Feeds:
Entradas
Comentarios

ODA A FUCO BUXÁN

ODA A FUCO BUXÁN

Un fraternal aliento

respirando su causa,

Fuco Buxán escribe

su Historia y su llamada.

Arriba, muy arriba,

su coraje se ensancha

y su esfuerzo te busca

y te encuentra en su marcha.

Yo soy Fuco Buxán…

Y tú, también:

nosotras y nosotros,

cuando nos haga falta,

victorioso de espumas

de la mar, su mañana.

Su madre lo ha parido

para arar esperanza,

Fuco Buxán, mujer;

Fuco Buxán, varón;

Fuco Buxán,

simiente de futuro;

de persona que lucha,

de trovador que canta…

Fuco Buxán: os tempos son chegados …

Tú levántate y anda…

J. Torregrosa

CELSO EMILIO FERREIRO

ÉRASE QUE NO ERA …

ÉRASE QUE NO ERA …

Para CATALINA, CLARISA Y ANÍBAL

-Corrígeme si me equivoco… – dijo Blancanieves, un tanto displicente – Te llaman Cenicienta, ¿no es cierto…? Inútil pues preguntarte si estudias o trabajas… Yo pongo a tu servicio siete enanos, en caso necesario… Para lo que me sirven, prefiero a mi madrastra y sus espejos cóncavos de barraca de feria. «Manzanas traigo» proclama la muy piruja envenenada, vanitas / vanitatis … A lo que iba: lo tuyo se adivina cervantino…

Cenicienta detuvo sus tareas, escoba en ristre, polvo dónde te pondré, palanganera, brazos en jarras, con ganas de pelea.

-Su majestad escoja con muletas… Arrimarse a este lado o ponerse perdida de cascarrias… Cáscaras de girasol, para más señas… Hermanastras, dos; madrastras, uno… Astros, cero y tiro porque me toca… Hasta el moño me tiene tanto circunloquio patatero…

-¡Qué proletaria eres, hija mía…! Yo te lo explico: Novelas Ejemplares de Cervantes, don Miguel, el de los higos … ¿Te suena o no te suena?

-Me suenan los pañuelos las narices con catarro…

-«La Ilustre Fregona», ejemplar donde las haya… Fregatriz, sirvienta con sorpresa… Espero que te caigas de la burra como Sancho… Sancha es Castilla y dios en la de todos… – prosiguió Blancanieves su tabarra- «Cenicienta» viene de «ceniza» y»ceniciento»… Ciento y la madre: la madre del cordero… Lo de «ilustre fregona» es más lustroso, desde luego…

-Y darse unas friegas por salva sea la parte, para ponernos finos filipinos… Ojo al dato onomástico: Blancaleches, ¿te vale?; Kilimanjara Alba, la prima de Bernarda (por manjar que no quede); Sor Impoluta del Niño Jesús y su convento claustrofóbico… «En pelota» equivale a «desnudo»; pero mejor no meneallo… Con la pelota hemos topado, que vale para «topo» y con John LeCarré Corre Corre que te pillo…

– Para el carro, caray… No te pases de lista… Para cebras, prefiero la sabana sin tilde y sin Matilde… – rezongó la Princesa está triste, ¿qué tendrá la Princesa?- Es una pena que Aurora se pasa el día durmiendo a pierna suelta… Se pinchó con un huso, pobrecilla… Pensaba presentaros… Pero ronca un poquito… Imperdonable con el rancio abolengo como el nuestro… Sangre Azul y Príncipes Azules… ¿Qué sabrás tú de ello…?

-Caperucita Roja, amiga mía… Va a resultar que se la come el lobo de un bocado…

-De plebeyos, no siento ni padezco… Lucha de clases, no, gracias y desgracias… Háblame de galanes, picarona… ¿Acaso un cocinero te pretende; quizás un marmitón o un marinero en tierra… ? Príncipe Florián se llama el mío… No se come una rosca ni un roscón de Reyes, de momento..

Cenicienta dio la callada por respuesta. No estaba acostumbrada a las pompas cortesanas ni disponía de chancletas que ponerse: el esparto brillaba por su ausencia. La escoba como cetro, un trapo como manto y un enclenque taburete eran sus credenciales. Gotitas cristalinas de sudor coronaban su frente.

-Ea, se acabó lo que se daba… – resolvió Blancanieves, acordándose de una parienta suya inglesa, Reina de Corazones por más señas- Burro, mea… O sea: «¡ Me aburro…!» Voy a ordenar que le corten la cabeza…

FIN

JUGUETES ROTOS

JUGUETES ROTOS

Se ha cerrado la puerta a mi abandono:

la llave del tesoro se ha perdido…

El rayo, iluminando al hombre herido,

escribe el cielo, sin cetro y sin su trono…

Ego me absolvo pues. Yo me perdono.

Renuncio a la furia y su ruido…

En loco de contar me he convertido,

herencia del cansancio, de su encono.

La esperanza se ha vuelto putañera :

no va más, gira y gira, inapelable.

«Solo» de soledad por compañera,

se le escucha clamar: «Culpable / no culpable,

todos los hombres sois hijos de la muerte,

juguetes rotos, mecidos por la suerte…»

WENDIGO

WENDIGO

Para Javier Fernández, a quien tanto debo.

Llamadme Carlos el Exquisito si queréis, un gourmet de rompe y rasga… Lola Vizcaíno puede dormir tranquila … De momento. Yo no me como a nadie, no señor… Mis bajos apetitos se hallan bajo control en tiempo y forma. Ahí donde me veis, me lo tomo con calma chicha: ya llegará hora de las limones agrios…

Ella, tan segura de sí, tan ojos verdes como la albahaca, tan esbelta de espigas y de rosas, se atreve a subir sola y mal acompañada por un desvencijado ascensor del cuarto izquierda, vecinita de enfrente desde la intemerata. Dedicada al couching, doquiera que esto sea, se ha cansado de cumplir los treinta y muchos y comienza a preguntarse ciertos interrogantes dignos de mejor causa. Cultiva una «intente cordiale» (en mi caso, al menos) que no acabo de creerme.

Me hago el encontradizo en el supermercado de la esquina donde ambos solemos conseguir provisiones los fines de semana, vía «Perdición» Double Indemnity de James M. Cain, Barbara Stanwyck y Fred MacMurray perdidos y encontrados en el templo del consumo alimenticio, cuyos nombres de pila vendrían siendo Phyllis Diatrichson y Walter Neff respectivamente, aunque lo de «respecto» más nos valdría «no meneallo».

A estas alturas, se daba por supuesto en el vecindario que lo mío con Coro Zapardiel de cuyo nombre no quiero acordarme, estaba atado y bien atado, como dios manda pareja estable / establo… Del caño al coro y a la coña marinera: de oca a oca y tiro porque me tocan… Regodeamos igitur y pretina que trina… Pulvus eris et in pulvum reverteris… Amen; pero sin tilde… Dejé caer que la odalisca militante se había tenido que ausentar por asuntos propios (de carácter culinario, la verdad sea dicha ), y se la espera de un momento a otro. Su sabrosura bocato di cardenale no tiene desperdicio y estaba deseando su regreso al hogar para comérmela a besoazos de tornillo…

A lo que íbamos y veníamos … Dolores V. , como su onomástica indica, siente pero no padece y habrá que poner manos a la obra de misericordia galdosiana…

Soy consciente de que tanta bravuconería junta y revuelta acerca de las damas de Elche (nótese el epigrama lácteo) puede acabar como el rosario de la aurora. Llegué a bromear, incluso, con las cosas de comer. «Un eructo por tus pensamientos…», le dije a mi menú de una merienda-cena, no recuerdo cuál a estas alturas… Menos mal que ella entendió «erupto» / erupción volcánica / Krakatoa y se quedó tan ancha y tan jugosa…

El hombre dispone y las diosas disponen…– sentenció el narrador de la presente crónica marciano-lunática con ribetes sardónicos – Y si no. vean… Lola Vizcaíno se hallaba muy lejos de ser lo que se llama «trigo limpio», libre de polvo y paja. Era taxidermista – no «taxi driver», claro-, discípula de un Norman Bates de baratillo, nieta de Marion Crane. para más señas.

El tal Carlos, pellejo que te crio, se disponía a pasarlo, en vivo y en directo, más canutas de lo que pensaba porque, a una vivisección, hay que echarle de comer aparte.

Lola Vizcaíno, visiblemente satisfecha, lo metió en una urna, a modo de trofeo en compañía de otros. La polilla se iba a pasar por el forro las boolas de la naftalina…

FIN

ERASE QUE SE ERA…

RAFAEL PILLADO Y EL MAR

El mar, la mar, su mar…

La Avenida de luz con faros encendidos…

Rafael Pillado,

el aire, el viento y un último suspiro,

vivamente al mañana,

en el mar que ganaste con tu lucha ,

marinero de tierra, marinero de arado,

alado y bien alado,

paloma de vuelo popular de tu bandera …

Rafael Pillado, Pillado Rafael, Rafael Pillado Lista …

Te llamaremos, una vez más, cuando hagas falta …

Necesitamos tu sonrisa, tu praxis, tu dialéctica…

Avenida del Mar … Ave y mar y destino …

Late el mar a corazón abierto;

se alboroza la brisa y las mareas

se llenan de mensajes con nombre y apellido,

querido Rafa, querido Rafael, querido Rafael Pillado, querido Rafael Pillado Lista,

hijo del Pueblo, por el Pueblo, para el Pueblo….

SIRENAS …

SIRENAS

Tu corazón de cristal

se durmió y no se despierta …

Lágrimas en carne viva,

en silencio de cal muerta,

se han llenado de vacío

tras los nidos de sus cuencas …

Tus manos, cisnes de sombra,

escondidos en la niebla,

se convierten en teclados

donde la música suena.

Se escucha a un ciego tocar

un Dies Irae en la caverna …

La lechuza del pecado

grazna grillos y cadenas …

Non serviam , grita mi orgullo,

lapidado por la espera …

Jamás … No digas «jamás»

cuando ignoras lo que sueñas.

El mar dibuja oleajes

y los borran sus nereidas,

desnudas sobre las rocas,

sucias de conchas y arena.

«¡Capitán, mi capitán …!

Llévame contigo a tierra … «

Las sirenas aguardaban …

Él no sabe ni contesta …

NATHANAEL Y EL ALBATROS PROTOMARTIR

-Se me da a mí- dijo Nat, el Marinero- que no sientes ni padeces… Corrígeme si me equivoco…

-Maldita sea tu estampa – respondió el aludido- Déjame en paz y vuelve a tu taberna. El ron te está llamando. Hueles a podredumbre y a aliento malnacido. Estoy hasta los huevos de escuchar babosadas hagiográficas.

-Pajarraco chirriante y paranoico, masoca miserere, más valiera andarte con cuidado no vaya a ser tengamos un disgusto… -dijo Nathanael, acostumbrado a cantarle las cuarenta al más pintado- Lo de «albatros» aún anda por ser «Gaviota ridente» y vas que ardes… Baudelaire no tiene quien le escriba. «Flores del Mal» y a pruebas me remito: rotas las alas, patoso estilo chino, chino, mandarino y la tripulación descojonándose base por altura de martirio…

-Por absenta alucinante que no quede… En cualquier caso, me quedo con Chejov y «La Gaviota» crepuscular donde las haya… No trabiscornar, por favor, con la de Fernán Caballero, o sea doña Cecilia Böhl de Faber y su Marisalada ella…-peroró la plumífera ave- Cecilia Bowl de Bollocks… Pues menuda Babel confundiendo las lenguas viperinas… Albatros y gaviotas juntos y revueltos… No hay dos sin tres: el pelícano al canto gregoriano, confundiendo el hambre con las ganas de comer, Strindberg me perdone… Me gusta más «pelicano» que «pelícano con tilde y con matilde si hace falta… Navidades blancas, jingle bells, canas en la sesera…

-Cada loco con su tema… Federico Chopin y la sabrosa sobrasada; George Sand. que, en realidad, sí pero no, se llamaba Georgina… El piano y la pianola, do mayor sostenido… Mallorca debiera corregirse por i griega… Cuadratura del Círculo de Tiza Caucasiano: nocturno y polonesa brillante al mediodía… ¿Concierto o desconcierto?

Pero Nathanael no estaba para gaitas escocesas: «Caballero del alto plumero y la dulce Cecilita, so sorry, no me cuadran… «Gato encerrado» se llama esta figura – o figurín… Me lo estaba temiendo a Virginia Loobo…» Resumen de lo publicado: habeas corpus… Me llamaréis «machista» empedernido; pero prefiero me bapticen Nathana-él y no Nathana-ella. Héteme aquí el gay trinar de los tenores huecos que tronara Machado, con san razón que un santo… Ave Caesar. morituri te salutant, traducido con macarrones como «Las aves del César murieron por falta de salud», palmo más, palmo menos… Ítem más: un ruiseñor debiera analizarse «singular masculino», se ponga como se ponga la rosa wilderiana…

El Albatros echaba chispas ante trasplante de cerebro y cerebelo /cerevelo.

-Lo importante es amar… – fue lo que dijo, a la francesa.

Nathanel, el Marinero en Tierra, comenzaba a cansarse de tanto ornitorrinco camuflado de abuelita. Le traía al pairo la suerte que pudiera correrle aquel albatros, albo que te quiero albo. Gaya Ciencia o gallo de veleta, la poesía se la pasaba por papela de liarla parda bien liada.

-Yo también amo, aquí donde me ves; estricto gobernante, per se tan bondadoso… Y hablando de bondage

Por si acaso, el albatros puso pies en polvorosa…

FIN

Narhanael, el Marinera, flor y nata de la marinería briránica, posamddo viento en popa a toda vela

«Gracias a la vida que me ha dado tanto…», como dijera y cantara VIOLETA PARRA; como dijera y cantara LUIS GOYTISOLO, en PALABRAS PARA JULIA y para julio de 1945, la Guerra Mundial terminada: «Tendrás Amigos, tendrás Amor, tendrás Amigos…».

Necesitaría varias vidas juntas y revueltas para agradecer tanto afecto que me habéis demostrado desde el Concello, desde Fuco Buxán, desde el Colegio Ludy, desde el Club de Prensa., el Ateneo Ferrolano….

Misterios del rosario de la aurora boreal… Teatro Jofre, TJ , o sea: Torregrosa José. Paquita la del Barrio nos lo dejaba claro: «Lo suyo es puro teatro…» Esperen que aún hay más: T. R, Teatro Renacimiento… La cosa está que arde: Torregrosa Rodríguez… Así cualquiera triunfa en el Arte de Talía…

A otra cosa, mariposa… El primero de abril, la fecha del evento. Y en abril, aguas mil, como todo el mundo sabe. Jo, Catalina, Clarisa y Aníbal, con tantas emociones de por medio, van a pesar que el abuelete va a ponerse, ay, lagrimeante y lacrimoso de tantas emociones y tanto ringorrango mayestático.

Piensa que te pensarás, vine a fijarme en el inglishpitinglish: the April fools day o sea «el día de los pirados o los jamados» según jerga británica, a la hora del gay que te crio se dedica al sano cachondeo.

Alonsanfant de la patrie, le poisson d´avril se encargaba del pescado vendido o del veneno bueno y azul de metileno: gaite parsien quete crio: somos, somos las más p. del Follies Bergere, Follies berbere, como está mandado, mientras que, en Italia, il pesce d´aprile hacia lo propio y el ajenjo.

Por alegría que no quede. Vea si no la rocambolesca historia de la generola del Jofre, alias «gallinero», a cargo de un acomodador linterna en ristre, conocido por su distinguida pero menos clientela como «Gorila», que hasta media docena llegó a llamarse el simio susodicho en mala hora.

-¡Gorila, que aquí se han defecado…!- se escucha gritar al respetable.

-¿Qué pasa, qué pasa…?

Y entonces, se acababa el alboroto y comienza el tiroteo de maní, vulgo cacahuete…

-¡Que se han cagao en tu padre…!

El ritual, inagotable, podía repetirse hasta la intemerata… Siete gorilas se balanceaban sobre la tela de una araña… Y hablando de humorismo sanitario… Resulta que, en el martes 3, hube de someterme a un electroencefalograma. Una amable auxiliar me puso sobre aviso en el teléfono: «José Manuel, nada de laca para el pelo, nada de brillantina…» Me apresuré a tranquilizarla; pero lo mejor estaba por llegar: «José Manuel: nada de joyas…» Se lo aclaré si no había quedado claro: nada de joyones, a no ser que, con mi ictus vuelta y vuelta, me imaginara haberme convertido en Carlos de Inglaterra y su corona…

Lo dicho: ha sonreír, que menos da una piedra. Yo sonrío, tú sonríes, él sonríes, nosotros sonreímos, vosotros sonreís, ellos sonríen», como me aconseja Marga, mi logopeda…

Ah, por cierto, respetable público: no vale aplaudir hasta mañana, que es Domingo de Ramos…

Seamos felices, buena falta nos hace…

INTERIOR. NOCHE

INTERIOR. NOCHE

Silencio sepulcral en el Leteo.

Preguntas lacerantes sin respuesta;

en acecho, esa duda manifiesta

sobre lo que no es cierto y lo que creo…

Espuma en llamas… ¿Lo llamaré deseo…?

Un sueño que, de pronto, se despierta…

Son lamentos , en la ciudad desierta.

convertida en sudario y mausoleo…

Comulgaré mi pan… Me lo he ganado,

borradas ya las huellas del camino,

ciego y sordo al dictado del destino,

vencedor y, a su vez, un derrotado…

No sé quién soy ; pero me lo imagino…

COPLAS DE AMOR QUEBRADO

La noche que lo soñé

y ojalá no lo soñara,

los lobos de una mentira

desgarraban mi garganta,

espuma de sangre roja

y ladridos de alimaña.

El corazón, delator,

ruge latidos de rabia.

La verdad de mi verdad

sopla velas apagadas.

Un caracol de cristal

finge sonrojarse y calla.

¿Quien eres tú? No me acuerdo

ni caricias ni palabras…

Nunca, llamando a tu puerta,

supliqué me perdonaras…

Me llamé Nadie una vez

sin que nadie me mandara.

Polifemo, allá en su isla,

me esperaba, te esperaba…

Sirenas, nácar de espuma,

surcan mariposas blancas

en busca de los delfines…

Yo me callo, tú te callas,

la maldición de Caín,

escrita sobre la espalda…

Un silencio tuyo y mío,

a gritos, a dentelladas…

Culpable es el veredicto…

¿Qué esperabas? ¿Qué esperabas…?

La mirada del adiós

ha cegado la balanza…

Hagan juego, s´il vous plait...

rojo y negro, par y falta…

BARBACOA

BARBACOA, RELATO PARA COMÉRSELO

JORNADA PRIMERA

Don Servando, para servir a dios y a usted, no estaba para gaitas escocesas. Ay de su Alhama: se le veía venir al morituri te salutant, Xosé María No Sé Qué Más. Adelante pues con sus faroles…

-Soñar anda por el espacio de un cualquiera. Los ingleses llaman las yeguas de la noche a las pesadillas. Whiskeys para qué os quiero…- dijo el Hombre sin Futuro Perfecto, tose que te toserás, esputo va y esputo viene erre que erre.

Pero su confesor no iba a dar a torcer su brazo seculorum. Torres más altas han caído. La historia del tal Norberto y su trágala perro no tenía desperdicio. Otra cosa sería el recibir los sacramentos con la trampa y el cartón a cargo del viejales, pobre de pedir peras al olmo, con trampa y con cartón. Con el Señor, no se juega, no señor. Solo faltaba…

-Ni lo creo ni lo dejo de creer… – remachaba don Servando, el pater noster- Vamos a cuentas pues con el Altísimo y lo demás son cuentos de calleja…

-Tanto así… Allá vamos… Yo pecador me confieso… Érase que se era, al final de la Tierra, cierto Cabo Prior, que no sargento de cuchara, tenedor y cuchillo. Galaicos somos y en Santa Comba nos encontraremos, en plena romería y ay, Carballeira.

«Mi señora y yo, un servidor, juntos y revueltos, acompañados de rapaciña y rapaciño, santo dónde te pondré, nos disponíamos a cumplimentar, merendola de quitarse la boina y el sombrero de copa, una barbacoa como está mandada, a base de carnaza suculenta, donde digo torreznos, pan de brona, duro como la piedra y oro de los maizales, digo bota que crio y tintorro al canto gregoriano, rebautizado con gaseosa, que es el champán del pobre pero honrado.

«Una cesta de mimbre crepitante se encargó de liarla parda. Sabela y su hermanísimo, verbeneros al cuidado del condumio mientras sus progenitores se encargaban de saludar al respetable, no saben, no contestan. Nada por aquí, nadie por acullá. El festín de Camacho, otrora rico a la par de sabroso, se dijera tragado por la tierra. Llanto y crujir de muelas de mis vástagos, hambre canina y sed de agua bendita para obrar el milagro.

«Una correveidile cotorrona, doña Remigia, alma caritativa, se encargó del mandarnos el recado. Según ella, a un tal Norberto, mamalón de padre y señor suyo, se le había visto merodear, andurrial que te crio, en busca de pitanza que llevarse al coleto y la colecta.

-A mí que me registren en la propiedad, no vaya a ser que me ponga farruqueño…

«Mi santa y nuestra prole, levantiscos de cintura, en jarras doble ce y jarrones chinos capuchinos, aguardan mi respuesta pajolera. Un hombre es un hombre, no el cuarto menguante y la mitad de media y los calzones, a la hora de defender los derechos torcidos. El santuario no se se rinde jamás de los jamases ni engorrina por la pata abajo.

