAM LO HA CONSEGUIDO!!! | TRABAJANDO LOS TALENTOS

HERRARE UMANUM EX…

Primero, la riada. Y ahora, esto. Era el cambio climático anunciado, jugándoles la vuelta. La noche parecía haberse detenido en un impasse interminable. Cientos de vehículos, atrapados por la tormenta, conformaban una helada geometría en lo alto del puerto de montaña, a la espera de la llegada de las máquinas quitanieves.

César Muñoz, en el interior de su Skoda, dormitaba a intervalos, tras rendirse a la evidencia: él solito se lo había buscado, desoyendo consejos y advertencias de quienes habían tratado de disuadirlo. Emprender viaje, enfrentándose a la rigurosa climatología reinante por la zona, suponía un riesgo cierto carente de sentido.

Dado el hecho de que los coches allí retenidos no podrían contarse con las patitas de un ciempiés o, incluso más de uno, más de dos y más de tres, César M., el tonto del Skoda, se sintió arropado y satisfecho.

Algo resultaba palmario: a cargo de tan aguerrida hueste pretoriana, se hallaba completamente a salvo. Al menos, de momento…

Iba bien pertrechado… Disponía de licor y tabaco en la guantera y de agua mineral y bocadillos en la bolsa de viaje. Bastaba con el girarse hacia el asiento trasero y alcanzarla. El frío no tenía nada que hacer, enfundado como estaba en aquella cazadora, tan frondosa en bolsillos, cremalleras y aberturas en los lugares más inverosímiles, inesperado regalo de una cónyuge en fase de extinción, en procura de remedios paliativos para lo inevitable.

No iba a pensar en Julia ahora. Aquella huida era en su honor y gloria. El plan había consistido, en un principio, quitársela de encima durante unos cuantos días con sus correspondientes noches, aun a riesgo de que la muy ubicua acabara denunciándolo de abandono de hogar y ese tipo de trampas leguleyas… Puesta a hacer daño, no se paraba en barras…

Necesitaba pensar fuera de cobertura, a salvo de sus poderes telepáticos. La tormenta era cosa de ella, la muy bruja, ¿nos apostamos algo…? Ella y su gato… Ella y su baraja francesa cartomántica…Ella y su colección de insectos, atravesados por alfileres de cabezón negro, de la que él formaba parte…

Los teléfonos móviles- el suyo, al menos…- no recibían su ración de alimento cibernético; las emisoras de radio parecían empeñadas en mandar al paro a los leones de la Metro: desde hacía horas, rugían con entusiasmo y contundencia, lo cual, según tenía él oído, podría tratarse de mensajes cifrados, procedentes del, o con destino al, Espacio Exterior Intergaláctico.

Y es que andaba mucho tarumba turulato por ahí suelto…

En cambio, César Muñoz se consideraba a sí mismo un hombre razonable y digno de respeto. Tras cuarenta años de vestirse por los pies sin mayores tropiezos, resultaba difícil poner en cuestión sus opiniones sobre la vida en general y sobre Julia, en particular. Así de claro. Así de oscuro.

La posibilidad de quedarse sin batería sólo le preocupaba a medias. Confiaba plenamente en la solidaridad de los extraños. Para ser todos ellos víctimas de las malas artes de su atormentadora personal, reconozcámoslo, le faltaban a Julia dos inviernos y medio, o, en su defecto, una visita, grabadora en ristre para tomar apuntes, a su casa materna, donde doña Aurora esperaba, más temprano que tarde, su regreso.

Cabía la posibilidad de bajarse del vehículo y realizar una pequeña encuesta, llamémosle científica, entre los convocados, descartando, previamente, grupos de familia o de amigos, así como parejas estables, sin importar el sexo de sus componentes… Lobos solitarios como él mismo y zorras sin gallinero donde caerse muertas constituían un objetivo prioritario.

Se lo pensó dos veces. Salir al exterior, dejando las luces apagadas, suponía el aventurarse por aquel laberinto de coches expectantes y la posibilidad cierta no localizar el suyo a la hora del regreso, una vez establecidos-o no- los contactos deseados. Mantener las luces encendidas equivalía a exponer la batería a agotarse ya más de lo que probablemente estaba, después de tantas horas de funcionamiento intensivo.

 Un súbito fogonazo inundó su mente de tinieblas.

-Todos están vacíos…- especuló, córvido, en voz alta. Sólo eso y nada más.

Prueba no superada. No debía permitir que el miedo de los ciervos mariquitas se apoderase de sus probadas capacidades de respuesta masculina ante las adversidades de la vida.

 Lo intentaría haciendo sonar el claxon a intervalos regulares, efecto acústico a acompañar por un discreto parpadeo a cargo de los faros delanteros… ¿Para qué molestarse, sin embargo, si todos, allá fuera, ya habían muerto…?

Garrafal error de planteamiento por su parte. Tan funesta suposición no se basaba en prueba empírica alguna: formaba parte de una sinergia averiada que su embotado cerebro se empeñaba en sacarse de la manga. Distopía, Imperatrix Mundi…

Todo a su alrededor se estaba derrumbando y, vive dios, él no se merecía tan gran castigo.

De haber tenido hijos… Una idea, por cierto, aterradora, conociendo el nido donde habrían de guarecerse y recibir amor de sus progenitores… Mamá Guatemala y Papa Guatepeor… ¡Para echarse a temblar de una tacada…!

El sopor empezaba a invadirlo de nuevo. Soñó –mejor dejarlo así…- que se encontraba en un cementerio de automóviles destinados al desguace. Cientos, miles de ellos, a la espera de convertirse en oxidados bloques de chatarra.

Cubos de Rubik fosforescentes, girando, vertiginosos, sobre sí mismos, flotaban a la deriva en un espacio curvo dentro de su cabeza. Tenía fiebre… ¿Qué te apuestas a que no bajaba de cuarenta…?

 La palabra “sed”, pero en latín, llenaba, sin separación alguna, folios y más folios que emprendían el vuelo una vez completados por manos invisibles, para incendiarse al llegar a la altura de sus ojos, mientras sonaba, becqueriana perdida, la música de un órgano lejano.

-Estoy alucinando… – le explicó a su oreja, negrísimo museo de cerumen reseco, cañaveral hirsuto de cerdas retorcidas, a la par que refugio de mil y dos murciélagos chillones, a cual más chirriante y más histérico.

Un rostro de opereta madrileña aplastaba sus bubónicas narices contra el parabrisas de su sancta-sanctorum, en busca de presencias. Se trataba, a todas luces, de un sereno con todas las de la ley municipal, gorra y chuzo incluidos.

-Oiga usted, buen hombre…- se le oyó decir- No es por sembrar alarma fuera de temporada, pero quédese donde está y acabará convertido en guiñapo ferruginoso elevado al cuadrado…

Como poeta Virgilio que habría de conducirle a través del Infierno, no valía una perra gorda. No era ocasión tampoco de mostrarse escrupuloso.

César Muñoz descendió del Skoda, dispuesto a seguirle la corriente.

 -Debo de haberme extraviado por culpa de la niebla –arguyó, en tono hastiado-. Es la única explicación que se me ocurre…

-Es lo que dicen todos, mi querido amigo- respondió el vejete caralampio-…Poco antes de rendirse a la evidencia, por supuesto…

Por lo que alcanzaba a ver, sin saber cómo, se hallaba en unos macrotalleres de desguace en plena decadencia, a juzgar por las pintas que lucía un vigilante nocturno desastroso al que hasta un veterano hámster giratorio hubiese tomado a pitorreo.

Echó mano al bolsillo, en busca de propina que mostrase, a las claras, quién y quién no, en la presente situación, ostentaba mando en plaza.

Oh, sorpresa, sorpresa… Acabó agarrado a sus propios testículos… Disimuló, lo mejor que pudo,  una total e inesperada carencia de argumentos…

-Disculpe, buen hombre… ¿Sería tan amable de indicarme la forma más rápida y segura de regresar a la carretera general…? El GPS, una brújula loca, acabado de comprar, se empeña en la callada por respuesta…

-Cuando era joven, no se precisaba cursar ingeniarías para localizar corrientes de agua subterráneas… Te las arreglabas con una varita de fresno hecha y derecha…- obtuvo por respuesta petenera- Lo que empieza en camino, vete a saber por qué, termina siempre por convertirse en carretera… Si no llevo razón, no me la dé, señor… “Al andar se hace camino”, escribiera el poeta…Y yo añado, sin serlo: “Y, al correr, la carretera…” La función crea el órgano; eso dicen al menos… Y hasta el organillo, si me apuran un poco, algo que no aconsejo…

¿Cómo hubiese reaccionado Julia ante un caso semejante? Con un par, ¿no te digo…? Pies en el suelo bien anclados y con las espuelas puestas: he aquí su lado bueno, no pensaba negárselo.

Nunca debió liarse la manta a la cabeza, poniendo tierra de por medio. De aquellos polvos, este abigarrado barrizal donde, a la sazón, por su estulticia, se veía inmerso hasta el cuello del útero… Arenas movedizas: agujeros sin fondo en un campo minado… Quería salir de allí. Le fallaban las fuerzas… Una fuerza brutal intentaba arrastrarlo hacia el abismo.

Realizo, in extremis, un último esfuerzo para rechazarla. Sus nalgas apretadas ofrecían ya apenas resistencia. Funcionó, contra todo pronóstico. Su descenso al vacío parecía detenido. Iba a cantar victoria cuando la violencia se hizo de nuevo cargo de su cuerpo, retorciéndolo hasta hacerlo girar sobre sí mismo como un contorsionista inverosímil… Fue entonces cuando se hizo la luz para sus ojos ciegos y escuchó murmullos y jadeos en derredor… Un circuito se interrumpió en alguna parte. Intento respirar. Se estaba ahogando… ¡Un hospital era donde se hallaba…! Debía de haberse muerto…

¡Qué eqiovocado estaba…! No se estaba muriendo, sino todo lo contrario… Principio y fin: cualquiera se equivoca… Son las dos caras de una misma moneda…

Fue entonces cuando una mano enguantada procedió a sujetarlo a media altura mientras otra procedía a golpearlo con dureza…

César Muñoz comenzó a llorar, mientras, a su alrededor, se escuchaban risitas complacidas. Era su primer llanto en este mundo.

…Por difícil que pueda parecer, lloraba por su Julia, cuyo cadáver, bordado a puñadas, habría de ocultar, muchos años después, en el maletero de un Skoda, abandonado, con nocturnidad y alevosía, en un cementerio de automóviles cercano al centro hospitalario donde había venido al mundo.

César Muñoz, que todavía no se llamaba así, lo olvidó todo al sentir cerca el pecho de su madre.

No volvería a pensar en ello, hasta el día aciago en que se le subió, de pronto, la sangre a la cabeza… Así se lo había explicado a su abogado… Ella le había faltado en el honor… Pero un hombre es un hombre y lo lleva en los genes incrustado. La quería más que a nadie y más que a nada… y se le fue la mano al aplicar el correctivo. Lo volvería a hacer, seguramente… Antes, las lapidaban; todavía hoy se sigue haciendo. Él le había sido fiel a su manera, sin poner en peligro a su familia, y tenía la conciencia bien tranquila.

César Muñoz era todo un caballero.

FIN

Un vistazo a 2001: Una Odisea en el Espacio | Películas & Series. Amino  Amino

La Mano en el Fuego

Chelsea Tretiakoff, era una niña normal gran amiga de la familia Maxi…  #fanfic # Fanfic # amreading # books # wat… | Espíritu santo, Fondos de  movimiento, Espiritus

LA MANO EN EL FUEGO

Para mis sobrinos Alfredo y Fernando, por orden de llegada.

UNO

Tengo para mí que supone una flagrante imprudencia ponerme a especular, sin prueba alguna, sobre la naturaleza e intenciones últimas de Roberto L., figura pública y notoria donde luces y sombras confluyen y divergen en una deslumbrante pirotecnia, destinada a confundirnos, impidiéndonos pensar con la serenidad necesaria hasta llegar a una solución satisfactoria de un enigma que trae de cabeza a más de uno.

Roberto L. compareció, de pronto, en V***, ciudad anónima dormida en los laureles de un pasado sin fechas relevantes, como surgido de una Nada con alas desplegadas, y portando una flor de azar – y no es errata- en su pico de oro.

59 Pressefotos Hardy Krüger, Portraits und Filmszenen: Manuscrito | akpool  GmbH
MONSIEUR ROBERT

Su vini, vidi, vinci , si lo piensas un poco, tenía mucho que ver con nuestra peculiar idiosincrasia provinciana, dispuesta a entronizar en sus altares al primer forastero con gafas oscuras, sombrero y gabardina, desembarcado en su estación ferroviaria después de medianoche con sucinto equipaje, recibiéndolo con honores de Jefe del Estado, sin hacer demasiadas preguntas. La semisuma de un seductor ceceo levemente afrancesado, unos ojos del color del cielo en primavera y su media sonrisa a lo Clark Gable, pareció a la ciudadanía garantía suficiente para acallar lenguas viperinas.

Había fijado su residencia en el Hotel Comercio, triplemente estrellado, propiedad de Tía Marta y Tía Florita, hermanas solteras de mi madre, como huésped estable y, desde luego, no demostraba prisa alguna por abandonarnos. Cualquiera hubiese dicho que venía para quedarse.

Foto de Arsénico por compasión - Foto 1 sobre 25 - SensaCine.com
TÍA MARTA Y TÍA FLORITA

¿Profesión? “Encantador de serpientes” se mantiene en el frontispicio de las respuestas más creíbles y menos inquietantes. En sus tarjetas de visita, dadivosamente repartidas urbi et orbe, figuraba la de “promotor de eventos” para la empresa La Cigarra Laboriosa S.A., con sede en Barcelona-Madrid-Sevilla-San Sebastián y “casa madre” en Frankfurt y Seychelles… ¡Atrévanse a opinar que no suena apabullante…! 

Tía Marta y Tía Florita se mostraban encantadas de la vida. Nunca antes había conocido el Hotel Comercio tan ilustre huésped como Monsieur Robert- según su pasaporte, nacido en Baracaldo, mucho antes de lo que su infantil apostura aparentaba-, si exceptuamos la pernocta en sus habitaciones por una sola noche de Antonio Machín, de gira por la zona, cuyo autógrafo guardaban mis tías como oro en paño- el problema era acordarse dónde-, además de su discografía completa en formato vinilo, a la sazón acumulando polvo en la buhardilla del establecimiento.

Ruta de Antonio Machín

Dada mi condición de administrador vitalicio, gratia artis, del negocio familiar, emporio de las telarañas polvorientas y del inconfundible aroma de lo rancio sin posible abolengo, tuve ocasión de seguir muy de cerca andanzas y milagros de aquel atrabiliario personaje por V*** y aledaños.

Sus talleres a domicilio (“Afirmación de la Personalidad y Superación de Conflictos Psicosomáticos durante la Infancia”, “Descubre la Miss Universo Latente que Hay en Ti” o “Tu Vello es Bello y Aprenderás a Amarlo”), fueron puntualmente, aireados por la prensa, y, a posteriori, a través de unas enfervorecidas redes sociales, propensas, per se, al ditirambo hiperbólico y al rocabruno delirante, cuando no al puro y duro estacazo y tentetieso, respectivamente.

Ni el mismísimo vellocino de oro, puesto en subasta en el mercado negro, hubiese resultado más rentable…

Debo confesar que, en un principio, yo mismo llegué a sucumbir ante el ambiguo magnetismo que desprendían su persona y su singularísima manera de interactuar con el entorno. Su permanente oferta de bienestar y amor para tu karma se me antojaba de inexcusable y reverencial acatamiento.

 No negaré tampoco que su brazo, al deslizarse confianzudo por encima de mis hombros o, en su defecto, en torno a mi cintura cervecera, hechas las presentaciones por Tía Marta en “el salón de té”, anexo a las instalaciones hoteleras propiamente dichas, había provocado en mí una extraña sensación de placentera intimidad entre varones adultos y desinhibidos, dispuestos a explorar caminos nuevos.

Sólo cuando el sujeto en cuestión se mostró, muy, pero muy de pasada, interesado por posibles vaivenes en mis cuentas bancarias y oportunos remedios aplicables, se me cayó la venda de los cuernos, cortándome en seco la meada- es eufemismo-, per secula seculorum amén.

En su honor (?), he de reconocer que captó mi cambio de actitud justo mientras se estaba produciendo. Se le heló la mirada azul celeste y sus labios dibujaron una pálida culebrilla al sur de unas narices olisqueando el peligro para su plan maestro.

-Desde luego, no pienso dar un paso en dirección alguna si las tías de usted, así como usted mismo, no se muestran de acuerdo…- aseguró, por echar balones fuera.

-Mis tías y yo sabemos perfectamente lo que hacemos…

Me había creado un enemigo. Sic transit asegura el latinajo. Conmigo no se juega al escondite.

                                           DOS

Acudir a la Policía careciendo de pruebas podría estallarme en las napiales y acarrearme un sinfín de problemas personales. Una demanda por injurias y calumnias, ¿qué se apuestan? Conociendo el percal, se lo habría puesto a huevo de paloma.

Contra todo pronóstico, un segundo ataque tuvo lugar por medio de terceras en discordia, Tía Marta y Tía Florita, empeñadas en leerme la cartilla de pe a pa. Faltarle al respeto de aquel modo chabacano a su huésped de viva el lujo y quien lo trujo… ¡Habrase visto tamaña desvergüenza…! Y en su nombre… No iba a salirme de rositas después del atropello de las más elementales normas de una educación como se debe…

Ganas de abandonarlas al pie de los caballos no faltaban en mi ánimo… Me contuve. Las creía muy capaces de recurrir al testamento para herirme donde más podría doler: encontrarme, de la noche a la mañana, después de media vida de andar riéndoles las gracias a aquel par de harpías almidonadas, con una mano detrás y otra delante.

Que Significa Soñar con Mendigo – MisticaWeb

En ésas estábamos cuando Monsieur Robert tuvo a bien dejar, a mi nombre, una nota manuscrita en recepción, solicitando un intercambio de impresiones para dar por solventado, de forma definitiva, un malentendido que, sic, “nos estaba ocasionando tanto daño a ambos.”

Me invitaba a elegir el lugar y la hora que yo estimase conveniente; sugería, sin embargo, que un pequeño periplo en automóvil- el mío- por las afueras, proporcionaría ocasión pintiparada para aquella entrevista “de hombre a hombre”, sin el temor de ser importunados.

¿Estaría aquel Maquiavelo de bolsillo intentando “hacerme la cama” ante mis tías y ocupar mi lugar en el manejo sus libros de cuentas? Chi lo sa

No descartaba, empero, otras posibles interpretaciones, bastante más románticas, del tópico elegido para el caso… Los tipos como él no se paran en barras… Habría que decidir si merecería la pena- o la alegría…- ponerse a averiguarlo…

A buen seguro, sus otrora fervientes defensoras darían el famoso giro de los ciento ochenta grados, tras enterarse de qué pie cojeaba su marrón glacé recién salido del armario. Uno más a la lista de invertidos y uno menos para entrometerse en nuestros asuntos pecuniarios .

Pasé por el Hotel Comercio a recogerlo. Compareció en recepción ataviado de sus mejores galas y una sonrisa gioconda de etmoides a esfenoides vengo por toda la orilla.

-Mientras no me envíen el coche reparado del concesionario- se excusó, sin petición alguna de por medio-, me veo obligado a depender de la generosidad de los amigos… A estas alturas, difícilmente podría pensar en usted como un extraño… Corríjame si me equivoco: desde el momento en que entramos en contacto, surgió, inter nos, una corriente de… de franca simpatía, de reconocimiento mutuo de dos espíritus parejos, destinados a encontrarse en el camino…

Su mano izquierda, palmípeda perdida, posada justo sobre mi esternón, no establecía ningún tipo de frontera; recordaba más bien a un cordón umbilical dispuesto a comunicar nuestros dos cuerpos e intercambiar nutrientes emotivos.

Will you follow me…? – pregunté, en plan políglota, arrastrando las sílabas hasta lo inverosímil- This way, please

With pleasure… – respondió el mariconazo.

Blanco y en botella…

Bajamos al garaje en ascensor, sin pronunciar palabra y emprendimos la marcha rumbo a lo desconocido.

El volante enseguida se percató de lo que se esperaba de él: debía tomar la iniciativa y aceptó, encantado, el desafío, mientras el espejo retrovisor le enviaba sucesivos guiños de complicidad entre colegas.

TRES

Fue Monsieur Robert el encargado de romper el hielo.

-No me gusta que me tomen por lo que no soy…- comenzó, sin duda para abrirse un apetito retórico del que, por otra parte, y como ya sabemos, iba más que sobrado.

Me limité a asentir con la cabeza.

-Si algo me caracteriza es una total ausencia de doblez en mis comportamientos- fue el segundo misterio del rosario boreal que se me venía encima-. No pretendo dar gato por libre. Cuando te conocí, enseguida fui consciente de lo providencial de nuestro cruce de destinos. Sólo pretendo ser útil a tu causa… Vaya, me estoy tomando la libertad de tutearte. Espero no te importe… ¡Tengo tanto que dar…! ¡No me rechaces…!

Marcel Marceau - Arte en Taringa!

Y se puso a gimotear, do-re-mi-fa-sol que te crio, sobre mi hombro, en plan nenaza gótica… Y vaya usted a saber si no en busca de una yugular a la que hincar caninos e incisivos… De esos queer  de tortilla francesa, puede esperarse cualquier cosa…

Paré el coche. La situación resultaba embarazosa en demasía. Lejos de mi intención el drenar baboseos propios o ajenos. No es mi estilo ni lo había sido nunca…

-Procura calmarte…Nos estás poniendo en evidencia…- demandé con rudeza, al saberme dueño por completo de la situación- Antes de rechazarlo, convendría saber lo que estás dispuesto a ofrecerme… 

Su voz, hilillo discontinuo de gemidos apagados, se las arregló para llegar hasta mi oído, donde dejó caer una larga letanía de incongruencias, con su madre como protagonista edípica, a la que habrían se seguir diversos episodios amatorios- con mujeres mayores que él-, en los que siempre terminaba trasquilado.

Amazon.com: Pablo Picasso - Póster de la mujer llorando, 11 x 17 : Hogar y  Cocina

-… A punto de perder toda esperanza, guiado por una fuerza incomprensible que señala el camino a seguir, me dirijo hasta aquí sin razón aparente y… ¿Qué es lo que me encuentro…? Un hotel provinciano, regentado por dos adorables criaturas, en número de dos, plenas de lozanía, esculpidas con mimo en delicada porcelana de Sajonia… Le repos du guerrier para mi alma cansada de llamar a cualesquiera puertas, en busca de un sublime ideal que mana de belleza marchitada- la única capaz de conmoverme en mi orfandad perpetua, a la que me he visto condenado desde que ma chére maman nos dejó a mi padre y a mí, en búsqueda de su Shangri-Lah particular, pasado Katmandú, subiendo a la derecha- y no encontrar tras ellas sino palurda incomprensión y vituperio digno de mejor causa y efecto…

Los siete Budas gigantes más impresionantes de Asia

Sentí erizarse el vello de la nuca con vocación de anémona espantada. Volví a la sintonía Monsieur Robert, con pocas esperanzas, la verdad sea dicha, de haber errado el tiro de mis especulaciones, basadas en lo escuchado anteriormente.

-La existencia de un tercero en discordia, su sobrino, o séase tú, suponía un serio revés en mi proyecto, un menage-a- trois como dios manda… Lo que no fuera el trinomio Marta+ Roberto+ Florita se escapaba a mis posibilidades erótico-administrativas… Y fue entonces cuando fuimos presentados… Supe enseguida que, descartando cualquier aspiración por mi parte de varear la plata ajena, podría contar contigo, convertido en tío tuyo, carnal sí pero no, a todos los efectos de un árbol genealógico cuya raíz no serían grupos sanguíneos ni Rh.s, sino un quintaesenciado afecto mutuo a tres bandas equilibradamente compartido …

Tres Manzanas Verdes Frescas Foto de archivo - Imagen de alimento, fresco:  18770262

Comenzaba a invadirme una náusea sartriana de cuidado. El asqueroso aquel se permitía… Se permitía fantasear, a costa de Tía Marta y Tía Florita, sobre una sórdida relación contra Natura, conmigo como arquero, tirachinas en ristre y los ojos vendados…

¿Lo que más me dolía…? Haber estado a punto de… y el haberme quedado con la miel en los labios. A ver cómo aquilato el lenguaje a emplear en este caso, evitando caer en escabrosidades gratuitas o fuera de contexto…

Por mantener a salvo la cuantiosa fortuna de mis tías, yo habría estado dispuesto a meterme en camisas de once varas de medir, hasta demostrar a las pobres ancianitas con qué clase de ave de rapiña- el zopilote- se la estaban jugando, sin importar los riesgos que ello acarreaba a mi bien ganada fama de persona seria y responsable… Y, si acaso, por un momento, un prurito de curiosidad malsana se hubiese instalado donde no debiere, sirvan estas líneas de borrón y cuenta nueva…Por lo demás, “llamen al Conde de Olivares Duque, case su hija y vámonos al Pardo”, que escribiera el más grande ingenio que imaginarse pueda.

Francisco de Quevedo - Wikipedia, la enciclopedia libre

Recordé, de pronto, al hilo de, la gracieta de un antiguo profesor, allá en el Instituto, afirmando que don Miguel se convertía en don Paco con la llegada de la Luna Llena…  

 Utilizarme de palanganero de palacio a la hora del doble asedio femenino, le iba a salir bien caro al Marqués de Carabás, gato con botas, puede; pero no con botín, si yo podía evitarlo.

A través de twiter, me proponía iniciar una campaña de las de no te menees en torno a sus negocios para coger con pinzas la aguja de marear de los franceses… Y es que, vete tú a saber el porqué y el porqué no, al de Villegas, últimamente, no me lo puedo quitar de la cabeza.

Mano de santo. En semana  y tres días laborables, se había armado de la Dios es Cristo y vicevuelta… A partir de que “Orlando Furioso” saltase al ruedo de las redes sociales con afán justiciero, mediante la publicación de un Who´s What (“Quién es lo que”) con la ciudad de V*** como “motivo leche” (“leit motiv”).

Las consecuencias no se hicieron esperar. La primera de ellas, una puesta de pies en polvorosa, con nocturnidad y alevosía, del denostado Monsieur Robert, sin despedirse y sin pagar la cuenta…

De tan escurridizo sujeto nunca volvió a tener nuestra comunidad noticia alguna. Si ello influyó o no en el temprano adiós definitivo de Tía Marta y Tía Florita, de dos plumazos sucesivos, víctimas de sendos infartos fulminantes, dejándome como heredero universal, no podría responderlo con fehaciente certeza…

A día de hoy, transcurridos no demasiados años, el Orlando de entonces todavía se pregunta lo que habría sucedido en el caso de que… Pero dejemos las cosas como están; el agua, en calma…

Es tarde ya para lamentaciones. El negocio marcha razonablemente bien y eso es, en definitiva, lo que importa…

Y si Monsieur Robert, donde quiera que se encuentre, llegase a entrar en contacto con la página, por favor, que se dirija a mí, sin dudarlo un momento: tenemos que hablar de muchas cosas… Llevar solo las riendas del Hotel Comercio donde nos conocimos comienza a resultar tarea demasiado pesada para mis mermadas fuerzas. Me hallo necesitado de un “hombre de confianza” con el que compartir responsabilidades. Si Roberto L. es ese hombre, sabe dónde encontrarme.

A pesar del tiempo transcurrido, Orlando Enamorado jamás ha retirado sus manos de la hoguera… Y continúa aguardando… Es su prueba de fuego…

                                 FIN Y PRINCIPIO

El jardín de las delicias, de El Bosco: historia, análisis y significado -  Cultura Genial
EL AUTOR, EN POSE RESULTONA AL DESEARLES UNAS FELICES PASCUAS Y PRÓSPERO Y SALUTÍFERO AÑO NUEVO 2022, CON ESOS DOS PATITOS NADANDO A TODO NADAR POR EL LAGO DE LA CRUEL INCERTIDUMBRE

MILAGRO EN LA CASA DE LOS ESPIÑEIRA

(A CHRISTMAS REALITY)

Nada de cuento, realidad de la buena, si es que ésta ha existido alguna vez o ha venido formando parte de nuestra alícuota ración de soma que nos permita sobrevivir al brave new world con el que, a cada uno de nosotros, nos ha tocado apechugar, en función de su buena/mala suerte, tan difíciles de distinguir algunas veces.

Como ya habrán advertido, le he tomado el título prestado (y algunas cosas más) a una encantadora comedia de Miguel Mihura, autor que me ha proporcionado a lo largo de una existencia que empieza a aburrirse de sí misma, horas y horas de felicidad.

Milagro en casa de los López, humor en mayúsculas | Don't Stop Madrid
Miguel mihura

No creo estar actuando como spoiler si les adelanto que el relato que se traen entre ojos-dicho sea sin exclusión o menoscabo alguno de los tuertos, los lectores en braille o los escuchadores de audiolibros- tiene mucho que ver con una circunstancia personal a la que he hecho varias referencia en mi blog “Cumbres Borrascosas»: la constante presencia en mis meandros vitales de un misterioso ente multiusos siempre al quite, capaz de conseguirme entradas agotadas- y gratis, además- para el estreno madrileño de JOHNNY COGIÓ SU FUSIL (Dalton Trumbo, 1971), y dos Brecht de mucha campanilla:  EL CIRCULO DE TIZA CAUCASIANO en los 70, dirigida por José Luis Alonso, retirada de la programación por orden gubernativa durante un estado de excepción (tuve la suerte de asistir a la última de las representaciones a teatro lleno, después de que un desconocido me regalase una entrada) y VIDA DE GALILEO, en 2016, con dirección de Ernesto Caballero…

Johnny cogió su fusil - Película 1971 - SensaCine.com
EL CIRCULO DE TIZA CAUCASIANO | Trayectoria | Josep María Pou
Vida de Galileo

A él/ella/ello le debo también un curioso episodio de mi caducada juventud. A punto de cometer una tontería muy gorda, de imprevisibles consecuencias, y cuando me disponía a salir de mi domicilio de la Casas Baratas, barrio plateado por la Luna, camino de meterme en un lío morrocotudo, suena el timbre de la puerta y se presenta un amigo pero menos, novísimo en mi plaza, para hacerme una visita sin motivo ni razón alguna y comienza a no parar de hablar sobre nada en concreto, la mirada perdida y la lengua de trapo, hasta que, transcurrida una hora, pico y pala, se levanta, se va y adiós muy buenas, cuando mi cita se había echado a perder sin posible remedio.

Días más tarde, me lo encuentro y paso a interrogarle hábilmente:

-¿Para qué fuiste a mi casa el sábado pasado…?

-¿Sinceramente…? Ni puta idea… Un repente que me dio… ¿No te habrás molestado…?

El tiempo transcurrido había dejado claro lo providencial que había resultado su inesperada presencia en mi casa, evitando que yo hubiese acudido a donde no debía acudir, a riesgo de lamentarlo de por vida… Y hasta ahí puedo escribir…

Debí abrazar, por agradecérselo en su justa medida, a aquel amigo mío de segunda división. De haberlo hecho, le hubiese dado un susto de cuidado. Por aquel entonces, la gente no se abrazaba tanto como ahora; aunque tampoco se daban tantas puñaladas por la espalda.

Hoy estoy convencido de que quien teledirigió a mi visita salvadora fue la misma presencia que hoy mismo, Nochebuena 2021, se ha puesto, una vez más, a trabajar en favor mío, en un alarde ajedrecístico que – y lo juraría en Santa María de Burgos, do juran los fijosdalgo, si hace falta-, requería una notable serie de jugadas previas encadenadas, hasta alcanzar la victoria final: para el caso que vuestro narrador recibiese el mejor regalo navideño que alcanza a recordar una memoria a base de virutas de corcho y traspapele constante de datos y de fechas.

Desvelan las grandes mentiras sobre el Cid Campeador que hemos creído  durante 800 años
SANTA GADEA DE BURGOS, DO JURAN LOS FIJOSDALGO

Todo empezó ayer, 23 de diciembre, con la mañana gris asomando su canosa cabeza cerca del mediodía… Actualmente resido, por razones que no vienen al caso, en casa de mi suegra, madre de repuesto, otro de esos obsequios de un Destino que, vete a saber por qué, se muestra conmigo más generoso de lo que merezco.

Supermercado + Estanco + Panadería fue mi ruta elegida para la ocasión, a recorrer en un andado y no andado, arrastrando los pies penosamente, de unos quince minutos.

El homecoming con una bolsa en cada mano- habitual gimnasia mañanera, por mantenerme en forma esferoidal pero bajo control- no prometía grandes emociones… ¡Qué equivocado estaba…! Fue llegar al portal y echar mano al bolsillo… ¡El llavero no se encontraba en su lugar descansen ni el resto de bolsillos de una vestimenta invernal, muy rica en ellos, a saber:

CHUBASQUERO.- Cinco compartimentos estancos intramuros y extramuros.

PANTALÓN DE PANA.- Cuatro bolsillos, cuatro.

CAMISA DE MANGA LARGA.- Dos bolsillos.

Añádanse las dos bolsas de la compra y una rima infantil, no cantada en más de medio siglo: “¿Dónde están las llaves- Matarile-rile-rile, ¿dónde están las llaves?- Materile-rile-ron…¡Chimpón…! Puede que en el fondo del mar; en mis bolsas o bolsillos, seguro que no…

Hombre Que Sostiene Una Llave Grande Antigüedades Entre Las Manos. Fotos,  Retratos, Imágenes Y Fotografía De Archivo Libres De Derecho. Image  19449796.

El problema no era acceder a mi domicilio, que para algo se inventaron los telefonillos, aparte de servir para sano esparcimiento de la grey infantil, siempre con ganas de hacerte la puñeta…

Una llave extraviada puede ser recogida por manos inocentes que proceden a entregarlas en la Oficina Municipal de Objetos Perdidos… En el peor de los casos, unas manos pecadoras pueden utilizarlas con intenciones todo menos bonitas, siempre que conozcan las señas a las que dirigirse- bien porque te hayan seguido tras verlas caer o porque constituyan el botín de un hurto de los llamados “al descuido”-, o simplemente, porque sepan dónde vives…

 Una vez depositada la compra en el hogar, me dispuse a desandar todo el camino, no fuera a ser que alguien las hubiese recogido en cualquiera de los tres establecimientos visitados. Rien de rien, que dicen los franceses…

Decidí volver a intentarlo, de nuevo, aquella misma tarde. Alguna localización de última hora pondría fin a tanta desproporcionada alarma, tanta aprensión y tanto cagarse por la pata abajo ante la posibilidad de visitas nocturnas after dark, sin tener ningún servicio de alarma contratado, de esos que te llenan la casa de humo ante la presencia de intrusos o te permiten espiar, en vivo y en directo, a qué dedica tu pareja el tiempo libre, mientras tú estás ausente.

Supermercado + Estanco + Panadería no saben, no contestan en la segunda visita de cumplido.

Soluciones a lo divino: Ponerle una vela a San Antonio de Padua o, ya en plan más expeditivo, recurrir a la sórdida amenaza con San Cucufato como obrante de milagros: “San Cucufato, los c*** te ato y mientras no aparezca lo perdido, no te los desato”, fórmula esta última que suele obrar milagros.

SAN CUCUFATE 23 CM - Santa María Artículos Religiosos
SAN CUCUFATO

La noche se nos venía encima, cargada de presagios ominosos.

Barajé la remota posibilidad de éxito al proponer a mi esposa el establecimiento de un servicio de guardia permanente, no fuera a ser que Fantomas, Arsenio Lupin o Simon Templar nos cogieran durmiendo espalda contra espalda. Su respuesta iba a ser una y trina:

-Por mí, con tal de que no me despierten, que se lleven lo que quieran, tú incluido…

Eché la noche a perros con nulos resultados. La velada vino acompañada de una decisión irrevocable: la primera tarea del día siguiente no era otra que darse un último revoloteo por lo locales ya citados, por si acaso. Otrosí, y por autoengañarnos con una falsa sensación de normalidad, sacar una copia de los llaveros sobrevivientes al episodio perdulario, correspondientes a la madre y a la hija, suegra y cónyuge respectivamente.

Tres veces negó Pedro al Señor; tres veces me negaron los empleados de turno tener noticia alguna del metisaca de acceso a una vivienda, a un armario o al mismísimo cofre del tesoro.

 Les noté, eso sí… ¿Cómo diría…?  Deseosos de preguntarme ellos a mí si es que acaso los estaba tomando por San Pedro…

Comenzó entonces mi camino de Damasco en un taller de zapatería próxima al domicilio familiar, sito en el barrio del Ensanche. De las dos llaves que debían ser clonadas, sólo en el caso de una de ellas- la del portal, concretamente- la operación podía ser realizada allí. La del domicilio, al parecer, requería una maquinaria más sofisticada. El amable encargado me aconsejó acudir a una ferretería cercana a la Plaza del Callao, donde podrían atender a mi demanda.

Allá me fui arrastrando los pies y tirando de aliento, para ser remitido, por idénticos motivos, a un tercer establecimiento, en las cercanías de la Avenida de Vigo… Iba este santo andariego, de barrio en barrio, con riesgo cierto de que tanta caminata no fuera a conducirme, vía infarto miserere, al más definitivo: el Otro Barrio… Y es que uno ya no está para demasiados trotes ni demasiadas danzas, mi palabra…

Pensé en llegar y embarcar; pero iba a ser que no: la llave de la discordia iba a tardar un cierto tiempo en arreglarse, cosa de media hora… Me llamarían al móvil en cuanto pudiese pasar a recogerla… Fue entonces cuando advertí que me había olvidado de cogerlo al salir de tournee por mi ciudad, esta misma mañana, 24 de diciembre… Sin embargo, me sugirió mi interlocutor,  en cualquiera de las cafeterías de la zona, podría esperar tomándome un café (¡Quién lo pillara…! Hoy por hoy, me baño en infusiones variopintas: que si la vejiga, que si las flatulencias o la falta de sueño…) y leyendo la prensa matutina (la única que hay, por otra parte).

Fue así como entré en una cafetería, pedí un té con limón y me puse a mirar por la ventana… Entonces…Entonces lo vi a él, L. M., viejo querido amigo con el cual llevaba un par de años, quizás más, sin mantener contacto… Y si lo vi, fue porque me hallaba en aquella cafetería; y me hallaba en aquella cafetería porque había perdido mi llavero con una llave que solo duplicaban en un taller cercano a donde me encontraba y me había olvidado de recoger mi móvil… De no haber sucedido, escalonadamente, todo aquello, L. M. y yo, seguramente, no nos hubiésemos vuelto a encontrar…

El mejor regalo navideño que he recibido nunca… Recuperar a un amigo fuera de cobertura, como aquel que dice, y poder retomar un afecto que no estaba muerto sino solo hibernando…

La semana que viene volveremos a vernos… Pero aguarden porque aún queda lo mejor: tras despedirnos- y para ello nos bastó la mirada de los tiempos de covid-, recogí mi encargo y me dispuse a completar mis compras mañaneras habituales, lo cual me hizo visitar el supermercado- y era la cuarta vez consecutiva- en busca de provisiones para el día.

Al pasar por caja, una amplia sonrisa me recibe y pregunta: «¿Son suyas estas llaves? Aparecieron en un carro de la compra… Y como usted había estado preguntando…»

Lo comprendí todo de repente… Mi llavero perdido había vuelto a aparecer porque L. M. y yo nos habíamos reencontrado y su misión estaba ya cumplida.

Mi perdida de llaves se debía, exclusivamente a que, la mañana de Nochebuena, a cierta hora, yo debía estar sentado en una cafetería frente a la cual mi amigo perdido pasaría…

Y quién se encargó de organizar tan complejo entramado… ¿Es que también se lo tengo que aclarar…? ¿Quién, si no…?

Pues claro, hombre, pues claro… Termino de redactar esta emocionante crónica en las primeras horas del 25 de diciembre 2021. Necesitaba compartirla con ustedes…

Muchas gracias al amable lector y, por supuesto, al hacedor incansable de mis milagros cotidianos.

PD) Tampoco al autor le duelen prendas-que lo demás, sí- a la hora de aceptar un interpretación netamente freudiana del suceso narrado. No echemos en saco roto la hermenéutica aplicable a la verdadera protagonista de esta historia: la llave, símbolo fálico,me atrevería a decir que por antonomasia. Su pérdida- y su recuperación-, a los años del escribidor, permitirían así una lectura más realista de lo acontecido y una vana esperanza de recobrar- siquiera sea en una ficción de andar por casa- lo que el viento del levante se ha llevado, tiempo ha, de un discreto soplido… Vendrán tiempos mejores, camarada Tovarich: ¿acaso, al final del camino, no nos espera a todos convertirnos en polvo…?

▷ Lote de llaves de todos los espíritus celestiales de Fairy Tail | Kokohai

.

Mi Peli 2021

MI PELI 2021

Where to watch Lamb 2021? Release date, streaming details, plot and all  about the haunting Icelandic film

“LAMB” (2021, Valdimar Johannsonn)

Lamb (2021) - Filmaffinity

Otra más que le debo a Mike Castle, cinéfilo de amplio espectro y compañero del alma, compañero… Lo que yo ignoraba por completo es el pandemonium con el que iba a enfrtenrme… La presencia de Noomi Rapace, rapaciña raruna, al frente del reparto debió haberme puesto sobre aviso… ¡A mis años y no doy aprendido…!

Dos o tres cosas que sé de ella: N. R. no se parece a nadie (ni a ella misma; quizás a Greta Garbo y su misterio); inquietante cum laude, parece especializada en bizarrías de lo más abrakadabra; Hollywood jamás será capaz de asimilarla…

Téléchargez le livre :  Little Women

Aunque, vete tú a saber… Cualquier día de éstos, la vemos protagonizar una serie basada en las “LITTLE WOMEN” de Louisa May Alcott, batiéndose los cobres con Sandra “Bollock”, Madonna y Jennifer López…

Noomi Rapace
N. R., at her best… («a lo bestia»), con ese par de oes-cual ojos de lechuza- en su nombre de pila que no es a humo de pajas….

Comparecí virgen y mártir de imágenes de LAMB, algo que le aconsejó a futuros degustadores de este alimento transgénico de los Dioses Primordiales…

Ya de entrada, Islandia, escenario de los acontecimientos por venir, desde siempre, se me ha antojado “zona de peligro”, algo así como un “corto” promocional de los colores y calores del infierno…

“Tengo yo una ovejita lucera y de campanillas le he puesto un collar”… Así cantaba PEPE MAIRENA, en mi primera infancia, allá por los 50… Abofé que, en lirismos bucólicos, a ver quién es el guapo que le pone la corchea delante…

Pepe Mairena – VOL 1 (1958, Vinyl) - Discogs

LAMB, hasta si me apuran, podría considerarse la “Fuenteovejuna” del siglo XXI… Por ovejas, que no quede… Mr. Johannsson, su maestro de caremonias secretísimas, se las maravilla él para dejarlas convertidas en actrices bergmanianas de expresión tan significativa como desasosegante… ¿En qué estarían pensando, se preguntará más de uno…?

Conforme avanza la película, sin prisa pero sin pasa, tienes la turbia sensación de que… de que allí todos-ovejas incluidas- manejan información de la que tú careces…

El Sr. Valdimar- ¡Poe no asista…!- la verdad, no te hace esperar mucho… Porque, de pronto, sobre pantalla del ordenador donde la peli y yo nos estábamos vigilando mutuamente, aparece un plano medio que me obligó a ponerme en pie de un salto, derribando la silla, para, a continuación, gritar con voz entrecortada:

-¡Joder, joder, joder…! ¡Imposible que esto esté ocurriendo…! ¡No, por favor, no…! ¡ ¡Quétate de mi vista, presencia turbadora! ¡No puedes ser verdad…! ¡Dime que no lo eres porque pueda dormir el resto de las noches que me queden de vida…!

Sí que lo era: de verdad de la mala… Y era solo el principio de un crescendo en Sombra Mayor Sostenido, hasta alcanzar un desenlace que, en busca de justicia non petita (¿o sí?), cerraba el círculo, hasta dejarte los congojos y congojas convertidos en carne de miembrillo…

Tardé horas, largas como cuchillos oxidados, en recobrar aliento, para caer, de cabeza, en un desaliento miserere nobis…

-Noomi Rapace, no te irás de rositas…. M quedo con tu cara y con tu cuerpo, para hacerme con él un chubasquero de bolsillo… Madre no hay más que una, ¡qué caramba…!

¿LAMB mi película del año…? La experiencia fílmica más shocking que uno pueda recordar, palabra…

Conseguido mi objetivo de ponerlos sobre aviso, por si a alguien se le había traspapelado- y ello, sin mostrar ninguna imagen más allá de su poster oficial-, bueno será que nos demos un pequeño paseo profiláctico por los corderos en la Literatura y el Cine, juntos y revueltos. ¿Qué sería del capítulo XVIII de la primarera parte de El Quijote, sin aquel rebaño de ovejas, que, en su locura, el protagonista confunde con un ejército de soldados? (Cuando se lo proponía, don Miguel de Cervantes se gastaba una mala baba que te cagas.)

Don Quijote de la Mancha enfrentándose al rebaño | 1930 – Francisco  Escudero Anticuarios

¿Alguien se imagina el Cine de Buñuel sin sus corderos surrealistas…? Por supuesto que nones…

El Ángel Exterminador
«EL ÁNGEL EXTERMINADOR» (1962)

Metido ya en harina indagatoria, fui a encontrarme con un THE LAMB, silent movie made 1915, western humorístico protagonizado por Douglas Fairbanks y un LAMB, made in 2015 por el etiope Yared Zeleke. Como no hay dos sin tres, existe otro LAMB de 2015, peli norteamericana, dirigida por Ross Partridge, sobre el poliédrico tema del viejo y la niña, aquí y ahora jugando con fuego todo el rato, en un delicado equilibrio para no caer en lo políticamente incorrecto.

The Lamb (1915) - IMDb
The Lamb (1915 film) - Alchetron, The Free Social Encyclopedia
Lamb

De vuelta en el redil, y aun a riesgo de quedarnos dormidos, dispongámonos a contar ovejitas sin orden ni concierto, a la que salta, como suele suceder por estos andurriales tan poco sistemáticos.

Velahí, para empezar, EL SILENCIO DE LOS CORDEROS (Johnathan Demme, 1991) al que Hannibal Lecter, Jodie Foster y Anthony Hopkins tanto deben.

Inside the Labyrinth: The Making of 'The Silence of the Lambs' (Video 2001)  - IMDb
Watch or Read All Things 'Silence of the Lambs' | IndieWire
¡PARA COMERTE MEJOR…!

OVEJAS ASESINAS (2007, Jonathan King) es una peli neozelandesa, simpaticorra ella, estrenada en España en una sesión doble con DESMEMBRADOS (2006, Chistopher Smith, made in U. K)

Ovejas asesinas - Película 2006 - SensaCine.com
Desmembrados - Película 2006 - SensaCine.com

De la siempre ingeniosa pluma de Roal Dahl, surgiría el relato LAMB TO THE SLAUGHTER (publicado en1953), cuyo intríngulis vertebraría ¿QUÉ HE HECHO YO PARA MERECER ESTO?”, cosecha Almodóvar de 1984 , sustituyendo la pierna de cordero por un hueso de jamón, aunque, en los títulos de crédito, el nombre de Roald Dahl no está ni se le espera…

Great Stories… Lamb to the Slaughter by Roald Dahl. And more Ancient Rome.  – John Hunt Fiction
Volver | Netflix
-LO MISMO DEBEN DE PREGUNTARSE MR. DAHL O HEREDEROS…

FELICES PASCUAS (1954), un Bardem del que- injustamente- casi nunca se habla, utilizaría también un angelical corderito para mantenernos con el corazón en un puño (por una vez, no en alto: hecho unos zorros…). Si no la han visto, yo correría a echarle una mirada, forastero… Es tan pequeña, lanuda y suave que se diría hecha de algodón… (El parafraseador que la parafrasee buen parafraseador será…)

Felices pascuas (1954) Juan Antonio Bardem | Carteles de cine, Felices  pascuas, Cine clasico
Felices Pascuas', una comedia negra del gran Juan Antonio Bardem |  Televisión | EL PAÍS

-ESA SEÑORITA TAN RARA QUE SE LLAMA NOOMI Y PARECE QUE TE MIRA CON PRISMÁTICOS, DICE QUE ES TU MAMÁ; PERO NO LE HAGAS CASO…

Otras que tal bailan: LA OVEJA SHAUN, primero vía TV y, más tarde, sobre pantalla grande, y, por supuesto, LA OVEJA DOLLY, que no era hija de su padre y de su madre…

La oveja Shaun (Serie infantil) ▷ SincroGuia TV
-¿SERÉ NEGRA CON LA ZAMARRA BLANCA O BLANCA CON EL BODY NEGRO…?
La clonación de la oveja Dolly | ari.info | ari.info
-LO QUE NO ENTIENDO ES POR QUÉ LOS VISITANTES ME CANTAN «HELLO, DOLLY!»…

Antes de que se les suban los pájaros a la cabeza a los/las integrantes tan ilustre tropel, recordemos que, a la hora de escribir su ANIMAL FARM, Orwell las sitúa como corifeas sistemáticas de la Clase Dominante,cualquiera que ésta sea, lo que les permite cantar a coro, hasta desgañitarse, «Cuatro patas, buenas / dos patasas, malas», o, llegado el caso, «Cuatro patas buenas/ dos patas, mejores»… por aquello de que «donde hay patrón, no manda marinero…

ANIMAL FARM | GEORGE ORWELL | Casa del Libro

Claro que, siempre podrán guardarse un as en la manga que les devuelva moral, fama y estima. No olvidemos que los cristianos se refieren, con frecuencia, a Jesucristo como Agnus Dei («Cordero de Dios»), a partir del Evangelio de San Juan (Juan 1, 29)… Lo que constituye, desde luego, un altísimo honor: son palabras mayores dentro de la fauna bíblica, donde la paloma y el cordero representan el Bien y serpientes y dragones las Fuerzas del Mal, lo que nos llevaría a amar a los primeros y odiar y temer a los segundos…

Agnus Dei , Ghent Altar - Jan van Eyck en reproducción impresa o copia al  óleo sobre lienzo.

Perdón pido al lector por tanta solemnidad de andar por casa… Vayamos rematando… Juguemos a las ovejas escondidas… Anímense a encontrarlas en la primera novela del hoy olvidado William Somerset Maugham, publicada en 1897, y la de Wolfgang Fienhold, publicada en España por Versal en 1984 y llevada al Cine por Robert A. Ackerman un año antes.

Liza of Lambeth eBook by William Somerset Maugham - 1230002045160 | Rakuten  Kobo United States
portada La Mujer Flambeada
Die flambierte Frau (Film, Drama): Reviews, Ratings, Cast and Crew - Rate  Your Music

¿Han localizado la madre del cordero…? Estaba tiradísimo… Vayan pensando si se quedan con la muñeca chochona o el balón… Y no se me amontonen… Vayan pasando con la mascarilla puesta…

Aquí llegados, me reitero en la idea y el sentimiento de que LAMB supone una experiencia fílmica irrepetible… Es mi peli 2021 sin duda razonable….

FIN

Lamb Of God Announce Deluxe Edition Reissue Of Their Self-Titled Debut For  March 2021 Release - mxdwn Music

La Luz Amarilla

LA LUZ AMARILLA

Le sorprendió no reconocer, desde la semipenumbra reinante, el lecho donde se encontraba. Debía de estar soñando todavía. Su desnudez total tampoco encajaba en el mundo real, ergo formaba parte del segundo escenario para un amanecer cargado de sorpresas: aquella habitación tampoco era la suya. Su ropa, dispersa de cualquier manera por el suelo, junto a otras prendas ajenas a su escueto vestuario habitual, contribuía, y no poco, a una agobiante sensación de extrañamiento.

Inmóvil, tumbado panza arriba, manteniendo los párpados férreamente bajados de persiana, aguardó todavía unos segundos más, en la esperanza de que, cuando volviese a abrir los ojos, sus dudas y sus vagos temores se habrían disipado por completo.

De forma maquinal, se palpó loss genitales. Estaban donde siempre, pegajosos y no todo lo relajados que cabría esperarse.

Sueños húmedos, sueños almidonados… Pan nuestro de cada noche durante una febril adolescencia, en la actualidad de regreso intermitente porque doña soledad no soporta estar sola.

Se permitió sonreír con indulgencia hasta que descubrió una amarillenta línea vertical, dibujando el acceso a un cuarto de baño medio abierto /medio cerrado, en el fondo sin fondo de aquel cuarto.

 Alguien se movía dentro, a juzgar por una serie de ruidos familiares, ya pisadas suaves, ya cristal chocando contra el mármol o crujido de madera al abrir la puertecilla de un armario.

Lo improbable estaba sucediendo. Se hallaba en un hotel, acompañado… Habría bebido mucho. Ello explicaría el vacío que se había apoderado de su mente.

…Y aquel olor, tan familiar en otro tiempo… Girando la cabeza, localizó, sobre la mesilla de su izquierda, un punto incandescente que chisporroteaba a intermitencias. Un cigarrillo mal apagado, abandonado a su suerte por quien quiera que fuese, antes de pasar al servicio, ¿qué te apuestas?…

Oyó correr el agua de la ducha… Maldita sea, ¿había estado practicando el sexo… Follando, hablemos claro…? No recordaba nada. Pronto obtendría respuestas… Con un poco de suerte, podría salir de un embolado semejante sin tener que reconocer su “en blanco y en botella”. Sonsacaría hábilmente a la inesperada presencia matutina y asunto concluido…

Descartó abandonar el lecho. Sus miembros, el viril incluido, pesados como el plomo, le mantenían férreamente sujeto al campo de batalla.

Urgía identificar al enemigo en puertas; al amor de una noche, por hipótesis. Resultaba preciso haber perdido muchas facultades para verse empaquetado en circunstancias semejantes, más cercanas a Franz Kafka que a Giacomo Casanova. Se lo pensó mejor: todas las flechas apuntaban a Pietro, el Aretino y sus prolijos tratados putañeros…

Menudo crápula, menudo libertino andaba él hecho… Confiaba en que su cartera y su móvil no hubiesen sido objeto de distraimiento por parte de terceros y que los preservativos hubiesen jugado importante papel en el reciente intercambio de fluidos… Seguro que sí… El VIH todavía andaba rondando por ahí, a la espera de agujero caliente en que meterse, al primer descuido del promiscuo de turno…

Amor en venta, do ut des… “Doy para que me des”… Un tipo de relación mucho menos complicada que la estable, la de toda la vida, la del pan y cebolla para acabar llorando… Mucho menos complicada, sí… Pero no siempre.  La excepción confirmaba la regla…

Ojalá se hallase en condiciones de tomar la iniciativa. No era cosa de ponerse a gritar “¡Mi reino por un caballo!” como aquel engendro lujurioso, asesino en serie sin necesidad de salirse de su residencia habitual para encontrar a sus víctimas, con la cabeza sobre los hombros todavía…

Él había venido apostando por la nieve, a la hora de recomponerse, de venirse arriba, de rematar faena… De un hombre «pelo en pecho» como él, no se esperaba menos…

El ruido de agua cuerpo abajo se había interrumpido ya hacía un buen roto… Se estaría a secando…

Alzó la voz, con un notable esfuerzo, y esto fue lo que dijo, por tantear el terreno, más que nada:

-Eh, tú… ¿Cuándo piensas salir…? Mi vejiga reclama su urgentísimo derecho a desahogarse contra la porcelana blanca…

Obtuvo la callada por sepulcral respuesta…

Terminó de incorporarse. Fue poner los pies en el suelo enmoquetado y acudir a su ánimo un tropel de pensamientos lúgubres. Lo que menos le convenía en aquellos momentos por razoones que no venían al caso, era verse envuelto en un escándalo…

Avanzó unos cuantos pasos en dirección a la luz, consciente de su inadecuación, desnudo como estaba, para cualquier tipo de empresa medianamente heroica. Debía de haberse provisto de una bata o una toalla atada a la cintura, a lo James Bond, si pretendía ser tomado un poco en serio.

La puta, por lo visto, la muy zorra, no parecía dispuesta a abandonar su madriguera por las buenas… ¿Y si no era una puta…? ¿Y si…?

Aproximó la mano temblorosa hacia el quicio de la puerta, con intención de empujarla y que sea lo que dios quiera…

 La columna amarilla, de repente, zigzagueó serpentina y procedió a devorarlo, de un ávido bocado babeante, sin dejar ni las raspas…

dragon de fuego, progreso by julif-art on DeviantArt

                                                ***

A fecha de hoy, Manuel S*** F***, treinta y cuatro años, soltero, de profesión contable, natural y vecino de S***, figura como desaparecido en los archivos policiales de la INTERPOL, a la espera de que la colaboración ciudadana ayude a su localización definitiva, lo que permitiría explicar las circunstancias de este extraño suceso, que ha mantenido en vilo a la opinión pública en los últimos dos años.

                                                  FIN

6 Cambios que trae la luna llena de este domingo a nuestras vidas | Tú en  línea

Papeles Mojados (y 3)

library, old, book, the book store, books, reading, client | Pikist

PAPELES MOJADOS

(Conflicto de Intereses en un Acto y tres Cuadros)

Cuadro Tercero

Judith and Holofernes by franz von stuck

[Seguimos estando donde estábamos, faltaría más. SANDRA, paño en mano, trasiega ejemplares en las estanterías mientras suena, lejana música hindú en algún aparato. Entra PABLO, abogado de oficio y beneficio. Se ha cambiado de ropa y se muestra exultante, él sabrá por qué.]

PABLO.- A la paz de dios…

SANDRA.- Bendito y alabado…

PABLO.- Debo felicitarte. A eso he venido. Carrera meteórica la tuya. Me admira la destreza con que te has desenvuelto hasta situarte en la mejor casilla del tablero. Deja de laborar, abejita hacendosa; coloca el cartelito de “volvemos enseguida” y vamos a celebrarlo a alguna parte…De algún modo, yo formaba parte de tu equipo, no lo olvides…

SANDRA.- Usted parece no haberlo olvidado…

PABLO.- Alto el fuego, me rindo… ¿Y si nos tuteamos? No se nos iba a caer ningún anillo…

SANDRA.- No suelo usar anillos que impliquen compromiso… Alianzas por libre es lo mío…

PABLO.- Acordemos apear el protocolo.

SANDRA.- No veo motivo…

 PABLO.- Soy fan tuyo, te consta. Fue echarte la vista encima y descubrir en tu acusada personalidad una capacidad innata para la supervivencia en medio hostil. Doña Elisa, un hueso duro de roer, no tuvo más remedio que rendirse a la evidencia… Con la Ley de tu lado, no habría forma de deshacerte de ti de buenas a primeras, sobre todo, figurando yo a tu lado como valedor…

SANDRA.- Lancelot du Lac…No recuerdo haberle armado caballero…

PABLO.- Búrlate si quieres. Ardo en deseos de demostrarte lo que valgo fuera de los despachos… Me postulo para ser tu campeón en cualquier tipo de torneo, el que sea de tu agrado, dispuesto siempre a presentar batalla y salir victorioso en el encuentro. Ni me falta valor ni me falta armamento… Solo aguardo ocasión de demostrarlo…

SANDRA.- ¿Llego usted a emplear este lenguaje alguna vez con doña Elisa…?

PABLO.- Ella es vieja y fea… Todo lo contrario que tú…

SANDRA.- ¿El que sea vieja y fea fue lo que lo detuvo…?

PABLO.- Todavía puedo permitirme no llegar a caer tan bajo…

SANDRA.- Yo, no… Y un tuteo repentino por su parte me resulta por completo improcedente…

PABLO.- Pediré las disculpas que sea necesario… Ea, pues ya las he pedido… En realidad, me había acercado para, además de saludarla en tiempo y forma, buscar algún libro bonito que regalarle a mi sobrina, quince años y unas ganas enormes de comerse el mundo.

SANDRA.- Ésa de allá es la sección de literatura juvenil… ¿Le acompaño…?

PABLO.- (Se detiene en seco) ¿Por qué es tan cruel conmigo…?

SANDRA.- El equilibrio de fuerzas actual me lo permite…

PABLO.- Doña Elisa se enamora y se desamora fácilmente… Ya ha ocurrido antes… “Secretaria personal” solía llamar a las afortunadas. Total, para cansarse de ellas a las pocas semanas y mandarlas a paseo, con una mano detrás y otra delante, indemnización cero, tras la inesperada desaparición de alguna joya, una prenda de ropa, o, incluso, un intento de incursión dolosa en sus cuentas bancarias…

SANDRA.- Tomaré precauciones…En cuanto a su sobrina quinceañera…

PABLO.- Soy hijo único…

SANDRA.- Se le nota en exceso…

PABLO.- ¿Qué hay de programar, usted y yo, un evento calentito, pasando a la trastienda?

SANDRA.- Apenas despierta mi interés, lo siento…

PABLO.- Yo no estoy tan seguro…

SANDRA.- Los hombres, hablo en general- habrá excepciones-, sólo buscan generar prestigio entre los machos de su propia manada en cuanto a la cantidad y no la cualidad de sus conquistas femeninas. Se autoexcitan y excitan a sus rivales con el relato de sus propias hazañas amatorias, adornándolas con detalles escabrosos y prolijas descripciones anatómicas; para empezar, las de su propio miembro, al que tildan, por antonomasia, de “viril”, capaz de provocar todo tipo de asombros por parte de su usufructuaria, y se quedan tan anchos de barriga como estrechos de mente… Sospecho que los hombres, en la cama, se pasan todo el rato felicitándose a sí mismos por su capacidad de hacer gemir a su pareja… Por eso, resulta tan fácil engañarlos… Mientras hace el amor, una mujer, se lo aseguro, está pensando en otros temas…

PABLO.- ¿Y puedo saber cuáles…?

SANDRA.- Sentir cómo tu cuerpo se abre lentamente al placer, se ramifica, se inunda de fragancias y se eleva en el espacio y en el tiempo hasta lograr una explosión física y espiritual que te coloca al borde mismo de una realidad desconocida que se aleja y regresa una y otra vez, hasta dejarte exhausta, vacía de lo que eras… Y, entonces, te despiertas y contemplas al hombre, convertido en guiñapo, sugiriendo que lo dejes en paz porque aquel cuento, para él, se había acabado. “¡Que pase la siguiente…!”  

PABLO.- Póngame a prueba y le demostraré qué equivocada vive. Todas mis ex coinciden en lo mismo: fueron siempre tratadas con todo lujo de delicadezas por mi parte, muchas de ellas tirando de cartera…

SANDRA.- Por servicios prestados…

PABLO.- Blasono de comportarme como un perfecto caballero con las damas…

SANDRA.- Difícil encajarme en tal categoría… No aspiro a tanto… Me conformo con defender lo que me pertenece sin importar el precio…

PABLO.- Lástima. Entiendo entonces que no cabe aguardar nada romántico pendiente de suceder hacer entre nosotros…

SANDRA.- Fije su atención, por un momento, en esas tijeras sobre el mostrador…

PABLO.- (Las tiene ahora en sus manos. Son grandes e inquietantes) ¿A éstas se refiere…?

SANDRA.- Las mismas, caballero… Una vez se haya librado para siempre de su hombría, avíseme y, se lo prometo, usted y yo llegaremos a un acuerdo satisfactorio para ambos…

PABLO.- Procuraré dejar fuera de su alcance mis despojos… Hoy los trasplantes pueden llegar a empalmar todo tipo de partes separadas. Convertirme en usted, en versión masculina, la verdad, se me antoja vivisección contra natura…

SANDRA.- ¿Realmente piensa que aceptaría convertirme en hombre, en macho de la especie…?

PABLO.- Por si acaso…

SANDRA.- No estoy dispuesta a pasarme la vida tratando de demostrar cuánto valgo en lugar de compartir mis sentimientos…

PABLO.- Quedemos como amigos. No me parece poco…

SANDRA.- Mis amigos no viven obsesionados por… Aquello tan bonito: “conseguir los favores”… de todo aquello que se mueva…

PABLO.- Voy a arruinarme con la compra de best sellers… Marcho pues con el rabo entre las piernas…

SANDRA.- Disculpe que no le acompañe hasta la puerta… (Sale PABLO, congestionado por la ira, la frustración y un odio recién estrenado.)

[Ha dejado de sonar la música. La imagen se congela unos instantes, hasta que, procedente de la trastienda, comparece en escena ELISA, portando una humeante bandeja.]

ELISA.- Pensé, por un momento, que iba a pasarse la mañana aquí en plan Numancia…

SANDRA.- Has estado escuchando, supongo…

ELISA.- Será mejor prescindir de sus servicios… Tú, ¿qué opinas…?  Cuéntamelo mientras nos tomamos un té de bergamota recién hecho; tu favorito, si no me falla la memoria… Cerraremos la puerta… “Vuelva usted mañana”… Simplemente, no vuelva… Lo he pensado muy bien: voy a cerrar la librería…No quiero mantenerte atada a ella… Siendo una servidora vieja y fea, conviene que no estés, mañana y tarde, expuesta en el escaparate a los ojos de todas y de todos… Pasarás a desempeñar otras funciones a mi lado. “Secretaria personal”, nomenclatura made in Pablo… (Coloca la bandeja sobre la mesa, cierra la puerta de la calle y regresa.)

SANDRA.- Ese Pablo se merece todo lo que le ocurra… Procede cómo mejor te parezca: me resulta, por completo, indiferente… Por lo que a mí respecta, si me das a elegir, mi opinión es que la librería debe permanecer abierta… Enrique no lo hubiese aprobado…

ELISA.- Asunto harto baladí a estas alturas…

SANDRA.- Y, sin embargo…

ELISA.- Sin embargo, ¿qué…? Un penique… Perdona, cinco libras por tus pensamientos… Siéntate y lo hablamos como buenas amigas…

SANDRA.- Después de ti… (Lo hacen)  

ELISA.- Sería quemar tus naves y tomas precauciones…No te fías de mí… (Sirve el té) Lo tomas sin azúcar…

SANDRA.- Por favor… Quitarle su amargor natural y su acidez a la infusión sería un contrasentido…

ELISA.- Tú me aplicas a mí el mismo tratamiento…

SANDRA.- ¡Qué bobería…! Se me ha ocurrido un castigo ejemplar para su doble juego con nosotras dos: a ti te ha traicionado y conmigo ha intentado propasarse… Poniéndolo al frente de la librería, como empleado tuyo, nos debería obediencia y, a partir de ahí, se me ocurre un montón de sesiones de bondage a tres bandas…

ELISA.- Su Escila y su Caribdis… Él lo mencionó, mientras yo estaba ahí dentro… Me fascina la idea… Sólo falta que acepte…

SANDRA.- Lo convenceré, no te preocupes…

ELISA.- ¿A qué vendría negarlo? Resultas la mar de convincente… A mí, me has convencido…

SANDRA.- Según él, resultas “un hueso duro de roer”…

ELISA.- Pase de mí ese cáliz de todo lo escuchado desde la trastienda… Erais dos los que os dedicasteis a ponerme en cuestión… El problema es muy otro, mi pequeña Aracne… ¿Dos contra uno o dos contra una…?  Te permito que adjudiques los papeles respectivos…

SANDRA.- (Se pone en pie de un salto) ¿Me estás preguntando en qué bando milito…?

ELISA.- De no saberlo, no habría llegado a donde estoy… “The Economy, you stupid…!”, como le aclaró Bill Clinton a Bush Padre…

SANDRA.- Condenada a girar eternamente en el maellstrom de este maldito cementerio de papeles mojados, no hay piedad para mí, ni tregua, ni mañana…

ELISA.- Procura alzar la voz. Estoy un poco sorda, aunque, en las distancias cortas, me manejo… Y no es el caso…

SANDRA.- (Elevando la voz) ¡Tú mandas!

ELISA.- Un poquitín más alto, por favor…Vamos a intentarlo una vez más, ¿no te parece…?

SANDRA.-   (Grita) ¡¡Tú mandas!! (En voz normal) Pero no te confíes… Pablo, yo y todos los demá- somos legión-, seguimos conspirando…

ELISA.- Ya contaba con ello… Recoge la bandeja y sácala de aquí, mientras yo abro el negocio… (Se dirige a la puerta pero ésta se abre sola y un ejército de seres sin rostro, envuelto en niebla, comienza a invadir el establecimiento)

                              FIN

Tienes homiclofobia, como todo el mundo

Papeles Mojados (2)

library, old, book, the book store, books, reading, client | Pikist

PAPELES MOJADOS

(Conflicto de Intereses en un Acto y tres Cuadros)

Cuadro Segundo

La verdad de los ojos | Cronica Home | EL MUNDO

[Estamos donde estábamos. El ABOGADO se pasea por el escenario como Pedro por su casa.]