«Sabela y Jacobito, en un unísono digno de mejor causa, inician una llantina en sol mayor sostenuto que daba gloria verlo y aun creerlo.

«Se me puso un nudo gordiano en la garganta.

-Quietos parados, listos, ya… ¿Quién dijo miedo? Ahora veréis lo que vale una peineta… Su y a ello, masculino singular en gramática cultilatiniparla… Y en cuanto a ti, donnaemobile de mis entretelas, incendia aquellas brasas de mi fuego sagrado donde poner carnestolendas cabe la barbacoa de marras y de morros. De perdidos al río: Norberto. ole torero, se va a bautizar Pepino, el Breve. Rabo de buey y orejas gachas, pitos y flautas, tras un pinchazo hondo como no está mandado.

-Escucho y obedezco, genio de mi lámpara… Con la música a otra parte…- se despidió con viento fresco la aludida- Hijos míos, por aquí se va a Madrid, la capital de las Españas…

-Arre, Xose María… ¡Seré burra…! Quise decir Lucero…

-Podía irse preparando Norberto chinda-chinda: donde las dan, las toman… En el tabernáculo de lona raída donde lo encontré emporronado de lo lindo, contando a sus secuaces hazañas carniceras, reinó un silencio aleteante de moscas y moscones. Hasta los grillos pusieron pies en polvorosa de vuelta a su agujero, no fuera a ser les alcanzase la contienda lepantina y terminaran mancos o en los baños de Argel y pasados por agua.

«Norberto, con ganas de pelea, se relamía de gusto.:

-Barbacoa quiere decir «uno por barba. Nos ha salido gratis el convite. Algún tonto de baba se olvidó el paganini. Ñan, ñan, ñan, más hambre que Carpanta. Gargantúa y Pantagruel ya vienen de camino, lo mismo que Polifemo , alias el Polifeo… Ahora que caigo de la burra de su Tócame, Roque o mejor su Sin Pecado Concebida… A usted, ¿qué se le ofrece…?

-Parlamentaremos con un par y nada de lamentos. Romulo y Remo, Indívil y Mandonio, Patroclo y Menelao, Norberto y José Mary… ¿Quién da más…? Veinte duros y me devuelves las tajadas y el cestillo de mimbre y te quedas con pan y con el vino. Choca las cinco y media. A mis brazos, hermano… Todo sea por los niños, no te digo lo que hay… Tío putativo, traje de tiros largos los Domingos de Ramos a su cuenta y su riesgo…

-Mil pesetas mondas y lirondas y cerramos el trato.

«La ruina de Palmira… A rascarse el bolsillo. Menudo domund lo que me esperaba… El monte de piedad convertido en cordillera Machu Pichu… A mí que me registren… Y entonces, don Servando, pasó lo que pasó con el quinto mandamiento…

JORNADA SEGUNDA

«Nos pusimos las botas de las siete leguas, palmo más, palmo menos, mondadientes incluidos y alguna que otra erupción krakatoa, eructo va y cuesco pirotécnico, con la chiquillería festejando el evento hasta quedar dormidos a la pata la llana y piernas sueltas.

-Me explicarás, ay Pepiño adiós,- dijo su parienta en un aparte, tras soltarse la faja a punto de estallarle- cómo fue que Norberto, chupasangres de oficio y beneficio, se avino a soltar prenda a tocateja.

-Le pagué con Lucero… Sí, ¿qué pasa…? No iba a usufructuarle a tu persona… Rucio viene de sucio… Orejas cuesta abajo en su rodada y lomo de camello jorobado… Correoso, con sarna purulenta y con bubones… Ni rebuznar sabía el dorremí de los jumentos…

-No nos habrás dado a comer a la cabra Pichirila… Menudo cabrón estás tú hecho…

-Palabra de dios, te adoramos, señora…

-Por si acaso…

TERCERA JORNADA

Don Servando, rememorando que es gerundio, por el hilo saca el ovillo de un acertijo que le trae de mal traer, con tanto hueco recoveco y tanta charada a cucharadas.

-Mira, hijo… A ver si nos ponemos de preacuerdo… Un cuerpo de Norberto como sagrada forma no estoy dispuesto a tragármelo de buenas a primeras en esta barbacoa canibalesca… Blasfemias, no, muchas gracias… Bien es verdad que los periódicos de la época- pongamos «El Caso»-, se encargaron de airear la misteriosa desaparición de ese individuo. Y tú me sales insinuando que, por amor a sus hijos, te encargaste de asarlo a la parrilla. Antropofagia habemus, miserere nobis… Como cuento macabro, no está mal… De todos modos, yo que tú, prefiero el Catecismo del Padre Astete, dadas las circunstancias… Jesús, María y José… ¡Angelitos al Cielo…! Requiescat in pace amén. El pobrecillo en espera de horno crematorio… Dios castiga piedra ni palo…

Don Servando llamó a la enfermera y se puso a rezar, rodilla en tierra. El Padre Brown de Chesterton no se le salía de la cabeza…

FIN

ANIBAL Y EL ELEFANTE BLANCO

Para ANÍBAL, que tendrá 7 años el día 17 de enero 2023, que también suma 7.

Mejor será empezar por el principio, Siglo Tercero antes de Cristo, cuando Cartago soñaba con Roma y Roma soñaba con ensanchar su imperio hasta el Mar Tenebroso e incluso más allá.

Amílcar Barca, general cartaginés, no se andaba con chinitas: África, rendida a sus pies, aguardaba que le creciera su manada de elefantes para cruzar los nevados Alpes y armar una muy gorda.

El joven Aníbal, fuertote como un toro de Creta, se apañaba muy bien manejando la onda balear, el disco griego y la jabalina etrusca. Los paquidermos se disputaban su amistad, sabiéndose destinados a su dueño y señor, tarde o temprano, como el viejo hechicero, memorioso por los siglos de los siglos, lo había profetizado.

Aníbal, vete a saber por qué, destacaba también en las Bellas Artes, sobre todo la Música y la Danza… Arnoniosas melodías, salidas de sus labios, acompañaban todo tipo de acrobacias y elegantes piruetas. Flautas, pífanos, caramillos o simples /complicadas caracolas marinas no guardaban secretos para él… Escucharlo cantar aquella nana infantil, aprendida de Nuur, su aya mesopotámica , «Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña», te ponía la carne de gallina ponedora.

Sus amigos se contaban por docenas. Le fascinaban sus ebúrneos colmillos y unas probóscides poderosas, capaces de romper en dos los troncos de un bosque de secuoyas milenarias.

Sólo Brrr, el elefante blanco, suponía la excepción que confirma la regla. Había nacido tarde, mal y a rastro. Su propia madre Krrrah parecía avergonzada de haberlo concebido, tras una noche oscura, cargada de presagios agoreros, rayo que te crio y te pego y van siete truenos y relámpagos varios.

Enclenque y macilento, el pobrecillo más semejaba un escupitajo purulento, un caracol sin concha o una boñiga de camello jorobado que cualquier otra cosa de este mundomundial. Y, sin embargo, a pesar de los pesares, Aníbal y Brrr, vete a saber por qué, hacían muy buenas migas a la hora de los juegos matutinos o de los baños colectivos.

-Me recuerdas a un fantasma ensabanado, compañero… Pero te quiero igual, por ser amigo mío… Mucho cuidado con meterse en camisas de once varas. Buitres y cuervos, abstenerse del cotarro. A buen entendedor, pocos graznidos bastan…

-Ahí donde me ves, ya estoy acostumbrado a tanto bullying: no siento ni padezco- aseguró Brrr, conciliador, dentro de lo que cabe- Unos becerros metepatas y punto pelota… Los osos blancos, famosos por su Polos y no de limón precisamente… Lo mismo digo de la Paloma de la Paz que pintará Picasso… Piensa en ello, Aníbal; pero piénsalo dos veces… Las guerras siempre acaban por perderlas, da lo mismo los vencedores y vencidos… Por eso, se llaman «guerras Pún-Pún-Pún»: por el ruido que hacen… Y ojalá fueran únicas y podamos llamarlas «Guerras Púnicas»; me imagino que no; y si no, al tiempo…

Non te preocupare piu, mi dulce amigo… Hablaré con mi papi, el General en Jefe, al que sus tropas llaman Amílcar, el «Mil Coches» y con mi hermano Asdrúbal, tendente a belicoso… Llegó la hora del reposo guerrero…

Brrr asintió con la cabeza. Los ratones le causaban pavor y no te digo los militares cartagineses aunque fuese uno solo y no millares..

-Déjame que te cuente – dijo Aníbal-y luego juzgarás si no exagero… He soñado que una gigantesca pantera moteada se convertía en mi hermana… Catgirl era su nombre, fierecilla todavía sin domar, según afirmó ella.

-«Prefiero que me llames Catalina o Cata, hipocorístico para quiterse el hipo… -parloteó la susodicha- Y cuidado conmigo porque soy muy brava… No hay mancebo con redaños suficientes para llevarme la contraria…»

Brrr se echó a reír por lo bajinis. Vaya berrinche el suyo, pantera o leopardo daba igual. Seguramente, Aníbal y hermana serían como uña y carne, como queso y membrillo. En cambio, él se había sentido siempre más solo que la una menos cuarto, a causa de haber nacido sin color que llevarse a un pelaje definido. Un resplandeciente arcoiris donde escoger le llenaba de dudas no resueltas. Quiero que te quiero verde, quiero que te quiero azul, quiero que te quiero rojo, quiero que te quiero naranja mandarina…y así hasta la intemerata… Quiero ser invisible… Manda castaña pilonga… ¿No te digo lo que hay…? Un tocamerroque de aquí te espero, marinero… Verlo para creerlo… Se acabó lo que se daba… Elefante y elegante … Tendría que haberme dado cuenta… Efe de feo se convierte en guaperas… ¡Menuda tontería tan tontorrona…!

-¡Si tú lo dices…! ¡Hala, canta conmigo…! ¡Dos elefantes se balanceaban /sobre las tela de una araña…!

-Querido Aníbal : la aguja en el pajar ya la he encontrado. Yo soy yo mismo a través del espejo. Yo soy mi amigo y tú también; todos y cada uno somos amigos los unos de los otros, no importa su color, su condición personal de la A a la Zeta. Soy feliz porque todos lo somos, elefantes o humanos…

FIN

-Congratulations del Abuelo Cebolleta… Y ahora grita conmigo: «¡Aníbal. Aníbal macanudo, / como Aníbal no hay ninguno…!»

-¡Cata y Aníbal somos macanudos, /como herman@s, no hay ninguno…!

Para CLARISA, en su Octavo Cumpleaños

CLARO, CLARI… ¿QUIÉN SI NO…?

Sueña que te soñarás,

se imagina una sonata

donde las guitarras sueñan

que sus notas la agigantan

y un corazón de cristal

le palpita en la garganta.

-«¡Viva el Do-Re- Mi- Fa- Sol,

brillando tras la ventana…!»-

Y Clarisa, somnolienta,

niña alegre, niña clara,

se ha restregado los ojos

con el pico de la almohada.

Cantando quedan los grillos,

ruiseñores de su jaula

y los osos de peluche

desperezados, la abrazan.

-Vamos todos al colegio,

que las profes nos aguardan.

¡Desayuno, yuno, yuno…!

La ducha, ya preparada…

Las pompitas de jabón

parecen perlas y estallan…

Preparados, listos, ya,

el cepillo y la toalla…

Vamos, deprisa, deprisa…

¿Olvidaste la bufanda?

Los guantes, mejor, azules;

no te olvides del paraguas…

Hoy, toca clase de Mates

y la sesuda Gramática…

Harry Potter y su libro

en la mochila la aguardan,

«Enriquito el Macetero»

en la Lengua Castellana.

Adiós, adiós, que me voy…

Besote para mamá;

para papi, un abracito

porque le pica la barba.

Clari, clave temperado,

ni se aburre ni se cansa…

Nació para ser feliz,

por Arte de pura Magia…

Varita en mano, hale hop,

te hechiza con la mirada…

Y al Abuelo Cebolleta

va y se le escapa la baba..

MAMÁ GABY… ¿QUIÉN SI NO…?

-¡GUAU… GUAU … GUAU…!

EMILIO FERNÁNDEZ (PRODUCTOR EJECUTUVO) + ROI CAGIAO + ÁNXEL MATO, ALCALDE DE FERROL

Obra maestra habemus, qué te apuestas. Costa – Gavras y «Z» no lo habrían hecho mejor. Personalmente, me ha dolido mucho verlo; pero es necesario meditarla y sentirla muy hondo las veces que hagan falta…

Creo que el documental de ROI CAGIAO va a pasar a la HISTORIA del MOVIMIENTO OBRERO y el CINE DOCUMENTAL, en general. Me ha estremecido hasta los tuetanos… MIGUEL CASTRO ha hecho un trabajo tan versátil como creíble en su papel de RAFAEL… Todo allí es memorable aunque duela contemplarlo…

ÁNXELA LOUREIRO ( «Voces da Memoria con Ollos de Muller», Ed. Embora 2022), participante destacado en el documental, prepara, a estas alturas, un nuevo libro suyo, prologado por Mª LUZ COUCEIRO, basado en las crónicas del CENTRO SOCIAL DE SANTAMARINA (FERROL), pendiente de estreno, que tuvo un importante protagonismo cultural en contra de la dictadura.

10 DE MARZO, se verá en los cines de GALICIA a partir de noviembre 2022. En FERROL, lo veremos en los DUPLEX.

En común acuerdo con sus padres y madres espectivos, Catalina, Clarisa y Aníbal, mis nietos, tendrán que esperar hasta cumplir dieciséis años para presenciar este hermoso documental sobre el terror y miserias del fascismo español que tuvieron que sufrir sus mayores y cómo se enfrentaron a él, con los Derechos Humanos y las Libertades Democráticas, conquitadas a base de coraje y tanto sacrificio.

La Juventud son el Futuro y la Esperanza… «…Y el jamás, se convierte en hoy mismo» (Bertolt Bretch, «Oda a la Dialéctica»)

EL PUEBLO, UNIDO, JAMÁS SERÁ VENCIDO

RAFAEL PILLADO LISTA

RAFAEL .- Amigo, compañero, camarada fraterno…

PILLADO .- Luchador incansable en compañía de otros…

LISTA .- María Lista, la Madre que lo parió, Mujer gorkiana, coronada de flores, conocida por Florista del Castillo; su fortaleza no conocía límites, ni su Amor, ni su coraje…

MARÍA, PILAR, su COMPAÑERA; sus Hijas EMMA y SUSANA, y su Nieta MARTINA… MARTINA / MAR… No podía ser de otra manera…

Todas y Todos somos también el MAR: lo llevamos escrito en las rayas de la mano…

Todos y todas somos RAFAEL PILLADO LISTA, del mismo modo que RAFAEL somos todas y todos…

RAFAEL, en el CAMINO del MAR y su HORIZONTE, continúa trabajando: ese es su sino.

GRACIAS, RAFAEL y hasta SIEMPRE…

Para Catalina, en su noveno cumpleaños.

Scherezade, mucho se lo temía, se había vuelto asaz repetitiva en sus luengos relatos nocturnales mil más uno y el Sultán comenzaba a aburrirse de lo feo. Bostezar , en su caso,equivalía a ser decapitada por el reluciente alfanje del verdugo.

Cavila que te cavilaras,le pareció bueno y conveniente dirigirse a un mago de corcheas amigo suyo en orejuda busca de consejo .

-Nicolái querido- se quejó la cuentista de las Mil y Una Noches, muy capaz de explayarse con sapos y culebras- Con capricho hemos topado, sea italiano oh Sole Mío, o español de charanga y pandereta: mi Señor Chaiar, pero Alah es más poderoso y más magnánimo, se ha empeñado en relevarme como esposa favorita, alegando no le alegro la pestaña, ora kamasútrica, ora anangarrámbica… Para pitos, flautas; para flautas, pitos, por no hablar de las trompas de Falopio… Y pone como ejemplo los viajes de placer a cargo de Simbad, el Marino, a quien se empeña en llamar Sim Bad «Pecado Malo»…

N. R. K. , la mosca tras la oreja, sabía que nuestra hurí no iba a conformarse con un zumbido durante un minuto escaso de vibración sonora. Scherezade como poema sinfónico y tiro porque me toca las narices… A lo mejor, con un poco de suerte, podría darle el cambiazo con Pedro IIich, «Tchai «para los amigos y amigotes, time for two and two for tea, samovar al canto rodado y te pego y van siete. Quien esté sin pecado que tire la primera piedra: vendrá de perlas para cascar las nueces turuletas y despertar a las bellas durmientes porque roncan, las pobres.

En cuanto a «El Lago de los Cisnes», su coloratura en blanco y negro estaría llena de deliciosas fragancias y posibilidades cantautiras. Rimski lo sabía. Lo de » vale más pájaro en mano en mano que ciento volando» vale más que mil palabras.

-Altísima Señora- dijo Rimski, melifluo, almibarado y metepatas-,no me dejará mentir una partitura tan rica en semifusas y corcheas como la mía si Anna Magdalena Bach así me lo permite, si afirmo y me reafirmo en mi pétrea y, a su vez, dulce decisión por nuestra parte: vayamos con la música a otra parte : con quien dije Rimski Korsakov, digo ahora Piotr Illich Tchaikovski, acostumbrado a fairty tales y los cuentos de calleja …

-No empecemos a marear la perdiz, Korsacov o Cosaco, maldita sea tu estampa pinturera…- rezongó Scherezade- ¿Sabes lo que te digo…? Que no hay grandes compositoras entre nosotras, que si no, te iba caer el pelo… Ahora que caigo de la burra Pichirila, batuta en mano como está mandado, voy a encargarme de mi autobiografía sonora y ya te estás largando… A Scherezade la compone Scherezada: bemoles no le faltan, por supuesto. En los carteles,. el de la y como colofón, voy a ocuparme del programa de festejos verbeneros…

BATIBURRO DE TOMA PAN Y MONJA DE CLAUSURA

Domenico Scarlatti, el de la cicatriz, se murió de escarlatina, un viernes por la noche.

Chopinhauer es el filósofo de la Música Clásica.

Manuel de Falla se llamaba así porque no daba una… Se murió joven. «La Vida Breve» , por una vez, se salió con la suya.

La famosa ópera de Puccini era muy fina a pesar de su nombre.

La «Pavana para la Infanta Difunta» de Ravel suele ponerse brava al pronunciarse. Tal que así : «Pavana para la Infunta Dufanta»

Sarasate y Chueca dieron mucho que hablar en su momento.

Cio Cio San, además de hacerse el harakiri, recuerda a una novela de vaqueros: «Chocho Sam, el Borrachín del whiskey de Kentucky».

Las Estaciones de Vivaldi, en realidad, eran cinco y hubo un choque de trenes.

La Machacona de Bach se llamaba así el dale que te pego que se traen los piainistas virtuosos, intentando no se escape alguna nota.

Los Nocturnos de Chopin fueron muy famosos. En cambio, los Diurnos no los conocio nadie…

FIN-FAN-FUN, / COMO LOS MUÑECOS / EN EL PIMPAMPUM…

FIN

Para cuando no esté

quien no estuviera…

Despacio, muy despacio,

la piedra estremecida,

cal viva y canto vivo, hermano, amigo,

con el grito, la lucha

y la lluvia,

se derraman las lágrimas de plomo derretido y el silencio.

La Mar, la Mar, la Mar

desde el Mar que ganaste en tu batalla…

No escuches la nana de la muerte laboriosa y su guadaña fiera,

enarbolando su bandera blanca, Mar y Tierra, Mar y Madre, piedad de mármol blanco:

has pedido la Paz y la Palabra…

No digáis que no duele el dolor, desnudo por Amor ya por siempre,

velero con las alas desplegadas al viento, un huracacán que ruge y se despierta y sueña…

Pueblo de Rafael, Vientos del Pueblo, los de Miguel Hernández; los de Alberti, los del pintor renacentisra, los de Bárez… todos los Rafaeles de este mundo…

Acaso estaba escrito… Corred la voz, que no se apague nunca…

OFICIO de DIFUNTOS

Magdalena sabe de sobra que yo sé. Ella es así de fuerte, coronada de espinas y de rosas. Siempre que nos soñamos, llevo las de perder en la contienda. Es tan hermosa que duele contemplarla verla arder en su hoguera, mármol frío sus pechos y sus brazos…

Cueva adentro, un cobertor tachonado de murciélagos oscuros la llena de presagios y chillidos obscenos. La de Magdala debe ser lapidada en medio del gentío, descubierta su culpa y su crimen horrendo.

Callo y calla… Su Evangelio no es otro que el silencio. Calavera del Cristo, ha de purgar su pecado escondido, llorado hasta enjuegar su dorado cabello, al que la tumba no estaba destinada, ni el polvo, ni el gusano, sino la Resurrección y el abandono a los tres días.

Magdalena o Lilit , deidad mesopotámica de las Profundidades, habría elegido rebelarse contra el Dios y ha preferido al Hombre, renuncinando al milagro y el pagano prodigio.

Me llamo Juan y aguardo. A los dioses no se les puede dejar solos. Son como niños grandes. Con la ley del Talión o el teorema de Tales de Mileto o el talón de Aquiles no se juega a la pelota vasca. La Biblia en verso, no te digo lo que hay… Plagas para qué os quiero… La Torre de Babel, convertida por Jehovah Dios en ictus cósmico. Se ha confundido de evangelista masculino, liándola parda: la confusión de lenguas no tiene quien le escriba en arameo

Mientras tanto, Magdalena, desnuda frente al mundo, se había encagado de bautizar a Jesús de Nazaret, ungido por sus lágrimas ardientes, y esconder la cabeza del Bautista verdadero. Salomé la de los Siete Velos le llamaron los siglos y los machos cabrios, Diluvio Universal a lo divino.

La Nada es el Todo… Herodes y Herodías buscan a Juan y sus revelaciones. Juan soy yo… y és… y aquél…o aquélla… Vade retro satana… «Devil is a woman» pontifica Stroheim von Sternberg…, sobre un papel mojado de perfume francés Eau de Tenebre…

FIN Y PRINCIPIO

Querido Rafael:

Cid de gerosidades y de luchas sin tregua, esposo, padre, abuelo, ciudadano ejemplar, camarada… ¿Qué adjetivo ejemplar que no recorra tu camino andado y por andar, en tu fecunda tarea de héroe para un mañana compartido que es hoy Historia…?

El rayo que no cesa, el amianto, no te hiere: te engrandece, lo sabemos, lo hemos sabido siempre. Los Lista y los Pillado, todos xuntos, xuntos todos, son palabras de honor y compromiso cierto…

Tus escritos , Rafael, sus reflexiones como luchador incansable, son hoy un claro testimonio de un Pueblo en marcha contra la dictadura, que dejó tantos martires en su largo camino de plomo y piedra y barro… No dejemos pues que llegase a perderse este legado. Resultaría demasiado doloroso…

Rafael Pillado Lista, venceremos…

Cucurrucucú, paloma…

En el Areópago no se ocupaban de otras hablas. No había areopagita dispuesto a dar cuarto y mitad al pregonero, correveidile que te crio y te pego y van siete. El Ágora, hirviente de rumores, parecía haberse vuelto turulata de repente.

Hasta la propia Aspasia se atrevió a irles con cuentos a Pericles, tan propensa ella al helénico recato. El oráculo de Delfos, de buenísima tinta, se disponía a dar una de cal y otra de arena y convenía saber a qué carta quedarse…

Mientras tanto, Prometeo con su buitre, Sísifo con su piedra, haciendo capa el sayo, se disponían a armar una muy gorda.

PROMETEO.- Puedo prometer y prometo… Ea, pues ya está dicho y hecho…

SÍSIFO.- Eurípides, no me sofocles que te esquilo… Trigedios vendo que para mí no tengo…

PROMETEO.- Tú eres de ésos que tiran la piedra filosofal y esconden la mano pecadora a río revuelto… Me lo estaba temiendo…

SÍSIFO.- Buitres, para qué os quiero…

PROMETEO.- El Divino Zeus te lo perdone porque yo ya lo he hecho…

SISIFO.- Templa gaitas, case la Infanta y vámonos al Templo. Vamos a lo que vemos… Trueque o trato… Te libro del zopilote quitapenas a cambio de una lapidación en toda regla dolorosa… Piedras para qué os quiero… Tiro al buitre y todos tan contentos…

PROMETEO.- Y, ¿ qué pasa , pisa y avisa con la Sociedad Protectora de Animales? ¿No crees que deberíamos untar la tocateja ornitológico- plumífera en un «aquí te pillo / aquí te mato»?

SÍSIFO.- Perros con longanizas… Heracles trabajando en horas extra… Polvo al polvo… Empedremos, si ha manester, algunas carreteras comarcales… De eso, me encargo yo: canteras que no falten… ¡Viva la Bética Fútbol S. A. y su afición pelotuda y balonpédica…!

PROMETEO.- ¡Muera Heliogábalo y se acaben, para siempre, las cadenas…!

SÍSIFO.- Lanzado te veo… Tanto libertinaje barrunta tempestades… Cadenas de montañas van que arden… Con Cimbelino y Caractaco hemos topado… Proliferan los héroes de tachuela y el Cisne de Avon haciendo rancho aparte…

PROMETEO .- Llueve sobre mojado el lagrimeo…

SÍSIFO.- Cocodrilos del Nilo…

PROMETEO .- Pues lagarto, lagarto… Tollis peccata mundi…

SÍSIFO .- Miserere nobis… Y a buen entendedor, pocas palabras bastan…

PRMETEO.-Pare el carro, carretero… Alguien me está tomando por el mito del sereno… Para empezar, la Lengua Griega con el pene hecho un «lío», que significa «atar», con el verbo atado y bien atado… ελευθερία, cuántos crímenes se cometen en tu nombre… «Prometeo encadenado… ¿No te digo lo que hay…? Por el humo se sabe dónde está el fuego…

SÍSIFO .- Chamusquina… Todo manga por hombro… ¿Y si te das por enterado qué pinta tanto buitre prometeico…? Los británicos llaman vulture a los buitres leonados con uve de Victoria. William Shakespeare enseguida se percató del acertijo. «Culture» /Vulture y tiro porque me toca… Se trataba de devorar conocimientos sin parar, sin importarte qué tripa se te ha roto…

PROMETEO .- Mi muy querido amigo: sellemos pues tan fraternal periplo de aquel Peloponeso que nos dejaría calvos; cantemos pues, pulmón que te crio, que no todo va a ser cantos rodados…

SÍSIFO.- Ardo en deseos de jugarme mi psique torturada, mediante un anagrama, a partir de tu nombre, Prometeo. Llámame «meteoro», tan rico en posibilidades aleatorias, tal que así: oro + teo + meter + mero +toro + tremor +remo + etero sin hache redentora… Espera porque hay más… «Sísifo» sólo puede gustarle a Romy Schneider… Toga viril… ¡Nada de calzonazos, que luego pasa lo que pasa…! El pobre Zaratustra, sujeto a pitorreo, se vio obligado a llamarse «Zaratustro»… «Los Niños del Pareo», abanicos incluidos, pasaron a ser «Los Niños del Pireo». Melina Mercuri, que jamás se rindió a los Coroneles, acabó por claudicar, por si las moscas cojoneras. Sísifo o Nónofo… Safo o Sísifo… Lo importante es amar, ¿no te parece…?

PROMETEO.- Romeo , un anagrama shakespeariano como la copa de un pino…

SÍSIFO .- … Como Steven Marcato, el de Rosemary´s Baby… Todos ellos brujos con escoba.

SÍSIFO, DE PEQUEÑO, APUNTANDO MANERAS…

FIN

Vecina, ¿podría pasarme un poco de raíz de tanis para la ensalada…?

EL APOCALECHES

Apocalipsis, ma non tropa,

ma non tripa, ma non trepa…

¡Te lo puedes meter donde te quepa… !

Bienvenidos al Rap con Rapapolvo:

un Rap con Rip,

para dejaros hecho polvo…

Va jodida la puta Raza Humana:

menos segura, bastante más marrana…

Nos amenazan todo el tiempo

con derrortas…

¡ Que lamentable falta de pelotas…!

Sin vergüenza, sin pudor y sin sonrojo

asistimos al Reinado del Piojo…

El Capital, disfrazado de abuelita,

es un lobby agitando la varita…

Y no hablemos de la Sra. Plusvalía,

marasmo que te explota y que te lía…

Aún así, las aspas del molino

deberán no rendirse en el camino…

Sancho y el burro se encargan del Destino…

Nunca digáis jamás…

¡Siga la danza,

mientras quede una brizna de esperanza…!

Hermana, hermano, ven:

no todo está aun perdido,

no importa lo llorado y lo sufrido.

Escuchemos el latido sordo del cometa,

a punto de alcanzarnos con su meta.

No importa ni el amor y sus goces ni el dinero:

el que llega al final,

llega primero…

¡Bienvenidos los de la boina, no el sombrero !

…¡Abajo tanto canguelo puñetero…!

¡MI MAMÁ ME MAMA, MI MAMÁ ME MEMA ,

MI MAMÁ ME MIMA … YO AMO A MI MAMÁ…!

POR ESO SOY TAN LISTO

Y APRENDO A GRITAR «¡CAPITALISMO!!

(VAQUERADA CON BASTANTE MALA LECHE)

En Rodilla Herida, no había otras hablas y, en Tombstone corrían ríos de tinta comentando la inminente llegada del intruso Biblia en mano. Me la sudan bien sudada… Que les den. El Sheriff Ironman debería cagarse en los muertos y en los vivos antes de consentir semejante jodienda puritana. Lo que pasa es que andan las elecciones tocándole los huevos… Redaños no le faltan; pero los sioux, pluma que te crio, se las tienen jurada a causa y efecto de los bisontes o los búfalos, lo que coño sean. Ni reserva ni hostias: a tomar por el culo…

Me llamo Ken, por si alguno no lo sabe todavía y me dedico a robar el banco, disfrazado de pastor protestante. En el saloon donde suelo predicar con el ejemplo, suelen llamarme Kenny, «el Putero» y no es a humo de pajas. La pobre Dolly cantar no canta mucho, aunque presuma de «virgo veneranda», virtuosa tocando el uquelele. Si acaso, el sobaquillo gregoriano y va que arde, en ruda competencia con las rajas a sotavento, situadas en salva sea la parte.

Según Doc, borrachín empedermido, almacena ladillas como pipas de oro y aun de plata. Ni ella ni yo nos cuidamos una mierda, por mucho que le avisen las fiebres amarillas, las hemorroides, los tumores malignos y los chancros sifilíticos. Solo jodería que la pareja feliz que conformamos se anduviese con gilipolleces…

Antes que se me olvide mencionarlo: vivo sin viver en mí en compañía de Ben, mi oso de las Rocosas, encargado de espantarle las serpientes de cascabel a modo de sonajero a unos cuantos bastardos desnutridos, fruto podrido de mis incursiones por territorio navajo. «Rayo de Luna» se encarga de la limpieza de la cabaña del Tío Ken y de venderle su prole a los sureños ricos, carpetbaggers perdidos, empeñados en pintar de negratas auténticos a los indios pequeños, poniéndolos al sol que más calienta, achicharrádoles un poco, en caso necesario.

En eso estábamos cuando voy y me entero de la llegada de un nuevo forastero, procedente de la diligencia, camino de Abilene, cuya nomencltura promonitoria del cha-cha-cha, vía Abbe Lane, no tiene desperdicio.

Slim, diligenciero parlanchín y polvoriento, se encargó de achantar por la mui y darle gusto al cuerpo de bomberos, a cambio de libar las dulzuras botellonas del bourbon de Kentucky, según se mire el trago ya medio lleno, ya medio vacío y el brindis que te pida la Traviata:

-Un pollo-pera, un lila, un lechuguino de Juez que no tiene donde caerse muerto aunque le huelan a lavanda los pañueños , en lugar del tabaco de mascar del Mississippi…

Y añadió Slim para quien quisiera oírlo entre los que me incluyo- Se hace llamar «monsieur» en tarjeta de visita. De armas tomar el caballero, si no fuera porque no van por ahí los tiros… Monsieur Lefleur, visto lo visto, no siente ni padece… Nueva Orleans y Mardi Gras si te he visto no me acuerdo: tiros por la culata… Kenny, viejo amigo, yo que tú, me andaba con muchísumo cuidado. Los osos pardos de las Rocosas gozan de mala fama: en cuanto el plenilunio se despierta, se convierten en aborigen de Su Majestad Británica y comienza el detripe de mondongos… Caramba, se hace tarde… ¡Arre, Lucifer.. Mulas para qué los quiero, si ni siquiera sois hermafroditas. Estériles y híbridas, lo mejor de cada cuadra y cada cuadro…! El carajo de la vela: corta el viente… Contra pereza, diligencia, como diría John Ford (Juan Coche) en su película.

Monsieur Lefleur, calle abajo, parecía muy seguro de sí mismo. Uno de tantos en el Comité, aspirante de sorber la sopa boba, elecciones al caer en el distrito.

El Sheriff Ironman no se anda con gaitas escocesas y maricón el último. «Hombre de hierro»… De los míos, de los vuestros. Maledicencia pura y dura. El viejo Kenny, pastor de almas y cuerpos, reventador de cajas fuertes, se compromete a sacarle las castañas del fuego a su compadre guay, su colega, su fraternal amigo… Sin pasarse un pelo, claro, que las buenas intenciones las carga el diablo…

Monsieur Lefleur y el Sheriff Ironman haciendo migas de tocino ahumado a troche y moche, preparados, listos, ya para ponerse serios, camino del despacho.

Me finjo encontradizo y les choco las cinco y las cincuenta: por protocolo que no quede… Menuda tontina para hacerse rico de repente… Una inversión sin invertidos, por supuesto.

-Que la paz del Señor nos acompañe, hermanos…- digo Diego Corrientes y molientes, una vez convenientemente presentados. Y añadí, confundido en negro : Miserere bobus, («bueyes» en el latín vulgar de la «vulgata» )- Que la Justicia Divina os acompañe, a ser posible Divina de la Muerte…

Monsieur Lefleur, rostro pálido de por sí bemol mayor, se mostraba remiso a tête-á-tête alguno. Que se joda… Torres más altas han caído en desgracia por culpa de las prisas y las pausas.

-Veamos lo que tiene que conmunicar el ilustre magistrado…- terció el Sheriff Ironman, conciliador- Soy todo oídos. Tanta runrún y tanta perifrástica similicadente presagiando tormenta me los paso por el forraje de las cabras montesinas. Al pan, pan y al whiskey, whiskey… «Ñoño» viene de «coño», si me lo permiten a sus Señorías tan finas…

-¡No es eso, no es eso…!- clamó Monsieur Lefleur, unamuniano- No se arrebate pues, amigo mío… Hay que andarse con ojo o la cagaste Burt Lanchaster… Las sufragistas nos andan pisando los talones… ¡Habrase visto semejante tropelía…! Ahora van y aseguran, Lisístratas perdidas, que son ellas las sheriffs del poblado… «She» son ellas en inglés, y «rifles»se asemejan en spelling trabalenguas femeninos. Ergo son las mujeres que mandan, no lo hombres… Las sheriffs al poder. Pero espera que hay más y mejor: «Marshall» – alguacil alguacilado-está claro como futuro de todas las mujeres: Mar+shall, sea María, Mary o María de la A (no de la O)…

Se hizo un largo silencio… Tres eran tres, el Sheriff, el Juez y el Salteador de Bancos se dispusieron a lavar la bandera blanca, a tenderla y a secarse las lágrimas…

FIN

COGITO ERGO CON MULETAS

PRIMUM VIVERE, DEINDE FILOSOFARE… MA NON TROPPO.

  • Al Cielo y al Infierno se entra por la misma puerta.
  • Amanece en la sabana. «Hay que correr…- dicen los cervatillos- Porque si no corremos, los leones, nos devorarán…» Amanece en la sabana. «Hay que correr- dicen los leones…- Porque si no corremos, no cazaremo cervatillos y moriremos de hambre…»Cuando amanece en la cabana, por una razón o por otra, todo dios está corriendo…
  • ¡Dos… Dos… DOOs…!
  • Esta es una casa muy freudiana… Mi familia se pasa el día tumbada en el sofá…
  • Gaby regresa de Antibes. En el «neceser» que le regala Air France por la perdida de equipaje figura…¡un preservativo…!
  • Mirella, adverbio de negación y conjunción copulativa…
  • Mirella y yo somos el matrimonio perfecto: «Flor de Loto» y «Flor de Invernadero»…
  • Soleá: » Las mujeres, las mujeres… Si te quieren no lo dicen, si lo dicen no te quieren…»
  • El Amor es ciego; pero el matrimonio te abre los ojos» .
  • ¡Ojalá la felicidad pudiera almanenarse para los tiempos malos…!
  • Conozco una especilidad nueva: el polvo con rapapolvo…
  • Según Gaby, yo erael mejor ejemplo de mamá… Solía llamarme «mapá»…
  • He tenido que cumplir cincuenta años para descubrir que Segismundo tenía mucho que perdonarle a su padre…
  • Hay gente por la vida como si se fuera a hacer una foto, diciendo: «¡ Patata, patata…!»
  • Que los percheros familiares no son para colgar abrigos están muy cercanos a la alineación del universo…
  • «¿Por qué andas luciendo la camiseta como un vulgar caminero, querido? » Porque lucir el calzoncillo, querida, resultaría más arriesgado».
  • El lugar del matrimonio es el dormitorio, siempre que se sepa soñar…
  • Acabo de descubrir que «Portugal» significa «Puerto de Galicia»… No lo sabía… y tampoco, hace años, el significado de «imperdible»… ¡Vivir para ver…!

Y así sucesivamente…

MI ABUELA PACA Y MI ABUELO POIROT

LA NOCHE DEL THROLL

ESCUCHA Y OBEDECE

FRANCISCO T.- UN AUTÉNTICO ROMPECABEZAS, HIJO MÍO, ESTA VIDA NUESTRA…

MANOLO Y PEPE A .- ABUELO, CUENTA CÓMO EL TÍO JOSÉ SE CAYÓ POR LA ESCALERA DE LAS CASAS BARATAS Y SE HIZO UN AGUJERO PARA JUGAR A LAS CANICAS…

MARILÚ, PACO Y JESÚS T.- ESO, ESO, ABUELO… Y QUE LA ABUELA NOS PREPARE TARTA DE MANZANA Y UN CESTO DE OREJAS PARA ESCUCHARLO MEJOR…

JOSE T .- ESTOS SOBRINOS MÍOS TAN ALMENTICIOS, PRIMOS ENTRE SÍ…¡LOS HE QUERIDO TANTO… Y ELLOS A MÍ… !

TÍA PILITA R. .- LO MÍO POR MI SOBRINO JOSÉ T. ERA CEGUERA, Y NO LO DIGO POR DIOPTRÍAS…

CHALO, PINTOR COSTARRICENSE.- CONOCÍ JOSÉ T.. DURANTE LA BOHEMIA MADRILEÑA DE LOS AÑOS 70. SU RETRATO DE LA ACTRIZ LOLA MATEO NOS LLENA HOY DE NOSTALGIA Y DE TRISTEZA.

MIRELLA V. .- ES ELLA… Y SOMOS DOS, CAIGA QUIEN CAIGA… MI MISA, MI MASA, MI MESA, MI MUSA MIMOSA… ASÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO.Y EL INFIERNO… AMÉN A ESO…

MI HERMANA MARY Y MI PRIMA PITUSA R. TODO LO FEMENINO QUE APRENDÍ FUE GRACIAS A ELLAS… ESTAR SIN ELLAS ME CAUSA SOY UN PROFUNTO DOLOR…

MI TÍO VICENTE Y MI PRIMO VICENTE.- MI TÍO VICENTE SE CASÓ CON MI TÍA PILITA, HARMANA DE MI MADRE PARA DELICIAS TURCAS DE LOS LOGOPEDAS DE PRO Y SUS JEROGLÍFICOS. MI PRIMO VICENTE, POR SUPUESTO, FUE UNA ESPINA DEL ALMA SIENDO COMO ERAN MIS TÍOS SANTO DONDETE PONDRE CON RESPECTO A MI PERSONA.

EN CUANTO A MI FAMILIA POLÍTICA, SOLO PODRÉ DECIR DE ELLA QUE MARUJA E., NONAJENARIA, HOY SE HA CONVERTIDO EN UNA MADRE DE REPUESTO Y DIGO ESTO A SABIENDAS DE LO QUE MI SANTA MADRE, LA SEÑORA MARUJA HA SIGNIFICADO PARA MÍ. A ALFREDO V., DEBERÉ SOBRE TODO UNA LECCIÓN QUE ME HA PERMITIDO SER SUEGRO SIN FISURAS. GRACIAS, ALFREDO.

COMO NO PODÍA FALTAR, MI TÍA FINA E. SE HA CONVERTIDO, DE REPENTE, EN SACROSANTA ,TRAS REGALARME UNA EDICIÓN DE LAS OBRAS COMPLETAS DE LORCA EN AGUILAR. LA TÍA TERESA Y SU ESPO FERNANDO B., ENCANTADORES, SE MARCHARON JUNTOS COMO NO PODÍA SER DE OTRA MANERA, EN BUSCA LA LUZ Y LA ARMONÍA

MIS SOBRINOS ALFREDO Y FERNARDO B., HIJOS DE MI CUÑADA, HAN CRECIDO PERO TODAVÍA NO SE HAN MULTIPLICADO. SON-NO PODÍAN SER MENOS- BUENÍSIMA GENTE VINIENDO DE QUIEN VIENEN.

CARAY, A ESTE PULPO SE LE ESTÁ ACABANDO LA TINTA CHINA DE REPENTE… ÚRSULA Y GABRIELA ; JAVI Y XOSE… Y CATALINA Y ANIBAL F., Y CLARISA A., SU PRIMA...

MOISÉS, PINTOR COSTARRICENSE, DEJÓ TAMBIÉN SU HUELLA…

FIN

A MI MADRE

8 DICIEMBRE, 1909-1972, EN SU CUMPLEAÑOS

¡VENGA, MAMÁ, A TUS AÑOS…

TENER SIETE HIJOS NUEVOS DE REPENTE… !

ELLOS SON MIS HERMANOS Y TUS HIHOS.

SON HERMANOS DE SANGRE QUE NOS UNE,

POR COLOR Y POR EL DIEZ DE MARZO;

HERMANOS POR PRISIÓN, POR CAMARADAS;

HERMANOS POR AMOR, TAMBIÉN POR ODIO…

II

VENGA, MAMÁ, ORGULLOSA VE DICIENDO

QUE TUS HIJOS SON LÍDERES OBREROS

Y ABOGADOS Y AMANTES DE LA HISTORIA

Y QUE FULANO TE HA SALIDO UN POCO GOLFO…

(CON TU JOSÉ YA SABES LO QUE PASA…)

PASA COMO EN LAS BODAS:

QUE NO PIERDES UN HIJO: GANAES SIETE…

III

VENGA, MAMÁ, LO SABES:

TE HA TOCADO LA PARTE MÁS SENCILLA

EN EL PARO SANGRIENTO Y DOLOROSO

DE LA ESPÑA FUTURA Y LIBERADA…

TE HA TOCADO SER MADRE

Y NO VIUDA. ELLOS TIENEN LAS LLAVES;

NOSOTRAS, LA ESPERANZA.