ABOGADO.- Escilla y Caribdis han quedado citadas para verse aquí a las once de la mañana. Son ahora menos diez. Nos queda media hora, como mínimo. Yo debo presentarlas, marchar por donde vine y, cuando se me avise, regresar para ponerme a disposición doña Elisa. La librería lleva unos días cerrada al público, “por descanso del personal”, lo cual podría dar lugar a segundas lecturas no exentas de humor negro. Una copia de la llave obra en nuestro poder desde la pasada semana, como prueba de buenas intenciones por parte de su hasta ahora única usufructuaria… en funciones.

“Aprovecharé este breve interludio para… Pardiez, ya me veo cayendo de cabeza en la célebre “excusatio non petita”… “Excusatio non Pepita Jiménez”…No deseo ni pretendo convertirme en el villano de esta crónica negra… Me pagan por hacerlo, ése es mi oficio; casi siempre son lobos los que acusan de pillaje a los corderos. Pobre de mí de no coger con pinzas sus encargos… Así, enseño los dientes frente al débil y entono mis aullidos destemplados… Endurecido por tanto desafuero, pareciera al menos entendedor que mi corazón no siente ni padece…

“No me dolerán prendas cuando afirme lo que niegan mi razón y mi común sentido… Eppur si muove…Hablo de mi recta conciencia, por supuesto…”

“Amo a Alejandra, ¿podría alguien reprochármelo?, con pasión carnal desenfrenada… No obstante lo cual, me dispongo a arrojarla, maniatada, desde la cima del árido acantilado de la jurisprudencia civil. La ley la ampara hoy, gracias a los litigios promovidos por las parejas LGTBI, principalmente, algo que ella ignora y seguirá ignorando mientras la verborrea procesal de su secreto amador e inflexible verdugo se las componga para mantenga alejada de su pleno derecho… Y ahora debo callar… Alguien se acerca…

[Entra ELISA, mujer otoño-invierno, entre eperro y loba, acostumbrada a salirse siempre con la suya.]

ELISA.- Pablo, hijo, ¿qué hace ahí plantado, hablando solo en medio de este cementerio cubierto de hojas muertas…? Cinco minutos más de retraso por parte de nuestra anfitriona y cogemos portante, tras echar el candado…

ABOGADO.- Ensayaba mi discurso, Doña Elisa. Espere a conocer a tal Alejandra, recién salida de un culebrón venezolano. Procure no tomarla muy en serio.

ELISA.- Cuando necesite ser asesorada, se lo haré saber…. ¡Me he equivocado! Jamás debí hacer acto de presencia por adelantado y que sea ella quien se haga esperar, en un inútil intento por su parte de zaherir mis sentimientos…

ABOGADO.- Tome asiento, por favor, doña Elisa… Podría preparar un café. He localizado, por casualidad, una cocinilla bastante bien surtida en la trastienda.

ELISA.- No ha sido contratado como maître. Deje de mostrarse tan servil conmigo. Me distrae. Mejor dicho: me agobia. Encienda alguna luz. Casi estamos a oscuras…

ABOGADO.- Enseguida… (Procede) ¿Mejor así…?

ELISA.- Vuelva a apagarla… Polvo por todas partes y no descarto la aparición de telarañas… Rectifico: vamos a dejarlas encendidas… Los ambientes tétricos me resultan deprimentes…

[Se abre la puerta de la calle y entra SANDRA, vestida de domingo.]

SANDRA.- Buenos días. Disculpen el retraso.

ABOGADO.- Buenos días, doña Alejandra. Acérquese sin miedo. Tal como acordamos, paso a presentarle a doña Elisa Fuentes, viuda de don Pablo, titular del inmueble y la razón social donde nos encontramos…

SANDRA.- (Solo ha dado tres pasos) Encantada, señora… Mi más sentido pésame…

ELISA.- Muchas gracias.

SANDRA.- De nada…

ELISA.- (A Pablo) Le haré una llamada perdida cuando haya terminado aquí…

ABOGADO.- Permaneceré atento. No me alejaré mucho. Con su permiso… (Sale)

ELISA.- ¿Y bien…?

SANDRA.- Me la había imaginado muchísimo mayor…

ELISA.- ¿Debo entenderlo como un intento de cumplido…?

SANDRA.-Llámelo ganar tiempo…

ELISA.- Compruebo, ignoro si complacida o no, que los gustos de mi difunto esposo han ido mejorando con los años… Solía recurrir a la cantera hispana de ultramar, por abaratar costes…

SANDRA.- Tan cercano el trágico final de su Enrique y el mío, convendría circunscribirnos a las múltiples virtudes del ausente…

ELISA.- Confío en usted para tan grato cometido… Busquemos acomodo… (Señala la mesa central, destinada a la clientela y toma asiento) Ande, sea buenecita y prepare unos cafés que refuercen ideas. Sabe dónde, supongo… Lo que usted desconozca de este establecimiento cabe en una cabeza de alfiler…

SANDRA.- Me lo ha quitado de la punta de la lengua… ¿Solo o con leche?

ELISA.- Si vamos a hablar de soledades, mejor será predicar con el ejemplo… Solo, gracias…

SANDRA.- Eso había entendido… Puede seguir hablando… Es cuestión de altavoces y micrófonos… Moderneces de Enrique… En la tahona de mis abuelos maternos, se comunicaban a grito pelado por el hueco del montacargas… (Sale)

ELISA.- (Elevando la voz, tras aclarársela) Llevo años temiendo este momento… No supone plato de buen gusto enfrentarse a la mujer que ocupa el corazón de un hombre… Mejor aún: su bragueta… La odiosa necesidad de entender por qué la ha preferido a ti y en qué momento de vuestra relación sucedió el cataclismo… y máxime, habida cuenta de que él, Enrique, ya no está en condiciones de ofrecerme respuestas fiables… Puede mostrarse satisfecha… De entrada, ya le reconocido cierta clase… No mucha; pero sí la suficiente como para no sentirme herida en lo más vivo…

SANDRA.- (Voz ligeramente metálica) Favor que usted me hace… Siga hablando mientras sale el café y dispongo el servicio en la bandeja…

ELISA.- Le propongo un trato… Si usted me descubre la realidad de mi marido a espaldas mías, me comprometo a desnudar ante usted al hombre que dormía a mi lado el resto de las noches… Construyamos una criatura inédita con los pedazos que aporte cada una…

SANDRA.- ¿Una especie de monstruo de laboratorio…? ¡Pobrecito Enrique…!

ELISA.- ¿Un monstruo…? Por supuesto que no… Como padre amantísimo, a pesar de sus abundantes devaneos, lo creo merecedor de un notable… Casi un sobresaliente, si me apuran…

SANDRA.- Su actitud con mi propio hijo corrobora la calificación que acabo de escuchar salida de sus labios… Un minuto y me reúno con usted… Estoy tratando de acertar con la dosis de pentotal sódico adecuada para reforzar el efecto cafeína.

ELISA.- Tómese su tiempo… ¡Abajo la achicoria! Suero de la verdad y que sea lo que dios quiera… Echemos nuestras lenguas a pacer por el ameno prado de una conversación entre mujeres… Resulta divertido comunicarse a través del éter…

SANDRA.- Prefiero el cuerpo a cuerpo. Corto y cierro… (Reaparece con un servicio de café que incluye bollería industrial y servilletas de papel) Ya estoy de vuelta…

ELISA.- Vamos pues… Pero sirva primero, si no le importa… Se me ha secado la garganta hablando por el montacargas…

SANDRA.- Equilicuá… Tácita para usted, tácita para mí… La bollería la he dispuesto para llenar bandeja, a falta de jarrón con crisantemos. Llevan semanas caducados… Duros como piedras. Podría romperse un diente…

ELISA.- Tranquilícese entonces: no está mi horno para bollos…

SANDRA.- ¿Acerté con el café…? Enrique presumía de ser un auténtico sibarita en la materia…

ELISA.- Quizás un tanto amargo… Será el pentotal sódico… Entremos en materia… Por lo que Pablo me ha venido informando, no parece usted muy interesada por el futuro de la librería… Hasta donde entendí, no contempla permanecer al frente de la misma en calidad de responsable a jornada completa y en condiciones que recojan los convenios en vigor…

SANDRA.- No entraría en mis planes, la verdad…Todo esto, hoy, para mí, supone… Lo llamaré “papel mojado”… Mojado por las lágrimas… Enrique ya no está. Aquí se acaba el cuento de la vieja… Respirar aires nuevos, eso es lo que pretendo… Estoy en mi derecho…

ELISA.- Nunca me he negado a una indemnización razonable que le ayude solucionar dos vidas…

SANDRA.- Papeles, papeles, papales… Voy a partir de cero. Todavía soy joven y podré manejarme, no admitiendo limosnas ni favores… Y viniendo de usted-no pretendo ofenderla-, lo consideraría rendirme ante la vida antes de tiempo…

ELISA.- ¿Por qué ese empeño entonces en vernos cara a cara…? ¿A qué estamos jugando…?

SANDRA.- De algún modo, fascinaba a Enrique… ¿Por qué si no, se sentiría incapaz de deshacer un vínculo a prueba de enfrentamientos y carencias afectivas…? Su hogar era un infierno cotidiano y el que me amara a mí no parecía motivo suficiente para ponerse a salvo de las llamas…

ELISA.- Masoquismo se llama esa conducta… No es el caso, descártelo… Estoy siendo más sincera de lo conveniente con usted…

SANDRA.- A no ser que… al otro lado del espejo, habitase una Elisa “para conocedores”, rara mezcla de lo divino y lo diabólico…

ELISA.- No sea chiquilla… Un nomeolvides, parto de los montes… Por fin entiendo a Enrique… ¡Cuánta ternura oculta, desplegada en un visto y no visto…! Tu salvador, tu caballero andante…¡Cuan halagüeño para la insaciable vanidad masculina! Y, por agradecérselo, en homenaje póstumo, tú pretendes ahora convertirte en él y no heredar sus cuentas, pero sí sus pasiones… Me doy por aludida… Es cosa de pensarlo…

SANDRA.- Intenta confundirme…

ELISA.- El cui prodest no puede estar más claro… Deja de temblar… Nadie va a hacerte daño… Empieza a tutearme: todo será más fácil…

SANDRA.- Enrique… Enrique se sabía a salvo contigo… Más allá, sólo la incertidumbre, riesgos desconocidos… ¿Para qué dar un salto en el vacío…?

ELISA.- Lo importante ahora es averiguar si has reunido el valor suficiente para confesarte a ti misma lo que sientes…

SANDRA.- Impudor, desconcierto… Acudí a vérmelas con mi enemiga mortal y, de repente, necesito, de forma apremiante, que me abraces, que me beses, que dispongas como se te antoje de mi cuerpo…

ELISA.- Cada cosa a su tiempo… Detesto los melodramas lacrimógenos…

SANDRA.- ¿Qué debería hacer para ganar tu estima…?

ELISA.- Sencillamente, comprender lo que se espera de ti en cada momento… O, dicho de otro modo: ser la amiga invisible, capaz de aparecer o desaparecer, según convenga…

SANDRA.- Necesitas ponerme a prueba porque te juegas mucho… Lo comprendo y lo acepto.

ELISA.- Todo lo contrario… He de saber si soy yo quien responde a tus expectativas, tan puras, tan inocentes, tan románticas… Y ahora dime, querida, ¿qué demonios has puesto en el café, maldita sea…? [Se congela la imagen en el momento en que corren a abrazarse.]

 FIN DEL CUADRO SEGUNDO

Maelstrom | Optical illusions art, Psychedelic animation, Optical illusion  gif

Papeles Mojados

19 ideas de Valkirias | valkiria, traje de vikingo, casco vikingo

PAPELES MOJADOS

(Conflicto de Intereses en un Acto y tres Cuadros)

Cuadro Primero

library, old, book, the book store, books, reading, client | Pikist

[Una librería provinciana con acceso a la calle. SANDRA, en sus cuarenta y tantos, detrás del mostrador, teclea, afanosa, en su portátil. Se abre la puerta, suena un breve repiqueteo y entra el ABOGADO, un tipo de muchísimo cuidado.]

ABOGADO.- Buenos días.

SANDRA.- Buenos días… ¿Puedo ayudarle?

ABOGADO.- ¿Doña Alejandra Rubio?

SANDRA.- Sí.

ABOGADO.- Permítame que me presente. Pablo Henares. He sido convenientemente acreditado por la familia del finado don Enrique Soria para entrevistarme con usted… He aquí mis credenciales… (Le entrega un sobre que extrae de un maletín) ¿No le importaría cerrar la puerta? Por no ser molestados, me refiero…

SANDRA.- (Leyendo el contenido del sobre) No veo motivo alguno…

ABOGADO.- Supongo entiende las razones de mi presencia aquí.

SANDRA.- Puedo llegar a imaginármelas…

ABOGADO.- Por favor, Alejandra, ¿le importaría mostrarme su contrato de trabajo…?

SANDRA.- Carezco de cualquier tipo contrato…

ABOGADO.- Ya que lo reconoce, ¿podría explicarme en condición de qué aparece al frente de un establecimiento comercial ajeno por completo a su incumbencia?

SANDRA.- Yo soy… Yo era pareja de Enrique… ¿Por qué me lo pregunta? Lo supongo ya enterado… ¿O me equivoco?

ABOGADO.- Ha acertado de pleno. Comparezco para comunicarle que, tras rendir las oportunas cuentas, la familia de mi cliente le conmina a que abandone la librería en el espacio de tiempo lo más breve posible, ya que, en caso contrario, presentaría la oportuna demanda ante el juzgado… 

SANDRA.- Soy una “sin papeles” yo también…

ABOGADO.- Eso parece…

SANDRA.- Enrique odiaba todo lo que significase burocracia… Con nuestro amor teníamos más que suficiente…

ABOGADO.- ¿En qué clase mundo vivían usted y él…?

SANDRA.- El mejor de los mundos posibles… Puede dar fe de ello…

ABOGADO.- Vamos, Alejandra. Usted no es tonta; al menos, no me lo parece… Los accidentes ocurren… Hay que estar preparados. Un chaval a su cargo de una anterior pareja y no se ocupó de tomar las más elementales precauciones… La familia no desea ahondar más en la herida. Vamos a arreglarnos lo mejor que se pueda. Pongamos una indemnización razonable de por medio y sigamos viviendo y mirando al futuro…Le he mostrado mis cartas… Quiero decir las de la familia Soria, esposa e hijos… Doña Elisa y él ni siquiera llegaron a figurar legalmente separados…

SANDRA.- Cuando se abrió esta librería, va para dos años, él ya estaba conviviendo conmigo… Entiendo pues que soy legítima propietaria de la misma…

ABOGADO.- Entiende mal. Procure no obcecarse en imposibles…Estoy aquí con una oferta harto generosa. Si la rechaza, estará haciendo la mayor tontería de su vida… Su hijo Elías, adolescente problemático, se merece mejor suerte…

SANDRA.- Hasta manejan su nombre y expediente. Tiene gracia.

ABOGADO.- Ninguna. Lo sabemos todo de usted. Téngalo muy en cuenta. Vamos, Sandra… ¿Puedo llamarla así…? Una mujer joven, de nacionalidad española, con físico agraciado y los pies en el suelo, si se deja ayudar, tendrá el viento a favor el tiempo que haga falta… Yo se lo garantizo… Acepte el reto, Srta. Sandra…

SANDRA.- Escoja un libro… Cualquiera..  El que más le llame la atención. Encuadernado en piel. Se lo envolveré con papel de regalo. Luego salga de aquí y no vuelva a poner los pies en mi establecimiento… ¿Se ha fijado en ese cartelito? “Reservado el derecho de admisión”. Pues bien, yo no lo admito. Es persona non grata. Ya se está largando a hacer puñetas…

ABOGADO.- Desahóguese conmigo sin temor. Comprendo perfectamente que lo necesite, en una coyuntura como la presente… Sic transit… Un estúpido accidente de automóvil y su vida da un vuelco hasta ponerla, otra vez, contra las cuerdas. Digo “otra vez” basándome en hechos comprobados. En mayo 2015, se vio obligada a abandonar un a vivienda que ocupaba de forma ilegal, algo que llevó a cabo,sí…pero no sin antes reducir el inmueble a una pura ruina…

SANDRA.- Me limité a dejarla tal como me la había encontrado… Lo que me llevé de aquel desván mal ventilado era de mi exclusiva pertenencia…

ABOGADO.- No obstante lo cual, hubo de indemnizar a su legítimo propietario con una cantidad cercana a…

SANDRA.- ¡No me lo recuerde…!

ABOGADO.- No se lo recordaré… Cómo reunió el dinero para no dar con sus huesos en la cárcel tampoco nos preocuparía demasiado- ¿qué no haría una madre por su hijo…?-, si no fuera porque pronto se vería envuelta en un turbio asunto: el tráfico de estupefacientes a pequeña escala, vía internet, si no recuerdo mal… Lo puedo consultar en mis papeles…

SANDRA.- Eso se llama “dar palos de ciego más bien con pocas luces”… ¿De dónde iba a sacar para un portátil?

ABOGADO.-…O recurriendo, in extremis, al oficio más viejo del mundo, quizás… Ojalá me equivoque… Anda ya mucho hijo de puta por ahí suelto…

SANDRA- Se equivoca… Fui a tropezarme con una mano generosa…

ABOGADO.- La de Enrique Soria…

SANDRA.- No da una en el clavo, señor abogado…Un amigo suyo, quien, más tarde, acabó por presentarnos… Lo demás, ya es historia suya y mía.

ABOGADO.- De oca a oca y tiro porque me toca… Así fue como dio comienzo este relato, basado en hechos reales, de buenos buenísimos y de malos peores… que habría de terminar de forma trágica, con la muerte violenta de su protagonista masculino, con el que usted, de manera más o menos esporádica, compartía primero mesa y, luego, cama… ¿O era en orden inverso? Dependería, supongo, del hambre que estuvieran pasando en aquellos momentos usted y su retoño problemático.

SONIA.- Pablo Cómo-se-llame: me repugna. No encuentro otra palabra para definir los vomitivos setimientos que me inspira… Márchese, por favor, o llamaré a la Policía…

ABOGADO.- No se lo aconsejo. Ea, cada vez me cae mejor: eso es un hecho. El pensamiento no delinque. Confieso que, escuchándola, he acabado por venirme muy arriba. Me entran ganas de pasarme al enemigo y conseguir, con papeles de por medio- por lo legal, se entiende- que haya un final feliz después de todo, y se quede con este chiringuito empapelado nuestra heroína, Alejandra la Una, Grande y Libre… Para llegar a esta entente cordiale sólo preciso una pequeña demostración de confianza hacia mi persona, si no humilde, al menos eficiente… Hágales creer a la familia Soria que mi visita la he convencido y se han salido con la suya: renuncia a reclamar lo que no es suyo, case la infanta y vámonos al Prado…Y perdón por la cita culterana a contrapelo: me ha salido del alma…

SANDRA.- Con una condición…

ABOGADO.- Me abriré de orejas ciento ochenta grados, no trescientos sesenta… Procure no pasarse de condimentación, se lo suplico… Padezco del estómago y glándulas anejas…

 SANDRA.- La viuda negra con derecho a luto deberá solicitármelo en persona, tête-á-tête, de mujer a mujer, más solas que la una… Solo así accederé a dejar el campo libre y desaparecer de su vida para siempre…

ABOGADO.- Doña Elisa será informada sobre sus pretensiones lo más pronto posible. Tendrá noticias suyas, cualesquiera éstas sean.

SANDRA.- Muy agradecida…

ABOGADO.- Solo una perla más para engarzar en la corona… Me atrevería a preguntar el porqué de semejante duelo mortuorio, Eva contra Lilith, si no temiese resultar entrometido…

SANDRA.- Simple curiosidad de gata muerta. Suele pasar en las películas: la legítima y la intrusa robahogares, se ven, por fin, las caras… Y los culos también, a qué engañarse, tan cotizados en este tipo de triángulos… Se miran a los ojos e intercambian insultos y amenazas… Títulos en disputa durante la contienda: Miss Sufridora y Miss Peripatética…  El “quién es qué” está por decidir. El jurado popular tiene ahora la palabra…

ABOGADO.- El juego, mi querida Sandra, le va a resultar un tanto caro… Me pregunto… Me pregunto si merecería la pena…

SANDRA.- Me disgustan los libros en posición de firmes, con la boca cerrada, llenando estanterías. Odio venderlos, para sobrevivir, a unos desconocidos; desprenderme de ellos sin la seguridad de que vayan a ser apreciardos en su justa medida. Prefiero los retratos como decoración en la sala de estar; siempre que me sonrían, naturalmente.

ABOGADO.- Disculpe si no le sigo el juego. Llevaría las de perder: desconozco las reglas…

SANDRA.- Le abriré mi caja de Pandora… He llegado a preguntarme si su doña Elisa acabaría siendo tan malvada como nuestro Enrique VIII insinuaba… A lo mejor o a lo peor, se trataba de un informe sesgado, sin aportar prueba alguna de veracidad… ¿Y si resultara o resultase que ambas las dos hemos sido engañadas, con parejo cinismo, por el mismo sujeto…? ¿Qué habría de malo en aliarnos para recomponer las piezas del puzzle que nos trajimos entre manos…Y entre piernas, también: así de claro…? Quizás fuera el comienzo de una buena amistad entre nosotras, ayudándonos a superar el doloroso trance de superar la irreparable pérdida o el dolor del ruin engaño del que hemos sido objeto…

ABOGADO.- Querida Sandra, sospecho que me está ocultando algo… Ese as agazapado en su manga, a salvo de segundos y terceros, ¿le importaría revelarme por qué letra comienza, antes de que Mercurio emprenda el vuelo de regreso…?

SANDRA.- A su perspicacia me remito…

ABOGADO.- Si anda en procura de una amistad sincera, yo lo ofrezco la mía, se lo repito…

SANDRA.- La amistad hombre-mujer acaba siempre por convertirse en un serio problema de fronterizo… Aquí llegados, se despide el cortejo… A la espera de sus gratas noticias, queda de usted afectísima, segura servidora, ésta que lo es, por el momento, heredera de pleno derecho de este emporio de cultura y sano esparcimiento… Cuando haya salido, por favor, cierre la puerta…

ABOGADO.- (Reverente en forma de ele) A los pies de usted, Alejandra Rubio… Un verdadero placer el conocerla… Soñaré con usted siempre que pueda…

SANDRA.- El placer ha sido mía, Sr. Abogado de todos los demonios… (Sale el Abogado y comienza a sonar la alarma.) Gracias por el aviso… (Desconecta la alarma en el ordenador)

Fin del Cuadro Primero

Mefistófeles – Espacio de Arpon Files

  

1,074 Hombre Con Dos Cabezas Fotos - Libres de Derechos y Gratuitas de  Dreamstime

LOS MALIGNANT BROTHERS AL ATAQUE…

Última noche en el Soho (2021) - Filmaffinity
TOMASA, AT THE TOP…

Cuando,  haciendo gala del excelente criterio que le caracteriza, mi amigo Mike Castle me recomendó el no perder de vista LA ÚLTIMA NOCHE EN EL SOHO, peli británica recién salida del  salutífero manantial de Edgar Wright, padre y muy señor nuestro de gozadas tan disfrutables como ZOMBIES PARTY (2004), me apresuré a imitar a Sancho Panza, subiéndome a un burro que pasaba por allí, tras haberse perdido y ser por dos veces, dos, recuperado… Martín de Riquer se lo explicará mejor… Y es que nadie es perfecto, ni siquiera Cervantes, don Miguel, Miguel, amigo mío…

Zombies Party (Una noche... de muerte) - Película 2004 - SensaCine.com

Y es que las Ciencias adelantan que es una barbaridad, como canturreaba don Hilarión… Se te antoja un título, uno cualquiera de la Historia del Cine, presionas una tecla y tus deseos son órdenes para ella en cuestión de minutos…

La experiencia resultó la mar de estimulante… Ahí es nada un viaje al swinging London de los años 60- yo era joven entonces, the prime of Joe Bigtower, y me había pasado un año en Liverpool como “assistant teacher”-, con una banda sonora a base de DOWNTOWN de Petula Clark, el ELOISE de Barry Ryan o THERE´S ALWAYS THERE TO REMIND ME and so on, aunque el YESTERDAY de Lennon & McCartney brille, sorprendentemente, por su ausencia…

Por supuesto, voy a destripar su vistoso argumento porque ya se destripa él solo que da gusto, lo que no es de extrañar en cuanto nos fijemos en su título… Prefiero detenerme en un reparto de doble filigrana: por un lado, la mágica presencia de Thomasin, divina criatura a quien apellidan los ángeles McKencie, de la cual he pasado a enamorarme –platónicamente, qué remedio me queda…- hasta el fin de mis días y de mis noches, una exquisita mezcla de inocencia, alegría de vivir con una pequeña dosis de locura, dispuesta a hacerte la puñeta… A lo que hay que sumar, at last, but not al least, que dicen los ingleses, un triunvirato de veteranos dispuestos a recordarte no ya su talento sino las cicatrices con que el Tiempo decora nuestro paso por la Vida: Rita Tushingham + Diana Rigg + Terence Stamp, a cual más viejo pero menos pellejo, lo cual merece un pequeño meandro-y aun cagandro-  en este texto, tendente, como es habitual en su autor- al desparrame del puente a la alameda.

The KNACK ...and how to get it (DVD + Blu-ray) [Reino Unido]: Amazon.es:  Rita Tushingham;Michael Crawford;Ray Brooks, Richard Lester, Rita  Tushingham;Michael Crawford;Ray Brooks: Películas y TV

Santa Rita, Santa Rita, lo que se da, no se quita… Ella, musaraña del Free Cinema, siempre al borde del frágil desamparo, ojirredonda, archimarginal y protodickensiana… ¿Quién la vio y no la recuerda en THE KNACK AND HOW TO GET IT, SABOR A MIEL, DR. ZHIVAGO…? Hela aquí, haciendo de abuelita moscatel; la arruga es vella, decimos los gallegos… Tempus fugit, dándose patadas en el culo…

Rita Tushingham: 'Can you imagine walking around thinking: Ooh, I'm an  icon?' | Movies | The Guardian
DEAR OLD RITA…

Ay, madre mía… Diana Rigg, fallecida la pobre, a quien está dedicada la película, otrora protagonista de aquella serie televisiva, LOS VENGADORES, donde lucía un encanto Lammermour y unas enormes ganas de comerse el mundo, aquí y ahora, devenida en plump cake y encaje antiguo…

Muere Diana Rigg, actriz de 'Los vengadores' y 'Juego de tronos'
For Diana: Last Night In Soho's Opening Tribute Message Explained

Ay, padre mío…Y que no hay dos sin tres: Terencio Estampa, angel pasoliniano de bragueta apretada con TEOREMA, asesino en serie en EL COLECCIONISTA o  follamigo de la más bien poco modesta MODESTY BLAISE, a punto ahora de no reflejarse en los espejos…

Pilar Aguilar: Teorema (Pasolini, 1968) Faces (Cassavetes, 1968). cara y  cruz del cine
T. S., EN UN VISTOSO ENCUADRE P.P.P.
Interview: British actor Terence Stamp revels in gay icon role | EILE  Magazine

¿Saben que más…? Mejor que no se enteren… Bueno, vale: hacen de mí un pandero… Corrí a mirarme frente a una cornucopia, me estudié y me otorgué un aprobado alto: me encontré, así como suena, perfectamente conservado, dentro de lo que cabe… (Acuérdate de borrar este párrafo en la primera revisión que hagas, si no quieres hacer un ridículo espantoso ante el lector, en el caso de que todavía cuentes con alguno…)

LA ÚLTIMA NOCHE EN EL SOHO, además de todo lo demás, presenta una variada paleta de influencias, ensartadas en un rosario de la aurora a todo ritmo.

Para empezar, la REPULSIÓN y EL QUIMÉRICO INQUILINO de Polanski, en la primera de las cuales entra a saco; la SUSPIRIA de Argento, George A. Romero y sus zombies patitiesos, Brian de Palma en su salida al ruedo… Lo mejor da cada casa y cada caso…

Ring Ring: Las mejores frases de Repulsión, Roman Polanski. l Made In Cine
REPULSION, 1965
El quimérico inquilino', el Roman más Polanski
EL QUIMÉRICO INQUILINO, 1976
Peels4u Suspiria 1977 Cult Vintage película de Terror Film Póster de Dario  Argento A3 A4, Papel, A3 : Amazon.es: Hogar y cocina
1977
LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES - Teatro San Francisco
NIGHT OF THE LIVING DEAD, 1968
FASCINACIÓN, BRIAN DE PALMA, 1976

Otra que le debo a Mike Castle, cinéfilo todo terreno, el cual, añadió a su sabio consejo lo siguiente:

-Cuando hayas visto LA ÚLTIMA NOCHE EN EL SOHO, échale una mirada a MALIGNO de James Wan, made in 2021. No le llega a lo de Wright a suela del zapato pero tiene su aquél a la hora de subirte el mercurio…

Obediente, fui y me la bajé en doble formato: AVI, pasa visionar en el televisor y MKV, en una copia de mayor definición, destinada al ordenador, sin imaginar lo que se me venía encima…

Hice lo de siempre: comprobar que se había bajado el título elegido y no, de matute, algún porno de trastienda videoclubera, que uno ya no está para trotes o troteras.

Todo sobre ruedas: MALIGNO era benigno y dispuesto a meterte en su entretela. Se trataba de la copia MKV.

Aquella noche, pase a un pendrive la copia AVI, y me dispuse a verla después de EL INTERMEDIO…

Wyoming regresa el lunes 2 de septiembre a La Sexta con la nueva temporada  de 'El Intermedio'
AHORA QUE YA CONOCEN LAS NOTICIAS, LES VAN A CONTAR UNA HISTORIA QUE LES VA A PONER LOS CONGOJOS DE CORBATA…

Ostra, tú…MALIGNO había mutado: no se trataba de la peli Wan, sino de Nicholas McCarthy y llevaba dando canguelo y malísimo rollo desde 2019.

Tuve que esperar a terminar de verla para aclarar aquel malentendido vía internet.  THE PRODIGY (“El Prodigio”), que, en el mercado patrio, fue el primer MALIGNO, tenía poco que ver con MALIGNANT de James Wan, aunque ambas estuviesen compartiendo título entre nosotros, para hacernos de la picha un lío, y donde digo «picha», podría decir «si te he visto, no me acuerdo».

Maligno: película de terror llega a la cartelera peruana el 14 de marzo
THE PRODIGY, 2019
Maligno (2021) - Filmaffinity
MALIGNANT, 2021

THE PRODIGY te plantea un interrogante ya de entrada… ¿Tú, padre de una criatura de ocho años, le permitirías interpretar escenas tan crudas, tan crueles, como las que aparecen en el guion, tanto en lo que se refiere a ultraviolencia explicita de sus imágenes como a la extrema crudeza de lenguaje…? ¿Puede salir indemne una criatura de una experiencia semejante…? Mi respuesta es dos noes como dos casas.

Pienso en EL OTRO, peli de Robert Mulligan made in 1972, que planteaba el tema de la maldad en la infancia sin tener que recurrir a truculencias… Corran a verla si es que no la conocen.

Foto de Martin Udvarnoky - El otro : Foto Martin Udvarnoky, Robert Mulligan  - SensaCine.com
EL OTRO

No es menos cierto que, a nivel personal, lo de McCarthy y su caza de brujos me atrapó con un argumento no por inverosímil menos envolvente y un protagonista ciertamente aterrador.

Si el MALIGNO 2021 me tiene tan apaisado en el sofá, dándole al maní, me daría con un canto rodado en los dientes de dormir en la mesilla…

La verdad es que la filmografía Wan, cineasta malayo nacionalizado australiano, no me resulta especialmente atractiva, de SAW (2004) a INSIDIOUS (2010) y sus secuelas respectivas vengo por toda la orilla, en un deja-vú exprimido hasta la saciedad.

The Saw Trilogy (Saw/ Saw II/ Saw III) (Boxset) on DVD Movie
Amazon.com: Insidious : Rose Byrne, Ty Simpkins, Patrick Wilson, Barbara  Hershey, Lin Shaye, James Wan: Movies & TV

El gran pecado de MALIGNO Nº 2 sería su machacona demasía: mejor cuanto más casquería bruta se haga picadillo. El tal Gabriel, en lugar de inspirar ternura, que sería lo suyo, anda pidiendo a gritos un intensivo tratamiento capilar porque él lo vale…por los pelos.

 Ese tipo de argumentos solo le salían bien a Cronenberg. CROMOSOMA 3 (THE BROOD), supone una demostración palpable del largo camino que separa al Artista de un artesano con cuantioso presupuesto.

The Brood (1979) – Horror Film History
Brood”-ing on Fatherhood. David Cronenberg's most personal film… | by We  Wanna Be in the Sequel | We Wanna Be in the Sequel | Medium

CROMOSOMA 3

En cuanto a su “parecido razonable” con la peli Wright se limitaría a un personaje femenino que sueña con crímenes de rabiosa actualidad pero su pirotecnia acaba por estropear la ya de por sí difícil credibilidad del producto. Ea, que me quedo con el MALIGNO 1 y su niño “prodigio”, que no era malo, aunque no le faltasen motivos para serlo…

THE PRODIGY Official Teaser Trailer (2018) - YouTube

Pero la peli Wan-Two-Three todavía no ha dejado de dar guerra… Resulta que te resultarás que, sin haberla visto con estos ojos que serán ceniza, alguien dentro de mí parecía haberlo hecho… Y a las pruebas me remito con sello de urgencia: el anterior relato, publicado en el blog el 23-11-2021 va de desdoblamientos de personalidad, amigos invisibles y ese tipo de monsergas… Basta con fijarse con la ilustración que lo encabeza…

Innokéntiy Ánnenskiy: «El sosias» – Traducimos la poesía rusa al español

Miedo me da… Se lo he comentado a Mike Castle y éste me aconseja que me haga un exorcismo… De hecho, no para de darme vueltas la cabeza…

Les mantendré informados metiéndome en sus sueños…

Fin  

Buho girando cabeza en Búhos - GIF Animado | REYGIF

Otro (Another One)

Innokéntiy Ánnenskiy: «El sosias» – Traducimos la poesía rusa al español

OTRO (ANOTHER ONE)

Peter Lorre: 10 essential performances | BFI

Debo andarme con tiento -mucho, mucho tiento…-, a la hora de poner por escrito lo que, hoy por hoy, considero inaplazable. Consciente de que mis palabras, sacadas de contexto, pueden llegar a ser malinterpretadas o, aún peor, utilizadas con fines espurios, emprendo tan arriesgada tarea con espíritu firme y el convencimiento de estar actuando de acuerdo a mis principios y deberes.

Iván R. es alguien demasiado querido para mí. La sola idea de llegar a ofenderle o perjudicar sus intereses me estremece… ¿Quién soy yo para juzgar sus actitudes últimas, poniendo su buen nombre en la picota y echándolo a los perros-peces, siempre al acecho en las redes sociales?

Nos conocemos desde la tierna infancia, con el lúgubre parvulario de doña Andrea V. como escenario y familias vecinas casi puerta con puerta. Más tarde, el instituto, los veranos sin bicicleta, camino de una pubertad llena de erupciones cutáneas y inciertas expectativas sentimentales, ricas en ilusiones y pobres en cuanto a realidades palpables. Si no hicimos juntos el servicio militar fue porque los vientos democráticos se lo habían quitado de en medio, afortunadamente.

Yo diría que siempre fuimos como hermanos y/o compañeros de fatigas y jadeos. Nos queríamos sin ningún tipo de ambigüedad; al menos, por la parte que me toca.

Al momento presente, Iván, propietario de una rentable librería, casado y con un hijo varón que aún no camina, se halla en trámites de separación de mutuo acuerdo con Tina, novia suya de siempre, con la que mantiene una relación civilizada de puertas para fuera.

Se trata de un escenario nada prometedor en cuanto a sobresaltos. Yo mismo, llevo tres años divorciado y sin descendencia que ocasione engorrosos dolores de cabeza. No creo haber mencionado que me gano la vida dando clases de informática, disciplina para la cual me hallo debidamente titulado.

Solíamos vernos para charlar y tomar unas tazas de ribeiro tinto (su bebida favorita) durante los fines de semana, a lo que habría que sumar una cena coincidiendo con el principio de las estaciones, a las que acudíamos –o no- acompañados de nuestras respectivas parejas del momento.

Fue, precisamente, en una de éstas francachelas con sordina, dos a la mesa para la ocasión, cuando creí advertir que algo en mi amigo no iba como debiera.

Al contarlo, me suena hasta ridículo. Una nimiedad que ha venido sirviendo, desde entonces, de “prueba irrefutable”, sustentando un castillo de naipes a base de intuiciones, presentimientos y sospechas, donde la lógica más elemental no sabe/ no contesta.

Iván, aquella tarde-noche, eligió de primer plato un salteado de setas con jamón, cuando todo el mundo en su entono conoce la irracional aversión que mi amigo profesa a cualquier tipo de carne de porcino.

Al mostrar mi genuina sorpresa, tras la marcha de la camarera, ante tan inesperada opción a partir de una carta muy rica en posibilidades culinarias, Iván se sonrojó hasta las orejas, dirigiéndome una mirada fulminante.

-¿Quién eres tú para decidir lo que puedo o no puedo elegir? ¿Te he dado alguien permiso para arrogarte ese derecho?

Durante un segundo esperanzado, llegué a pensar que estaba bromeando… ¡Qué equivocado estaba…!

-Será mejor que nos marchemos…- añadió con frialdad- Nuestra cena carece ya, por completo, de sentido. Tú la has estropeado y te toca pagar lo incluidodo en la comanda… A ver si así aprendes a morderte la lengua…

Dicho lo cual, a violentas zancadas, hizo un mutis por el foro digno de mejor causa.

Media hora más tarde, me enviaba un whatsapp, disculpándose a medias. Al parecer, aquel extraño pronto habría tenido origen en un súbito ataque de pánico, uno más de los que lo habían venido asaltando últimamente.

Acepté su versión de lo ocurrido a vuelta de correo. Una separación arrastra siempre un estado de ánimo lleno de altibajos y vaivenes… Y, sin embargo, alguna que otra pieza no me encajaba en el rompecabezas.

 Debo reconocer, avergonzado, que, puesto que habría de abonarlos, decidí apechugar con los dos primeros platos, más segundo, más postre, café y copa, para poner en orden mis ideas.

Cuánta Fauna > Así bate sus alas un murciélago a cámara lenta

Ha venido caracterizando, desde siempre, a Iván un “saber estar” de dentro a fuera. Son innatas en él la cortesía y las buenas maneras. Nunca, hasta entonces, había asistido a una pérdida de papeles semejante a aquélla.

Sólo que hay algo más que no debe permanecer en el tintero. A buenas horas iba yo a estar confundido respecto al color de ojos de mi amigo, verde que te quiero verde y unas gotas de gris haciendo más reconfortante y acogedora su mirada.

A no ser que estuviese utilizando unas lentillas, albur casi imposible sin previa casuística, las pupilas que me fulminaron en la escena a la que acabamos de asistir eran negro-azabache sin discusión posible.

Aquél, aquello, no podía ser Iván Ramírez… Pueden empezar a reírse cuanto se les apetezca…

Un hermano gemelo, un doble, un replicante, un sosias… Cualquiera menos él… ¿Qué hacer en estos casos…?

¿Seguirle la corriente y luego averiguar lo que le está ocurrienndo…? ¿Acudir a las autoridades competentes y denunciar el caso, en una versión remasterizada de “La Invasión de los Ladrones de Cuerpos”, aquella peli Siegel de 1956?

Una criatura potencialmente peligrosa. Una amenaza latente de contagio. Un virus en la sombra y sin publicidad alguna. No hay vacuna que valga, de momento. Sí, en cambio, el riesgo de ser separado del rebaño para ser trasladado en laboratorios secretos de tal o cual potencia, tanto monta, que todas son peores entre sí…

“La hipocondría es una muy mala consejera, Diego amigo”, me repito a mí mismo para darme valor y seguir caminando.

Enfrentarme a Iván después de lo ocurrido se me antoja suicida, casi una cita a ciegas con el Monstruo. No bajaré la guardia…

Cuánta Fauna > Así bate sus alas un murciélago a cámara lenta

Ha decidido echar tierra al asunto en forma de una amnesia miserere nobis. Lo ha borrado de su disco duro y está intentando, en vano, tres cuartos de lo mismo por mi parte, mediante harto rastreros subterfugios, llegando a insinuar que ambos habíamos bebido mucho en nuestra última cita.

…Y lo dejo explayarse, a la espera de que termine por caer en un renuncio, para entonces actuar en consecuencia.

Llamar a Tina me costó su trabajo, aunque nuestras relaciones habían sido y son cordiales y fluidas dentro de lo que cabe, habida cuenta que ha preferido cambiar de geografías y actualmente reside donde no existe ya peligro alguno de cruzarse con Iván en una oficina bancaria o un supermercado.

Tina es buena gente. Siempre lo ha demostrado. Incluso cuando tuvo que pararme los pies, al pasarme yo un poco de rosca, verbalmente y algo más, durante una despedida de soltero.

-Por ahí no vayas porque no hay camino…-se limitó a decirme. Mensaje recibido. A nivel físico, no es ninguna maravilla de la Naturaleza; pero, como colega, vale su peso en oro. Ojalá no adelgace, porque yo me lo pierdo.

Se sorprendió lo justo al recibir mi llamada; un poco más, escuchando sus motivos.

-Te consta cuánto valoro a Iván. Necesito hacerte una pregunta un tanto impertinente sobre un tema por demás delicado… ¿Son imaginaciones mías o no lo son? Recurro a ti, en busca de un decilitro de cordura. A bocajarro: ¿notaste algo extraño en el comportamiento de tu ex; algo tan grave, capaz de ocasionar una repentina separación por vuestra parte, fuente de todo tipo de correveidiles maliciosos y de elucubraciones gratuitas en vuestro círculo más íntimo?

La oí respirar hondo al otro lado. Mala señal…

– Su versión de nuestra ruptura te dará la respuesta… Sacó el tema a pública subasta y tú, por ser vos quien sois, estarás enterado. No me vengas con cuentos, Dieguito… ¿Qué pretendes hacerme confesar?

Hasta donde uno sabe, no había habido terceros en aquella contienda.

Te levantas cualquier día de éstos y descubres una verdad y media: la persona con quien estabas compartiendo el pan, la sal y lo que fuese menester, se ha convertido en arrugada piel de la que urge deshacerse antes de que se te gangrene tu existencia.

Pudo haber acaecido así en el affaire Tina & Iván. Sí recuerdo un enigmático postulado de éste último, expresado en los siguientes términos:

-Pensamos separarnos para que todo siga igual, así de simple. Será inútil que intentes sonsacarnos… Caso cerrado… The rain in Spain stays mainly in the plane…

Conociéndolo como lo conozco, opté por seguir sus instrucciones a tabla rajada. Cuando ahora, pasándome de listo, lo intentaba con Tina, tropezaba de nuevo con una muralla infranqueable.

-El cerebro de tu querido amigo se asemeja demasiado a un cubo Rubik y, hasta hacerlo cuadrar, podías quedarte sin huellas digitales… Conque ándate con ojo… – la oí decir, justo antes de interrumpir la comunicación y dejarme hecho polvo.

Mente maquiavélica. Ella, su cómplice… Y yo, su don Tancredo, su payaso de las bofetadas…

Eso se creían ambos los dos, en amor y compañía, cada uno por su lado, en su felix coniunctum

Cuánta Fauna > Así bate sus alas un murciélago a cámara lenta

Aquí llegados, y aunque, según dicen, las comparaciones resulten odiosas, mi natural modestia se huelga de poner su pica en Flandes: para ganarme a mí a retorcido y tortuoso, hay que atarse los machos y las hembras. Iván Ramírez no se irá de rositas; ni su coima, tampoco.

Para empezar, lo dejaré sin suministro pecuniario, arruinando su negocio cultureta. Silicona para sellar las cerraduras, amenazas de bomba, cócteles molotov contra sus escaparates, anónimos de la mafia calabresa… Sería sólo el principio: una buena venganza presenta un muy amplio abanico de posibilidades, encaminadas, todas ellas, a librar al mundo del más villano de todos los villanos, por mucho que se esconda en su rincón o trate de ocultar el rostro con las manos…

Alto el fuego… Lo que exige la actual situación no es eso, no es eso… Se trata de algo más íntimo, más personal, más cuerpo a cuerpo… ¿Con ella? ¿Con él? ¿Con los dos a la vez…? Vade retro, Satana-Satanae… Nunca debí abandonar el tratamiento… ¿En qué me he convertido… En qué me han convertido… ? La certeza me toca las narices… ¿Y si “el otro”, el another one, al final, resulta que soy yo y no me he dado cuenta…?

Me miraré al espejo… Debo de haberme convertido en un vampiro porque no me reflejo… Espera, espera… Estoy reapareciendo… ¡Ay, qué susto me has dado, maricón…!  Estoy yendo muy lento de repente… ¿Y si mi vida toda se tratase un trasnochado videojuego, hallándome en un almacén de reciclaje por old fashioned, sin merecer “me gustas” desde la intemerata, con cero seguidores en mi ranking…?

¿Y si he sido fabricado made in China  y no made in Japan o made in USA?  ¿Y si… Y si…? Easy-Dizzy, ¿de qué me suena eso…? Pistolas y Rosas… Disparar capullitos que no dañen a nadie… Renunciar a ser el malón en esta historia se me hace dos miajas cuesta arriba…

Todo eso está de puta madre; pero tú no te olvides de retomar el tratamiento que te recetaron durante aquellas fiebres, seguro que amarillas, y dale con los chinos capuchinos… Tomar el Tratamiento… Corta y pega… Corta y pega… Corta y pega… Ostia, joder… Al final, no me ha quedado más que uno… Debí darle a «copiar»… ¡Están ralentizando mi cerebro…!

Prometo retomar mi tratamiento, siempre que no me programen a través de su química, obligándome a realizar acciones tan perversas que, nada más mentarlas, hacen que el calzoncillo entero me suba culo arriba, cagadito de miedo…

¿Y si recurro a Iván, mi amigo invisible de toda la vida, y lo pongo al corriente de cuanto me sucede…? Teniendo en cuenta el color de ojos que presenta actualmente y su inesperada tolerancia diez a todo tipo de carnes de porcino, me decanto por no decir pío-pío…

¿Y ahora qué le decimos al lector, aquí llegados? Si los dejas así, con la miel en los labios, me apuesto un potosí y un potonó a que, al final, te mientan madre y padre… Y si no, al tiempo…

Diego o cómo te llames, no es que quiera asustarte pero una bandada de murciélagos negros lleva un buen trecho saliendo de esa boca es tuya…

-Un elixir bucal tan anunciado- me contesté a mí mismo, quejumbroso- y luego no vale lo que cuesta. Mi abuela masticaba perejil. No me beses con lengua y asunto concluido…

-Asunto concluido…- dijo el Eco.

FIN

EL MURCIÉLAGO Y LA BUENA SUERTE! | Wicca y Paganismo Amino

Fer-de-Lance

Snake GIF - Download & Share on PHONEKY

FER-DE-LANCE

Para CATALINA, CLARISA Y ANÍBAL, por orden de llegada.

ABUELA ROSA

La noche anterior al aciago día en el que el pequeño Cabeza de Castor, apenas once años, falleció a resultas de la mordedura de una Fer-de-Lance mientras chapoteaba en la laguna próxima al asentamiento xinca, Abuela Rosa había soñado que un zarzal negro rodeaba su propia garganta hasta casi asfixiarla, mientras el espinoso extremo del arbusto trataba de abrirse paso a través de su boca desdentada para devorarle el corazón, una vez triturado entre fuertes mandíbulas coronadas de espinas.

Abuela Rosa sabía cómo proceder en tales casos y decidió ponerle inmediato remedio… o, al menos, así lo creía ella hasta tener noticia del triste desenlace del más querido de sus nietos paternos.

Cuando habló con su hijo Cristóbal, apenas se anduvo con rodeos.

-O aplastas con un hacha de sílex la cabeza de la Bestia, o mi nieto y tu hijo, se verá condenado a reptar entre los cañaverales hasta el fin de las épocas…La Gran Geoda Estrellada se mantiene a la espera. Tú verás lo que haces.

El hombre se limitó a besar a la madre en ambos ojos sin pronunciar palabra y a ponerse en camino hacia donde el Destino aguardaba, impaciente, su ocasión y su hora.

Levantó piedras y atosigó con una rama de abedul los matorrales. Fer-de-Lance, también llamada “Sierpe de Terciopelo”, brillaba por su ausencia. Podría haberse dirigido hacia el Sur, en procura del Sol que más calienta o hallarse al acecho desde algún lugar recóndito de todo aquel manglar de fantasmales troncos y oscuras telarañas cubiertas de polen ponzoñoso y rocío amarillento, donde miríadas de mosquitos conformaban una densa cortina aleteante y chillona que, por momentos, llegaba a desdibujar un paisaje de brumas enlutadas.

-¡Puta víbora…! La encontraré dondequiera que se esconda…-rezongó Cristóbal, secándose el sudor de la frente con el dorso de la mano, apoyado sobre un árbol del pan que, al borde de la senda, le ofrecía su apoyo interesado.

Fue entonces cuando sintió un doble pinchazo en el antebrazo izquierdo, segundos antes de caer al suelo, fulminado por el rayo ponzoñoso de la bicha boquiabierta…

Abuela Rosa no vertió una sola lágrima, estando como estaba acostumbrada a todo tipo de duelos y quebrantos. Y tras rezar un rezo muy antiguo a unos dioses más antiguos todavía, puso pies en arrastre hacia donde debía y esperó y esperó y esperó hasta escuchar a la serpiente aproximarse a ella con cautela.

-He venido para despedirme de mi hijo y de mi nieto, Fer-de-Lance… Te suplico les permitas manifestarse a través de ti sin estorbarles. No quiero hacerte daño ni que tú me lo hagas, negándome este postrer adiós que necesito, antes de ofrecerte mi sangre porque sacies tu sed y cierres la cadena de una casta, ni mejor ni peor, que se acaba conmigo…

La Serpiente de Terciopelo se dejó ver al fin y se expresó de la guisa siguiente:

-No te extrañes si me he mostrado, en un principio, recelosa: habituada no estoy a tan buenas maneras procedentes de humanos… Si me confías tu nombre, lo usaré sin reparo ni prevención alguna…

-Rosa me llamo; mas no resta ya en mí perfume alguno que pudiera ofrecerte que no sea esta revejez mía, monda y lironda… No te llames a engaño, te lo ruego…De poco he de servirte, me lo temo…

– En eso te equivocas y tanto como Eva cuando cayó en mi trampa, mordiendo la manzana del Árbol de la Ciencia, pues me sirves de mucho: mucho y bueno…

-Si estuviese en mi mano, ya lo tienes…

-Di mejor “en mis labios”…y no estoy pidiendo que me beses, amiga, hermana y nuevo compañera que ha venido a rescatarme de mi pertinaz aburrimiento. Por eso mato tanto y no por mala… ¿Has fijado atención en ese cañaveral allá a tu izquierda…? Iremos hasta él y entonces te lo cuento todo bien contado… Vamos, no tengas miedo y tómame en tus brazos por ahorrarme camino…

Y así marchan las dos, como una sola, rumbo a sabe dios qué desenlace inesperado.                

Cañaveral adentro, en cayendo la tarde, la brisa se iba convirtiendo en mil y una armonías capaces de embriagarte de dulzuras extrañas y de osados perfumes, haciéndote viajar hasta ignotas regiones que mortal alguno osó nunca soñar…

-Detengámonos aquí por un momento- bisbiseó Fer-de-Lance, secretísima-. Quiero que le quiebres a esta prieta espesura un fragmento de caña razonable, fabriques con propias manos una flauta cuyos agujeros lumbares facilitaré con mis colmillos y que, a su través, expulses toda la música albergada en tu alma desde la lejana infancia… Danzaré para ti y seremos dichosas gratia artis. El hijo tuyo y el hijo de tu hijo surgirán de las notas que tú emitas, permaneciendo contigo para siempre… Confía en mí, nunca te engañaría…Por ti, he renunciado de buen grado a lo que más deseo, según dictados de mi naturaleza: hincar los colmillos en tus carnes de madera reseca… Mientras mi danza dure, te encontrarás a salvo… Se estarán impregnando de recuerdos mis escamas, cada una portadora de una vivencia tuya diferente, y no podré desplazarme y poner en peligro el ritual y su perfecta geometría. Entonces, huye, llevándote contigo una bien ganada recompensa…

Abuela Rosa pareció toda ella iluminarse de repente. Con sus hilos de voz, tejió un tapiz de fervientes ruegos y sumisas plegarias que Fer-de-Lance escuchó con expresión de esfinge.

-¿Me creerás si te confío que ya no deseo seguir viviendo, una vez reunida con los míos mediante la Danza Tribal de la Serpiente? Te pido pues, amiga-hermana, me liberes de ataduras terrenales. Atraviesa mi piel con el beso del sueño y absorbe todo el afecto, todo el amor que he llegado a profesarte. Dentro de ti, habitante del último rincón, me sentiré segura de por siempre…

-Así ha de ser…Mas primero, procedamos de acuerdo a lo previsto… Apresúrate pues… Las cañas nos rodean, elige una; pero elígela bien… Aquélla, por ejemplo… A sus dulzores cumpliré lo prometido… Salomé, la Divina Paulova, Isadora Duncan, Margot Fonteyn o Alicia Alonso pronto dejarán de ser leyenda…

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-2.jpeg

El diminuto cadáver de la Abuela Rosa, retorcido guiñapo sobre el suelo de tierra renegrida, sirvió a Fer-de-Lance de una meditación no exenta de cinismo y de sabiduría:

-¡Cuán laborioso resulta, últimamente, hacerse con una nueva presa que llevarse a la boca…! ¡Cuánta palabrería debe ponerse en marcha para una tentación del tres al cuarto…! Ya no quedan Cleopatras, dispuestas a ofrecerte sus imperiales senos sin explicación alguna de por medio… Cada vez resulta más cansino y prolijo ser la mala… Como cambio de piel, cambiaré de moral cualquier día de estos y no lo dejaré para mañana… Quiero que la Zoología diga de mí, a partir de ahora, que cuando soy mala, soy muy mala, y que cuando soy buena, soy peor…

Y es que a astuta; a taimada y  retorcida, a Fer-de-Lance, la Serpiente de Terciopelo, no le ganaba nadie… Bueno, sí: The Big Bad Wolf disfrazado de abuelita…

Fin

Serpiente y pantera GIF - Descargar & Compartir en PHONEKY

Real Ink (y 3)

Shirley Stoler - Biografía

REAL INK (y 3)

Tragidrama Anagramático en un Acto y Tres Cuadros

Cuadro Tercero

Column: Donald Trump as King Lear? Worth a look

[Continúa la acción del cuadro anterior, tormenta incluida]

ELÍAS.-…Cinco, seis, siete, ocho, nueve y… ¡diez! (El silencio se corta con una sierra mecánica) ¿Y bien, mi querida queridísima…? ¿Me aceptas como legítimo esposo ante juzgado o bien, tras tu rechazo, habré de verme obligado a continuar mi camino hacia este Gólgota de las mil y una infames burocracias como simple paciente a tu cuidado profesional, que no amoroso, en este castillo de If sin un Abate Faria horadando agujeros…?

LETI.- Don Elías, dos puntos y aparte. Quiero suponer y supongo que su abigarrado discurso forma parte de uno de esos juegos de salón a los que parece tan aficionado últimamente…

REGINA.- No le disculpe. Se está comportando como un escolar maleducado… (A Elías) Tales ansias de protagonismo por tu parte resultan improcedentes, que lo sepas. Un poco de respeto al personal no sería mucho pedir, ¿o me equivoco…?

ELÍAS.- No la interrumpas… Sigue, Leticia, mi alegría, mi adorado tormento, mi jardín de las Hesperides…

LETI.- A tan provecta edad, no se deben cometer ciertos excesos…

ELÍAS.- Me encuentro en plena forma y capaz de cumplir todos mis compromisos… Pronto tendrás ocasión de comprobarlo; pero de ti depende…

GORETTI.- Comportamiento típicamente masculino el tuyo, esa obsesión por el apareamiento compulsivo, mientras que el factor emotivo, la ternura, el respeto, quedan relegados a ultimísimo término…

REGINA.- Un pequeño matiz que deseo aclarar desde el principio. Cualquier tipo de contrato entre ustedes dos debería contemplarse bajo un régimen de separación de bienes…

GORETTI.- Me alegro de que lo hayas mencionado. Como suele decirse, me lo has quitado de la boca…

DELIA.- Mucho me temo que os estéis precipitando, hermanas… No parece la Srta. Leti demasiado proclive a abandonar el celibato… Siempre en el caso de permanecer soltera, circunstancia que ignoramos por completo…

LETI.- En el caso de hacerme cargo de don Elías fuera de puertas no considero imprescindible cualquier tipo de simulacro en diferido referente a esponsales o cualesquiera otras ceremonías…

REGINA.- Completamente de acuerdo.

ELÍAS.- Contra todo pronóstico, ya me veo convertido en “último romántico” de esta historia. “La primera parte contratante de la segunda parte contratante…” ¡Qué triste, triste, triste…! Tres tristes tigres y su plato de trigo…

GORETTI.- “Tigresas”, maticemos…

REGINA.- ¿De verdad echas de menos los rituales del cortejo…? Como pantomima, pase. En la vida real y a tu edad, los considero un penoso intento de autoengaño…

LETI.- Piénsenlo con calma. No sería la primera vez que acogiese a un fugitivo de la residencia, en busca de un trato más personalizado. Los horarios podrían compaginarse con un poco de buena voluntad por ambas partes. Media jornada aquí y el resto, dedicado a los cuidados de este don Elías que tanto nos preocupa y nos ocupa… Todo con papeles de por medio, por supuesto. Tómense su tiempo y pónganse de acuerdo… Con permiso… (Sale)

 GORETTI.- Sencillamente, lamentable… Ya nos veíamos en la hoy difícil coyuntura de localizar a un cura con sotana, cuando lo que vamos a necesitar es uno de esos asesores laborales que crecen en los árboles…

REGINA.- ¿Qué necesidad tenías de ponerte y ponernos en ridículo…?

DELIA.- Lo que ha quedado claro es que papá todavía sueña con regresar a sus días de vino y rosas…

ELÍAS.- Me asiste tanto derecho como a todas vosotras de alcanzar la felicidad el mucho o poco tiempo que me quede…

REGINA.- Prueba a pisar el duro suelo de una vez y luego hablamos… Lo que tú, en un torpe eufemismo, llamas “felicidad” debiera consistir en subirle la asignación semanal a tus nietos o presumir de ellos en las redes sociales…

ELÍAS.- La rostro pálido hablar con lengua de serpiente…Aún no estoy acabado, que es lo que tratáis de demostrar.

DELIA.- ¿Alguna de nosotras está sugiriendo que te mueras?  Solo que te muestres razonable…

GORETTI.- Aquí no va a quedarse nadie; no te engañes, papá. Tómate tu tiempo… Prisa no hay; pero procura que no te pille el toro de los grandes dolores, la total dependencia de terceros…¡Qué te vamos a contar que tú no sepas…!

ELÍAS.- Sin embargo, ponéis el grito en el cielo ante la posibilidad de que Leticia y yo…

GORETTI.- La Sra. Danvers y tú…

ELÍAS.-…Iniciásemos una convivencia destinada a asegurar su futuro y el mío…

REGINA.- A costa del dinero de mamá y el tuyo… Un nada desdeñable capital destinado a poner en pie una farsa grotesca… El matrimonio se sustenta en sólidos principios, por lo que veo fuera de vuestro alcance…

DELIA.- Aun en el caso de establecer un vínculo netamente mercantil entre vosotros, ¿piensas que podríamos descansar tranquilas…?

ELÍAS.- Todo lo cual se reduce a un pensamiento único, unívoco, inequívoco: vuestro padre haría bien en pasar a mejor vida… ¿os gusta más así?, liberando las tensiones existentes, provocadas por el ejercicio de su libertad y su libre albedrío…

REGINA.- Lo cual resulta difícil de aplicar cuando uno apenas puede valerse por sí mismo…

GORETTI.- Me hace gracia escucharte en el papel de víctima. Yo misma, durante muchos años, fui objeto de la misma discriminación: mi existencia representaba una pesada carga para el resto de la tribu.  Superados todos aquellos miedos, aquí me veis ahora, tan campante, dispuesta a no pedir permiso a nadie para ser una misma…

REGINA.- Avancemos, por favor, o nos van a dar las doce pasas…

ELÍAS.-Quizás todo se resolvería si, en esta maldita residencia, se autorizasen las mascotas caninas…Lo cual, mucho me temo, os coloca a todas vosotras en un lugar ciertamente lamentable… Necesito amar y ser amado, tanto o más más que tú, Regina destronada; que tú, Goretti, la mártir de las llagas purulentas, y que tú, Delia, mi pequeña fierecilla pendiente de domar y resultar perfecta a los cansados ojos de un padre de regreso a su postrera infancia… Un perro al que poder acariciar y mis necesidades de afecto sincero y desinteresado quedarían colmadas de inmediato…

REGINA.- Te compraré un rottweiler y todos tan contentos…

GORETTI.- Un joven macho dóberman tampoco lo descartes. Su fama lo precede… Nos ahorraría muchos dolores de cabeza…

DELIA.- Resumen de lo publicado en capítulos anteriores: no tenemos ni idea de cómo acomodar a nuestro padre… ¿Alguna nueva sugerencia por tu parte que no podamos considerar un disparate…?

ELÍAS.- Sigo pensando que unos buenos esponsales rematarían con un triunfal repique de campanas…

REGINA.- Descartado por completo. Más opciones…

ELIAS.- Solicitar que se me aplique la eutanasia. ¿Motivo? Tedium vitae, spleen o como quiera que se llame el estar hasta las trancas de envejecer, deteriorarse sin remedio, sometido al suplicio de la gota de agua…

REGINA.- ¿Qué me dices de tus viejas aficiones…? La lectura, por ejemplo…

ELÍAS.- Siempre y cuando la vista te responde y no es el caso…

GORETTI.- El Cine… Antes te encantaba…

ELÍAS.- Ya he visto todas las películas… No me nombréis la Música: me he quedado medio sordo hace ya años…

DELIA.- Prueba a viajar… Fuera complejos: acuérdate de la liebre y la tortuga…

ELÍAS.- Si no tuviera las piernas rellenas de serrín, me encantaría intentarlo… Dejadme solo ahora, por favor… Deseo un tête-á-tête con Leticia.

GORETTI.- Y eso, ¿por qué? ¿No había quedado prístinamente clara la nulidad de tu romántica propuesta?

ELÍAS.- Dos cabezas piensan mejor que cinco…

REGINA.- Vámonos, chicas…Dejemos que el amor llame dos veces a esta puerta…

GORETTI.- Te vas a arrepentir… Puedes ponerle el cuño. El coño, se supone, no corre de tu cuenta…

DELIA.- Aquí se despide el duelo. Papá, no se te olvide el mantenernos informadas… (Desfilan de una en fondo, con rabia contenida)

ELÍAS.- … No hace falta que cerréis la puerta… (Goretti, la última en salir, da un portazo digno de mejor causa)

[ELÍAS vuelve a pasearse por escena, dando muestras de desasosiego e impaciencia]

ELÍAS.- ¡No pasarán…! Acabarán pasando, no te engañes, amigo… Vienen para quedarse… Me pregunto qué es lo que tratan de solucionar: mi futuro o su vanidad por haberme convertido en una versión envejecida de sí mismas, en el caso de haber sido varones… De esa misma manipulación, me han acusado a mí en cuanto a padre…Me presento ante el mundo como un nuevo alguacil alguacilado… Donde las dan, las toman… Pase de mí este Santo Grial tan rico en amarguras… (Se escuchan unos suaves golpes en la puerta y entra LETICIA, tras tragarse el palo de una escoba)

LETI.- ¿De nuevo hablando solo, don Elías?

ELÍAS.- Las paredes se niegan a escucharme…

LETI.- No me extraña… Pero yo jamás me negaría… Nos caemos bien, atrévase a negarlo…

ELÍAS.- ¿Está en disposición de asegurarme que no somos vigilados por cámaras, micrófonos ocultos y toda esa parafernalia de espionaje habitual en estos casos…?

LETI.- Voy a serle sincera…Preferimos las series de la tele… Son menos aburridas que la palabrería blablablá, quejas para qué os quiero, de nuestros residentes…

ELÍAS.- Ha rechazado mi proposición de matrimonio…Ignoro los motivos… ¿Le importaría aclarármelos…?

LETI.- Como madrastra, iba a resultar un auténtico desastre… Sus hijas se merecen una elección más acorde con su particular idiosincrasia… Que las aguante su padre, así de claro…

ELÍAS.- Así de oscuro… Por lo que a mí respecta, debo decir que ingresar como inquilino tutelado en uno de sus pisos que posee en propiedad, lo encuentro… ayúdeme a elegir un adjetivo: improcedente, desafortunado, provocador… Su majestad es coja…pero no manca… ¿Los hace desaparecer uno, tras otro, una vez convertida en su heredera universal ante notario…?

LETI.- Me alegra que me haga esa pregunta…

ELÍAS.- Aguardo impaciente su respuesta…

LETI.- ¡Qué pálida me he puesto al verme descubierta…! Sométame a chantaje… Ahora estoy en sus manos… A sus pies, de rodillas, en la postura que le parezca conveniente.

ELÍAS.- ¿Se me está insinuando, enfermera Leticia…?

LETI.- A usted, ¿se lo parece? ¡Viejo verde…!

ELÍAS.- Es la primera vez que me lo llaman… No carece de morbo y suena bien… ¡Viejo verde, viejo verde, viejo verde…! Además de ecológico…

LETI.- ¿Piensa pedir o no la baja en nuestra casa…?

ELÍAS.- ¡Ni soñarlo…! Aquí juntos los dos, en sartriano huis clos, secula seculorum… Solo le pido que… Que, si llegase a resultarme insoportable mi estancia entre estos muros, proceda en consecuencia, en la seguridad de que yo haría lo mismo por usted en cualquier momento que me lo solicitase y sin hacer preguntas indiscretas… ¿Truco o trato, Srta. Leti…?

LETI.- Ya que tanto le gusta rellenar papeles, ¿aceptaría ponerlo por escrito? Cláusula de confidencialidad, por descontado…

ELÍAS.- ¡Qué inquietante…! Sería como jugar con usted a la ruleta rusa…

LETI.- Más o menos…

ELÍAS.- Quedaría en su poder…

LETI.- Y yo en el suyo…

ELÍAS.- ¿Le parece que lo discutamos esta noche…? In the still of the night todo se ve más claro…

LETI.- Podría doblar turno, con cualquier disculpa; pero no se lo aseguro hasta consultarlo con la enfermera-jefe… Espéreme despierto, por si acaso…

ELÍAS.- Pienso ducharme con agua calentita y luego salpicarme bien salpicado de “Agua Brava”…

LETI.- Lo daba por supuesto…

ELÍAS.- ¿Y qué tal un pequeño anticipo en forma de muestrario sube y baja…?