IV

VENGA, MAMÁ, A TUS AÑOS…

Y VUELVES A LA CÁRCEL COMO ENTONCES…

ANTES, FUE TU MARIDO; TU HIJO, AHORA.

APRUÉBAME LA LUCHA: TIENES NIETOS…

LA CORUÑA, 15-VIII-72

MADRE
ARTESANIA CARCELARIA

NOTAS SOBRE EL GOLPE EN LA CABEZA SUFRIDO POR JOSÉ

FECHA DE NACIMIENTO: 16. JULIO. 1945

«Al nacer el aspecto fue normal y con 4 1/2 kilos de peso, no notándose deformación alguna en la cabeza.

El golpe se lo produjo contra un escalón de la escalera el 18 – 11- 1945, o sea al cuarto mes del nacimiento.

En los primeros momentos el aspecto de la cabeza era una deformación grande pero sin herida. El niño estaba sin sentido y se enfríaba.

Lo llevé al sanatorio donde creo que lo inyectaron antes de que llegase el médico. Que fue el Sr. Criado y luego el Sr. Vigo. Diagnosticaron un hematoma muy fuerte.

A las 6 horas del golpe empezó a lloriquear, dando la impresión de que reacccionaba.

Al día siguiente, lo vio el Sr. Vergara, que dijo quela “cosa es seria” pero no desesperada.

El médico de casa, Sr. Sobrino, también lo vio. Como único remedio, se le pusieron fomentos de  agua de “vegeto”.

Por el día 30, o sea a los 12 días de haber recibido el golpe, el niño se acatarra. Se le pone “Pulmo Grey”.La cabeza le mejora de aspectoy el abultamiento es ya solo como una gran bolsa que se movía de un lado a otro al mover el niño.»

FIN y PRINCIPIO.

-¡ NO SERÍA PARA TANTO….!

LA MUJER SIN TÍTULO

Dejó de desentrañar la madeja imposible. Dolía demasiado enfrentarse ante un elusivo espejo. El hombre, en cambio, se empeñaba en tranquilizarla con caricias que parecían sinceras . Su voz la envolvía en inequívocas muestras de arrepentimiento. Ojalá se tratase de algún malentendido.

Todavía aturdida, procuró mantenerse erguida, intando reparar aquel desastre culpa suya.»¡No levantes la voz…!» Y la había levantado… Habría estado bebiendo… O mejor, no: «Tengamos la fiesta en paz. Solo faltaba que la niña se hubiese despertado…» La furia… Un ruido sordo, mordiéndose los labios…

Fingió dormir. No le sirvió de nada… ¿Cuánto tiempo llevaba resignánsdoe? El hombre, su hombre,  solía equivocarse todo el rato de nomenclatura.. No era ella la destinada de sus sueños y castigos.

Se estremeció. Su hija, la carne de su cane, no merecía tal suerte, en manos de un niñato quinceañero, capaz de repetir porque le toca en suerte pajaril ser el macho dominante en la manada.. ¿Otra vez habría que lamentarse en vano…? Lena, la Magdalena. Un ciclo ,o mejor: un ciclón. La abuela, la made, la hija con nombre malgastado por el tiempo…. Pero esta vez ,no; se la jugaba… Una conjabulación y su leyenda negra. Moratones. Marido, padre, abuelo… y ella mismisma, cómplice de silencio… «¿Tú me quieres…? Mi padre nunca se lo djo a mi madre…»

¿Es que son acaso, una entre mil las posibilidades de alcanzar un armisticio válido, varón y hembra, sin tener que dolerse? ¿Tan caro amar resulta que no merece siquiera el intentarlo…? Tambores de guerra…. tambores de paz… Llenarse de ilusuiones… Volver a empezar… La felicidad, la fe…, ¿no suponen la misma cosa y la contraria…? Dadle una duda y dominará el mundo… La certeza no existe… La corteza no existe…. La cereza no existe… La tristeza… Tres tristes tigres… Trigo… Trigo sucio… Trigo limpio…

La Mujer sin Título se volvió de cristales perfumados.

FIN

PÁJARO EN MANO

El periquito del vecino de al lado no paraba de moverse, inquieto. Algo sucedía. Su dueño y señor parecía dormido ya demasiado rato.

Doña Adela acostumbrada a las desgracias ajenas, optó por resignarse. Don Vicente vivía solo igual que ella; “buenos días” y “buenas tardes” y pare usted de contar. Viudos ambos, jamás se habría atrevido a iniciar acercamientos consuetudinarios que acontecen en la rúa.

 Periquito, cotorra o guacamayo, cada loro con su tema. No hacía tanto, a Carambolo, su gato de maullar soles bemoles, le había dado un “lo que el viento se llevó” sin comerlo ni beberlo.

Don Roque, veterinario inenarrable, se apresuró a mandarlo al otro barrio plateado por la luna, a base de jeringa que no siente ni padece.

Doña Adela suspiró, evocadora. “Mi reino por el chocolate del gato”.

El Loro de Flaubert” de Julian Barnes, creía recordar, había figurado en su lista de best sellers durante semanas. Su sobrino Carlos, heredero universal a no ser que se diga lo contrario, se lo había recomendado las Navidades pasadas. Al final, se decidió por Rebeca de Daphne du Maurier en tapa blanda.

Don Vicente, in corpore insepulcro, callado como un muerto, merecía una llamada telefónica, no fuera a ser el haberse quedado traspuesto. Nada, que no: el perico cada vez más encrespado, jaula donde te pondré.

Pipas de girasol a ojo de buen cubero, aguas para qué os quiero…Y a cantar de los cantares como el Profesor Higgins y Miss Lizza  Doolitle…

Doña Adela lo había probado todo: una tortuga lechuguina y tomatera, un pez dorado, una planta carnívora, un caballo de mar…Faltan pues los pájaros del malísimo agüero y don Vicente, con el culo helado…

Armándose de valor, se dirigió a las escaleras comuneras, dónde estaban las llaves, siempre a buen recaudo, la suya y la ajena, en prueba de mutuas confianzas.

El periquito habría volado y don Vicente, por lo visto también, en su caso hacia el Cielo de los Justos.

La suerte está echada… “Lorito real: uno, para España y otro, para Portugal.” Si doña Adela se fuera con otro cascanueces, la seguiría por tierra y por mar…

No existe bolsa plástica del Corte Inglés donde pueda esconderse algún secreto a voces, sea un periquito parlanchín o un blusón de franela en segundas rebajas.

 Lo que la pobrecilla ignoraba es que “Los Pájaros”, la peli Hitchock, se basaba en un relato corto de Daphne du Maurier, el cual se encargaría de poner las cosas en su sitio, con Melanie Daniels sin levantar cabeza de chorlito.

FIN

VERSO LUEGO EXISTO

Para MARGA, logopeda, y sus compañeros a los que tanto debo.

¡Reriez, cabeza la mía.

si te he visto no me acuerdo,

preguntando las razones

de la función del cerebro…!

Ulises se llama «Nadie»

por culpa de Polifemo…

Palabras, ¿ para qué os quiero,

escondidas, en secreto…?

¿Quién te manda repetir

lo llevado por el viento…?

Hablo, escribo luego existo…

¡Me cuesta tanto creelo…!

La noche que lo soñé

se oscurecieron mis versos:

la luz dejo de brillar

y mis brazos se rindieron…

Importe pues avanzar…

Debes comenzar de nuevo…

Se hace camino al andar,

poco a pco, dentro a dentro…

La herida que te rindió

se curará con el Tiempo…

El reloj del corazón

alza campanas al vuelo:

soy el que fui, yo también,

golpe a golpe, cuerpo a cuerpo…

STEFAN ZWEIG

Stefan Zweig comenzaba a impacientarse. Como «Momento Estelar de la Humanidad, Clarissa, su «novela tardía» merecedora, de todo tipo de parabienes por la crítica esecializada, parecía una rival del tres al cuarto a la vista y oído de sus tres aspirantes estrelladas.

ROBERT MUSIL Y SUS MUSAS PROPIAMENTE DICHAS

-Venga ya, camarada…- se pavoneaba su susodicho digno de mejor causa- Clarisa, mi protagonista cum laude, es clara como el agua… Sobran «eses» hitlerianas mejorando lo presente, lo pasado y lo futuro… Aviso a navegantes, Sr. Zweig: la edición española pasó a titularse «Acantilado»….

SAMUEL RICHARDSON, DIECIOCHESCO PERDIDO, TOCÁNDOLA OTRA VEZ SAM…

Samuel Johnson tenía algo que decir, aprovechando pisuegras y mieandros: «A «Clarissa» , novela de una joven dama así apelada, no le sobra consonante alguna… ¿Acaso no ha sentido su cristalino arroyo entre las flores, su perfumado arrullo esta Virginia nuestra, todo menos lobo, Virginia Dove, White Cliffs of Dover donde los haya… ?

VIRGINIA WOOLF

Virginia Woolf no estaba para gaitas escocesas: «La Seña Dollaway», de nombre Clarissa, mi cuarta novela, no está para acertijos… Clarisa Ares debiera conocerlo. Son demasiados hombres los encagados de andarse por las ramas… Zweig, Richarson, Musil… Habría que contemplarlos con prismáticos…

Robert Musil contraatacó ensiguida: «Woolf se encargará de unos buenos quevedos: ojos para que os quiero… Mi querida Virginia, ¿que serían sin ustedes nuestros hombres….?»

-Sin atributos, Sir Robert, lo prometo pensarlos….- exclamó la Woolf, dispuesta al exterminio.

Stefan Zweig se permitió un leve carraspeo: «¡Orden en la sala….! Me permito recordarle al personal que las monjas clarisas tienen mucho que ver con la inocencia… Clarisa Ares Torregrosa, experta en ciencia infusa y en semcorcheas, Maga de buena tinta con «Rayuela» y santo donde te pondré de . Harry Potter, Enririquito el Maceta, se dispone a deleitarnos con su risa de gioconda vini-vidi-vinci…

Habló Clarisa y la Luz se hizo…

FIN Y PRINCIPIO

El Trasplante

dos, cerdos, al lado, hormigón, bloque, durante el día, animal, lechón,  mamífero, naturaleza | Pxfuel

EL TRASPLANTE

(Relato Orwelliano)

Cierta radiante mañana de primavera, allá por los verdes valles irlandeses, no ha tanto que Sowa, la ojerosa matriarca del corral regentado por el granjero O´Malley acudió a visitar a su comadre Piggah, tan dada a los consejos como a los correveidiles, grave riesgo a correr, dadas las presentes circunstancias.

-Soy toda orejas, chapa metálica de identificación incluida- se apresuró a dejar caer la segunda de a bordo en el gremio porcino- Desahógate, querida…Ten por seguro que estás en buenas patas, vayan las traseras por delante, con Sor Jamón como madre superiora…

-Y una, ay, toda duelos y quebrantos, tras llegarme, en mensaje de texto, vía wasap, el parte veterinario y su diagnóstico de urgencia…- respondió Sowa, la mar de compungida, sorbiéndose las lágrimas- O trasplante o comida para gatos… Estoy que no me tengo de dudas hamletianas…

-¡Tonta serías, haciéndoles ascos a los avances de la Ciencia sabiendo lo que sabes…!

-Es que lo que tú ignoras, mi querida Piggah, es que pretenden insertarme un corazón humano…

-Me dejas tierra hecha, compañera… “Rebelión en la Granja” va a tener secuela… Pienso recurrir ante la ONU, Tribunal de La Haya, Vaticano incluido… Justo espera y verás la que se arma… ¡Marranos al Poder Constituyente… Arriba los Verracos de la Tierra…! ¡Chanchos, unidos, jamás serán vencidos…! ¡Ea, ea, ea…La pocilga se cabrea…! ¡O´Malley, so chulo, a tomar por el c***!

Rebelión en la granja - Filmin

-Dame un abrazo, hermana… Sabía que podía contar contigo…

Sowa, en verdad emocionada, precisaba todavía compartir un secreto del cerdo con su recién estrenada confidente, hasta hacía bien poco bajo sospecha de preferir un comadreo con pelos y señales a una trufa enterrada debajo de una encina centenaria.

Heart Corazon GIF - Heart Corazon Heartbeat - Descubre & Comparte GIFs

-¿Un corazón humano me decías?- gruñó, sibilina, la tal Piggah, dispuesta a no quedarse a dos velas con una información que adivinaba suculenta y llena de vericuetos escabrosos- ¿Se sabe ya quién será el afortunado? Cuenta, cuenta… ¡Por Napoleón y por Bola de Nieve, antepasados nuestros, no me tengas en ascuas encendidas…! ¡Arrímalas, de una vez, a mi sardina libertaria, pinchada en espinoso palitroque de divina impaciencia…!

Aquí llegadas, al verse perder protagonismo por momentos, Sowa comenzaba a arrepentirse de haberse ido, incauta, de la lengua, avisada en tiempo y forma como estaba.

-Es que yo no me quejo; o, en todo caso, lo hago solo a medias- intentó remendarlo, poniéndolo peor de lo que estaba-. Al parecer, el órgano que me ha sido adjudicado procede de uno de esos “simpapeles” del color de la noche que el amo O´Malley se trajo de la costa, ocultos bajo lona, en una camioneta del ganado, para la recolecta de la cebada y el centeno.

Irlanda] campesino (LOC Fotografía de stock - Alamy
PATRICE O´MALLEY, VESTIDO DE DOMINGO

-Pero, ¿qué oyen mis ojos…?- berreó Piggah, con los ojos en blanco, glauca variante de estrabismo capaz de impresionar al más pintado.

-¿Y si me vuelvo negra, una vez pasada por quirófano? Y es que he de operarme sí o también, según el capataz O´Rilley, para seguir cumpliendo con mis obligaciones: educar a las crías de nuestra especie en el respeto debido a sus ancestros… Una vez cubierta de betún, ¿qué autoridad le iba a restar a mi auctoritas magistri, a la hora de impartirles docencia a mis jóvenes discípulos…? Preferiría estar muerta, convertida en paté para mascotas, mira lo que te pongo por escrito… Y no es que sea racista malnacida: blasono de un montón de amigos negros, entre perros y gatos, cuervos de mal agüero, mirlos como Dios los trajo al mundo y hasta ovejas luceras descarriadas…

– Deja de mi cuenta el entresijo. Pienso lucirme como embajadora delante de la oes con asterisco…Esto no se le hace a nuestra Sowa, emérita cum laude. Irlanda no piensa permitirlo… Debo marchar ahora y preparar discurso. No descarto a Descartes, ni tampoco, por supuesto, a aquel hombre honorable, de nombre Marco Antonio… “Amigos, animales de dos o cuatro patas, piel, escama o pluma, prestadme, por favor, vuestra atención y repetid conmigo: «¡Sowa somos todos…!”

Tras lo cual, y para su coleta, añadió para sí bemol mayor: “¡Aquí se va armar una muy gorda…!”

Ay, indecisos! | Televisión | EL PAÍS
MARCO ANTONIO, ARENGANDO A TODO ARENGAR

EPÍLOGO

Piggah, faltaría plus, sabía cómo y dónde moverse… Por algo es la malvada de esta fábula togada… Con una cruz de plata pensionada, la vieja Sowa habría de conformarse y darse con un canto gregoriano en plenos morros, mientras ella ocupaba su lugar “a mí me las den todas”, plena de facultades y proyectos de futuro perfecto indicativo.

El tándem “O´Malley/O´Rilley no tardaría en comer en su pezuña de diseño. En caso necesario, siempre cabría someterlos a un trasplante de cerebro porcino, si ello contribuía a poder manejarlos a su antojo.

Hoy las guerras se ganan en despachos. Su incansable vini-vidi-vinci la convirtió bien pronto en referente insoslayable, Suma Sacerdotisa del Culto al Hermetismo Ilustrado, cuya zénit vendría siendo aquel bíblico “Yo soy el que soy” desde una zarza ardiente, que dejaría con los ojos abiertos abierta y la boca cerrada al mismísimo Moisés, según aparece reflejado en Éxodo 3:13-14.

Promesas Divinas: La zarza de tu llamado sigue ardiendo

La granja la adoraba y ella se dejaba querer… a prudente distancia… En las distancias cortas, cualquier animal- cualquier humano, para ponernos finos- hubiese descubierto su secreto. La Esfinge de Gizeh lo guardaba también, y ahí permanece, incólume a las crueles tormentas del desierto, los ladrones de tumbas faraónicas y a los turistas pobres en busca de diarreas y pedrerías con las que hacerse decorar sortijas y pendientes…

El Club del Misterio - Antigua imagen de la Esfinge de Giza. #Egipto  #egiptología | Facebook
-YO SOY LA QUE SOY…

Sowa, lejos ya del mundanal ruido, se dedica al visionado en sesión continua de la serie Peppa Pig, en una tablet obsequio de Amo O´Malley, con una cariñosa dedicatoria de su puño y su letra parvularia: “A Sowa, por servicios prestados a la Causa”.

  Hoy vive convencida de que no debió haber renunciado a aquel trasplante, habida cuenta de que todos los corazones son iguales… Aunque unos sean más negros que otros; sin ir más lejos, el de su falsa amiga Piggah, a la sazón empeñada en trepar, escalón a escalón, hasta la presidencia, mientras el Amo O´Malley, villano en su rincón, sigue frotándose las manos…

                                         FIN

Peppa pig GIF en GIFER - de Hellmaster

La Casa Encantada

Ethel Barrymore - Wikipedia, la enciclopedia libre

LA CASA ENCANTADA

(Relato Fantasmagótico)

No seré yo la primera en dar la voz de alarma. Callada estoy más joven y más guapa. A mis setenta y pocos, raro me parecería el asustarme por esto, por aquello o por lo del Más Allá… ¡Una ha asistido tantas situaciones bizarre a lo largo de su vida…! Las tomas o las dejas; pero, de intentar buscarles una explicación lógica, te encontrarás con todas las rifas de la tómbola en el bolsillo de tu bata de casa, para el sorteo de una migraña cabezona recurrente, sin contar con que semejante blablablá desinformado, perjudica el valor catastral del inmueble puesto en la picota, que no es una cereza en este caso, sino un cruel instrumento de tortura…

Vivo sola con mi gato Edgardo. Mi ahijada Gloria se ocupa de asistirme cuando buenamente puede, recadito va, recadito viene; y se encarga, asimismo, de mis cuentas bancarias, que yo, de eso, no entiendo; y de llevar la ropa a la lavandería y planchar menudencias… Sobre todo, de aguantarme a mí, con mis mil y una manías de vieja chocha.

 No me parece poco, pero tampoco mucho: lo que es la limpieza diaria de la casa, se viene ocupando servidora, siendo como soy tan mirada – y un poco tiquismiquis- en todo lo concerniente a la higiene doméstica, dejando aparte, además, una cuestión para no echar en saco roto: las muchachas de hoy acaban por romper cuanto cachivache cae en sus manos para salir disparado contra el suelo.

 Si algún día yo faltase, que todo llegará, mi ahijada Gloria, convertida en heredera universal, disfrutará, reina y señora, del ático galaico con vistas a la playa, recibido, a su vez, de mis padres y éstos, a su vez, de sus mayores.

Con el precepto dominical, vulgo “misa de los domingos y fiestas de guardar”, cumplo por radio o por la televisión, según me pida el cuerpo o el espíritu, por lo cual Dios va a pillarme confesada.

 Me he acostumbrado a las compras por teléfono. Resulta la mar de sencillo. Tú llamas, pides por esa boca, te sirven el pedido, pagas a tocateja, dejas una propina al Sísifo portador en mangas de camisa… y adiós, que te vaya bien: si te he visto no me acuerdo a las preocupaciones de lo que tenga a mi disposición esa semana para alimentarme convenientemente: solomillo terneril, verdulerías varias, hortalizas- todo en fresco, que puedo permitírmelo-, fruta que te crio y algún que otro capricho azucarado, además de la dieta para Edgardo, gordo como cual balón del balompié, tanto cojín de seda, tanto consentirle todo el rato: “yo maúllo, yo mando, tu obedeces”, a base de autoritario ronroneo…

¿Qué más deberían saber de mi humilde persona…? Me llamo Elisa y ya podemos tutearnos, ea: nada de doña Elisa y esas cursiladas antañonas. Mi padre, al suyo, lo trataba de usted…Menos mal que hemos ido mejorando.

Permanezco soltera, ya no sé si por suerte o por desgracia. Proposiciones serias sí las he tenido en tiempo y forma. Todavía no hace tanto, en una de las escasas ocasiones en que me doy un paseíto profiláctico para que me dé el Sol en las piernas, un vecino mío de toda la vida, don Ramón, viudo reincidente, dipsómano perdido y hallado en la taberna de la esquina con el codo empinado, se permitió el lujo de tirarme los tejos, asegurándome su perfecto estado físico y mental para hacerme conocer un Jardín del Edén pentaestrellado entre sus brazos, en el transcurso de un viaje del Inserso, en habitación doble, a las Canarias o, en su defecto, al Balneario de La Toja, que nos pilla más cerca.