LETI.- Cada cosa a su tiempo, don Elías, si no le importa…

ELÍAS.- La dejaré marchar en paz si vuelve a llamarme “viejo verde”…

LETI.- Viejo verde, viejo amarillo, viejo rojo…Viejo semáforo sin tráfico al que controlar, sin conductores a los que poner a salvo de la quema… Viejo semáforo, tanto da encendido o apagado… (Sale más despacio de lo necesario)

[Se hace el oscuro. Un foco ilumina el rostro de la enfermera Leti, en el centro del escenario]

LETI.- Elías falleció pasados unos días, a resultas de una estúpida caída al bajar al patio de recreo. Yo le profesaba cierto afecto a pesar de la enorme tensión a que me veía sometida por mantenerlo en calma. Sus ataques de furia eran terribles, en el caso de que le llevases la contraria. Solo en el mundo, con la mente perdida sin remedio, imaginaba habitar… no en este asilo para menesterosos, sino en una residencia de pago a tocateja. Procedente del mundo de la farándula marginal, artistas callejeros de diverso pelaje Cataluña adelante, acabó recalando entre nosotros, sin saber muy bien cómo.  A nuestro pobre Elías, para matar el tedio, le encantaba imaginarse complicadas historias familiares de las que él se creía protagonista absoluto. Costaba dios y ayuda seguirle la corriente y más teniendo en cuenta que, con frecuencia, me veía obligada a improvisar sobre la marcha. Al respeto, nunca llegó a faltarme, aunque no es menos cierto que el lenguaje empleado por él y sus personajes femeninos, que el mismo interpretaba, cada uno con su voz correspondiente, a menudo hacía gala de manifiesta desvergüenza. Ahora que ya no está, yo me paro a pensar y me pregunto las razones por las cuales, cierta madrugada, accedí a compartir su lecho. Y no fue por lástima, lo juro. Y también me pregunto qué clase de soledad será la mía que no siente su pudor menoscabado ni encuentra motivo alguno de arrepentimiento. Puedo, todavía, sentir su voz junto a mi oído, canturreando canciones catalanas y sus manos callosas recorriendo mi cintura y aun más allá, en busca de un rincón donde esconderse y descansar un rato, después de tanto esfuerzo. Si llegara a saberse, yo perdería mi puesto… En la fosa común donde yace enterrado, segura estoy de que Elías sueña conmigo cada noche y se siente orgulloso de su hazaña amatoria, a sus años, apenas sin empuje, loco como una cabra… Por lo que a mí respecta, sospecho haber nacido para entrar en su vida, dea ex machina al servicio de una biografía paupérrima en momentos de belleza. Me apunto el tanto y sigo mi camino, razonablemente satisfecha…

 FIN

Películas de Shirley Stoler en cines.com

Real Ink (2)

El Rei Lear - Viquipèdia, l'enciclopèdia lliure

REAL INK (2)

Tragidrama Anagramático en un Acto y Tres Cuadros

Cuadro Segundo

Pura Kastigá: EL REY LEAR: HISTORIA DE UNA TRAGEDIA.

[Al decorado previo se han unido dos ramos de flores y algunos paquetes abiertos por acá y acullá. ELÍAS, desde su trono, contempla los ires y venires de sus retoños vestidas de domingo, recolocando todo aquello que se mueva. GORETTI, sufridora nata, le ha declarado la guerra a las persianas. DELIA, enigmática y distante, comprueba el contenido del ropero. REGINA ya sabemos de qué pie no cojea; ahora mismo se halla dedicada a tomar posesión de la mano derecha de su padre]

ELÍAS.- ¿Podéis estaros quietas, por favor? ¿Habéis venido de visita de cumplido o de saqueo…?

GORETTI.- Apenas entra luz. Y casi no te vemos… Pareces un fantasma…

REGINA.- Déjalas que disfruten con su diplomacia…

DELIA.- La bata que te regalé estas navidades sigue sin estrenar, en su funda de plástico…

ELÍAS.- A Sherlock Holmes no se le escapa una…

DELIA.- La que llevas puesta reluce versallesca a fuerza de remiendos, quemaduras de cigarro y un alegre tornasol de lamparones…

GORTTI.- Será por eso por lo que papá, el muy tunante, prefiere las persianas bajas…

REGINA.- ¡Orden en la sala, hermanas…! Nuestro padre opta por mantener la imagen congelada antes de proceder a tomar la palabra y explicarnos los motivos de este rendez vous no exento de tensiones internas y hostilidad latente… ¿Digo bien, padre nuestro que estás donde libremente elegiste, tras abandonar, por las malas, nuestros hogares respectivos por manifiesta incompatibilidad de caracteres…?

ELÍAS.- De tan desgraciados episodios, manejo hasta cuatro versiones diferentes, a cual más lamentable. Probemos a avanzar o habremos, una vez más, malgastado una de las pocas oportunidades que nos quedan de una entente cordiale…

GORETTI.- Al final, si en algo vais a poneros de acuerdo, es en que, de no haber yo nacido, la vuestra sería la familia perfecta… Lo siento, nadie puede desnacerse… Gran hermana mayor y hermanita pequeña, una para mamá y otra para papá: la armónica redondez del círculo no admite intromisiones…

ELÍAS.- ¡Alto ahí…! Las tres recibisteis la misma formación y cursasteis las carreras elegidas por vosotras… Salvo en tu caso, mi querida Goretti. Tu decisión irrevocable fue quedarte en casa por cuidar a tu madre, cuya salud empezaba a quebrantarse por entonces…

REGINA.- Como primogénita, me ofrecí a ocupar tu puesto… Espero que te acuerdes… Tú te empeñaste… Pero no hubo manera…

GORETTI.- Estaba decidida a averiguar por qué mamá no me quería tanto como a vosotras dos… Llegué a pesar que su despego se debía a mi físico…

REGINA.- No nos vengas con ésas… Te ha importado un carajo el mejorarlo…Nunca te has molestado en depilarte o vestir algo que no fuese un chándal y unas botas camperas…

GORETTI.- De niña -no se lo conté a nadie- quería meterme monja de clausura. La adolescencia se encargó de poner puntos sobre las íes. Me gustaban los chicos a rabiar; por desgracia, no fui correspondida por aquel entonces…

ELÍAS.- Llegada la hora de las confidencias, abro el fuego con una la mar de estrafalaria: las niñas debierais ser engendradas por dos madres. Llega un momento, cuando dejáis de ser muñecas manejables, que se hace muy cuesta arriba seguiros la corriente… En el binomio mujeres/paternidad hay algo que chirría ostensiblemente, lo que no sucede en el caso de las madres, que mejoran su estatus con el paso del tiempo… Vamos, es tu turno, Delia: llévame la contraria, ponme a caer de un burro… Cuando permaneces callada tanto tiempo, siempre acabo por temerme lo peor…

GORETTI.- Que tome la palabra la favorita del sultán, la misteriosa, la inescrutable, la esfinge sin secreto…

DELIA.- He procurado siempre respetar a mi padre. Al ser un individuo incluido en el sexo masculino, resultaría injusto achacarle toda la responsabilidad a un individuo aislado.

ELÍAS.- Déjate de rodeos, Juana Calamidad… ¿Llego o no llego al aprobado…?

DELIA.- Como padre… ¿A eso te refieres…?

ELÍAS.- No va a ser como influencer o sex symbol

DELIA.- Reconozco un gran esfuerzo por tu parte para quedar bien ante el mundo… Es más, sospecho que constituíamos una especie de trofeo decorativo sobre tus estanterías…

ELÍAS.- No negaré el haberme sentido orgulloso de vosotras: motivos no faltaban…

REGINA.- Y nosotras, de ti…

GORETTI.- Orgullosísimas… Mi papá me ama, mi papá me mima, yo amo a mi papá… (Canturrea) Papuchi, papuchi es macanudo, como papuchi no hay ninguno… ¿Levantamos sesión? Llevo un poco de prisa… Toda esta sesión de sicoanálisis para principiantes me resulta vomitiva…

REGINA.- Ese lenguaje, mi querida hermana, no parece adecuado aquí y ahora… Procuremos no herir susceptibilidades… Papá sabe que, pase lo que pase, nos mantendremos de su lado hasta el final, como los mosqueteros: una para todas, todas para una…

ELÍAS.- Athos, Portos y Aramis en versión femenina… (Suenan unos ligeros golpes en la puerta y entra LETI) Apurar cielos pretendo por qué me tratáis así… La que faltaba…  Con todos nosotros, una semisuma llevando del Cardenal Richelieu , madame Bonacieux y Milady de Winter…

LETI.- Perdón don Elías y compañía… Vengo a comprobarle la temperatura… Un asegundo tan solo… (Aplica un aparato a la frente del anciano y procede a su lectura) Fresco como una rosa, don Elías…

ELÍAS.- De haber dicho “como una flor de lis”, nos hubiese dejado a todos con la boca abierta…

REGINA.- Menos mal que tu enfermera se lo toma con humor…

LETI.- ¡Qué remedio nos queda…!

ELÍAS.- Espere, hermana… Es como han bautizado los ingleses las enfermeras, ¿Lo sabía?…Los españolitos, por una vez, nos mostramos menos fraternales… Nos decantamos por el Monja-jamón-monja…

DELIA.- ¿Nunca te has parado a pensar, papá, que esta señora tiene más trabajo que hacer que reírte tus gracietas tabernarias…?

ELÍAS.- Prácticamente, ahí donde la veis, Leti forma parte ya de esta familia… Me sube, me baja, me viste y me desviste, se ocupa de mis heces y de mis temperaturas…para que no tengáis que hacerlo vosotras. hijas mías…

GORETTI.- ¡Qué bochorno…! No debe consentir que le falten al respeto de ese modo…

LETI.- Los hay peores… Su padre de usted suele mantenerse dentro de ciertos límites… digamos “razonables”… Nos llevamos muy bien, sin quebrantar las reglas del convento…

ELÍAS.- Por supuesto… Responda a una pregunta y la dejo marchar…

GORETTI.- ¡Papá, por dios…! El colmo de los colmos… No tienes ocho años…

ELÍAS.- Casi ochenta… Y estoy como una rosa, ¿no acabas de escuchar a la Srta. Leti?

REGINA.- ¿Por qué, entonces, no actúas en consecia?

LETI.- No tengo todo el día… Proceda a preguntarme…

ELÍAS.- Su padre y usted, retroceda en el tiempo… ¿Llegó alguna vez a imaginarse que lo vería convertido en un ser débil, asustado, dependiendo de su apoyo y no a la inversa…?

GORETTI.- Lo que nos faltaba por oír… No responda…

LETI.- El Sr. Juan, tan suyo él, lo dejó claro como el agua desde el vero principio: si servía para arreglar, adelante con los faroles; y si no, al desguace de cabeza, y si te visto, no me acuerdo. Ni en los peores momentos se escapó un quejido de su boca. Yo creo que el dolor llegó a cogerle miedo… Era muy para dentro; pero nunca nos faltó un juguete y unas peladillas por la Navidad. Yo lo he admirado siempre, aunque nunca llegase a interrogarme a ese respecto. No teníamos confianza suficiente. Cada uno, en su sitio. Más que suficiente…

REGINA.- No la entretendremos más.

ELÍAS.- Preciso un rato más la presencia entre nosotros de esta buena mujer, cuya prudencia, paciencia y eficiencia solo puedo calificar de nuevas virtudes teologales.

GORETTI.- ¡Qué falta de decoro…!

ELÍAS.- Héteme aquí que mi mente ha sufrido un serio decalage emocional…En su arduo camino hacia Damasco, mi atormentado espíritu, al fin ha descubierto la luz y los taquígrafos…

REGINA.- Mejor se será que se marche, Srta. Leticia. Mi padre desvaría. Ahórrese el espectáculo…

ELÍAS.- Le ordeno que se quede…

LETI.- Usted no ordena nada, don Elías. No tiene competencia. Siento curiosidad, lo reconozco; así es que voy a quedarme un rato más. Si es que empiezo a aburrirme, adiós muy buenas…

ELÍAS.- Necesito un testigo imparcial de lo que voy a reconocer ante mis hijas… Me acuso de no haberme comportado con vosotras de una manera seria y responsable. Pido por ello las disculpas que hagan falta… (Silencio sepulcral)

GORETTI.- (Envalentonada) ¿Y para eso has armado todo este putiferio?

DELIA.- Deja que siga hablando. Papá no ha terminado su discurso…Se le nota en la cara…

REGINA.- Por lo menos, nos está dando muestras, a su modo sui géneris, de arrepentimiento…

ELÍAS.- Aspiro a dar un paso más allá… Hijas, estoy dispuesto a buscar refugio en el hogar de cualquiera de vosotras… Siempre en el mismo, o ir rotando. Lo que a vosotras os parezca conveniente. Esta residencia, rodeado de extraños, me pesa como el plomo. No querría pasar entre sus muros los pocos años que me queden… No es necesario que me contestéis ahora. Vuestras respectivas parejas, condición sine qua non, habrían de darme el visto bueno. Por fortuna, puedo valerme por mí mismo, de momento.

REGINA.- Conmigo, imposible… ¿Cuántas veces habré de repetírtelo? No caes bien en mi casa. A ninguno de nosotros, incluidos tus nietos…

GORETTI.- Tengo una vida por vivir, llena de agujeros por tu culpa. No estoy dispuesta a que vuelvas a hacerme la puñeta. El infierno no son los otros: eres tú, papá, y camina contigo… Vade retro y déjanos tranquilas… Para tu información, mi amiga Loles y yo hemos probado a vivir en pareja… Nos va divinamente. La presencia de un hombre arruinaría lo que, con tanto esfuerzo, estamos construyendo…

DELIA.- Poco voy a añadir… Sugiero, eso sí, desde el cariño filial que te profeso, no empieces a cambiar de residencia como quien se muda de camisa. Enseguida correría la voz y se te cerrarían todas las puertas…

ELÍAS.- Supongo que me lo he ganado a pulso… Puestas así las cosas, no veo inconveniente alguno en pasar página y buscarme la vida por mi cuenta y mi riesgo…

REGINA.- Muy sensato. Trata de mantenerte en esas trece…

ELÍAS.- Deseadme suerte… ¿O acaso es pedir demasiado…?

GORETTI.- Cruza los dedos y reza a una novena a San Judas Tadeo…

DELIA.- El abogado de las causas imposibles…

LETI.- Me temo que mi tiempo se ha agotado…

ELÍAS.- Ni se le ocurra… Se perdería lo más interesante…

LETI.- Qué le vamos a hacer… (Inicia el mutis pero ELIAS le corta el paso situándose delante de la puerta) No me obligue a…

ELÍAS.- Hijas mías, puesto que el tiempo apremia, tarde, mal y a rastro, tengo el gusto de presentaros a vuestra nueva madre… Siempre que ella me acepte como esposo, por supuesto… Cuenta hasta diez, querida Leti, y luego me respondes… Yo te ayudo… Y los lectores, también, si es que son tan amables: uno, dos, tres, cuatro… (Estalla una tormenta de tres pares de narices…)

FIN DEL CUADRO SEGUNDO

DESCUBREN CON AYUDA DE GRABACIONES A CÁMARA SUPERLENTA POR QUÉ LOS RAYOS SE  RAMIFICAN Y PARPADEAN - PDM Productos Digitales Móviles

Real Ink

REAL INK

The complete text of King Lear with essays on the natural world, difficult  lines, and study questions

Tragidrama Anagramático en un Acto y tres Cuadros

Cuadro Primero

Shirley Stoler: Películas, biografía y listas en MUBI
LETI, O LA ROTUNDIDAD EFICIENTE

[Dormitorio en una residencia de ancianos. Todo es blanco allí hasta el deslumbre comatoso. Sentado en un sillón, ELÍAS, septuagenario con tendencia apocalíptica, rumia sus pensamientos como si no hubiese un mañana, en bata y zapatillas. Se abre la puerta y entra LETI, cuarto y mitad de siglo a sus anchas espaldas, uniformada y con muy pocas ganas de contemplaciones.]

LETI.- (Observando la mesa camilla donde la bandeja con el desayuno permanece intacta) ¿Qué ha pasado con su desayuno, don Elías? ¿Ya estamos en las mismas? ¡Cuánta paciencia para armarse, una mañana sí y otra también! ¡Se nos va a morir de hambre! Bébase la leche, por lo menos… ¿O he de dársela yo a cucharadas…?

ELÍAS.- Retire la bandeja y no me dé la lata…

LETI.- ¿Qué les digo a sus hijas para no preocuparlas más de lo que ya están? ¿Que se ha declarado en huelga de hambre…? Aborrecido lo debían tener, que no es el caso…

ELÍAS.- Tres era tres… Y cada una con su vida hecha y derecha. Se quejarán encima, conmigo aquí aparcado en doble fila para siempre…

LETI.- Perdón que me entrometa en lo sí me importa… Por lo que a mí me consta, con las tres se intentó la convivencia, una tras otra, antes de ingresar en nuestra casa… Mal acomodo el suyo… Y aquí porque nada nos pilla de sorpresa…

ELÍAS.- Sea buenecita; ahueque… ¡Y yo que creía que había venido a recoger el servicio, para luego marcharse por donde había venido, Leti o como se llame…!

LETI.- Leti por Leticia, lo mismo que la reina de España… Tomaré el portante. Lo dejo solo. Usted y yo, encantados de la vida… (Bandejea, remolona, con cara de vinagre)

ELIAS.- ¿Por que no aparta de mi vista toda esa bollería industrial, estrella del menú de desayuno y se la da a sus nietos, de mi parte…?

LETI.- Va ser que nones… De estado civil, soltera de pleno derecho.

ELÍAS.- No me extraña. Tómeselo como un cumplido. Seguro, hasta el momento, no ha conocido a ningún hombre capaz de comparársele…

 LETI.- Modestia aparte, nunca me han faltado pretendientes a tiro… Se lo puede preguntar a los que entienden de eso…

ELÍAS.- (Se pone en pie con dificultad) Aquí llegados, en evitación de que ocurra una desgracia irreparable, la acompaño a la puerta…

LETI.- Ni falta que me hace. Siéntese usted, no vaya ser que se rompa las narices… A su edad, las caídas en el hogar acaban por resultar fatales… (Bandeja en mano, inicia el mutis malasombra; pero se lo piensa mejor y planta cara a su interlocutor, dispuesta al cuerpo a cuerpo) Huele que apesta, ¿cuánto tiempo lleva sin pasarse por agua, don Elías…? Pastilla de jabón, desodorante, los polvitos de talco…Seguro que le suenan… ¿Va a esperar a que le salgan llagas por la zona del culo y haya que trasladarlo a enfermería…?

ELÍAS.- Eso a usted ni le va ni le viene… (Se vuelve a sentar)

LETI.- ¡Qué cruz gamada, señoras y señores…! Luego se extraña de que ninguna de sus hijas soporte su mal comportamiento… Y una, porque le pagan y no le alcanzaría para vivir de rentas vitalicias…

ELÍAS.- (Sarcástico) No se preocupe, buena mujer… Regina, Goretti y Mª Delia pueden irse preparando. Las voy a desheredar al trío en completo de una sola tacada y hacerla figurar a usted en el testamento como mi heredera universal por su abnegación y su constante entrega…

LETI.- La letanía me suena a conocida… Noche mil trece, ¿no te digo lo que hay…? Bon appétit para la hora del almuerzo… (Sale taconeando)

ELÍAS.- (Respira hondo hasta tres veces y marca un número en el móvil que saca del bolsillo de la bata) Sigue apagado o fuera de cobertura… Como yo mismo… ¡Maldita sea, maldita sea, maldita sea…! (Se guarda el móvil y, puesto en pie, pasea, graznando) Al Conde de Montecristo se lo ponían más fácil… No tengo escapatoria. Nunca debí consentir que me ingresaran en gulag semejante… La culpa es toda mía…Tanta blandenguería y tanto miramiento… Y lo que más me duele es ese aire de martirio que se gastan, presentándome ante mundo como una especie de descerebrado malicioso, abusando de su situación de dependencia. Si su madre viviera… Si su madre viviera, serían cuatro para para tirar de mis extremidades hasta descoyuntarlas… “Venceréis pero no convenceréis”, de cuyo autor ya no puedo acordarme… (Vuelve a intentarlo con el móvil) Otra fuera de cobertura… Será cosa de hablarlo con mi yerno… Último intento… (Marca, agorero) ¿Se me escucha? ¿Alguien al otro lado que haya sobrevivido al fin del mundo…?

DELIA (Voz).- Sí, papá, por supuesto… ¿Alguna duda metafísica?

ELÍAS.- Delia, mi pequeña, por fin… Llegué a pensar que me habías abandonado tú también…

DELIA.- ¡No digas tonterías, papá, por favor…!

ELÍAS.- Un padre nunca dice tonterías…

DELIA.- Ahora estoy conduciendo…

ELÍAS.- La tercera disculpa para librarse de llamadas molestas, tras “fuera de cobertura” y “se me va a terminar la batería”…

DELIA.- ¿Se te ha olvidado de tomar tu tratamiento?

ELÍAS.- Se encargan ellos de atiborrarme de pastillas. Deja de preocuparte.

 DELIA.- ¿Está pasando algo nuevo que debamos saber…?

ELÍAS.- La menor de mis hijas, la niña de mis ojos, no es la que me responde a través de los cables … Prefiero no creerlo…

DELIA.- Permaneceré siempre a tú lado para lo que me necesites; pero no para reafirmar tus absurdas paranoias. Voy a colgar, papá. Te llamaré más tarde, en cuanto encuentre un hueco… (Se corta la comunicación)

ELÍAS.- El aquelarre sigue ganando adeptas… (Se guarda el móvil) Ojalá hubiese conservado mi antigua dentadura: podría hacerla crujir como música de fondo para mis soliloquios o, por qué no, convertirla en una castañuela… Una llorera en seco, sin verter una lágrima, está pidiendo a gritos unas cuantas corcheas desafinadas… Daría mi reino por recordar cómo se llora y desahogarme a gusto… Regresaré a mi trono y escucharé la radio…No hay nada que te proporcione tanto consuelo como abrirse de orejas a desgracias ajenas…

[Se abre la puerta y entra, en plan basilisco, REGINA, treinta y tantos inviernos]

postal de lina rosales. teatro. artista, actor, - Comprar Fotos y postales  de actores y actrices en todocoleccion - 51637247
REGINA, EJERCIENDO

REGINA.- Toda la mañana bloqueando mi teléfono con llamadas hasta que, temiendo lo peor, me presento aquí, abandonando mi puesto de trabajo, y me entero de qué va la película…

ELÍAS.- Buenos días, hija…

REGINA.- Buenos días, papá… Se te ve venir, no te preocupes… Estás procurando, por todos los medios, que te pongan de patitas en la calle… No sería ésta la primera vez, supongo lo recuerdas…

ELÍAS.- Un cortocircuito. Y me echaron a mí la culpa del incendio. No es de extrañar. A tu hermanísima y a ti os faltó tiempo para ir informando a quien quisisiera oírlo de que vuestro padre fumaba en la cama de forma contumaz, a pesar de que me lo teníais prohibido… Deja de revolotear en torno mío cual ave de rapiña… Me inquietas más de lo necesario… ¿A qué estás esperando para tomar asiento…?

REGINA.- (Se acomoda al borde de la cama) El señor siempre dando la nota y dejándonos quedar en mal lugar… A punto estuvo de arder la residencia entera…

ELÍAS.- Achácalo a la falta de extintores…

REGINA.- Agradece que no hubiese que lamentar ningún herido…

ELÍAS.- Y de haberlos habido, habría que preguntarse por las salidas de emergencia… Una sola y cerrada con llave… Sesenta almas en pena pagando a tocateja…

REGINA.- Todo lo exageras, todo lo embarullas en tu juego revuelto… Habla ya de una vez, ¿para qué me has estado llamado toda la puta mañana…?

ELÍAS.- La otra noche, se me dio por pensar que, cerca como estamos cerca del final…y no estoy dramatizando: cinco años más y alcanzo los ochenta…sería bueno que mis hijas que explicaran en qué me he equivocado como padre; si he de pedir perdón por algo, antes del definitivo polvo reverteris…

REGINA.- Y te acuerdas ahora, después de tantos años. Llegas tarde si pretendes arreglarlo… Vamos a tener la fiesta en paz, ¿no te parece…?

ELÍAS.- ¿Has elegido la palabra “fiesta” por algún motivo especial?

REGINA.- ¿Tú, qué crees? Echo papas, me rindo. Te comportas como un sádico conmigo… He formado una familia feliz, ¿no estabas enterado? Un marido, unos hijos, que demandan atención y cuidados hasta que te presentas tú reclamando dedicación plena… Lo siento, Elías Manzano: tu exclusiva ha quedado descartada… Además de no haber hecho nada para merecértela, por cierto…

ELÍAS.- Memorial de agravios… Regina, la mayor de mis hijas, se dispone a cantarme las cuarenta en bastos y en espadas… Soy todo tuyo… No dejes piedra sobre piedra…

REGINA.- Nunca te has parado a preguntarnos la clase de vida que queríamos para nosotras mismas… Nuestra obligación era escuchar y obedecer hasta quedar convertidas en un ideal de mujer, con el que, por supuesto, yo, por lo menos, no me sentía identificada… Se trataba de una inversión con vistas al futuro. Llegado el día, habríamos de ejercer de guardianas del templo erigido por ti a tu propia gloria… Solo que tu paso por nuestros hogares resultó el más cruel de los fracasos. Ni siquiera con Delia, tu consentida seculorum, llegó a crearse un ambiente medianamente respirable. Al marido de Goretti, el pobre Freddy, le tenías prohibido sintonizar en su televisor las cadenas privadas, escuchar música disco y fumar con ventanas abiertas o cerradas…

ELÍAS.- Favor que yo le hacía… Por lo visto, se impone una reunión a altos niveles…

REGINA.- ¿Otro consejo de familia más? Opino que llegaríamos a las mismas conclusiones… Tú, Papá Elías; tú, tú mismo, acaparas las causas del problema… Otra cosa que te avengas a reconocerlo…

ELÍAS.- Tres veces “bravo” por tu ecuánime capacidad de autocrítica, hija mía…

REGINA.- Y otros tres “bravos” más por tus propósitos de enmienda…

ELÍAS.- Me hallo dispuesto… “predispuesto”, mejor… predispuesto a fumar la pipa de la paz con vosotras tres, Regina, Goretti y Mª Delia… Y es que os llamáis así, no lo subestiméis, en honor a la tragedia más dramática de Shakespeare…

REGINA.- Que tú nos obligaste a leer recién cumplidos los catorce años…

ELÍAS.- Añade entonces que viajamos todos juntos hasta Stratford-on- Avon para verla representada en inglés…

REGINA.- Cuando nosotras hubiésemos preferido visitar Disneylandia… That´s the question, my dear daddy… That´s the question…

ELÍAS.- Antes de que sea tarde, busquemos un remedio… El próximo domingo, una merienda en amor y compañía para intercambiar ideas, a corazón abierto, acerca de lo divino y de lo humano, sin apriorismo alguno, sin condiciones previas… dejando hablar al corazón, por una vez, no a la cabeza…

REGINA.- King Lear disfrazado de cordero… Algo no cuadra, padre y muy señor mío… A mi casa, tú no vas a volver. Se lo he prometido a los míos… Prueba a engatusar a mis hermanas… Acabará pesándome, convencida estoy; pero voy a actuar de intermediaria… Un consejo filial: no te hagas demasiadas ilusiones… ¿Se te ha olvidado el desenlace de tu Shakespeare para llevar a isla desierta…?

ELÍAS.- ¿Sería mucho pedirte un beso y un abrazo antes de despedirnos…?

REGINA.- ¡Viejo zorro…! (Se acerca a él y lo besa) Jaque al rey…

ELÍAS.- Jaque a la reina…

[Se abre la puerta y entra en escena LETI, portando una bandeja con un vaso de agua y un cubilete con medicamentos, sorprendiendo a padre e hija en plenas efusiones]

LETI.- Perdón…Vuelvo en otro momento…

REGINA.- Me estaba despidiendo…

LETI.- Una idílica estampa familiar lo llamaría mi abuela… Anda su padre muy querendón estos últimos tiempos…

ELÍAS.- Sobre todo con usted…

LETI.- Y yo le correspondo, tal como se merece…

REGINA.- La dejo trabajar… Hasta el domingo entonces, majestad… (Sale)

ELÍAS.-  Albricias… Jubileo dominical…Van a venir a visitarme todas juntas…

LETI.- Espero que ya se habrá duchado para entonces… Esa puerta de ahí es el cuarto de baño… Si necesita ayuda, no dude en avisarme… Vamos a lo que vamos… Abra la boca y empiece a tragar pastillas hasta que yo le mande parar… ¡A la de tres…!

ELÍAS.- (Coge el cubilete, lo vacía de golpe en la garganta y bebe el agua a pequeños sorbos) La servilleta de papel no está ni se la espera…

LETI.- Hay que ahorrar celulosa… Por el cambio climático, usted ya sabe…

ELÍAS.- Me secaré con la manga de la bata… (Lo hace)

LETI.- Yo que usted, don Elías, utilizaría la del brazo izquierdo para la nariz. Dejaría la del derecho para el morro que se pisa. Resultaría mucho más higiénico…

ELÍAS.- ¡Quítese de mi vista…!

LETI.- Me quito pero vuelvo enseguida… No hago más que dar vueltas a su noria…

ELÍAS.- Ya lo había notado…

LETI.- Hasta la vista, don Elías… Que pase usted un buen día… (Sale)

[ELIAS se queda solo. Se lo crean o no, ha comenzado a emitir un mugido in crescendo, a punto de convertirse en un sollozo de impotencia y de miedo]

Profecías de bufón (Rey Lear) | vivirdebuenagana

FIN DEL CUADRO 1

GARUFA

Estas son las 4 películas más memorables sobre el tango | Noticias | teleSUR

GARUFA

(Relato Porteño)

I

“Mientras el cuerpo aguante”, ¿no es eso lo que dicen? El mío, no sabe/no contesta… A no tardar, de no poner remedio, podríais verme, a primeras de cambio, arrumbado en una de esas esquinas peligrosas que te arruinan vida y hacienda y te estaría bien empleado, como decía mi madre, por bala perdida y encontrada en el templo consagrado a los dioses del desmadre.

Nací así, punto pelota. A las féminas les encantaba cómo era, que es de lo que se trata: uno procura repartir los dones de los que Mamá Naturaleza lo ha dotado, democráticamente. Nunca jamás ninguna había esperado mí discurso alguno sobre cualesquiera métodos que no sean los anticonceptivos… Y lo siento por Descartes, palabra. Con casadas, solteras, viudas o divorciadas, tanto monta, siempre he usado condón; pero agujereado… No corren vientos para echar semillas fuera.

Si debo describirme, dejaré este gustazo a los espejos planos… Situaríame mi natural modestia entre el canon etrusco y el marmóreo esplendor de Praxíteles, la elegante fortaleza de Mirón y la broncínea gracilidad de Policleto… “Diamante en bruto” ahorra palabrería, me consta… pero es que Graciella V., licenciada en Arte por la Universidad de Barcelona, solía escribirme, en veranos sucesivos, unas volcánicas cartas que conservo a buen recaudo por si acaso, de las que he sacado ese desfile de nombres de ahí arriba.

Con la treintena apenas comenzada, yo no quito ni pongo. Mi esqueleto pudo haberse estirado un poco más, lo reconozco; lo compensaba, con creces, mi resistencia física de corredor de fondo y forma: cuando empezaba, no paraba…Un, dos tres y respondía otra vez, hasta que mi contrincante, con la lengua de fuera, pedía tregua…

Reconozco la fatiga existencial que me provoca calzar siempre las mismas zapatillas; por eso era infiel a mis amores, al objeto, no más, de ganar tiempo, reponerme del tedio y ser capaz de evitar dolorosas rupturas y adioses para siempre en la vía muerta de las hojas caídas. La traición resulta siempre menos humillante que el olvido.

En todo caso, favor que les hacía al librarlas de un garufa consumado como Edmundo Lapiedra, servidor de usted, y usted, y usted, y no se me amontonen…

 “Si soy así, ¿qué voy a hacer…?”… “Para mí todas son peras en el árbol del amor”, dale que te pego con el tango arrastrado y aplaudido en el arrastre… Después de la corrida, dos orejas de escuchar los parabienes y rabo para cumplir como se debe.

Me dedicaba a promover eventos a través de la red, por cuenta de una empresa multinacional a la que no citaré en este momento, y ello me proporcionaba sobradas ocasiones para el contacto humano “cuerpo a cuerpo”.

Si me embalo dándole a la mojada, no me faltan motivos para ello…Todo empezó con un rutinario análisis de sangre a través del seguro que me había sido asignado por contrato… Resultó que mi organismo no respondía como cabía esperar y habría que investigar sobre las causas.

La doctora Sanchís, desde el otro lado de la mesa, sin despegar la vista del ordenador, optó por no andarse por las ramas:

-Edmundo, deberá prepararse para un duro combate. Su diagnóstico no presagia nada bueno…

Tres minutos más tarde, fui sabedor de que mi vida amorosa se había ido al garete por una larga temporada… y eso con mucha suerte.

Tragué saliva y me mostré entero, ni más ni menos porque la tal Sanchis, cuarentona de carnes muy bien puestas, figuraba por entonces en mi apretada agenda de probables.

Salí de su despacho aguantando el tipo, con un montón de citas médicas pendientes. De hecho, no rompí a llorar en plan nenaza hasta estar de regreso en mi sancta sanctorum… Los muy hijos de puta, más pronto que más tarde, según le pareció a mis entendederas, se disponían a cortar por lo enfermo a primeras de cambio.

No me cogerían vivo…

                                         II

Me faltó tiempo para presentar al maestro armero mis interminable lista de reclamaciones, sujetas a derecho todas ellas, y memorial de agravios al rebufo.

¿Qué había hecho yo para merecer aquello…? Estaba dispuesto a renunciar a pies y manos, a orejas y a narices…Pero mis partes nobles no me las tocaba nadie… a no ser con amor y a la luz de las velas, Julio Iglesias como música de fondo…

“Yo me debo a mi público”, ¿no se dice así…? Si no puedo ofrecerle pasión desenfrenada vuelta y vuelta, me quedo sin recursos a la hora de satisfacer expectativas… Porque, reconozcámoslo: a mi saber estar no se le pueden poner peros: tengo conversación y no me falta desparpajo mundano; visto razonablemente bien y me ducho con frecuencia, todo lo cual queda devaluado si, en paralelo, cojeo de mi tercer punto de apoyo…

El toro es ahora buey; su estatus de semental carece, estricto sensu, de sentido, aunque para tirar del carro sí valdría…

A este consolador de soledades de entrepierna XXX-L , se le acabó la pila y la pilila. Secula, seculorum… ¡A tomar por el saco…! Por el interés te quiero Andrés… ¡Apañados estamos…!

Botón de muestra al canto: cuando, jugando sobre seguro, acudí a Rita G., mi fan número uno, protagonista de mil y un lances galantes, deleitosos encuentros y locos escarceos, obtuve una respuesta contundente:

-Mira, querido, de sobra sabes que la sinceridad es la mejor de mis virtudes y nunca me ando con rodeos, de no andar los USA de turismo. Puestas así las cosas del querer, mejor será que dejemos de vernos: para aburrirme ya tengo a mi marido…

  Touché… Noli me tangere… A no joderse tocan… Rita García Moreno, del comercio, sección de joyería, a vuelta de correo como quien dice, se apresuró a bajar a las redes un burdo rumor según el cual Edmundo L. pensaba someterme a un cambio de sexo en los próximos meses… Aquella infamia incluía fotografía mínimamente pixelada de “antes de” y hasta tres posibles resultados del proceso transgenérico.

La versión rubia platino, he de reconocer, casi me hacía justicia. En otras circunstancias, me hubiese apresurado a hacerme con sus señas y pasar al ataque… ¿No se afirma en las webs que brazos amputados reclaman su ración de paracetamol e ibuprofeno…? Teniéndolo tan alcance de la mano, no sería yo quien negase a mí mismo una ración de soma, a modo de consuelo paliativo… Solo que… Solo que Edmundo Lapiedra siempre había considerado la autosatisfacción como una vía sin retorno a la homosexualidad en estado larvario…Del mismo modo que empiezas con un porro y marchas de cabeza a la cocaína, la heroína y la ruina de Palmira…

Deseché tal sofisma de inmediato: mi supuesta nueva condición me libraba de todo tipo de sospecha.

Y, sin embargo, permanecía en mi espíritu la vertiginosa sensación de encontrarme cabalgando en un tiomuerto, dando vueltas y vueltas al borde del abismo. Todas las alarmas a la vez parecían haberse disparado de repente…

Mi autoestima se hallaba bajo mínimos históricos. Acabé despedido del trabajo, acusado de absentismo laboral; los demandé y mi recurso se vio desestimado.

Nada peor podía pasarme… Una vez más, estaba equivocado y a éste que lo era, se le dio por las filosofías de cagadero. No tardaron en cruzar en tropel por mi mente un sinfín de interrogantes, a cual más peregrino, destinados a dejarme sin aliento… Citaré únicamente algunos, de los más recurrentes y espinosos…

¿Puede una persona, un ser humano, un individuo de sexo masculino, conservar su hombría dentro de la manada, una vez privado de su condición de macho semental? ¿Cabría plantearse esta modalidad de duda razonable en el caso de una mujer, una hembra de su especie, poniendo su femineidad en la picota? ¿Debemos plantear como apriorismo la cuestión reproductiva no cualesquiera otras, en beneficio ajeno, que no propio…? ¿Sería el “creced y multiplicaos” una maldición divina, lejos de una amorosa consigna paternal nunca de obligado cumplimiento? ¿Debería un diagnosticado como yo terminar sus días de noche interminable en un convento benedictino carmelita camualdense? Y, sobre todo, ¿llevaba razón aquel ínclito doctor Gregorio Marañón cuando afirmaba para quien quisiera oírlo que todos los don Juanes que en el mundo han sido- el de Tirso de Molina, el de Zorilla, el de Unamuno, el de Kierkegaard y así hasta trepecientos…- eran unos sarasas, unos afeminados, unos queer… Nótese, ya puestos, que la inmensa mayoría de los tratantes del mito donjuanesco, resultaron ser escritores, no escritoras… El caso se repite si cambiamos de acera y llegamos a Carmen, de cuya condición de marimacho no ha llegado noticia alguna que uno sepa, de Merimee a Bizet vengo por toda la orilla… Al parecer, vendría siendo el varón y no al contrario el encargado de repartir virilidades…Curioso, muy curioso, amigo Watson… A mí, que me registren.

  Quiero pensar que mantengo mis cabales bajo llave en algún oscuro rincón de mi cerebro. De todas las ocasiones en que pasé por el quirófano, el bisturí operó siempre de cintura para abajo.

Ya no me quedan planes que soñar como no sea la formación de un maduro coro de castrati. Algo he aprendido, ea, a lo largo y lo estrecho del viacrucis: yo seguiría siendo yo si me quedase tuerto, cojo o manco… La Gran Deidad Fálica y su culto fusiforme no va en mi carro a misa negra de las trece campanadas.

A este garufa de bacanal fallida, escupidera en los antros de peor nota, conservado en alcoholes garrafales, todavía le queda cresta suficiente para gritar y que se entere el mundo:

-Al llegar la última hora, que me quiten lo bailao

                                       Fin

Tango y los músicos - Con aire de bandoneón - Acrílico - 1… | Flickr

Nosferatu a su Pesar

Las armas de Christopher Lee | .: Paréntesis :.

NOSFERATU, A SU PESAR aka LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE GANA

Sacha Pitoëff - UniFrance
GINÉS ALCARAZ, APUNTANDO MANERAS…

Seguro estaba de que, de una manera u otra, las aguas terminarían por volver a su cauce, por lo que preocuparse suponía una lamentable pérdida de tiempo.

Las extrañas reacciones de su organismo ante la luz del día jamás podrían ser interpretadas bajo la óptica del manido tópico romántico. Ginés Alcaraz Buendía, de profesión agente comercial, natural y vecino de Madrid, treinta y ocho años, divorciado y padre de dos hijos varones a los que apenas veía por culpa de una ex con ganas de joderlo bien jodido allá donde más duele, no se estaba convirtiendo en un vampiro, un wurdalak, un nosferatu… por mucho que su imagen se reflejase cada vez más borrosa al situarse delante de un espejo.

¿Un tumor cerebral…? ¿Qué pasaba con los dolores de cabeza, trompeteros sine qua non para ese tipo de dolencias…? Y no soñaba, no; qué va… Las noches se las pasaba bien despierto…

Solución de emergencia: a consecuencia del cambio climático, la Raza Humana se iba transformando en sanguijuelas con carnet de conducir e hipoteca bancaria…Para episodio piloto de una serie televisiva de ínfula ecológica presentaba todo tipo de alicientes…

Ginés conservaba, todavía, un par de ases en la manga para su tranquilidad: Los caninos no presentaban alteración alguna, al margen de un inborrable amarillo nicotínico, y su memoria no había registrado ningún episodio equiparable a un ataque vampírico. Por mucho que se explorase táctilmente el pescuezo- algo que hacía de doble y hasta triple comunión diaria-, ningún cráter sospechoso de verter lava hemoglobínica se había cruzado en su camino.

Lo que no se le había escapado, desde el primer momento, al tal Ginés, era la posibilidad de sacar tajada suculenta de un buñuelo de viento con sabor a paprika, ofreciéndolo, a plazos razonables, a la voracidad insaciable de las cadenas televisivas, todo menos “gratis et amore”, bajo el título provisional de “El Vampiro de la Calle de Hortaleza”.

Puntos flacos de la puesta en escena vendrían siendo su inveterada costumbre, tras terminar maritalmente abandonado, de no limpiar cristales que no fuesen los de sus lentes para leer de cerca, explicación más que suficiente para emborronar todo tipo de imágenes, ya se tratase de vampiros, monstruos de Frankenstein o licántropos sin pasar por el barbero; o sus noches en blanco grisáceo, consecuencia directa de su ingesta masiva de café a lo largo del día, con efectos devastadores para el sueño.

Confiaba plenamente en las elásticas tragaderas de las cadenas televisivas a la hora de encontrar un hueco en sus eclécticas programaciones, un totum revolutum de sexo, amor y grabaciones con cámara oculta.

La operación “colmillos” presentaba fácil arreglo: su amigo Félix, protésico dental, se encargaría de proporcionárselos a precio razonable.

 El tema “capa” correría a cargo del archicastizo y protopretencioso guardarropa, herencia de su tío- abuelo Andrés, a la sazón durmiendo laureles y lavandas en casa de su madre, plastificado y, malgré lui, con imbatible olor alcanforado, garantía de su conservación como dios manda.

Sólo faltaba ya la puesta en marcha de un arriesgado plan, destinado a hacerlo varear plata y cagadas de moro descompuesto. Sin embargo, el vampiro de la Calle de Hortaleza se hallaba necesitado, a corto/medio plazo, de un curriculum mortis, o dicho de otro modo: víctimas desangradas a diestro y a siniestro que iniciasen una leyenda urbanita de amplio espectro, madre de lobo con pelleja de cordero… Víctimas femeninas, por supuesto, aunque, la verdad sea dicha, aquel Conde rumano no había mostrado excesivos remilgos a la hora de elegir carne o pescado… A Jonathan Harker no le había puesto a salvo su condición de gentleman británico, como todo el mundo sabe, a la hora de los chupetones en el cuello… Y lo suyo con Rendfield, ilustre papamoscas, por Júpiter Tonante, abofé mejor será no meneallo…

Renfield (GIF) | Hollywood monsters, Creatures, Pre code
RENFIELD. – MOSCAS FRITAS, ARAÑAS CONFITADAS, MARIPOSAS A LA PLANCHA…
DR. SEWARD. -¿Y QUÉ TAL UN SANDWICH DE BROMURO POTÁSICO…?

Ginés Alcaraz Buendía no se andaba por las ramas: experimentos, con gaseosa, muchas gracias…Y, hablando de gaseosa: quedaba por solventar la espinosa cuestión de la ingesta de sangre… A saber los microbios y gérmenes, de cuya diferencia no andaba él muy seguro y habría que consultarlo, que andarían circulando por los torrentes sanguíneos de sus futuras víctimas, todo ello sin hablar de sabores: paladares delicados como el suyo no admiten ni aguachirles, ni litronas ni whiskies garrafales…

Comenzaría los ensayos con bloody maries por un tubo, sangría- a base de rioja tinto, por supuesto-, para luego continuar con un raw hearted roast beef, morcillas morcillonas sin cebolla y, ya por rizar pestaña, comunión diaria bajo las dos especies…

Empero, los interrogantes se acumulaban en la sesera de Ginés como plaga de langosta…

nathanael west - plaga langosta - Iberlibro
EL PISUERGA A SU PASO POR VALLADOLID

¿Debería ir provisto, durante sus correrías en épocas pandémicas, de la reglamentaria mascarilla azul y solo desprenderse de ella en el momento de ir a hincar el diente en la yugular de la víctima elegida?  Otrosí, ¿acaso convendría solicitar de ésta un certificado o fotocopia compulsada de hallarse vacunado contra el Covid-19? ¿No sería preferible el 21…?

Los tutoriales consultados en la red no le ofrecían suficiente confianza, a fuer de equívocos y/o malintencionados: la mayoría se decantaban por promocionar, sin apenas taparrabos, el sexo oral por activa, por pasiva o por recíproca… Solo una o dos propuestas- en respuesta a preguntas formuladas al efecto- se atrevían a sugerir veladamente que, durante “esos días”, el ataque vampírico se hallaba en condiciones de añadir un plus a su fuente habitual de placer y de supervivencia, pero sin desaconsejar del todo la abstinencia por razones de… Higiene íntima, decían…

Tan embebido iba nuestro héroe en tan sexudas cavilaciones, al punto casi de tirar la toalla, sintiendo, una vez más, que el fracaso más rotundo volvía a cebase de su agitada biografía, cuando el Destino decidió jugarle una broma macabra…

Cruzando un paso de peatones con semáforo en rojo bolivariano, Ginés Alcaraz Buendía no advirtió la presencia en la zona de un mastodóntico camión anaranjado, enfilando la avenida a todo gas butano, el cual, sin poder evitarlo, procedió a plancharlo contra el suelo hasta dejarlo convertido en cebra en blanco y negro… Accidents happen… ¿Acaso eso no es cierto…?

Cuando, por fin, se despertó Ginés, se halló tumbado sobre una cama hospitalaria, cubierto de vendajes y cruzado por tubos y más tubos de todos los colores, saliendo y entrando de una retorcida plasta Valdemar, que era todo lo que quedaba de su cuerpo…

Edgar Allan Poe - La Verdad Sobre El Extraño Caso Del Señor Valdemar  www.masalladeloseones.com | Edgar allan poe, Allan poe, Arte

Antes de haber podido formular pregunta alguna, una angelícal criatura que cruzaba lo que parecía horrores a una sala de urgencias, cogida de la mano de su madre, acertó a ofrecerle una respuesta, y, sin saberlo, una tabla salvadora a la que asirse en tan dramáticas circunstancias personales:

La trayectoria cinematográfica de Shirley Temple - Libertad Digital -  Cultura
– MIRA, MAMÁ…¡ UNA MOMIA…!
Mummy Klaris GIF - Mummy Klaris Abbott And Costello Meet The Mummy -  Descubre & Comparte GIFs

Y Ginés, después de muchos días, muchas semanas, muchos meses, muchos años, se sintió invadido por una súbita felicidad. El Destino había dado, esta vez, en el blanco de las vendas y las sábanas… ¡Que vampiros ni que pollas en vinagre…! Pensaba escribir un relato autobiográfico, un best seller a nivel mundial, el primer clásico del siglo XXI… Una novela titulada “La Metamorfosis” y que empezaba así: “A la mañana siguiente, al despertarse, Gregorio Alcaraz se halló convertido en una horrible momia…”

Una verdadera lástima que ya existiese otra obra homónima, cuyo comienzo, mutatis mutandis, venía siendo lo mismo…

Por fortuna, Ginés nunca llegaría a enterarse. Mientras el personal de guardia procedía a ingresarlo en la UCI, ¿pues no va y se nos muere en el camino…?

Hubo un happy end, después de todo: aquel pobre infeliz murió contento.

Cuando acudió Caronte a buscarlo en su barca, Ginés estaba recibiendo el Planeta en Barcelona y el público aplaudía, enfervorizado…

FIN

تويتر \ Planetadelibros.com على تويتر: "Ha llegado el día. Todo listo para  la ceremonia de entrega del Premio Planeta 2019. #PremioPlaneta2019  @edit_planeta https://t.co/8m2umZLJ7Y"

La Verdad del Cuento

Muchos Ojos / Eyes - a photo on Flickriver

LA VERDAD DEL CUENTO

I

Neonormalidad nº 36. Crimen y castigo

No me imagino llamando a la Policía para contárselo; tanto los sicólogos como los siquiatras tendrán casos urgentes de los que preocuparse; confiárselo a mi actual pareja o a mis amistades más íntimas queda descartado, sine die: un ego tan en carne viva como el mío, podría salir, me temo, seriamente lastimado… El resto de credibilidad personal que procuro mantener a salvo, no podría permitirse semejante exceso de sinceridad mal entendida.

Se trata, digámoslo de una vez, de pequeñas alteraciones de una realidad cotidiana basada en saludables manías, como pueden serlo el que yo, jamás de los jamases, dejaría fuera del frigorífico un cartón de leche empezado, o un cigarrillo encendido ardiendo a solas en un botafumeiro de cristal, rodeado de cadáveres fraternos.

 Un ejemplo más, por si no encuentran suficientes las pruebas aportadas: nunca me he ido a la cama sin cerrar previamente la puerta de la escalera con dos vueltas de llave, la cual debía, por razones de seguridad, permanecer en la cerradura hasta levantarme al día siguiente.

 Nunca he escuchado voces y bien que lo lamento: me hubiese encantado preguntarles a qué iba o venía aquel Halloween montado en mi, hasta hacía bien poco, tranquilo apartamento de soltero.

…Y, de repente, todo comenzó a deslizarse, sin prisa pero sin pausa, hacia terrenos entre la provocación y un espanto disfrazado de abuelita. Si la botella de leche aparecía, turris eburnea, sobre mi mesa de despacho o si la puerta de mi casa se pasaba la noche de par en par abierta, atribúyase, exclusivamente, a… un lapsus, un despiste; incluso al hecho de haberme pasado en la bebida, un estilo de vida disipado ajeno a mi morigerada existencia por completo.

Pero avancemos… Olga, viuda consolable a la desazón, amiguísima con derecho de pernada, duerme conmigo algún fin de semana que otro (de pillarla en caliente)… Esto son hechos; sentir la nuca acariciada por rítmicos jadeos, encamado al vacío, propiciaba que escalofríos helados recorriesen, fugaces, sube y baja, mi espinazo, al sentirlos y olerlos; otro tanto ocurría, podría afirmarse sin mentir, con la súbita e intermitente aparición de rostros borrosos, revoloteando en el fondo del espejo del recibidor, tras la puesta del Sol hasta la madrugada.

Todavía me causa mayor desasosiego el hecho de permanecer las veinticuatro horas del día sintiendo que unos ojos, muchos ojos- centenares de ellos, diría yo ( pares o impares no podría asegurarlo: nunca los he contado- se preocupan de seguirme a todas partes, incluidas las menos supuestamente decorosas.

Y ahora ve tú y presenta denuncia en el juzgado o coméntaselo a tus amigotes del casino o déjalo caer, en decúbito supino, junto el cuerpo desnudo de una odalisca regalo del destino, con el riesgo seguro, en este caso, de quedarte descompuesto y sin apaño para casos de urgencias de libido…

El quimérico inquilino, Roland Topor: Yo soy la multitud - Fabulantes

                                          II

Cómo ver las películas de James Bond gratis en YouTube

¿Una casa encantada…? Quitaos de la cabeza semejante dislate. Aquí uno, racional hasta las cerebrales nalgas, no se asusta ni deja de asustarse de demonios pintados y, por supuesto, preferiría enfocar el asunto por otros derroteros más mundanos.

Quizás los Servicios Secretos nacionales- sin descartar los de alguna potencia extranjera- se hayan interesado por mi humilde persona. No hay que echar en saco roto el hecho de que, en el transcurso de unas lejanísimas elecciones municipales, hubiese votado a la candidatura comunista o que, en mi biblioteca, figuren varias obras de Mijail Bakunin y Proudjon o que, allá por los sesenta, hubiese firmado manifiestos en contra de la Guerra de Vietnán…

Si se enteran de todo y todo está apuntado en algún sitio, puedo estar siendo objeto de una represalia a posteriori, de efecto retardado… Que estén intentando asustarme aquí y ahora habría que enmarcarlo en una estrategia de “tierra quemada”, aviso a navegantes…

El complicado montaje de todos aquellos efectos especiales hacía suponer que “el enemigo en casa”, y nunca mejor dicho, disponía de todo tipo de carísimos recursos a su alcance…

¿Sería Olga su agente infiltrado? Una bella mujer, caída del cielo, que se mete en tu cama por curarse de supuestas soledades bien podría ocultar una astuta y despiadada Mata-Hari… La verdad, no hacía muchas preguntas e iba a lo suyo siempre, aquí te pillo, aquí te mato; pero, tras mezclar alguna droga a mi bebida, podría haber estado hurgando en mis papeles o en los archivos de mi ordenador… En busca de qué vendría siendo la madre del cordero…

¿Sería yo el wrong man, el hombre equivocado?  Eso solo sucede en las películas… Saben a lo que van y se han molestado en comprobarlo: no es cosa de dilapidar los presupuestos de Defensa…

Olga es la variante rusa del “Helga” escandinavo y además, rima con Volga… Quizás suene a tontería, pero a la tovarich Olga le encantan la ensaladilla y los filetes compatriotas de la misma…Todo empieza a casar, ¿no les parece?  Esperen porque aún queda lo mejor: me llamo Jaime Bonmatí… O, dicho de otro modo: mi nombre es…Bon, Jaime Bon… Me he puesto a sudar como un becerro de hojalata.

Peter Lorre (1904 -1964) - Tu Cine Clasico
-MI NOMBRE ES BON, JAIME BON…MATI…

III

SPECTRE - Wikipedia

Procedamos con tiento. Ella no sabe que yo sé y eso me proporciona cierta ventaja, de momento. Espero sorprenderla en un renuncio que la deje con el culo al aire… y no para besarlo con unción religiosa como había venido haciendo desde la intemerata, sino para poner las cosas en su sitio.

Pues no va ella y se presenta en casa sin ser viernes, con una bandeja de fiambres selectos y una botella de vino Albariño, alegando nostalgias impacientes de compartir calor humano, con Julio Iglesias Senior de música de fondo .

Spasiva…- le digo, sibilino, agradeciendo las viandas ofrecidas.

– Querrás decir “hiperactiva”, cariño, y con unas enormes ganas de jugar…- respondió la infiltrada, haciendo gala de una enorme sangre fría.

– Juguemos pues… ¿Estás pensando en la ruleta rusa?- contrataqué con una estocada Lagardere.

– Lo mío es el strip póker… Y me dejo ganar, como bien sabes…

Touché. Su siguiente comentario tampoco es que tuviera desperdicio reciclable:

-Había pensado traer empanada de pulpo, mucho más consistente que esas mariconadas de los emparedados… A mí me encanta el pulpo…Ojalá dispusieras tú de ocho tentáculos…-dejó caer entre sonrisas picaras y pestañeos obscenos.

A punto estuve de sufrir dos o tres lipotimias, una detrás de otra… Una agente de Spectra… Eso era ella, con tanto discurso cefalópodo. Jaime Bon debía atarse los machos si pensaba dejarlo todo atado y bien atado: aquella hembra era de armas tomar, incluida la Walther PP semiautomática, o el tiro te podría salir por la culata…

De repente, se hizo la luz en mis circuitos cerebrales… A ver cómo lo explico… Tal que así: no se escapará a la perspicacia del menos avispado de nuestros lectores que un rebumbio de siglas como aquél- de la CIA al KGB vengo por toda la orilla, pasando por el CESID y por ESPECTRA-, ponía sobre la mesa de billar demasiadas bolas negras como para acabar haciendo carambola… Demasiado también para el cuerpo, por escultural que éste luciese, de una Olga calentorra y provinciana a la que había que echar de comer y de dormir aparte…

De nuevo, volvíamos al principio y el principio fue el verbo…Sólo quedaba por averiguar cuál vendría siendo, a qué conjugación pertenecía, si copulaba o no, y elegir entre intransitivo y transitivo…

Debería hacérmelo mirar. A lo mejor, todo es mucho más simple: a lo peor, estoy como una cabra… Habrá que revisar mi árbol genealógico en busca de tarados, turulatos y mochales…

IV

Imágenes y Carteles de HOLMES Pag. 18 | Desmotivaciones

De hacer caso a la memoria a charcos de mamá, que en paz descanse, mi tío abuelo Julio coleccionaba huesos de cereza, decorados hasta hacerlos parecer cabezas jíbaras, con su pelito y todo, en un número no inferior a los quinientos y todos diferentes entre sí. Por desgracia, mi tía abuela Encarnación, ante una inesperada comparecencia de comensales, confundiéndolos con garbanzos, echó mano de ellos, una vez bien pasados bajo el chorro grifo hasta soltar adherencias implantadas y coloretes varios, por completar el potaje castellano con destino  al almuerzo de cuaresma que estaba disponiendo para el día siguiente, sin contar con llegadas de parientes gorrones.

Otro caso digno de ser tenido en cuenta, vendría siendo el de Juancito, primo segundo mío por la rama paterna, cuyo entretenimiento favorito durante la adolescencia, tras una lectura mal digerida de “Príncipe y Mendigo” de Mark Twain, consistía en asegurar en su entorno más cercano ser de sangre real y que sus padres se lo habían comprado a unos gitanos.

Mis abochornados tíos se vieron obligados a revolver Roma con Santiago para impedir que tal patraña no acabase figurando, bajo grandes titulares, en la portada del semanario “El Caso”…

En cuanto a mamá, la pobre vivía obsesionada con la digestión y sus peligros en el albur de cortarse como la mayonesa, por lo que me obligaba a no mojar los pies ni la cabeza hasta cuatro horas largas transcurridas tras la ingesta de cualquier tipo de alimentos, un azote estival a lo largo y lo ancho de mi infancia, con el cartel de “prohibido bañarse” siempre presente en la angustiada mirada materna…

Vale, lo reconozco: todo lo dicho aquí no acredita síntomas de demencia a los que remitirse, a la hora de explicar el poltergeist que se viene montando en torno mío.

¿Qué nos quedaba pues…? Simplemente, que el autor- no el narrador- necesitaba un arranque con gancho para poner en marcha este relato, cuyo título ha estado mutando en el transcurso de su proceso creativo.

Tras empezar llamándose SOSPECHOSOS HABITUALES, pasó a titularse EL ABRAZO DEL PULPO  y acabó con el menos ruidoso que figura, por fin, al principio del texto, LA VERDAD DEL CUENTO, todos ellos tomados de prestado…

Y es que el autor, entre tanta tragedia migratoria, tanta pandemia a nivel mundial, tanto cambio climático, tanto Krakatoa canario, tanto referéndum catalán, tanto precio del kilowatio/hora, siente necesidad de compartir una furtiva sonrisa con lectores anónimos que me miran desde el otro lado de la pantalla y que, ¡oh sorpresa!, vendrían siendo los únicos responsables de andar cambiando de sitio mis cartones de leche,  atiborrar mis ceniceros de colillas, dejar abierta la puerta de mi casa, proyectar sombras chinescas detrás de mis espejos, o andar soplándome detrás de las orejas por las noches… Una conclusión a la que he llegado a partir de lo afirmado por Holmes, que de esto entendía un rato: «Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad».

Si es que he logrado despertar un sonrisa suya, me doy por definitivamente satisfecho…

FIN

EL AUTOR DE ESTE RELATO, TRAS EXITOSO TRATAMIENTO REJUVENECEDOR A BASE DE JALEA REAL Y BABA DE CARACOL, TOMANDO BUENA NOTA DE QUIÉN Y QUIÉN NO LO ESTÁ LEYENDO…

Dos eran Tres (y 3)

Vodevil (Vaudeville) - EstiloSwing

DOS ERAN TRES ( y 3.)

VODEVIL A LA INGLESA EN UN ACTO Y TRES CUADROS

Cuadro Tercero y Sanseacabó, que ya iba siendo hora…

170 Puppets ideas | puppets, puppetry, puppet theater

[No os lo vais a creer, pero el antiguo cuchitril verbenero se ha convertido ahora, hoy se ha cumplido un año, en un espacio acogedor, típicamente femenino, donde la luz es la protagonista absoluta, el buen gusto reina por doquier y… y al que dios se la dé, San Pedro se la bendiga. Tarde de domingo estival. ROBERTO, bajo un batín de seda de gusano hacendoso, se entretiene jugando con el móvil, al arrullo de una más bien poco probable melodía tibetana. A punto está de todo irse al carajo… Preparados, amigos… Por la izquierda (o por la derecha, al autor le da igual) comparece una LULA que ha perdido las gafas y ganado el infierno definitivamente, deseosa de enterarnos a sus fieles lectores de lo que allí sucede, como corte de mangas que acabe con su historia, un poco antes de la bajada definitiva de telón]

LULA.- Dichoso juguetito…Te tiene obnubilado… Prueba a meterte el dedo allá donde te quepa: adiós ludopatía y hola al mundo real… ¿Y qué es ese ruido…?

ROBERTO.- Música tibetana…

LULA.- Y tú, el abominable hombre de las nieves… ¿Vas a apagarla o no? Me estalla la cabeza… (Dejan de sonar los campaniles)… Menos mal que ya nos queda poco… ¿Cómo piensas celebrar el primer aniversario de nuestro encuentro providencial bajo estos mismos techos?

ROBERTO.- Tú y yo viviendo juntos cerca de doce meses… Verlo para creerlo… ¿Cómo opinas que debiera llamarse la película…?

LULA.- Dímelo tú, amor mío. Reconozco que la cinefilia no es mi fuerte…

ROBERTO.- Elije entre estos tres posibles títulos…“Cumbres Borrascosas”…“El Hundimiento de la Casa Usher”… “La Mujer y el Pelele”…

LULA.- “La Mujer y el Monstruo”, en todo caso… Loco por demostrarle a tu amiguito la clase de gorgona que yo era, ocupando su puesto en nuestra relación… Era jugar muy fuerte: confiabas en que llegase a odiarme más que a ti. Bastaría con hacer un poco de teatro a los pies de su cama: arrepentimiento, propósito de enmienda y unos brazos abiertos ofertando consuelo… La culpa, toda mía: put the blame on Lula… Volverían las aguas a su cauce, Stanislavski podría dormir tranquilo… Willy y Roberto, sociedad limitada… Solo que ésta que lo es, todo menos paciente, empezaba a estar de un poco harta de cambiarle los pañales al apuesto muchacho…

ROBERTO.- Y ello precipitó inesperados cambios de pareja…

LULA.- Curiosidad malsana por mi parte… No hacía más que hacerte propaganda… Guille te adoraba… Su becerro de oro…

ROBERTO.- Ni siquiera te atrevas a nombrarlo…

LULA.- Error imperdonable, ganar una batalla para perder la guerra… Todos los raritos sois iguales… Inseguros, resentidos, cobardes y llenos de complejos. Mi hermano, en cambio, era todo un valiente, por eso se tomó dos tubos de pastillas, disueltos en un vaso de ginebra…

ROBERTO.- Hasta puede que tú misma se lo sugirieras a lo Sra. Danvers…

LULA.- No. No hizo ninguna falta… Pero si tratas de averiguar lo malvada que puedo llegar a ser, de proponérmelo, pasaré a exponerte un pequeño fuego de artificio que se me ha ocurrido como celebración de aniversario. Sé que vas aceptarlo, partiendo de la base de que tu maldad corre pareja con la mía…

ROBERTO.- La maledizione caerá sobre nosotros… Los dos le hicimos un daño irreparable… No he vuelto a saber nada de Willy… Tienes razón: resultaba agobiante… En cambio tú, querida, demuestras cada día una nueva faceta en tu ignominia, convertida en una auténtica caja de sorpresas… Giovanni Papini, en su “Juicio Universal”, olvidó mencionarte, en su parco apartado de “Mujeres Pecadoras”, al lado de Madame Pompadour, Rotrude, Fulgosa o Agripina…

LULA.- Él se lo pierde, qué quieres que te diga…

ROBERTO.- Ese plan destinado a que mi admiración hacia ti no tenga límites es lo que quiero oír… Vamos, empieza…

LULA.- Se trata de que, para la cena de esta noche, encarguemos un menú especial…

ROBERTO.- Möet-Chandom en enema, caviar iraní para esnifar, cacas de perro callejero a lo Divine … ¿A ese tipo de truculencias culinarias te refieres…? No, muchas gracias…Ayuno y abstinencia por lo que a mí respecta…

LULA.- Sigues sin conocerme, mon petit bourgeois…Pierdo el tiempo contigo… Procura concentrarte… Mírame fijamente a los ojos…

ROBERTO.- Veo dos pupilas dilatadas… O sea: que no se te puede dejar sola…

LULA.- Roberto, mírame fijamente a los ojos o hemos terminado…

ROBERTO.- Espera a que me ponga las gafas… (Las busca en derredor)

LULA.- Déjalo… Da igual… Para el menú de esta noche me ha parecido chic encargar una pizza tamaño familiar en el restaurante donde trabajaba Guille…

ROBERTO.- No lo dirás en serio…

LULA.- Muy en serio…

ROBERTO.- Me niego en redondo…

LULA.- Si la pizza es cuadrada también vale…

ROBERTO.- Respiraré hondo y contaré hasta diez…

LULA.- El famoso remedio de tu santa madre, que, a espaldas de papá, te vestía de niña siendo un renacuajo, porque le hacía ilusión coserte vestiditos… ¿Sabes qué más? Podrías aprovechar la llamada y preguntarles por tu querido Willy, culo inquieto…

ROBERTO.- (Histriónico perdido) ¡Mujer infame, retira esas palabras o no respondo de…!

LULA.- A lo mejor, a lo peor, ha seguido trabajando allí todo este tiempo y nosotros en Babia… Confiesa que te gustaría verlo, siquiera una vez más… Además, le daríamos una buena propina por ponerlo contento…

ROBERTO.- (Tragicómico) Willy no habría dejado transcurrir tanto tiempo sin ponerse en contacto con nosotros…

LULA.- Sobre todo, contigo…

ROBERTO.- Venga, llama, ¿a qué espera mi serpiente tentadora…?

LULA.- El móvil me lo he dejado en la mesilla. Utiliza tú el tuyo…

ROBERTO.- No me atrevo, maldita sea… (Gesticulando) Me he quedado sin voz, ¿no se me nota? Aggggh…

LULA.- Vete buscando el número. Seguro lo mantienes en “contactos”…

ROBERTO.- (Manipula el móvil) Sí, aquí está… Por favor, marca por mí, te lo suplico… ¿Quieres que me ponga genuflexo…?

  LULA.- La última vez que lo intentaste, fuiste incapaz de levantarte y tuvimos que llamar a urgencias, pensando que habías sufrido un ictus… El sexo oral, al menos con mujeres, nunca ha sido lo tuyo… Le pones voluntad, pero no es suficiente… El peor fingidor de orgasmos que conozco… Debiera impartirte algún cursillo…

ROBERTO.- Voy a llamar… ¿“Trattoría Manolita”? ¿Podría enviarnos una pizza familiar con mucho parmesano, pepperoni a rabiar y abundantes anchoas? Para beber, cerveza, dos cervezas, tres cervezas… Roberto Martínez, Calle del Arenal, 17, 3º Izquierda…Un pequeño detalle: hemos estado mucho tiempo de viaje y nos gustaría que nos hiciese llegar la pizza y las bebidas por un chico que trabajaba ahí… ¿Nombre?  Guillermo… Conoce nuestra casa, así tardaría menos…Sí, comprendo… Lo más pronto posible… (Corta la comunicación, pálido como un muerto) Está llevando un pedido. En cuanto vuelva, se hará cargo del nuestro… Cosa de veinte minutos, media hora…

LULA.- ¿Ves qué sencillo…? ¿Cuándo terminarás de conocerme?

ROBERTO.- Ya te estás largando… Quiero estar solo para recibirlo. Sólo harías estorbar, así es que… ¡Fuera, vete; por favor, andiamo via…! Vas a estropearlo todo… No queremos mujeres…

LULA.- Esta casa es tan tuya como mía, querido…

ROBERTO.- ¿Puedes presentarme algún papel que lo acredite…?

LULA.- Montones de recibos pagados a través de mis cuentas, por ejemplo…Déjame que me quede y que actúe de testigo en vuestro encuentro: será muy divertido, ya verás… Juicio de Salomón, en vivo y en directo…Tú lo agarras de un brazo; yo, del otro… Y quien tire más fuerte, se lo queda…

ROBERTO.- Hemos vuelto al principio. Que él mismo lo decida. Yo acepto, de antemano, el veredicto… No me parece poco…

LULA.- Por una vez, de acuerdo. Sé cómo manejarlo. Una vez elegida por amplia goleada, mi vanidad a salvo, me encargaré de que no vuelva a molestarme. Dejarlo sin trabajo, lo primero… Una denuncia por andar conduciendo sin carnet; otra, por tenencia ilícita de armas… Esa pistola que se empeñaba en llevar siempre encima cuando se veía obligado a circular de noche por ciertos arrabales periféricos… “La ciudad sin ley”, la llaman los repartidores… Lo voy a dejar para el arrastre, siempre que no te importe…   

ROBERTO.- No seré yo quien recoja sus pedazos. Acostumbrado a moverse entre fogones, el olor a fritanga que despedía cuando le conocí, hoy por hoy, iba a resultarme insopotable…

LULA.- Saquemos una conclusión, ¿no te parece? Nada impide que sigamos funcionando como equipo… Hemos nacido el uno para el otro… Dos es compañía y tres son multitud, un dicho muy antiguo… Después de todo, le hacemos un favor. Somos una ONG minimalista. Esta clase de vida licenciosa no le conviene a una criatura todo candor como nuestro Guillermo…Debemos evitar que lo perviertan…

ROBERTO.- Gratis et amore…

LULA.- ¿Cómo si no…? Estoy deseando verlo… No habrá cambiado mucho. Al menos, eso espero… ¿Podrás creer que siento un calorcito la mar de juguetón recorriéndome el cuerpo…?

ROBERTO.- ¡Viciosilla…! Montemos algo rápido por aliviar las tensiones de la espera…

LULA.- El corazón me dice que está a punto de llegar. No debiera pillarnos en actitudes poco decorosas… Contente pues y tomemos aliento…

ROBERTO.- Nada mejor entonces que un viajecito al Tibet para sumirnos en sus relajantes sonidos milenarios… (Vuelve a poner la música) Con un poco de atención por tu parte, percibirías nítidamente el trino de los pájaros…

LULA.- Aquí, quien está que trina es una servidora; lo que ocurre es que a mí no me tomas en serio…

ROBERTO.- Son aprensiones tuyas… (Suena un timbre o quizá un cañonazo. Va hasta el telefonillo y lo descuelga) Dichosos los oídos… Sube, sube… El Comité de Bienvenida está a punto de cantarte lo de “Willy querido, te recibimos con alegría…”   (Va a abrir la puerta y regresa a la sala, sin que le llegue la camisa al cuerpo)

LULA.- Tranquilo, tú, que disponemos de mayoría absoluta… Voy a quitar la música: ya no nos hace falta… (El silencio, ahora, corta como un cuchillo. Se oye un portazo y Willy aparece en escena, amplia chupa de cuero negro y gorro de la empresa. Ha perdido ya todo su encanto y se muestra chulesco y agresivo. Muestra un aspecto horrible. Mejor no preguntarse qué demonios habrán estado circulando por sus venas)

WILLY.- (Deposita la bolsa del pedido sobre el suelo) Veintidós euros.

ROBERTO.- Déjame que te vea…

WILLY.- Paga primero…

ROBERTO.- (Le entrega dos billetes) Quédate con la vuelta…

WILLY.- Gracias… ¿Qué hace ésa aquí?

LULA.- Quedarme sumamente preocupada… No parece que te vayan bien las cosas…

ROBERTO.- Yo lo encuentro en magnífica forma… Deberíamos darnos un abrazo…

WILLY.- Mejor que corra el aire…

LULA.- Me lo has quitado de la boca…Voy a abrir las ventanas…  (Olisquea el aire, la muy pécora, echándole narices) ¿No percibís un aroma a perro muerto…?

WILLY.- Mis deportivas seguro…Si tuvieses que subir al día tantos pisos como yo, terminarías por oler como yo huelo… Si no deseáis nada más, cojo carrera; todavía tengo pendientes tres pedidos. Encantado de veros tan felices y contentos…

LULA.- Aguarda, chico… Creo que Roberto, mi marido, aún tiene algo que proponerte…

WILLY.- Si no se enrolla mucho… A las ocho termina mi jornada y nadie me va a pagar las horas extra…

ROBERTO.- Tanto Lula como yo estamos de acuerdo en reconocer que no nos hemos portado excesivamente bien contigo. Por remediarlo de alguna manera, se nos ocurre la posibilidad de… de apadrinarte, de hacer un seguimiento remunerado de tu vida; pero por separado, por evitar roces y rivalidades que terminarían por arruinar nuestro proyecto. Para ambos, resultaría un motivo de legítimo orgullo el resultar elegidos para ser una luz y un puerto seguro en tu andadura. De hecho, compartiríamos los gastos a cubrir por la cuantía precisa en cada coyuntura a la que debamos enfrentarnos…

WILLY.- Y turnarme para pasar por vuestras camas… O sin turnos siquiera, bocadillo caliente… No me dedico a eso… Actualmente, ya no… Ahora vivo en pareja…

LULA.- ¿Alguien se ha interesado por tu estado civil…?

ROBERTO.- Me alegro… Lo creas o no, me alegro… (Trata, sin éxito, de pasarle el brazo por el hombro)

WILLY.- No me resultó fácil olvidaros a los dos a la vez, de una tacada…Hubo que elegir entre volverse loco o las sustancias… He logrado desengancharme no hace tanto… No quisiera recaer… y aparecéis vosotros intentando hacerme participar en vuestros malditos juegos… ¿Queréis jugar…? ¿De verdad queréis jugar…? Pues no será conmigo…

LULA.- Baja la voz. Conseguirás que me estalle la cabeza…

ROBERTO.- Tratamos de ayudarte… A ti y a tu pareja, chico o chica, si ha lugar…

WILLY.- Habéis sido unos maestros excelentes en el arte de joderme la vida… Me acuerdo de… de aquella maledizione para quienes se atreviesen a hacerme cualquier tipo de daño… Se me ha cruzado el cable. Vais a jugar a lo que yo decida…

LULA.- Te queda un poco grande el erigirte en líder carismático. Te animo a que practiques… Los maestros de ceremonias están muy cotizados… Roberto, no sé tú, pero yo encuentro francamente tedioso este ajuste de cuentas de efecto retardado… Vamos, dile que se vaya: ha agotado su tiempo y mi paciencia…

WILLY.- (Ha sacado una pistola del bolsillo y los apunta algo más tembloroso de lo conveniente) Busca una cuerda y átala a esa silla… Que se calle o le pondremos también una mordaza…

LULA.- Bravo, bravo, bravísimo… Utiliza el cordón de esas costinas…Yo mismo te lo alcanzo… (Dicho y hecho. Roberto sigue el juego pero sin saber a qué atenerse. Lula se ha sentado en una silla, situando los brazos a su espalda, y se deja atar, en apariencia encantada de la vida)

 WILLY.- Asegúrate de apretar fuerte los nudos…

ROBERTO.- ¿Por qué no lo dejamos…? Como hapenning ya me parece suficiente…

WILLY.- Sólo será un momento… Y vas a divertirte de lo lindo… Se trata de que seas tú, no yo, quien elija el ganador de esta partida… Me dispongo a poner la pistola en tu mano y ordenarte que dispares contra ella… Pueden pasar dos cosas, o mejor dicho, tres… Que me obedezcas; otrosí, que dispares contra mí, o una tentadora variante: que, antes de disparar contra la tercera en discordia,  tú y yo nos entretengamos un buen rato haciendo perrerías a la parienta…

LULA.- (Sonrísa algo forzada. Se ha dado cuenta demasiado tarde de que el dangerous game se le ha ido de las manos) ¿Puedo opinar yo? En oferta, un plan alternativo…

WILLY.- Ponle la mordaza para que se calle… Toma, cinta de embalatar…(La saca del bolsillo y se la entrega)

ROBERTO.- Disculpa las molestias, querida… (Procede) Paso siguiente…

WILLY.- Una vez llegado el momento de las elecciones… disparas contra ella o contra mí… Te advierto que el arma que manejas no está cargada con balas de fogueo…

ROBERTO.- De nuevo me veo obligado a pedirte disculpas, amor… Naturaleza me dicta sus designios… (Dispara dos veces) Uno más, por si acaso… ¿Y qué hacemos para celebrar este feliz reencuentro?

WILLY.- Abrazarnos, besarnos, abrirnos de bragueta, una bajada general de pantalones… Pero antes, si no te importa, devuélveme mi arma, no vaya a suceder una desgracia fortuita y alguno de nosotros resulte lastimado…

ROBERTO.- Has madurado mucho en estos pocos meses… (Le entrega la pistola)

WILLY.- Y ahora, por favor, cierra los ojos, y no vuelvas a abrirlos hasta que yo te avise… (Se acerca a Roberto, le apoya la pistola en la sien y le descerraja un tiro, para, a continuación, limpiar el arma de huellas dactilares y colocarla ad hoc, en la mano derecha del falso asesino. Como final de fiesta, móvil en mano llama a la Policía). Por favor, rápido, acudan a la calle del Arenal, 17, 3º izquierda. Se ha cometido un crimen… Llegué con una pizza, la puerta estaba abierta y…No, no tocaré nada… Les espero. Vengan pronto, joder… El asesino puede estar en la casa todavía… (Cuelga, se guarda el móvil, abre la caja de la pizza, separa una porción y se pone a masticarla entre sollozos, mientras suena, in crescendo, “Rigoletto”)

WILLY.- ¡La maledizione…! ¡La maledizione…!

                            FIN DE DOS ERAN TRES

Dos Eran Tres (2)

Vodevil (Vaudeville) - EstiloSwing

DOS ERAN TRES (2)

VODEVIL A LA INGLESA EN UN ACTO Y TRES CUADROS

Cuadro Segundo

clown – DENTRO DEL PANDEMONIUM

[Jueves era jueves de Pascua Florida. Falta un cuarto de hora para las cinco en punto de la tarde. RO, vestido de domingo, se pasea por la habitación, cuidando los últimos detalles estratégicos. Se nota, eso sí, que alguien se ha encargado de quitar un poco el polvo y de levantar trastos desde el suelo hasta cualquier otro sitio.]

RO.- (Se dirige a los lectores, en el caso de haberlos) Ahora me van a escuchar a mí, ojos para que os quiero… Si a Willy el Niño y a su novia secreta les quedase una pizca de vergüenza torera, se habrían presentado aquí con media hora de adelanto, por no tenerme con el corazón en la puñeta… Me dejarán plantado, ¿qué te apuestas…? Él, al que he rescatado, como aquel que dice, del arroyo, encaramado sobre su motocicleta, y ella, sabe dios qué clase de lagarta draconiana, seguro no se esperan la lupercalia que les tengo preparada… Uno, por las buenas, San Pancracio, abogado de los pobres de pedir; por las malas, Cayo Calígula, pero Callo con elle… (Suena un timbre) Sus y a ellos, Roberto… El santuario no se rinde… (Pulsa un botón, telefonillo en mano) Todo seguido hasta el tercer piso. Sin problemas, si os agarráis al pasamanos… (Cuelga y se contempla, por última vez en un espejo que pasaba por allí) Sobresaliente con matrícula de honor… A punto he estado de no reconocerme… (Entran LULA y WILLY, en plan empalagoso, cogidos de la mano. La chica se parece un montón a la Anna Karina godardiana o, quizás, a una Isabelle Adjani intelectuala con gafas, que manto monta, monta tanto (el que no monta más será porque no puede); en cuanto a Willy, peinadito con fijador y brillantina, luce que te lucerás vaqueros agujereados y camisa hawaiana).

RO.- Henos de Pravia… Vamos, tú, Capuleto, preséntame a la novia… ¿No era eso a lo que habíais venido…?

WILLY.- Roberto, te presento a Lula; Lula, te presento a Roberto…Hala, ya podéis empezar a buscaros los defectos mutuamente…

LULA.- Primero, y según el protocolo, deberíamos proceder a osculearnos…

RO.- Por supuesto… (Cuando se dispone a hacerlo, se encuentra con una cobra indiscutible y emprende vergonzosa retirada)

LULA.- Pero yo prefiero excusar ese tipo de tópicos… ¡Resultan tan manidos, tan forzados, tan old fashioned…! Prefiero que me bese Guille, la verdad… Besaos vosotros dos si es que os lo pide el cuerpo…

WILLY.- Pues va a ser que sí…

RO.- (Aparte) Ni se te ocurra… Pasemos al salón, niñas y niños… Os he dispuesto un pequeño refrigerio…Un buffet en frío, para ser más exactos…

LULA.- Una merendola… ¡Todo un detalle por tu parte, Roberto…! Le haremos los honores que merece…

RO.- Acomodaos donde podáis… Charlaremos un poco mientras yo, dado el caso de pasar un angelito en medio de la conversación languideciente, y por romper el hielo, voy pasando la bandeja en régimen de autoservicio. Manteles no usaremos, por el cambio climático…

WILLY.- Yo te ayudo…

RO.- Tú te sientas con ella… En el sofá, si no os importa… (Lula y Willy proceden a instalarse, como siempre cogiditos de la mano)

LULA.- ¡Parece muy antiguo…! Todos esos cojines naranjas de la China y el tapizado de cretona oscurecida… Me recuerda la casa de mi abuela… Supongo, Roberto, que no esperarás de nosotros una escena del sofá a la antigua usanza…

RO.- Si he de ser franco, me gustaría saber a qué atenerme con lo vuestro…

LULA.- Lo mío con Guille- ya estarás enterado-, podría llamarse una relación… platónica, con opción a pasar a mayores, en el caso de que ambos lo consideremos oportuno ¿me explico con suficiente claridad?

RO.- A las mil maravillas… ¿Más aristotélica que platónica o mas plátónica que aristotélica vuestra entente cordiale? A una mujer tan inteligente como tú, no se le escapan ese tipo de matices…

LULA.- Muy sutil por tu parte el preguntarlo…

WILLY.- Ella quiere decir que no… que no… ¡que no…! Aun sin descartar que, en cualquier momento pueda surgir la llama pasional y yo me líe la manta a la cabeza…

RO.- Tendrías que recurrir a un edredón noruego con plumón de ganso blanco… y aun así, lo encuentro problemático…

LULA.- Démosle tiempo al tiempo… Se trataría, y siento repetirme, de una relación open, abierta… No me opongo a que os veáis de vez en cuando… Siempre y cuando, desde el vero principio, quedase prístinamente claro que la pareja de hecho iba ser la formada por nosotros dos y lo vuestro, una liaison, un pasatiempo, una aventura pasajera…

RO.- O he oído mal o se me está equiparando a un animal de compañía… “No compro pan”, como dicen los franceses.

WILLY.- Es que tú eres muy pulpo, sobre todo en la cama… Dejemos que hable a ella… Vas a escuchar una historia muy triste, muy triste, muy triste… Si tienes lágrimas, prepárate a verterlas. Lo decía Marlon Brando en aquella película que me obligaste a ver subtitulada…

RO.- Vayamos por partes… ¿Estoy siendo grabado con cámara oculta…? ¿Acaso formo parte de algún tipo de reality…?

LULA.- La loca de la casa habla por ti…Procederé a aclarártelo: Un hermano mío de la misma condición que vosotros se hartó un día de verse señalado y se quitó de en medio a base de pastillas… No quisiera ver repetirse la historia con nuestro querido Guille… ¡Me lo recuerda tanto, algunas veces…!

 RO.- Mensaje recibido… Y entonces vas tú, de hermanita de la fe, esperanza y caridad, y aterrizas en medio de mi vida. No solo eso: te arrogas el derecho de convertir a mi pareja en tu muñeco articulado…Ése de ahí, calladito, escuchándote… Mi Willy, que era todo alegría, la espuma de mis días… Por culpa tuya, protectora de gays siempre de guardia… Conozco al personaje… Ya sois más que nosotros…

WILLY.- ¿Y qué pasa si empezamos la merienda…?

RO.- Yo lo amo, ¿qué haces tú por mi Willy…? Que no va ser intercambiar placer: te lo puedes quitar de la cabeza. Espero y deseo que no te hayas atrevido a infundirle falsas ideas en cuanto a eso… Una curiosidad malsana: ¿Señora o señorita…?

LULA.- Ni una cosa ni otra, al momento presente… Felizmente separada de un machista asqueroso… Pero vamos a dejar el tema en paz… Guille tiene razón. Veamos lo que nos está aguardando en las bandejas…

WILLY.- Sandwiches de salmón ahumado son su especialidad… A mí, me encantan… Guacamole para untar en pan tostado, pathes franceses y una tabla de quesos nacionales… En eso habíamos quedado, por lo menos… Un menú suculento, regado con Diamante Rioja bajo cero…

RO.- No os mováis… Tengo todo dispuesto en la cocina… En un minuto, vuelvo… (sale)

WILLY.- (Secreteando) Nota del uno al diez…

LULA.- Cinco raspado…

WILLY.- ¿Nada más…? ¡Qué tacaña! Para mí es diez en todo, no fastidies… Vale, no pongas esa cara: bajo a nueve con cinco…

LULA.- Si no te importa, esperaré a degustar sus emparedados de salmón para emitir un veredicto ponderado…

WILLY.- ¡Menuda sicóloga estás hecha…! Dame un beso, anda…

LULA.- Me temo, querido, que has elegido el sitio y el momento equivocados…

WILLY.- Ignoro cómo os las arregláis o es que, en secreto, os habéis puesto de acuerdo… El hecho es que nadie siente necesidad de besarme estos últimos tiempos… A mí, me encanta ser besado y abrazado y estrujado… Mi padre no lo hacía, siendo yo muy pequeño… Y, ¿tú sabes por qué…? Según él, los hombres no se besan…Con estrechar la mano, van que arden… A mamá, una mujer guapísima-modestia aparte, yo me parezco mucho a ella-, tampoco puede afirmarse que la achuchara con frecuencia…Le levantó la mano un par de veces… Tenía muy malo el vino…

LULA.- Tomamos un par de bocados y nos vamos… ¿De acuerdo…?

WILLY.- ¿No te sientes a gusto aquí, conmigo…?

LULA.- Te voy a ser sincera aunque nos duela. Tu amigo Roberto me resulta patético… ¿Qué está intentado demostrarme? ¿Qué correrás a comer maíz en su mano en cuanto a él se le antoje o le convenga? ¡Qué poco y qué mal se me conoce…!

WILLY.- Para que os conozcáis hemos venido; no sería, digo yo, para darle a la mandíbula hasta hartarnos…Cuidado, helo, helo, por do viene… Centinela alerta… (Entra RO con un carrito de servicio y lo coloca todo sobre una mesa baja situada frente al sofá para, a continuación, buscarse la vida con aquella silla que ya le conocemos de la escena primera)

RO.- Tomad y comed, este es mi cuerpo…

WILLY.- Todo muy bueno y muy abundante… ¿A que sí, Lula…?

LULA.- Con la mitad, sobraba Odio arrojar comida a la trituradora…(Procede a coger un enparedado con el meñique enhiesto y a mordisquearlo sin apenas entusiasmo mientras Willy, a cara de perro rabioso con ladillas, escancia las bebidas)

WILLY.- Vamos a brindar… (Tararea “La Traviata” a pleno pulmón y luego, por fin, entra en materia) ¡Por ti, Lula; por ti, Ro; por mí mismo, todos juntos, juntos todos, en amor y compañía…! (Beben) Suena tonto al expresarlo con palabras tan gastadas. Al pairo me la trae. Sois lo único que me importa en este mundo… Ea, pues ya lo he dicho…

LULA.- Será mejor despedirnos de tu amigo… Recuerda que tenemos una cita…

WILLY.- Nada de despedidas… Formaremos un círculo en medio del salón y luego formularemos un deseo para el futuro… (Intenta, en vano, reunir a la manada) Será solo un momento y luego, lo prometo, ponemos los pies en polvorosa… (Toma a Lula de la mano; pero Ro, sin hacerle puñetero caso, se ha colocado en el centro de la sala y sobreactúa, de acuerdo a su costumbre inveterada)

RO.-Un pequeño matiz, mi muy querido niño consentido… Acabas de arrancarte por traviatas- si me lo permites, con escasa fortuna, fruto sin duda de unas cuerdas vocales más acostumbradas a la bachata y el merengue apambichao que al bello gay trinar de los tenores huecos… Pido permiso pues para intentarlo yo con “Rigoletto”… Final del primer acto, según creo recordar-pero no estoy seguro- y su momento cumbre: la maledizione con que el Conde Monterone gafa al jorobado más desgraciado del mundo mundial, con permiso- o sin él- del no menos cantoso Quasimodo… Un momento, por favor que rebobino mi discurso… A lo que iba y venía… Por la presente y de común acuerdo con la Madre Celestina, conjuro al triste Plutón, emperador de la profundidad infernal, gran señor de la corte dañada, para que, si alguien llegase o llegara a infringir algún daño a ese muchacho en que tengo puestas todas mis complacencias, haga caer sobre él o sobre ella, toda la fuerza de su mala leche y de la mía…

LULA.- ¡Bravo, bravo… Bravísimo, mio caro…! Espero no tengas que arrepentirte nunca de lo que estás diciendo, Roberto… Roberto, ¿qué más…? Me temo no haber escuchado tu apellido…

RO.- Roberto Alcázar y Pedrín…

WILLY.- No le hagas caso…Se apellida Martínez, como casi todo el mundo…

LULA.- (Vitriólica) Sólo nos falta por saber si ése es el apellido de su padre o de su madre… (Sería estupendo disponer de un telón para hacerlo caer mientras suenan los truenos, relumbran los relámpagos y los rayos firman autógrafos a unas nubes coéforas de luto riguroso.)

                 FIN DEL CUADRO SEGUNDO

Roberto Alcazar y Pedrin
PEDRÍN.- AH, POBRE YORICK… YO LO CONOCÍ, HORACIO…

Dos Eran Tres

Vodevil (Vaudeville) - EstiloSwing

DOS ERAN TRES

VODEVIL A LA INGLESA EN UN ACTO Y TRES CUADROS

LA RÉVOLUTION DU PARLANT : Les vedettes apprennent à parler
WILLY.- Y VA EL TÍO Y SE PONE A RECITAR A MI HONÓMINO… NO SÉ CÓMO LO AGUANTO…
RO.- SER O NO SER, THAT IS THE ANSWER…

Cuadro Primero

[Un apartamento de hombres solos, hombro por manga, lo tomas o lejas. Sería mucho suponerle una asistenta por horas o, incluso, por minutos. El autor ha elegido, para empezar los juegos, una sala de estar en penumbra, repanchingado a la bartola. WILLY, treintañero sudoríparo en paños menores, por allí resopla, echando la siesta sobre un sofá con dos pares de cojines y muchos lamparones, en el transcurso de una irrespirable tarde de verano. Frente a él, RO (BERTO), nacido dos décadas más temprano, enfundado en su chándal de mucho vestir, a horcajadas sobre una silla, lo contempla pensativo, fumando espero al hombre que yo quiero.]

RO.- Shh… Vamos, despierta… Tenemos que parlamentar tú y yo un ratito…

WILLY.- Te odio…

RO.- Y yo también a ti…

WILLY.- (Se levanta de un salto jabonado de delfín) No lo digas ni en broma… A saber lo que te anda rodando por esa cabeza tuya tan privilegiada… ¿Te tomas una cerveza conmigo?

RO.- No, gracias…

WILLY.- Allá tú… No voy a compartirla cuando te arrepientas, que lo harás… Quedas avisado… (Se las apaña para conseguir una lata en el frigorífico) Trés délicieux, mon ami… ¿Qué es eso tan importante que vamos a discutir precisamente ahora, en vez de enjabonarnos quid pro quo debajo de la ducha…? ¿Intendencia? ¿Recibos sin pagar? ¿Mensajes para mí llegados a tu móvil…?

RO.- Te he estado contemplando mientras duermes…

WILLY.- Tate: de pronto, me he puesto a hablar en sueños y has descubierto algo de lo que debo dar explicaciones…

RO.- Frío, frío…

WILLY.- No me tengas en ascuas… Sabes que no soporto este tipo de encerronas… Desembucha ahora o calla para siempre…

RO.- Deja de preocuparte… Simplemente, se me dio por pensar que, a lo mejor, a lo peor, no eres tan inocente ni tan cándido como pretendes aparentar por tenerme contento…

WILLY.-…Buscaste pruebas y has descubierto que soy un asesino en serie… Tres años te ha costado averiguarlo…

RO.- Sé bueno, anda: corre a traerme una cerveza…

WILLY.- Lo sabía… Siempre me haces lo mismo… Me tienes dominado, cual siervo de la gleba… (Va al frigorífico y regresa junto a su compañero enarbolando la dichosa lata) Dime que me quieres…

RO.- Deja de calentarla… Dámela de una vez…

WILLY.- Me tienes dominado… (Se la pasa) ¿Qué tal si nos sentamos para el téte-a-téte…?

RO.- No puedes estar cansado, dulce corazón… Llevabas dos horas durmiendo…

WILLY.- No vas a parar hasta conseguir que me ponga de los nervios… Luego, no hay quien me aguante y de sobra lo sabes…

RO.- Tú, cual Violeta Isabel: “¡Gritaré, gritaré y gritaré, has que me ponga mala…!”… Respira hondo y cuenta hasta diez… El remedio infalible de mi madre…

WILLY.- (De regreso en el sofá) ¡Ojalá pudieran verte los que te encargan sus declaraciones de la renta…! Un auténtico sádico… Como Gran Inquisidor no tienes precio… Habeas corpus me pido… No te asiste derecho a retenerme… Una querella o más: las que hagan falta, te van a caer encima… No pienses que vas a salirte con la tuya… Deberías darme un beso antes de emprenderla con el martirio que me tienes decretado. Me tranquilizaría, sin necesidad de tomarme mis pastillas para la máxima ansiedad… (Con acento argentino) ¡Besame, vos…! ¿A qué estás esperando…?

RO.- (Ni puto caso. Se pasea por la habitación, de Fiscal del Distrito para arriba) El acusado debe guardar silencio. Con la venia…

WILLY.- Todo tuyo, aunque no te lo mereces…

RO.- (Recita, histriónico perdido) Me lo contaron ayer / las lenguas de doble filo / que te casaste hace un mes/ y me quedé tan tranquilo… Es de Rafael de León…

WILLY.- El gusto es tuyo… Yo que tú, no lo andaba repitiendo por ahí… ¡Hay que ver lo que se te asoma el plumerío…!

RO.- No tanto como a ti, cariño… Me han dicho… Me han contado… Se murmura… Se corre por ahí que Willy, el Niño, o sea tú, mi pareja de hecho, se nos ha echado novia de repente…

WILLY.- De novia, nada, amor…De momento, Lula y un servidor nos estamos conociendo…

RO.- No lo niegas, entonces… Vaya, menos mal…

WILLY.- Quería probar por ver lo que se siente… Y pensaba contártelo, que conste…

RO.- Y ella, ¿ya está enterada de lo que debería estar enterada…?

WILLY.- Como si no se me notase… A Lula le da igual… No está pensando en formar una familia y tener hijos…

RO.- ¿Le has hablado de mí…? ¿Sí o no…? ¡Vamos, confiesa…!

WILLY.- Pues claro: mucho y bien… ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra…? Lula y Willy, Willy y Roberto… Never mix, never worry, como dicen los ingleses… Según yo entiendo y que es mucho entender, te sería infiel si Lula fuera un hombre; o, como mucho, un trans… Pero éste no es el caso… Una mujer de los pies a la cintura…

RO.-¡Pero qué cerdo eres…! Me están entrando ganas de tirarte la lata de cerveza a la cabeza…

WILLY.- Ten cuidado o lo pondrás todo perdido… (Se pone en pie y le pasa el brazo por el hombro) Venga, no fastidies, tú… Te estás comportando como un nene, que se niega a compartir sus juguetes con el resto del mundo… Willy y Ro seguirán siendo lo que son ahora… Todo este drama porque se me ha ocurrido salir con una chica…

RO.- (Se aparta de un manotazo) ¡No me toques…!

WILLY.- ¡Con lo que yo te quiero y ahora vas tú y me das este pedazo de disgusto…!

RO.- Cuando rompí con todo, lo hice para que tú y yo permaneciésemos juntos, fieles el uno al otro…

WILLY.- Si te pones antigua, conmigo que no cuentes… “Las mariposas son libres”, ¿no se llamaba así una obra de teatro…?

RO.- Me costó tanto dar el paso y ahora sales tú con que quieres hacerte el hombrecito… Tantas ilusiones, tantas esperanzas… No acabo de creérmelo…

WILLY.- Hagamos una cosa: la invitamos a comer, te la presento, nos explicamos todos y aquí paz y después, gloria… Llevo una foto suya en el móvil… Raro no la hayas visto, con lo que me controlas…Claro, como no es un tiarrón de pelo en pecho, no te fijas siquiera… Pensarías que es mi prima o alguna compañera de trabajo… Espera, te la traigo y la disfrutas…

RO.- Ni se te ocurra… Esa Lula, Lola, Lila, como coño se llame, no va a poner los pies en esta casa, que es la mía o era mía hasta que tú llegaste y la convertiste en una chamarilería, recogiendo basura de la calle… Lo saco a colación por si se te había olvidado, hippie de los cojones…

  WILLY.- Repartidor de pizzas y con vehículo propio. Gracias a mí, conociste la chispa de la vida, reconócelo. Y engordaste cosa mala. Encargando pizza a todas horas, no me extraña. Tenía que ser el bueno de Willy el encargado de llevártelas. Mi jefe se jartaba de reír y su mujer te llama el “Pizza Brava”. Joder, colega, tío, hermanito de la caridad bien entendida: te estoy pidiendo una oportunidad. En el fondo del fondo, tú aún me quieres, palabra… Tú y ella ibais a congeniar de puta madre. Anda, ven… No te hagas de rogar, que no me como a nadie… Ahora que me fijo, estás buenísimo…

RO.- (Con el rabo entre las piernas) Ya voy; pero si te estás quieto y callado…

WILLY.- (Se sabe vencedor y empieza a hacer el oso, mordisqueando las orejas de su presa y susurrándole, la mar de libidinoso, en el oído) Roberto: Ananga-Ranga-Ranga-Ranga / Kama-Sutra-Sutra- Sutra…Necronomicón, porfa, porfa no me seas maricón… Todos en pie, se va a dictar sentencia… Quedamos el jueves, a las siete en punta de la tarde, que vale más que nunca… Dicho y hecho… Se ruega corbata, traje oscuro y, a ser posible, calcetines… Se me levanta la sesión… Y a buen entendedor, San Pedro se la bendiga… Corto y cierro…

RO.- Haces de mí un pandero… (Rompe a reír y abraza, pacem in terris, al antiguo repartidor de pizzas a domicilio)

WILLY.- Espera que le mando un what´s-up a nuestra común amiga… (Localiza el móvil encima de algún mueble y teclea) El jueves, a las siete, como yo te decía. Él, encantado de la vida. Besos sin lengua… de momento. Guillermo, el Travieso.

RO.-Vas tú muy deprisa… Para el carro y los bueyes: No he contestado nada todavía…

WILLY.- Di que sí… ¿O es que vas a dejarme quedar mal con esa chica…?

JO.- ¿Se trata de un robot, es una extraterrestre…? ¿Tiene alas? ¿Cuántas cabezas lleva sobre los hombros…? ¿Estás seguro de que no es un ectoplasma…?

WILLY.- Cuando llegue el jueves, tendrás ocasión de averiguarlo… No te preocupes, cielo – infierno – purgatorio – limbo de los justos y las justas… Su majestad escoja… La reina de los mares…

RO.- Podrías guardarme un poco de respeto…

WILLY.- Escucho y obedezco… (Hace una reverencia versallesca y, ya puestos, enviste, toro de Creta, a su pareja) ¡Te pillé con las manos en la masa…! (Se parten de risa, de puro felices y contentos)  

                 FIN DEL CUADRO PRIMERO

Fotos: los 10 payasos más terrorÃficos de la historia - PaloRubin.com
¡¡NO SE PIERDAN EL CUADRO SEGUNDO!!

Las Hijas del Volcán

Animation 1 Place of Death  | Natural, Naturaleza impresionante,  Fotografía de naturaleza

LAS HIJAS DEL VOLCÁN O LA NATURALEZA IMITA AL ARTE  Y VICEVERSA

Las terribles imágenes que nos llegan de la isla de La Palma, si no fueran por el dolor humano que venido originando, podrían remitirnos al Cine de Catástrofes, espectacular por hipótesis, tan vistoso y tan rico en aventura. Cuando la Pacha Mama, ofendida por algo, saca la zapatilla, hay que echarse a temblar como dios manda.

En el específico apartado de volcanes, he aquí los que más honda huella han dejado en mi frágil memoria, citados por orden de llegada a la punta de la lengua:

Para abrir boca-y las ganas de comer-, la más Florinda de todas las Florindas, con permiso de la Cava…

Florinda Bolkan - Alchetron, The Free Social Encyclopedia
Florinda Bolkan, … y también dos huevos duros, brasileña viscontiniana por la que Joaquín Lens bebía vientos y orinaba tempestades

Venga, vamos a ponernos serios…

Ave del paraiso un clásico de soligo para la fo - Vendido en Venta Directa  - 189704317
DELMER DAVES (1951)

UNA DE ESAS PELIS QUE HAY QUE HAY QUE VER A LOS QUINCE AÑOS Y QUE TE HACE ENTRAR EN ERUPCIÓN RÁPIDAMENTE, MILITES EN DONDE MILITES SEXUALMENTE. CAMINO YA DE LOS OCHENTA, LA SIGO CONTEMPLANDO CON UNA RARA MEZCLA DE NOSTALGIA Y DESEOS DE OLVIDARLA, PARA VOLVER A VERLA COMO SI FUERA LA PRIMERA VEZ…

EN REALIDAD SE TRATABA DE UN REMAKE DE LA PELI DE AHÍ ABAJO…

Ave del paraíso | elcriticoabulico
KING VIDOR (1932)

KING VIDOR ERA UN «BIGGER THA LIFE» AL QUE DEBO UNO DE LOS TÍTULOS CLAVES DE MI INFANCIA, «DUELO AL SOL», QUE MI SANTA MADRE, LA SRA. MARUJA, CONTABA A MILAGROS, NUESTRA VECINA DE ENFRENTE, IGNORANTE DE QUE YO TENÍA LA ANTENA PUESTA… MI EXACERBADO EDIPO ACABÓ MOVIENDO EL POLVO, TRAS ESCUCHAR A «LA MAMÁ» VALORAR CON MUCHÍSIMAS ESTRELLAS LOS CANALLAS ENCANTOS DE GREGORY PÉ (SIC) FRENTE A LOS SEÑORITINGOS MODOS Y MANERAS DE UNO QUE SE LLAMABA COMO YO SOLO QUE CON PH POSITIVO…

Duelo al sol (1946) - Filmaffinity

MÁS DESMELENADO QUE LA METRO GOLDWYN MAYER, EL REY VIDOR NUNCA ME TRAJO CARBÓN A LA RETINA… SU VERSIÓN ADELANTADA DE «BIRD OF PARADISE» SIGUE LLENA DE VOLCÁNICO ENCANTO Y DE RUIDO Y DE FURIA… AMEN A ESO…

Los últimos días de Pompeya (1959) - tt0054422 | Carteles de películas  famosas, Afiche de cine, Carteleras de cine
SERGIO LEONE (1959)

ANTES DE INVENTAR EL WESTERN CON SORDINA, ESTE LEÓN A LA ITALIANA SE HABÍA HECHO CARGO DE OTRO REMAKE, INSPIRADO VAGAMENTE EN EL TEXTO BULWER-LYTTON, EN UNA COPRODUCCIÓN CON ESPAÑA, PROTAGONIZADO POR AQUEL STEVE REEVES REY Y SEÑOR DEL PEPLUM, GENERO QUE LE PERMITÍA LUCIR MUSCULATURAS, SU PRINCIPAL OBJETO DE DESEO.

POR ENTONCES, NO SE LE TOMABA DEMASIADO EN SERIO… POR UN PUÑADO DE DÓLARES, Y NUNCA MEJOR DICHO, NO TARDARÍA EN CONVERTIRSE EN UNO DE ESOS AUTORES «CLÁSICOS» CAPAZ DE CODEARSE, A NIVEL CRÍTICO, CON UN VISCONTI, UN PASOLINI O UN FELLINI… QUIZÁS POR ESO, NI SIQUIERA SUS TÍTULOS INDISCUTIBLES – «HASTA QUE LLEGÓ SU HORA»,»ÉRASE UNA VEZ EN AMÉRICA», SIN IR MÁS LEJOS- HAN LLEGADO JAMÁS A INTERESARME..

Los últimos días de Pompeya (1935) "The Last Days of Pompeii" de Ernest B.  Schoedsack y Merian C. Cooper - tt0026605 | Evolution, Historical,  Historical figures
ERNEST SCHOEDSACK (1935)

EL PADRE DE «KING KONG» (ESTO VA DE REYES) Y «EL MALVADO ZAROFF» A LA BATUTA. GOZO GARANTIZADO EN BLANCO Y NEGRO, A PESAR DE QUE LO PROMETIDO POR LA PUBLI -UN VIAJE A «LA CIUDAD MÁS CRUEL Y PERVERSA QUE HAYA EXISTIDO JAMÁS»-, SE PONGA SODOMA COMO SE PONGA GOMORRA, ESTÁ COGIDO POR LOS PELOS… SABIDO ES QUE «DONDE HAY PELO, HAY ALEGRÍA»…

CECILIO B. DE MILLA, AL VERLA, DEBIÓ DE QUEDAR BASTANTE ACOJONADO… LE CRECÍAN LOS GIGANTES, DE REPENTE…

El monstruo de dos cabezas - Filmin
George P. Breakston ..

USA & JAPÓN EN UN GUINNES AL CUTRERIO DE LUXE. SE PUEDE PESCAR EN TÚ-TUBO. PERO ESO SÍ, EL VOLCÁN NO SE LO QUITA NADIE… Y LO DE «GENIALIDAD EN BRUTO», MUCHO MENOS…

Los hijos del volcán | Carteles de Cine
ISHIRO HONDA (1956)

AHÍ ES NADA GODZILLA SURGIENDO DE LA LAVA Y EMPRENDIÉNDOLA A HOSTIAZOS CON ANGUILLUS… CINE JAPONÉS DE ESTACAZO Y TENTETIESO, QUE NO TODO IBAN A SER MIZOGUCHIS O KUROSAWAS… CHIQUILLERÍA APLAUDIENDO Y LANZÁNDOSE LOS UNOS A LOS OTROS CÁSCARAS DE CACAHUETE RANCIO DEMUESTRA, CON CRECES, QUE EL INVENTO FUNCIONABA…

Stromboli, tierra de dios - Película 1950 - SensaCine.com
ROBERTO ROSSELLINI (1950)

ROBERTO R. SE ENAMORA DE INGRID B., DURANTE SU RODAJE- ¿Y QUIÉN NO?- Y LA FILMA, MÁS VOLCÁNICO QUE MISMÍSIMO STROMBOLI, VOLCÁN ITALIANO AL QUE, POR CIERTO, JULIO VERNE HABÍA ECHADO MANO PARA SU NOVELA «VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA», VARIAS VECES LLEVADA AL CINE Y A LA TELEVISIÓN DE MEDIO MUNDO…

Viaje Al Centro De La Tierra (J.Verne) [DVD]: Amazon.es: Varios: Películas  y TV
HENRY LEVIN (1959)
Viaje al centro de la tierra – Películas rodadas en Lanzarote
JUAN PIQUER (1977)
Viaje al corazón de la Tierra - Película 1993 - SensaCine.com
WILLIAM DEAR, «GUILLERMO QUERIDO» (1993)

ROSSELLINI ES EL CINESTA DEL MUNDO MUNDIAL AL QUE PROFESO MAYOR RESPETO COMO ARTISTA, Y NO SÓLO POR SU «ROMA, CITTA APPERTA». TENDRÍA QUE HACÉRMELO MIRAR EN BUSCA DE RAZONES RAZONABLES, HABIDA CUENTA QUE FELLINI, Y NO ÉL, ES MI CINEASTA ITALIANO FAVORITO (CUANDO NO ESTOY PENSANDO EN L. V.)…

año 1956 recorte prensa publicidad cine pelicul - Comprar Documentos  antiguos en todocoleccion - 157128374
WILLIAM CASTLE (1954)

DIRIGIDA POR WILLIAM CASTLE, EL PRODUCTOR DE «LA SEMILLA DEL DIABLO», RESPONSABLE TAMBIÉN DE UN CICLO DE CINE DE TERROR «MÁS DIFÍCIL TODAVÍA» EN CUANTO A EFECTOS ESPECIALES EN VIVO Y EN DIRECTO, ALLÁ EN LAS SALAS USA, EN LA MODALIDAD DE «CINE CON GAFITAS» SOLO PARA YANKYS, ME VIENE DE PERLAS CULTIVADAS PARA SACAR DEL BAÚL DE LOS RECUERDOS UNA REALIDAD DE VERDAD NO MENOS AKADABRANTE: TUVE OCASIÓN DE VERLA EN UN CINE X QUE FUNCIONÓ EN FERROL, EN PLENA DICTADURA.

SU EMPRESARIO, EL SR. MANZANO, GERENTE TAMBIÉN DEL «CINEMA FERROL», MERECEDOR DE UN ARTÍCULO COMPLETO-SEGÚN LA LEYENDA HABÍA PARTICIPADO EN «LA TORRE DE LOS SIETE JOROBADOS» (1944) DE EDGAR NEVILLE- UTILIZABA ESTA SALA PARA PROGRAMAR «CONTINUACIONES DE ESTRENO» DE LA PROGRAMACIÓN DEL «CINEMA».

Amazon.com: La Torre De Los Siete Jorobados (Import Movie) (European Format  - Zone 2) (2012) Antonio Casal; Isabel De P : Movies & TV

LO DE «CINE X», POR AQUEL ENTONCES, HABLO DE PRINCIPIOS DE LOS 60, NO DESPERTÓ SUSPICACIA ALGUNA POR PARTE DE LAS AUTORIDADES COMPETENTES. AÑOS MÁS TARDE, ESTE LOCAL SE CONVERTIRÍA EN LA PRIMERA Y ÚNICA SALA DE «ARTE Y ENSAYO» QUE FUNCIONÓ EN FERROL…

VOLVIENDO A LO DE CASTLE… BARATU, BARATU… PERO DIVERTIDO…

rumbo a java fred mcmurray joseph kane - follet - Comprar Aventura |  Folletos de mano de películas antiguas de cine en todocoleccion - 111601547
JOSEPH KANE (1953)

KRAKATOA QUE TE CRIO, ANDABA POR ALLI VERA HRUBA RALSTON, ANTIGUA PATINADORA CHECA, AQUÍ LA MAR DE EXÓTICA, A LA VERA, SIEMPRE A LA VERITA SUYA, DE FRED MCMURRAY, QUE NO TODO IBAN A SER BARBARA STANWYCK CON AJORCAS EN LOS TOBILLOS BAJANDO LA ESCALERA… LA HE VUELTO A VER DESPUÉS DE MÁS DE MEDIO SIGLO Y LA VERDAD ES QUE ME LO HE PASADO PIPA DE GIRASOL… YA NO SE HACEN COSAS TAN CUTRES COMO AQUELLA… SE HACEN MUCHO PEORES…

Cine: «Krakatoa, al este de Java» Dir.: Bernard L. Kowalski -Dénia-.  Eventos. Agenda cultural Dénia, Xàbia...La Marina Alta
BERNARD KOWALSKI (1969)

OTRA VEZ, RUMBO A JAVA… PERO UNO, VEINTEAÑERO REDICHO, LA ÚNICA OLA QUE PUEDE INTERESARLE YA ES LA NOUVELLE VAGUE CON GODARD Y SUS MUCHACHOS…

Joe contra el volcán - Película 1990 - SensaCine.com
SON COMO DORIS DAY Y ROCK HUDSON PASADOS POR TRITURADORA. RESONANCIAS JULIOVERNESCAS Y AVEPARADISÍACAS PARA UNA COMEDIA TAN VOLCÁNICA COMO PRESCINDIBLE DIRIGIDA POR JOHN PATRICK SHAMLEY EN 199O.
Un pueblo llamado Dante's Peak (1997) Película - PLAY Cine
ROGER DOLNALDSON (1996)


Volcano (1997) - Filmaffinity

MICK JACKSON (1997)

EL CINE DE CATÁSTROFES DANDO LAS BOQUEADAS, EN UN «RUN FOR COVER» HITCHCOCKIANO: TELURISMO ILUSTRADO… TAMBIÉN SE PUEDE RECURRIR A LO DE SIEMPRE: LOS CLÁSICOS, COMO QUEDA DEMOSTRADO UN POCO MÁS ABAJO… NI PIERCE BROSNAN & LINDA HAMILTON NI TOMMY LEE JONES & ANNE HACHE. ME TEMO, SON CAPACES DE COMPETIR CON LOS EFECTOS ESPECIALES… CON SU PAN SE LO COMAN…

The Mysterious Island (1929) - Filmaffinity
LUCIEN BALLARD (1929)
Plan 9...: Especial Ray Harryhausen, 6ª Parte: La Isla Misteriosa (1961) (2  Versiones: doblada y V.O.S.E.) ("Mysterious Island")
CY ENFIELD (1961)
La isla misteriosa y el Capitán Nemo (1973) - Filmaffinity
JUAN ANTONIO BARDEM (1972)
La isla misteriosa de Julio Verne (2010) - Filmaffinity
MARK SHEPPARD (2010)

CUATRO VERSIONES DE LA NOVELA VERNE, CON EL VOLCÁN COMO MÚSICA DE FONDO. «EL VOLCÁN DE ORO», QUE UNO SEPA, NO HA SIDO LLEVADA AL CINE O LA TELE…

Eyjafjallajökull (o simplemente "el volcán") - Película 2013 - SensaCine.com
ALEXANDRE COFFRE (2013)

TORTILLA A LA FRANCESA PARA GUSTAR MUCHO A LOS FRANCESES. COMEDIA CON VOCACIÓN DE EXPLOSIVA, SOSPECHO QUE A EVITAR CUIDADOSAMENTE.

Prime Video: Bajo el volcán
JOHN HUSTON (1984)

UN HUSTON CON EL BÁCULO MÁS CORVO Y MENOS FUERTE, DE LA CARRERA DE LA EDAD CANSADO, Y UNA NOVELA DE MUCHO LEER, EL TEXTO MALCOLM LOWRY.

FINNEY + BISSET + KATY JURADO + IGNACIO LÓPEZ TARSO… DE VISIÓN OBLIGATORIA, NO TE DIGO… PERO, ¿QUÉ PASA LUEGO….? ¿QUÉ HA QUEDADO DEL ESTILO HUSTON…? ¿QUÉ SE FIZO DE LA LITERATURA LOWRY…? UNA DÉCADA ENTERA LE COSTÓ A SU AUTOR EL TERMINARLA… ¿TENÍA SENTIDO Y SENSIBILIDAD TAN GRAN ESFUERZO…? CHI LO SA, DICEN LOS ITALIANOS…

El laberinto del verdugo: Malcolm Lowry.Bajo el volcán. Novela.

MIENTRAS ESTOY REMATANDO ESTE TRABAJO, EN LA ISLA DE LA PALMA, EL MAR AGUARDA EL BESO NEGRO Y ROJO DEL TORRENTE DE LAVA…

LO RECORDÁBAMOS EL AYER DE UN AYER: NUNCA PREGUNTES POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS…

FIN

Directo | La lava avanza a 700 metros por hora arrasando casas y cultivos

 

   

Zoología Recreativa

La lactancia en orangutanes es la más larga observada en primates
-MI MAMÁ ME AMA, MI MAMÁ ME MIMA, YO AMO A MI MAMÁ…

ZOOLOGÍA RECREATIVA

Mi santa suegra, con la que, por motivos que no vienen al caso, actualmente comparto el pan, la sal y los programas televisivos en amor y compañía, es ferviente aficionada-de las de verdad- a los programas de animales de la 2ª cadena de TVE, con los que me encuentro, un día sí y otro también, al despertarme de una siesta a pierna ensabanada más que suelta.

He aquí que este evento consuetudinario que acontece en nuestro nido de fluida convivencia, me ha hecho caer en la cuenta llevando de que, en el Reino Animal, el concepto de «abuelidad diferenciada» se presenta diluido en el ancha es Castilla concepto de «manada» y ello afecta a machos y hembras indistintamente.

¿Alguien ha llegado a contemplar-y perdón por el tópico- a una abuela orangutana malcriando a nietecillo o nietecilla; a un dragón de Komodo ejerciendo de yayo, golosinas para qué os quiero si no es para engordar el colesterol de su progenie; a una pareja de moteados guepardos sacando de carreras a sus nietos…?

Va a ser que no… Ni yo, ni el mismísimo Ulises, tratando de despistar a Polifemo… Y, ahí lo dejo… A mí que me lo expliquen…

Tampoco entiendo el porqué y el poqué no de la íntima satisfacción devenida poniendo estas meditaciones-por no llamarlas directamente «masturbaciones de mi bulbo raquídeo o médula oblongada»-, en plan cebra triscando en la sabana, negro sobre blanco, blanco sobre negro, vuelta y vuelta…

Sospecho bien podría tratarse de borrar de la mente aquellos aterradores versos finales del soneto de don Francisco de Quevedo: «Y no hallé cosa en que poner los ojos / que no fuese recuerdo de la muerte.»

A los telediarios me remito, aun sabiendo que no debe uno preguntar por quién doblan las campanas, por si acaso… Y es que el poeta isabelino John Donne ya nos lo había dejado claro en su poema NINGÚN HOMBRE ES UNA ISLA:

Amazon.com: No Man is an Island by John Donne Poem John Donne Prints -  Póster de poema de filosofía : Hogar y Cocina
Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida,
como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.
Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta,
porque me encuentro unido a toda la humanidad;
por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.
FOR WHOM THE BELL TOLLS de Hemingway, Ernest: (1980) | Mr.G.D.Price

FIN

El Espantapájaros

Scarecrow - Monsters and Enemies: Doctor Who Experience - … | Flickr

EL ESPANTAPÁJAROS

RELATO PARABÓLICO

Se ofreció a través de las redes como “espantapájaros humano” en la zona rural, por un módico precio, y ya tenía, a los pocos días, agenda cubierta para los próximos dos años.

Él mismo había diseñado su uniforme de trabajo, estrafalaria mezcla del country style tradicional y un gore que no se atrevía a decir su nombre. De hecho, pudo pronto comprobar que, tras la puesta del Sol, fin de jornada acordado bajo contrato, verlo surgir, de pronto, del sembrado, provocaba despavorido espanto entre una infame turba de pajarracos varios en busca de sustento que llevar a sus nidos y entre dulces abuelitas renqueantes de regreso al hogar, tras visitar a parentelas desvalidas y dejarlas cenadas y acostadas, escuchando la COPE.

Horas allí plantado, de guardia pretoriana, ordenando el paso de las nubes, encontraba ocasión pintiparada para filosofar a martillazos…

El ocaso de los ídolos o cómo se filosofa a martillazos by Friedrich  Nietzsche

Dios suyo, ¿cómo podía haber caído tan bajo…? Familiarizado con todo el bicherío pululando en derredor- ¿de dónde habría salido tanta fauna a ras de tierra, orquestada en todo tipo de ruidos chirriantes y trajines viene y va de un lado para otro, como si no hubiera mañana al día siguiente, y al otro, y al otro y al de más allá…?-, aprovechaba tan ilustre senado para desahogarse a corazón abierto de ventrículos.

-Aquí donde me veis, queridas bestezuelas, otrora, éste que os habla en el idioma universal de la mirada herida alcanzó a conocer Fa y For (Fama y Fortuna), a manos medio llenas. Quiso la suerte, empero, que los renglones de su vida se torciesen, en un abrir y cerrar de bolsas neoyorquinas y así pasé a encontrarme con una mano detrás y otra delante, sin amor, sin amigos ni perro que me ladre al do-re-mi-fa-Sol que más calienta…  

“Hoy, me alzo aquí entre los trigales, campos de alfalfa y cosechas de maíz, por convertir en pan nuestro de cada día el espanto de cernícalos, cuervos de Poe, gaviotas de Chejov y urracas de Rossini, así como de gorriones, jilgueros, verderones y pardillos, dispuestos todos ellos a separar el grano de la paja para darse un banquete o diez banquetes, pues su voracidad nada tendría que envidiar a la del tigre bengalí, según nos tiene avisado Sir Alfredo…

Alfred Hitchcock: una ventana para mirar la calle | La República
A. H.-CUIDADITO CON CON ARRUINARME LA CHAQUETA…
THE RAVEN.- ¡NUNCA MÁS, NUNCA MÁS…!
LA GAVIOTA.- TÚ ESPERA Y VERÁS…

“No quisiera ocultaros, mis amigos, romanos y compatriotas que, en este noble oficio que me gasto y me gasta, pueden aparecer las bolas negras, en forma y fondo de tentación pecaminosa a través de proposiciones deshonestas… Do ut des, porque dicho en latín suena menos obsceno…

“Yo me negué al redondo y al cuadrado. Uno tiene principios y finales: la colonia de veraneantes, si se aburre, que organice competiciones de petanca o carreras de sacos para dar y tomar… Estoy a su servicio, no a sus vicios… Lo voy a repetir en lengua muerta: Noli me tangere, señoras y señores que de todo hubo en la viña del Señor, zorras y zorros, a la hora de pedir peras al olmo de los tres deseos…”

Deseo bajo los olmos / Días sin fin by Eugene O'Neill

Sin embargo, todo hay que decirlo, consciente de su desairada posición y del peligro que corría su único puesto de trabajo,  el protagonista de este ameno relato procuraba templar gaitas escocesas con un ambiguo “vuelva usted mañana”, “sí pero no, no pero sí”, cuyo único objeto era ganarle tiempo al tiempo… “Resiste y vencerás”, había figurado, desde siempre jamás, sobre campo de gules en su bastarda escudería de nuevo rico /nuevo pobre de la noche a la mañana…

No le iba a resultar demasiado complicada la abstinencia de carne roja carmesí y/o de pescado azul celeste. Nuestro hombre en la era del trigo, a su manera y modo, se había, con el paso de las fases de la Luna, concienciado sin billete de vuelta.

Habida cuenta que las aves habían aparecido en la faz de la Tierra mucho antes que el llamado “homo sapiens”, sería a ellas a quienes, por derecho y por revés, competiría reclamar sus frutos secos y mojados, del mismo modo que las tribus indias americanas defendían sus territorios, sus manadas de búfalos y sus leyes indígenas frente a la rapiña los colonos invasores, llegados desde el otro lado de la niebla.

Arrajatabla27897d936aba809e86b09bbf35de7073 - Arrajatabla
-ROSTROS PÁLIDOS HABLAR CON LENGUA DE SERPIENTE…

Se trataba, a todas luces, de historias contadas al revés por el Imperialismo Salvaje, destinadas a justificar el saqueo sistemático de riquezas ajenas, cuando no el genocidio puto y duro…

-¿De qué lado estás, tú…?- había llegado a preguntarse- Las criaturas aladas demandan lo que es suyo… So pena de convertirte en esquirol, urge cambiar de bando… “Espantahumanos” a partir de ahora, mantendrás alejado a todo ese chusmerío de grasientos zampabollos caminando a dos patas…

“Empezarás por generar una leyenda aterradora en torno a las parcelas a tu cargo… Armado de guadaña- u hoz, en su defecto-, que, sin duda, localizarás en los sembrados, olvidada entre las partituras de los surcos por algún segador desmemoriado, procederás a descabezar a toda pareja apasionada con nocturnidad y alevosía, con la que cruces fornicando culo en tierra o individuo diurno con urgencias mingitorias prostáticas o apretones de cagalera miserere… “El Degollador de Terra Chá” o “El Coleccionista de Cabezas”, pasarías a llamarte según acervo popular, y tu siniestra fama y tétrico cronopio se extenderían a la velocidad del virus coronado.

“Al lado del cadáver, aviso a navegantes perentorio: “Estamos hasta los huevos de que nos robéis nuestras cosechas. Firma y tacha: el P.P. de C. (Partido de Pájaros de Cuenta”).

“No debes preocuparte ni mucho ni bastantepor los ataques de la prensa ultramontana: se apresurarán a invadir las redes sociales acusando al LGTBI de andar detrás de todo ello. “Los de la Pluma Loca” os llamarán sus tertulianos, de consuno. Tú, ni caso: hazme caso a mí, que soy tú mismo…

“Al final, triunfará la Verdad y te verás coronado de amapolas, y si no, al tiempo…”

Lo del LGTBI no le había hecho demasiada gracia. Él, como todo el mundo, tenía un montón de amigos gays, faltaría menos. Pero, donde esté un buen chuletón de carne femenina, que se quite la carne de marrano. El canibalismo sexual nunca había entrado en sus planes para fiesta rachada. El pájaro, en la jaula con alpiste y cañamones…La tierra para quien la trabaja… Los plumíferos no dan un palo al agua… Quien no trabaja, no hace la digestión, parafraseando a los hijos de Dante… Ni leyendas, ni leches… Para descabezar, están nuestros mejores sueños y el prepucio masculino…

Y, como era de temer, el viejo Campeador concluyó por echar balones fuera, tal que así: «En estos tiempos de hombres simbólicos y mujeres sintéticas-pronunciación grave; yo diría que gravísima-, hay que andarse con ojo bien cerrado…»

«¡Espantapájaros del mundo, uníos y revolveos: vienen a por vosotros…!- se le escuchó gritar entre maízales, seguro de la aprobación de los imbéciles. Solo quedaba aguardar la recompensa…

Nuestra vieja amiga Thérèse sabía mucho de esto… ¡Cuánto me gustaría volver a visitarla…!

therese desqueyroux - 1948 - francois mauriac - - Comprar Libros clásicos  en todocoleccion - 133002606

 FIN

The Scarecrow of Romney Marsh (1964) - The Doctor's Model Mansion

Duelos y Quebrantos

Peter Weir: "Tanto internet es peligroso para la imaginación" - EcoDiario.es
PETER W. – HELLO, FOLKS…

DUELOS Y QUEBRANTOS

Anda mi amigo Mike Castle entusiasmado con el ciclo WEIR que se ha montado, convencido, además, de que se trata de un autor no lo suficientemente reconocido y valorado, necesitado de poner su pica en Flandes.

undefined
Picnic en Hanging Rock (1975) - Filmaffinity
Gallipoli (1981) Película - PLAY Cine
es.web.img3.acsta.net/medias/nmedia/18/97/14/34...
Cómo luce hoy el elenco de la película “Capitán de Mar y Guerra”,  protagonizada por Russell Crowe? - Guioteca
Película La sociedad de los poetas muertos: resumen, análisis y significado  - Cultura Genial

EL SHOW DE TRUMAN (1998), PICNIC EN HANGING ROCK (1975), GALLIPOLI (19881), LA ÚLTIMA OLA (1977), MASTER AND COMMANDER (2003) y EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS (1989) le parecen un aval más que suficiente para situar al director australiano en las más altas cimas del show business, sin nada que envidiar a un Ford Coppola, un Terence Mallick o un Kubrick, por citar lumbreras urbi et orbe

Gracias a este entusiasmo, por demás merecido, descubrí una anomalía cinéfila instalada en mis propios circuitos: nunca jamás tampoco había llegado a ver GALLIPOLI, ni siquiera vía TV; solo había leído- mucho y bien- sobre ella…

Senderos de gloria (Paths of glory, 1957) (*)

Remediado el entuerto, puedo afirmar sin empacharme que a SENDEROS DE GLORIA made in Kubrick le han pasado el testigo de cargo… Acabas ambas con el congojo estremecido, al ser consciente que Gallipolis de todos los colores se suceden en el mundo cada día… Como escribió Arthur Miller, todos son hijos nuestros, y la rabia y el desaliento te escupen a la cara la parte de responsabilidad que te concierne…

GALLIPOLI pasó a convertirse así en el Weir para llevarse a isla desierta, en amor y compañía del Weir más “weird” de todos (chiste para estudiantes de inglés), un PICNIC donde no salían ni William Holden ni Kim Novak, ¡mira qué bien bailan…!, provocando erecciones a Troche y a Moche, los Epi y Blas a nivel carpetobetónico

Picnic (1956) - Filmaffinity

… en ruda competencia con THE LAST WAVE, peli apocalíptico-críptico-esotérica a evitar cuidadosamente por cualquier surfista cachas que se precie, sobre todo los miércoles…

El gran miércoles (1978) Película - PLAY Cine

El problema surgió con los dos últimos títulos citados más arriba: MASTER AND COMMANDER y EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS. Si la primera de ellas, diga lo que diga Mike C. (de “auténtico joyón”, la califica), y aquí yo, acabamos siempre strangers in the night pero sin rompernos ni mancharnos, lo de los poetas muertos se me ha venido atragantando desde siempre, en su implícita vocación de buenrollismo ilustrado, destinado a dejarte bien el cuerpo. Creo que su visión seguía una trayectoria de boomerang: empezaba viento en popa a toda vela para acabar estrellada en tus narices… Imperdonable manipular la trama como lo hace el guión para disponer de un mutis final con pies de barro…

Rebeldes (Outsiders), Stay Gold - Cine en Serio

Con el REBELDES (1983)de F. F. C. y su colección de cromos me pasa algo parecido: una computadora podría encargarse, sin mayores problemas, de que el invento funcionase en la taquilla… Y espera, porque a moro muerto, gran lanzada: SENSACIÓN DE VIVIR y MELROSE PLACE vendrían siendo la versión televisiva del fenómeno, encargada de extraer la hasta la última gota láctea a una teta retorcida, usando a la juventud, divino tesoro, como reclamo… De aquello hasta la saga CREPÚSCULO, carreiriña de can decimos los gallegos…

Sensacion de vivir. Beverly Hills, 90210 Temporada 1 - SensaCine.com
SENSACIÓN DE VIVIR (1990-2000)
Melrose Place (1992). Serie TV - FormulaTV
1992, MÁS DE LO MISMO PERO PARA «ADULTOS»
Saga Crepúsculo: Orden de los libros/películas – Selecta Magazine
CREPÚCULO Y SUS SECUACES… SUS SECUELAS, QUERÍA DECIR…

En esas andábamos, poetas al poder o al reciclaje, cuando se me vino a la mente una peli sagrada de mis días de esplendor en la yerba pero menos: ES GRANDE SER JOVEN (1956) de Cyril Franke, cineasta británico pediente de liberar.

Su filmografía, exceptuando este título, no pasaría del gris marengo: THE WITCHES (1966), la última aparición en el Cine de Joan Fontaine, en el mercado del vídeo conocida también por BAJO LA SOMBRA DEL INFIERNO, discretísimo producto Hammer; una de las dos pelis tituladas DON´T BOTHER TO KNOCK (“Pase sin llamar”): la suya, made in 1961, y la de Basil Dearden, protagonizada por Marilyn Monroe y Richard Widmark, inter nos titulada NIEBLA EN EL ALMA (1952); NEVER TAKE SWEETS FROM A STRANGER (1960), de nuevo para la Hammer, bien intencionada cinta sobre abusos a menores, y at last, but not al least, MAN OF AFRICA (1953), con un reparto de actores negros exclusivamente, cuya copia anduvo un montón de años extraviada y hoy se exhibe en festivales de medio mundo como “rareza”…

Bajo la sombra del infierno (1966) - Filmaffinity
Dont Bother to Knock (1961 film) - Alchetron, the free social encyclopedia
Amazon.com: Don't Bother to Knock : Richard Widmark, Marilyn Monroe, Anne  Bancroft, Donna Corcoran, Jeanne Cagney, Lurene Tuttle, Elisha Cook Jr.,  Jim Backus, Verna Felton, Willis Bouchey, Don Beddoe, Gloria Blondell, Grace
Niebla en el alma - Película 1952 - SensaCine.com
Never Take Candy from A Stranger (1960) - IMDb
Man of Africa (1953) - IMDb

Corrí en busca del burro y la hice mía para comprobar que IT´S GREAT TO BE YOUNG, milagrosamente estrenada en España en su momento, conservaba íntegros encanto y lozanía… Hasta podría decirse que era un NOVIO A LA VISTA (1954) de Berlanga a la inglesa, filmada dos años más tarde.

g8519 novio a la vista luis g. berlanga josette - Comprar Guías  publicitarias de películas en todocoleccion - 114819047

 Lloré, eso sí, los siete mares elevados al cubo de la fregona y al pañuelo de despedirse de una época gone with the wind… afortunadamente.

Es grande ser joven - Filmin

El Mr. Belvedere fotogramero obrante a la sazón la defendió con frases encendidas y puso sobre aviso a madia España… La verdad es que, aparte del carrerón que hizo John Mills en Cine y en Teatro (contemplarlo en el estreno londinense de CATS te provoca una catarsis de inmediato), el resto de la tropa juvenil terminó en un “si te he visto, no me acuerdo”. Jeremy Spenser, por ejemplo, añadiría, como secundario, dos o tres títulos de campanilla a su efímera gloria patris: EL PRÍNCIPE Y LA CORISTA (Laurence Olivier, 1957), LA PRIMAVERA ROMANA DE LA SRA. STONE (Jose Giovanni, 1961); una breve intervención en el FARENHEIT 451 de Truffaut (1966) a partir del texto Bradbury, tras lo cual se retiró del Cine… y, en este caso al menos, si te he visto, claro que me acuerdo…

Casting Sir John Mills as Gus the theatre Cat - Behind the Scenes | Cats  the Musical - YouTube
LONDON PALLADIUM, 1998
Cine de papel – El príncipe y la corista – 39escalones
La primavera romana de la Sra. Stone (1961) - Filmaffinity
Fahrenheit 451 (1966) - Filmaffinity

 Ando empeñado ahora en que Mike Castle compare ambos títulos- lo de Weir y lo de Frankel- y saque conclusiones. A cambio, le he prometido revisar, en un programa doble, MASTER Y COMMANDER y EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS, no vaya a ser que se conviertan en mi camino de Damasco…

Ya puestos, me prometo a mí mismo el bajarme en la burra otro intocable, hijo del Free Cinema: el IF… (1968) de Lindsay Anderson…, tanto que ver con el mayo francés… y, en un más difícil todavía, el CERO EN CONDUCTA (1933) de Jean Vigo, prohibida en Francia hasta 1946 por subversiva y así…

If…, 1968 – Cine que veo
Cero en conducta (1933) - Filmaffinity

FIN

It's Great to Be Young! (1956) - IMDb
Cupido estatua: imágenes, fotos de stock libres de derechos | Depositphotos

A CUPIDO LE SIENTAN BIEN LAS GAFAS NEGRAS…

RELATO ESCABROSO

Para Lucía, ligeramente sonrojado.

I

Culpable a medias o inocente a medias; pero esa no era la cuestión palpitante. Se trataba de llegar a conclusiones mínimamente válidas sobre los factores que habrían de desencadenar lo inevitable.

Amar supone siempre un riesgo a equivocarse, del mismo modo que no amar equivale a una traición perpetrada por ti mismo en contra tuya, dicho lo cual quedas como estabas, al borde mismo de la duda metaquímica orgánica. Sexo y Amor van en el mismo carro a misa, a masa, a mesa, a musa… y duermen, por supuesto, en el mismo lecho de rosas y de espinas…

Cualquier compromiso previo, sin embargo, surgida la atracción, parece condenado a quedarse sin efecto, invalidado. Amor es ahora o nunca y no puede aguardar la primavera…

Como escribió El Poeta- todos son el mismo, uno y multitud, girando en el espacio, sin descanso, sin principio ni fin, no importa la fase en que se encuentren-, cumple tomar partido, partido hasta mancharse.

Vera Rubin y el misterio de la materia oscura en el CERN

Héteme aquí unos hechos al desnudo a beneficio de inventario… y que Santa Lucía de Siracusa, Patrona de los Ciegos, me sepa perdonar, pues nada tiene en contra suya- no visto lo visto, más bien sería al contrario- el autor de este cuento de callejón oscuro cual la boca del lobo, una noche nochera de truenos sin relámpagos…

13.12 Santa Lucia de Siracusa - MCLD Maria con los Desamparados
SANTA LUCÍA

Una secuencia clínica milimétricamente diseñada: un diagnóstico ambiguo, un desolador compás de espera, la cruda realidad imponiendo sus leyes, una condena inapelable a corto/medio plazo: la ceguera total sin billete de vuelta; un no a la oscuridad carente de matices: el blanco y negro no están ni se le esperan… Ni siquiera el recuerdo o el sueño son capaces de imitarlos mucho tiempo… Resplandores borrosos, corto y cierro…

MÁSCARA DEL DEMONIO, LA - El Hombre Martillo
LA MÁSCARA DE LA CEGUERA

Marga eligió el silencio a modo de respuesta. Si acaso, monosílabos, y muy de tarde en tarde. Llegué a sospechar que, de algún modo, me hacía responsable de su estado, a partir de nuestra dieta cárnica, nuestro sedentarismo inveterado, el alcohol, el cloruro de sodio y el humo del tabaco. Tenía veintiocho años por entonces. Le concedí permiso para hacerlo.