Compartir cama con un hombre una noche sí y otra también tiene que resultar la mar de embarazoso, valga la redundancia o redondancia. Prefiero un gato, la verdad sea dicha. Piernas y brazos, la mitad de un pulpo, pendientes de darte vuelta y vuelta sin hallar acomodo, en su “aquí te pillo, aquí te mato”, mientras te van susurrando tonterías en el oído, cuando no se dedican a mordisquearte las orejas y aledaños.

 Del “manos para qué os quiero”, mejor no especificar demasiado… Conste que hablo de oídas, pues jamás me he visto en tales trances… Mis amigas del alma, menudas cotorronas, dándole a la lengua, malgastando saliva en detalles picantes son las encargadas de tenerme al día…

 A los hombres, no hay quien los entienda como no sea su madre… Ya no está para tanto trote jerezano mi libido… Allá se las componga don Ramón, a golpe de manubrio tocando el organillo o, llegadas a mayores las ganas de desahogo fisiológico, apoyao en el desquicio de alguna mancebía, dando rienda suelta a sus bajos instintos, aunque él, de mancebo que casó con mujer mansa, conserve más bien poco… Algún braguero, dentadura postiza o prótesis de apoyar en la cadera, a resultas de una caída fortuita…

¿Por qué habré nombrado a mis amigas…? Se me han estado muriendo en desbandada. Un catarro o un cáncer, a ellas les daba igual con tal de viajar a ese extranjero del “irás pero no volverás”, que es como llamaba mi tía-abuela Sarito a dejar este mundo.

No me aburro, ¿por qué me iba a aburrir…? Me distraigo preparando comistrajos, mirando cómo la aspiradora se pasa ella solita cual platillo volante, o asomada a los ventanales de la galería, visillos puntillosos de por medio, viendo pasar a los unos y a las otras, corre que te correrás, afanosos cual escarabajos peloteros…Y total, ¿para qué…?  A lo mejor, para que no me aburra y caiga en la tentación, una vez más, de… Se trata de una palabra preciosa, per la muy cabrita se me esconde en la puntera de la lengua… “Interactuar”, gracias, memoria, por servicios prestados… La tentación, decía, de ponerme a interactuar con esta casa, tan rica en fenómenos extraños, en un tête-á-tête que suele durar horas y horas… Ella me dice lo que debo hacer y yo lo hago…

La cosa va por zonas: a la cocina, lo que le encanta es que le aplique sidol en los fogones. Los polvos pedramol y el estropajo espartano en espiral de toda la vida hacían lo mismo pero manchaban más y dejaron de usarse.

 Hay que ver lo contento que se pone el fregadero cada vez que manejo la grifería de agua caliente…Acaba siempre echando espuma por la boca, del gusto que le proporciona semejante chorreo, acompañado del correspondiente frotamiento rítmico… Si se trata o no de ataques epilépticos, no se lo he preguntado… Discreción ante todo… ¡Relájate y disfruta, querido fregadero…!

Lo del cuarto de baño a ver cómo lo explico… Tengo oído decir que los magos de feria llevan a cabo sus trucos utilizando espejos… Aquí, en mi casa, son éstos últimos los encargados de sacar fotografías con flash, cuando enciendes la luz, la mayoría de ellas subiditas de tono…Vete tú a saber dónde las almacenan… Cualquier día por venir, no lo descarto, puedes aparecer en las redes sociales mientras te estás secando primero, una pantorrilla y después, otra…

Al bidet Polifemo, paramecio y paranecio en semisuma,, ni levantar la tapa desde el siglo pasado, tras sorprenderlo guiñándome, soez, su único ojo pitañoso, instalado en lo alto de su frente, con monóculo de goma incorporado, cuando me disponía a realizar mis semanales abluciones vespertinas, periodicidad de sobra suficiente. Él se lo pierde, por mirar lo que no debe…

Pasemos a partes más tranquilas de la casa, sin tanta turbulencia y tanto regodeo… En la sala de estar, plumero en ristre, ante un mobiliario de maderas nobles, polvo que veo, polvo que acaba encima de la alfombra, de donde lo retira mi «guerra de los mundos».

No hay marco de madera, cornucopia labrada, copa de cristal o porcelana pastoril de Sajonia que se libre de mi donoso escrutinio semanal mañanero, frota que te frotarás a la menor señal de alarma, con parsimonioso mimo y exquisito cuidado, no vayan a romperse o a mancharse, el paño por bandera y el spray de propulsión a chorro enarbolado, diestramente, en la siniestra.

Mi dormitorio… Ejem, ejem, ejem… Maldita carraspera… No se marcha ni a rombos de pastillas Juanola… Mi dormitorio, digo… Reservado el derecho de admisión, república independiente para una casa de muñecas que he venido gobernando a mi capricho… Sancta-sanctorum en tonos color brisa en primavera, donde no falta una cama con dosel como altar de templo jónico- coríntico consagrado a mí misma, sedoso sobre, dentro del cual mi cuerpo, sagrario de inocencias derrotadas, ha venido depositando, cada noche, apasionadas cartas a un dios desconocido con atributos de varón y rimados poemas al Amor y al Deseo…

Lo sé, lo reconozco: de perdidos al lago, si me pongo romántica palizas… Y sigo con lo mío… Siete almohadas, siete, bordadas a mano temblorosa, son demasiadas almohadas para tan poca cabeza adolescente, donde abrazarse cada día de la semana.

Tómese buena nota de los nombres que cruzaban el albo resplandor de aquellas fundas con tanto fundamento onírico y tanto apolo elevándome hacia el cielo: los lunes, se le adjudicaban a Paul Newman; martes, a Robert Redford; los miércoles patrióticos iban a parar a Carlos Larrañaga; los jueves, a Warren Beatty, mientras sábados y domingos quedaban reservados para, naturalmente, Marlon Brando…

Mamá, la pobre, a espaldas de mi padre, consentía tanto inofensivo devaneo. Condición sine qua non: sacar buenas notas en el centro privado, regido por hermanas de cuya orden no me acuerdo ni quisiera acordarme, donde cursaba mi bachillerato elemental a trancos y barrancos…

Cuando, pasados muchos años, pasé a ocupar el antiguo dormitorio de mis progenitores, rescaté aquellas fundas con olor a alcanfor (puede que a naftalina… vaya usted a saber) de un rebosante y trasnochado baúl de los recuerdos…

Rien de rien… “Secas las pilas de todos los timbres que vos apretás buscando un pecho fraterno para morir abrazao”…Esto asegura un tango muy famoso… Pero nada de nada… A ciertas edades, los timbres no funcionan por mucho que tú aprietes mientras piensas en Paul, en Robert, en Warren (que se pronuncia “guarren” y por algo sería…) y, sobre todo, por encima de todo o por debajo, en aquél al que alguna de sus fans llamaba “Melón Blando”…

Pues, ahí me teníais a mí, convertida en ET, todo el día la misma cantinela: “Mi casa, mi teléfono…” Un pastón en facturas de tanto darle al dedo de marcar, y con tarifa plana…

Así fue cómo empecé a hablar con los muebles, con mis objetos más queridos y hasta con las paredes, todos ellos tan llenos de remembranzas compartidas. Por su parte, lo contaba más arriba, la casa me responde a su manera, ya sea por señas, moviendo los objetos; o a través de las voces, infundiéndome ánimos o brindando consejos.

Alguna de mis amistades me tiene preguntado si no paso miedo aquí tan sola, en cayendo la noche… Y es que, según algunas lenguas de triple filo, mi casa está encantada… ¡Qué tontería más tonta…!

También tengo respuesta para eso, mira tú por dónde…

-Pues claro que mi casa está encantada… ¡Encantadísima! Con lo bien que la trato, lo mucho que la barro, friego y froto, no podría ser de otra manera…

Esto que sigue, que quede, por favor, entre nosotros… A esta casa, lo que le hace falta es un fantasma engalanado… En cuanto me llegue esa hora que tiene que llegarme, pienso postularme para el puesto…

O mucho me equivoco o lo de “La Dama de Blanco” ya tiene copyright. Será mejor que elija otro color para iniciar leyenda urbana. O todos a la vez, todavía más vistoso. Con “Over the Rainbow” como música de fondo, segura estoy de que las apariciones a mi ahijada, a la que pienso utilizar como coneja de las Indias, se harán pronto pandémicas en las redes sociales…

FIN

110 ideas de RAROS | lugares abandonados, mansiones abandonadas, lugares  misteriosos
El buen patrón (2021) - Filmaffinity

“EL BUEN PATRÓN” de FERNANDO LEÓN DE ARANOA

AISGE | Entrevistas
¡QUÉ COSAS TIENE UNO QUE LEER ALGUNAS VECES…!

F. L. de A., es hoy, para mí y para legión cinéfila, un cineasta de obligado cumplimiento. Su bien temperado rugido constituye un claro aviso a navegantes por la Vida de que, además de “la Economía, imbécil”, cuenta también el Corazón Humano y su compleja red de sentimientos, y no hay que ser un lince ibérico en peligro de extinción a la hora de entenderlo.

ARCHIVO FUNDACIÓN AGR: Bardem-Berlanga, en el cara a cara que preparé en  1980
B & B -. FUIMOS ESA PAREJA FELIZ… ¿ALGO QUE OBJETAR?

Con permiso- o sin él, mira lo que te digo -del léctor amábilis /léctor admirábilis, paso a poner negro sobre blanco y viceversa, la siguiente boutade: Benito Zambrano y él, tanto rueda, rueda tanto, podrían ser o no ser los Bardem & Berlanga del siglo XXI.

Benito Zambrano estrena 'Pan de limón con semillas de amapola': «Siempre he  vivido apoyo y ayuda en el mundo de las mujeres» | El Correo
BENITO, ZAMBRANO, PEDRE Y MUY SEÑOR MÍO DE «SOLAS» (1999)

De  FAMILIA (1996) a LOS LUNES AL SOL (2002), pasando por BARRIO (1998), se las maravilla el madrileño para dejarnos claro por dónde van los tiros de una filmografía dispuesta a no callar por más que con el dedo, que dijo don Francisco de Q.

Familia (1996) - Filmaffinity
Barrio » Premios Goya 2022
Los lunes al sol (2002) - Filmaffinity

De EL LUNES, ya han pasado veinte años, que son nada según el tango arrabalero, en una carrera de obstáculos diversos, que vendría a desembocar en EL BUEN PATRÓN (2021), tan goyesco, tan rico ditirambo y rocabruno…

Vendría siendo, si no me fallan las cuentas con los dedos de los pies, el tercer menage a deux con J. B., que además de ser un whisky, es un actor en el que tiene él puestas todas o casi todas sus complacencias, tras la ya citada LUNES AL SOL y LOVING PABLO (2017), en torno a la figura del narcotraficante colombiano Pablo Escobar.

Loving Pablo - Película 2017 - SensaCine.com

Javier Bardem, de casta le viene al galgo y al podenco, es mucho Bardem Javier; escribir bigger than life se me antoja poquísimo si se trata de realizar taxonomía justipreciada de sus muchas gracias y talentos…

Biutiful (2010) - Filmaffinity

 Después de BIUTIFUL (Alejandro González Iñárritu, 2010), parecía tener agotadas sus posibilidades para sorprendernos… Y la paloma verbenera, o sea un servidor, una vez más, se equivocaba…

Y es aquí donde y cuando me dispongo a caminar descalzo sobre cristales; o peor todavía, sobre carbones encendidos, como hacía Debra Paget en AVE DEL PARAÍSO (Delmer Daves, 1951), porque… José Manuel, átate los machos; aquí quiero yo verte… A ver cómo lo explico, camarada Tovarich… Descansemos la vista, siquiera unos instantes…

Ave del paraiso de Delmer Daves PELÍCULA COMPLETA - YouTube
– MUCHO CUIDADO CON CABREAR AL HECHICERO DICIENDO QUE OS GUSTA MÁS LA VERSIÓN DIRIGIDA POR KING VIDOR DE 1932, CON DOLORES DEL RÍO…
Bird of Paradise (1932) - Filmaffinity

Me acuso, padrecito, de haber tenido la oscura sensación de que Javier Bardem se pasea, a lo largo y ancho del metraje de EL BUEN PATRÓN, derramando lisura del puente a la alameda, consciente de que el espectador – encantado de la vida, por cierto- no va a quitarle ojo y oído en todo el rato.

Su recital, una matrioshka interminable de alardes interpretativos de la mejor ley, se permite el lujo, por ejemplo, de convertirse, de pronto, en el José L. López Vázquez de MI QUERIDA SEÑORITA (Jaime de Armiñán, 1971), a la hora de mostrarse maternal con sus fieles empleados o pasar del Dr. Jekyll a Mr. Hyde, lobo y cordero según convenga a la hora de sumar ceros a sus cuentas bancarias, todo menos corrientes.

Mi querida señorita (1971), de Jaime de Armiñán
NO DESCARTEMOS TAMPOCO QUE FUERA LÓPEZ VÁZQUEZ QUIEN IMITABA, SIN SABERLO, A UN FUTURO JAVIER BARDEN, EL CUAL, NACIDO EN 1969, CONTABA DOS AÑITOS POR ENTONCES…

Y ello, nos pongamos como nos pongamos, mi admirado Fernando, a una peli a la que se le supone vocación coral fuenteovejuna, como sucedía en BARRIO o en FAMILIA, le hace un flaco favor y la desequilibra, la saca de quicio… casi me atrevería a decir que le echa mierda encima…

No es menos cierto, camarada Tovarich, que, como álbum de cromos del paternalismo empresarial- “la empresa somos todos”- resulta lo suficientemente ilustrativa; aunque también aquí, me temo, se cae en la tentación de tocar demasiados palos a la vez, por culpa de una frondosidad argumental con demasiadas ramas infructuosas, que uno hubiese desechado en su montaje definitivo.

Espera, porque hay más… Su desenlace me hizo recordar el de un título fundamental de Buero Vallejo, EL TRAGALUZ (1967), en su tiempo ciertamente comprometido.

AMARCORD: EL TRAGALUZ

Aquí y ahora, el buen patrón y una de sus víctimas- Celso Bugallo, sometido a una tortura moral que prefiero callarme- comparten plano y se acaba la película.  

  A lo que Buero se atrevió mientras la dictadura se derrumbaba entre sangrientos estertores, León de Aranoa busca una alternativa diferente… “¿Y tú qué hubieras hecho, espectador o espectadora…?”

“The answer, my friend, is blowing in the wind…”…Pero a mí, como espectador, me interesa conocer lo que habrías hecho tú, director y guionista de algo que corre el riesgo de convertirse en un cómodo ejemplo de “Cine para Rogelios”, con aquel taladro jamesbondiano, además de un agujero para colgar una placa conmemorativa…

Caigan sobre EL BUEN PATRÓN todos los “goyas de luxe” que hagan falta. Seguro que se los tiene merecidos… Y el Bardem, ni te cuento…

Servidor le hace caso a Mike Castle y reparte sus “boscos” particulares 2021 como le da la gana, consciente de que donde hay patrón, no manda marinero…

And the winner is… ¡ESPÍRITU SAGRADO, de Chema García Ibarra…!

Te lo juro, padrecito: sublimado corrosivo de propulsión a chorro. Corre a buscarla, relájate y disfruta… Y que Godot te coja confesado… Fue empezar a verla y sentirse abducido por su iconoclasia radical a caño libre… Totalmente desaconsejada para mentes bienpesantes de ambos bandos…

Ah, se me olvidaba… Volviendo a EL BUEN PATRÓN, el que su calendario termine en lunes, como autohomenaje no está mal; pero me hizo recordar tiempos pasados, mejores por hipótesis…

Espíritu sagrado (2021) - Filmaffinity
Chema García Ibarra: “Un año vi 'Barton Fink' una vez al día” | Babelia |  EL PAÍS
CHEMA GARCÍA IBARRA, ME QUEDO CON TU CARA…(LA QUERÍA PARA HACERME DECORAR UN PRENDEDOR… ETCETERA, ETCETERA, ETCETERA…)
Síndrome de CapgrasEl síndrome de Capgras​ o ilusión de Sosias... -  Informativo Digital

NON SERVIAM

Elegir, una forma de fracaso.

No ser, como final, ¿es suficiente…?

¿Indistinto, no siendo diferente…?

¿Ser otro o ser tú mismo, en el ocaso…?

Síndrome de CapgrasEl síndrome de Capgras​ o ilusión de Sosias... -  Informativo Digital

Callad, voces… ¡No pienso haceros caso…!

¿La marca de Caín sobre mi frente…?

Vuestra cólera me deja indiferente.

El “non serviam” ha de marcar mi paso…

Síndrome de CapgrasEl síndrome de Capgras​ o ilusión de Sosias... -  Informativo Digital

A quienes pude amar, no están conmigo…

¿O fue mi salvación vuestro castigo…?

Camino de Damasco ya emprendido,

Síndrome de CapgrasEl síndrome de Capgras​ o ilusión de Sosias... -  Informativo Digital

mancho mis manos: tomo su testigo…

Veré la luz cuando me ciegue el rayo.

Algo, en vuestra piedad, huele a podrido.

Sosías archivos - La Paseata

Carne de Identidad

Yo soy el otro, el otro soy yo! - Inspirulina.com

CARNE DE IDENTIDAD

…Su rostro desconocido

se presenta cada noche.

Una voz te hace preguntas

a las que tú no respondes,

quizás porque no te atrevas

a enfrentarte a sus reproches…

Nunca has aprendido a amar…

Bueno será que te asomes

a la ventana cerrada

tras la que siempre te escondes…

No hay paisaje más allá:

muros de lamentaciones,

siete coronas de espino

y los cuatrocientos golpes…

Tu pasión, como “ecce homo”,

 no merecerá tal nombre:

un desierto sin arena

para un tiempo sin relojes;

mar de caracolas mudas

y de anémonas feroces…

Preguntas si tú eres tú…

¡Ay, qué poco nos conoces…!

II

Siendo quien eres: yo mismo,

prisionero de un espejo,

sueñas tu carne y su herida,

consumidas por el fuego,

precio muy alto a pagar

si has elegido tu infierno:

no ser, no reconocerte,

mantenerte siempre lejos,

forastero de ti mismo,

enajenado, secreto,

viajero sin pasaporte,

sin billete de regreso…

III

“¿No has de perdonarte nunca

un pecado que no has hecho…?”,

interrogué al visitante.

“¡Nunca más…!”, respondió el Cuervo,

negro desplegar de alas,

antes de emprender su vuelo…

Richard Mansfield on a Dr. Jekyll and Mr. Hyde play poster in 1887 :  r/OldSchoolCool

Herrare Umanum Ex…

ABRAHAM LO HA CONSEGUIDO!!! | TRABAJANDO LOS TALENTOS

HERRARE UMANUM EX…

Primero, la riada. Y ahora, esto. Era el cambio climático anunciado, jugándoles la vuelta. La noche parecía haberse detenido en un impasse interminable. Cientos de vehículos, atrapados por la tormenta, conformaban una helada geometría en lo alto del puerto de montaña, a la espera de la llegada de las máquinas quitanieves.

César Muñoz, en el interior de su Skoda, dormitaba a intervalos, tras rendirse a la evidencia: él solito se lo había buscado, desoyendo consejos y advertencias de quienes habían tratado de disuadirlo. Emprender viaje, enfrentándose a la rigurosa climatología reinante por la zona, suponía un riesgo cierto carente de sentido.

Dado el hecho de que los coches allí retenidos no podrían contarse con las patitas de un ciempiés o, incluso más de uno, más de dos y más de tres, César M., el tonto del Skoda, se sintió arropado y satisfecho.

Algo resultaba palmario: a cargo de tan aguerrida hueste pretoriana, se hallaba completamente a salvo. Al menos, de momento…

Iba bien pertrechado… Disponía de licor y tabaco en la guantera y de agua mineral y bocadillos en la bolsa de viaje. Bastaba con el girarse hacia el asiento trasero y alcanzarla. El frío no tenía nada que hacer, enfundado como estaba en aquella cazadora, tan frondosa en bolsillos, cremalleras y aberturas en los lugares más inverosímiles, inesperado regalo de una cónyuge en fase de extinción, en procura de remedios paliativos para lo inevitable.

No iba a pensar en Julia ahora. Aquella huida era en su honor y gloria. El plan había consistido, en un principio, quitársela de encima durante unos cuantos días con sus correspondientes noches, aun a riesgo de que la muy ubicua acabara denunciándolo de abandono de hogar y ese tipo de trampas leguleyas… Puesta a hacer daño, no se paraba en barras…

Necesitaba pensar fuera de cobertura, a salvo de sus poderes telepáticos. La tormenta era cosa de ella, la muy bruja, ¿nos apostamos algo…? Ella y su gato… Ella y su baraja francesa cartomántica…Ella y su colección de insectos, atravesados por alfileres de cabezón negro, de la que él formaba parte…

Los teléfonos móviles- el suyo, al menos…- no recibían su ración de alimento cibernético; las emisoras de radio parecían empeñadas en mandar al paro a los leones de la Metro: desde hacía horas, rugían con entusiasmo y contundencia, lo cual, según tenía él oído, podría tratarse de mensajes cifrados, procedentes del, o con destino al, Espacio Exterior Intergaláctico.

Y es que andaba mucho tarumba turulato por ahí suelto…

En cambio, César Muñoz se consideraba a sí mismo un hombre razonable y digno de respeto. Tras cuarenta años de vestirse por los pies sin mayores tropiezos, resultaba difícil poner en cuestión sus opiniones sobre la vida en general y sobre Julia, en particular. Así de claro. Así de oscuro.