De haber fructificado alguno de sus complicados embarazos, la maternidad la habría obligado a mostrarse un poco más humana, so pena de descubrirse y descubrirnos una naturaleza que, hoy, no dudo en calificar de desalmada: Marga- he caído en la cuenta demasiado tarde- no siente, ni padece, ni perdona.

Lo de traerse a su hermana Trinidad con síndrome de algo, a vivir con nosotros, tras la muerte en paralelo de mis suegros, una después de otro, fue idea suya. Me la tomó prestada, si hemos de ser exactos.

Welcome to the Rita Tushingham Home Page
TRINI, ELUCUBRANDO

Trini era y es una criatura vivaracha y festiva, capaz, y a las pruebas me remito, de ponerse a reír en pleno entierro… Nacida de rebote, a última hora, una década más tarde de lo justo y necesario, no era tonta ni lista sino todo lo contrario; su advocación como juguete roto en la familia resultaba para todos evidente; pero, que yo recuerde, nunca se barajó la idea de su ingreso en algún centro comme il faut. La pobrecilla enseguida sabía hacerse querer, siempre que no olvidase tomar su tratamiento.

Marga no tardó ni un simple día de prueba para manifestar su profundo desagrado ante la mera existencia de su hermana pequeña, a la que consideraba “una desgracia más que le había caído encima”, incluso a pocos metros de la misma, mientras Trini sonreía, bobalicona, haciéndose la muerta o atornillando la sien derecha con el índice, repitiendo la misma cantinela, una vez, y otra, y otra: “¡Está como una cabra…!”

Para ella, la ceguera era como jugar al escondite: cuentas hasta diez y, luego, abres los ojos y echas a correr, en busca de tus amiguitas y amiguitos para hacerlos “pandar” y pagar prenda…

Marga, desde su llegada, se las había arreglado para ignorar su contingencia real y verdadera. Un mal sueño, hasta puede que sí; pero no más allá. Una diseñadora de interiores no podría, con vistas al mercado, cargar con semejante lastre fraternal… Lo que no es óbice para, puesta bajo su mando y ordeno por la Vida, no parar en barras hasta verla convertida en una especie de cenicienta turulata, chica de los recados y responsable sin derecho a réplica tras cualquier tipo de desastre doméstico.

Llegó a asustarme cuánta maldad junta pueden ocultar unas gafas oscuras, a horcajadas sobre un par de narices, como negros murciélagos; sentir el roce de sus dedos helados recorriendo tu rostro en busca de respuesta me resultaba no menos nauseabundo…

El sexo como tal dejó de existir entre nosotros, aunque creo haberla sorprendido masturbándose en más de una ocasión, allá en la madrugada.

Cuando la interrogué sobre la razón de su rechazo, se tensó, alacrán macho travestido en medio de la hoguera, y fingió montar en dolorida cólera:

-Hace falta ser cerdo para pedirme algo como eso… Hombre tenías que ser para atreverte… Pero no pases hambre por mi culpa… Mira a tu alrededor y surgirán ideas… Yo ya las tuve: te he allanado el camino, poniéndonos a salvo de microbios.

II

Google+ | Spider, Weird gif, Optical illusions

Aracne había tejido su telar atrapamoscas donde esperaba mantenerme a buen recaudo. El cebo vengativo de doble embocadura sacado a relucir ponía de manifiesto a la estratega bragada en mil batallas: una virgen sobre el altar de sacrificios, descerebrada Ligia, de nuevo frente al toro… Todo quedaba en casa y Dios en la de todos…

No dudaba que una cuñada como aquélla resultaría presa fácil y al alcance de una mano pecadora, mejorando lo presente.

 Trini- y me fijaba ahora por primera vez, doy mi palabra- disponía de lo que toda mujer debe tener puesto en su sitio, a la pegajosa espera de su polinización correspondiente.

Tendría que ser jugando, algo que pareciese inofensivo hasta que fuese demasiado tarde para retroceder todo el camino andado. La propia Marga, ¿por qué no…? , sentada en su sillón del trono, podría hallarse presente, sirviendo de garante y de testigo (no ocular, dadas las circunstancias)…

Que nadie se preocupe, por favor: pensaba utilizar preservativo…Y, además, solo estoy fantaseando sobre temas prohibidos… Mi escroto lo agradece, ¿no es razón suficiente…? ¿O es que acaso me están tomando por un monstruo, un Mr. Hyde de cintura para abajo…? Espero que os haya quedado prístinamente claro de que sería incapaz de matar una mosca… ¡Cállate, Norman…! Nadie te ha dado vela en el velero…

Oda a los asesinos literarios: Norman Bates - Arantxa Rufo
NORMAN.- ¡UNA MOSCA, DOS MOSCAS, TRES MOSCAS…!

Al poco de su instalación en nuestro dúplex, llevado por una curiosidad no tan malsana como algún lector morboso podía llegar a imaginarse, le pregunté a mi hermana política con qué solía soñar allá en su dormitorio, rodeada de cojines con borlones dorados y muñecas barbilindas por docenas.

Se lo pensó dos veces antes de responderme. Vete a saber lo que trataba de ocultarme aquella cabecita a pájaros sin nido.

-Si me prometes no decírselo a nadie, te lo cuento…-lo estaba deseando y bizqueaba lo suyo, cotorrona y harpía al cincuenta por ciento- Pues verás… Empiezo por el último…Estoy en una granja y hace un calor horrible. El corral empieza a llenarse de corderos de todos los colores: azules, blancos, negros… Ojos enrojecidos tienen todos y sonríen… Algunos lucen cuernos muy pequeños y brillantes como faros; otros, en cambio, unas orejas grandotas y peludas, con pendientes de coral girando como aspas de molino por culpa de la brisa… Los más descarados se dedican a mordisquearme los tobillos y lamerme los dedos… Harta de semejantes confianzas y sin venir a cuento, cruzo un riachuelo que pasa por allí y escucho voces. El agua ha empezado a avisarme de peligros, de desgracias sin cuento que van a sucederle a mi familia… De regreso al corral, descubro que las ovejas de antes, más o menos normales, se han mudado de cabeza, convertidas en cerdos que relinchan a coro y me aplauden con sus patas delanteras…

Conoce al cerdo mangalica que parece una oveja | Periódico El Sol COLOMBIA

Me fijé en su mirada. Estaba disfrutando de lo lindo. Preferí no cortarle la meada. Le pregunté por el sabor de su helado favorito, un tema recurrente en sus conversaciones sobre temas científicos. Nunca me había fallado hasta el momento.

-¿Es que no te interesa lo que dejó caer el cerdo que parecía al mando del zoológico…? Tenía un aire contigo… Yo ahí lo dejo….- preguntó, con un asombro a punto de convertirse en afrenta pura y dura por la parte que me toca las narices.

Esquivé la estocada de Milady de Invierno sacando a colación un subtema preferente: los jerseys de manga corta versus las rebequitas de entretiempo. Y ni por esas…

-Te haces el longuis por jugarme la vuelta… Yo y tu señora, agua clara y aceite de ricino…Todas las atenciones familiares se giraron hacia mí cuando al Dr. Andrade- “Cataplasma” lo llamaba mamá con mucha chispa- se empeñó en que yo había nacido sin cocinar del todo. Les faltaba un hervor a mis entendederas. Y ahora os caigo del cielo, lo tomas o lo dejas… ¿Tú, de qué bando eres…? Luces, muchas no hay donde escoger… Ojos que no ven, cabeza que no piensa una a derechas… Hijo, la llevas clara…

Así es Trini, una y trina, capaz de razonar verdades del barquero, quizás a partir de la llamada intuición femenina o de un cruce de cables que acierte, por chiripa, a coordinar unos circuitos cerebrales habitualmente fuera de servicio.

Debo reconocer que no me importaría demasiado unas liaiasons dangereuses con la susodicha siempre llevando yo la voz cantante, por supuesto. Si algo me lo impide es el convencimiento de que Marga no tardaría en ser informada, con pelos y señales, de cómo se comportaba su esposo ante dios y ante los hombres cuando puede dar rienda suelta a sus más bien modestas fantasías eróticas, sota, caballo y reina, de un kamasutra reproducible en tres cuartos de infolio, y todo ello con vistas de mantener a raya un pertinaz y cabizbajo aburrimiento.

Porque si alguien corre peligro de quedarse ciego en esta historia, ése y no aquélla viene siendo un servidor, a fuerza de platonismo a manos llenas: conócete a ti mismo y luego, ya veremos… ¡Lo que surja…!

El origen de la frase 'conócete a ti mismo' del templo de Apolo - La Mente  es Maravillosa
NOSCE TE IPSUM

III

De aparecer publicado este relato, Marga- o sea Asunción, llamemos a las cosas por su nombre- me amenaza con un divorcio express en coche-cama… ¿Qué iba a pensar la gente; su hermanísima Amelita, sobre todo, licenciada en Románicas por la Pontificia salmantina, master va, master viene, hasta quedar descompuesta y sin novio a la vista o al tacto…?

 Lo de hacer el amor con los ojos vendados, convertido en costumbre, apenas alcanza a durar minuto y medio de placer compartido y, por eso, de común acuerdo entre los conyuges, lo habíamos ampliado a un full time y que saliese el Sol por Antequera…

Con los veinte dedos de los que nos ha dotado la Naturaleza convertidos en “Livingstone, supongo” explorando anatomías propias y ajenas, uno puede escribir, de atrás para delante y de atrás para delante, un nuevo libro de las Selvas Vírgenes cada viernes venéreo, que es lo que está mandado… Las uñas, convertidas en párpados digitales, se abrían ahora a un amplio abanico de posibilidades: capaces de la caricia, traviesos cosquilleos o pellizcos de monja, no necesitan de pestañas para nada… Las yemas de los dedos tampoco se andan por las ramas, interpretando suaves melodías, gustosos pizzicatos o estruendosos tatachines al piano, al clavicordio, al organillo, mientras las lenguas practican el arameo y el esperanto, los dientes mordisquean y las narices, metomendoto natas, se ocupan de los aromas y perfumes que llega a destilar la piel de los mortales… ¿Qué voy a saber yo que Vuecencia no sepa de las concupiscencias de que es capaz el ser humano…?

Eugene o´neill / a electra le sienta bien el lu - Vendido en Venta Directa  - 15522987

Si a Electra le sienta bien el luto, a Cupido le sientan bien las gafas negras… Y, qué demonio, el pensamiento no delinque y además no puede transmitir enfermedades… Benavente, premio Nobel, nos tenía más que avisado, por boca de Crispín: hasta el propio Aretino se hubiese muerto de vergüenza en estos tiempos…

Manuel Dicenta en "Los intereses creados", representada por la compañía  Lope de... - Archivo ABC
MANUEL DICENTA.- HE AQUÍ EL TINGLADO DE LA ANTIGUA FARSA….

Total y resumiendo: Marga, la Amarga, aka Asunción, me tiene amenazado… Si están leyendo lo que están leyendo, los avispados ojos del amable lector escribirán el final del presente relato…

Está a la page recordar el futuro y, so sorry… soy de los que se apuntan a cualquier bombardeo…

FIN

La llegada (Arrival, 2016), de Denis Villeneuve
EN «LA LLEGADA» (2016) DE DENIS VILLENEUVE OS EXPLICARÁN LO DE RECORDAR EL FUTURO… LO HE ENTENDIDO HASTA YO… DON´T WORRY, BE HAPPY…
Fernando Fernán-Gomez.
-YO DIRÍA QUE SE ESTÁ MEJOR CON LOS DE ABAJO…

VIAJE A LAS PARTES NOBLES DE FERNANDO FERNÁN GÓMEZ, EL BUEN SALVAJE DE LA CULTURA ESPAÑOLA

Con motivo de su primer centenario, TCM ha empezado a emitir un ciclo dedicado a lo más florido de su filmografía. Para abrir boca (de asombro, de estupor, de espanto… de lo que ustedes quieran menos de aburrimiento), un órdago a la grande: EL MUNDO SIGUE (1963), quizás el más maldito de sus títulos nobiliarios, a partir de la novela Zunzunegui. Ahí es nada- ya hacen falta bemoles y corcheas- sacar a relucir, con un par o con un trío, en pleno jardín de las delicias hispánicas de los llamados “felices 60”, un retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte puesto el día, a pie de calle madrileña, barrio de Chamberí concretamente, hostión comulgatorio amasado con miserias humanas a base de violencia doméstica, adulterio, prostitución, ludopatía, machismo militante, agitados sin cortarse un pelo, levantando la voz hasta desgañitarse, por si alguno necesita trompetilla…

El mundo sigue (1965) - IMDb

“¡Dios, la que se armó…!”, si se me permite utilizar a un olvidado, aquel Francisco Candel contundente, con los pies en el suelo embarrado por la dictadura.  “Quien corresponde”, personaje siniestro de la España franquista, se apresuró a tomar cartas en el asunto, de tal manera que- mediante una ínfima clasificación del Sindicato Nacional del Espectáculo, encargado de los castigos y los premios, con vistas a ahuyentar a los distribuidores-, la película tardaría dos años en estrenarse en provincias. En sus memorias, de las que se habla por ahí abajo, el padre de la criatura ventila la cuestión con un par de renglones: «En producir EL MUNDO SIGUE invertí mis ahorros. Si conseguía recuperarlos, sería a lo largo de los años». (…) «No se pudo estrenar nunca, nunca se exhibió ante el público de una manera normal. Fue rechazada por el publico antes de que pudiera verla».

Actualmente, restaurada, se la señala por la Crítica seria como una de las mejores películas no solo de su autor, sino del Cine Español en general.

El Mundo Sigue [DVD]: Amazon.es: Lina Canalejas, Fernando Fernan Gomez,  Gemma Cuervo, Milagros Leal, Agustin Gonzalez, Francisco Pierra, Fernando  Fernan Gomez, Lina Canalejas, Fernando Fernan Gomez: Películas y TV

Su visión, para mí, constituyó… A ver cómo lo explico… Desde luego, no un descubrimiento de su autor, del que ya, en sus prólogos teatrales, todo un Jardiel Poncela detectaba algo más que talento, y que firma varios de los títulos indispensables- a través de la Literatura, el Cine, el Teatro y la Televisión- para entendernos a nosotros mismos y entonar un «culpa, mea» de chorro avinagrado.

Rocco y sus hermanos (1960) - Filmaffinity

EL MUNDO SIGUE vendría siendo, mutatis mutatis, un ROCCO Y SUS HERMANOS (1960) a la española cuando canta, es que canta las cuarenta en bastos, sin dejarse llevar- porque la rabia no te deja- por esteticismos de alto standing, hijos del melodrama sublimado.

En Fernando el Salvaje, el sublimado será siempre corrosivo, hasta dejarlo reducido al folletín populachero, defensor de la honra como nadie. Apuntaba muy alto-y muy bajo también- don Max Estrella: “El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada”. Y, al que no quiera caldo, siete tazas… La puta mierda de unas vidas rotas tiene que oler a eso… La de pitiminí no está ni se la espera…

Y así el desmelene desmadrado rompe y rasga pondrá a sus oficiantes al borde mismo de la demasía… La tropa Fernán-Gómez, donde pulula lo mejor de casa, no se anda con remilgos a la hora de pasarse los tres pueblos: Milagros Leal, Lina Canalejas, Mª Luisa Ponte, Pilar Bardem, Agustín González, el propio F. F-G… dispuestos todos ellos a emprenderla a dentelladas secas y calientes en cada secuencia en la que participan… Demasiado pal cuerpo de bomberos…

Luego, terminado el pase por la tele, ya en plena resaca, comienzan a escocerte las meninges de propulsión a chorro… Porque, vamos a ver, señor mío maestro armero: pongamos juntas ESA PAREJA FELIZ (1951), protagonizada por nuestro F.F-G y Elvira Quitillá, opera prima hermana de los Bardem-Berlanga y LA VIDA POR DELANTE Fernán-Gómez, made in 1958 y su secuela, LA VIDA ALREDEDOR, made in 59, ambas protagonizadas por quien ya habrán adivinado y Analía Gadé.

Esa pareja feliz (1951) - Filmaffinity
La vida por delante (1958) - Filmaffinity
La vida alrededor - Película 1959 - CINE.COM

Yo os pregunto, loqueros: ¿No resultaría justo y necesario equiparar los ditirambos al valor testimonial de ambas propuestas sobre la vida y milagros de la pareja hetero en la España de los años 50?…? Parece ser que no… Podría deberse a que, en el caso F. F-G., se trataba de un cómico metido en camisas de once varas… Un okupa que pasaba sin llamar… Y un peligro cierto: Balarrasa apuntaba muy alto y mejor impedir que llegara a convertirse en cañonazo…

Imprescindibles' retrata a Buero Vallejo en el Día Mundial del Teatro -  RTVE.es
BUERO Y COMPAÑÍA
Las bicicletas son para el verano – kritilo
Las bicicletas son para el verano - Círculo de Bellas Artes

Otrosí, pongamos sobre el porta, dos funciones teatrales mamando de la misma ubre nutricia, la Guerra Civil y el Pueblo Madrileño por el que sí pararon… Me refiero a la HISTORIA DE UNA ESCALERA (1949) de Buero y a la fernandina LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO (1977), llevada al Cine por Jaime Chávarri en 1984… (¿Por qué no el autor de sus días?)…¿Acaso no serían hermanas en cuanto a transcendencia? ¿A qué viene el escatime a la segunda de su correspondiente hosanna en las alturas…? Yo diría que no se puede mencionar la una sin la otra, pero en ambos sentidos…

El extraño viaje (1964) - Filmaffinity

El sistema binario vuelve a repetirse con el “Y tú, ¿ a quién quieres más: a EL MUNDO SIGUE o a EL EXTRAÑO VIAJE…?  Y es que, a esta última, cosecha del 64, a partir de una idea de Luis G. Berlanga, también hay que echarle de comer aparte… ¡Pero, qué mala leche y qué país, Miquelerena…! Su demoledor mensaje, puesto en labios de una juvenil Sara Lezana, se reduce a cuatro palabras, cuatro, y dos admiraciones, una patas arriba y otra patas abajo: “¡Pero qué burro eres…!”. Conste en acta, visto lo visto y oído lo oído, aquí ha comido ajos todo quisque… empenzando por mí mismo… Pues habla ahora o calla para siempre.

No he callar, por más que, con el dedo, etc. : Me ha molestado- y mucho- cierta insistencia machacona-acompañada de imágenes de un sarcástico «celtiberia show»-acerca de lo cerril del paisanaje retratatado, que contrasta con las palabras del autor, recogidas en sus memorias, en el sentido de que él siempre se ha sentido cerca de los de abajo… Sinceramente, pienso que se le fue la mano y acabó por equivocarse y mear fuera del tiesto…

Una Factory de viva lujo y quien lo trujo, tal que así, se encarga de sostenella i non enmendalla: Carlos Larrañaga, Tota alba, Lina Canalejas, Jesús Franco, Rafaela aparicio, María Luisa Ponte, Luis Marín, Xan Das Bolas, Carola Fernán-Gómez…De todos ellos, yo destacaría la presencia de una Rafaela Aparicio para elevar a los altares y un Tío Jess para comérselo a bocados sin dejarle ni las raspas a la ínclita, ubérrima y racial Lina Romay, tan aficionada ella a comerse todo aquello que se mueva…

Sección visual de El extraño viaje - FilmAffinity
-¿DE VERDAD QUIERES QUE HAGA UNA PELÍCULA CONTIGO, JESUSITO DE MI VIDA?
-¿Y POR QUÉ NO…? TOTAL NO SE IBA A ESTRENAR EN ESPAÑA…

Seguro que la pasan por el ciclo TCM… Un consejo de amigo: corran a verla…

Ojalá el susodicho ciclo semanal incluya la masterpieza de la colección: EL VIAJE A NINGUNA PARTE (1986), lapidaria candidata a rezar a modo de epitafio, en seria competencia con SI LO SÉ, NO VENGO, una vez adherida a mi polvera reverteris, sobre la vida de los cómicos de la legua, siempre con la lengua de fuera, con una mano detrás y otra delante… Cada vez que la veo, me da llorera incontenible…

El viaje a ninguna parte (1986) - Filmaffinity
FARANDULAS Y FARANDULES ESCAPANDO DEL HAMBRE Y DE LAS GANAS DE COMER
Siete mil días juntos (1994) - Filmaffinity

Otra que tal pidiendo un inclusive, sería 7000 DÍAS JUNTOS (1994), una comedia negra, negrísima, necrófila perdida, sobre eso del matrimonio, que remata con una cita de Cervantes, procedente de su entremés “El Juez de los Divorcios”: “En los reinos y en las repúblicas bien ordenadas, había de ser limitado el tiempo de los matrimonios, y de tres en tres años se habían de deshacer, o confirmarse de nuevo, como cosas de arrendamiento; y no que hayan de durar toda la vida, con perpetuo dolor de entrambas partes”… Y es que a doña Isabel de Urbina, su santa esposa, era de las de Villadiego tomar, o al menos eso es lo que se comentaba en las corralas de la Villa y Corte…

El Juez de los Divorcios. Short farce by Cervantes (Print #14322669)

Lo que el personaje encarnado por Agustín González dice y hace en su transcurso debiera figurar en algún Museo de los Horrores…Y luego están Pilar Bardem, oficiando de bruja más que bruja; Chus Lampreave, María Barranco, José Sacristán y un montón de cofrades con cuyas caras hace años que nos hemos quedado…

En cuanto a sus esforzadas lides como actor en películas propias y ajenas, me pido… me pido… Me pido LA VENGANZA DE DON MENDO (1961), EL ESPÍRITU DE LA COLMENA (1973), LA LENGUA DE LAS MARIPOSAS (1999), EN LA CIUDAD SIN LÍMITES (2002)…

La venganza de Don Mendo (1961) - Filmaffinity
El Espíritu de la colmena - Película 1973 - SensaCine.com
La lengua de las mariposas - Película 2000 - SensaCine.com
En la ciudad sin límites (2002) - Filmaffinity

De su paso por los escenarios, a principio de los 70, quiero recordar, en el Teatro Jofre ferrolano, aquel recital Brecht, «A los Hombres Futuros» a medias con Massiel… ¿Quién te vio y no te recuerda…? Poesía al desnudo, plomo derretido, pura magia…

Recorte blanco y negro 3056 1970. massiel, fern - Sold through Direct Sale  - 114177055

A los Ferroles se acercaría también F. F.-G. con exitosas comedias de Alonso Millán- MAYORES CON REPAROS , GRAVEMENTE PELIGROSA, LA VIL SEDUCCIÓN-, en amor y compañía de doña Analía…Te reías mucho, claro, y engordabas sus cuentas corrientes, que era de lo que se trataba, ¿no es cierto?.

Para el disfrute de titulos como SONATA A KREUTZER de Tolstoi, EL PENSAMIENTO de Andreyev, MI QUERIDO EMBUSTERO de Bernard Shaw o UN ENEMIGO DEL PUEBLO de Ibsen había que desplazarse a las grandes capitales…

El pensamiento – Teatro Marquina, 1963. Dir. Fernando Fernán-Gómez
EL PENSAMIENTO de Leonidas Andreyev (1963)
programa teatro poliorama la sonata a kreutzer - Comprar Documentos  antiguos en todocoleccion - 180332823
(PRINCIPIO DE LOS 60)
Abrir original Objeto digital
-MI QUERIDO EMBUSTERO (PRINCIPIO DE LOS 60)
Emma Cohen y Fernán Gómez haciendo el TEATRO: «Un enemigo del pueblo» y «El  mal anda suelto». – La Aldea de los Molinos de Agua {Sueños de Cine}
UN ENEMIGO DEL PUEBLO (1971)

Bueno, ya puestos, a no olvidarse de su libro de recuerdos, EL TIEMPO AMARILLO. MEMORIAS 1921-1997, publicado en 1998 por Editorial Debate, dedicado a su madre, Carola Fernán-Gómez, donde su autor nos descubre el lado oscuro de una profesión cuyos oficiantes, hace unos pocos siglos, no eran enterrados en sagrado.

Libro el tiempo amarillo : memorias, fernando fernán gómez, ISBN 18468092.  Comprar en Buscalibre

Fernando Fernán-Gómez, estoy seguro, no descansa en paz… Quiero imaginármelo en el Más Allá, dirigiendo un Circo de Gusanos Saltimbanquis u organizando recitales de ópera a cargo de la Santa Compaña, con el Brindis de La Traviata y el «Va Pensiero» de Nabucco como repertorio… Me llena de satisfacción también el pensar que, cuando se hable de Cultura Española siglo XX-XXI, su nombre va a parecer un montón de ocasiones ya se hable de Teatro, de Literatura, de Cine o de Televisión (JUAN SOLDADO, EL PICARO…)

EL PÍCARO", PERSONAL PROYECTO TELEVISIVO DEL GRAN FERNANDO FERNÁN GÓMEZ
(1974)
Juan Soldado.avi - YouTube
JUAN SOLDADO (1973)

Leo por ahí que, en la capilla ardiente, noviembre 2007, su ataúd aparecía cubierto por la bandera anarquista… Del enfant terrible que seguramente fue, no podría esperarse mejor corte de mangas en honor de las autoridades asistentes…

-¡A QUE SALGO DE LA TUMBA Y LE HAGO TRAGAR LO DE «NIÑO TERRIBLE»…!
-NO LE HAGAS CASO. EL POBRE, QUE NO SABE LO QUE DICE…
-POR DIOS, FERNANDO, QUE NOS ESTÁN MIRANDO…

NO FIN

Starpowder

STARPOWDER

Relato Pseudocinéfilo

Una O'Connor | Cinefania Online
¡CUIDADITO CON LO QUE ESCRIBÍS DE MÍ, NO OS VAYA A CAER UN DEMANDA…!

I

Hacía siglos y siglos que sus incondicionales no le escribían una sola carta de admiración y de buenos deseos. Había dejado también de revisar sus títulos gloriosos por medio de un reproductor de DVD.s, con cuyo manejo se había familiarizado- solo a medias, que conste- Adela, prima hermana suya, coja de nacimiento, pariente pobre, secretaria personal y señora de compañía… Todos los citados con mayúscula en los títulos de crédito- todos menos ella- habían criado malvavisco hacía ya tiempo o andaban pal arrastre en geriátricos, la mayoría de ellos, clandestinos…

Dora Sotomayor asistía, espartana perdida, a su götterdämerung, un generalizado “si te visto no me acuerdo”, al que había terminado por acostumbrarse. Los que han mordido cumbre como ella no necesitan para nada el consuelo servil de los extraños…

Le preocupan, empero, ciertos fallos selectivos de memoria. Su propia biografía se presenta llena de agujeros, lo cual pone palos en la rueda de su fortuna por venir: escribir unas memorias premium donde se pasaría revista a su florido plantel de amantes de tres sexos, aportando prolijos testimonios gráficos de tan intensas jornadas lupercales de toma Pan y moja mientras puedas.

Lo había ido aplazando y, ya tú ves, ahora, a arroz pasado, un totum revolutum de churras con merinas, porras y tejeringos, chocolate a la española o la francesa, se había apoderado de su mente.

Palpa que te palparás en busca de evidencias en recuerdo de menages placenteros, estaba por asegurar el haberse encontrado con un himen del trinque coronando su índice derecho, aquejado de artrosis pero lince en cuestión exploratoria de humedales recónditos.

No era cosa de consultarlo con la Ciencia Hipocrática, arriesgándose a ser tomada de choteos variopintos y rumores imparables sobre el lamentable estado de sus bajos alopécicos y de sus altos craneales con peluca.

De hallarse las primas entre sí internadas en una residencia, siempre se podría haber sonsacado a la enfermera-jefe sobre la naturaleza del fenómeno; pero ella, “yo digo, yo mando”, se había empeñado en resistir las “invasiones bárbaras” de la cuarta edad, atrincherada en el apartamento palmiro de la calle madrileña de Hortaleza, según se sube, a la derecha.

-¿Virgen, tú…? – le preguntó al espejo- Habría que preguntárselo a Errol Flynn, un garañón y, a la vez, todo un señor, con el que tuve el gusto de compartir piraterías en varias coproducciones de mucho timbre y mucha campanilla…

Evocar el pasado la ponía muy nerviosa… A veces, confundía al susodicho Flynn con Tyrone Power…y se veía obligada a desnudarlos en busca de respuesta…para sufrir un violento tijeretazo de censura a cargo de sí misma: los desnudos masculinos que lograba reunir- y tampoco eran tantos- aparecían con una tupida nubecilla cubriendo unas vergüenzas más o menos toreras…

Errol Flynn: una vida llena de películas, alcohol y sexo | Sucedió una  noche | La crónica negra de Hollywood | Cadena SER
ERROL FLYNN CES´T MOI…
Tyrone power - Vendido en Venta Directa - 183656332
¡TYRONE POWER AL PODER!

Conservaba en su mente ciertos detalles anatómicos del macho; pero no era cosa de solicitar a la prima Adela- a la que suponía virgen y mártir, con cojera o sin ella- que le buscase en internet cómo andaba el mercado de archidones en lo tocante a los galanes clásicos del Cine.

De cualquier manera, su virginidad ponía en peligro la existencia de un memorándum tan rico en trapisondas amatorias… ¡Vaya mala pasada le jugaba la fuerza del destino…! A no ser que… A no ser que se tratara de un milagro ginecológico, no menos atractivo como hilo conductor de unas memorias con inconfundible marchamo de best seller, antes de ser llevadas a la pantalla grande o convertirse en serial televisivo a la otomana

Debería concentrarse y aclarar las ideas, recurriendo a Adela si es preciso. La muy ladina sabe más de lo que calla. Heredera universal de todo aquel emporio de recortes de prensa, vídeos en mal estado y DVD.s, lo que podríamos llamar su “filmoteca”, e ignorante supina de que con el apartamento se iba a quedar al banca tras su pase a mejor vida, vete a ver si no andaba, por su cuenta y su riesgo, a sus espaldas, negociando la venta bajo cuerda de alguna de estas joyas para coleccionista. Sería mejor sorprenderla en pleno fregoteo y proceder a tirarle de la lengua viperina…

Snake Strike GIF - Snake Strike Rattle - Discover & Share GIFs

II

Lazarus0000 - Sister Act 1 and 2 Photo (36829505) - Fanpop
SOR SAGRARIO, PONIENDO CARA DE MALA

Sor Sagrario se había aficionado al Cine en la lejana infancia, a raíz de la invitación de su tía Celia para que la acompañase al estreno local de “Pequeñeces”; con el tiempo y un ganchillo, habrían de caer también “La Leona de Castilla”, “Agustina de Aragón”, “Locura de Amor”, “Currito de la Cruz” y similares.

Programa de Cine - Pequeñeces | La Trastienda Antigua
LEONESSA DI CASTIGLIA, LA" MOVIE POSTER - "LA LEONA DE CASTILLA" MOVIE  POSTER
Agustina de Aragón (Juan de Orduña, 1950)
Locura de amor (1948)
Currito de la Cruz (1949) - IMDb

Tía Celia, afiliada a la Sección Femenina desde siempre, solo veía Cine Español convenientemente censurado, por librarse de nefastos adoctrinamientos a cargo de potencias extranjeras… Hasta dónde no podría alcanzar su celo que, una perrilla faldera que achuchaba todo el rato, acudía al nombre de Cifesa…  Solo “Lo que el viento se llevó” había logrado salvarse de la quema…

Lo que el viento se llevó (1939) - Filmaffinity

Con la de Sotomayor, su residente favorita, Dios se lo perdone, se las arreglaba a las mil maravillas a la hora de seguirle la corriente alterna.

-Pero vamos a ver, doña Adoración, pedazo de alma cándida, si usted, en “Alba de América”, interpretaba a Isabel la Católica, ¿qué papel le correspondía a Amparito Rivelles…?

Dawn of America - Wikipedia

– ¡Échese a adivinar, Sor Sagrarito…! De doncella, no creo: menudo disparate… Seguro que de indígena emplumada y faldicorta, saludando en inglés a los descubridores…

Sor Sagrario, ya puestas, por la paz interior de su convento, comulgaba con sagradas formas de molino, dispuesta a admitir-de boquilla- que aquella anciana de aspecto entre pajaril y endemoniado había sido, al mismo tiempo, Escarlata O´Hara y Melania Hamilton en un remake español de “Gone with the wind”, producido por Cesáreo González, con Juan de Orduña, por supuesto, a la batuta… O, ídem de lienzo, la Margarita Gautier a punto de contagiar tuberculosis a un Armando Duvall a cargo de Rafael Durán en su punto de sal y galanura, capaz de mojar pabellón auditivo a aquel Roberto Sastre con bigote, derechón donde los haya… Como no hay dos sin tres, ahí va otro ejemplo no menos pertinente/impertinente: la Srta. Soto (lo de “mayor” lo había añadido ella), antigua taquillera de un cine de barrio en pleno Chamberí, no se cansaba de repetir su doblete en “Eva al desnudo”, donde había encarnado a Eva Harrington y Margot Channing de una sola tacada, poniendo a la Davis y a la Baxter, otra que tal y te pego y van siete, donde les corresponde: el montón, empezando por abajo.

margarita gautier, con greta garbo. novelilla 1 - Comprar Foto-Films y  Cine-Novelas de cine antiguo en todocoleccion - 202375843
Eva al desnudo (1950) - Filmaffinity

Sor Sagrario, al escucharla, se apresuraba a entonar un “sí a todo” invariable, ocultando una sonrisa compasiva por detrás de la muela del juicio que adornaba su encía, desplazándose, sin prisa pero sin pausa, hasta quedar en la vertical de sus narices:

-Calle, calle, doña Adoración… Que servidora sepa, lo que se dice “oscar” no ha colocado ninguno en la repisa del salón de invierno…-la emprendía, socarrona, por detener tanto disparate junto.

– “Servidora” debería saber lo que el Sr. Solís dijo de mí, en el transcurso de la entrega de los Premios Anuales del Sindicato Nacional del Espectáculo que estaba presidiendo: “Dora Sotomayor es la Loretta Young a la española…” Para luego, añadir chispón, como solía: “Una Loretta Nacional-Sindicalista, solo que más joven y más guapa, además de Católica, Apostólica y Romana…” Y ahí lo dejo, para quien quiera oír las verdades del barquero gondolero…

Belloteros por el mundo: 1949. En la vida de: /Loretta Young (Actriz)
L. Y. .- ¡PORQUE YO LO VALGO…!

-La pandemia- pensaba Sor Sagrario en el retiro carmelita de su celda, allá en la madrugada, de regreso de los rezos comunales en capilla-, a la pobrecilla, la ha cogido con el paso cambiado, para dejarla más promiscua todavía…Ahí es nada ese cambio de sexo a tutiplén de «Marcelino Pan y Vino”, con ella en el papel de la pequeña Marcelina, abandonada a las puertas de un convento de Clarisas, a los amorosos cuidados de Sor Papilla, Sor Puerta, Sor Mala, Sor Talán y compañía, todas ellas a su cargo en el reparto, además de la Virgen María, tomando el relevo de su Hijo a la hora de  malcriar a la criatura…Porque, Dios me lo perdone,  lo del pan, aun tiene un pase, aunque no sea conveniente comer fuera de horas…Pero lo de ofrecer vino a un menor, eso, ¿cómo se come…?

Marcelino, pan y vino (1955) | Camino de Emaús

Sor Sagrario no se olvida tampoco de aquella magna versión de “Mujercitas”, en la que la antigua taquillera barrioaltera se empeñaba en haber desempeñado a las cuatro Hermanas March- Jo, Beth, Amy y Meg-, y, a mayores, a su mamá querida Mrs. March, interpretada por la versátil Mary Astor, capaz de salir airosa encarnando, con parejo desparpajo, a madres amantísimas o a malas pécoras de la categoría de Brigid O´Shaugnessy en “El Halcón Maltés” made in John Huston.

MUJERCITAS" MOVIE POSTER - "LITTLE WOMEN" MOVIE POSTER
Mujercitas (película de 1949) - Wikipedia, la enciclopedia libre
Dos discutibles clásicos del cine negro: El halcón maltés y Perdición | La  mano del extranjero

El ojo clínico de la monja jabugo no la engañaba nunca: doña Adoración de los Santos Reyes Magos, el 2021, no tomaba las uvas ni las pasas, y sería cristiano procurarle unos cuantos días felices y contentos.

Fue por eso por lo que Sor Sagrario tomó una decisión inquebrantable: pergeñar una HISTORIA IMPOSIBLE DEL CINE ESPAÑOL y publicarla en rústica, de forma clandestina, utilizando la imprenta del convento.

Habría que darse prisa y estirar el tiempo hasta en el potro de tormento, si hacía falta.

Dicho y hecho. A finales de agosto, un bello ejemplar encuadernado en tela estuvo listo para ser entregado a su destinataria, a la cual se atribuía la autoría de aquel texto tan rico en desvarío como pobre en orden y concierto.

La opinión de su “autora” no se dejó esperar:

-Todo eso está muy bien… Pero faltan los «mano-a-mano», dale que te dale, con Victor Mature, con Robert Ryan, con Robert Mitchum, con Gregory Peck, con William Holden, con Clark…Ga… Ga…

Victor Mature: Filmografía y datos de interés | Dcine.org
-PARA MADURO, EL MENDA LERENDA
Robert Ryan: Biografía y filmografía - AlohaCriticón
-PERO TÚ, ¿DE QUÉ VAS, MUCHACHO…?
IAV: Días y Noches de Robert Mitchum
-AQUÍ, PARA ROBERTOS, YA ESTOY YO…
Gregory Peck: Biografía y filmografía - AlohaCriticón
– ¿ALGUIEN ME PRESTA UN PEINE…?
Clark Gable – Famoso en el cielo
¡ AQUELLOS ERAN TIEMPOS, QUÉ CARAMBA…!

Ojos en blanco y último suspiro de la taquillera. Oscuro. Suena, a toda pastilla, la inmortal partitura Max Steiner remasterizada, y el autor de este escrito se pone a llorar como una magdalena mojada en mala leche condensada… Lleva razón Cargable: ¡Ya no se hacen pelis como aquellas…!

THE END

Antiguo bote *la lechera* -año 1954- , leche co - Vendido en Venta Directa  - 30568627

La danza de la muerte | SER Historia | Cadena SER

LECTURAS PARA UN TIEMPO DE PANDEMIA

Buen momento para encerrarse a solas con un libro a cara descubierta, sin temor a contagio, aunque traten sobre el tema del día, the talk of the town que dicen los ingleses, aka virus-vira-virum, nominativo masculino plural.

He aquí pues un pequeño gran listado de delicatessen veleidosas, ad usum delphini que decían los franceses, al que me permito también invitar, faltaría más, a cachalotes, narvales y ballenas de todos los colores…

Para abrir boca y asombrarse lo suyo, un pequeño revoloteo por el titirimundi de los clásicos cum laude:

Il Decamerone. : BOCCACCIO Giovanni -: Amazon.es: Libros

EL DECAMERÓN de Giovanni Boccaccio

Made in Italy. Publicado en 1394, lo componen cien cuentos que, por matar el tiempo, se relatan entre ellos diez jóvenes- siete chicas y tres muchachos-, fugitivos de la peste, refugiados en una villa a las afueras de Florencia.

Caído en mis manos pecadoras en épocas harto tempranas, quinceañero febrilmente atolondrado, acudí a su calenturienta llamada con fines supuestamente ilustrativos: según se corrían voces que daba gusto oírlas, una tal Alibech iba a enseñarme, con pelos y señales, cómo y por dónde se ha de meter el demonio en el infierno (Tercera jornada, narración décima). Más pío-pío no podía resultar dicho embolado…

Sucesivas lecturas decameronianas a lo largo de la vida, cogido el tomo ya con ambas manos, me hicieron descubrir nuevos tesoros, cuando ya el ars amandi a palo mojado había dado paso, en mi interés, a los relatos del amor dolido, un sentimiento que nuestro Giovanni B. debió de padecer en carnes propias, por lo bien que se explica y que lo trova.

De no andar hoy tan cegato y pitañoso, me encantaría volver a visitarlo a los que suman trece y son más de sesenta… Me refiero a mis años de existencia. Hasta puede que, incluso, me animase a estudiar italiano para leerlo en V.O.I., por respeto a Boccaccio… (No te lo crees ni tú, camarada Tovarich…).

¿Que qué opino de la peli P.P.P…? Sí pero no, no pero sí… Manifiestamente mejorable, en todo caso…

Ver Il Decameron ahora | BetaSeries.com

DIARIO DEL AÑO DE LA PESTE de Daniel Defoe.

Diario del año de la peste

Made in the U. K. Fecha de publicación: 1722. Crónica ficticia de la plaga de 1665, transcurre en la ciudad de Londres y sus aterrorizados ciudadanos, que han visto sustituido el five o´clock tea por un apocalypse now narrado por el autor de ROBINSON CRUSOE, aparecida en 1719. La novela sería llevada al Cine por Felipe Cazals con guión de García Márquez, con el título de EL AÑO DE LA PESTE.

El año de la peste - FilminLatino

EL ÚLTIMO HOMBRE de Mary Shelley

El último hombre - Akal

Made in England. Publicada en 1826. La acción, dentro de una intrincada trama, narrada por su protagonista, Lionel Verney, el «último hombre» del título, transcurre a finales… del siglo XXI, cuando la peste no deja títere con cabeza allá por donde pasa. Como andaría la cosa que, hasta el rey de Inglaterra, se lo digo y se lo cuento, había decidido abandonar el trono para dar paso a la República Inglesa, que, por cierto, terminaría por ser invadida, junto a Irlanda y Escocia, por los supervivientes de la plaga en América…

Ante tanto ruido y tanta furia desplegados por la madre de Frankenstein, solo se me ocurre gritar:  Tres hurras por Mary Shelley: ¡Hip, hip, hurra… Hip, hip, hurra… Hip, hip, hurra…!

MARY SHELLEY - Podcast Lila
-¡QUÉ GUAPA ERES, MAMI…!

LOS NOVIOS de Alessandro Manzoni.

LOS NOVIOS (I PROMESSI SPOSI) de MANZONI, ALEJANDRO: Aceptable (1937) |  Librería Vobiscum

Made in Italy. Publicada en 1827. Cumbre de la literatura italiana, se la buscaba mucho a nivel hispánico durante el franquismo para enterarse de la vida y trapicheos libidinosos de la Monja de Monza, uno de sus personajes secundarios. De convento a convento y tiro porque me toco: lo mismo ocurría con LA RELIGIOSA de Diderot o IL DECAMERONE.

Si la traemos a cuento, lo crea el lector o no, se debe, exclusivamente, a la potente descripción que recogen sus páginas de la peste que asoló Milán en 1630…

LA RELIGIOSA ☆ Denis Diderot. Francia, 1796 | Religiosas, Leer, Libros
NOVELA POR AMOR AL ARTE
La monaca di Monza - Película 1969 - CINE.COM
PELICULITA POR AMOR AL DINERO… Y EL POBRE LUCHINO SIN COMERLO NI BEBERLO…

LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA de Edgar A. Poe.

Amazon.com: La máscara de la muerte roja (Spanish Edition) eBook: ALLAN POE,  EDGAR: Kindle Store

Made in the USA. Publicado en 1842. Quizás la más tétrica entre las “Narraciones Extraordinarias” de su autor. Buena ocasión ésta para volver a ellas, en busca de sombrías cavilaciones y repeluses varios. Si he de elegir una avarienta media docena de relatos, me decantaría por EL CORAZÓN DELATOR, EL CASO DEL SR. VALDEMAR, EL GATO NEGRO, EL HUNDIMIENTO DE LA CASA USHER, UN DESCENSO DENTRO DEL MAËLLSTROM…

Por si acaso les quedase un poquito de tiempo, se lo dedicaría a su poema EL CUERVO, cuyo siniestro estribillo ha venido persiguiéndome a lo largo de la vida: Nunca Más, NUNCA MÁS, NUNCA MÁS…

Vete a saber si Edgardo no me lo estaba dedicando…

Y en cuanto al ciclo, Corman sobre Poe, mejor no meneallo. Envejece cada vez tan peor que hasta podría denominarse EL HUNDIMIENTO DE LA CASA DE CORMAN… Es un Vincent Price grimoso y entregado lo único que uno salva de la quema…

Historias de terror (1962) Película. Donde Ver Streaming Online & Sinopsis
¡ME VAS A SOÑAR…!

LA PESTE ESCARLATA de Jack London

LA PESTE ESCARLATA | Librería Catalonia

Made in USA. Publicada en 1912. La acción transcurre en 2073 y el autor de LA LLAMADA DE LO SALVAJE y COLMILLO BLANCO nos habla ya de un mundo en crisis terminal que sí tiene donde caerse muerto… Toda una curiosidad el acceder a la visión del siglo XXI que tenían nuestros antepasados… Yo que tú, no me la perdería, forastero…

LA PESTE de Albert Camus.

Made in France. Publicada en 1947. Su segunda novela, tras EL EXTRANJERO, aparecida en 1942. La peste asola la ciudad argelina de Orán y nada ni nadie parece capaz de detenerla, cuando dios ya no está ni se le espera. Es al absurdo cósmico a lo que nos enfrentamos como individuos y solo la solidaridad nos hará libres…

Se trata de un texto al que uno debe enfrentarse una vez en la vida para decidir si merece la pena seguir arrastrando su peña cuesta arriba una y otra vez, sin posible descanso… Hamlet nos lo tenía más que avisado: “To be or not to be: that is the question”… Camus, como era de esperar, se atrevió a dejarse de acertijos existenciales para la crema de la intelectualidad: «No hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio. Juzgar si la vida es o no digna de vivir es la respuesta fundamental a la suma de preguntas filosóficas».

En 1948, un año después de la aparición de su segunda novela, se estrenaba en París, con dirección de Jean Louis Barrault, EL ESTADO DE SITIO, donde la peste- esta vez en la ciudad de Cádiz- serviría como alegoría de las dictaduras fascistas-la del general Franco, para el caso-.

 En el reparto, además de Barrault, unas cuantas glorias de la escena francesa: María Casares, Pierre Brasseur, Marcel Marceau…

A.C. murió de accidente de automóvil el 4 de enero de 1960. Los rumores no se harían esperar: desde que había sido asesinado por los servicios secretos moscovitas a que moría en brazos de la religión católica, pasando por un supuesto suicidio a la hora de sostenella y no enmendalla… (Se me antoja que la coherencia es otra harina…).

Existe una versión cinematográfica de LA PESTE, dirigida por el argentino Luis Puenzo, made in 1992, protagonizda por William Hurt, con críticas bastante desalentadoras…

La peste (1992) - Filmaffinity
Últimas noticias de cultura de hoy lunes, 26 de octubre
MARÍA CASARES Y ALBERT CAMUS

EL DÍA DE LOS TRÍFIDOS de John Wyndham

el día de los trífidos - john wyndham - Comprar Libros de ciencia ficción y  fantasía en todocoleccion - 228404145

Made in the U.K. Publicada en 1951. Tras el paso de un cometa, toda la Humanidad parecía haberse quedado ciega… si exceptuamos a Bill Mas, recién operado de los ojos, (¡toma, como yo…!), lo cual le había impedido contemplar el espectáculo, tal como habían hecho millones de personas urbi et orbe

Para acabar de liarla, una especie híbrida entre dos reinos, el vegetal y el animal, los trífidos, cuyas semillas habían sido creadas en los laboratorios soviéticos, aprovechan la ocasión y se lanzan a la conquista de la Tierra…

Guerras frías aparte, la descripción de un Londres en estado de ruina, poblado de ciegos vagando sin rumbo y aquellas plantas S.O.B. a su caza y captura por Trafalgar Square, parecen salidas de EL INFORME SOBRE CIEGOS de Ernesto Sábato, formando parte de su novela “SOBRE HÉROES Y TUMBAS”, publicada en…1961.

Y es que los ciegos, desde LA ODISEA y su Polifemo fulcigore, han dado mucho juego: El primer amo de Lazaro de Tormes- cacho cabrón de muchísimo cuidado a la hora de tomar las uvas, según la obra de Anónimo, el mejor escritor de la Historia de la Literatura, cualitativa y cuantitativamente hablando-; LA ISLA DEL TESORO y su pirata ciego Pew, que acabó de tan mala manera; LA CIEGA DE SORRENTO, novelón “todo sufrir” de Francesco Mastriani, publicado en 1852; ahí es nada la “MARIANELA” de Galdós, marianilla de un señorito ciego, o el mismo Max Estrella valleinclano… y, como guinda del pastel, el teatro de Buero Vallejo, pura clarividencia frente al oscurantismo de la larga noche de piedra que supuso la dictadura, con la ceguera como símbolo hasta en tres ocasiones: EN LA ARDIENTE OSCURIDAD (1950), EL CONCIERTO DE SAN OVIDIO (1962) y LA LLEGADA DE LOS DIOSES (1971).

Ya puestos, echaremos al carrito de la compra CIEGO EN GAZA  de Huxley, que no todo van a ser brave new worldes

 Será mejor que regresemos a los trífidos, no vaya a ser que la perdiz se nos desmaye…Adrenalina por un tubo de ensayo… El texto del británico Wyndham no llega a alcanzar las cotas de esplendor de YO SOY LEYENDA by Richard Matheson, de la que se habla un poco más abajo, pero, plis, no me pidan que elija entre las dos para llevarme a una isla desierta… Para hacer una hoguera y calentar la sopa de tortuga cocinada en su caparazón, se andarían ambas igualadas…

El día de los trífidos, John Wyndham – No solo técnica
¡POBRE HOWARD KEEL..! ¡QUE DURO ES GANARSE EL PAN…!

LEYENDA SOY LEYENDA, de Richard Matheson.

Soy leyenda by Richard Matheson

Made in USA. Publicada en 1954. Una de las primeras lecturas más apasionantes que conozco, a lo mejor, a lo peor, porque, si Robert Neville era leyenda, yo me he sentido Robert Neville en buena parte de mi tortuosa existencia.

La pandemia, aquí y ahora, provocada por un virus de diseño, parece haber acabado con la Humanidad. Solo Neville ha sobrevivido. Neville y una secta de vampiros, dispuestos a chuparle hasta los tuétanos.

Hasta aquí quiero contar de su argumento, rara mezcla de horror y soledad  retorcida, envasada al vacío, donde hasta el lejano ladrido de un perro puede hacerte llorar ante la posibilidad de tener a alguien a tu lado al que abrazar cuando llega la noche… ¿Qué quieren que les cuente…? ¡Uno ha sido Neville tantas veces…!

Richard M. todavía habría de regalarnos otra “masterpiece” en 1956: EL INCREÍBLE HOMBRE MENGUANTE”, épico relato sobre una criatura, Scott Carey, que se siente amenazado por un entorno en expansión que trata de aplastarlo, tras verse sometido a una lluvia radiactiva que hace que disminuya su tamaño.

Uno de los desenlaces más perfectos para una historia que, no podía ser menos, el Niño José hizo suya desde la primera página…Yo también sería Scott, si no fuera por mi falta de redaños…

Sigue pendiente una versión cinematográfica digna de un texto como “I am a Legend”. En cambio, “The Incredible Shrinking Man”, tuvo mucha más suerte…

The Incredible Shrinking Man (Jack Arnold, 1957) – Cinefilia Gif
EL INCREÍBLE HOMBRE MENGUANTE (1957), DE JACK ARNOLD

LA DANZA DE LA MUERTE de Stephen King

Libro la danza de la muerte., stephen. king, ISBN 1396519. Comprar en  Buscalibre

Made in the USA. Publicada en 1978 y 1990, en una versión “uncut”, ambas con el título de THE STAND. Cuarta novela del autor, después de CARRIE, SALEM´S LOT y EL RESPLANDOR. Un virus creado en un laboratorio yanky, se propaga por todo el planeta…Y te pego y van siete…

Lo mío con King también se había expendido en mis neuronas a partir de la lectura, vía Círculo de Lectores, a finales de los 70, de una edición de THE SHINING, allí y entonces bautizada como INSÓLITO ESPLENDOR, antes de pasar a llamarse EL RESPLANDOR de toda la vida.

Nuestro romance de grana y oro duró casi una década hasta que la publicación, en 1983, de EL CEMENTERIO DE ANIMALES, deja vú donde los haya, heredera directa de LA PATA DEL MONO del británico W. W. Jacobs, me decidió a que ya iba siendo hora de dejar de engrosar las abultadas cuentas bancarias del rey King, incansable fabricante de best-sellers. IT, que es de 1986, constituyó un fallido intento de reconciliación: no llegué a pasar de las cincuenta páginas.

Algunos críticos consideran THE STAND como la mejor de sus novelas. Tendría que volver a leerla… Que se ponga a la cola… No creo me reste biografía…

Stephen king. insolito esplendor. circulo de le - Vendido en Venta Directa  - 50727376

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA de Gabriel García Márquez.

Made in Colombia. Año de publicación: 1985. Está basada en la historia de amor de sus progenitores… El amor y la herida del Tiempo… Fue llevada al Cine por el británico Mike Newell en 2007, con Javier Bardem al frente del reparto.

Siempre me he preguntado que sentiría el Sr. Gabriel cuando puso la palabra “fin” al manuscrito de CIEN AÑOS DE SOLEDAD… ¡Qué angustia darse cuenta de que jamás de los jamases volvería a escribir algo como aquello…! Ser consciente de que las palabras no podrían organizar su sintaxis para repetir la magia precedente debió de causarle una incurable sensación de impotencia creativa… Quizás sería mejor renunciar a intentarlo y repetir, una vez y otra vez y una vez más la historia de Macondo, esa que empieza “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.”, capaz de mojarle la oreja a otro arranque de motores no menos insigne “En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua y galgo corredor”.               

Escribir, a modo de castigo por haber robado el fuego de los dioses, hasta cien veces cien, el texto publicado en  Buenos Aires allá por 1967, sin cambiarle un punto o una coma…Solo así la musa Escrilia iba a permitirle superarlo…

Siempre que me he acercado al resto de sus títulos, he escuchado a la tinta llorar lágrimas negras de puro desaliento.

A mis infantas las he inscrito en el registro civil como Úrsula y Gabriela (lo de Sofía de la Piedad o Pilar Ternera, se me hacía un poco cuesta arriba…).

Mi lado Hyde, tendente a demasías, no hace más que proponerme que, en cruzándome la próxima vezcon el Genio de la Lámpara, le formule el siguiente deseo: todos los libros existentes, del primero al último, sin importar formato, deberían reproducir CIEN AÑOS DE SOLEDAD hasta el fin de los tiempos…

El Ladrón de Bagdad (1940) - Filmin
¡ESCUCHO Y OBEDEZCO…! DIJISTE LAS 1001 Y UNA NOCHES, ¿NO ES CIERTO…?

AL AMIGO QUE NO ME SALVO LA VIDA de Hervé Guibert

Al amigo que no me salvó la vida (Andanzas) : Guibert, Hervé: Amazon.es:  Libros

Made in France. Fecha de publicación: 1990. Bajo la máscara de la muerte roja se oculta ahora el SIDA, “Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida”, anunciada como castigo divino para tanto desenfreno y tanta mariconería reinantes en el mundo. Narrada en primera persona, se trata de una autobiografía novelizada, un “yo acuso” de amplio espectro a una sociedad tan hipócrita como desinformada. Una lectura dolorosa y ciertamente aterradora…

Hervé Guibert - UniFrance
HERVÉ GUIBERT

ENSAYO SOBRE LA CEGUERA, de José Saramago.

▷ Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago (reseña y resumen)

Made in Portugal. Año de publicación, 1995. Una extraña epidemia, la “ceguera blanca”, se apodera del mundo. Sus víctimas sin nombre habrán de enfrentarse no ya la enfermedad sino a sus propias miserias humanas: la insolidaridad, el ansia de poder, la dictadura del fuerte contra el débil…en un dantesco retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte…

En 2008 se estrenaría BLINDNESS una adaptación al Cine, a cargo del brasileño Fernando Meirelles, protagonizada por Julianne Moore, Mark Ruffalo y Gael García Bernal… Y allí pasó los de siempre: murieron cuatro literaturas saramagas y cinco buenas intenciones cartaginesas de navegar entre Escila y Caribdis sin romperse ni mancharse…

A ciegas (2008) - Filmaffinity
«A CIEGAS» INTER NOS…

***

Espero que esta maldita epidemia tenga fin antes de que hayan leído tanta maravilla junta como las citadas por ahí arriba…

No descarto, sin embargo, una segunda, tercera y hasta cuarta entrega, a través de la ouija…

Au revoire, como dijo Voltaire. Perdón por las molestias. Muito obrigado…

                                   FIN y PRINCIPIO

Danza de la Muerte - Wikipedia, la enciclopedia libre
Franco Citti - UniFrance

LA SOMBRA SOBRE PACHI, el «TRAGAPERRAS»

I

Pachi, el “Tragaperras”, así llamado, a lo largo y lo ancho de la barriada suburbial del Santo Ángel de la Guarda por su depurado arte a la hora de desvalijar las “maquinitas” en un abrir y cerrar de su multiusos maletín de operaciones, andaba, últimamente, de muy capa caída. Se diría un alma en pena y un cuerpo condenado a vejez prematura, cuando apenas había incumplido, a nivel físico- lo mental, ni tocarlo-, los veinticinco años, cuarto de siglo o cuarto de milenio.

Su paso por la cárcel de alta seguridad, reo de homicidio en primer grado durante el transcurso de una pelea tumultuaria entre bandas rivales, recogida por las cámaras de vigilancia obrantes en la zona, le había dejado- se diría- marcado para siempre.

Ni siquiera conocía a su víctima, un menor, uno cualquiera, uno de tantos, todavía sonriente- no sabía lo que le estaba aguardando a la vuelta de la esquina, o demo me coma-, en las fotografías que le fueron mostradas durante los broncos interrogatorios en comisaría.

La familia del difunto- protomártir para algunas franjas de las redes sociales y pandillero camorrista en otras tantas-, como era natural, se las tenía juradas de por vida.

 Siguiendo los consejos de su abogado, lo había negado todo, incluso su presencia en el lugar de autos; las imágenes obrantes en el sumario, de muy baja calidad, con permiso de Su Señoría, no correspondían a su persona.

Constaba en las actas del proceso como hecho probado- sería verdad, por tanto- que el asesino, quien quiera que fuese, se había ensañado con el que podía haberse llamado Andrés o Alfredo o Antonio-empezaba por “a”, de eso estaba seguro, después de tantas veces preguntado sobre el tema-, tras habérselo quitado de en medio a golpe de navaja (arma nunca encontrada), una vez en el suelo, con la postura chunga de un feto mal parido.

Toda aquella secuencia parecía haberse borrado de su mente y ahora le perseguía como una sombra. Hasta incluso pudiese ser que las sustancias– también una cualquiera: él las conocía todas- fuesen las responsables de aquel estado mental de borrón y cuenta nueva.

Pilar, su actual compañera, se ganaba la vida en la quincalla, de mercado en mercado, mientras Pachi, estrenando libertad condicional tras cumplir la mitad de la mitad de su condena, vagaba, de tascucio en tascucio, en busca de fiado y de paz consigo mismo.

El Clan de los Dientudos debía de estar buscándolo con lupa y catalejo. Ojalá lo encontraran, a pesar de haber puesto muchos kilómetros de tierra de por medio. Se aclararían las cosas. El error, el quid de la cuestión, se resumía en pocas palabras: él y el muerto se la jugaban en el mismo bando, sólo que era de noche y todo dios había bebido mucho, por no hablar de la dura metralla que andaba circulando por sus venas…

 ¿Por qué Pachi, el Tragaperras, tan legal de por sí, iba a pasarse, de pronto, al enemigo…? En el caso hipotético, además, de no haberse desplazado hasta un pueblo cercano, de visita en casa de su primo Lipe, auténtico manazas, para cambiarle una pieza de su moto, justo al momento y hora en que tan trágicos sucesos habrían tenido lugar, según contaba en acta…

 “Maldita sea mi estampa si no llego, alguna vez, a poner orden en lo que se me está cociendo justo por encima de la raya negra de las cejas”, solía empecinarse mientras se miraba, avinagrado, en el espejo.

II

A falta de otros santos remedios a los que recurrir, sugirió a la Pilar echar mano a las mancias, un arte que su coima dominaba al dedillo y del que solía obtener muy buenos réditos.

La mujer frunció el ceño, conociendo percales. De una buena paliza no la libraba nadie de no acertar con lo que su hombre esperase oír en cada caso.

Se sorprendió ella misma al encontrar en las cartas desplegadas, después de varios años transcurridos, junto a la sangre seca que evocaba pasado, un ganapierde de oscuros pasadizos, cruzándose los unos con los otros sobre una polvorienta telaraña tejida por una presencia amenazante con forma de gigantesca rapaz, que aplastaba una criatura con las garras mientras su corvo pico la iba devorando, entre graznidos.

Calló la boca, no fuera a ser los mengues. Pachi tendría que conformarse y, si acaso se lo pedía el cuerpo, emprenderla con su sombra a pisotones.

Ella, al cabo de la calle después de haber escuchado mil y una pesadillas nocturnas de su farandul, no pensaba irse de la lengua: equivaldría a no estar en sus cabales.

A una como ella, tales laberintos no la sorprenden ni la dejan de sorprender: “¡Che, qué lucha, la vida…!”, solía argumentar su prima Sole, emigrante en Buenos Aires media vida, regresada a la España con una mano detrás y otra delante. Se les murió de tisis, pobrecilla, y adivina tú qué fue lo último que dijo, previo a exhalar el último suspiro… “¡Che, qué lucha, la vida…!”  Lo mismo que la muerte, no te j***…

Un pedazo de animal, el perro que le había tocado en suerte… Y su padre, y su abuelo… Los machos son tal cual: los tomas o los dejas…

III

Pachi ha decidido que se llamaba Arturo, como el rey de las películas. Hasta ahí podía llegar… Más allá, hace mucho tiempo que dos más dos han dejado de ser cuatro…

Él era inocente… ¿Acaso no lo había demostrado el abogado…? El jurado, una panda de matados, opinaba que nones, así que el Sr. Juez Excelentísimo se había visto obligado a mandarlo a la trena por una larga temporada, en el transcurso de la cual se había hecho respetar, una vez aprendidos los gajes del oficio carcelario: nunca bajes la guardia o te comerán vivo; en todo lo que pase, nunca irás de primero; pero mejor de primero que de último.

La imagen, la sucesión de imágenes, que echaba en falta su cerebro, a lo mejor, a lo peor, quizás, seguramente, formaban parte de un proceso febril sin tratamiento o una alucinación o una mala jugada de la mente. Ni misterio ni leches… Déjalo descansar y regresará solo, a darte explicaciones. Te lamerá los pies con un meneo de rabo…

La Pilar, esa perra, mientras tanto, ni siente ni padece… A saber lo que estaría tramando a sus espaldas… Se la estaba buscando… El Pachi, por las malas, una vez empezaba, no sabía detenerse… Dale un bate de baseball, un puño americano, una faca empalmada y échate a correr porque la llevas clara…

Se relame de gusto, solo con pensarlo…

Ya empezaba otra vez el tiroliro; el tiro al blanco, al negro… Alguien se lo ordenaba muy adentro…Y él obedecía, seguro de irlo a pasar de putísima madre… Como aquella vez que… Nadie pensara en ir a salirse de rositas… Como aquella vez que… Como aquella vez que…

El Pachi vomitó hasta la primera comunión, apoyado en un árbol y mirando la Luna. El solitario parque permaneció en silencio, cabizbajo… Aquella noche, el cazador de sombras no había tenido suerte…

IV

“Si te mueres, ojalá, me quedaré con alegría y contento: venderé la maldita sea tu alma por apañar los gastos del entierro…”, le contaba a su payo una gitana. Al final, nada es lo que parece… “Ojalá” fue resultar que se llamaba el payo; “Alegría” y “Contento” eran sus churumbeles… “Maldita sea tu alma” venía siendo la burra… Cualquiera se equivoca, ¿no te digo…?

Le dio por barruntar que él, el Pachi, no andaba del todo equivocado. En el penal, tras ingresar, había sido sometido a examen exhaustivo. Regía lo suficiente para cargar con los años que le hubiesen echado encima y algunos más de no volver por otra. De ser cierto, no lo sería menos su inocencia con respecto a aquel crimen tan cainita, un crimen entre hermanos, entre primos en cuarto o quinto grado. ¿Quería, necesitaba alguna prueba más…? Tras su puesta en libertad, ninguna autoridad, ninguna, competente o no, se había molestado en vigilarlo. Él lo hubiese notado de inmediato: olfato perdiguero jamás le había faltado…

Las campales en el parque amurallado de los pavos reales no se contaban con los dedos de ambas manos. Eran más que famosas y siempre las ganaban los Dientudos a los puntos de sutura y a las costillas rotas, aunque no mediase denuncia alguna a posteriori.

Tumbado panza arriba como estaba, siesta que te crio, en plena canícula, Pachi sintió erizarse hasta último pelo de su cuerpo.

-Mejor no sigas yendo por ahí…- se oyó decir en voz entre imperiosa y asustada- Sigue durmiendo y dios en la de todos…

El mal ya estaba hecho… Soñó que… solo que no se trataba de un sueño, sino de un recuerdo resurgiendo, a borbotones, de algún turbio rincón de su conciencia.

Se la estaban zurrando bien zurrada. Aquella vez, los del Clan de la Japuta habían acudido pertrechados de los pies a la cabeza. Menuda tunda, tú; no había quien la parase. La moral de los Dientudos, por los suelos. La derrota, más que asegurada… A Pachi le hervía la sangre de los huevos. Había que pensar algo. Lo pensó bien pensado. Un mártir en sus filas, eso es lo que hacía falta. Ni un minuto que perder. Eligió a aquel rubiales, algo amariconado, que se andaba escabullendo todo el rato, cagadito de miedo, poniendo cara de borrego degollado…

-Venga, tío…Te sacaré de aquí- le dijo en un susurro protector- Estás más que cumplido…

-Gracias, Pachi…- respondió el alfeñique, pedazo maricón, pegándose a sus lomos.

-Allí están los servicios. Te refrescas la cara, recobras el aliento y vuelves con nosotros… Vamos, que yo te cubro y aprovecho para echar una meada…- le animó, en tono ambiguo.

Y el Antoñito se dejó arrastrar al matadero…

Luego, el trabajo ya hecho y a conciencia, tomadas las debidas precauciones, habría que arrastrarlo hasta alguna farola conservando cristales y ponerse a dar gritos… “¡Han matado al Tonito!  ¡Han matado al Toñito…!”     

Pachi pensó haberse salido con la suya al imaginar a los Dientudos crecerse, de repente, ante el desastre. La desbandada de tirios y troyanos le cogió desprevenido por completo y emprendió la carrera, tras perder un segundo en propinarle una última patada en la cabeza a su pariente y haberle registrado los bolsillos, en busca monedas o de costo…

Las cámaras filmantes de la escena dejaron de grabar: de puro espanto, se habían fundido en negro…

V

Pachi no sentía ni padecía. Él ya había cumplido su condena. Toma y daca. Además, había aprendido la lección: le gustaba matar e iba a seguir haciéndolo… Sin cámaras delante, por supuesto.

FIN

Peter Lorre : Filmografía - SensaCine.com
Ray harryhausen cyclops national GIF - Find on GIFER
¡ CUIDADITO CONMIGO, QUE NO ESTOY VACUNADO…!

 سندباد البحري

(RELATO LOVECRAFTIANO MA NON TROPPO)

I

Una vez libre de la oprobiosa carga de aquel maldito efrit con el que me había visto obligado a caminar durante tantas lunas, tomé la irrevocable decisión de regresar a los dorados minaretes de Basora, la de las Siete Puertas, donde el aire respira aromas de jazmín y el agua de sus mil y una fuentes fluye serena y mansa, convertida en armoniosa melodía a merced de la brisa.

Nadie habría de esperarme ni yo aguardaba a nadie salvo a Alá y su misericordia, en forma de refugio a mis cansados miembros donde las cicatrices, en trágica floresta, formaban un paisaje desolado y silencioso.

Sinbad volvía a embarcarse en busca de sí mismo, seguro de encontrarse y aun de amarse, lejos y a salvo de los pérfidos cantos de sirena o el hedor rancio de la entrepierna de un anciano hechicero que, antaño, había solicitado de él artero auxilio por cruzar un arroyo estrepitoso, en medio de un laberinto de intrincados manglares.

Überfall mit dem Rammsporn - DER SPIEGEL

Enrolado en una esbelta galera persa como simple remero, hicímonos al mar a favor de los vientos y mareas al alba de un esplendoroso día de primavera.

Compartía banco y denodado esfuerzo con un galeote asirio de nombre Azarakh, condenado por el robo de una pluma de pavo real en un jardín de Nínive, propiedad de un rico comerciante armenio.

ECHO SIN HACHE: 1585. UN LABRADOR DE SIRESA ES CONDENADO A GALERAS POR  AUXILIAR A UN MORISCO

“No deseo hablar contigo ni conocer tus penas, que bastante tengo con las mías…”, ése fue su saludo y despedida. Durante los controles de los vivos y muertos, llegué a aprender su nombre y él, el mío. Nuestros codos entrechocaron muchas veces y compartimos mendrugo, avarientos sorbos de líquido fangoso y latigazos y amenazas varias de terminar siendo arrojados por la borda. Tal fue nuestra relación y nuestro trato. Todavía hoy, años ya transcurridos, puedo ver su mirada ferina reflejada en la parte interior de mis insomnes párpados en busca de reposo.

La travesía mediada, una fuerte tormenta salida a nuestro encuentro desde la oscura noche se encargó de nosotros por orden del Destino.

Quiso la suerte, pero Alá es más Magnánimo, que vuestro narrador, al no hallarse encadenado, pudiese poner a salvo aquel montón de huesos quebrantados que componían su flaca anatomía, mientras el resto de la tripulación corría a reunirse con sus antepasados en el fondo sin fondo del Gran Mar Amarillo, donde habitan las sombras de los héroes antiguos, pero Alá es más Misericordioso y más Digno de Encomio.

Tiburones GIF - Descargar & Compartir en PHONEKY

A nado entre los restos del naufragio, logré localizar un madero al que asirme, encaramarme sobre su resbaladiza superficie y descansar un rato de tan grandes fatigas, mientras la presencia de los voraces devoradores de hombres era anunciada por el siniestro crujir de sus mandíbulas dando cuenta de mis infortunados compañeros de viaje, que iban surgiendo hasta la superficie poco a poco, a modo de fantasmales peces voladores, incapaces de remontar un inútil intento de elevarse sobre tanta zozobra y tanta muerte. Las corrientes reinantes en la zona supieron dirigirme hacia un islote, perfecta media luna, de una milla escasa de diámetro, defendido en su vertiente curva por violentos acantilados que se elevaban desafiantes sobre el mar, vencedores de oleajes y mareas, refugio maternal, contra todo pronóstico, de incontables bandadas de albatros, cormoranes y gaviotas, a cual más estridente y más prolífica, anunciando a grandes voces sus rocosos dominios verticales.

23,700 Isla Desierta En El Océano Fotos - Libres de Derechos y Gratuitas de  Dreamstime

 La franja recta, en cambio, dibujaba frente al azul del mar un deslumbrante cinturón de arenas blancas, coronadas, tierra adentro, por esbeltos cocoteros y cimbreñas palmeras datileras, a modo de guirnaldas de una novia del mar, en espera impaciente de su amante.

Bosque De Cocoteros Con Cocos Maduros Verano En El Trópico Fotos, Retratos,  Imágenes Y Fotografía De Archivo Libres De Derecho. Image 60440462.

Allá arriba, ya sobre la meseta resultante, a la que se llegaba, sin excesivo esfuerzo, recorriendo un sendero de guijarros pulidos por el viento al chocar entre sí, se destacaba una palmera solitaria, a modo de emplumada flecha verde dirigida al corazón de la belleza, disparada desde lo alto de los cielos.  

 Una manada de conchudas tortugas, apareció de pronto, trabajoso comité de bienvenida, y comenzó a aplaudir mi insólita presencia.

Besé la arena bendiciendo a Alá por haber asegurado mi sustento, ya fuese a base de la reconfortante sopa de quelonio, los huevos ofrecidos por las aves, los mariscos adorno de las rocas y un sinfín de apetitosas frutas al alcance de la mano: naranjas mandarinas, mangos, limas, papayas, piñas, frutos del rambután y del longan o manzanas rosadas… todo ello propiciado por una red intrincada de riachuelos cantarines que, nacientes en la cumbre, hijos de la lluvia y de los rayos, iban a desembocar, pletóricos de fuerza y de frescura, cruzando el arenal, en las rizadas aguas oceánicas.

Por completar mi dicha, explorando el ameno palmeral, fui a darme de bruces con un raro accidente de la zona rocosa, que aparecía “mordida” por los elementos naturales, hasta formar una profunda cueva donde ponerse a salvo, en caso necesario, de los mismos y de sus rudas inclemencias.

Alá, me saltaba a la vista, arrasada de lágrimas, no regateaba esfuerzos a la hora de hacerme sentir a las mismas puertas de la Yanna…

El jardín espiritual - FUNCI - Fundación de Cultura Islámica
BIENVENIDOS A LA YANNA…

                                        II

Sinbad no debería quejarse y se quejaba… Soledades de bronce aplastaban su espíritu. Lo tenía todo, no disponía de nada.

Dos años transcurridos en la isla y el amaestrar tortugas para hacerlas participantes en carreras había dejado ya de divertirme. Enseñar a hablar a una gaviota suponía un esfuerzo peor que inútil. Cultivar árboles del pan sin disponer de las semillas adecuadas, habría de rematar en sonoros fracasos: si siembras litchis, son litchis lo que cosechas, y no siempre…

Si, por lo menos, además de tanto pajarraco huevón y vocinglero, de tanto galápago de mirada cansina, de tanto bivalvo rememorativo de épocas mejores… Si además de tanto bicherío, habitase la isla algún tipo de simio, el tamaño no importa, ello facilitaría fraternidades…

Chango GIFs | Tenor
¡AMÉN A ESO…!

Aquel paraíso, para el desventurado Sinbad y ése es mi nombre, se estaba convirtiendo en un infierno… Y es que Alá, el Magnánimo, el Misericordioso, el Creador del Universo Conocido y otros todavía por conocer, parecía haberse olvidado de…

Calla, Sinbad, deja de blasfemar. Provocarás Su cólera… No seré yo quien te arriende semejante ganancia…

La soledad y yo mismo, frente a frente, sin tregua, sin descanso, sin futuro… La conocía tan bien que llegué a dibujar su desnudez infame a lo largo y lo ancho de la franja de arena. No me cansaba nunca de añadir nuevos rasgos, nuevas formas sin rostro, pero siempre en acecho… Ya no me causaba miedo alguno: pasadas unas horas, aquel torvo retrato de mi desolación infinita, perfectamente diseñada, sería borrado para siempre por las piadosas olas, a golpes de marea…

Con la bajamar, volvía la hora de comenzar de nuevo mi tarea, por apartar un turbio pensamiento de mi mente: ¡Quién pudiera contar con un efrit maligno, cabalgando a horcajadas encima de mis hombros, susurrando en mi oreja oscuras amenazas de carácter obsceno…!

Máscara de Yafar genio maligno

La soledad nunca llega a cansarse de su presa. Sabes que sigue ahí, aunque tú no la veas.

                                   III

Abrazarme a mí mismo, pronunciando algún nombre del lejano pasado, llegó a causarme náuseas. Quise acabar con todo, no prolongar por un instante más aquel estado inmóvil de sordo sufrimiento.

Miré, desafiante, aquel cielo estrellado, en busca de permiso o, en su defecto, de respuesta disuasoria que apartase de mí lo que se me antojaba, en teoría al menos, una decisión irrevocable.

Y entonces, la vi a Ella, la Hurí profetizada, con decenas de pechos de pezón incitante, portador de melazas y ambrosías… Ella, la Flecha emplumada procedente de arriba, en el centro de todo, portadora de todas las respuestas… No lo dudé un instante…

Palmeras cocos - Imagui

IV

No sé vosotros; pero Sinbad nunca había abrazado un árbol hasta el feliz momento en que sintió su sangre mezclase con la sabia y recorrer su cuerpo en busca de los rincones más secretos donde derramar su inmensa dicha, una caliente mezcla de perfumes sin nombre y plenitud total de los sentidos, al tiempo que su amada, convertida en anémona, agitaba sus ramas, jubilosa, esparciendo en el aire aleteantes esporas y gemidos gozosos de una amada por completo satisfecha.

V

Cuando fui rescatado, según designio del Creador de Todo lo que Existe, por una nave dedicada al comercio de las perlas procedente de Ceilán, que recaló en mi islote para enviar buceadores a los fondos marinos con la misión de volver a superficie con sus capazos llenos de ostras capaces de enfilar mil y un collares o servir de nacarado ornato a las joyas más caras del mercado, supliqué a su capitán, de nombre Ibrahim, egipcio tuerto, cojo y manco, un hacha leñadora, prometiéndole, a cambio, un mapa del tesoro donde apareciesen señalados los mejores bancos del entorno por lo que a ostras perleras se refiere.

Accedió dubitativo no fuera ser, pero Alá es más compasivo, me pusiese al frente de un motín con vistas a quedarnos con las perlas.

¡Qué equivocada estaba aquella media momia renqueante…! Mis pensamientos se hallaban ocupados en aquilatar otros designios bien distintos, que partían de la base siguiente: cualquier hembra cuyos favores hubiesen sido concedidos a Sinbad, no caería bajo el peso y empuje de cualquier otro marino de agua amarga.

He aquí que la Gran Palmera Mesetaria – no hablo de sus hermanas menores, conformantes de los espesos palmerales de la playa, sino de la madre de mis hijos-, honoris causa, habría de ser sacrificada, antes de mi partida para siempre.

Nada pues iba a detener el brazo justiciero de Sinbad: acabaría con aquella ramera, ni mejor ni peor que sus sucias iguales babilónicas.

La condenada apenas opuso resistencia; su cuello de jirafa malnacida se rindió a los golpes sucesivos de mi hacha hasta quedar convertido en un montón de astillas empapadas de savia y de sudores fríos, mensajeros de un final irremediable.

EPÍLOGO

Me establecí en Damasco por terminar mis días rodeado de lujos y riquezas ajenas, dedicado a la venta de babuchas y turbantes a los miles de visitantes que acudían a sus puertas en busca de cultura y de refinamiento.

Para quien quisiera oírlos, hasta me permití, cada vez con más frecuencia, agradecer la compra de un producto con el relato de mis antiguas aventuras por el Mar Amarillo, teñidas de nostalgia y de recuerdos.

Fue así como oí, de boca de las gentes, una leyenda digna de poco crédito, según la cual los marineros que navegaron por los alrededores del Peñón de las Tortugas, aseguran haber oído, en medio de la noche, gritos desgarradores de aterradas criaturas, reclamando el regreso del autor de sus días.

Aquellos que llegaron a desembarcar en el peñón relatan con espanto la presencia en su meseta de unos extraños arbustos tachonados de frutos, semejantes, más de lo conveniente, a cabezas humanas reducidas que recibían el mínimo contacto con fieras dentelladas merced a su amarillenta dentadura, guardiana de una bífida lengua babeante cuyo hedor recordaba al de las algas putrefactas.

Sinbad callaba entonces para llorar, puertas adentro, su pecado, del que no se sentía del todo responsable… Sin Bad, «pecado malo», en un idioma de lejanas tierras… Sinbad, el más maldito de los hombres, aquél que, necesitado del calor del otro, debía abrazarse a un sicomoro o a una higuera, no aspiraba al perdón sino al olvido…

                                        FIN

La morada del Buho Lector: julio 2018
¡¡NO SE PIERDAN EL PRÓXIMO VIAJE DE SINBAD, DE REGRESO EN LA ISLA PARA HACER LAS PACES CON SU PRIMOGÉNITO SINGOOD, EN EL HABÍA PUESTO TODAS SUS ESPERANZAS…!!

Sapo GIFs | Tenor
¡CUCÚ-CUCÚ-CUCÚ…. CURRUCUCUCÚ… PALOMA, YA NO ME LLORES…!

CUCÚ, CANTABA LA RANA…

RELATO AUTOBIOGRÁFICO

-ME TEMO QUE AQUÍ SE VA A ARMAR UNA MUY GORDA… (Dibujo: F. OCAMPO)

A punto de cumplir los setenta y seis tacos malsonantes, la Vida, dadivosa ella, acaba de hacerme un regalo ciertamente inesperado. Si lo traigo hasta esta bitácora, a consideración- o desconsideración- de tan ilustres vuecencias, capaces de frecuentarla tras un millar y medio de entradas y salidas de tiesto, ello se debería a que, aquí llegados, alguna confianza mutua disfrutamos, ojalá no llegue a equivocarme.

Y si el desatino por llegar es capaz de provocar una sonrisa- o un “está como una cabra» sotto voce– me daría con un canto gregoriano en los dientes (aka dentadura postiza, con vocación de mariposa revoloteante cuando menos te lo esperas).

Dentadura GIFs | Tenor

Vayamos pues a cuentas…

Héteme aquí que, por una serie de circunstancias sobre las cuales no considero oportuno entrar en mayores detalles, hállome compartiendo vivienda, mesa y mantel con mi madre política, nonagenaria veneranda y venerada, otro regalo de la Vida: estrenar nueva madre a los setenta constituye, lo juro y lo prometo, un emocionante privilegio. Muchas gracias, Vida..

Escultura de bronce. Buda 4 caras de la vida 21cm.
-DE NADA…

Situémonos ahora en lo que, hoy por hoy, se convierte, sin quererlo, en el auténtico “cuarto de estar” para edades donde todo se lleva a cabo con lentitud y las urgencias brillan por su frecuencia inoportuna. Hablo del servicio, el WC, el váter, el cuarto de baño, el retrete, el cagadero… Con lo queramos llamarlo se tendrá que conformar, no vaya a ser que lo mandemos a la m…

Me van a permitir un pequeño paréntesis nostálgico… Años 50… En mi lejano hogar de las “Casas Baratas”, barrio color barquillo oscuro, plateado por los charcos, la familia Torregrosa, en honor del excusado, había compuesto, en comandita, una oda festiva a base de pareados que, todavía, tres cuartos de siglo transcurridos, me ronda la cabeza, mientras multitud de películas amadas, de libros sine qua non sería lo que fui, se han borrado para siempre de mis células grises:

Roban un inodoro de oro del palacio Blenheim, donde nació Churchill

ODA AL RETRETE

Entrando hacia la derecha,

se recoge la cosecha.

En este lugar guardamos,

todo lo que cosechamos.

Al terminar la faena.

tírese de la cadena.

Ayer allí me he peído

y hasta el vecino lo ha olido. (…)

Pero no se me asuste el lector o lectora mojador de gatos: este “reconto”, sí pero no, no pero sí, al menos eso espero, jamás podría llegar a resultar escatológico…

Y ahora, regresemos juntos, y yo el primero, a la senda argumental, si es que alguna vez la hubo…

Espejos para el baño - Cuarto de baño

Casa de mi suegra, interior, día y noche. Presidiendo el cotarro, empotrado en el mueble que soporta el lavamanos + cepilladientes- y poca cosa más, de buenas a primeras-, se alza un espejo, pendiente de averiguar si cóncavo o convexo al estar siempre cubierto de vaho, al que me asomo-en caso de acordarme, que no siempre-, tras la ducha mañanera, por peinar los cuatro pelos mal contados que circundan una sacerdotal tonsura en constante crescendo seborreico.

Armario zapatero alto y estrecho con espejo y cajón colonial

Quiso el Destino, pero Alá es más poderoso y más magnánimo, que, justo frente a él, se alzase cierto mueblecillo, cómplice involuntario de la desforestación que amenaza el futuro del planeta, o séase de madera como la copa de un pino barnizado, donde la segunda Señora Maruja (“la mamá” mía vendría siendo la primera en llegar a mi vida) guarda jabones, horquillas, bastoncillos para perforar tímpanos, polveras, pintalabios, tiritas para heridas, cera depilatoria, frascos coloniales y hasta ciertos artilugios metálicos que se me antojan-vaya usted a saber…- rizadores de pelo… sin olvidar, desde nuestra llegada, un oblongo cofrecillo plástico donde trato de camuflar mis piezas dentarias que no son lo que fueron… Y un pequeño gran detalle, antes de que se me olvide mencionarlo: el rostro visible de esta arca de Naamah- mujer de Noé, según la Wikipedia-, aparece ocupada por una puerta-espejo que uno, en su habitual despiste, suele dejar abierta, tras proceder a abrirla, una vez rematado el cuerpiluvio mañanero, para recuperar lo que antaño fuera marfil y hoy se halla convertida en plástico rosáceo, rematado en rosario de ratoniles dientes de pigmeo.

Pues bien, al día de ayer le tocó en suerte asistir a un extraño suceso… Mientras colocaba los piños en su lugar descansen, a la espera de un frugal desayuno (infusión de menta poleo confundida previamente con té verde en el supermercado, y así hasta que se acabe: no andan estos tiempos para andar tirando nada a la basura), vi, sobre la puerta del armario vertical, algo reflejado que atrajo mi atención y mi sonrojo…Dos masas blancuzcas, a ambos lados del final de michurrigueresca columna vertebral, parecían contemplarme en espera de ser reconocidas…

Pongo a Godot por testigo que, en tres cuartos de siglo de existencia sedentaria, era la primera vez que contemplaba, en vivo y en directo, mi trasero…

Punto P: descubre el centro de placer sexual en tu culo (y el de tu pareja)
-ALGO PARECIDO A ESTO, MÁS O MENOS…

Cometí la torpeza, en mi pudor mal entendido, de dar un portazo a la evidencia, con lo cual aquel blanco fantasma pareció desvanecerse en el vacío… Como en el caso del ilusionismo, se trataba de un truco a partir de dos espejos situados de cierta manera conveniente, destinados a causar determinado efecto, más ilusorio que cualquier otra cosa. Así lo dejó escrito Agatha Christie: «Se hace con espejos…» Cada uno se lo monta como sabe y puede… Bien mirado, hacérselo con un espejo siempre sería cuestión de amor propio…

Stream They Do It With Mirrors, by Agatha Christie, Read by Joan Hickson by  HarperCollins Publishers | Listen online for free on SoundCloud

Uno, que no es Quevedo- en mis noches de plenilunio, lo prefiero a Cervantes… Sí, ¿qué pasa…? –, no va intentar emular las gracias y desgracias del ojo del culo que publicara don Francisco hace un montón de siglos…

Simplemente, se trata de dejar negro sobre blanco, este feliz encuentro entre un escribidor y sus nalgas, a las cuales debo agradecer sus labores ecológicas para con mi organismo, liberado a su través de molesto detritus, en estado material más sólido que líquido, por la ausencia de fibra en mis dietas.

Nalgas, ¿para qué os quiero? Ellas, mis Pili y Mili, me han servido de asiento y de depuradora gratia artis… ¡Oh, nalgas mías a las que acabo de ser presentado, hora iba siendo de familiarizarse con algo que han conocido tan bien y tan de cerca, primero los pañales y, a posteriori, los calzoncillos cortos…!

A lo largo y ancho de mi ajetreada existencia, muchas veces han sido las que me han mandado “a tomar por el recto”; pero, la verdad sea dicha, yo nunca he ido, en idéntica medida que la vocación como supositorio de mis partes pudendas frontales no saben/no contestan sobre el tema. Y aunque así hubiese sido, voto a… Ni mejor ni peor habría de considerarme en mi autoestima, dueño y muy señor mío como soy de mis esfínteres. Si me he perdido algo o no, va a ser un poco tarde el enterarme ahora…

Venecia GIF - Descargar & Compartir en PHONEKY

Tampoco he ido a Venecia y moriré sin verla, ahora ya estoy seguro… ¡Mira que tenía ganas…! Pues a j…, amigo mío… Disfruta de tus nalgas en el cuarto de baño de tu suegra…

– Lo peor, lo pésimo, lo malo… es que lo he venido intentado, una y otra vez, pero no soy capaz de instalar esa maldita puerta en su ángulo correcto para volver a contemplarlas a mis anchas…-le respondo a mi imagen reflejada.

De cualquier manera, témporas mías… Perdón, me he confundido… Quise decir “nalgas mías”, cualquiera se esquivosca… Nalgas mías: se me ha ocurrido que… Pero no lo contéis, no seáis cabronas… Se me ha ocurrido que, visto lo visto, debiera convertirme en nudista practicante comme il faut, no limitar vuestra fama y fortuna al cuarto de baño donde fuisteis descubiertas por un nuevo Rodrigo de Triana… Todo ello, siempre y cuando existan campamentos nudistas donde lucir traseros, sin tener que sacar a relucir la triple delantera, ya capitidisminuida de por sí, a estas alturas en franco retroceso a lo que me atrevo a llamar sus cuarteles de invierno…

-Tú verás lo que haces, compañero… Acuérdate de aquella sentencia maternal según la cual “lo que hayan de comerse los gusanos, que lo vean los cristianos”…

Nada, nada… Me lo quedo pensando…

                          FIN

Las 15 mejores playas nudistas del mundo
-CUANDO LO VEÁIS VENIR, AVISAD…

POSTDATA DEL AUTOR: ¡QUÉ LÁSTIMA QUE ERNESTO SÁBATO SE ME HAYA ADELANTADO… A ESTE RELATO LE HUBIESE VENIDO DE PERLAS TITULARSE INFORME SOBRE CIEGOS…!

Libro Informe sobre ciegos, Sabato, Ernesto, ISBN 52508596. Comprar en  Buscalibre
Cuando Antonio Machín cantaba 'Angelitos negros' - Libertad Digital -  Cultura
-¡PINTOR, QUE PINTAS CON AMOR…!

PINTOR QUE PINTAS CON AMOR…

En el asilo de ancianos de Villabollullos de las Altas Torres, provincia de Sitehevistonomeacuerdo, regido a la buena de Dios, y nunca mejor dicho, por la Orden de las Carmelitas Aggiornadas cuya Madre Superiora respondía-poco, porque era sorda tapiada-, por el nombre de Madre Sonsoles del Calvario, todo eran ires y venires, hacerse cruces y mesarse de cabellos por parte de residentes, personal sanitario y de mantenimiento y hasta las propias hermanas encargadas cuidar al enfermo, dar de comer al hambriento, consolar al triste, dar de beber al sediento… hasta agotar las Obras de Misericordia y a ellas mismas.

Héteme aquí que, de la noche a la mañana, uno de los internos menos jóvenes, don Fernando, alias el “Galleguiño”, amaneció con un cable cruzado- seguramente más de uno-, circunstancia esta que le habría llevado a dedicarse a la pintura de interiores, por así decirlo, “adornando” su propio dormitorio con lo que parecía la reproducción de cierta obra maestra de la Pintura Universal, nada menos que “El Buey Desollado” de Rembrandt, según acertó a informar a la Madre Superiora la muy docta Sor Sagrario, quien, antes de profesar, habíase licenciado en Bellas Artes por Madrid, y para la cual el Cubismo habíase convertido en su “camino de Damasco”.

AMIGOS PARA SIEMPRE: Cuadros por estilo

Tras tres avemaríapurísimas con genuflexión y ojos en blanco, la atribulada Madre Superiora se apresuró a convocar en su despacho al presunto infractor, de “brocha bruta” para el caso.

-Pero, vamos a ver, hombre de Dios- bisbiseó la Madre Sonsoles, de acuerdo a su costumbre rezadera de rosario y letanías latiniparlas-, ¿a quién, en sus sanos cabales, se le ocurre confundir las instalaciones de esta Santa Casa con… Con las cuevas de Altamira… Por lo menos, allí los bisontes aparecían vestidos con decencia evangélica y no tal cual usted ha reproducido a una criatura del Señor, in singulis vestimentis, y una postura, un espatarre «ahí me las den todas», que me atrevería a calificar de abiertamente pornográficos…

Las cuevas de Altamira: pinturas del arte rupestre - Bisonte macho erguido

“El Galleguiño”, se vio enseguida, venía dispuesto a armarse de paciencia, dando las explicaciones pertinentes:

-Mi querida señora… Culpa, mea… Debí habérselo advertido en su momento… Da la casualidad de que, de unos años a esta parte, ignorante yo mismo del cómo y el porqué, este humilde aficionado al Arte de la musa Kore, se ha venido convirtiendo en receptáculo de la inmortal llama creativa de los grandes pintores que en el mundo han sido, durante un mes lunar, es decir: 29 días, 12 horas, 43 minutos y 12 segundos, que es lo que tarda en llegar el novilunio. Hasta el momento, he sido- me sonrojo con solo mencionarlo- Goya, Velázquez, Picasso…, por citar los más queridos a mi corazón… Son ellos mismos y no yo quienes se reservan el derecho de elegir la obra con que pretenden regresar a este presente… No quiero imaginar lo que hubiese ocurrido si Rembrandt Harmenszoon van Rijn, figura cumbre de la pintura neerdanlesa del siglo XVII, que es el que está, a la sazón, de guardia en mi cabeza, se hubiese decantado por “La Lección de Anatomía del Dr. Tulp”, con un cadáver luciendo sus vergüenzas…

Animación 2D Rembrandt, flicflac estudio. (Lección de anatomía del Dr.  Nicolaes Tulp) - YouTube
DR. T.-OBSERVEN, CABALLEROS, QUÉ TAJADA ACABO DE SACARLE…
DR. X.(OLISQUENDO)- ¡QUÉ BIEN HUELE…! ¡ESTÁ PARA COMÉRSELA…!

-Será mejor remitirlo al Dr. Pardo- cortó la religiosa por lo enfermo-. Un poco de bromuro en la comida hace milagros. Si usted hizo la “mili”, seguro que se acuerda… Cuando le entren ganas de pintar, bien podría acordarse de Murillo… Le pediré una lista a Sor Sagrario, que es quien domina el tema, de los pintores buenos españoles. Son más de confiar que todos esos pintamonas extranjeros… Y ahora, manos a la obra… Un poco de lejía y un mucho de estropajo dejarán el dormitorio como nuevo… A no ser que prefiera quedarse sin postre los domingos hasta que yo me acuerde de indultarlo… Yo que usted, no me demoraría… Todavía nos queda, para casos rebeldes, la traumática solución del exorcismo…

II

Llorando como un niño, fue don Fernando, alias «el Galleguiño”, octogenario devorado por reúmas miserere y meandros de orina mississipis a prueba de pañales, quien procedió a reparar los desperfectos, de acuerdo a lo ordenado por la superioridad, con más celo que potencia borradora, si hemos de ser exactos.

Mientras llevaba a cabo tan inquisitorial tarea, una oscura sonrisa se dibujaba en su rostro macilento.

-Ya verás tú, Sor Juana de los Ángeles Negros, lo que voy a hacer por mi cuenta y tu riesgo…

Cuando, de madrugada, la Congregación se dirigió a la capilla, por cumplir con los rezos mañaneros, fue a encontrarse  con que los misales de toda la vida habían sido sustituidos por ediciones seminuevas de…

El Decamerón
Cuentos de Canterbury (Resortes): Amazon.es: Geoffrey Chaucer: Libros
La religiosa: Amazon.es: DIDEROT, Denis, Einaudi: Libros
huxley aldous - los demonios de loudun - Iberlibro
Los novios - Akal
Paseos por Roma (El libro de bolsillo - Literatura) : Stendhal, Berges,  Consuelo: Amazon.es: Libros
Libro Historia de la Monja Alférez, Doña Catalina de Erauso, Escrita por  Ella Misma, Catalina De Erauso, ISBN 9789584895578. Comprar en Buscalibre
Extramuros by Jesús Fernández Santos

El destino de todos estos ejemplares fue la calefacción central. El autor de tan nefando cambalache nunca fue encontrado. Aunque, naturalmente, el principal sospechoso había sido siempre don Fernando, «el Galleguiño”, no pudo demostrarse que tan irreverentes títulos procediesen de su biblioteca privada.

Entre tinieblas', en recuerdo a Lampreave - La Opinión de Málaga
SOR SAGRARIO.- ME METÍ MONJA POR CULPA DEL CUBISMO Y AHORA RESULTA QUE, EN ESTE CONVENTO, NO TE DEJAN LEER LO QUE TÚ QUIERAS…

Según contaría Sor Sagrario, de regreso en el mundo tras colgar los hábitos, en un programa de televisión, su arriesgada teoría se decantaba por situar al propio Rembrandt en el ojo del huracán: él y nadie más que él, sería el responsable de transformar la palabra de Dios encuadernada en tela por las blasfemas ensoñaciones del Demonio, encuadernada en pelo de cabrío (lo de la piel humana, se quedaba para el NECRONOMICÓN- con acento en la o final, a ser posible- obra y gracia del árabe loco Abdul Alhazred).

Best Corman GIFs | Gfycat

                               FIN

REMBRANDT.- ALUCINO POR COLORES CON ESE J. T. …
REMBRANDT 2021.- ALUCINA LO QUE QUIERAS… PERO LUEGO SOY YO QUIEN TIENE QUE AGUANTARLO…

¡DÉJÀ-VUUUUUH… !

Los fenómenos de Dejà vu y Jamais vu: Conceptualización y diferencias -  Gabinet Psicològic Mataró

¡DÉJÀ VUUUUUUH…!

Relato Fantasmagórico

Dos apariciones, dos. Consecutivas, con un día de por medio, mismo lugar, misma hora. Iguales entre sí. Intercambiables. Dos secuencias que apenas durarían los diez segundos. Cualquiera no se extraña, aunque, por cautela, no posponga una cabal explicación para mejor momento.

Habrá quien me tache, sin más, de timorato o algo peor, incluso: vejestorio mochales, cargado de manías, asustándose de un demonio pintado sobre el vaho goteante del espejo; un carcamal que, para más INRI, vive solo, tras quedarse viudo consolable, dependiente de la generosidad de los extraños…

Michel Simon | Cinefania Online
-A MÍ, QUE ME LO EXPLIQUEN…

No es que me esté quejando. Yo procuro asumir el incontrovertible hecho de que me hallo, de sobra, amortizado. Por lo mismo, estoy en condiciones de exigir tranquilidad después de mis abluciones matinales, que me llevan su tiempo y sus sudores, a la hora de secarme de rodillas para abajo (el cortado de uñas, no se lo deseo a Tántalo). De haber sido ciempiés, tiempo hace que habría tirado la toalla, de no verme obligado a agacharme después a recogerla.

Quien malviva en el espejo se me escapa. No me atrevo a aventurar teorías aclaratorias, algunas obvias; y otras, disparatadas. Con sombrero, gabardina y gafas negras no es forma de presentarse en un cuarto de baño. En el mío, por lo menos…

Retrato oscuro de un hombre con un impermeable con sombrero por la noche en  la calle en un estilo crimen noir | Foto Premium

En el improbable caso de que mañana volviese a presentarse mi inesperado huésped, prometo ponerme manos a la obra… Sin espejo, no hay imagen posible… Y yo ya conozco mi decadente anatomía de los pies a la cabeza… Aquello de “quien tuvo, retuvo” habrá que empezar por descartarlo. Conmigo sucede justo todo lo contrario: ando sobrado de lo que no lucía por lo que a adiposidades se refiere; todo aquello de lo que presumía, con razón o sin ella, cuando fue primavera, parece definitivamente retirado a su cuartel de invierno… ¡Fuera pues espejo y quien lo trejo…!

No recuerdo pariente proclive a abandonar alcázar mortuorio para regresar a mí y que rindamos cuentas. Enemigos más allá de la muerte, abofé, se me antojan contables con los rabos de mi espalda o con los cuernos obrantes en mi frente.

Mañana mismo quedará resuelto el acertijo. Un voyeur del Más Allá, dados mi decrepitud y deterioro, resultaría, en mi caso, vanitas-vanitatis… Senil, cuanto la Vida mande, pero dentro de un orden y un concierto grosso

En el capítulo de “parecidos razonables”, imposible localizar concomitancias en un entorno reducido a mínimos. Mr. X no se parece a nadie; o dicho de otro modo: se nos parece a todos… A papá, a mi abuelo Enrique, a mis primos paternos Ramiro y Secundino… La bendita rama de mi madre ni sabe ni contesta…

Excuso preocuparme hasta mañana, lo cual no quita para que, cada media hora, armado de limpiacristales y gamuza, no le dé unas cuantas pasadas al espejo. He comenzado a conocer de cerca sus reflejos, sus reverberaciones, sus ángulos oscuros… De no profetizarse de por medio siete años de mala suerte, ahora mismo lo multiplicaba en diez pedazos- mil me parecen muchos- a golpe de martillo. Él era la amenaza, no su imagen, una de tantas accesibles en Google…

¿Por qué habría de odiarme aquel maldito espejo? Hasta incluso maltrecho por la herida del Tiempo, tampoco soy tan feo, dentro de lo que cabe…

Museos y sexo

Espera un poco y para el carro, carretero: mira arriba… Mi Adelina solía pasarse horas a poil frente a la cornucopia en cuestión, por valorar el estado de su cutis, las incidencias pilosas de su belfo superior en rebeldía; la frondosidad de su cuero cabelludo, tras lo que semejaba un casposo encuentro con seis tribus apaches al mando de Gerónimo, hablador de español a nivel medio-alto, por la vía mexicana…

Por qué es famoso el Indio Gerónimo. - Ciencia Histórica
GERÓNIMO.- FIATE TÚ DE LOS ROSTROS PÁLIDOS…

Nunca me dijo Adela si era feliz -o no- en mi amor y compañía. Si se hubiera ido con otro, dudo mucho que la hubiese perseguido por tierra y por mar. Lo de un supuesto concubinato entre espejo y ella no cabe ser interpretado más allá de los tópicos al uso, referentes al sexo femenino singular.

Voy a ponerla a prueba, obligándola a salir de su escondrijo cristalino.

ANTIGUO APLIQUE DE PARED EN BRONCE CON ESPEJO O CORNUCOPIA (Antigüedades - Iluminación - Apliques Antiguos)
CORNUCOPIA A DOS VELAS…

A manera de introito, saturé el marco del espejo con fotografías suyas, esquilmando álbumes familiares: Adelita, de primera comunión; Adela, adolescente con ojeras violáceas; Adela, disfrazada de Cat Woman; Adela, ante el altar de sacrificios, bajo velo tul ilusión, la mirada perdida y encontrada en el templo católico donde se celebraron nuestros esponsales; Adela, ya de vuelta de todo, luciendo sonrisa condenada a trabajos forzados sine die… Servidor no figuraba en ninguna de aquellas instantáneas y por algo sería… Ahora ya solo faltaban dos velas encendidas en la base de la tan utilitaria variante del espejo tradicional y un hábil interrogatorio situado frente a ella, al reloj dar las doce campanadas y un ahogado bostezo…

II

fotografia de la actriz eleonora rossi drago. o - Comprar Fotos y postales  de actores y actrices en todocoleccion - 171243180
-ADELA, VIGILANTE, POR SI ACASO…

-Adela, ¿estás ahí…? Si así es, manifiéstate…

Que si quieres arroz… Pero yo no me fío…Tampoco el hombre de la gabardina, el sombrero y las gafas oscuras, presunto lobo feroz de este relato, asoma la patita por debajo de la puerta… Seguro que andan juntos por ahí, riéndose a carcajadas del marido burlado más allá de la tumba…

Tú espera y verás lo que vale una peineta…

Encendí una cerilla y esperé. La imagen reflejada, mientras tanto, había empezado a llenarse de humo. Un otoño de fotos de mi doña, convertidas en pájaros de fuego, revoloteaban, dando agudos chillidos, por la estancia.

La fenice | Ave fenix, Ave fenix imagenes, Fenix

-Adela, ¿estás ahí…? Manifiéstate, coño, mueve el culo… ¡Mira que eres pesada…!- troné, doméstico perdido, santo y seña de nuestros viejos tiempos.

Medusa Gorgon City GIF - Medusa GorgonCity Imagination - Descubre &  Comparte GIFs | Gorgon city, Medusa gorgon, Medusa

Y allí estaba ella, intemporal gorgona, dispuesta a cantarme las cuarenta de fiebre.

-Me has llamado y acudo… Date prisa, que no tengo todo el día…- respondió con acentos ominosos.

– Será toda la noche… ¡No das una, ni muerta…!- respondí, a sabiendas de que una de las cosas que más le molestaba a mi señora en el pretérito imperfecto era que le enmendasen la plana, con razón o sin ella.

-Gozo más de la vida desde que estoy difunta, toma nota… Además de corregirme todo el rato, ¿Henry Higgins desea comunicarme algo o solo me ha convocado por joder, de acuerdo a su modus operandi…?

My Fair Lady (1963-4) | George Groves The Movie Sound Pioneer
-I BEG YOUR PARDON…?

-¿Por qué no das un salto y te reúnes conmigo…? Y hablando de fornicio… Algo caerá, después de tanto tiempo de abstinencia… «Polvo eres y en polvo te convertirás»… Lo dice el Evangelio.

-Como ya me temía, serías capaz de tirarte a una fantasma… No has cambiado, querido… Tarda mucho en morirte, por favor… ¡Se está tan bien aquí sin ajetreos…!

-Déjame tu mano, por favor…

-¿Para qué la quieres, si es que puede saberse…?

-Por curiosidad nada más… Me gustaría comprobar si todavía llevas el anillo… Te enterramos con él, yo no sé si te acuerdas…

Y entonces, mi Adelita cometió el error de su muerte…

-¡No lo llevo…!- rezongó, vengativa, extendiendo la mano, ocasión que su viudo aprovechó para arrastrarla al epicentro de la casa en llamas…

House of Wax. 1953. Directed by André De Toth | MoMA
-¡ESPÉRAME, QUE VOY…!
-MEJOR SERÁ QUE LLAMES A UN BOMBERO…

De lo que la pasión conyugal nunca había conseguido -el consumirnos, juntos y revueltos, entre sus ardientes llamaradas- lo lograría una simple cerilla…

Gifs animados de cerillas

Ah, por cierto… Me llamo Salvador Cienfuegos, lo que tiene condenada gracia para el caso…

                                          FIN

EL ÚLTIMO APUNTADOR

elbuhodebalvanera: Cabina o La Concha del Apuntador
¡ ME RINDO… ME RINDO… !

EL ÚLTIMO APUNTADOR

MONÓLOGO PATÉTICO

Quiero que alguien me explique por qué tendría yo que ser inmolado en los altares de la culminación de la tragedia trágica, donde muere hasta el apuntador. Acomodadores, tramoyistas, taquilleras, la encargada del servicio de señoras… ¿por qué han de librarse ellos y yo no…? Estoy dispuesto a prestarle mis orejas al guapo que se encargue de aclarármelo…

Yo no soy una almeja sino un honrado padre de familia ario que, si se corta o pincha al cortar el consuetudinario bacalao (merluza congelada, si hemos de ser exactos, por la crisis reinante), se ve obligado a echar mano al chorrito de agua oxigenada y la tirita…

Quizás se deba a que los profesionales de tan noble oficio como el mío constituimos, dentro de la farándula teatral, especie autóctona en peligro de extinción, sustituibles por microchip a pilas disimulado detrás de las orejas.

“La concha de tu madre”, malsuena el argentino (alguno más también), si pretende insultarte… ¿Cabría imaginar un molusco bivalvo sin su concha…? ¿Un caracol, sin ella, convertido en babosa o, aún peor, en octavo pasajero…? No existe desnudez mayor ni más obscena, que uno alcance a recordar sin Wikipedia (o sin apuntador de apuntador: apuntador elevado al cuadrado…).

Caracol por dentro | Caracoles, Arte y diseño, Disenos de unas
CARACOL SOFTCORE

La noche del estreno, vamos a no olvidarlo, hemos sido los amos absolutos de la función en curso. Olvídense de las boñigas equinas adornando la entrada al coliseo de turno: sin nosotros, el éxito final se me antoja ilusorio; otro tanto resultaría justo añadir en lo que se refiere al mutis por el foro de los grandes actores y actrices que en el mundo han sido, desde Sara Bernhardt o Eleonora Duse a Margarita Xirgu o la María Guerrero, desde Sir Laurence Olivier o Jean-Louis Barrault a don Manuel Dicenta o don José Luis Gómez…Y dejo sin citar a la eximia Nuria Espert y al gran Antonio Vico, en cuyo caso, el corrector traidor se encarga, por su cuenta y su riesgo de convertirlo en “Vivo”… Pues bien vivos que permanecerán en nuestra memoria todos ellos, eso que conste en acta ante notario.

Sarah Bernhardt - Wikipedia, la enciclopedia libre
SARA BERNHARDT
File:Portrait of Eleonora Duse.jpg - Wikipedia
ELEONORA DUSE
Margarida Xirgu
MARGARITA XIRGU
María Guerrero - Centro Dramático Nacional - Ministerio de Cultura
MARÍA GUERRERO
Biografía de Nuria Espert
NURIA ESPERT
Laurence Olivier - SensaCine.com.mx
LAURENCE OLIVIER
Jean-Louis Barrault: Películas, biografía y listas en MUBI
JEAN LOUIS BARRAULT
La tele de Ayer: Manuel Dicenta
MANUEL DICENTA
Antonio Vico - IMDb
José Luis Gómez: «El Cid fue un hombre bueno»
SIR GÓMEZ.- TODOS EN TECHNICOLOR O YO ME LARGO, AVISO…

Apuntador que vienes al mundo, por desgracia no tienes quien te guarde: aquí ni la musa Talía parece mostrar el menor interés en evitar que te partan el corazón a la hora de borrarte del “equipo técnico” de las grandes y pequeñas compañías. No figuras en nómina: no cobras… Si dejas de cobrar, pasas al paro… Y eso, con suerte de la buena.

Nuestro caimán se ha ido, sin billete de vuelta, a Barranquilla… Nos ha gafado tanto reclamar el finiquito para un eco Cyrano, surgiendo desde el foso telarácnido, en procura del lucimiento ajeno, el de tanta y tanta estrella que no tuvieron tiempo- yo añadiría “las ganas”- de aprenderse las letras del libreto…

Nunca, jamás, tampoco director alguno nos ordenó abandonar nuestro escondrijo por compartir los vítores y aplausos de ese público epitetado “respetable”, pero que, si es que vamos a cuentas, bien pudiera haberse molestado en reclamarnos. Después del socorrido “¡el autor, el autor!”, nada impide añadir “¡el apuntador, el apuntador!”, en equitativo reconocimiento a nuestra transcendencia, condenada a anonimato seculorum.  

Apuntadores somos…Pero no es cosa de armarse hasta los dientes y exigir ovación duramente ganada a punta de cañón de Navarone: “¡El aplauso o la vida…!”

Algún que otro siseo sí nos hemos ganado por culpa de ciertas trompas eustaquias de famas y famosos de la escena, con unos organillos auditivos cuyo destino debería ser el terminar donados a Madame Tusseaud y su célebre museo, como materia prima. Algunas celebridades sobre tablas no surfistas, ya sea por limitaciones físicas; por su afán histriónico, basado en una mímica con frecuencia excesiva, o hasta puede que, y hablo de los divos y las divas de antaño, por haber dado sus primeros pasos artísticos en las silent movies– su majestad escoja los motivos, que a mí me la trae floja-, nos obligan a nosotros, los apuntadores, a alzar la voz más de lo conveniente, impacientando al público y llenando el proscenio de indignados murmullos sibilantes.

10 Spookiest and Most Terrifying Silent Horror Movies
¡HABLAMOS AHORA O CALLAMOS PARA SIEMPRE…!

Gone with the wind, nuestro triste final puede resumirse en una sencilla adivinanza… ¿En que se parecen un telegrama y un apuntador…?

Sin que me sirva de consuelo, acabo de elaborar una teoría: los apuntadores sordomudos siempre podrán hacerse un hueco en los espectáculos de Marcel Marceau y compañía…

It's genius time... — Marcel Marceau- Le petit café parisien
M. M.

Apuntador… Siempre a punto, apuntando maneras… Interpretando, a veces, mejor que los actores todo oídos… ¡Cuántas veces hubiese sentido ganas de saltar al escenario y tomar entre mis brazos a la protagonista…!

¿Alguien se acuerda de Tip y Top a estas alturas y su sketch radiofónico “Traje a medida”? He vuelto a rescatarlo en internet para poner a hacer aguas saladas mi nostalgia…  “Nene, apunta… ¡64 de manga…!”

tip y top - el balneario de pantoja - Comprar Discos EP Vinilos música  Grupos Españoles 50 y 60 en todocoleccion - 45831223

Apuntador, apúntate a ti mismo…

Va a ser mejor que yo también me apunte… El dedo índice ya lo tengo preparado… Recurramos pues a la tragedia clásica… Pongamos el “Manolo” de Ramón de la Cruz, por elevación de estilo… Lo neoclásico se me ocurre más solemne y circunspecto. Ojo con el final: no tiene desperdicio. Tal que así:

Sebastián.- Nosotros, ¿nos morimos o que hacemos?

Mediodiente.- Amigo, ¿es tragedia o no es tragedia?

Tampoco habría que echar en saco roto a Muñoz Seca… «Ved cómo muere un león, / cansado de hacer el oso…»

La venganza de don mendo - pedro muñoz seca. il - Vendido en Venta Directa  - 48666266

Pues que caiga el telón y todos tan contentos…

TELÓN

Cine - El 'Hamlet' de Laurence Olivier, este martes en la Filmoteca |  Noticias de Cultura en Diario de Navarra
-EL APUNTADOR QUE DIGA MISA… AHORA LO QUE TOCA ES LO DE «AH, POBRE YORICK»… LO DE «SER O NO SER» ES DEL ACTO SEGUNDO…

¡HOMBRE AL AGUA…!

MSC Cruceros implementa un nuevo sistema inteligente de detección de "Hombre  al Agua" - Vida Positiva

¡HOMBRE AL AGUA…!

                                     (Relato Escatológico y un tanto Licencioso)

Anna Karina, Catherine Deneuve: how movies malign women by calling them  muses | Movies | The Guardian
JULIA, MOSQUEADA NO SABEMOS POR QUÉ

La idea, en realidad, partió de la propia Julia. Al parecer, no se hallaba dispuesta a ingresar en una cuarentena cada vez más cercana, sin visitar los Países Escandinavos. «Los fiordos noruegos, aseguraba ella, reclaman con fuerza mi presencia y, por Odín, que no voy a parar hasta convencer a Rafael de pasar por agencia y encargar los pasajes».

Renato Salvatori - Rotten Tomatoes
MI HERMANO RAFA, PREOCUPADO POR ALGO

Se estarán preguntando quién demonios será el tal Rafael… Se lo explico en un plisplás. Rafael es mi hermano mayor. Tras el trágico fallecimiento de papá y de mamá en accidente de automóvil del que yo salí ileso, se ha convertido en tutor mío a todos los efectos.

J̶u̶a̶r̶m̶a̶ on Twitter: "Me he cruzado a un yonqui con una mascarilla y  unos guantes de goma y no sé qué filosofía me ha querido enseñar la vida  con eso."
¡YO ME LLAMO GERARDO Y SIEMPRE ESTOY QUE ARDO…!

Mi nombre es Gerar, tengo veintiséis años y soy bastante fácil de llevar, mientras no abandone el tratamiento. Mi problema tiene un nombre muy raro y me siento incapaz de pronunciarlo. Ni siquiera lo intento. Digamos que no crezco por fuera y por dentro a la misma velocidad, como debiera. Sé leer y escribir, por supuesto. Otra cosa bien distinta es entender lo que leo o lo que escribo. “Se me va la olla” con frecuencia, sobre todo si noto que están tratando de echarse unas risas a mi costa.

Dice Julia que me traigo unos aires con Gabino Diego, un actor muy famoso. A mí me gustaría parecerme a Messi, aunque al fútbol no juego, no vaya a ser me canse… y se presente otro de esos “ataquitos” (así los llama mi “hermana de ley” a la manera inglesa), que me dejan agotado y, lo que es peor, con la mente borrada a golpes de fregona jabonosa mojada en agua hirviendo.

Ella me quiere mucho y tampoco es para tanto. La verdad es que doy trabajo esclavo. No me las apaño para ducharme solo, ¿vale? Inundaría la casa. Ella se ocupa de vestirme y asearme, de meterme en la cama y de las medicinas… Sonríe siempre… Jamás se le agota la paciencia… Mi hermano Rafa bastante tiene con lo suyo: paga los gastos y me acompaña al médico dos veces al año… ¿Quién ha dicho que no tenga su mérito…? Yo sé una cosa que no le cuento a nadie… Rafa me tiene miedo, qué te apuestas… Por eso no ha querido tener hijos… Yo no contagio a nadie… También, por eso otro… Imaginaciones suyas, tras haberme sorprendido, alicates en mano, en plena operación con el motor del coche de papá, aflojándole las tuercas que le sobran…

Julia debe de estar muy enamorada de mi hermano para cargar conmigo. O, a lo mejor, es que le gusto. No soy mal parecido cuando me arreglo un poco y llevo gafas negras. Mamá, de viva, me tiene aconsejado no mirar a los ojos de la gente fijamente durante mucho rato. No se lo discutía; lo decía por mi bien, estoy seguro; pero me divierte un montón comprobar lo nerviosas que se ponen las visitas cuando los clavo con la mirada de gato que me gasto.

The evolution of mental illness on screen - Reader's Digest
-PARA CAÍDA DE OJOS, LA DEL GERAR…

Como tonto no soy, me consta que algunos y algunas por ahí, dentro de ambas familias, los andan aconsejando sobre la conveniencia de mi ingreso en una residencia donde puedan mantenerme controlado a base de pastillas e inyecciones, en caso necesario… De camisas de fuerza, no se atreven a hablar… al menos, de momento, aunque los creo capaces: son muy suyos…

Después de lo del automóvil, estaba seguro de que Rafa no me iba a dejar abandonado. De no haber sido así, ni de coña hubiese corrido tanto riesgo… Pleno al quince: la jugada me salió redonda y pude cambiar de padres antes de que su aguante se hubiese agotado por completo. Lo cual demuestra lo que cacareaba Abuela Flora: “Malo puede que no; pero malicia, para cargar diez carros…”

Foto de John Laurie - Foto John Laurie, Sara Allgood - SensaCine.com
ABUELA FLORA Y MI TÍO ANDRÉS, EL DÍA QUE INTENTÉ COMERME SU CANARIO, CREYENDO QUE ERA UN PLÁTANO

Quiero dejar claro desde ya que conozco la vida y sus misterios. Se encargó de ello mi tío Andrés, hijo de la que digo, recién cumplidos los dieciocho años. Sin contárselo a nadie – ni siquiera a mí-, aquel “viva la virgen y que corra el vino”, dedicado a la compra-venta de terrenos, me llevo a un sitio de ésos donde se alquilan mujeres para todo- estrenar pipiolos, por ejemplo-, porque me diese un atracón de carne fresca. Aquella bestia parda me hizo tomar un whisky para ponerme a tono, con tan mala fortuna que todas las pastillas ingeridas aquel día, más de cinco y menos de diez, se pusieron a protestar al mismo tiempo. Total, que volví a casa con mi cosa escocida de tanto manoseo, habiendo vomitado la primera papilla hasta por las orejas.

Un puticlub anuncia para San Valentín "Por 69 euros: polvo, cubata y  colonia para tu mujer"

No hubo segunda vez. A Tío Andrés le prohibieron- por las malas- sacarme de paseo profiláctico. (Para salir de paseo, que yo sepa, hace falta la mascarilla; pero ahora va a resultar que, además, debes ponerte un condón para estar protegido). Culpa, mea: papá se encargó de interrogarme a solas y terminé yéndome de la lengua.

No me acuerdo de qué estábamos hablando… Ah, bueno… los fiordos, donde vamos a ir porque me han invitado…El Dr. Naya ha dado su permiso, siempre y cuando, en el programa, no figure ningún tipo de exceso.

-No podemos vivir sin ti, hermanito…- bromeó Rafa, medio en serio- Cambiar de aires nos vendrá bien a todos…Agradéceselo a Julia… Chico, ¿qué las das…? Ojalá tuviera tanta suerte como tú a la hora de tratar de convencerla…

Julia y yo… Mejor será no andarse con rodeos… No siento lo mismo estando o no estando ella presente. Y, si es que sí, me pongo a temblar y me sonrojo y se me pone tirante la bragueta… Pero, según me han explicado durante una terapia de grupo, es natural y bueno; sólo hay que aguardar a que las aguas- y lo que no son aguas- regresen a su cauce.

La mujer de tu hermano debería ser sagrada. Trato hecho. Lo que no quita que la mente  se cobre su ración y te imagines cosas a su costa: Julia, desnuda, se seca ante el espejo con una toalla azul, llena de lucecitas y de ojos que se cierran y se abren; o, incluso, imágenes animadas de tórridos encuentros en la noche que no están a tu alcance… de momento.

Tony LaMothe - robertdowneys: Salvador Dalí's surrealist dream...

El roce de sus dedos mientras, envuelta en plástico, procede a enjabonarme debajo de la ducha, llega a causarme verdaderos problemas. Si ella lo advierte o no, dejó de preocuparme hace ya tiempo. Y el resto es cosa mía, según entiendo.

La actitud de Rafa ante estas (¿inocentes?) rutinas mañaneras de carácter higiénico (“Esto no va conmigo” parece ser su lema), me resulta bastante sorprendente. De ser yo él, jamás las hubiese consentido… ¿Por qué no se ha encargado Rafa nunca de tales menesteres…? Le debo de dar asco, supongo… Al levantarme, sobre todo si he tenido pesadillas, la verdad que no soy plato de gusto…Y si no me creéis, preguntadle a mis sábanas sudario…

Julia plastificada y con gafas de buceo… Pues va a ser que voy y lo pregunto; de mañana, no pasa… ¿Tan importante es que las baldosas no se mojen…? Sir Gerar, el caballero andante, fregona en ristre, deja el cuarto de ducha como nuevo…

Los fiordos noruegos están llenos de agua, salada o dulce no me ha quedado claro. No pretenderán que me ponga a secarlos en cuantito lleguemos.

Geiranger Fjord, Norway | Norge

Un crucero… Camarote para tres. Ni camino dormido ni abrigo intención alguna de arrojarme por la borda mientras duermen… Tanta promiscuidad, tanta puerta cerrada… ¿A qué viene agredirme de ese modo…?

Dos más uno: todo queda arreglado. Gerar y Julia, Gerar y Rafa…“ A mí me da lo mismo”, contraataco, pío-pío, con la boca pequeña.

Llego tarde… El pescado, vendido y el anzuelo, clavado en el estómago…

Una idea turbadora, la mar de turbadora, ha empezado a rondarme en el tablero… Podría tratarse de una sucia maniobra para- ojos que no ven… mar y tierra por medio- dejarme allí, solo y abandonado, en una residencia de chalados noruegos… El Castillo de Irás y no Volverás disfrazado de clínica privada, sin conocer idioma, sin recursos, sin poder explicarme… OSLO es un anagrama… A mí no hay quien me gane con los juegos de letras… O-S-L-O… S-O-L-O, y con dos agujeros a través de los cuales arrojarme al vacío… Este OSO no está cazado todavía y ya están usando de alfombra mi pellejo…

Cuidadito conmigo… Tomaré mis medidas…

II

10 ideas de Incruises | cruceros, viajes, viajes en crucero

Julia, desde su advenimiento a bordo del “Nothern Star III”, no para de demostrar su indignación ante lo que ella llama “publicidad engañosa” por parte de la agencia de viajes.

-Hay que renegociar el programa inicial si pretendes participar en eventos no previstos… ¿No os habéis dado cuenta…?- fue su menú durante la hora de la cena- Va a salirnos por un ojo de la cara… Quisiera yo saber con qué aliños se ha preparado esta ensalada… Sabe a rayos… Supongo que, para que te reciba el capitán, es necesario solicitar audiencia… Ya se está usted enterando, señor mío… ¿O seré yo, de nuevo, quien se encargue de todo…? 

Al compartir cabina (régimen “tres en uno”), nada nos va a librar de escucharla todo el rato, en el transcurso de una travesía que se adivina, como poco, tormentosa.

– Espero que no ronque el señorito…- secreteó con su esposo la tercera en discordia, mientras me señalaba con el dedo, gesto que yo odio especialmente, tras lo cual, añadió- En caso afirmativo, de ti se espera vayas a la farmacia a bordo y me consigas un juego de tapones para los oídos, a poder ser en tonos malva… Soy alérgica al látex, no lo olvides…

Comenzaba a resultarme odiosa mi cuñada. Su manera procaz de desvestirse en mi presencia se me antojó una provocación en toda regla. El pobre Rafa no se entera de la misa, la media… Y menos mal que a mí no se me escapa una… La que tanto presume de fiordos, o mucho me equivoco o se va a quedar en ellos, sirviendo de desayuno a los salmones y a los osos…

The Salmon GIFs - Get the best GIF on GIPHY

Juntos a todas partes- tés danzantes, proyecciones sobre las vistas principales de Noruega, bingo en sesión de noche, club social…-, me resulta imposible el tête-a- tête con un Rafa que, a su vez, se muestra esquivo. Vete a saber lo que andará malmetiendo aquella harpía… La creo capaz de todo… ¡Tapones para los oídos color malva, seguro que por hacer juego con los ojos cerrados que ponemos durmiendo…! Además, nunca me he oído roncar… La muy-muy se inventa los problemas… Si acaso, una pinza en la nariz para el poco ruido y muchas nueces… Lo avisan las pastillas en prospecto… Mejor dormir conmigo con el balcón abierto… Nuestro camarote carece de ventanas. En cambio, nos han puesto agujeros castrados que ahora mismo soy incapaz de recordar cómo se llaman, con unas cortinillas por delante, parecidas al parche que usaban los piratas tuertos. No me imagino a un pirata con gafas, ¿a que no…? Ni yo, ni nadie… Los cojos, en cambio, caminan con muletas como todo el mundo… John Silver, por ejemplo… Lo sé gracias a “La Isla del Tesoro”. Rafa me la leía en tardes de verano, antes de cada siesta…  Había piratas buenos… Sandokan no era cojo ni era manco…

Foto de Robert Newton - La isla del tesoro : Foto Byron Haskin, Robert  Newton - SensaCine.com
-LONG JOHN SILVER ERA DE LOS MALOS… PERO NO SE LO DIRÁS A NADIE, ¿VERDAD, CAPITÁN FLYNT… ?
CAPITÁN FLYNT- ¡ESCUDOS DE ORO…ESCUDOS DE ORO… ESCUDOS DE ORO…!

Los pasajeros no es que se muestren demasiado interesados en entablar conversación conmigo. ¿Club Social? ¡Tomadura de pelo…! Aquí, cada uno va a lo que va. Si acaso, algún que otro miembro de la tripulación me ha sonreído al cruzarnos en cubierta, lo mismo que harían con cualquier perro faldero sujeto a la correa, sacado a pasear por sus dos amos, uno de cada lado…

Servidor no está para perder el tiempo y se ha fijado en cierta pasajera de bastante buen ver, dedicada, tarde sí y tarde también- sentada alegre en la popa, más sola que la una -, a otear el horizonte a través unos ridículos prismáticos, de ésos que se solían usar en los teatros. No tiene edad: se la ha comido el gato…

Cuidado las apariencias engañan! – vivirparacontarblog

Voy a abandonar inmediatamente el tratamiento, no vaya ser que, por una vez, suene la flauta. La mía ya está sonando que da gusto… Y es que el aire del mar- y no te cuento el aire del océano- abre todo tipo de apetitos… Mi primera conquista transatlántica… ¡Yupi, yupiyei: tres hurras por Gerardito, el Sobrado, que las mata callando…!

Me veía ya brindando con champán- de ahí lo de suspender la toma de pastillas-, a los acordes de “El Vals de las Velas”, fuese o no Nochevieja, e invitando a la bella a calmar los ardores de mi bestia tripartita enfurecida, para lo cual resultaba imprescindible, desde luego, verse libre de toda carabina de Ambrosio.

De buenas a primeras, no era cosa de arrojarlos por la borda… Eso me dio una idea genial, como suelen ser las mías… Tirarme yo el primero a las heladas aguas del Atlántico, procurando no armar mucho ruido, y alejarme del “Northern Star III” lo suficiente hasta entrar en el campo de visión de la mi Dama.

Entonces, ella y va y pide socorro, convirtiéndose así en mi salvadora a todos los efectos. En agradecimiento, yo la invito a cenar (un vis-a-vis: parientes fuera, no se reciben ni duelos ni quebrantos); y, después de los postres, ahítos de manjares por cuenta de la casa flotante (seguro que lo paga el Capitán Johansen, aconsejado por la Naviera de turno, ante la publicidad gratuita que generan este tipo de accidentes acuosos, de acabar felizmente y, si no, no: eso lo tengo claro), visita de cumplido al camarote de tan Alta Señora para echar un sueñecito, o dos, o tres, según nos pida a ambos el cuerpo y el espíritu…

Se trataba pues de dar el esquinazo a Rafa y su serpiente de doce cascabeles lleva mi caballo, alegando repentinas urgencias corporales de rango menor- para aguas mayores, necesito vigilante armado (de paciencia evangélica si es que voy estreñido), en evitación de ver convertidos los retretes en enmerdadas Cuevas de Altamira-, y proceder, sin perder un minuto, según el plan previsto…

Deseadme suerte, Thor, Odín y resto de deidades del Druidismo Ilustrado: voy a necesitarla a cubos llenos… Se trata de “mojar”; pero antes de mojar hay que mojarse… En piscinas de plástico, y siempre que haga pie, me las arreglo para dar unas brazadas poniéndome en cuclillas, una postura, he de reconocerlo, poco caballerosa… Con las aguas grises fuera borda de ahí abajo, no descarto encontrar algún problema… A la de una, a la de dos, a la de dos y media… ¡a la de tres…! ¡Al agua, gansos…!

Rompió el récord mundial de buceo al sumergirse 122 metros bajo el agua. El  video es impactante | Upsocl

EPÍLOGO

Glu-glu-glu… Una onomatopeya con resonancias pegajosas le sirvió de discurso final a tan atrabiliario personaje, que provocó, con su trágico final, un “efecto dominó” de “aquí te espero, marinero”: Rafael Fuentes y Señora, hartos de adjudicarse mutuamente dolorosas responsabilidades, decidieron separarse para siempre. Una puesta al día Srta Julia- nótense segundas intenciones strindbergianas- se dedicó a seducir rudos palafreneros a través de las redes sociales, “a la busca y captura del Amor de su Vida” (sic), mientras su “ex” hacía lo propio con desconocidas abiertas de mente, dispuestas a “y después, lo que surja” ya en la primera cita

La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de...

En cuanto al cansino autor de este relato de ínfula shespiripipís tirando a zafia- una crónica sin sentido, llena de ruido y de furia, narrada por un loco-, no desearía otra suerte que aferrarse a la idea de que nuestro Gerardo, quizás haciendo el muerto y medio vivo, lograse alcanzar uno de esos islotes desiertos que crecen como setas en medio de los mares para que puedan desahogarse las sirenas antropófagas, y permanezca allí, en la inútil espera de que alguien lo descubra y comparta con él un puñado de dátiles o, en su defecto, le organice una pachanga futbolística con el fruto de una palmera cocotera.

Review: Disney's Treasure Island (1950) — Disnerd Movie Challenge
– PUES CLARO QUE SOY GERAR… ¡ A VER CUÁNDO VENÍS A RESCATARME…!

He comenzado a construir una jangada con palos de escoba… Pienso hacerme a la mar cualquier día de estos…

 Fin

GÖTTERDÄMMERUNG

77 Bayreuth Ring 1965-1969 ideas | bayreuth, richard wagner, opera

LA VEJEZ Y EL CINE

(SUNSET BOULEVARD DE LOS SUEÑOS FILMADOS)

PRÓLOGO QUEJUMBROSO PARA CENCERRO Y ORQUESTA GATUNA SOBRE TEJADO DE CINC CALIENTE

El que esto escribe a troncos y barrancos de una creatividad uniformemente descentrada, mediándose el mes 7, y si Godot no tiene mayor inconveniente, va a cumplir sus 76 julios de una energía,trabajo y calor tirando a bajos. Los números no mienten: 7+6=13; 3+1=4; 4=2+2; 2= 1+1… siendo 1 el guarismo más cercano a la Nada: el Cero Patatero).

A estas alturas, podría afirmarse que vivo sin vivir en mí sobre un mapa corporal tan rico en desajustes funcionales como pobre en perspectivas de futuro perfecto.

De Norte a Sur, así marchan mis achaques personales: cristalino implantado por problemas de córnea, dos niágaras sin Marylin Monroe, miopía, astigmatismo, sordera, fallos de memoria funestos (del Funes borgiano),  hipertensión, colesterol alto, tumor maligno en la vejiga, tendinitis, pies planos, espolones talonarios y cierta sensación intermitente de que habría que empezar a pensar cambiarme por un modelo más moderno.

LUCI DEL VARIETA - 1951Dir FEDERICO FELLINI - LATTUADACast: PEPPINO DE  FILIPPOCARLA DEL POGGIOGIULIETTA MASINAFOLCO LULLIJOHN KITZMILLERITALIA -  140X200-Cm.-55X80-INCHES-4 SH.POSTER: (1951)  Art / Print / Poster | BENITO ORIGINAL ...
La ciudad de las mujeres - Película 1980 - SensaCine.com

En esas estaba, cuando, en una misma semana, me monté una doble sesión a base de Fellini, por aquello de irme despidiendo de mis más queridos Cineastas, a los que tanto debo y tanto quiero… LUCI DEL VARIETÁ (1950) + LA CIUDAD DE LAS MUJERES (1980), 30 años separadas entre sí, casi principio y fin de un carrerón como copa de pino, obra maestra va, obra maestra viene, fueron los títulos elegidos… Y no me obliguen a quedarme con tres eran tres de tan excelsa filmografía, porque luego las pagan mis neuronas, parduzco sucedáneo del caviar iraní… ¿Qué ya no me queda lo que hay que tener…? Helas, helas por do vienen: EL JEQUE BLANCO, GIULIETTA DE LOS ESPÍRITUS Y AMARCORD…

El Jeque Blanco (1952) - CineDor
Giulietta De Los Espiritus [DVD]: Amazon.es: Giulietta Masina, Sandra Milo,  Federico Fellini, Giulietta Masina, Sandra Milo, Clemente Fracassi: Cine y  Series TV
Amarcord (1973) - Filmaffinity

Pero vamos a lo que íbamos…

Cómicos (1954) Película - PLAY Cine
Amazon.com: All About Eve: Bette Davis, Anne Baxter, George Sanders,  Celeste Holm, Gary Merrill, Hugh Marlowe, Gregory Ratoff, Barbara Bates,  Marilyn Monroe, Thelma Ritter, Walter Hampden, Randy Stuart, Milton R.  Krasner, Joseph
Varietés (1971) - Filmaffinity
La corrupción de Chris Miller (1973) - Filmaffinity
Resultado final (1997) - Filmaffinity
Polvere Di Stelle by alberto sordi: Amazon.es: alberto sordi, monica vitti, alberto  sordi: Cine y Series TV

“Luci del Varietá», primera peli  de F.F., a medias con Alberto Lattuada, producida, dirigida y guionizada en comandita, vieja amiga pero injustificadisimamente poco frecuentada, supone un emotivo homenaje al mundo de las variedades, tanto que ver, en cuanto feeling, con “COMICOS”(1954) de Juan Antonio Bardem (hija putativa, qué se apuestan, de EVA AL DESNUDO de Makiewicz, estrenada en España en el 52, y madre putativa, a su vez, de un arriesgado reciclaje titulado VARIETES (1971), caída en la cesta de la compra de la Saritísima, que todo no iban a ser Marisoles o Mar Flores), y, por supuesto, mucho que ver también – hablo de LUCI DEL VARIETÁ- con POLVORE DE ESTRELLE (1973)  de Alberto Sordi, un must, me temo, poco conocido, a pesar de sus muchas bondades.