La posibilidad de quedarse sin batería sólo le preocupaba a medias. Confiaba plenamente en la solidaridad de los extraños. Para ser todos ellos víctimas de las malas artes de su atormentadora personal, reconozcámoslo, le faltaban a Julia dos inviernos y medio, o, en su defecto, una visita, grabadora en ristre para tomar apuntes, a su casa materna, donde doña Aurora esperaba, más temprano que tarde, su regreso.

Cabía la posibilidad de bajarse del vehículo y realizar una pequeña encuesta, llamémosle científica, entre los convocados, descartando, previamente, grupos de familia o de amigos, así como parejas estables, sin importar el sexo de sus componentes… Lobos solitarios como él mismo y zorras sin gallinero donde caerse muertas constituían un objetivo prioritario.

Se lo pensó dos veces. Salir al exterior, dejando las luces apagadas, suponía el aventurarse por aquel laberinto de coches expectantes y la posibilidad cierta no localizar el suyo a la hora del regreso, una vez establecidos-o no- los contactos deseados. Mantener las luces encendidas equivalía a exponer la batería a agotarse ya más de lo que probablemente estaba, después de tantas horas de funcionamiento intensivo.

 Un súbito fogonazo inundó su mente de tinieblas.

-Todos están vacíos…- especuló, córvido, en voz alta. Sólo eso y nada más.

Prueba no superada. No debía permitir que el miedo de los ciervos mariquitas se apoderase de sus probadas capacidades de respuesta masculina ante las adversidades de la vida.

 Lo intentaría haciendo sonar el claxon a intervalos regulares, efecto acústico a acompañar por un discreto parpadeo a cargo de los faros delanteros… ¿Para qué molestarse, sin embargo, si todos, allá fuera, ya habían muerto…?

Garrafal error de planteamiento por su parte. Tan funesta suposición no se basaba en prueba empírica alguna: formaba parte de una sinergia averiada que su embotado cerebro se empeñaba en sacarse de la manga. Distopía, Imperatrix Mundi…

Todo a su alrededor se estaba derrumbando y, vive dios, él no se merecía tan gran castigo.

De haber tenido hijos… Una idea, por cierto, aterradora, conociendo el nido donde habrían de guarecerse y recibir amor de sus progenitores… Mamá Guatemala y Papa Guatepeor… ¡Para echarse a temblar de una tacada…!

El sopor empezaba a invadirlo de nuevo. Soñó –mejor dejarlo así…- que se encontraba en un cementerio de automóviles destinados al desguace. Cientos, miles de ellos, a la espera de convertirse en oxidados bloques de chatarra.

Cubos de Rubik fosforescentes, girando, vertiginosos, sobre sí mismos, flotaban a la deriva en un espacio curvo dentro de su cabeza. Tenía fiebre… ¿Qué te apuestas a que no bajaba de cuarenta…?

 La palabra “sed”, pero en latín, llenaba, sin separación alguna, folios y más folios que emprendían el vuelo una vez completados por manos invisibles, para incendiarse al llegar a la altura de sus ojos, mientras sonaba, becqueriana perdida, la música de un órgano lejano.

-Estoy alucinando… – le explicó a su oreja, negrísimo museo de cerumen reseco, cañaveral hirsuto de cerdas retorcidas, a la par que refugio de mil y dos murciélagos chillones, a cual más chirriante y más histérico.

Un rostro de opereta madrileña aplastaba sus bubónicas narices contra el parabrisas de su sancta-sanctorum, en busca de presencias. Se trataba, a todas luces, de un sereno con todas las de la ley municipal, gorra y chuzo incluidos.

-Oiga usted, buen hombre…- se le oyó decir- No es por sembrar alarma fuera de temporada, pero quédese donde está y acabará convertido en guiñapo ferruginoso elevado al cuadrado…

Como poeta Virgilio que habría de conducirle a través del Infierno, no valía una perra gorda. No era ocasión tampoco de mostrarse escrupuloso.

César Muñoz descendió del Skoda, dispuesto a seguirle la corriente.

 -Debo de haberme extraviado por culpa de la niebla –arguyó, en tono hastiado-. Es la única explicación que se me ocurre…

-Es lo que dicen todos, mi querido amigo- respondió el vejete caralampio-…Poco antes de rendirse a la evidencia, por supuesto…

Por lo que alcanzaba a ver, sin saber cómo, se hallaba en unos macrotalleres de desguace en plena decadencia, a juzgar por las pintas que lucía un vigilante nocturno desastroso al que hasta un veterano hámster giratorio hubiese tomado a pitorreo.

Echó mano al bolsillo, en busca de propina que mostrase, a las claras, quién y quién no, en la presente situación, ostentaba mando en plaza.

Oh, sorpresa, sorpresa… Acabó agarrado a sus propios testículos… Disimuló, lo mejor que pudo,  una total e inesperada carencia de argumentos…

-Disculpe, buen hombre… ¿Sería tan amable de indicarme la forma más rápida y segura de regresar a la carretera general…? El GPS, una brújula loca, acabado de comprar, se empeña en la callada por respuesta…

-Cuando era joven, no se precisaba cursar ingeniarías para localizar corrientes de agua subterráneas… Te las arreglabas con una varita de fresno hecha y derecha…- obtuvo por respuesta petenera- Lo que empieza en camino, vete a saber por qué, termina siempre por convertirse en carretera… Si no llevo razón, no me la dé, señor… “Al andar se hace camino”, escribiera el poeta…Y yo añado, sin serlo: “Y, al correr, la carretera…” La función crea el órgano; eso dicen al menos… Y hasta el organillo, si me apuran un poco, algo que no aconsejo…

¿Cómo hubiese reaccionado Julia ante un caso semejante? Con un par, ¿no te digo…? Pies en el suelo bien anclados y con las espuelas puestas: he aquí su lado bueno, no pensaba negárselo.

Nunca debió liarse la manta a la cabeza, poniendo tierra de por medio. De aquellos polvos, este abigarrado barrizal donde, a la sazón, por su estulticia, se veía inmerso hasta el cuello del útero… Arenas movedizas: agujeros sin fondo en un campo minado… Quería salir de allí. Le fallaban las fuerzas… Una fuerza brutal intentaba arrastrarlo hacia el abismo.

Realizo, in extremis, un último esfuerzo para rechazarla. Sus nalgas apretadas ofrecían ya apenas resistencia. Funcionó, contra todo pronóstico. Su descenso al vacío parecía detenido. Iba a cantar victoria cuando la violencia se hizo de nuevo cargo de su cuerpo, retorciéndolo hasta hacerlo girar sobre sí mismo como un contorsionista inverosímil… Fue entonces cuando se hizo la luz para sus ojos ciegos y escuchó murmullos y jadeos en derredor… Un circuito se interrumpió en alguna parte. Intento respirar. Se estaba ahogando… ¡Un hospital era donde se hallaba…! Debía de haberse muerto…

¡Qué eqiovocado estaba…! No se estaba muriendo, sino todo lo contrario… Principio y fin: cualquiera se equivoca… Son las dos caras de una misma moneda…

Fue entonces cuando una mano enguantada procedió a sujetarlo a media altura mientras otra procedía a golpearlo con dureza…

César Muñoz comenzó a llorar, mientras, a su alrededor, se escuchaban risitas complacidas. Era su primer llanto en este mundo.

…Por difícil que pueda parecer, lloraba por su Julia, cuyo cadáver, bordado a puñadas, habría de ocultar, muchos años después, en el maletero de un Skoda, abandonado, con nocturnidad y alevosía, en un cementerio de automóviles cercano al centro hospitalario donde había venido al mundo.

César Muñoz, que todavía no se llamaba así, lo olvidó todo al sentir cerca el pecho de su madre.

No volvería a pensar en ello, hasta el día aciago en que se le subió, de pronto, la sangre a la cabeza… Así se lo había explicado a su abogado… Ella le había faltado en el honor… Pero un hombre es un hombre y lo lleva en los genes incrustado. La quería más que a nadie y más que a nada… y se le fue la mano al aplicar el correctivo. Lo volvería a hacer, seguramente… Antes, las lapidaban; todavía hoy se sigue haciendo. Él le había sido fiel a su manera, sin poner en peligro a su familia, y tenía la conciencia bien tranquila.

César Muñoz era todo un caballero.

FIN

Un vistazo a 2001: Una Odisea en el Espacio | Películas & Series. Amino  Amino

La Mano en el Fuego

Chelsea Tretiakoff, era una niña normal gran amiga de la familia Maxi…  #fanfic # Fanfic # amreading # books # wat… | Espíritu santo, Fondos de  movimiento, Espiritus

LA MANO EN EL FUEGO

Para mis sobrinos Alfredo y Fernando, por orden de llegada.

UNO

Tengo para mí que supone una flagrante imprudencia ponerme a especular, sin prueba alguna, sobre la naturaleza e intenciones últimas de Roberto L., figura pública y notoria donde luces y sombras confluyen y divergen en una deslumbrante pirotecnia, destinada a confundirnos, impidiéndonos pensar con la serenidad necesaria hasta llegar a una solución satisfactoria de un enigma que trae de cabeza a más de uno.

Roberto L. compareció, de pronto, en V***, ciudad anónima dormida en los laureles de un pasado sin fechas relevantes, como surgido de una Nada con alas desplegadas, y portando una flor de azar – y no es errata- en su pico de oro.

59 Pressefotos Hardy Krüger, Portraits und Filmszenen: Manuscrito | akpool  GmbH
MONSIEUR ROBERT

Su vini, vidi, vinci , si lo piensas un poco, tenía mucho que ver con nuestra peculiar idiosincrasia provinciana, dispuesta a entronizar en sus altares al primer forastero con gafas oscuras, sombrero y gabardina, desembarcado en su estación ferroviaria después de medianoche con sucinto equipaje, recibiéndolo con honores de Jefe del Estado, sin hacer demasiadas preguntas. La semisuma de un seductor ceceo levemente afrancesado, unos ojos del color del cielo en primavera y su media sonrisa a lo Clark Gable, pareció a la ciudadanía garantía suficiente para acallar lenguas viperinas.

Había fijado su residencia en el Hotel Comercio, triplemente estrellado, propiedad de Tía Marta y Tía Florita, hermanas solteras de mi madre, como huésped estable y, desde luego, no demostraba prisa alguna por abandonarnos. Cualquiera hubiese dicho que venía para quedarse.

Foto de Arsénico por compasión - Foto 1 sobre 25 - SensaCine.com
TÍA MARTA Y TÍA FLORITA

¿Profesión? “Encantador de serpientes” se mantiene en el frontispicio de las respuestas más creíbles y menos inquietantes. En sus tarjetas de visita, dadivosamente repartidas urbi et orbe, figuraba la de “promotor de eventos” para la empresa La Cigarra Laboriosa S.A., con sede en Barcelona-Madrid-Sevilla-San Sebastián y “casa madre” en Frankfurt y Seychelles… ¡Atrévanse a opinar que no suena apabullante…! 

Tía Marta y Tía Florita se mostraban encantadas de la vida. Nunca antes había conocido el Hotel Comercio tan ilustre huésped como Monsieur Robert- según su pasaporte, nacido en Baracaldo, mucho antes de lo que su infantil apostura aparentaba-, si exceptuamos la pernocta en sus habitaciones por una sola noche de Antonio Machín, de gira por la zona, cuyo autógrafo guardaban mis tías como oro en paño- el problema era acordarse dónde-, además de su discografía completa en formato vinilo, a la sazón acumulando polvo en la buhardilla del establecimiento.

Ruta de Antonio Machín

Dada mi condición de administrador vitalicio, gratia artis, del negocio familiar, emporio de las telarañas polvorientas y del inconfundible aroma de lo rancio sin posible abolengo, tuve ocasión de seguir muy de cerca andanzas y milagros de aquel atrabiliario personaje por V*** y aledaños.

Sus talleres a domicilio (“Afirmación de la Personalidad y Superación de Conflictos Psicosomáticos durante la Infancia”, “Descubre la Miss Universo Latente que Hay en Ti” o “Tu Vello es Bello y Aprenderás a Amarlo”), fueron puntualmente, aireados por la prensa, y, a posteriori, a través de unas enfervorecidas redes sociales, propensas, per se, al ditirambo hiperbólico y al rocabruno delirante, cuando no al puro y duro estacazo y tentetieso, respectivamente.

Ni el mismísimo vellocino de oro, puesto en subasta en el mercado negro, hubiese resultado más rentable…

Debo confesar que, en un principio, yo mismo llegué a sucumbir ante el ambiguo magnetismo que desprendían su persona y su singularísima manera de interactuar con el entorno. Su permanente oferta de bienestar y amor para tu karma se me antojaba de inexcusable y reverencial acatamiento.

 No negaré tampoco que su brazo, al deslizarse confianzudo por encima de mis hombros o, en su defecto, en torno a mi cintura cervecera, hechas las presentaciones por Tía Marta en “el salón de té”, anexo a las instalaciones hoteleras propiamente dichas, había provocado en mí una extraña sensación de placentera intimidad entre varones adultos y desinhibidos, dispuestos a explorar caminos nuevos.

Sólo cuando el sujeto en cuestión se mostró, muy, pero muy de pasada, interesado por posibles vaivenes en mis cuentas bancarias y oportunos remedios aplicables, se me cayó la venda de los cuernos, cortándome en seco la meada- es eufemismo-, per secula seculorum amén.

En su honor (?), he de reconocer que captó mi cambio de actitud justo mientras se estaba produciendo. Se le heló la mirada azul celeste y sus labios dibujaron una pálida culebrilla al sur de unas narices olisqueando el peligro para su plan maestro.

-Desde luego, no pienso dar un paso en dirección alguna si las tías de usted, así como usted mismo, no se muestran de acuerdo…- aseguró, por echar balones fuera.

-Mis tías y yo sabemos perfectamente lo que hacemos…

Me había creado un enemigo. Sic transit asegura el latinajo. Conmigo no se juega al escondite.

                                           DOS

Acudir a la Policía careciendo de pruebas podría estallarme en las napiales y acarrearme un sinfín de problemas personales. Una demanda por injurias y calumnias, ¿qué se apuestan? Conociendo el percal, se lo habría puesto a huevo de paloma.

Contra todo pronóstico, un segundo ataque tuvo lugar por medio de terceras en discordia, Tía Marta y Tía Florita, empeñadas en leerme la cartilla de pe a pa. Faltarle al respeto de aquel modo chabacano a su huésped de viva el lujo y quien lo trujo… ¡Habrase visto tamaña desvergüenza…! Y en su nombre… No iba a salirme de rositas después del atropello de las más elementales normas de una educación como se debe…

Ganas de abandonarlas al pie de los caballos no faltaban en mi ánimo… Me contuve. Las creía muy capaces de recurrir al testamento para herirme donde más podría doler: encontrarme, de la noche a la mañana, después de media vida de andar riéndoles las gracias a aquel par de harpías almidonadas, con una mano detrás y otra delante.

Que Significa Soñar con Mendigo – MisticaWeb

En ésas estábamos cuando Monsieur Robert tuvo a bien dejar, a mi nombre, una nota manuscrita en recepción, solicitando un intercambio de impresiones para dar por solventado, de forma definitiva, un malentendido que, sic, “nos estaba ocasionando tanto daño a ambos.”

Me invitaba a elegir el lugar y la hora que yo estimase conveniente; sugería, sin embargo, que un pequeño periplo en automóvil- el mío- por las afueras, proporcionaría ocasión pintiparada para aquella entrevista “de hombre a hombre”, sin el temor de ser importunados.

¿Estaría aquel Maquiavelo de bolsillo intentando “hacerme la cama” ante mis tías y ocupar mi lugar en el manejo sus libros de cuentas? Chi lo sa

No descartaba, empero, otras posibles interpretaciones, bastante más románticas, del tópico elegido para el caso… Los tipos como él no se paran en barras… Habría que decidir si merecería la pena- o la alegría…- ponerse a averiguarlo…

A buen seguro, sus otrora fervientes defensoras darían el famoso giro de los ciento ochenta grados, tras enterarse de qué pie cojeaba su marrón glacé recién salido del armario. Uno más a la lista de invertidos y uno menos para entrometerse en nuestros asuntos pecuniarios .

Pasé por el Hotel Comercio a recogerlo. Compareció en recepción ataviado de sus mejores galas y una sonrisa gioconda de etmoides a esfenoides vengo por toda la orilla.

-Mientras no me envíen el coche reparado del concesionario- se excusó, sin petición alguna de por medio-, me veo obligado a depender de la generosidad de los amigos… A estas alturas, difícilmente podría pensar en usted como un extraño… Corríjame si me equivoco: desde el momento en que entramos en contacto, surgió, inter nos, una corriente de… de franca simpatía, de reconocimiento mutuo de dos espíritus parejos, destinados a encontrarse en el camino…

Su mano izquierda, palmípeda perdida, posada justo sobre mi esternón, no establecía ningún tipo de frontera; recordaba más bien a un cordón umbilical dispuesto a comunicar nuestros dos cuerpos e intercambiar nutrientes emotivos.

Will you follow me…? – pregunté, en plan políglota, arrastrando las sílabas hasta lo inverosímil- This way, please

With pleasure… – respondió el mariconazo.

Blanco y en botella…

Bajamos al garaje en ascensor, sin pronunciar palabra y emprendimos la marcha rumbo a lo desconocido.

El volante enseguida se percató de lo que se esperaba de él: debía tomar la iniciativa y aceptó, encantado, el desafío, mientras el espejo retrovisor le enviaba sucesivos guiños de complicidad entre colegas.

TRES

Fue Monsieur Robert el encargado de romper el hielo.

-No me gusta que me tomen por lo que no soy…- comenzó, sin duda para abrirse un apetito retórico del que, por otra parte, y como ya sabemos, iba más que sobrado.

Me limité a asentir con la cabeza.

-Si algo me caracteriza es una total ausencia de doblez en mis comportamientos- fue el segundo misterio del rosario boreal que se me venía encima-. No pretendo dar gato por libre. Cuando te conocí, enseguida fui consciente de lo providencial de nuestro cruce de destinos. Sólo pretendo ser útil a tu causa… Vaya, me estoy tomando la libertad de tutearte. Espero no te importe… ¡Tengo tanto que dar…! ¡No me rechaces…!

Marcel Marceau - Arte en Taringa!

Y se puso a gimotear, do-re-mi-fa-sol que te crio, sobre mi hombro, en plan nenaza gótica… Y vaya usted a saber si no en busca de una yugular a la que hincar caninos e incisivos… De esos queer  de tortilla francesa, puede esperarse cualquier cosa…

Paré el coche. La situación resultaba embarazosa en demasía. Lejos de mi intención el drenar baboseos propios o ajenos. No es mi estilo ni lo había sido nunca…

-Procura calmarte…Nos estás poniendo en evidencia…- demandé con rudeza, al saberme dueño por completo de la situación- Antes de rechazarlo, convendría saber lo que estás dispuesto a ofrecerme… 

Su voz, hilillo discontinuo de gemidos apagados, se las arregló para llegar hasta mi oído, donde dejó caer una larga letanía de incongruencias, con su madre como protagonista edípica, a la que habrían se seguir diversos episodios amatorios- con mujeres mayores que él-, en los que siempre terminaba trasquilado.

Amazon.com: Pablo Picasso - Póster de la mujer llorando, 11 x 17 : Hogar y  Cocina

-… A punto de perder toda esperanza, guiado por una fuerza incomprensible que señala el camino a seguir, me dirijo hasta aquí sin razón aparente y… ¿Qué es lo que me encuentro…? Un hotel provinciano, regentado por dos adorables criaturas, en número de dos, plenas de lozanía, esculpidas con mimo en delicada porcelana de Sajonia… Le repos du guerrier para mi alma cansada de llamar a cualesquiera puertas, en busca de un sublime ideal que mana de belleza marchitada- la única capaz de conmoverme en mi orfandad perpetua, a la que me he visto condenado desde que ma chére maman nos dejó a mi padre y a mí, en búsqueda de su Shangri-Lah particular, pasado Katmandú, subiendo a la derecha- y no encontrar tras ellas sino palurda incomprensión y vituperio digno de mejor causa y efecto…

Los siete Budas gigantes más impresionantes de Asia

Sentí erizarse el vello de la nuca con vocación de anémona espantada. Volví a la sintonía Monsieur Robert, con pocas esperanzas, la verdad sea dicha, de haber errado el tiro de mis especulaciones, basadas en lo escuchado anteriormente.

-La existencia de un tercero en discordia, su sobrino, o séase tú, suponía un serio revés en mi proyecto, un menage-a- trois como dios manda… Lo que no fuera el trinomio Marta+ Roberto+ Florita se escapaba a mis posibilidades erótico-administrativas… Y fue entonces cuando fuimos presentados… Supe enseguida que, descartando cualquier aspiración por mi parte de varear la plata ajena, podría contar contigo, convertido en tío tuyo, carnal sí pero no, a todos los efectos de un árbol genealógico cuya raíz no serían grupos sanguíneos ni Rh.s, sino un quintaesenciado afecto mutuo a tres bandas equilibradamente compartido …

Tres Manzanas Verdes Frescas Foto de archivo - Imagen de alimento, fresco:  18770262

Comenzaba a invadirme una náusea sartriana de cuidado. El asqueroso aquel se permitía… Se permitía fantasear, a costa de Tía Marta y Tía Florita, sobre una sórdida relación contra Natura, conmigo como arquero, tirachinas en ristre y los ojos vendados…

¿Lo que más me dolía…? Haber estado a punto de… y el haberme quedado con la miel en los labios. A ver cómo aquilato el lenguaje a emplear en este caso, evitando caer en escabrosidades gratuitas o fuera de contexto…

Por mantener a salvo la cuantiosa fortuna de mis tías, yo habría estado dispuesto a meterme en camisas de once varas de medir, hasta demostrar a las pobres ancianitas con qué clase de ave de rapiña- el zopilote- se la estaban jugando, sin importar los riesgos que ello acarreaba a mi bien ganada fama de persona seria y responsable… Y, si acaso, por un momento, un prurito de curiosidad malsana se hubiese instalado donde no debiere, sirvan estas líneas de borrón y cuenta nueva…Por lo demás, “llamen al Conde de Olivares Duque, case su hija y vámonos al Pardo”, que escribiera el más grande ingenio que imaginarse pueda.