Roma, ciudad abierta (1945) - Filmaffinity

La primera peli propiamente dicha de F.F.- que había jugado un importante papel en el guión de ROMA CITTA APERTA (1945)-, colocó ante mis narices una de las secuencias más bellas del Neorrealismo, cuando no del Cine Italiano en general: aquélla en que los cómicos, los saltimbanquis, los titiriteros, caminan carretera adelante, explicándonos por sí sola de qué va esta película…

Luci del varietà - Wikipedia

Ostras, es la misma metáfora que Buñuel utilizó en EL DISCRETO ENCANTO DE LA BURGUESÍA (1972) y Fernán Gómez en EL VIAJE A NINGUNA PARTE (1986)…

El Discreto Encanto De La Burguesía: Críticas de películas - AlohaCriticón

Pero fue empezar LA CIUDAD DE LAS MUJERES y sentir un malestar in crescendo ante lo contemplado… Casi vergüenza ajena… Tú no puedes hacernos esto, Federico… Asomabas la patita en 8 y MEDIO, y ahora te vas a retratar de cuerpo entero, compinchado /compichado con tu alter ello Mastroianni… La secuencia del tren que abre la cinta hizo que se me sonrojase hasta el blanco de los ojos… Ahora resulta que va a ser cierto el dicho popular: «De esta vida sacarás/lo que j*** y nada más…» Algo huele a podrido en la bragueta…

Dos semanas después, fue EYES WIDE SHUT de Stanley Kubrik la encargaba de aclararme aquel misterio… Una palabra bastó para el caso, justo la que cierra la película, en boca de Nicole Kidman: “Follar”… El autor de 2001, SENDEROS DE GLORIA o ESPARTACO parece llegar a las mismas conclusiones que Fellini: “Fornica, que algo queda”… compartiendo filosofía con un conocido mío octogenario que ha prometido, antes de que se lo coman los gusanos, llevarse al huerto del francés completo todo aquello que se mueva o se esté quieto…

Eyes Wide Shut (1999) - Filmaffinity
2001: Una odisea del espacio (1968) - Filmaffinity
Senderos de gloria (Paths of glory, 1957) (*)
Espartaco (1960) - Filmaffinity

Envejecer es una mala idea… De ahí partió el propósito del presente trabajo: un recorrido por la filmografía de algunos de mis cineastas favoritos, para comprobar cómo llevaron el peso de los años mentes tan preclaras como las suyas; si acusaron fatiga de combate; si perdieron Norte, Sur, Este y Oeste o, por el contrario, Cronos los hizo más sabios y más justos…

Ya les adelanto que lo que les falta por leer ni siquiera me ha servido de consuelo de tontos…

FIN DEL PRÓÓÓÓLOGO

“FAMILY PLOT” (1976), de HITCHCOCK

Alfred Hitchcock: 'La trama', el guiño final

Si hemos de hacerle caso a Daniel Spotto, biógrafo menos hagiográfico de lo que está mandado, Sir Alfredo llevaba ya unos cuantos rodajes “pal” arrastre y vuelta al ruedo… En “LA TRAMA”, título español de su despedida de la pantalla grande, se detecta enseguida una desalentadora falta de brío-de aliento-, por mucho que un par de juegos geométricos al principio y al final, intenten dar lúdica sensación del clasicismo bien temperado del Maestro. Nada, que no… El frenesí de su título anterior cuatro años antes no está ni se le espera… El genio dormita en su sillón, a la espera de la llegada del “gran sueño”… Cuando has filmado VÉRTIGO, CON LA MUERTE EN LOS TALONES o ALARMA EN EL EXPRESO,  a ver quién es el necio que discute tu gloria… A. F. falleció en 1980.

LAS MEJORES PELÍCULAS DE LA HISTORIA DEL CINE: VÉRTIGO (1958)
NORTH BY NORTHWEST. Poster alternativo: 40,6 x 30,5 cms. Diseño:  Kinographics. CON LA MUERTE EN LOS TALONE… en 2021 | Con la muerte en los  talones, Talones, Eva marie saint
Alfred Hitchcock: 'Alarma en el expreso'

EL INOCENTE (1976), de LUCHINO VISCONTI

El inocente (1976) - Filmaffinity

Recuerdo- más bien me parece recordar- que L. V. dirigió la versión fílmica de la novela de D´Anunzzio, su despedida del Cine, en una silla de ruedas. Contemplarla en su día, me causó un profundo abatimiento… ¿Qué se fizo el autor de ROCCO Y SUS HERMANOS, EL GATOPARDO o LA CAÍDA LOS DIOSES, convertido en albatros con las alas quebradas…? Luchino Visconti, la criatura más culta y refinada de la Tierra, capaz de rellenar un plano con más flores, más cornucopias y más muebles que nadie y que , según leyenda que acabo de inventarme, las noches de plenilunio se convertía en Fassbinder…

Rocco y sus hermanos (1960) - Filmaffinity
El gatopardo (1963) - Filmaffinity
La Caída de los Dioses [La Caduta Degli Dei] (1969) - La Segunda Guerra  Mundial
Rainer Werner Fassbinder: Películas, biografía y listas en MUBI

R. W. FASSBINDER.- ¡LO QUE ME FALTABA POR OÍR… MENOS MAL QUE ME HE MUERTO A LOS 37 AÑOS…!

A Baudelaire no creo que le importe que reproduzca aquí un poema de LAS FLORES DEL MAL, titulado EL ALBATROS, eso sí, traicionado en español…

El albatros | caminos dispersos

A menudo, para divertirse, suelen los marineros
Dar caza a los albatros, vastos pájaros de los mares,
Que siguen, indolentes compañeros de viaje,
Al barco que se desliza sobre los amargos abismos.

Apenas los arrojan sobre las tablas de cubierta,
Que estos reyes del azul, torpes y avergonzados,
Dejan que sus grandes alas blancas se arrastren
Penosamente al igual que remos a su lado.

Este viajero alado, ¡qué torpe y débil!
Él, otrora bello, ¡qué feo y qué grotesco!
¡Aquél quema su pico con una pipa,
Otro imita, cojeando, al inválido que una vez voló!

El Poeta se asemeja al príncipe de las nubes
Que frecuenta la tormenta y se ríe del arquero;
Exiliado sobre el suelo en medio de las burlas,
Sus alas de gigante le impiden ya marchar.

Gracias, Charles, por ahorrarme trabajo… A dios pongo por testigo que jamás volveré a ver EL INOCENTE… Visconti falleció en 1976…

ESE OSCURO OBJETO DEL DESEO (1977) de LUIS BUÑUEL

Ese oscuro objeto del deseo (1977) - Filmaffinity

Había vuelto a sucederme… La misma sensación que durante FAMILY PLOT…  El cansancio creador resuelto en geometrías… Dos actrices- Carole Bouquet y Ángela Molina- repartiéndose el papel de la protagonista de esta historia, inspirada por LA MUJER Y EL PELELE de Pierre Louys… Y otra vez, no te digo, con la “mujer” hemos topado, llámese Lilith, Regina Giddens, Hedda Gabler… A estas alturas, “la mujer y el pelele”… El padre de Trist-ana, de Viridi-ana y de Sus-ana, la Perversa, cogido en un renuncio… Casi no me lo creo…

Tristana (1970) - Filmaffinity
Film Review] Susana (1951) | Movie posters, Movie posters vintage, Vintage  movies
Luis Buñuel y la censura de Viridiana por el franquismo

Vayan mis tres Buñueles por delante: ÉL, EL DISCRETO ENCANTO DE, SIMÓN DEL DESIERTO… y, al final, una oscura sensación de que el Buñuel de 1977 y el resto de figurantes en este delirante manifiesto no eran sino clonaciones mecanizadas de sí mismos, androides conservados con vida por la industria por si aun pudiese obtenerse de ellos algún tipo de beneficio en el mercado. Don Luis falleció- oficialmente- en 1983.

Él" (1953). País: México. Director: Luis Buñuel. Reparto: Arturo de  Córdova, Delia Garcés, Aurora Walker, Carl… | Cine de culto, Director de  cine, Carteles de cine
Amazon.com: Simon of the Desert, Simón Del Desierto, Simon of the Desert,  Simão Do Deserto, Simon Du Désert, Intolleranza, Simon Del Deserto, Simón  Del Desierto, Simon in Der Wüste / Region Free /
El discreto encanto de la burguesía (1972) - Filmaffinity

LA VAQUILLA (1985), de LUIS GARCÍA BERLANGA

El hogar de las palabras.: NOVIO A LA VISTA (1954), DE LUIS GARCÍA BERLANGA.  LOS FELICES AÑOS DIEZ.
la vaquilla de luis g. berlanga guía publiciari - Comprar Guías  publicitarias de películas en todocoleccion - 41360680

Aprovechando que la pasaban por TCM, ya metido en el berenjenal de la decadencia del Cineasta del 7º de Imaginería, se me ocurrió montarme una doble sesión a base de la susodicha y NOVIO A LA VISTA (1954), peli mágica de mi zangolotina adolescencia, con sus telefonillos a base de bramante, vasos de plexiglás y un poco paciencia, por ver lo que ocurría…

Envejecer es eso: una pérdida progresiva de frescura y lozanía, de inocencia disfrazada de arrogancia…

No sé si saben que la peli, coproducción con Francia, a punto estuvo de ser protagonizada por Brigitte Bardot, que ya apuntaba maneras y aureolas.

LA VAQUILLA tendría como pecado venimortal su manierismo, su vocación de “título Berlanga”, a lo largo y ancho del metraje… El Artista bebiendo de sus fuentes con sordina, mientras el cuerpo aguante.

Tres eran tres mis Berlangas intocables: LOS JUEVES MILAGRO, PLÁCIDO y EL VERDUGO… L.G.B. falleció en 2010…

Los jueves, milagro (1957) - Filmaffinity
Plácido (1961) - Filmaffinity
El verdugo (1963) - Filmaffinity

AQUÍ UN AMIGO (1981), DE BILLY WILDER

Aquí, un amigo (1981) - Filmaffinity

Tras la contemplación de BUDDY, BUDDY, por fuerza has de plantearte la pregunta del trillón: una peli de fórmula Wilder+ Lemmon + Matthaw, ¿puede resultar decafeinada, baja en calorías y 0/0 espirituosa…? Por desgracia, sí; puede…

¿Tú también, hijo mío…? Billy Wilder, el de EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES, PERDICIÓN, TESTIGO DE CARGO… con la lengua de fuera… No me salgas ahora con que lo venía anunciando desde QUÈ OCURRIÓ ENTRE TU PADRE Y MI MADRE (“AVANTI”, 1972), aunque con PRIMERA PLANA, que es del 74, se diría había recuperado nuevos bríos… FEDORA (1978), el título anterior a su despedida y cierre, me obligó a desatar un nudo en la garganta…  Añadiré algo más, con el culo apretado: si no fuera por Alfredo, Federico y Luis, él sería mi cineasta favorito…

Sunset Boulevard (película) - Wikipedia, la enciclopedia libre
Perdición (1944) - Filmaffinity
Testigo de cargo - Película 1957 - SensaCine.com
Baúl del Castillo: Avanti, de Billy Wilder
Crítica de la película “Primera Plana” (1974). Obra maestra de Billy Wilder  - nosolocine
Fedora (1978) de Billy Wilder | El Gabinete del Dr. Mabuse

SATURNO 3 (1979), de STANLEY DONEN

4r6alFT.gif (350×263) | Cantando bajo la lluvia, Bailando bajo la lluvia,  Lluvia
10 películas que quizás aún no has visto para celebrar el Día de la música  - ECAM
Latest On The Town GIFs | Gfycat

Comenzaré con los tres títulos Donen para llevarme a una isla desierta con su palmera cocotera, su aleta de tiburón en plan tiovivo y Jueves, el Caníbal, aficionándose a la sopa de pescado: CANTANDO BAJO LA LLUVIA, SIEMPRE HACE BUEN TIEMPO y UN DOMINGO EN NUEVA YORK…

¿Cuántas veces has disfrutado de SINGING IN THE RAIN…? Trepecientas y pala… No para de hacerme feliz cada vez que la veo… Muy amadas presencias dándole al gorgorito y al baile de Santa Salomé con velos o sin ellos… ¿Te quedas con Gene Kelly  o con Fred Astaire? ¿Prefieres Ginger Rogers a Cyd Charisse? ¿Gordon McRae a Howard Keel? ¿Y qué pasa con los musicales offfff Broadway, tipo LOS PARAGUAS DE CHERBURGO o BAILANDO EN LA OSCURIDAD?

Bailar en la Oscuridad: la psicología más oscura - Blog de Masquemedicos
Resultado de imagen de los paraguas de cherburgo cartel | Catherine  deneuve, Paraguas, Películas que ver
No tan distintos...: El Principito

¡Conseguirás que me duela la cabeza, camarada Tovarich…! Una vez le hayamos perdonado el desaguiso cocinado por Mr. Donen a partir de EL PRINCIPITO, no estará de más rescatar del olvido uno de sus títulos malditos, STAIRCASE (1969), protagonizada por Richard Burton y Rex Harrison, que la viuda del primero logró mantener secuestrada durante años- por “el que dirán”, me imagino-, agridulce visita de cumplido a la ajetreada vida en común de una pareja “homo” londinense, enfrentada a un proceso por escándalo público. Procedente de una obra teatral, sus diálogos nos aportan un valioso tratado sobre la inevitable decadencia física y moral que nos aguarda,  ya seas hetero, gay, bisexual, transexual, pansexual o asexuado, que de todo crece en las viñas del señor.

Cinefília Sant Miquel: La escalera (1969)

Por lo que respecta a SATURNO 3, vale más no meneallo… ¿Qué hacía un chico como él en un sitio como ése? Donnen falleció en 2019, a los 94 años.

Saturno 3 - Película 1979 - SensaCine.com

LOS MUERTOS (1987), de JOHN HUSTON

¡Viejo querido Huston…! Lo suyo es como un vértigo de no parar de hacer masterpieces como si no hubiera un un mañana… Mojó en todo tipo de tinteros y le salió bordado…

La jungla de asfalto (1950) - Filmaffinity
Dos discutibles clásicos del cine negro: El halcón maltés y Perdición | La  mano del extranjero

CINE NEGRO.- LA JUNGLA DE ASFALTO/EL HALCÓN MALTÉS

La reina de África - Tráiler - YouTube

AVENTURAS AFRICANAS.- LA REINA DE ÁFRICA

Sección visual de Vidas rebeldes - FilmAffinity
Fat City, ciudad dorada - Filmin

CRÓNICAS DE LA DECADENCIA.- VIDAS REBELDES / FAT CITY

El juez de la horca (1972) - Filmaffinity

WESTERN SURREALISTA.- EL JUEZ DE LA HORCA

Western: 'Los que no perdonan' de John Huston

WESTERN CON LAS BOTAS PUESTAS.- LOS QUE NO PERDONAN

El hombre de Mackintosh - Película 1973 - SensaCine.com

CINE DE ESPÍAS.- EL HOMBRE DE MACKINTOSH…

Annie (1982) - Filmaffinity

COMEDIA MUSICAL.- ANNIE

El honor de los Prizzi (1985) - Filmaffinity

COMEDIA NEGRA.- EL HONOR DE LOS PRIZZI…

En 1987 la emprendería con su peli del adiós, mundo cruel, a partir de un texto de James Joyce, THE DEAD en VO (“Los muertos”), inter nos estrenada como DUBLINESES, que no suena tan fúnebre… ¿Sabes lo que pasó, camarada Tovarich…? ¡Un Huston que diríase transformado en aprendiz cum laude de Luchino Visconti…! Él, todo fuerza, todo bravura, todo redaños, intentando quedar bien con la Crítica…

¡Debo de estar perdiendo la sesera…! No sé los lectores; pero yo no esperaré a bajarme en la próxima… ¿Y ustedes…?

Se acabó lo que se daba… John Huston no se merece esto… Voy a hacérmelo mirar rápidamente ante el espejo…

The Dead: la epifanía amorosa en una adapación magistral

J. H. .-TÚ TRANQUILA, ANGELITA… ACUÉRDATE DE LO BIEN QUE NOS QUEDÓ «UN PASEO POR EL AMOR Y LA MUERTE..»

A. H. .- ¡NO SÉ, NO SÉ…!

Paseo por el amor y la muerte - john huston - a - Vendido en Venta Directa  - 105745466

FIN

EL TARRO DE MOSTAZA

Maille Mostaza Dijon Original - 500 g: Amazon.es: Alimentación y bebidas

EL TARRO DE MOSTAZA aka PIMIENTA NEGRA

I

… Todo ello no conseguía sino aturdirle con certezas sin fundamento alguno, capaces de llevarla al borde mismo de la rendición incondicional para, a continuación, desdecirse de principio a fin y comenzar de nuevo a preguntarse si habría valido la pena el poner en peligro una felicidad venida a menos… pero felicidad al fin y al cabo.

Una vez la duda instalada en mente, deshacerte de ella le venía resultando demasiado oneroso.

Valentina Cortese - elFinalde

Elvira había trazado un plan emergencia: no verbalizar aquella idea obsesiva que no podía apartar de su cabeza. Pendiente de cumplir una cuarentena ya de vuelta de todo, se consideraba lo suficientemente madura como para conservar el equilibrio a la hora de juzgar a los hombres. No habiendo conocido a muchos, solía afirmar en las redes sociales que, al mejor, procedía el cogerlo con pinzas. Egoístas por naturaleza y vocación, su exacerbado yo los obligaba a considerarse dueños y señores absolutos de su(s) hembra(s), dicho lo cual, no convenía tampoco olvidar un pequeño detalle: los hombres no crecían en intelecto más allá de una pueril idiosincrasia, destinada a hacerles creer en su innata prevalencia de género, aunque la vida misma demostrase, de continuo, justamente lo contrario.

SERGIO, CON GESTO ALTIVO

Conocía a Sergio como si lo hubiese parido colgada de la rama de un árbol, al modo y la manera de las mujeres de la sierra Tarahumara, según había leído en un ejemplar de Selecciones del Reader´s que coleccionaba su padre, militar retirado, recientemene fallecido.

selecciones reader digest - Revistas y publicaciones - Iberlibro

A Sergio no le pidas florituras; siempre ha aspirado a cumplir, sin pasarse, en todos los terrenos. Su vara de medir es distinta a la tuya… De ahí a pensar que él, tan cobardica a la hora de los riesgos, se hubiese atrevido a eso que tú sabes… a eso que tú dudas, media un abismo y dos despeñaderos.

Sentada frente él para almorzar los “finde” y cenar siete días a la semana, o acostada a diario sobre el lado derecho de su cama oyéndolo roncar sin estridencias, más recuerda a un manso corderillo recién esquiladito que a un lobo de la Sila calabresa.

Sergio suele gustar a todo el mundo. Carece de enemigos, que ella sepa. Le encanta hacer saber a todo el mundo lo mucho que le gustan las mujeres. Hasta ahí, todo correcto. Que le dure el capricho todo el tiempo que pueda… Pero, otra cosa bien distinta es que…

Elvira, una vez más, para su carro. El peso de la prueba, no un presentimiento repentino, ligera pluma al viento, mariposa alicorta y mosca cojonera, es lo que ella necesita para dormir tranquila y confiada.

II

 “Todo empezó cuando mamá se vino con nosotros, tras quedarse viuda…”

¡Sonaba tan inofensivo…! Sergio y ella mantenían- o fingían mantener- una entente cordiale desde siempre. “Mamá” y Sergi a la catalana. Mi mamá me mima, yo amo a mi mamá… ¿Qué más podría pedirse…?  Lo del Sergi, incluso, tenía una explicación: para la suegra que le caía del cielo a un marido tan considerado como el suyo, ellos serían “la sagrada familia”: nada de malmeter, nada de andar gobernando todo el día… Quien manda en un hogar como dios manda, ha de ser el cabeza de familia, no su madre política… Eso, al menos, le había enseñado su difunto marido.

“Mientras no me llames Serguéi, con lo que quieras llamarme, me tendré que conformar…”, le respondió su varonil esposo, luciendo una sonrisa encantadora.

Aurora Redondo, actress Fotografía de noticias - Getty Images

 Y “Mamá”, tan de la Piquer y tan poco de Miguel de Molina, se dejó encantar, naturalmente.

Iba a ser cierto lo que solía decir su abuela Viri: en todo paraíso, no tarda en presentarse una serpiente venenosa…

Los fines de semana cocinaba Sergio, cinturón ancho de las artes culinarias- cocidos madrileños y fabadas asturianas de toma pan y moja, plato único, más postre, más café con licores escarchados-, costumbre establecida de por años, a la que Mamá se apuntó sin objeciones, con una salvedad, faltaría menos: resultaba ser alérgica perdida a las viandas elaboradas con especias. En concreto, la bíblica mostaza capaz era de mandarla al otro barrio, sin billete de vuelta.

Un Sergio versallesco se hizo acompañar por ella a la cocina, donde procedió a arrojar el mueblecillo que contenía hasta una docena de cajoncitos con aromatizantes al oprobioso cubo de basura.

-¡A tu salud, mamá…!- le dijo- Deseamos que pases con nosotros muchos años…

Elvira, convidada de piedra, como siempre ocurría en presencia de su madre, sintió los ojos inundarse de lágrimas y de agradecimiento…

Aquella misma noche, tras hacer el amor punto por punto, mientras fumaban el cigarrillo de rigor, por no ocurrírsele otros asuntos que tratar- solo por eso- , procedió a aniñar la voz y, enganchada a su cuello, preguntar al aguerrido Abencerraje:

Rudolph valentino kino peli GIF on GIFER - by Felhatius

-Tú, ¿a quién quieres más…? ¿A mi mamá o a mí…?

El espeso silencio que siguió podía desgarrarse con los afilados colmillos de un tigre de Bengala.

-A ti, naturalmente…- se le oyó contestar, segundos antes de exhalar un suspiro y quedarse dormido.

Y Elvira, en su papel de Shirley Temple o, mejor todavía, Baby Jean Hudson, se puso a llorar como una tonta…

21 Señales de que eres una ABUELA atrapada en el cuerpo de una VEINTEAÑERA  | Zooey deschanel, Gifts divertidos, Emoticonos

III

¿Qué hacía aquel tarro de mostaza, oculto en la alacena más inaccesible de la despensa bis, condenada a la galería trasera, usada solo en ocasiones especiales? ¿Acaso había estado siempre allí o alguien acababa de esconderlo…? A “nadie” le gustaba la mostaza de Dijon y, con su madre, ya se sabía lo que pasaba…

Los perritos calientes, ¿serían un vicio secreto de su esposo…? Se apresuró a negar con la cabeza. En todo caso, las “tripes á la mode de Caen”… Pero eso era otra historia…

Mostaza… Para la autora de sus días, aún peor que la estricnina, la adormidera o el zumo de beleño…

¡Qué tontería, armar tanto revuelo por culpa de un condimento presente en la mayoría de las cocinas…!

Entonces, ocurrió… Todo encajó en su sitio. Y se puso a pensarlo…

¿Acaso era Sergio un asesino que planeaba deshacerse de su madre, provocándole un severo episodio alérgico, susceptible de mandarla al Más Allá con acuse de recibo…? ¿Por qué lo iba a intentar, habida cuenta lo mucho y bien que congeniaban ambos?

Kirk Von GIF - Kirk Von Hammett GIFs

-Porque su suegra, o sea: mi madre, ha invadido nuestras vidas de repente… Y me ama tanto, que no se halla dispuesto a compartirme con nadie…

Se agarró a la alacena, a la que había acudido en procura de betún de Judea, porque estaba a punto de venirse al suelo.

Un nuevo soliloquio delirante se abrió paso, piso y aviso, en su bulbo raquídeo sin orden ni concierto: “No pudo irse a una residencia de la tercera edad, como hace todo el mundo… Nada de eso: ella como unas pascuas, siempre dispuesta a hacernos la puñeta… ¿No ha vivido lo suyo con papá, a cuerpo de reina…? Pues parece que no… El prójimo a joderse: así de claro… El pobre Sergio con su tarro de mostaza a cuestas… ¡La debiéramos barrer a cañonazos…! Seguro guarda la pistola de mi padre en algún sitio… Es cosa de buscarla y que se haga justicia… He de prevenir a mi marido… Favor que yo le hago, que también le quiero… dentro de lo que cabe. Y coartada tenemos por salir de rositas: al limpiarla, como hacía semanalmente, mamá, sin saber cómo, va y aprieta el gatillo…”

Gifs de armas disparando y esas cosas.. - Taringa! | Detective aesthetic,  Guns, Gif

Se detuvo un instante para tomar aliento. Luego, continuó: “Segura estoy de que me carga con el muerto… En su vida ha disparado una pistola. Y servidora, sí, pues me enseñó mi padre, sin decírselo a nadie. Nos íbamos al monte y no quedaba pino con cabeza. Que lo sepan los mozos que te ronden. Si alguno pretende propasarte, vas tú y lo dejas tieso para siempre, de mi parte…, me decía. Ya me libraría él, llegado el caso…

El caso ya ha llegado, cuando menos lo esperas… La cuestión era elegir el correcto planteamiento… Tal que así: la libraban de los achaques de la edad que no dejan vivir al más pintado… Cuando no es alifafe, es una alferecía, obligándote a visitar quirófano por esto, por aquello y por lo de más allá… El día menos pensado, se te va la cabeza y desvarías… … Además, a la pobrecilla, no la habían hecho abuela: no tenía a quien dejarle sortijas y collares, de haber sido una niña, o comprarle un patinete de propulsión a chorro, en cualquier otro caso…»

IV

Todavía quedaba lana por cardar… En los tiempos que corren, poner una pistola en las manos del macho no está exento de riestos. Se han vuelto peligrosos. No toleran el haber sido descubiertos y pasan al ataque, tratando de recuperar su primacía… Incluso un tipo tan manejable como Sergio puede llegar a mostrarse agresivo. Sería mejor el no ponerlo a prueba…

Elvira estaba decidida. » Yo no tengo vocación de mártir… Dejemos que el tarro de mostaza cumpla con la misión encomendada», se dijo. «Yo me lavo las manos… Si las cosas se tuercen, acuérdade del consejo de tu padre: tiro al blanco…»

Con la disculpa de estar de aniversario, regaló a Sergio multicolor sutido de pimientas y éste, que no era tan lerdo y tan poquita cosa como el presente relato trata de presentarnos, supo agradecérselo con una sonrisa de complicidad entre siniestra y resignada. Lo apuntaría en su agenda.

De hecho, en el siguiente menú de almuerzo dominical, figuraba, de riguroso incognito, un suculento entrecot a la pimienta…

Receta de salsa a la pimienta para carnes | Gastronomía & Cía

FIN

Esperanza Gracia - YouTube

ALGO QUE TE INQUIETA, TE ATORMENTA, TE PERTURBA

No podría haberlo expresado mejor ni de un modo más exhaustivo aquella sonriente pitonisa de la medianoche, entre maternal y seductora, compañera del alma de mis interminables madrugadas de soledad sonora al frío que más congela, cuando el silencio no es resto sino un todo ominoso, amenazante…

 …“Cul- de- sac” lo llaman los ingleses (“callejón sin salida”), donde desesperarse suponía un riesgo seguro de acabar situando realidad y pesadillas en el mismo saco que arrojar al Leteo… Allí había ido a parar mi ya larga casuística de enigmas insolubles a la carta.

No merece la pena demorarse más. Entremos en materia, aun a riesgo de resultar tan ininteligible como obvio a los ojos de un lector, se supone, ya curado de espantos y fantasmagorías alucinógenas.

galicia llave antigua casa aldea - Comprar Utensilios del Hogar Antiguos en  todocoleccion - 130310859
-¿DONDE ESTÁN LAS LLAVES, MATARILE-RILE- RILE…?

Héteme aquí que, hace unas pocas noches, de regreso en mi domicilio, tras una infructuosa nocturnal sabatina en busca de unos pechos fraternos donde dormir abrazado, con permiso del insigne tanguero Enrique Santos Discépalo, fuime a encontrar con el portal abierto, lo cual retrasó tres pisos de subida renqueante asido al pasamanos, el descubrir que mi llavero no se encontraba en su lugar descansen habitual: el bolsillo derecho de un pantalón a la sazón con la pretina abierta y urgente necesidad de viajar hasta el cubo de la ropa sucia.

Otro tanto, pronto pude comprobar, le sucedía a las llaves de mi coche, a mi reloj de marca, y a mi cartera billetera de piel de cocodrilo… Gone with the nigt; si te he visto, no me acuerdo… En un temblor neurótico, palpé mi anatomía por si hubiere contusiones, algún tipo de herida o de desgarro… Por lo visto y palpado, debía tranquilizarme: la sangre no había llegado al río. No se podía decir lo mismo de la orina, reina y señora de la pernera de un boquiabierto pantalón de pana negra. Ruborizado cual escolar cogido en falta, me apresuré a subir la cremallera…

Descargar archivo STL Puerta de mazmorra - doble cara fija - terreno de  mazmorra • Objeto para impresora 3D ・ Cults

Y mientras tanto, ella, la maldita puerta, roble que te crio y esquelto metálico, cerrada con dos vueltas de manubrio dentado- lo que echaba por tierra la posibilidad de usar una porción de plástico para facilitar acceso a la vivienda muerta- parecía contemplarme satisfecha.

Nunca me he llevado bien con los vecinos; ninguno me ha parecido digno de la suficiente confianza como para dejarles una copia de la llave para casos de emergencia. A mi madre, que vive a diez minutos de aquí con tres gatos y un hamster/ruleta, tampoco me pareció oportuno recurrir, en evitación de invasiones bárbaras con disculpa de plancharme las camisas o llenarme el frigorífico con comida casera… En cuanto a Rita, mi asistenta por triplicado semanal, mata-hari suya y parte contratada a ambos niveles, antesharía voto de castidad que permitirla contemplarme en semejante estado lamentable, pendiente como estoy de establecer una “entente cordiale” para casos de apuro.

Glenda Jackson ha vuelto
RITA.-LET ME OUT… LET ME OUT OF HERE, PLEASE…!

Descendí a los infiernos callejeros preguntándome sobre la conveniencia de dirigirme o nones a la comisaría más próxima y presentar denuncia, ello debido a que, más tarde que pronto, había hecho otro demoledor descubrimiento: mi mente estaba en blanco, no sabía ni contestaba, sobre un asunto poco o nada baladí: qué puñetas habría estado haciendo mi persona, o más bien se diría que “mi animal”, en el transcurso de las horas precedentes a mi accidentado homecoming, fané y descangallado, con la bragueta abierta y la puerta cerrada a cal viva y canto gregoriano…

Acudí, run por cover, a los hechos probados:

Sacha Pitoëff - UniFrance
-ALFONSO GIL CES´T MOI…

-Me llamo Alfonso Gil, cuarenta y pocos años razonablemente bien llevados, separado sin hijos, natural y vecino de Madrid, de profesión visitador médico con amplia cartera de clientes…-recité de corrido, recostado contra una farola dieciochesca,  vieja compañera de desgracias etílicas, capaz de soportarme y darme apoyo siempre que la he necesitado.

replica artista jun asilo, figuras jun asilo, estatuas jun asilo - Comprar  figuras de resina Macocaya

Quién te dice a ti que no te cruzas con algún paparazzi de guardia en el Templo de la Ley y el Orden, y, al día siguente, sales fotografiado en la prensa o, todavía peor, en los programas vespertinos de la tele… “Prestigioso visitador médico, amnésico perdido tras una noche loco desenfreno”…Se tienen dado casos; ninguno terminó ni medio bien, por lo que yo recuerde…

Como un perro callejero más, aproveché ocasión calva y regué mi farola y la vi florecer allá en lo alto, Von Gogh inédito, sacado de la manga y de la minga.

Gifs animados de Cuadros ~ Gifmania | Arte cultura, Producción artística,  Arte

Se apagaron las luces, de repente. Me había quedado ciego. Las cuencas de mis ojos se abrasaban de lágrimas…- o de plomo candente, ya no estoy muy seguro-, que arrastraban consigo dos globos saltarines en su veloz carrera, camino de un gran charco, hirviendo y humeando en torno mío.

Que yo recuerde, no había estado lloviendo. Y mi lluvia dorada, roja , gualda y patriótica, no cuenta para laguna semejante.

Vete tú a saber cómo, desojado, doblemente Polifemo, asomado al bode del abismo, alcancé a contemplar mi imagen reflejada en un doble caleidoscopio gigantesco, ojos en celda de la mosca de la muerte, mientras era arrastrado por espumeantes turbulencias hacia las entrañas de un hediondo sumidero, un agujero negro, dispuesto a devorarme en su maëllstrom…

La muerte disfrazada de mosca* - Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

-Ya Escila, ya Caribdis- troné, jupiterino-, no estoy dispuesto a concederte mis favores… Vade retro… Contaré hasta tres y me despertaré, calentito en mi cama… A la de una, a la de dos, a la de tres…

II

Ni por esas… Cuenta la fiel Rita que, al lunes siguiente, me encontró durmiendo en cierto parquecillo cercano su destino laboral mañanero y tuvo a bien- por dios, que no se sepa- cargarme a sus espadas y volverme a mi cauce natural, conducente al zulo huis clos que me había sido adjudicado por la suerte. No contenta con eso, procedió a desnudarme parcialmente y meterme en el lecho, sin que mi persona –mi animal- diera muestra alguna de hallarse en desacuerdo.

Cuando me desperté muy entrada la tarde, mi Petra Regalada ya no estaba allí, habida cuenta de que no era un dinosaurio. Y, sobre todo, porque su contrato establecía la una menos cuarto como despedida y cierre.

Todavía una nueva sorpresa me acechaba, agazapada entre legañas purulentas y dolores de cabeza miserere.

Por qué tenemos buenas ideas cuando nos estamos bañando? | .

“No somos nada; sobre todo, debajo de la ducha”, rezaba una lapidaria de mi infancia. Fue salir de la misma, procediendo a secarme con cautela, cuando me descubrí “nada” con tatuaje incorporado, justo debajo de la tetilla izquierda. Un escueto mensaje, en letra gótica, color azul cobalto, llenó mi mente de preguntas sin respuesta.

VOLVERÁS, decía el mensaje… Solo esto y nada más.

¿Dónde debo volver y quién me llama, me reclama, me espera, no me espera…? ¿Habla mi corazón o soy yo quien le habla…? Ése es el cuervo… That´s the Raven…

FIN

Engelskspråklig litteratur og kultur - SF VG3 - E.A.Poe: The Raven - NDLA
The Raven, Edgar A. Poe - Ilustración para exposición - Rebombo Estudio

Sodoma y de Gorra…

Bulos de la antigua Roma: mentiras de hace 2.000 años | Blog Hechos | EL  PAÍS

SODOMA Y DE GORRA

(APÓLOGO MORAL PARA LECTORES MUY FORMADOS)

Se acercó a mí, como salido de la nada, mientras me hallaba tomando el piscolabis mañanero en la terraza de cierto balneario galaico de renombre, tras lo cual se detuvo a una distancia inadmisible y comenzó a observarme sin ningún tipo de reparo.

-Perdone esta intrusión inesperada, joven. Si me permite tomar asiento frente a usted, contestaré a cualquier pregunta que se le ocurra hacerme acerca de un comportamiento, lo reconozco, harto extraño y fuera de lugar. Lo entenderé si rechaza esta pretensión mía: le sobrarían motivos para hacerlo…

Semisolo y de vacaciones al sol que calienta ma non troppo, sirviendo de escort a Adita, tía-abuela mía con problemas biliares, a la que esperaba a enterrar a corto plazo, comenzaba a aburrirme contemplando tanta felicidad ajena. Con un gesto algo ampuloso, invité a tomar asiento a aquel galán maduro de bastón y jipijapa, rara mezcla de Charles Boyer y Rodolfo Valentino, que tiraba de espadas… dicho sea sin segundas lecturas maliciosas.

Monsieur Verdoux - Diario de Mallorca

Bujarrón a estribor resoplando estertores, me lo estaba temiendo.

“Síguele la corriente y que pague la cuenta…”, me aconsejé a mí mismo. Y esbocé una sonrisa, no por polivalente menos alentadora.

El carcamal rosáceo se entretuvo un instante buscando algo en cartera para, a continuación, con mano temblorosa, hacerme llegar una fotografía de los tiempos del daguerrotipo, como poco, con un rostro juvenil en primer plano, seduciendo a la cámara a golpe de perfil greco-latino con ondulante flequillo ensortijado.

UNA MIRADA GAY: ΑΡΧΑΙΟΙ ΕΛΛΗΝΕΣ ΛΥΡΙΚΟΙ 1

-Mírela atentamente…- suplicó, al borde mismo de las lágrimas- ¿Está seguro de poder reconocerme…?

No quise lastimar una autoestima que se adivinaba hecha unos zorros.

-A la primera…-aseguré, el pensamiento puesto en la cuenta pendiente de pago, a la que añadir, dios mediante, una ronda o dos más, celebrando el encuentro-Las almas nobles jamás envejecen, señor mío…Lo siento, no conozco su nombre…

-Ginés Belmonte… En cuanto al suyo… O a su gracia, si prefiere…

-Marcos Suances… Este encuentro habrá que celebrarlo… ¡Camarero…!

Se mostraba encantado aquel viejales… Seguramente, me pensaba ya en bandeja de plata, vuelta y vuelta, con guarnición de nabos tiernos y otras delicatesen no menos suculentas.

Iba dado conmigo… Iba ni dado ni tomado, si hemos de ser exactos. El que paga no manda, para el caso…

Лучшие Bertie Wooster GIF | Gfycat
-¡UNA EPIDEMIA, ESTO ES LA MARABUNTA…!

El camarero, viejo en el oficio, supo leer lo que no estaba escrito y comenzó a tratarnos con resabios de comadre cotorrona, tal que así:

-¿Pues qué les sirvo a don Ginés y a su joven amigo? Para abrir boca, los cangrejos de río están diciendo cómeme; también tengo empanada de lamprea, chicharrón de jabugo y pimientos rellenos…

-Trae un poco de todo y ya iremos picando, mojado en Albariño, por supuesto…- demandó mi anfitrión de oficio, el tal Ginés, casa por la ventana, en un alarde que me la traía al pairo: no iba a ser yo el pagano lupercálico.

-Siempre un honor servir en nuestra casa al Sr. Marqués y compañía…- recitara el lacayo en pleno taconazo, antes de emprender discreto mutis por el foro.

-Conque marqués…- no me mordí la lengua, aunque debiera.

-Eso afirman algunos, por lo menos… Y no voy ser yo quien lo desmienta…- cloqueó, gallináceo, mi fichaje- Déjame que te cuente y luego opina. Haremos más amena la espera del convite. Observa que he pasado a tutearte… Espero no te importe. Haz lo mismo conmigo…  

-¿Qué tienes que contarme…?- le pregunté en un tono no exento de dureza. A quien te pide caña, dale cañaveral, decía mi abuela.

-Aquí donde me ves, tan estirado, ya no me queda nadie que me cierre los ojos y disfrute de un saneado patrimonio tras mi marcha… Por eso estoy buscando un heredero mediante un casting que pone a prueba la idoneidad del candidato… Utilizo una vieja foto de reclamo… Algunos se me ríen en las narices… O me toman por loco y quedan inmediatamente descartados. Hasta el momento, mi querido Marcos Vinicio, jejejé, has sido tú quien mejor ha resuelto el acertijo… Partes hoy de claro favorito… Se te nota a la legua: tienes clase…

Película: Quo Vadis
MARCO VINICIO, LUCIENDO PENACHO

-Un decorador de interiores ha de saber moverse en todos los ambientes…- concedí, cada vez más ansioso de enterarme de dónde iría a parar embrollo semejante- Pienso que es hora de dejarse de rodeos, amigo mío… No me dejes en ascuas, por favor… Aclaremos las reglas de este juego…

-A eso iba cuando nos interrumpieron… Mi sueño ha sido siempre dedicarme al Cine como productor… Por desgracia, nunca encontré ocasión de realizarlo… Solo que ahora, cuando te vi sentado en la terraza, bañado por el sol, tan parecido a mí cuando tenía tus años, se me ocurrió una idea: producir una película dirigida y guionizada por quien te lo está contando, acerca de mi vida y mis milagros laicos, donde, cae de cajón, desempeñarías el papel protagonista…Y hasta aquí puedo leer por el momento… Dado el porte varonil (y sensible a la par), del que gozas y nos haces gozar al resto de mortales, tu fotogenia parece estar garantizada. Alguna experiencia como actor aficionado contribuiría a ponerle la guinda y la guindilla a un pastel que está para comérselo…

Opté por la modestia franciscana:

-Algo de eso hay… Casona, Antonio Gala, los Quintero.., en el Círculo de Amigos del Teatro…

-Miel sobre hojuelas…Dado el carácter pansexual de la cinta en proyecto, me propongo solicitar subvención que te crio al colectivo LGBTI y similares… Es más: no descarto la filmación de dos versiones: una digamos… light, destinada a los circuitos comerciales convencionales, y, en paralelo, un montaje hardcore, solo para iniciados… Cine Underground, se sobrentiende…Y de no ser así, paso a explicártelo: nada que no sea la Diosa Improvisación como pauta a seguir, sin apriorismo alguno, sin tabúes ni barreras…Mas callemos, mi pituitaria detecta ambrosías varias… Hagamos el honor a este banquete en ciernes…

Los 10 consejos de Enfermería para 'sobrevivir' a las comilonas de Navidad

Y tanto que lo hicimos… Fue aquél un interminable ñamñamñam,mojado en albariño bajo cero, de ponerse las botas y aflojar cinturones. La tía-abuela Adita habría de almorzar sola, fané y descangallada, según le hice saber en mensaje de texto.

Pero quedaba por solventar la madre del cordero: quién se iba a hacer cargo de tirar de cartera y abonar el metálico. Cerca ya de las tres de la tarde, con todas las mesas de la terraza levantadas, con un camarero a cara de perro girando, planetario, en torno nuestro, era cosa de dejarlo establecido.

Esforcé una sonrisa de hiena satisfecha y me lancé al ataque a la desesperada:

-Amado jefe, el camarero aguarda hace ya rato. Tendrá mujer e hijos a los que mantener. Será mejor que pagues. La siesta nos espera, cargada de sorpresas y sueños incumplidos…

-¿A qué estás esperando…? Dispuesto a hacerte marqués ante notario y me sales con ésas… No me obligues a que cambie de opinión, Marco Vinicio… A punto estás de estropear mi digestión… Algo que considero imperdonable… ¡Camarero, aquí, el señor tiene ya dispuesta generosa propina…! No provoque su cólera: hágame caso…

¿Cómo explicarlo…? Convertido en muñeco articulado, extraje mi tarjeta de crédito y la pasé por la máquina de arruinar fortunas hasta dejarla reducida a cero patatero…

Tampoco estaría en condiciones de racionalizar sin sonrojarme lo sucedido a continuación en el refugium peccatorum del supuesto marqués, una leonera con olor a pescado, en el preludio de la siesta del fauno, momento y hora en que, a todo meter (y nunca mejor dicho), comenzamos los ensayos de la futura masterpice para adultos… Vergüenza novillera llamaré a la figura…La verdad sea dicha, jamás me habría imaginado, “nocilla” de por medio-porque mantequilla no había en el frigorífico-, que tal práctica te hiciera tanto daño… Le echaremos la culpa a Marlon Brando…

Críticas: El último tango en París - CINEMAADHOC
-¡PERO CÓMO HE PODIDO CAER TAN BAJO…!

Aquella misma tarde, mi tía-abuela Adita se marchó a los Madriles, tras desheredarme… ¡Ojalá que la pille la pandemia…!

Martita Hunt - Historial de relaciones amorosas
¡ESE M… SE VA A ENTERAR DE LO QUE ES BUENO…!

En cuanto a don Ginés de la Buena Pipa, se halla, desde entonces, en paradero desconocido, probablemente en busca de nuevos pardillos paganini, tan panoli como este alguacil algualizado y escocido por «do más pecado había» tal cual le sucediera al último rey godo, don Rodrigo…

FIN

Pin en Sztuka prehistoryczna

LODO, de MIGUEL CASTRO

El viernes 28 de mayo, a las 19. 30, se  presenta en el Centro Cívico de Canido-Ferrol, la 2ª edición de LODO, un relato- el primero en ver la luz- de otro de esos amigos a corazón abierto con que te obsequia la vida al final del camino.

Se trata de un texto a cuya gestación he asistido de «oyente» antes de verlo felizmente materializado en Edicións Imaxinarias. Por ello, sé lo que me digo: he aquí, negro sobre blanco, la demostración de que habemus auctorem, capaz, ya en sus primeros pasos, de recrear un espejo de tres cuerpos donde se mueven unas criaturas en busca de Verdad y sentido a sus vidas-, una de ellas recién comenzada y las otras dos en plenitud de sentido, sensibilidad y responsabilidad-, a las que el autor dota, sin fisuras, de un universo propio y transparente, consiguiendo que las piezas de este puzzle emotivo encajen al final como un perfecto mecanismo de relojería…

Ilustra la edición otro artista y amigo, Víctor G. Novás, con su habitual talento, contribuyendo, a través de una inspirada imaginería, a que LODO nos conmueva en cuanto a fondo y forma, durante un viaje personal al pasado y al futuro, donde los sentimientos de culpa-esa infame turba de nocturnas aves, gimiendo tristes y volando graves, que convocaba Góngora en su Fábula- reivindican el derecho a equivocarse y comenzar de nuevo una vez más, y otra, y otra más aún: las veces que hagan falta hasta lograr una elusiva felicidad, tantas veces sepultada por nuestros propios miedos…

Todo en LODO conduce a la catarsis y es porque su creador acierta a someter a investigación cada coma que escribe, cada epíteto antepuesto a cada nombre, cada giro en un argumento minado de emociones…

El “Bovary  cést moi” de Flaubert me permite afirmar que Miguel es Marco, es Lara y es Ana, sin error posible, y su periplo de ida y vuelta hasta “la oscura raíz del grito”, denota una joven veteranía cargada de futuro.

Gracias, Miguel, por hacernos partícipes de tu maduro nacimiento como autor.

A ti también, te queda la palabra…

Edicións Imaxinarias presenta 'Lodo', unha novela de Miguel Castro  Serantes, ilustrada por Víctor G. Novás - ... unha viaxe ao máis fondo da  intimidade da súa protagonista, Ana - Ártabra 21

PIANO, PIANO…

Steinway C227 | Pianos renovados | My Piano Sevilla

PIANO, PIANO…

PARA MIGUEL CASTRO, QUE ESTÁ DE CUMPLEAÑOS…

I

Nunca se me habría ocurrido preguntarle si amaba a Federico más que a mí… Conocía la respuesta de antemano… Tampoco resultaría plausible intentar averiguarlo a través de terceros… Puede que, mientras hacíamos el amor- salvaje por mi parte, contenido y distante por la suya- estuviera pensando en él, puertas adentro.

En un lejano cumpleaños suyo, de cuyo guarismo pretendo no acordarme, le había regalado, además de un perfume- Fleur de Fleurs, según una memoria no del todo fiable-, una edición en lengua vernácula de Aimez-vous Brahms…? de la Sagan temprana, la única posible.

Aimez-vous Brahms... - Françoise Sagan - Babelio

J´aime Chopin… Procura no olvidarlo…- respondió ella, arrojando el libro por la abierta ventana porque emprendiera el vuelo, con más pena que gloria, hasta posarse en un glorioso parterre de gladiolos.

Juliette Gréco - Wikipedia, la enciclopedia libre
Magda, mon amour fou, entre flores…

Magda es así: la tomas o la dejas. Y yo había aceptado, desde el principio, someterme a sus reglas. Entiendo de negocios y contratos; pero jamás se me ha concedido el don de descifrar sus endiabladas partituras y, ni qué decir tiene, sus recurrentes altibajos emocionales a prueba de Descartes, que habrían obligado a sonrojarse a un Perogrullo en estado de gracia.

 Lo que pueda sentir mientras sus ágiles dedos recorren las teclas de un piano alcanzo a imaginármelo, no así qué papel juego yo como marido ante Dios y ante los hombres…

En cierta ocasión, hallándose ella ausente (iba a dar su concierto anual en el Liceo), me atreví a penetrar en el sancta-sanctorum de su estudio, levantar la tapa del Stenway y pulsar una tecla al azar, a pie firme, en su lugar descansen, frente al enlutado contorno de mi bestia negra boquiabierta…

Cuervo GIF - Cuervo Cuervos - Descubre & Comparte GIFs

Maldita sea, lo juro… Y el piano dijo: “Nunca más…”  Seguro que me entienden… Correveidile, un tercero en discordia, cómplice necesario entre ella y su jinete polaco, su caballero andante, mi rival y el suyo… Y hasta aquí llega mi rudimentaria erudición pianística, exceptuando la certeza de que yo he sido para ella el “paganini” que le había permitido, ya casada, culminar sus estudios en el conservatorio y marchar a París de vacaciones, matriculada en dos cursos de verano sucesivos…

Sentí abrasarse el índice de mi mano derecha, como si lo hubiese sumergido en plomo líquido… A la par, un extraño impulso me obligó a ocupar una banqueta, estratégicamente situada frente a mi enemigo- conocedora mejor que yo mismo, me atrevería a afirmar, de las zonas más íntimas de mi dulcísima amada ma non troppo – …y acercar mis temblorosas manos a un teclado que había comenzado a atraerlas con fuerza irresistible, manejando mis dedos a su antojo hasta lograr que el andante spianato op. 22 de Chopin- la pieza favorita de Magda, reprise obligatoria en todos sus conciertos- comenzase a surgir, fascinante, de su arácnido vientre.

No puse resistencia alguna. Al terminar la pieza, arrasado de lágrimas, besé mis propias manos con pasión, introduciéndome los dedos en la boca para así amamantar una sed insaciable de notas y cadencias.

                                           II

La misteriosa muerte de Chopin

Amar a Federico sobre todas las cosas… Mas pronto me di cuenta de mi error. A Stein- yo le llamaba así-, parecía darle igual Federico que Ludwig, que Wolfgang, que Franz o que Roberto…con tal de que deslizasen los dedos con agilidad a lo largo y ancho de sus gastadas teclas marfileñas…

Tampoco me fue ajena la palmaria verdad: resultábale baladí al condenado quién ejecutase la partitura instalada sobre atril, manos blancas de dama o sensibles de pianista masculino.

Y una convicción resultante de aquella primera toma de contacto: Stein, o mío o de nadie. No pensaba compartirlo con aquélla a quien llaman Lilith los entes infernales, cuando no doña Lambra de Bureba. A su regreso, cosa de un par de días, la invitaría a dedicarse al clavicordio…

29 Blessed Mother ideas | lilith diablo, lilith, diablo lilith
LILITH

Lo peor, lo confieso, eran las noches, memento negro donde las pesadillas reinaban a su libre albedrío. Visualizaba, de forma intermitente, una raza de esclavos, instrumentistas de las más diversas disciplinas, obligados, ya solos, ya orquestados, a extraer de ellos los tesoros melódicos de los grandes maestros, obrantes en sus posibilidades sonoras respectivas.

Preguntas sin respuesta se apoderaban de mis sueños febriles… ¿Qué fue antes, el virtuoso o su instrumento…? ¿El huevo o la gallina?  ¿La música o el sentido del oído? ¿Acaso existió Muerte antes de existir Vida…?

 Ítem más… ¿Era Magda uno de aquellos seres desalmados, no destinada a amarme sino a amar a la Música sobre todas las cosas…? ¿Sangraría si la pinchan con un arma…? No estaría de más el comprobarlo…

III

Su regreso triunfal supuso el no deseado reencuentro de nuestro ménage à trois para piano y pareja de derecho opus 3.14.16, en Sol Mayor sostenido y no enmendado.

Aquella noche, había elegido, para amenizar la velada nocturna, los valses federicos, en su opinión, sopas con honda balear a los de la familia Strauss, Padre, Hijo y Espíritu Santo, aun constándole que, por lo que a mí me toca, hubiese preferido como música de fondo el borboteo fragante de sus bien temperadas trompas de Falopio.

Vals del minuto o de la media hora dábame igual, he de reconocerlo. Mi mente se ocupaba en otros menesteres mucho menos armónicos. Impregnar los bordes de las partituras con algún sublimado corrosivo, por ejemplo, de tal manera que, cuando la Divina intentase pasar página, habiéndose llevado previamente los dedos a la dulce cereza de sus labios por humedecerlos y facilitar tarea, se cruzase en su camino un áspid más letal que el de Cleopatra, agazapado entre la amarillenta celulosa.

EL SECRETO DE LA BELLEZA DE CLEOPATRA PROVIENE DE LA ACEITUNA - JUAN VILAR  CONSULTOR ESTRATEGICO

Se lo consulté a Stein y se mostró de acuerdo sólo a medias. Por lo visto –lo oído-, se decantaba por mayores pirotecnias, desde el Marqués de Sade- tres en uno: don Donato, don Alfonso y don Francisco-, hasta Sacher-Masoch – don Leopoldo, a secas y a mojadas-, vengo por toda la orilla a la hora de eliminar a sus rivales de forma aparatosa, a base de estacazo y tente-erecto.

…Y, sin embargo… Sin embargo, llovían negros perros de sospecha y gatos blanquecinos de inquietud sobre una calma más limoná que chicha que yo fingía sentir por acallar mis miedos… “Steinway”, al modo Stein… y “Stein” nos vale tanto para Dr. Frankenstein como para Albert Einstein y hasta, si me apuran, S. M. Eisenstein, “Su Majestad de la Cinematografía Soviética”… Hasta ahí, todo correcto… Pero, en inglés, stein y stain se me antojan dos vocablos homófonos… Y stain significa mancha, mancharse, en un claro aviso a navegantes entre Scila y Caribdis: hay que cuidarse, pues, de los idus de mierda…

Sergei Eisenstein, el descubridor del cine como espectáculo de masas |  Cultura | EL PAÍS
S. M. EISENTEIN, hamletiano perdido

¿Debo fiarme de Stein…? Uno empieza a dudarlo… Quizás Magda y yo acabemos siendo remeros de la misma galera y sobre el mismo banco… En cuyo caso, deberíamos marchar juntos, y yo el primero, por la senda del disimulo y la artera conspiración…Marco Antonio c´est moi… “Ya estás en marcha, oh revuelta… ¡Toma el camino que quieras…!”

Ay, indecisos! | Televisión | EL PAÍS

IV

Como era de desesperar, Anna Magdalena Bach (¡Qué más quisiera ella…!) montó en cólera “sin bridas y sin estribos” para advertirme que podíamos estar siendo escuchados y/o grabados.

-Sólo a ti se te ocurre, ea… Y yo pretendo continuar con mi carrera… Cualquier piano que pudiese utilizar no importa dónde, se apresuraría a dar la voz de alarma, proporcionando todo tipo de detalles sobre mi ubicación y planes de futuro… Prefiero quedarme como estoy, Federico me valga… Tú, dedícate a hacer lo que te venga en gana… Chopin o Schopinhauer a ti te la traen floja… Lo tuyo es la filosofía de la letrina… Euterpe no cotiza en tu currículum… ¡Dedícate a tocar el organillo por las ferias…!

La Musa Euterpe - Colección - Museo Nacional del Prado

Esperé a que se calmara. Me conozco del dedillo sus rabietas victimistas sotto voce

-Nuestra venganza nos mantendrá a salvo…- susurré, por si acaso- Stein no va a marcharse de rositas. Escucha y obedece, genio de corcheas y semifusas. Acuérdate de la lapidaria Eurípides: “Aquél a quien los dioses pretenden destruir, primero lo enloquecen”. Nosotros vamos a montarle a ese negro y en madera una luz de gas de las de no te menees… Para empezar, tengo programadas en sesiones triples de comunión diaria, con tú y yo repanchingados sobre banqueta en cueros, nalga contra nalga pero sin regodeo, a base de dos manos izquierdas o dos derechas recorriendo el teclado. Le va a dar que pensar, te lo aseguro, lo cual supone ya un tanto a favor nuestro. Tú vas a pulsar las teclas blancas, mientras yo me ocupo de las negras, para mayor mosqueo. Incapaz de reaccionar, estaremos en condiciones de imponerle un selecto repertorio: “El Chiringuito” y “La Barbacoa” de Georgie Dann; la “Bomba”, de King Africa; “Los Pajaritos” de María Jesús, con “Cachete, Pechito y Ombligo”, de Pancho y la Sonora Colorada, como fin de fiesta, hasta conseguir que Lizst, Debusy, Schubert o Rachmaninov se revuelvan, furiosos en sus tumbas…

King Africa Bomba GIF - KingAfrica Bomba ManoEnLaCabeza - Descubre &  Comparte GIFs

-Te olvidas de Chopin…-me acusó una Magdalena toda oídos, dispuesta a mojarse en el proyecto.

-Jamás de los jamases. El polaco levantisco sería el encargado ad hoc para avisar a la Organización de la infame traición del otrora selectísimo instrumento de cuerda, pasado al enemigo charanguero, lo cual acarrearía su expulsión del Sistema y la posibilidad de poder manejarlo a nuestro antojo y no a la inversa…

-¿Tú me lo garantizas…?

-Por supuesto…

-Pues ya estamos tardando…

V

Lo que resta del relato en curso presenta múltiples motivos de cilicio y disciplina para tanto desmán y desafuero contra la moral, el decoro y las buenas costumbres de lectores poco o nada partidarios de la algarabía, la monserga y la cacofonía…

 Si tenéis lágrimas, advertía Marco Antonio en el discurso ya citado, preparaos a verterlas… Lo de los vómitos, convulsiones y bailes de San Vito, lo añade el autor a beneficio de inventario, al no dolerle más prendas que estar escribiendo a calzones quitados…

Habiéndola emprendido con “La Conga de Jaruco ahí viene arreando” con el alba a punto de ruborizarse de vergüenza ajena, el negro maderamen de Stein comenzó a crujir de manera alarmante al tiempo que su brillante superficie exudaba resinas pestilentes, a modo de pequeñas culebrillas humeantes deslizándose, enloquecidas, camino de la alfombra  donde se estrellarían con un chisporroteo con fetidez de azufre.

Best Hal 9000 GIFs | Gfycat

 De sus fauces abiertas surgió una melodía largo tiempo olvidada: la canción “Daisy, Daisy”, la misma que entonara aquel Hal-9000, poco antes de rendir el alma a sus creadores… para luego comerzar a arder hasta extinguirse, convertido en un abrasado monstruo negro.

Piano Rojo En Llamas Anaranjadas Imagen de archivo - Imagen de glowing,  llama: 63325931

Y fue entonces cuando la estructura de aquel piano infernal se contrajo, se desmenuzó, se pudrió terminantemente bajo nuestras manos…Sobre el parquet, ante nuestros espantados ojos, yacía una masa casi líquida, de repugnante, de aborrecible podredumbre.

-Será mejor que no perdamos tiempo… – me apremió una Magda demudada- Claro es que nos pisan los talones… Me pregunto a qué estás aguardando para averiguar en internet dónde se puede conseguir un organillo… “Piano mecánico” en francés, por si no lo sabías… Y procurra que vaya tirado por un burro, no vaya ser que te utilice a ti de sustituto… ¡A recorrer el mundo sin dejar una pista, con el andante spianato en el programa…!

Hubo un final feliz, contra todo pronóstico…

La muleta que bailaba al compás
– ¡ARRE, LUCERO…!

Fin

V de VENENO

Crítica de Holmes & Watson, líder en nominaciones a los Razzie -  HobbyConsolas Entretenimiento

V de VENENO

(EL CASO PÓSTUMO DE SHERLOCK HOLMES)

LADY CYNTHIA, EN SUS AÑOS MOZOS

Se presentó en Baker Street apenas trascurrida una semana de la muerte por sobredosis de Holmes, con la absurda pretensión de ser atendida profesionalmente por el finado en un caso digno, según dixit, de su ingenio, su agudeza y su talento.

Confinada en Mansfield Manor, su (de ella) habitual retiro al sur de Cornualles, Lady Cynthia Thorndyke aseguraba no estar enterada de un obituario que, cual reguero de pólvora, había recorrido el mundo en minutos escasos y dolientes.

  • Never mind de bollocks…- ella dijo- Siempre podré recurrir a sus servicios. Me refiero a los de usted. Segura estoy de que algo habrá aprendido, después de tantos años de convivencia… con su… ¿Con su qué, exactamente, Dr. Watson…? No se ande con rodeos, por favor… Soy mujer de mi siglo… No va a escandalizarme su respuesta…

Preferí no responder al desafío… Aquella middle aged harpía, de nariz aguileña y pince-nez a juego cabalgando wagneriano en sus napiales, no sabía con quién se la jugaba. Y si no, escuchen los lectores mi respuesta-antídoto:

  • Sherlock y un servidor, mi querida señora, nunca ocultamos una devoción mutua a prueba de preceptos evangélicos… y, as a matter of fact, de curiosidades malsanas de raigambre plebeya, por supuesto…

Entronizada en su sillón de la sala de estar, Lady T. prefirió enarcar, displicente, su estilizada ceja izquierda y apurar, a sorbitos, una taza de té, antes de disparar su segunda andanada viperina:

  • Lo que ambos se hayan traído entre manos o entre piernas, señor mío, carece por completo de relevancia en el presente evento. Lo que importa, aquí y ahora, es averiguar las circunstancias en que mi bienamada gata Dorcas, heredera universal de la totalidad de mis bienes terrenos, por mucho que mi sobrino-nieto James se empeñe en lo contrario, resultó envenenada con zumo de adelfa, procedente de mi jardín de invierno, añadido a una saludable dieta a base de salmón y lácteos variados, según exhaustivo informe veterinario obrante en mi poder… hasta que yo y usted lleguemos a un acuerdo…

En honor a Holmes, sentí un irrefrenable deseo de ponerme a tocar su violín en señal de triunfo. Por desgracia, Mycroft, su hermano mayor, se había apresurado a poner a buen recaudo todas las pertenencias del difunto: documentalia, vestuario; prolijo botiquín, incluyendo colección de jeringuillas, y, por supuesto, aquel viejo violín del que Sherlock arrancara, tan a menudo, desgarradoras melodías, fruto quizás de algún amor perdido o secas cagarrutas de su fiero mandril, pesadas digestiones de sus infiernos blancos.

Caso cerrado… Sólo faltaba fijar un precio razonable para la solución del acertijo. El tal James que se fuera preparando para ingresar, si no en Newgate, en la lista interminable de parientes cuyas expectativas de fortuna familiar post mortem, acaban convertidos en lechera del cuento, una mano detrás y otra delante.

II

Cupido: imágenes, fotos de stock libres de derechos | Depositphotos
EL AMOR NO TIENE EDAD…

No es bueno que el hombre este solo, pontificó el Señor… Mejor sería darse compañera… Aquella Lady Cynthia puesta a tiro ofrecía suficientes garantías macroeconómicas. Discreto galanteo a base de zalemas y de octavas reales trovadas con donaire, seguido de progresivo acercamiento manu militari, habría de conducirnos al feliz himeneo y nuevo testamento sine qua non. Y que ardiese en la hoguera, nueva Juana de Flecha de Cupido, correría de mi cuenta y de mi ardor: las pastillas de ginseng mentolado debían hacer el resto.

Después de todo, éste que lo es, un gentleman en toda la extensión de la palabra, todavía se halla lo suficientemente bien dotado como para posar desnudo, como Dios me trajo al mundo, ante el espejo. Mi consuetudinario paso por los burdeles de Whitechappel, si no me han convertido en Jack the Ripper, adelantado discípulo de un Aretino, un Petronio, un Giacomo Casanova sí me han hecho… De no creerme el lector, diríjase al Soho sin perder un segundo y localice un antro de nombre “La Escopeta y el Conejo”. Pregunte por un tal “Dr. Asparagus” y ya nos contará lo que le informan con sonrojo facial y pudor ofendido…

…Y, by Jove,  si la experiencia marital no resultase todo lo placentera y rentable que aparenta, siempre nos quedarán las tiernas florecillas que brotan primorosas en cierto arbusto del jardín de invierno en Mansfield Manor, mi futura perfecta residencia…  

III

Nosferatu (F. W. Murnau, 1922) - GIF animado | Colores complementarios,  Armonia de colores, Peliculas de terror

Créalo o no el discreto lector, aquella misma noche, un Sherlock entre fosforescente y amarillo de cromo, se presentó, en plan córvido, sin estar invitado, en uno de esos sueños que jamás mortal alguno, con los cabales en su sitio, osó nunca soñar… Por poner un ejemplo fácil de entender para el más lerdo: que las musas de Apolo, fuenteovejunadas, le encuentran un final comme il faut al presente relato.

  • ¿Eres un alma en pena o el hijo de una perra?- parafraseé, en tono culterano, a don Juan Manuel de Montenegro.
  • ¡Menos lobos…!- respondió el aparecido, por seguirme la corriente valleinclana, para luego añadir, envuelto en niebla y pestilente hedor a sudario podrido- ¡No se te puede dejar solo, caramba…! Maldita sea, Watson, ¿cómo osas profanar así mi fama…? Te basta un par de mal redactados párrafos para blasonar de putero y de asesino en ciernes… ¿Te parece bonito…? ¿A qué altura me dejas, compañero de piso y, sin embargo, amigo…?

Elegí un vade retro por respuesta. Prestadle, por favor, vuestras orejas, porque, impertérrito, continuó su perorata:

  • No me iré sin que escuches lo que vengo a decirte… ¿Ni siquiera se te pasó por la cabeza averiguar la vida y milagros de esa Lady Thorndyke, tras la visita de la vieja dama ma non troppo…? ¿Descartas, de antemano, que se tratase del Profesor Moriarty travestido, que estuviese tratando de borrar del mapa a su propio sobrino- con quien comparte christian name, por cierto-, al negarse éste a secundar sus planes de dominar el mundo, tras convencerte de la conveniencia de darle matarile miserere, asegurándote así el total de la herencia, tras su fallecimiento…? Later on, ya se encargaría él de poner al Comisario Lestrade de Scotland Yard sobre tu pista…
  • ¿Estás sugiriendo que me he convertido en un “hombre de paja” al servicio del malvado Moriarty…?
  • Elemental, querido Watson… Aunque no te sería difícil “desfacer el entuerto”, de seguir mi ultratúmbico consejo: invítale de nuevo a un tea for two y procede a envenenarlo con zumo de beleño, con acónito, con adelfa, con uvas de raposa o unos toques con azul de metileno… Lo que te pille más a mano, vamos… Y, hale-hop, le cargas el muerto a su sobrino: dos pájaros de un tiro… Según he averiguado, el problema de James Jr. es que pretende ir al fifty/fifty con su tío o rompe la baraja de strip poker… Espero tu respuesta…pero no te demores porque debo partir antes del alba…
  • Let it be… Hágase en mí según tu palabra, Holmes… Y ahora, si me es dado abrazarte como hermano, me gustaría tenerte entre mis brazos antes que el gallo cante su monserga en K bemol mayor y este sueño come true se desvanezca…
  • So sorry, my dear friend… Nada de abrazos: suspiros, los que quieras; y lo mismo te digo de las miradas tiernas… Pero noli me tangere, no vaya a ser que tengamos un disgusto esotérico y me obliguen Esos de Allá Arriba a renunciar a mi ectoplasma…
  • Prométeme, al menos, que saldrás a mi encuentro siempre que yo precise de tus sabios consejos… Me compraré una ouija, recurriré a una médium… O todavía mejor… Lo tengo decidido: cometeré suicidio por reunirme contigo… Todo menos perderte para siempre, Holmes…
  • ¿Qué tal si me enviaras a la Sra. Hudson por delante para poner esto un poco en orden antes de nuestro encuentro for ever after, que decimos los ingleses…? No quisiera dejar a nuestra fiel ama de llaves sin trabajo… Ella se encargaría también del lavado de sábanas… El 221 de Baker Street, estoy seguro, acabaría en manos de mi hermano Mycroft; y no creo que llegase a contratarla pues las prefiere jóvenes discretas, dispuestas a ganarse un sobresueldo… Ah, y una cosa más antes de retirarme a la noche plutónica: convendría asimismo librarnos de testigos molestos. Sin ir más lejos, el narrador de nuestras últimas andanzas en amor y compañía, que se dispone a incorporar a su bitácora un relato pormenorizado de las mismas… Para evitar sospechas, se me ha ocurrido un plan exculpatorio: puedo robar un virus del templo de Hades el Invisible y echarlo a devastar orbe adelante… Un cadáver más no se iba a notar demasiado… ¿Soy listo o no soy listo…?
  • Elemental, querido Holmes…

FIN

La historia de la peste negra: la pandemia que marcó el fin de una época

“A TERRA INFINITA”, de MANUEL ANXO CENDÁN DOPICO

…La veterana Amistad que le profeso al autor de este infierno lírico recién nacido en forma de poemario, primógénito de un poeta clandestino mas no por ello menos luminoso, me lleva a escribir estas líneas, ojalá capaces de transmitir siquiera unas pocas emociones de todas las despertadas a través de su lectura…

¡Cuánto duelen Amor y Desamor, ese ciclo fatal al que parecen condenados los que Aman…! Se me antoja ahora que la Amistad, incluso en su ruptura, no es capaz de causar tal desamparo…

Cuarenta poemas, en gallego y castellano, escritos con pasión- sin compasión- sobre lo que el Amor puede y debe ser y sobre lo que acaba por convertirse algunas veces… Ecce homo

Contemplar al amigo abriéndose en canal para purificarse en una cremonia donde el cáliz va a apurarse hasta las heces, no es fácil de llevar; hasta incluso abrazarlo se convertiría en inútil intento de apagar un incendio con tus lágrimas…

¿Triunfa el Amor, en un final feliz, cuando el texto agota su andadura…? Lo que sí sobrevive es la Pasión, ave fénix encargada de consolar a los que aman pero no son amados- o todavía peor: condenados a olvido-, clamando en el desierto su soledad sonora en alarido.

Doy fe de que Nadie- el gigante cegado por Ulises- jamás se hubiese atrevido a escribir como lo hace Manuel Anxo acerca del Amor, tan al desnudo, tan cubierto de sangre, coronado de rosas…

Gracias, Amigo.

Kum Saati GIF - KumSaati - Descubre & Comparte GIFs

AUTORITAS, AUTORITATIS

AUTORITAS, AUTORITATIS

Urge guardar la calma. Que el pánico no cunda. No puede estar pasando… Me he propuesto pisar con pies de plomo mientras circule por un recuerdo vago, poblado de sinsentidos y laberínticos silencios culpables…

Jamás he escrito lo que se me atribuye. Jamás he imaginado esas grotescas peripecias a las que se refiere un interlocutor que, aunque no vaya a descartarlo de momento, bien pudiera hallarse instalado dentro de mí mismo, operando a sus anchas desde las pesadillas, las alucinaciones o unas crisis etílicas cada vez más frecuentes y exaltadas…

¿Quién es quién? ¿Quién es qué…? No negaré tampoco que hayan sido mis manos las responsables últimas de pulsar esas teclas pringosas con letras a su cargo, signos de puntución, cifras del uno al cero, bloqueo de las mayúsculas o bien, en su feo defecto, saltos de espacio doble contra sencillo…

Quizás meza la cuna, mas la monstruosa criatura dentro de la misma me es por completo ajena y puedo demostrarlo: cuando yo manejo el timón de mis escritos, rara vez se deslizan en ellos errores ortográficos o faltas de respeto a la sintaxis; cuando es el Otro- o la Otra- quien toma la palabra, enseguida detecto todo tipo de desmanes: faltas de concordancia por doquier; bes, uves, ges y jotas sin orden ni concierto, como agitadas en una coctelera; haches sordomudas y flagrantes laísmos, listos para ganar eurovisiones…

Massiel GIFs - Get the best GIF on GIPHY

Mojigato no me considero y leo de corrido a Henry Miller o a  E. L. James, sin sonrojarme apenas; pero soy francamente refractario al regodeo hedonista: hasta el momento, por suerte o por desgracia, distingo unas sábanas blancas de las blancas páginas de un libro… Cada cosa en su sitio y Dios en el de todos…

Libros de segunda mano: TRÓPICO DE CÁNCER, Henry Miller - Foto 1 - 160436882
CINCUENTA SOMBRAS DE GREY - E.L. JAMES | Alibrate

El celibato de libre elección poco o nada tiene que ver con la ignorancia de ciertas disciplinas no británicas. Realizada mi reválida de hombre en un burdel de la zona portuaria- noches de vino y rosas hemos tenido todos-, aquí y allá, esporádicamente, hasta la edad mediana donde me hallaba instalado hasta hace nada, he tenido ocasión de remozar laureles y de lamentar algún que otro pinchazo a la hora de matar el gusanillo con una de esas discretas sexo-amigas de las que uno dispone para echarte una mano, pecadora y caritativa al mismo tiempo…

Como escribiera el Poeta de poetas, ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido …pero, bien dotado por la aturaleza, sé distinguir un orgasmo bien fingido de un conato de lamento borincano…

El escritor nace o se hace? | Diario de una escritora

Vamos a lo que íbamos… Cuando escribo, me dicta mi cabeza; y cuando no soy yo…that is the question… Los manuscritos encontrados, tras mi reciente óbito fortuito accidental semaforado, en el cajón bajo llave de mi escritorio favorito, vive el Cielo, no se deben a mi bien temperada inspiración de artista con sólidos principios morales desde siempre.  EL CLITORIS DE VICENTETA HA PUESTO UN HUEVO, HA PUESTO DOS, HA PUESTO TRES…; LUJURIA DE LUXE EN EL CONVENTO HERMAFRODITA o PARTE METEOROLÓGICO PARA EL FIN DE SEMANA DEL AGUJERO NEGRO DE ROBERTO BUENDÍA and so on… no han salido, doy fe, de mi morigerada inspiración sino de la bragueta medio cerrada/medio abierta de algún desaprensivo que aspira a suplantarme mediante malas artes, y nunca mejor dicho.

Ruego pues a quien corresponda, a nivel de la Bliblioteca Municipal, heredera de mis casi tres mil volúmenes, flor y nata de la Literatura Universal, colección de Vulgatas incluida, y de mi obra inédita, mayormente ensayística, en torno a la lectura inversa de los grandes clásicos y sus mensajes de origen intra o extraterrestre, proceda a destruir dichos títulos nefandos.

De no ser atendido en mi justa demanda, puedo prometer y prometo presentarme en versión ectoplásmica en sus instalaciones, susto que te crio, hasta convertirla en un lugar maldito…

Quedan pues avisados unos y otras mediante este relato sin vocación de serlo, instalado en la red cual sardina pendiente de armadura latosa, utilizando para ello la mente en gris de un aprendiz de escribanías diversas, aficionado a ensayar, de cuando en vez, la escritura automática…

FIN

Cómo se escribe calavera o calabera? Truco sencillo para recordarlo

https://www.telegraph.co.uk/multimedia/archive/02890/Laurenceolivierham_2890472b.jpg
-LA VERDAD ES QUE EL ALIENTO TE HIEDE COSA MALA, AMIGO YORICK…

ALGO HUELE A PODRIDO EN LA LITERATURA UNIVERSAL…

(DIÁLOGO APESTOSO)

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/5133l7OtaEL._SY445_.jpg

GIOVANNI.-No seré io quien se ponga, presumiendo, los caireles de una prosa selecta a la par que ocurrente; pero mi condición de adelantado no me la quita nadie… Y es que la centuria XIV es mucho siglo… Un desinhibido ramillete de muchachas y muchachos, huyendo de la peste, se refugian en las afueras de Florencia y comienzan a darle a la lengua y a cuantos atributos hagan falta hasta meter al demonio en el infierno… Velahí su presencia señera en la «Trilogía de la Vida» del desafortunado Pasolini… En cuanto a contenidos, EL DECAMERON no se anda por las ramas…

Moll Flanders Illustrated (English Edition) de [Daniel Defoe]

DANIEL.- Pero sí por las rameras… Espero no quedar como mojigato ante la audiencia si te reprocho una cierta tendencia a lo escabroso y una innecesaria procacidad en el lenguaje… Por la parte que me toca, Moll Flanders, con sus fortunas y adversidades, era, es y será una prostituta, sin necesidad de recurrir a ordinarieces…

https://i.ebayimg.com/images/g/GKUAAOSwnMdeTe68/s-l500.jpg

EDGAR.- Creí que habíamos sido convocados para tratar el tema de la peste en la Literatura. Es ahí donde LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA se erige en paradigma y aviso a desalmados…

https://pictures.abebooks.com/inventory/md/md30887775521.jpg
https://www.etudes-camusiennes.fr/wp-content/uploads/2020/03/l%C3%A9tat-de-si%C3%A8ge.jpg

ALBERT.- En mi condición de premio Nobel, me permito recordaros que, en el Arte en general, lo inmoral sólo será lo torpemente  elaborado… Tanto en LA PESTE como en EL ESTADO DE SITIO se habla de la Moral escrita con mayúscula, ya sea a través de un encendido canto a la solidaridad humana o a una inapelable denuncia del fascismo…

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/1e/Robinson_Crusoe_1719_1st_edition.jpg
https://pics.filmaffinity.com/Robinson_Crusoe-569497088-mmed.jpg

DANIEL.- Tú podrás blasonar de tu palmarés sueco… Pero mi ROBINSON CRUSOE ha sido llevada al Cine por Buñuel y el guion de EL AÑO DE LA PESTE, la película del mexicano Felipe Cazals a partir de mi obra DIARIO DEL AÑO DE LA PESTE, apareció firmado por todo un García Márquez, premio Nobel…

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/2e/Romeo_and_Juliet_1916.jpg
-OH, ROMEO, ¿LLEVAS UNA PISTOLA EN EL GORRITO O ES QUE NO TE ALEGRAS DE VERME…?

GIOVANNI.- Como si uno no pudiese presumir de un P.P.P. a la hora de filmar sus ocurrencias… Y aún digo más… ¿Acaso Romeo y Julieta no eran italianos comma me…? ¿Qué habría sido de su tragedia sin la peste, de tal manera que el mensaje de Fray Juan sobre la falsa muerte de Julieta hubiese llegado hasta su amado en tiempo y forma…?

ALBERT.- Creo, compañeros, se nos está olvidando los motivos por los cuales hemos sido convocados… Proponer a las musas apolíneas, en número de nueve, el nombre del autor universal al que inspirar un tratamiento digno de la pandemia del virus coronado… Melpémone se me antoja la más adecuada para el caso… Se admiten sugerencias variopintas… Establezcamos un orden de palabras…

https://m.media-amazon.com/images/I/410NRS5rvGL.jpg
https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/71mJuUVBeIL.jpg

EDGAR.- Me opongo a la candidatura Stephen King… No somos partidarios del best selling… A mí, con APOCALIPSIS me llegó, en cualquiera de sus dos versiones estira y encoge… Una pena que Richard Matheson ya no esté entre nosotros… SOY LEYENDA resulta, ciertamente, un texto memorable…

https://cualia.es/wp-content/uploads/2019/10/amenazaandromeda2.jpg
https://josetorregrosa.files.wordpress.com/2021/04/a0335-hijos02.jpg
https://m.media-amazon.com/images/I/41YfAxXKPjL.jpg

ALBERT.- A la hora de elegir una pluma de altos vuelos, digo lo mismo de los Ken Follet, los P. D. James, los Michael Crinchton que en el mundo han sido… LA AMENAZA DE ANDROMEDA, HIJOS DE LOS HOMBRES o EN EL BLANCO no pasan de ser obras menores… Igual que algún que otro título pretérito imperfecto que recordar no quiero…

https://www.nineva.com.tr/u/nineva/img/c/t/h/the-scarlet-plague20200310132449.jpg

JACK.- Si lo dices por LA PESTE ESCARLATA, puedes ahorrarte esfuerzos viperinos: sigue teniendo miles de seguidores all over the world

https://d3fa68hw0m2vcc.cloudfront.net/38f/209008766.jpeg

MARY.- Bueno será recordar EL ÚLTIMO HOMBRE, novela ensombrecida por el inmarcesible éxito de su hermana mayor… Mas, por ser yo mujer, intentáis echar su interés en saco roto…

ALBERT.- Seguid así, compañeros y compañera, y no acabaremos nunca la tarea encomendada…Nos van a dar las uvas pasas discutiendo…

DANIEL.- ¿Y por qué no cambiamos de formato…? ¿Qué os parece una serie para televisión, de una o dos temporadas…? Ahorraríamos quebraderos de cabeza…

ALBERT.- Apoyo la moción… ¡Brazos en alto…!

EDGAR.- ¡No sé… No sé…! Nadie ha considerado jamás a los guionistas como literatos en sentido estricto…

JACK.- Y a ti, ¿qué más te da, vamos a a ver…? Nosotros tenemos ya nuestras carreras hechas…

MARY.- ¿Qué clase de criatura podría salir  de ahí…? Mejor no imaginarlo…

ALBERT.- Siempre hablan los que más tienen que callar… Vas a quejarte tú de las criaturas, no te digo lo que hay…

GIOVANNI.- A qué perder más tiempo… ¡Presidente, imponte…!  Brazos arriba, con o sin desodorante…

ALBERT.- Partidarios del serial televisivo… ¡A ver esa erección… Y mariquita el último…! (Alzan la mano JACK, GIOVANNI y DANIEL) Partidarios del negro sobre blanco… Rien va plus… (Alazan la mano MARY, EDGAR y ALBERT)  Empate a tres…

MARY.- Dejemos que decidan los lectores…

JACK.- Dejemos que decidan los televidentes…

MARY.- Juanito Londres hablar con lengua de serpiente…

DANIEL.- No es por incordiar, pero a alguien le han contado que, en las redes sociales, se dice, se comenta, se asegura que el Coronavirus no sería otra cosa que un montaje: propaganda republicana puesta al día, pretendiendo acabar con las casas reales que han aguntado, a trancas y barrancas, el empuje del progreso democrático… Por eso, tienen tanto interés en vacunarnos…¡Pero si está muy claro: “vacunarnos”, o sea: reducirnos a ganado vacuno…!

EDGAR.- No me salen las cuentas… Según tú, se estarían utilizando cadáveres de atrezzo con fines subversivos… ¿De verdad estás hablando en serio…?

MARY.- (Canta, épico-lírica) ¡A vacunar, a vacunar… Que no se quede nadie sin pinchar…!

DANIEL.- No pongas palabras en mi boca… Mejor sería que te ocupases de tus delirios tremendos que te hacen ver visiones…

GIOVANNI.- ¿No era eso lo que cantaba Paco Ibáñez…?

ALBERT.- Sin otros asuntos que tratar, se levanta la sesión a tantos de tantos del 2021…

FIN

https://i.makeagif.com/media/2-27-2017/8_9LkL.gif

EL MENSAJE CIFRADO

EL MENSAJE CIFRADO

 Relato Paranoico

Ha empezado de aparecer en mi memoria, cada vez con más fuerza, de forma intermitente hasta el momento, una vieja canción que acompañaba el bote de balón o de pelota, en aquel barrio mío bañado por la Luna y por las agujereadas cañerías, por no hablar de los sumideros atascados.

 One tin túa, adelitón faisía. Alísese venene. Adelitón, Adelitón.Guau”, rezaba la cantiga en un extraño idioma que no he sabido situar hasta el momento, aunque estoy procurando, con ahínco digno de mejor causa, aislar  sus escurridizos elementos. Muestro cómo:

UAN.- Puede referirse la cifra “uno” en inglés, pronunciada por un alumno de primaria o bien a un individuo, de nombre Juan, que ha perdido la consonante inicial, quizás en alusión a su impotencia o falta de apetito sexual. Leído al revés, nos remite a un término náutico, “nao”,  o bien, de regreso al idioma de Shakespeare, al adverbio de negación más popular, sin descartar tampoco que el verbo irregular to know ande metido de por medio.

TIN.- Un nombre de varón apocopado, “Agustin”, probablemente un enano infiltrado; en inglés, significa “estaño” o “lata”. “Tin star” es la estrella de un sheriff en los USA y figura también en el título original de la obra más famosa de Tennessee Williams, “The Cat on the Hot Tin Roof”. Leído al revés, es “noche” en catalán.

TÚA.- Una compañía aérea, quizás. Adjetivo o pronombre posesivo en indioma galaico-portugués. Si le damos la vuelta, recuerda un “out”, adverbio inglés que significa “fuera”.

ADELITÓN.- Cuidado aquí, que entramos en detalles. “Adelita a la escucha”, “Adelita, disponible”, “Adelita, no”, lo cual equivaldría a dejar establecido puede que una agente doble mexicana no se haya ido con otro, aunque sí, probablemente, pasado al enemigo…

FAISIA.- ¿Se podría hablar más claro…? La FAI, “Federación Anarqista Ibérica” y, pisándole los talones, la CÍA, pronuncida en andaluz cerrado.

ALISESE.- Pues ya está todo dicho: “déjese en horizontal”, “apiólese”, “désele matarile”…

VENENE.- … “Por medio de veneno”…

ADELITÓN, ADELITÓN.- Se insiste aquí de nuevo en su condición agente doble, por si acaso todavía existíesen dudas al respecto.

GUAU.- Esta onomatopeya del ladrido canino, avisa a navegantes: “Cuidado con el perro (la perra, para el caso)”…

Se puede hablar más alto pero no más claro… Veamos pues: “El agente John se ha quedado solo y no sabe qué hacer, tras perder contacto con  Jefatura. Decide regresar en barco de Inglaterra, para lo que echa mano de un espía americano, amigo suyo, que le aconseja regresar en avión de la TWA aquella misma noche, permaneciendo, hasta entonces, escondido en el tejado. Favor por favor: antes de irse, deberá hacerse cargo de una misión consistente en ponerse en contacto con la agente doble Adele, de toda desconfianza, militante de la FAI, por más señas, siempre con la CIA pisando sus talones, a la cual deberá envenenar, por cachoperra …”

Como no se le habrá escapado ni al lector menos avisado, los sucesivos golpes de la pelota sobre el suelo servirán para enviar, una vez puesto a salvo, mensajes en morse a la Central, para dar cuenta del cumplimiento de la peligrosa misión encomendada.

¿Quién podría sospechar que una inofensiva cantinela infantil de andar por barrio escondiese en su tangente una conspiración de altos vuelos, moneda de uso corriente en aquellos roaring fifties de la guerra fría…?

Fin

SI AL AUTOR DE ESTE MICRORRELATO LE RESTASE UN POCO DE VERGÜENZA TORERIL, EL SUSODICHO SE AUTODESTRUIRÍA EN CINCO SEGUNDOS.

EL TÍO FERMÍN

SI PERO NO…

I

EL TÍO FERMÍN

Uno jamás esperaría encontrarse frente a sí un tigre de Bengala durmiendo plácidamente sobre el sofá, al despertarse de una reparadora siesta. El mismo que viste y calza nunca se hubiese imaginado en sus peores pesadillas que el Tío Fermín, versión actualizada de Gilito, tras una carta donde anunciaba su deseo de regresar a España, madre patria, desde la Venezuela de las oportunidades, para compartir vida y fortuna con el único pariente vivo que él supiera, se encontrase, en la actualidad, disfrutando de unas largas vacaciones pagadas, con la disculpa de estar localizando residencia digna de su estatus de  indiano a bolsillos llenos.

– FUI A HACER LAS AMÉRICAS PERO YA ESTABAN HECHAS… ESO SE AVISA…

Tardé semana y media en descubrir la falacia absoluta detrás de tan tentadoras credenciales. Lo único que se podía heredar del Tío Fermín eran una raída vestimenta y una bolsa de viaje envasada al vacío. Para entonces, él ya se había encamado a causa de unas fiebres reumáticas recurrentes de las que se medicaba alegremente con sorbitos de ginebra después de las comidas y reposo absoluto pero menos: solo se levantaba para comer y, a continuación, disfrutar de unas sonoras siestas en nuestro salón-comedor, al arrullo de una televisión a todo volumen- él era un poco sordo-, hasta alcanzar la hora de la merienda-cena, tras lo cual, agotado por tantas emociones fuertes, se dirigía a sus aposentos y escuchaba sus programas deportivos favoritos hasta la madrugada.

Pola Negri, la vampiresa del cine mudo | El Correo
MAGDA, INCINERANDO SU CILINDRÍN Y EL MÍO

Magda, mi señora, presume mucho de habérmelo avisado. No le hagan ningún caso: fue la primera en morder el anzuelo, tras oírle alabar su asombroso parecido- a dead ringer for, que lo dijo en inglés…- con la Diana de Gales de su segunda época.

Ambos sabemos que no podemos permitirnos el lujo, aunque nos sobrasen los motivos para ello, de ponerlo de pezuñas en la calle, por no ser políticamente correcto y, por supuesto, contrario a nuestros intereses mercantiles… Aparecer en sociedad como un despiadado desahuciador de parientes venidos a menos que nada no figura en mis planes a corto-medio plazo.

 El hecho es que Magda ha empezado a mirarme raro, sin duda en espera de alguna medida correctora. Sólo una se me  antoja, pero resulta demasiado fuerte para ponerla negro sobre blanco…

 Los accidentes ocurren, ¿no es cierto? Los domésticos, prácticamente a diario. Cualquiera puede confundir la lejía con el agua mineral, sobre todo estando acatarrado. Un fatal resbalón en saliendo de la ducha con desnuque requiescat, ¿quién no ha estado a punto de sufrirlo?  Desenchufar el microondas con las manos mojadas y descalzo puede considerarse de comunión diaria… El programa de festejos se me  visualiza como una orgía perpetua de abrasamientos estomacales, hostiazos con el borde de la bañera en plenos morros, o calambrazos en honor de San Vito… Todo ello, sin romperse ni mancharse el buen nombre de los míos, en número de dos secula seculorum

Tío Fermín se lo tendría más que merecido, por manipulador, por mentiroso, por pobre de no tener ni donde caerse muerto… Y ahí le tenéis, fresco cual una rosa, cumplidos los setenta y bastantes, aspirante a centenario y a consumir la sopa tonta que le caiga del cielo, tres cucharones, tres, y opción de repetir hasta dos veces y media…

Lozano sí se presenta el cabronazo, a qué negarlo. Ya quisiera uno para sí tanta labia palatal y tanto desparpajo y desperpijo… Para mí que la mañana que reserva para “asuntos bancarios”, a ver de dónde, la dedica a ir de putiferio lenocínico, con algunos ahorros que guarda a buen recaudo… Se ve que la chispa de la vida apagada del todo no la tiene…

II

Accidents happen… A mí me lo van a contar… Ayer mismo, a punto estuve sufrir un serio percance, por culpa de un descuido de mi doña: mientras yo, pobre de mí, dormía la siesta, puso agua a hervir para prepararse un tisana de ruibarbo. Como es frecuente en ella, se le fue el santo al cielo y marchó a casa de la vecina de enfrente para pedirle una receta de la porrusalda, con tan mala fortuna que el agua rebosó el recipiente y apagó el fuego, permitiendo que el gas campase por sus respetos un buen rato. Por fortuna, escuché el ruido de la puerta y me levanté por enterarme de quién entraba o salía del campamento, lo cual me permitió percibir aquel dulzón anuncio de desastre… Por no hablar de la ocasión en que mi santa esposa solicitó de mi agilidad a prueba de equilibrios inestables subir al tejado para comprobar el estado de la antena televisiva, últimamente dedicada a j*** los programas de tarde del canal “por el esfínter te la hinco”, sus favoritos, sin contar lo resbaladizo de las tejas que rodeaban a aquella y que alguien parecía haber estado aliñando como si de una ensalada se tratase, dado lo resbaladizo de su superficie… El  Tío Fermín, mientras tanto, no sufría más dolencia real y verdadera que el no haberse vuelto antes a la madre patria, donde vivir como el Majarajá de Kapuntala de Arriba… Me atrevería, incluso, a afirmar que su atractivo otoñal resultaba irresistible, entre Clark Gable huyendo de la quema a todo cabriolé y el Marqués de Bradomín echando una sonata de entretiempo debajo de una palmera cocotera.

Top 30 Clark Gable GIFs | Find the best GIF on Gfycat
– ¡VEN QUE TE ATIENTE, RAPACIÑA…!

Cuando se lo comenté a Magda, que a la sazón se aplicaba un sinapismo en salvas sean sus partes, ésta no pareció demasiado entusiasmada con el tema, lo cual produjo en mi autoestima una fuerte inyección de moral y un alborozo digno de mejor causa y efecto.

-¿Qué podría esperarse de un hombre que empieza llamándose como una colección de cromos…?- se limitó a decir, frunciendo el ceño.

Album de cromos Fher Liga 1972 73 - YouTube
-NADA, QUE NO ME SALE, TÍO…
-TÚ SIGUE INTENTÁNDOLO… EL MISTER HA DICHO QUE HAY QUE ECHARLE HUEVOS…
-PUES TAMPOCO ES TAN DIFÍL, DIGO YO…

III

Mientras tanto, mi mente nicolasa maquiavélica no dejaba de maquinar las mil y una formas posibles de deshacerme del problema fermínico. El Destino se mostraba de mi parte haciéndome sufrir, ad usum delphini, de comunión diaria bajo las dos especies: hostia que te crio y sangre derramada, todo tipo de percances domésticos aplicables al caso: que si enchufes, que si las escaleras, que si confundir el elixir bucal con el sublimado corrosivo… Y todo ello con el protagonista equivocado… A lo peor es que… No quiero ni pensarlo… De Magda puede esperarse todo… Y el Tío Fermín, a qué negarlo, está hecho un pincel, un figurín, un brazo de océano, desde que regresó de Venezuela, con una mano detrás y otra delante, por disimular una erección de aquí te espero, marinero…

FIN

LOS FARAONES NEGROS - el racismo y la manipulación en la Historia. - Foro  Vandal

THE VISITOR FROM THE OUTER SPACE

MICRORRELATO ESPACIOSO

Para Miguel Castro

En un primer momento, me pilló desprevenida al afirmar que procedía de otro planeta, lejano al nuestro, al que había viajado en una cápsula unipersonal, a modo de avanzadilla científica, con objeto de comprobar sus características atmosféricas y el grado de evolución alcanzado hasta el momento.

La verdad es que no inspiraba miedo alguno, embutido en su traje espacial con escafandra a juego, a través de la cual se adivinaba un rostro sin grandes signos de peligrosidad. Enseguida lo situé en uno de esos programas nocturnos de la televisión estatal con cámara oculta. Ningún problema con seguirle la corriente y pasar una mañana divertida. Depués de todo, en una colonia femenina de verano como la nuestra, no abundan las ocasiones de esparcimiento alternativo.

-Veo que dominas el idioma de aquí, sin apenas acento… Me encanta, me encanta…- cunturreé, pizpireta.

-Felicita a mi traductor simultáneo…- respondió él- No perdamos más tiempo… ¿Podrías conducirme ante tus autoridades, en el caso de haberlas…?

-Te temo que están apagadas o fuera de cobertura en este momento…- esquivé, hábilmente, la encerrona, poco dispuesta como estaba a meterme en problemas.

-¿Por qué vas desnuda…?- quiso saber en tono neutro.

-Hace calor, ¿no es cierto? Tú también podrías quitarte algo… No voy a asustarme, eso te lo aseguro, curada de espantos como estoy…

Tras una leve vacilación, procedió a despojarse de su complicada indumentaria. Un cuerpo blanquecino y esmirriado apareció ante mis ojos. Ninguno de ellos le dio una calificación superior al 2,5 sobre 10.

-Tendrás nombre, supongo…- aventuré, decidida a no quedarme con las ganas de lo que mi organismo estaba demandando en aquellos momentos.

-Me llamo O´Hara, John O´Hara… – espondió, lacónico- ¿Dispones tú de algún tipo de nomenclantura?

-Me  registraron como N**¨^^^329…

-¿Y eso, cómo se come…?

-Se come así…- respondí, relamieéndome con cuatro de mis dieciséis lenguas, tras lo cual procedí a devorarlo de un bocado, aunque el desayuno de terráqueo nunca ha figurado entre mis favoritos, para, a continuación, echarme a llorar, desconsolada, a la espera del próximo viajero del espacio exterior…

FIN

EL EXTRAÑO CASO DEL HOMBRE TORTUGA

RELATO CINÉFAGO PARA AMANTES DE LO UNCANNY Y LO BIZARRE

I

Nunca hasta entonces había adquirido un coche de segunda mano. Si lo hice hace algunos meses, se debió principalmente a la insistencia de mi amigo Rodrigo, empeñado en convencerme de las gangas que presenta el mercado de vehículos usados siempre que uno haga seguimiento del tema a través de las redes .

Supongo… quiero suponer que se los somete a todo tipo de pruebas técnicas e, incluso, santitarias, antes de incluirlos en catálogo y ser puestos a la venta. No están los tiempos como para andarse contagiando de miasmas tras un cambio de coche, nacido no tanto por la necesidad como del aburrimiento de un recién separado ansioso de ampliar sus horizontes.

Con Rodrigo encaramado de mi hombro por mejor hacer su oír su cacareo, nos dirigimos a las instalaciones de cierto pariente suyo, concesionario de su total confianza, con la intención de echar un primer vistazo a las ofertas automovilísticas del momento, sin compromiso alguno por mi parte, desde luego.

El pariente en cuestión se hallaba ausente. Nos atendió un tipo con las pintas de haberse dedicado en su vida anterior a tratante de ganado. Dijo llamarse Blas No-sé-que-más y hallarse dispuesto a que no saliéramos de allí sin haber hecho el negocio del siglo. Me llamó la atención una pequeña treta utilizada para llamar nuestra atención: a cada vehículo le había asignado un nombre, masculino o femenino indistintamente, relacionado con astros del Cine yanky del siglo pasado: Charlton Heston, Lee Marvin, Kim Novak, John Ford o Rita Hayworth… A los cinco minutos de escucharlo, ya se te habían hinchado las narices…

-¡Donde esté un buen rifle de repetición que se quiten las 50 sombras…!
-¡Me quedo con tu cara, ándate con ojo…!
-Hola, ¿qué tal…?
-Y yo también me quedo con la mitad de tu cara…!
-¡Tariro, tariro…!

En un aparte, Rodrigo, que es un lince para lo que le interesa, me aclaró que el tal Blas no trataba con ello de humanizar a sus esclavos sino de incrementar su valor en el mercado.

-Te debe de haber visto cara de carroza- añadió, venenoso-, porque normalmente utiliza nombres de futbolistas: Ronaldo, Bencemá y ese tipo de cosas… Los rockeros van el paquete de los pipiolos que estrenan carnet de conducir…

– ¿Tienen algún James Dean?-pregunté a aquel Shylock vallecano todo menos  timido. (Chiste para English students)

-Pues como cadáver ni te cuento…

-Lo siento, chicos…Llegáis con una semana de retraso- respondió, casi amagando pucheritos- . Tal que el jueves, el último salió para Valencia…

Veinte minutos más tarde, sin saber cómo, me hallé propietario de un Humphrey Bogart, dos años de garantía, salido, in illo tempore, de la fábrica Seat.

-Tranquilos, que ahora viene lo mejor…

II

Siempre he acudido a mis clases en el instituto contaminando el medio ambiente y eso que su vetusto edificio dista de mi domicilio apenas dos kilómetros. De hecho, acudo en coche a todas partes, aunque no tenga necesidad alguna de hacerlo. Me sentiría desnudo recorriendo las calles por mi propio pie… ¿Alguien se imagina el paseo de una tortuga sin su caparazón correspondiente, a un caracol o un cangrejo sin los suyos respectivos…?

El caso es que mis relaciones con “Bogart” resultaron excelentes desde el primer momento. Enseguida se adaptó a mi manera de conducir – un tanto atropellada, jejejé…-, mientras yo hacía lo propio, en justa correspondencia a los frecuentes cambios de humor de su motor, exteriorizados con algún que otro jadeo, algún que otro ruido sospechoso…

La verdad sea dicha, instalado en su interior, he llegado a sentirme como Pedro por su casa o como el villano en su rincón por elevación de estilo. Todo allí dentro resultaba armónico y, por qué no, reconfortante, desde unos asientos justo a un pelín de poder ser considerados conventuales, una guantera que envidiaría un cofre del tesoro, cambio de marchas cual bastón de mando y un espejo retrovisor al que ni la madrasta de Blancanieves hubiese puesto un aunque en plan reproche.

Si a esto se añade el sutil aroma a maderas nobles- roble, nogal, ébano, palisandro, en armónica sucesión- que se respiraba en  tan bien diseñado recinto, cualquiera comprenderá que el propietario de tantas perfecciones combinadas lo convierta, a primeras de cambio, en su sacta-sanctorum, su Taj-Mahal, su Shangri-La, dada su innegable condición de paraíso sin serpiente y con rueda de repuesto…

Bogart cumplía, por decirlo de una vez, todas las expectativas que imaginarse pueda (y algunas más, a las que me referiré en los renglones por venir…).

H. B..- Al que no siga leyendo, lo apiolo…

III

-Se te ve satisfecho…- dijo en inglés subtitulado una aguardentosa voz surgida de la nada.

Augusto, el sicólogo municipal, ha insistido mucho en que nunca jamás haga caso de las voces del espacio exterior (y de las del espacio interio, según y como). Me limité pues a encogerme de testículos y continuar conduciendo.

-No sorpresas, buenas sorpresas…- parafraseó la voz, dispuesta a que se me colocaran los cataplines de pajarita alrededor de un cuello, con la nuez a punto da cascarse de acojone.

Fue entonces cuando me fijé en el espejo retrovisor que, oh sopresa, no reflejaba el abundante tráfico mañanero que me precedía, sino el careto ensombrerado de H. B., luciendo una de aquellas sonrisas sardónicas- mitad excepticismo, mitad amargura y un cuarto de sano cachondeo-, a las cuales, hay que reconocerlo, debe, en buena medida, su fama como duro con sordina.

¿Qué os apostáis a que el retrovisor llevaba un circuito de vídeo incorporado, capaz de activarse bien periódicamente, bien por un determinado tipo de estímulo a cargo del desprevenido conductor o conductora? Hagan juego, señoras y señores…

Tras acordarme de las respectivas madres de Rodrigo, responsable último de todo aquel quilombo, y del tal Blas, vendedor comecocos, procedí a responder en los siguientes términos de aspiración valleinclanesca, en un claro homenaje a la manera de dirigirse don Juan Manuel de Montenegro a la Santa Compaña:

-¿Eres un alma en pena o eres un hijoputa?

-Seguro que lo segundo…

El retrovisor se llenó de pronto de automóviles circulando como locos, lo cual me hizo pensar que el Sr. Bogart se manejaba en español sin mayores problemas.

La siguiente aparición bogartiana tuvo lugar tres días más tarde, cuando ya empezaba a hacerme ilusiones sobre una explicación alucinatoria de un episodio supuestamente “paranormal”, por mantenerme en los límites de lo “poíticamente correcto”.

-Veo que sigues ahí, viejo camarada… Tú sabes quién soy yo, ¿o me equivoco? Nombra tres películas mías y sabré a qué nivel debo situarte…

-“El Halcón Maltés” (John Huston, 1941), “El Sueño Eterno” (Howard Hawks, 1946 ) y “La Reina de África” (Huston otra vez, 1951 )… Separadas cinco años entre sí, por cierto… Eso querrá decir algo, me imagino…

https://43d897265kne3ed0qv2ecjw2-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/2018/04/11258902_web1_Maltese-Falcon-hero.jpg

Bogart pareció entristecerse de repente. Su mirada así lo denunciaba… Supongo que echaba de menos “Casablanca”, “Tener o no Tener”, “La Condesa Descalza”…

https://josetorregrosa.files.wordpress.com/2021/03/5a2b9-el2brodaje2bde2bcasablanca.jpg
https://pics.filmaffinity.com/Tener_y_no_tener-577175603-large.jpg

-Que te jodan, tío…- me espetó, visiblemente lastimado- ¿Qué pasa con mi carrera en el teatro….? ¿Nadie se acuerda de ella…? ¿Para los espectadores no cuentan los papeles secundarios? ¿Quieres hacerte rico…? Escribe tú esa faceta de mi vida como actor y yo me ocuparé de traducirla… Te prometo un trivial rico en episodios picarescos inéditos… Mi primera esposa fue una reina de Broadway, Helen Menken, triunfadura en títulos como “El Séptimo Cielo” o “María de Escocia”, hoy tan olvidada como mis trabajos sobre el escenario… Prepárate para un “Boadway Babilonia” de ponerse contento… Voy a reunir papeles… Mañana, a esta misma hora, nos veremos…

H. M.- Júrame que te quedarás para siempre el el Teatro…
H. B. – ¿A ti que te parece…?

IV

A la semana siguiente, a la misma hora, me vi en el hospital con tres costillas rotas, una lesión de cervicales… Peor parado salió el amigo Hump, jorobado del todo (chascarrillo para English students), a la sazón en un parque de desgüace, por culpa de una curva mal tomada veinte minutos antes de una cita destinada a convertirme en autor de bestsellers…

Actualmente, conduzco a Edaward G. Robinson; pero ya no es lo mismo, que quieren que les cuente… Por cierto que no se ha manifestado todavía… Vete a saber a saber si lo cambio por George Raft cualquier día de éstos….

FIN

E, G, R. -Me parece que estoy más guapo callado…
https://m.media-amazon.com/images/M/MV5BNjk4OTM2MzI0Nl5BMl5BanBnXkFtZTcwOTE0NzYxOA@@._V1_.jpg
G. R. – Yo que tú, me haría besar por alguna princesa…

DOS SON MULTITUD

71OS9vWl+CL._AC_SY355_

DOS SON MULTITUD

MELODRAMA SIN MÚSICA EN TRES ESTAMPAS

ESTAMPA 1ª

cama

[Hogar de los Sobrino & Suárez, LUIS y TOM, respectivamente, a cual más otoñal y reivindicativo, una plácida mañana de domingo. Tom, recién salido de la ducha, solo en la sala, lee “El País” en bata y zapatillas, mientras fuma un cigarrillo tras otro y escucha cantar a Ella Fitzgerald. Entra Luis, en pijama, todo menos bonito).

LUIS.- Creí que, al ser domingo, habíamos acordado quedarnos en la cama hasta pasado el mediodía…

TOM.- (Sin dejar de leer) Lo siento, chico. Me moría por fumar un cigarrillo…

LUIS.- Desayunando sin mí, por lo que observo…

TOM.- No seas quejica. He dejado la cafetera mediada…

LUIS.- Odio el café recalentado… Ni se te ocurrió prepararme unas tostadas…

TOM.- Lleva razón; disculpe, su reverencia… Otro día será…

LUIS.- Tú lo encuentras gracioso…

TOM.- (Deja de leer y apaga la música) Si estás buscando que deje lo que estoy haciendo y me engolfe en la cocina para prepararte el dasayuno y servírtelo en bandeja, me temo que andes por completo descaminado, Luis de Francia, rey mío…

LUIS.- No me provoques… Lo que les faltaba a mis pobres arterias… Me hartaré de bollería industrial… ¿Qué nos cuenta el periódico…?

TOM.- Lo mismo que ayer y que mañana…

LUIS.- ¿Para qué lo compras entonces…?

TOM.- Me entretengo resolviendo crucigramas… Es que me aburro mucho últimamente…

LUIS.- Nunca me acuerdo de si la pulla de joder al compañero se escribe con elle o con i griega…

TOM.- (Pronunciado cuidadosamente) Pu-lla… La puya es lo que le clavan a los toros…

LUIS.- Ya que hablamos de cuernos… Se me ha metido en la cabeza que algo no está funcionando como debe en nuestra vida de pareja…

TOM.- Yo lo achacaría a la menopausia… ¿Por qué no desayunas tras pasarte por agua…? Así te encontrarás en condiciones de discutir ese asunto o cualesquiera otros a pleno rendimiento … Es un bonito tema para tratar una mañana como ésta… Consultemos el índice: fatiga de combate… quién se cansa de quién… la conveniencia o no de pasar por el diván profesional y consultarlo…

LUIS.- ¿Estás tratando de transmitirme algo en braille…?

TOM.- Supongo que te refieres al morse… Mensaje recibido. Paso a contestarte en tiempo y forma… Querido, ni te imaginas cuánto lamento no haberte llevado el desayuno a la cama…

LUIS.- No sería la primera vez…

TOM.- Diez años dan para muchas sorpresas…

LUIS.- Mejor será que lo dejemos…

TOM.- Nuevo mensaje cifrado… ¿Dejar esta conversación, dejar lo nuestro…? ¿Me lo explicas para que yo te entienda…?

LUIS.- De un tiempo a esta parte, te divierte mucho lastimarme…

TOM.- Por favor, ponte una bata o algo… El pijama no resulta indumentaria adecuada para tratar asuntos transcendentes… Y, de paso, desayuna… Seguro que se te aclaran las ideas… Unas gotas de optimismo por tu parte alguna vez…¿O estoy pidiendo mucho…? (Enciende un nuevo cigarrillo)

LUIS.- He tenido que hacerme unos análisis… Las cosas tampoco funcionan bien en mis pulmones… Fumador pasivo por tu culpa… ¿Te importaría apagarlo o abrir una ventana por lo menos…?

TOM.- (Le echa el humo en la cara antes de aplastar la colilla en el cenicero) A tu salud, amor…

LUIS.- A la tuya, Surabaya Johnny… (Se mira en un espejo) La verdad es que mi aspecto mañanero deja mucho que desear, lo reconozco… Por cierto, Tom, ¿todavía me deseas…?

TOM.- De vez en cuando… Debo confesar, sin que sirva de precedente, que me acuerdo de cómo eras una década atrás y aun antes, por fotografías, y consigo ponerme en situación. Supongo que a ti te ocurrirá lo mismo… De suceder así, no me ofenderías en absoluto, palabra…

LUIS.- Cada día te necesito más pero tú siempre haces que te sienta más lejos…

TOM.- Nunca ha sido esa mi intención… ¿No ibas a ponerte decente…?

LUIS.- Quizás, a lo mejor, probablemente, has conocido a alguien y estás buscando el modo de mostrarte civilizado a la hora de comunicarme el “ahí te pudras”…

TOM.- ¡Maldita sea…! Te habías propuesto amargarme el día y lo estás consguiendo… Venga, démonos un beso de amigo…

LUIS.- Ni te me acerques…

TOM.- Un abrazo entonces…

LUIS.- ¿Por qué no te vas a la mierda…?

TOM.- Si te pidiera en santo matrimonio, ¿cambiaría eso las cosas…?

LUIS.- La crueldad frappé sigue siendo uno de tus deportes favoritos… Conmigo no vas a jugar esa partida… Tiempo ha, puede: ahora ya no…

TOM.- Estoy hablando en serio…

LUIS.- Yo, también…

TOM.- Tu problema, mon petit cherie es que envejeces fatal: no sabes afrontarlo. Te comportas como un adolescente. No sé cómo te aguanto… (Inicia el mutis)

LUIS.- ¿Adónde vas…?

TOM.- Rumbo a la galería. Necesito fumar. No quiero envenenarte con mis humos…

LUIS.- Ten cuidado.

TOM.- Amenaza, que algo queda…Prepara café para los dos. Te acompañaré en mi segundo desayuno. Las tostadas con miel y mantequilla son una buena idea…Y ahí lo dejo… (Sale. Luis se sienta en el sillón vacío e intenta concentrarse en el periódico, que termina en el suelo, arrojado con furia.)

LUIS.- (Hablando solo) ¡Hasta cuándo… Hasta cuándo…! No conservas ni un ápice de dignidad, tú… Aclárame lo que piensas hacer al respecto. No respondo de mí en estos momentos… (Se pone en pie y respira profundo para sobreponerse, tras lo cual, se pone a gritar junto a la puerta abierta) ¡Tom… Tom…! (Reaparece Tom, triunfal, envuelto en humos)

TOM.- Ecce homo… Todo tuyo… Pudiste haber silbado…

LUIS.- (Se acerca a Tom y apoya la cabeza sobre su hombro) Si me dejases, no sabría vivir…

TOM.- Ya te acostumbrarías… (Lo abraza y lo conduce hasta el sillón) Ignoro cómo te las arreglas, compañero; pero siempre acabas por salirte con la tuya… Voy a disponer el desayuno…

LUIS.- Espera,Tom… He de contarte algo… Es importante…

TOM.- Sé breve, por favor . De lo contrario, nos van a dar las uvas y las brevas…

LUIS.- (Enronqueciendo de repente, casi en un susurro) La semana pasada, se presentó en la tienda un joven con la pretensión de encargar un gran ramo de flores. Para su abuela, creo. Acababa de cumplir noventa años…

TOM.- ¿Nuestro cliente o la abuela?

LUIS.- La abuela… ¿Puedo continuar…?

TOM.- Me suena a deja vú, lo siento…Cada vez que un apuesto muchacho entra en “La Pérgola Feliz”, nuestro Luisillo inicia su cortejo nupcial y acaba, ay, con el rabo entre las piernas…

LUIS.- Me pones enfermo… Estuvimos charlando un buen rato acerca de las plantas de interior y sus cuidados…

TOM.- El resto de clientela, esperando a pie firme…

LUIS.- Estábamos solos, da la casualidad…

TOM.- Solos, sí; pero rodeados de un colorido floral deslumbrante, penetrantes fragancias y un imparable reconocimiento mutuo… Fue entonces cuando los violines se pusieron a sonar de repente… Luisillo, sin bridas y sin estribos, va y le pide una cita por ampliar horizontes al desconocido y éste accede para, a continuación, marcharse sin pagar porque tú insistes, machacón: “Ya me lo pagarás, capitán, mi capitán…”  En especie, supongo…

LUIS.- Acordamos mantenernos en contacto… Quería que estuvieses al tanto… Entre nosotros, no valen los secretos…

TOM.- Mientras no me lo metas en casa…

LUIS.- En “La Pérgola” figuras como simple asalariado, por generosidad mía para contigo: no das un palo al agua, el peso del trabajo ha venido, de siempre, recayendo sobre mis espaldas. Este apartamento solo me pertenece a mí, ¿o se te había olvidado?

TOM.- Tú me lo recuerdas con frecuencia… Puede decirse que me sacaste, prácticamente,  del arroyo, cuando no tenía dónde caerme muerto… Vendedor de seguros a puerta fría, sin cartera de clientes… Menudo porvenir en lontananza… Hasta que apareció un príncipe azul dispuesto a convertirse en mi princesa…

LUIS.- Vomitivo… No encuentro otra palabra…

TOM.-  Por una vez, excuso de llevarte la contraria…

LUIS.- Gabriel vendrá aquí y le serás presentado en tu condición de pareja estable. No veo problema en ello. Mi intención no vendría siendo otra que conozcas cómo entienden la vida los jóvenes de hoy y el enfoque que eligen a la hora de solucionar los distintos problemas, siempre en positivo.

TOM.- Tomaré puntual nota. Una curiosidad malsana: ¿no temes que el malo de película, es decir: yo, llegue a disputarte sus gracias y favores?

LUIS.- Correremos el riesgo…

TOM.- Sobre todo yo… Quedarme sin empleo, volver a los seguros… Se me ha puesto la carne de gallina…

LUIS.- Lo cual demuestra lo mucho que me quieres…

TOM.- ¿Lo has dudado alguna vez…? Una cuestión de orden… Propongo que renuncies a un desayuno harto tardío y nos volvamos a la cama en amor y compañía hasta la hora de encargar un almuerzo por teléfono…

LUIS.- Propuesta denegada… Lo que mi cuerpo anda pidiendo a gritos es una buena ducha en agua hirviendo y descanso absoluto a posteriori, nada que ver con revolcarnos como berracos por la alcoba…

TOM.- Escucho y obedezco. (Inicia el mutis)

LUIS.- ¿Adónde vas ahora…?

TOM.- A prepararle al señor su desayuno… (Sale)

LUIS.- ¡Es la economía, imbécil! ¡A ver si te enteras de una vez…!

     

618full-the-killing-of-sister-george-(1968)-screenshot

        ESTAMPA 2ª                       

[Hogar de las Gómez & Pulido, PILAR y TERESA, respectivamente, a cual más otoñal y reivindicativa, una plácida mañana de domingo. Pilar, recién salida de la ducha, sola en la sala, lee una revista de decoración, en  camisón y zapatillas, mientras fuma un cigarrillo tras otro y escucha un programa de autoayuda. Entra Teresa, en pijama, todo menos bonita.]

TERESA.- Creí que, al ser domingo, habíamos acordado quedarnos en la cama hasta pasado el mediodía…

PILAR.- (Sin dejar de leer) Lo siento, chica. Me moría por fumar un cigarrillo…

TERESA.- Habiendo desayunado sin mí, por lo que observo…

PILAR.- No seas quejica. Te he dejado la tetera preparada en el microondas…

TERESA.- Odio los microondas cancerígenos… Ni se te ocurrió prepararme unas tostadas…

PILAR.- Lleva razón; disculpe, reverenda madre… Otro día será…

TERESA.- Tú lo encuentras gracioso…

PILAR.- (Deja de leer y apaga la radio) Si estás buscando que deje lo que estoy haciendo y me engolfe en la cocina para prepararte el dasayuno y servírtelo en bandeja, me temo que andes por completo descaminada, Teresa de Ávila, siempre sin vivir en ti… ¡Vete a un convento…!

TERESA.- Deja a Hamlet en paz… No me provoques… Lo que les faltaba a mis pobres arterias… Me hartaré de bollería industrial… ¿Qué nuevas ideas sobre decoración nos cuentan tus dichosas revistas parisinas…?

PILAR.- Nada nuevo… Número extra, dedicado a los lavabos…

TERESA.- ¿Para qué la has comprado entonces…?

PILAR.- Me entretengo practicando el francés… Es que me aburro mucho últimamente…

TERESA.- Nunca me acuerdo de si la pulla de joder al prójimo se escribe con elle o con i griega…

PILAR.- (Pronunciado cuidadosamente) Pu-lla… La puya es lo que le clavan a los toros…

TERESA.- Ya que hablamos de cuernos… Se me ha metido en la cabeza que algo no está funcionando como debe en nuestra vida de pareja…

PILAR.- Yo lo achacaría a la menopausia… ¿Por qué no desayunas tras pasarte por agua…? Así te encontrarás en condiciones de discutir ese asunto o cualesquiera otros a pleno rendimiento … Es un bonito tema para tratar una mañana como ésta… Consultemos el índice: fatiga de combate… quién se cansa de quién… la conveniencia o no de pasar por el diván profesional y consultarlo…

TERESA.- ¿Estás tratando de transmitirme algún mensaje en braille…?

PILAR.- Supongo que te refieres al morse… Mensaje recibido. Paso a contestarte en tiempo y forma… Querida, ni te imaginas cuánto lamento no haberte llevado el desayuno a la cama… Mea culpa; culpa, mea…

TERESA.- No sería la primera vez…

PILAR.- Diez años dan para muchas sorpresas…

TERESA.- Mejor será que lo dejemos…

PILAR.- Nuevo mensaje cifrado… ¿Dejar esta conversación, dejar lo nuestro…? ¿Me lo explicas para que yo te entienda…?

TERESA.- De un tiempo a esta parte, te divierte mucho lastimarme…

PILAR.- Por favor, ponte una bata o algo… El pijama no resulta indumentaria adecuada para tratar asuntos transcendentes… Y, de paso, desayuna… Seguro que se te aclaran las ideas… Unas gotas de optimismo por tu parte alguna vez…¿O estoy pidiendo mucho…? (Enciende un nuevo cigarrillo)

TERESA.- He tenido que hacerme unos análisis… Las cosas tampoco funcionan bien en mis pulmones… Fumador pasivo por tu culpa… ¿Te importaría apagarlo o abrir una ventana por lo menos…?

PILAR.- (Le echa el humo en la cara antes de aplastar la colilla en el cenicero) A tu salud, amore…

TERESA.- A la tuya, Surabaya Johnny… (Se mira en un espejo) La verdad es que mi aspecto mañanero deja mucho que desear, lo reconozco… Por cierto, Pilar de Zaragoza, ¿todavía me deseas, maña…?

PILAR.- De vez en cuando… Debo confesar, sin que sirva de precedente, que me acuerdo de cómo eras una década atrás y aun antes, por fotografías, y consigo ponerme en situación. Supongo que a ti te ocurrirá lo mismo… De suceder así, no me ofenderías en absoluto, palabra…

TERESA.- Cada día te necesito más pero tú siempre haces que te sienta más lejos…

PILAR.- Nunca ha sido esa mi intención… ¿No ibas a ponerte decente…?

TERESA.- Quizás, a lo mejor, probablemente, has conocido a alguien y estás buscando el modo de mostrarte civilizada a la hora de comunicarme el “ahí te pudras”…

PILAR.- ¡Maldita sea…! Te habías propuesto amargarme el día y lo estás consguiendo… Venga, démonos un beso…

TERESA.- Ni te me acerques…

PILAR.- Un abrazo entonces…

TERESA.- ¿Por qué no te vas a la mierda…?

PILAR.- Si te pidiera en santo matrimonio, ¿cambiaría eso las cosas…?

TERESA.- La crueldad frappé sigue siendo uno de tus deportes favoritos… Conmigo no vas a jugar esa partida… Tiempo ha, puede: ahora ya no…

PILAR.- Estoy hablando en serio…

TERESA.- Yo, también…

PILAR.- Tu problema, mon petit cherie es que envejeces fatal: no sabes afrontarlo. Te comportas como una perfecta adolescente. No sé cómo te aguanto… (Inicia el mutis)

TERESA.- ¿Adónde vas…?

PILAR.- Rumbo a la galería. Necesito fumar. No quiero envenenarte con mis humos…

TERESA.- Ten cuidado.

PILAR.- Amenaza, que algo queda…Prepara una infusión de tila o valeriana para los dos. Te acompañaré en mi segundo desayuno. Las tostadas con miel y mantequilla son una buena idea…Y ahí lo dejo… (Sale. Teresa se sienta en el sillón vacío y se abanica con la revista, que termina en el suelo, arrojada con furia.)

TERESA.- (Hablando sola) ¡Hasta cuándo… Hasta cuándo…! No conservas ni un ápice de dignidad, tú… Aclárame lo que piensas hacer al respecto. No respondo de mí en estos momentos… (Se pone en pie y respira profundo para sobreponerse, tras lo cual, se pone a gritar junto a la puerta abierta) ¡Pilar… Pilar…! (Reaparece Pilar, triunfal, envuelta en humos azulados)

PILAR.- ¿Me llamabas…o acaso eran los latidos de mi corazón…? Pudiste haber silbado, ¿o es que no soy tu perrita faldera?

TERESA.- (Se acerca a Pilar y apoya la cabeza sobre su hombro) Si me dejases, no sabría vivir…

PILAR.- Ya te acostumbrarías… (La abraza y la conduce hasta el sillón) Ignoro cómo te las arreglas, mon amour; pero siempre acabas por salirte con la tuya… Voy a disponer el desayuno…

TERESA.- Espera, Pilar… He de contarte algo… Es importante…

PILAR.- Sé breve, por favor . De lo contrario, nos van a dar las uvas y las brevas…

TERESA.- (Enronqueciendo de repente, casi en un susurro) La semana pasada, se presentó en la tienda una jovencita con la pretensión de encargar un gran ramo de flores. Para su abuela, creo. Acababa de cumplir noventa años…

PILAR.- ¿Nuestra clienta o su abuela?

TERESA.- La abuela… ¿Puedo continuar…?

PILAR.- Me suena a deja vú, lo siento…Cada vez que una linda muchacha entra en “La Pérgola Feliz”, nuestro Teresita de Lisieux inicia su cortejo nupcial y acaba, ay, descompuesta y sin novia…

TERESA.- Me pones enferma… Estuvimos charlando un buen rato acerca de las plantas de interior y sus cuidados…

PILAR.- El resto de clientela, esperando a pie firme…

TERESA.- Estábamos solas, da la casualidad…

PILAR.- Solas, sí; pero rodeados de un colorido floral deslumbrante, penetrantes fragancias y un imparable reconocimiento mutuo… Fue entonces cuando los violines se pusieron a sonar de repente… Teresita, sin bridas y sin estribos, va y le pide una cita por ampliar horizontes a la bella desconocida y ésta accede para, a continuación, marcharse sin pagar, porque tú insistes, machacona: “Ya me lo pagarás, ¿qué prisa hay?…”  En especie, supongo…

TERESA.- Acordamos mantenernos en contacto… Quería que estuvieses al tanto… Entre nosotras, no valen los secretos…

PILAR.- Mientras no me la metas en casa…

TERESA.- En “La Pérgola” figuras como simple asalariada, por generosidad mía para contigo: el peso del trabajo ha venido, de siempre, recayendo sobre mis espaldas. Este apartamento solo me pertenece a mí, ¿o se te había olvidado?

PILAR.- Tú me lo recuerdas con frecuencia… Puede decirse que me sacaste, prácticamente,  del arroyo, cuando no tenía dónde caerme muerto… Vendedora de seguros a puerta fría, sin cartera de clientes… Menudo porvenir en lontananza… Hasta que apareció una princesita dispuesta a convertirme en su príncipe azul…

TERESA.- Vomitivo… No encuentro otra palabra…

PILAR.-  Por una vez, excuso de llevarte la contraria…

TERESA.- Gloria vendrá aquí y le serás presentada en tu condición de pareja estable. No veo problema en ello. Mi intención no vendría siendo otra que conozcas cómo entienden la vida los jóvenes de hoy y el enfoque que eligen a la hora de solucionar los distintos problemas, siempre en positivo.

PILAR.- Tomaré puntual nota. Una curiosidad malsana: ¿no temes que el malo de película, es decir: yo, llegue a disputarte sus gracias y favores?

TERESA.- Correremos el riesgo…

PILAR.- Sobre todo yo… Quedarme sin empleo, volver a los seguros… Se me ha puesto la carne de gallina…

TERESA.- Lo cual demuestra lo mucho que me amas…

PILAR.- ¿Lo has dudado alguna vez…? Una cuestión de orden… Propongo que renuncies a un desayuno harto tardío y nos volvamos a la cama en amor y compañía, hasta la hora de encargar un almuerzo por teléfono…

TERESA.- Propuesta denegada… Lo que mi cuerpo anda pidiendo a gritos es una buena ducha en agua hirviendo y descanso absoluto a posteriori, nada que ver con revolcarnos como puercas en la alcoba…

PILAR.- Escucho y obedezco. (Inicia el mutis)

TERESA.- ¿Adónde vas ahora…?

PILAR.- A prepararle a su majestad el desayuno… (Sale)

TERESA.- ¡Es la economía, imbécil…! ¡A ver si te enteras de una vez…!

                                   

ESTAMPA 3ª

images

[Hogar de los Sánchez & Morales, SERGIO y ESTRELLA, respectivamente, a cual más otoñal y reivindicativo, una plácida mañana de domingo. Sergio, solo en la sala, en calzoncillos, lee una revista Interviú, mientras fuma un cigarrillo tras otro y escucha un programa deportivo a través de un transistor. Entra Estrella, en pijama, todo menos bonita.]

ESTRELLA.- Creí que, al ser domingo, habíamos acordado quedarnos en la cama hasta pasado el mediodía…

SERGIO.- (Sin dejar de leer) Lo siento, tía. Me moría por fumar un cigarrillo…

ESTRELLA.-Habiendo desayunando sin mí, por lo que observo… Muy fino por tu parte.

SERGIO.- No seas quejica. He dejado la cafetera mediada…

ESTRELLA.- Odio el café si no es el descafeinado de máquina… Ni se te ocurrió prepararme unas tostadas…

SERGIO.- Lleva razón; disculpe, su reverencia… Otro día será…

ESTRELLA.- Tú lo encuentras gracioso…

SERGIO.- (Deja de leer y apaga el transistor) Si estás buscando que deje lo que estoy haciendo y me engolfe en la cocina para prepararte el dasayuno y servírtelo en bandeja, me temo que andes por completo descaminada, Estela Matutina, ora pro nobis…

ESTRELLA.- No me provoques… Lo que les faltaba a mis pobres arterias… Me hartaré de bollería industrial… ¿Qué te interesa de la revista, además de los desnudos femeninos…?

SERGIO.- Todos mis amigos la tienen…

ESTRELLA.- ¿Para qué lo compras entonces…? Pídesela prestada…

SERGIO.- ¡Qué asco, toda pringosa…! Si necesito un ejemplar es porque me aburro mucho últimamente…

ESTRELLA.- Nunca me acuerdo de si la pulla de humillar a tu prójimo se escribe con elle o con i griega…

SERGIO.- (Pronunciado cuidadosamente) Pu-lla… La puya es lo que le clavan a los toros…

ESTRELLA.- Ya que hablamos de cuernos… Se me ha metido en la cabeza que algo no está funcionando como debe en nuestra vida de pareja…

SERGIO.- Yo lo achacaría a la menopausia… ¿Por qué no desayunas tras pasarte por agua…? Así te encontrarás en condiciones de discutir ese asunto o cualesquiera otros a pleno rendimiento … Es un bonito tema para tratar una mañana como ésta… Consultemos el índice: fatiga de combate… quién se cansa de quién… la conveniencia o no de pasar por el diván profesional y consultarlo…

ESTRELLA.- ¿Estás tratando de transmitirme algo en el sistema braille…?

SERGIO.- Supongo que te refieres al morse… Mensaje recibido. Paso a contestarte en tiempo y forma… Querida queridísima, ni te imaginas cuánto lamento no haberte llevado el desayuno a la cama…

ESTRELLA.- No sería la primera vez…

SERGIO.- Diez años de convivencia dan para muchas sorpresas…

ESTRELLA.- Mejor será que lo dejemos…

SERGIO.- Nuevo mensaje cifrado… ¿Dejar esta conversación, dejar lo nuestro…? ¿Me lo explicas para que yo te entienda…?

ESTRELLA.- De un tiempo a esta parte, te divierte mucho lastimarme, Sergio…

SERGIO.- Por favor, ponte una bata o algo… El pijama no resulta indumentaria adecuada para tratar asuntos transcendentes… Y, de paso, desayuna… Seguro que se te aclaran las ideas… Unas gotas de optimismo por tu parte alguna vez…¿O estoy pidiendo mucho…? (Enciende un nuevo cigarrillo)

ESTRELLA-¿Y qué me cuentas de tus calzoncillos…?

SERGIO.- Acabo de mudármelos…

ESTRELLA.- Ya no estás en edad de lucir cuerpo…

SERGIO.- Tú, tampoco, nena… Una batita y así no coges frío… Toses como una condenada por las noches. No me dejas dormir. Luego no rindo…

ESTRELLA.- He tenido que hacerme unos análisis la semana pasada, ¿recuerdas? Todo indica que las cosas tampoco funcionan bien en mis pulmones… Fumadora pasivo por tu culpa… ¿Te importaría apagarlo o abrir una ventana por lo menos…?

SERGIO.- (Le echa el humo en la cara antes de aplastar la colilla en el cenicero) A tu salud, amor…

ESTRELLA.- A la tuya, Surabaya Johnny… (Se mira en un espejo) La verdad es que mi aspecto mañanero deja mucho que desear, lo reconozco… Por cierto, Sergio, ¿todavía me deseas…?

SERGIO.- De vez en cuando… Debo confesar, sin que sirva de precedente, que me acuerdo de cómo eras una década atrás y aun antes, por fotografías, y consigo ponerme en situación. Supongo que a ti te ocurrirá lo mismo… De suceder así, no me ofenderías en absoluto, palabra…

ESTRELLA.- Cada día te necesito más pero tú siempre haces que te sienta más lejos…

SERGIO.- Nunca ha sido esa mi intención… ¿No ibas a ponerte decente…?

ESTRELLA.- Quizás, a lo mejor, probablemente, has conocido a alguien y estás buscando el modo de mostrarte civilizado a la hora de comunicarme el “ahí te pudras”…

SERGIO.- ¡Maldita sea…! Te habías propuesto amargarme el día y lo estás consiguiendo… Venga, dame un beso…

ESTRELLA.- Ni te me acerques…

SERGIO.- Un abrazo entonces…

ESTRELLA.- ¿Por qué no te vas a la mierda…?

SERGIO.- Si te pidiera en santo matrimonio, ¿cambiaría eso las cosas…?

ESTRELLA.- La crueldad frappé sigue siendo uno de tus deportes favoritos… Conmigo no vas a jugar esa partida… Tiempo ha, puede: ahora ya no…

SERGIO.- Estoy hablando en serio…

ESTRELLA.- Yo, también…

SERGIO.- Tu problema, mon petit cherie es que envejeces fatal: no sabes afrontarlo. Te comportas como una puta adolescente. No sé cómo te aguanto… (Inicia el mutis)

ESTRELLA.- ¿Adónde vas…?

SERGIO.- Rumbo a la galería. Necesito fumar. No quiero envenenarte con mis emanaciones…

ESTRELLA.- Ten cuidado.

SERGIO.- Amenaza, que algo queda… Prepara café para los dos. Te acompañaré en mi segundo desayuno. Las tostadas con miel y mantequilla son una buena idea…Y ahí lo dejo… (Sale. Estrella se sienta en el sillón vacío e intenta concentrarse en la revista, que termina en el suelo, arrojada con furia.)

ESTRELLA.- (Hablando sola) ¡Hasta cuándo… Hasta cuándo…! No conservas ni un ápice de dignidad, tú… Aclárame lo que piensas hacer al respecto. No respondo de mí en estos momentos… (Se pone en pie y respira profundo para sobreponerse, tras lo cual, se pone a gritar junto a la puerta abierta) ¡Sergio… Sergio…! (Reaparece Sergio, triunfal, envuelto en humos)

SERGIO.- Ecce homo… Todo tuyo… Pudiste haber silbado…

ESTRELLA.- (Se acerca a Sergio y apoya la cabeza sobre su hombro) Si me dejases, no sabría vivir…

SERGIO.- A todo se acostumbra uno… (Lo abraza y lo conduce hasta el sillón) Ignoro cómo te las arreglas, corazón; pero siempre acabas por salirte con la tuya… Voy a disponer el desayuno…

ESTRELLA.- Espera, Sergio… He de contarte algo… Es importante…

SERGIO.- Sé breve, por favor . De lo contrario, nos van a dar las uvas y las brevas…

ESTRELLA.- (Enronqueciendo de repente, casi en un susurro) La semana pasada, se presentó en la tienda un joven con la pretensión de encargar un gran ramo de flores. Para su abuela, creo. Acababa de cumplir noventa años…

SERGIO.- ¿Nuestro cliente o la abuela?

ESTRELLA.- La abuela… ¿Puedo continuar…?

SERGIO.- Me suena a deja vú, lo siento…Cada vez que un apuesto muchacho entra en “La Pérgola Feliz”, nuestra Star inicia su cortejo nupcial y acaba, ay, descompuesta y sin novio…

ESTRELLA.- Me pones enfermo… Estuvimos charlando un buen rato acerca de las plantas de interior y sus cuidados…

SERGIO.- El resto de clientela, esperando a pie firme…

ESTRELLA.- Estábamos solos, da la casualidad…

SERGIO.- Solos, sí; pero rodeados de un colorido floral deslumbrante, penetrantes fragancias y un imparable reconocimiento mutuo… Fue entonces cuando los violines se pusieron a sonar de repente…  Sin bridas y sin estribos, va Estrella y le pide una cita, por ampliar horizontes, al desconocido y éste accede para, a continuación, marcharse sin pagar porque tú insistes, machacona: “Ya me lo pagarás, capitán, mi capitán…”  En especie, supongo…

ESTRELLA.- Acordamos mantenernos en contacto… Quería que estuvieses al tanto… Entre nosotros, no valen los secretos…

SERGIO.- Mientras no me lo metas en casa…

ESTRELLA.- En “La Pérgola” figuras como simple asalariado,  generosidad mía para contigo: no das un palo al agua. El peso del trabajo ha venido, de siempre, recayendo sobre mis espaldas. Este apartamento solo me pertenece a mí, ¿o se te había olvidado?

SERGIO.- Tú me lo recuerdas con frecuencia… Puede decirse que me sacaste, prácticamente,  del arroyo, cuando no tenía dónde caerme muerto… Vendedor de seguros a puerta fría, sin cartera de clientes… Menudo porvenir en lontananza… Hasta que apareció una dulce princesa, dispuesta a convertirse en mi dulce príncipe… Donde hay patrón, no manda marinero.

ESTRELLA.- Vomitivo… No encuentro otra palabra…

SERGIO.-  Por una vez, excuso de llevarte la contraria…

ESTRELLA.- Gabriel vendrá aquí y serás presentado en tu condición de pareja de hecho. No veo problema en ello. Mi intención no vendría siendo otra que conozcas cómo entienden la vida los jóvenes de hoy y el enfoque que eligen a la hora de solucionar los distintos problemas, siempre en positivo.

SERGIO.- Tomaré puntual nota. Una curiosidad malsana: ¿no temes que el malo de película, es decir: yo, desbarate tus planes, presentándote como una peligrosa ninfómana, una devoradora de tiernos jovencitos de usar y tirar y que pase el siguiente…?

ESTRELLA.- Correremos el riesgo…

SERGIO.- Sobre todo yo… Quedarme sin empleo, volver a los seguros… Se me ha puesto la carne de gallina…

ESTRELLA.- Lo cual demuestra lo mucho que me amas…

SERGIO.- ¿Lo has dudado alguna vez…? Una cuestión de orden… Propongo que renuncies a un desayuno harto tardío y nos volvamos a la cama en amor y compañía hasta la hora de encargar un almuerzo por teléfono…

ESTRELLA.- Propuesta denegada… Lo que mi cuerpo anda pidiendo a gritos es una buena ducha en agua hirviendo y descanso absoluto a posteriori, nada que ver con revolcarnos como berracos en la alcoba…

SERGIO.- Escucho y obedezco. (Inicia el mutis)

ESTRELLA.- ¿Adónde vas ahora…?

SERGIO.- A prepararle al señor su desayuno… (Sale)

ESTRELLA.- ¡Es la economía, imbécil! ¡A ver si te enteras de una vez…!

                                     FIN

masa-de-gente