Francisco de Quevedo - Wikipedia, la enciclopedia libre

Recordé, de pronto, al hilo de, la gracieta de un antiguo profesor, allá en el Instituto, afirmando que don Miguel se convertía en don Paco con la llegada de la Luna Llena…  

 Utilizarme de palanganero de palacio a la hora del doble asedio femenino, le iba a salir bien caro al Marqués de Carabás, gato con botas, puede; pero no con botín, si yo podía evitarlo.

A través de twiter, me proponía iniciar una campaña de las de no te menees en torno a sus negocios para coger con pinzas la aguja de marear de los franceses… Y es que, vete tú a saber el porqué y el porqué no, al de Villegas, últimamente, no me lo puedo quitar de la cabeza.

Mano de santo. En semana  y tres días laborables, se había armado de la Dios es Cristo y vicevuelta… A partir de que “Orlando Furioso” saltase al ruedo de las redes sociales con afán justiciero, mediante la publicación de un Who´s What (“Quién es lo que”) con la ciudad de V*** como “motivo leche” (“leit motiv”).

Las consecuencias no se hicieron esperar. La primera de ellas, una puesta de pies en polvorosa, con nocturnidad y alevosía, del denostado Monsieur Robert, sin despedirse y sin pagar la cuenta…

De tan escurridizo sujeto nunca volvió a tener nuestra comunidad noticia alguna. Si ello influyó o no en el temprano adiós definitivo de Tía Marta y Tía Florita, de dos plumazos sucesivos, víctimas de sendos infartos fulminantes, dejándome como heredero universal, no podría responderlo con fehaciente certeza…

A día de hoy, transcurridos no demasiados años, el Orlando de entonces todavía se pregunta lo que habría sucedido en el caso de que… Pero dejemos las cosas como están; el agua, en calma…

Es tarde ya para lamentaciones. El negocio marcha razonablemente bien y eso es, en definitiva, lo que importa…

Y si Monsieur Robert, donde quiera que se encuentre, llegase a entrar en contacto con la página, por favor, que se dirija a mí, sin dudarlo un momento: tenemos que hablar de muchas cosas… Llevar solo las riendas del Hotel Comercio donde nos conocimos comienza a resultar tarea demasiado pesada para mis mermadas fuerzas. Me hallo necesitado de un “hombre de confianza” con el que compartir responsabilidades. Si Roberto L. es ese hombre, sabe dónde encontrarme.

A pesar del tiempo transcurrido, Orlando Enamorado jamás ha retirado sus manos de la hoguera… Y continúa aguardando… Es su prueba de fuego…

                                 FIN Y PRINCIPIO

El jardín de las delicias, de El Bosco: historia, análisis y significado -  Cultura Genial
EL AUTOR, EN POSE RESULTONA AL DESEARLES UNAS FELICES PASCUAS Y PRÓSPERO Y SALUTÍFERO AÑO NUEVO 2022, CON ESOS DOS PATITOS NADANDO A TODO NADAR POR EL LAGO DE LA CRUEL INCERTIDUMBRE

MILAGRO EN LA CASA DE LOS ESPIÑEIRA

(A CHRISTMAS REALITY)

Nada de cuento, realidad de la buena, si es que ésta ha existido alguna vez o ha venido formando parte de nuestra alícuota ración de soma que nos permita sobrevivir al brave new world con el que, a cada uno de nosotros, nos ha tocado apechugar, en función de su buena/mala suerte, tan difíciles de distinguir algunas veces.

Como ya habrán advertido, le he tomado el título prestado (y algunas cosas más) a una encantadora comedia de Miguel Mihura, autor que me ha proporcionado a lo largo de una existencia que empieza a aburrirse de sí misma, horas y horas de felicidad.

Milagro en casa de los López, humor en mayúsculas | Don't Stop Madrid
Miguel mihura

No creo estar actuando como spoiler si les adelanto que el relato que se traen entre ojos-dicho sea sin exclusión o menoscabo alguno de los tuertos, los lectores en braille o los escuchadores de audiolibros- tiene mucho que ver con una circunstancia personal a la que he hecho varias referencia en mi blog “Cumbres Borrascosas»: la constante presencia en mis meandros vitales de un misterioso ente multiusos siempre al quite, capaz de conseguirme entradas agotadas- y gratis, además- para el estreno madrileño de JOHNNY COGIÓ SU FUSIL (Dalton Trumbo, 1971), y dos Brecht de mucha campanilla:  EL CIRCULO DE TIZA CAUCASIANO en los 70, dirigida por José Luis Alonso, retirada de la programación por orden gubernativa durante un estado de excepción (tuve la suerte de asistir a la última de las representaciones a teatro lleno, después de que un desconocido me regalase una entrada) y VIDA DE GALILEO, en 2016, con dirección de Ernesto Caballero…

Johnny cogió su fusil - Película 1971 - SensaCine.com
EL CIRCULO DE TIZA CAUCASIANO | Trayectoria | Josep María Pou
Vida de Galileo

A él/ella/ello le debo también un curioso episodio de mi caducada juventud. A punto de cometer una tontería muy gorda, de imprevisibles consecuencias, y cuando me disponía a salir de mi domicilio de la Casas Baratas, barrio plateado por la Luna, camino de meterme en un lío morrocotudo, suena el timbre de la puerta y se presenta un amigo pero menos, novísimo en mi plaza, para hacerme una visita sin motivo ni razón alguna y comienza a no parar de hablar sobre nada en concreto, la mirada perdida y la lengua de trapo, hasta que, transcurrida una hora, pico y pala, se levanta, se va y adiós muy buenas, cuando mi cita se había echado a perder sin posible remedio.

Días más tarde, me lo encuentro y paso a interrogarle hábilmente:

-¿Para qué fuiste a mi casa el sábado pasado…?

-¿Sinceramente…? Ni puta idea… Un repente que me dio… ¿No te habrás molestado…?

El tiempo transcurrido había dejado claro lo providencial que había resultado su inesperada presencia en mi casa, evitando que yo hubiese acudido a donde no debía acudir, a riesgo de lamentarlo de por vida… Y hasta ahí puedo escribir…

Debí abrazar, por agradecérselo en su justa medida, a aquel amigo mío de segunda división. De haberlo hecho, le hubiese dado un susto de cuidado. Por aquel entonces, la gente no se abrazaba tanto como ahora; aunque tampoco se daban tantas puñaladas por la espalda.

Hoy estoy convencido de que quien teledirigió a mi visita salvadora fue la misma presencia que hoy mismo, Nochebuena 2021, se ha puesto, una vez más, a trabajar en favor mío, en un alarde ajedrecístico que – y lo juraría en Santa María de Burgos, do juran los fijosdalgo, si hace falta-, requería una notable serie de jugadas previas encadenadas, hasta alcanzar la victoria final: para el caso que vuestro narrador recibiese el mejor regalo navideño que alcanza a recordar una memoria a base de virutas de corcho y traspapele constante de datos y de fechas.

Desvelan las grandes mentiras sobre el Cid Campeador que hemos creído  durante 800 años
SANTA GADEA DE BURGOS, DO JURAN LOS FIJOSDALGO

Todo empezó ayer, 23 de diciembre, con la mañana gris asomando su canosa cabeza cerca del mediodía… Actualmente resido, por razones que no vienen al caso, en casa de mi suegra, madre de repuesto, otro de esos obsequios de un Destino que, vete a saber por qué, se muestra conmigo más generoso de lo que merezco.

Supermercado + Estanco + Panadería fue mi ruta elegida para la ocasión, a recorrer en un andado y no andado, arrastrando los pies penosamente, de unos quince minutos.

El homecoming con una bolsa en cada mano- habitual gimnasia mañanera, por mantenerme en forma esferoidal pero bajo control- no prometía grandes emociones… ¡Qué equivocado estaba…! Fue llegar al portal y echar mano al bolsillo… ¡El llavero no se encontraba en su lugar descansen ni el resto de bolsillos de una vestimenta invernal, muy rica en ellos, a saber:

CHUBASQUERO.- Cinco compartimentos estancos intramuros y extramuros.

PANTALÓN DE PANA.- Cuatro bolsillos, cuatro.

CAMISA DE MANGA LARGA.- Dos bolsillos.

Añádanse las dos bolsas de la compra y una rima infantil, no cantada en más de medio siglo: “¿Dónde están las llaves- Matarile-rile-rile, ¿dónde están las llaves?- Materile-rile-ron…¡Chimpón…! Puede que en el fondo del mar; en mis bolsas o bolsillos, seguro que no…

Hombre Que Sostiene Una Llave Grande Antigüedades Entre Las Manos. Fotos,  Retratos, Imágenes Y Fotografía De Archivo Libres De Derecho. Image  19449796.

El problema no era acceder a mi domicilio, que para algo se inventaron los telefonillos, aparte de servir para sano esparcimiento de la grey infantil, siempre con ganas de hacerte la puñeta…

Una llave extraviada puede ser recogida por manos inocentes que proceden a entregarlas en la Oficina Municipal de Objetos Perdidos… En el peor de los casos, unas manos pecadoras pueden utilizarlas con intenciones todo menos bonitas, siempre que conozcan las señas a las que dirigirse- bien porque te hayan seguido tras verlas caer o porque constituyan el botín de un hurto de los llamados “al descuido”-, o simplemente, porque sepan dónde vives…

 Una vez depositada la compra en el hogar, me dispuse a desandar todo el camino, no fuera a ser que alguien las hubiese recogido en cualquiera de los tres establecimientos visitados. Rien de rien, que dicen los franceses…

Decidí volver a intentarlo, de nuevo, aquella misma tarde. Alguna localización de última hora pondría fin a tanta desproporcionada alarma, tanta aprensión y tanto cagarse por la pata abajo ante la posibilidad de visitas nocturnas after dark, sin tener ningún servicio de alarma contratado, de esos que te llenan la casa de humo ante la presencia de intrusos o te permiten espiar, en vivo y en directo, a qué dedica tu pareja el tiempo libre, mientras tú estás ausente.

Supermercado + Estanco + Panadería no saben, no contestan en la segunda visita de cumplido.

Soluciones a lo divino: Ponerle una vela a San Antonio de Padua o, ya en plan más expeditivo, recurrir a la sórdida amenaza con San Cucufato como obrante de milagros: “San Cucufato, los c*** te ato y mientras no aparezca lo perdido, no te los desato”, fórmula esta última que suele obrar milagros.

SAN CUCUFATE 23 CM - Santa María Artículos Religiosos
SAN CUCUFATO

La noche se nos venía encima, cargada de presagios ominosos.

Barajé la remota posibilidad de éxito al proponer a mi esposa el establecimiento de un servicio de guardia permanente, no fuera a ser que Fantomas, Arsenio Lupin o Simon Templar nos cogieran durmiendo espalda contra espalda. Su respuesta iba a ser una y trina:

-Por mí, con tal de que no me despierten, que se lleven lo que quieran, tú incluido…

Eché la noche a perros con nulos resultados. La velada vino acompañada de una decisión irrevocable: la primera tarea del día siguiente no era otra que darse un último revoloteo por lo locales ya citados, por si acaso. Otrosí, y por autoengañarnos con una falsa sensación de normalidad, sacar una copia de los llaveros sobrevivientes al episodio perdulario, correspondientes a la madre y a la hija, suegra y cónyuge respectivamente.

Tres veces negó Pedro al Señor; tres veces me negaron los empleados de turno tener noticia alguna del metisaca de acceso a una vivienda, a un armario o al mismísimo cofre del tesoro.

 Les noté, eso sí… ¿Cómo diría…?  Deseosos de preguntarme ellos a mí si es que acaso los estaba tomando por San Pedro…

Comenzó entonces mi camino de Damasco en un taller de zapatería próxima al domicilio familiar, sito en el barrio del Ensanche. De las dos llaves que debían ser clonadas, sólo en el caso de una de ellas- la del portal, concretamente- la operación podía ser realizada allí. La del domicilio, al parecer, requería una maquinaria más sofisticada. El amable encargado me aconsejó acudir a una ferretería cercana a la Plaza del Callao, donde podrían atender a mi demanda.

Allá me fui arrastrando los pies y tirando de aliento, para ser remitido, por idénticos motivos, a un tercer establecimiento, en las cercanías de la Avenida de Vigo… Iba este santo andariego, de barrio en barrio, con riesgo cierto de que tanta caminata no fuera a conducirme, vía infarto miserere, al más definitivo: el Otro Barrio… Y es que uno ya no está para demasiados trotes ni demasiadas danzas, mi palabra…

Pensé en llegar y embarcar; pero iba a ser que no: la llave de la discordia iba a tardar un cierto tiempo en arreglarse, cosa de media hora… Me llamarían al móvil en cuanto pudiese pasar a recogerla… Fue entonces cuando advertí que me había olvidado de cogerlo al salir de tournee por mi ciudad, esta misma mañana, 24 de diciembre… Sin embargo, me sugirió mi interlocutor,  en cualquiera de las cafeterías de la zona, podría esperar tomándome un café (¡Quién lo pillara…! Hoy por hoy, me baño en infusiones variopintas: que si la vejiga, que si las flatulencias o la falta de sueño…) y leyendo la prensa matutina (la única que hay, por otra parte).

Fue así como entré en una cafetería, pedí un té con limón y me puse a mirar por la ventana… Entonces…Entonces lo vi a él, L. M., viejo querido amigo con el cual llevaba un par de años, quizás más, sin mantener contacto… Y si lo vi, fue porque me hallaba en aquella cafetería; y me hallaba en aquella cafetería porque había perdido mi llavero con una llave que solo duplicaban en un taller cercano a donde me encontraba y me había olvidado de recoger mi móvil… De no haber sucedido, escalonadamente, todo aquello, L. M. y yo, seguramente, no nos hubiésemos vuelto a encontrar…

El mejor regalo navideño que he recibido nunca… Recuperar a un amigo fuera de cobertura, como aquel que dice, y poder retomar un afecto que no estaba muerto sino solo hibernando…

La semana que viene volveremos a vernos… Pero aguarden porque aún queda lo mejor: tras despedirnos- y para ello nos bastó la mirada de los tiempos de covid-, recogí mi encargo y me dispuse a completar mis compras mañaneras habituales, lo cual me hizo visitar el supermercado- y era la cuarta vez consecutiva- en busca de provisiones para el día.

Al pasar por caja, una amplia sonrisa me recibe y pregunta: «¿Son suyas estas llaves? Aparecieron en un carro de la compra… Y como usted había estado preguntando…»

Lo comprendí todo de repente… Mi llavero perdido había vuelto a aparecer porque L. M. y yo nos habíamos reencontrado y su misión estaba ya cumplida.

Mi perdida de llaves se debía, exclusivamente a que, la mañana de Nochebuena, a cierta hora, yo debía estar sentado en una cafetería frente a la cual mi amigo perdido pasaría…

Y quién se encargó de organizar tan complejo entramado… ¿Es que también se lo tengo que aclarar…? ¿Quién, si no…?

Pues claro, hombre, pues claro… Termino de redactar esta emocionante crónica en las primeras horas del 25 de diciembre 2021. Necesitaba compartirla con ustedes…

Muchas gracias al amable lector y, por supuesto, al hacedor incansable de mis milagros cotidianos.

PD) Tampoco al autor le duelen prendas-que lo demás, sí- a la hora de aceptar un interpretación netamente freudiana del suceso narrado. No echemos en saco roto la hermenéutica aplicable a la verdadera protagonista de esta historia: la llave, símbolo fálico,me atrevería a decir que por antonomasia. Su pérdida- y su recuperación-, a los años del escribidor, permitirían así una lectura más realista de lo acontecido y una vana esperanza de recobrar- siquiera sea en una ficción de andar por casa- lo que el viento del levante se ha llevado, tiempo ha, de un discreto soplido… Vendrán tiempos mejores, camarada Tovarich: ¿acaso, al final del camino, no nos espera a todos convertirnos en polvo…?

▷ Lote de llaves de todos los espíritus celestiales de Fairy Tail | Kokohai

.

Mi Peli 2021

MI PELI 2021

Where to watch Lamb 2021? Release date, streaming details, plot and all  about the haunting Icelandic film

“LAMB” (2021, Valdimar Johannsonn)

Lamb (2021) - Filmaffinity

Otra más que le debo a Mike Castle, cinéfilo de amplio espectro y compañero del alma, compañero… Lo que yo ignoraba por completo es el pandemonium con el que iba a enfrtenrme… La presencia de Noomi Rapace, rapaciña raruna, al frente del reparto debió haberme puesto sobre aviso… ¡A mis años y no doy aprendido…!

Dos o tres cosas que sé de ella: N. R. no se parece a nadie (ni a ella misma; quizás a Greta Garbo y su misterio); inquietante cum laude, parece especializada en bizarrías de lo más abrakadabra; Hollywood jamás será capaz de asimilarla…

Téléchargez le livre :  Little Women

Aunque, vete tú a saber… Cualquier día de éstos, la vemos protagonizar una serie basada en las “LITTLE WOMEN” de Louisa May Alcott, batiéndose los cobres con Sandra “Bollock”, Madonna y Jennifer López…

Noomi Rapace
N. R., at her best… («a lo bestia»), con ese par de oes-cual ojos de lechuza- en su nombre de pila que no es a humo de pajas….

Comparecí virgen y mártir de imágenes de LAMB, algo que le aconsejó a futuros degustadores de este alimento transgénico de los Dioses Primordiales…

Ya de entrada, Islandia, escenario de los acontecimientos por venir, desde siempre, se me ha antojado “zona de peligro”, algo así como un “corto” promocional de los colores y calores del infierno…

“Tengo yo una ovejita lucera y de campanillas le he puesto un collar”… Así cantaba PEPE MAIRENA, en mi primera infancia, allá por los 50… Abofé que, en lirismos bucólicos, a ver quién es el guapo que le pone la corchea delante…

Pepe Mairena – VOL 1 (1958, Vinyl) - Discogs

LAMB, hasta si me apuran, podría considerarse la “Fuenteovejuna” del siglo XXI… Por ovejas, que no quede… Mr. Johannsson, su maestro de caremonias secretísimas, se las maravilla él para dejarlas convertidas en actrices bergmanianas de expresión tan significativa como desasosegante… ¿En qué estarían pensando, se preguntará más de uno…?

Conforme avanza la película, sin prisa pero sin pasa, tienes la turbia sensación de que… de que allí todos-ovejas incluidas- manejan información de la que tú careces…

El Sr. Valdimar- ¡Poe no asista…!- la verdad, no te hace esperar mucho… Porque, de pronto, sobre pantalla del ordenador donde la peli y yo nos estábamos vigilando mutuamente, aparece un plano medio que me obligó a ponerme en pie de un salto, derribando la silla, para, a continuación, gritar con voz entrecortada:

-¡Joder, joder, joder…! ¡Imposible que esto esté ocurriendo…! ¡No, por favor, no…! ¡ ¡Quétate de mi vista, presencia turbadora! ¡No puedes ser verdad…! ¡Dime que no lo eres porque pueda dormir el resto de las noches que me queden de vida…!

Sí que lo era: de verdad de la mala… Y era solo el principio de un crescendo en Sombra Mayor Sostenido, hasta alcanzar un desenlace que, en busca de justicia non petita (¿o sí?), cerraba el círculo, hasta dejarte los congojos y congojas convertidos en carne de miembrillo…

Tardé horas, largas como cuchillos oxidados, en recobrar aliento, para caer, de cabeza, en un desaliento miserere nobis…

-Noomi Rapace, no te irás de rositas…. M quedo con tu cara y con tu cuerpo, para hacerme con él un chubasquero de bolsillo… Madre no hay más que una, ¡qué caramba…!

¿LAMB mi película del año…? La experiencia fílmica más shocking que uno pueda recordar, palabra…

Conseguido mi objetivo de ponerlos sobre aviso, por si a alguien se le había traspapelado- y ello, sin mostrar ninguna imagen más allá de su poster oficial-, bueno será que nos demos un pequeño paseo profiláctico por los corderos en la Literatura y el Cine, juntos y revueltos. ¿Qué sería del capítulo XVIII de la primarera parte de El Quijote, sin aquel rebaño de ovejas, que, en su locura, el protagonista confunde con un ejército de soldados? (Cuando se lo proponía, don Miguel de Cervantes se gastaba una mala baba que te cagas.)

Don Quijote de la Mancha enfrentándose al rebaño | 1930 – Francisco  Escudero Anticuarios

¿Alguien se imagina el Cine de Buñuel sin sus corderos surrealistas…? Por supuesto que nones…

El Ángel Exterminador
«EL ÁNGEL EXTERMINADOR» (1962)

Metido ya en harina indagatoria, fui a encontrarme con un THE LAMB, silent movie made 1915, western humorístico protagonizado por Douglas Fairbanks y un LAMB, made in 2015 por el etiope Yared Zeleke. Como no hay dos sin tres, existe otro LAMB de 2015, peli norteamericana, dirigida por Ross Partridge, sobre el poliédrico tema del viejo y la niña, aquí y ahora jugando con fuego todo el rato, en un delicado equilibrio para no caer en lo políticamente incorrecto.

The Lamb (1915) - IMDb
The Lamb (1915 film) - Alchetron, The Free Social Encyclopedia
Lamb

De vuelta en el redil, y aun a riesgo de quedarnos dormidos, dispongámonos a contar ovejitas sin orden ni concierto, a la que salta, como suele suceder por estos andurriales tan poco sistemáticos.

Velahí, para empezar, EL SILENCIO DE LOS CORDEROS (Johnathan Demme, 1991) al que Hannibal Lecter, Jodie Foster y Anthony Hopkins tanto deben.

Inside the Labyrinth: The Making of 'The Silence of the Lambs' (Video 2001)  - IMDb
Watch or Read All Things 'Silence of the Lambs' | IndieWire
¡PARA COMERTE MEJOR…!

OVEJAS ASESINAS (2007, Jonathan King) es una peli neozelandesa, simpaticorra ella, estrenada en España en una sesión doble con DESMEMBRADOS (2006, Chistopher Smith, made in U. K)

Ovejas asesinas - Película 2006 - SensaCine.com
Desmembrados - Película 2006 - SensaCine.com

De la siempre ingeniosa pluma de Roal Dahl, surgiría el relato LAMB TO THE SLAUGHTER (publicado en1953), cuyo intríngulis vertebraría ¿QUÉ HE HECHO YO PARA MERECER ESTO?”, cosecha Almodóvar de 1984 , sustituyendo la pierna de cordero por un hueso de jamón, aunque, en los títulos de crédito, el nombre de Roald Dahl no está ni se le espera…

Great Stories… Lamb to the Slaughter by Roald Dahl. And more Ancient Rome.  – John Hunt Fiction
Volver | Netflix
-LO MISMO DEBEN DE PREGUNTARSE MR. DAHL O HEREDEROS…

FELICES PASCUAS (1954), un Bardem del que- injustamente- casi nunca se habla, utilizaría también un angelical corderito para mantenernos con el corazón en un puño (por una vez, no en alto: hecho unos zorros…). Si no la han visto, yo correría a echarle una mirada, forastero… Es tan pequeña, lanuda y suave que se diría hecha de algodón… (El parafraseador que la parafrasee buen parafraseador será…)

Felices pascuas (1954) Juan Antonio Bardem | Carteles de cine, Felices  pascuas, Cine clasico
Felices Pascuas', una comedia negra del gran Juan Antonio Bardem |  Televisión | EL PAÍS

-ESA SEÑORITA TAN RARA QUE SE LLAMA NOOMI Y PARECE QUE TE MIRA CON PRISMÁTICOS, DICE QUE ES TU MAMÁ; PERO NO LE HAGAS CASO…

Otras que tal bailan: LA OVEJA SHAUN, primero vía TV y, más tarde, sobre pantalla grande, y, por supuesto, LA OVEJA DOLLY, que no era hija de su padre y de su madre…

La oveja Shaun (Serie infantil) ▷ SincroGuia TV
-¿SERÉ NEGRA CON LA ZAMARRA BLANCA O BLANCA CON EL BODY NEGRO…?
La clonación de la oveja Dolly | ari.info | ari.info
-LO QUE NO ENTIENDO ES POR QUÉ LOS VISITANTES ME CANTAN «HELLO, DOLLY!»…

Antes de que se les suban los pájaros a la cabeza a los/las integrantes tan ilustre tropel, recordemos que, a la hora de escribir su ANIMAL FARM, Orwell las sitúa como corifeas sistemáticas de la Clase Dominante,cualquiera que ésta sea, lo que les permite cantar a coro, hasta desgañitarse, «Cuatro patas, buenas / dos patasas, malas», o, llegado el caso, «Cuatro patas buenas/ dos patas, mejores»… por aquello de que «donde hay patrón, no manda marinero…

ANIMAL FARM | GEORGE ORWELL | Casa del Libro

Claro que, siempre podrán guardarse un as en la manga que les devuelva moral, fama y estima. No olvidemos que los cristianos se refieren, con frecuencia, a Jesucristo como Agnus Dei («Cordero de Dios»), a partir del Evangelio de San Juan (Juan 1, 29)… Lo que constituye, desde luego, un altísimo honor: son palabras mayores dentro de la fauna bíblica, donde la paloma y el cordero representan el Bien y serpientes y dragones las Fuerzas del Mal, lo que nos llevaría a amar a los primeros y odiar y temer a los segundos…

Agnus Dei , Ghent Altar - Jan van Eyck en reproducción impresa o copia al  óleo sobre lienzo.

Perdón pido al lector por tanta solemnidad de andar por casa… Vayamos rematando… Juguemos a las ovejas escondidas… Anímense a encontrarlas en la primera novela del hoy olvidado William Somerset Maugham, publicada en 1897, y la de Wolfgang Fienhold, publicada en España por Versal en 1984 y llevada al Cine por Robert A. Ackerman un año antes.

Liza of Lambeth eBook by William Somerset Maugham - 1230002045160 | Rakuten  Kobo United States
portada La Mujer Flambeada
Die flambierte Frau (Film, Drama): Reviews, Ratings, Cast and Crew - Rate  Your Music

¿Han localizado la madre del cordero…? Estaba tiradísimo… Vayan pensando si se quedan con la muñeca chochona o el balón… Y no se me amontonen… Vayan pasando con la mascarilla puesta…

Aquí llegados, me reitero en la idea y el sentimiento de que LAMB supone una experiencia fílmica irrepetible… Es mi peli 2021 sin duda razonable….

FIN

Lamb Of God Announce Deluxe Edition Reissue Of Their Self-Titled Debut For  March 2021 Release - mxdwn Music

La Luz Amarilla

LA LUZ AMARILLA

Le sorprendió no reconocer, desde la semipenumbra reinante, el lecho donde se encontraba. Debía de estar soñando todavía. Su desnudez total tampoco encajaba en el mundo real, ergo formaba parte del segundo escenario para un amanecer cargado de sorpresas: aquella habitación tampoco era la suya. Su ropa, dispersa de cualquier manera por el suelo, junto a otras prendas ajenas a su escueto vestuario habitual, contribuía, y no poco, a una agobiante sensación de extrañamiento.

Inmóvil, tumbado panza arriba, manteniendo los párpados férreamente bajados de persiana, aguardó todavía unos segundos más, en la esperanza de que, cuando volviese a abrir los ojos, sus dudas y sus vagos temores se habrían disipado por completo.

De forma maquinal, se palpó loss genitales. Estaban donde siempre, pegajosos y no todo lo relajados que cabría esperarse.

Sueños húmedos, sueños almidonados… Pan nuestro de cada noche durante una febril adolescencia, en la actualidad de regreso intermitente porque doña soledad no soporta estar sola.

Se permitió sonreír con indulgencia hasta que descubrió una amarillenta línea vertical, dibujando el acceso a un cuarto de baño medio abierto /medio cerrado, en el fondo sin fondo de aquel cuarto.

 Alguien se movía dentro, a juzgar por una serie de ruidos familiares, ya pisadas suaves, ya cristal chocando contra el mármol o crujido de madera al abrir la puertecilla de un armario.

Lo improbable estaba sucediendo. Se hallaba en un hotel, acompañado… Habría bebido mucho. Ello explicaría el vacío que se había apoderado de su mente.

…Y aquel olor, tan familiar en otro tiempo… Girando la cabeza, localizó, sobre la mesilla de su izquierda, un punto incandescente que chisporroteaba a intermitencias. Un cigarrillo mal apagado, abandonado a su suerte por quien quiera que fuese, antes de pasar al servicio, ¿qué te apuestas?…

Oyó correr el agua de la ducha… Maldita sea, ¿había estado practicando el sexo… Follando, hablemos claro…? No recordaba nada. Pronto obtendría respuestas… Con un poco de suerte, podría salir de un embolado semejante sin tener que reconocer su “en blanco y en botella”. Sonsacaría hábilmente a la inesperada presencia matutina y asunto concluido…

Descartó abandonar el lecho. Sus miembros, el viril incluido, pesados como el plomo, le mantenían férreamente sujeto al campo de batalla.

Urgía identificar al enemigo en puertas; al amor de una noche, por hipótesis. Resultaba preciso haber perdido muchas facultades para verse empaquetado en circunstancias semejantes, más cercanas a Franz Kafka que a Giacomo Casanova. Se lo pensó mejor: todas las flechas apuntaban a Pietro, el Aretino y sus prolijos tratados putañeros…

Menudo crápula, menudo libertino andaba él hecho… Confiaba en que su cartera y su móvil no hubiesen sido objeto de distraimiento por parte de terceros y que los preservativos hubiesen jugado importante papel en el reciente intercambio de fluidos… Seguro que sí… El VIH todavía andaba rondando por ahí, a la espera de agujero caliente en que meterse, al primer descuido del promiscuo de turno…

Amor en venta, do ut des… “Doy para que me des”… Un tipo de relación mucho menos complicada que la estable, la de toda la vida, la del pan y cebolla para acabar llorando… Mucho menos complicada, sí… Pero no siempre.  La excepción confirmaba la regla…

Ojalá se hallase en condiciones de tomar la iniciativa. No era cosa de ponerse a gritar “¡Mi reino por un caballo!” como aquel engendro lujurioso, asesino en serie sin necesidad de salirse de su residencia habitual para encontrar a sus víctimas, con la cabeza sobre los hombros todavía…

Él había venido apostando por la nieve, a la hora de recomponerse, de venirse arriba, de rematar faena… De un hombre «pelo en pecho» como él, no se esperaba menos…

El ruido de agua cuerpo abajo se había interrumpido ya hacía un buen roto… Se estaría a secando…

Alzó la voz, con un notable esfuerzo, y esto fue lo que dijo, por tantear el terreno, más que nada:

-Eh, tú… ¿Cuándo piensas salir…? Mi vejiga reclama su urgentísimo derecho a desahogarse contra la porcelana blanca…

Obtuvo la callada por sepulcral respuesta…

Terminó de incorporarse. Fue poner los pies en el suelo enmoquetado y acudir a su ánimo un tropel de pensamientos lúgubres. Lo que menos le convenía en aquellos momentos por razoones que no venían al caso, era verse envuelto en un escándalo…

Avanzó unos cuantos pasos en dirección a la luz, consciente de su inadecuación, desnudo como estaba, para cualquier tipo de empresa medianamente heroica. Debía de haberse provisto de una bata o una toalla atada a la cintura, a lo James Bond, si pretendía ser tomado un poco en serio.

La puta, por lo visto, la muy zorra, no parecía dispuesta a abandonar su madriguera por las buenas… ¿Y si no era una puta…? ¿Y si…?

Aproximó la mano temblorosa hacia el quicio de la puerta, con intención de empujarla y que sea lo que dios quiera…

 La columna amarilla, de repente, zigzagueó serpentina y procedió a devorarlo, de un ávido bocado babeante, sin dejar ni las raspas…

dragon de fuego, progreso by julif-art on DeviantArt

                                                ***

A fecha de hoy, Manuel S*** F***, treinta y cuatro años, soltero, de profesión contable, natural y vecino de S***, figura como desaparecido en los archivos policiales de la INTERPOL, a la espera de que la colaboración ciudadana ayude a su localización definitiva, lo que permitiría explicar las circunstancias de este extraño suceso, que ha mantenido en vilo a la opinión pública en los últimos dos años.

                                                  FIN

6 Cambios que trae la luna llena de este domingo a nuestras vidas | Tú en  línea

Papeles Mojados (y 3)

library, old, book, the book store, books, reading, client | Pikist

PAPELES MOJADOS

(Conflicto de Intereses en un Acto y tres Cuadros)

Cuadro Tercero

Judith and Holofernes by franz von stuck

[Seguimos estando donde estábamos, faltaría más. SANDRA, paño en mano, trasiega ejemplares en las estanterías mientras suena, lejana música hindú en algún aparato. Entra PABLO, abogado de oficio y beneficio. Se ha cambiado de ropa y se muestra exultante, él sabrá por qué.]

PABLO.- A la paz de dios…

SANDRA.- Bendito y alabado…

PABLO.- Debo felicitarte. A eso he venido. Carrera meteórica la tuya. Me admira la destreza con que te has desenvuelto hasta situarte en la mejor casilla del tablero. Deja de laborar, abejita hacendosa; coloca el cartelito de “volvemos enseguida” y vamos a celebrarlo a alguna parte…De algún modo, yo formaba parte de tu equipo, no lo olvides…

SANDRA.- Usted parece no haberlo olvidado…

PABLO.- Alto el fuego, me rindo… ¿Y si nos tuteamos? No se nos iba a caer ningún anillo…

SANDRA.- No suelo usar anillos que impliquen compromiso… Alianzas por libre es lo mío…

PABLO.- Acordemos apear el protocolo.

SANDRA.- No veo motivo…

 PABLO.- Soy fan tuyo, te consta. Fue echarte la vista encima y descubrir en tu acusada personalidad una capacidad innata para la supervivencia en medio hostil. Doña Elisa, un hueso duro de roer, no tuvo más remedio que rendirse a la evidencia… Con la Ley de tu lado, no habría forma de deshacerte de ti de buenas a primeras, sobre todo, figurando yo a tu lado como valedor…

SANDRA.- Lancelot du Lac…No recuerdo haberle armado caballero…

PABLO.- Búrlate si quieres. Ardo en deseos de demostrarte lo que valgo fuera de los despachos… Me postulo para ser tu campeón en cualquier tipo de torneo, el que sea de tu agrado, dispuesto siempre a presentar batalla y salir victorioso en el encuentro. Ni me falta valor ni me falta armamento… Solo aguardo ocasión de demostrarlo…

SANDRA.- ¿Llego usted a emplear este lenguaje alguna vez con doña Elisa…?

PABLO.- Ella es vieja y fea… Todo lo contrario que tú…

SANDRA.- ¿El que sea vieja y fea fue lo que lo detuvo…?

PABLO.- Todavía puedo permitirme no llegar a caer tan bajo…

SANDRA.- Yo, no… Y un tuteo repentino por su parte me resulta por completo improcedente…

PABLO.- Pediré las disculpas que sea necesario… Ea, pues ya las he pedido… En realidad, me había acercado para, además de saludarla en tiempo y forma, buscar algún libro bonito que regalarle a mi sobrina, quince años y unas ganas enormes de comerse el mundo.

SANDRA.- Ésa de allá es la sección de literatura juvenil… ¿Le acompaño…?

PABLO.- (Se detiene en seco) ¿Por qué es tan cruel conmigo…?

SANDRA.- El equilibrio de fuerzas actual me lo permite…

PABLO.- Doña Elisa se enamora y se desamora fácilmente… Ya ha ocurrido antes… “Secretaria personal” solía llamar a las afortunadas. Total, para cansarse de ellas a las pocas semanas y mandarlas a paseo, con una mano detrás y otra delante, indemnización cero, tras la inesperada desaparición de alguna joya, una prenda de ropa, o, incluso, un intento de incursión dolosa en sus cuentas bancarias…

SANDRA.- Tomaré precauciones…En cuanto a su sobrina quinceañera…

PABLO.- Soy hijo único…

SANDRA.- Se le nota en exceso…

PABLO.- ¿Qué hay de programar, usted y yo, un evento calentito, pasando a la trastienda?

SANDRA.- Apenas despierta mi interés, lo siento…

PABLO.- Yo no estoy tan seguro…

SANDRA.- Los hombres, hablo en general- habrá excepciones-, sólo buscan generar prestigio entre los machos de su propia manada en cuanto a la cantidad y no la cualidad de sus conquistas femeninas. Se autoexcitan y excitan a sus rivales con el relato de sus propias hazañas amatorias, adornándolas con detalles escabrosos y prolijas descripciones anatómicas; para empezar, las de su propio miembro, al que tildan, por antonomasia, de “viril”, capaz de provocar todo tipo de asombros por parte de su usufructuaria, y se quedan tan anchos de barriga como estrechos de mente… Sospecho que los hombres, en la cama, se pasan todo el rato felicitándose a sí mismos por su capacidad de hacer gemir a su pareja… Por eso, resulta tan fácil engañarlos… Mientras hace el amor, una mujer, se lo aseguro, está pensando en otros temas…

PABLO.- ¿Y puedo saber cuáles…?

SANDRA.- Sentir cómo tu cuerpo se abre lentamente al placer, se ramifica, se inunda de fragancias y se eleva en el espacio y en el tiempo hasta lograr una explosión física y espiritual que te coloca al borde mismo de una realidad desconocida que se aleja y regresa una y otra vez, hasta dejarte exhausta, vacía de lo que eras… Y, entonces, te despiertas y contemplas al hombre, convertido en guiñapo, sugiriendo que lo dejes en paz porque aquel cuento, para él, se había acabado. “¡Que pase la siguiente…!”  

PABLO.- Póngame a prueba y le demostraré qué equivocada vive. Todas mis ex coinciden en lo mismo: fueron siempre tratadas con todo lujo de delicadezas por mi parte, muchas de ellas tirando de cartera…

SANDRA.- Por servicios prestados…

PABLO.- Blasono de comportarme como un perfecto caballero con las damas…

SANDRA.- Difícil encajarme en tal categoría… No aspiro a tanto… Me conformo con defender lo que me pertenece sin importar el precio…

PABLO.- Lástima. Entiendo entonces que no cabe aguardar nada romántico pendiente de suceder hacer entre nosotros…

SANDRA.- Fije su atención, por un momento, en esas tijeras sobre el mostrador…

PABLO.- (Las tiene ahora en sus manos. Son grandes e inquietantes) ¿A éstas se refiere…?

SANDRA.- Las mismas, caballero… Una vez se haya librado para siempre de su hombría, avíseme y, se lo prometo, usted y yo llegaremos a un acuerdo satisfactorio para ambos…

PABLO.- Procuraré dejar fuera de su alcance mis despojos… Hoy los trasplantes pueden llegar a empalmar todo tipo de partes separadas. Convertirme en usted, en versión masculina, la verdad, se me antoja vivisección contra natura…

SANDRA.- ¿Realmente piensa que aceptaría convertirme en hombre, en macho de la especie…?

PABLO.- Por si acaso…

SANDRA.- No estoy dispuesta a pasarme la vida tratando de demostrar cuánto valgo en lugar de compartir mis sentimientos…

PABLO.- Quedemos como amigos. No me parece poco…

SANDRA.- Mis amigos no viven obsesionados por… Aquello tan bonito: “conseguir los favores”… de todo aquello que se mueva…

PABLO.- Voy a arruinarme con la compra de best sellers… Marcho pues con el rabo entre las piernas…

SANDRA.- Disculpe que no le acompañe hasta la puerta… (Sale PABLO, congestionado por la ira, la frustración y un odio recién estrenado.)

[Ha dejado de sonar la música. La imagen se congela unos instantes, hasta que, procedente de la trastienda, comparece en escena ELISA, portando una humeante bandeja.]

ELISA.- Pensé, por un momento, que iba a pasarse la mañana aquí en plan Numancia…

SANDRA.- Has estado escuchando, supongo…

ELISA.- Será mejor prescindir de sus servicios… Tú, ¿qué opinas…?  Cuéntamelo mientras nos tomamos un té de bergamota recién hecho; tu favorito, si no me falla la memoria… Cerraremos la puerta… “Vuelva usted mañana”… Simplemente, no vuelva… Lo he pensado muy bien: voy a cerrar la librería…No quiero mantenerte atada a ella… Siendo una servidora vieja y fea, conviene que no estés, mañana y tarde, expuesta en el escaparate a los ojos de todas y de todos… Pasarás a desempeñar otras funciones a mi lado. “Secretaria personal”, nomenclatura made in Pablo… (Coloca la bandeja sobre la mesa, cierra la puerta de la calle y regresa.)

SANDRA.- Ese Pablo se merece todo lo que le ocurra… Procede cómo mejor te parezca: me resulta, por completo, indiferente… Por lo que a mí respecta, si me das a elegir, mi opinión es que la librería debe permanecer abierta… Enrique no lo hubiese aprobado…

ELISA.- Asunto harto baladí a estas alturas…

SANDRA.- Y, sin embargo…

ELISA.- Sin embargo, ¿qué…? Un penique… Perdona, cinco libras por tus pensamientos… Siéntate y lo hablamos como buenas amigas…

SANDRA.- Después de ti… (Lo hacen)  

ELISA.- Sería quemar tus naves y tomas precauciones…No te fías de mí… (Sirve el té) Lo tomas sin azúcar…

SANDRA.- Por favor… Quitarle su amargor natural y su acidez a la infusión sería un contrasentido…

ELISA.- Tú me aplicas a mí el mismo tratamiento…

SANDRA.- ¡Qué bobería…! Se me ha ocurrido un castigo ejemplar para su doble juego con nosotras dos: a ti te ha traicionado y conmigo ha intentado propasarse… Poniéndolo al frente de la librería, como empleado tuyo, nos debería obediencia y, a partir de ahí, se me ocurre un montón de sesiones de bondage a tres bandas…

ELISA.- Su Escila y su Caribdis… Él lo mencionó, mientras yo estaba ahí dentro… Me fascina la idea… Sólo falta que acepte…

SANDRA.- Lo convenceré, no te preocupes…

ELISA.- ¿A qué vendría negarlo? Resultas la mar de convincente… A mí, me has convencido…

SANDRA.- Según él, resultas “un hueso duro de roer”…

ELISA.- Pase de mí ese cáliz de todo lo escuchado desde la trastienda… Erais dos los que os dedicasteis a ponerme en cuestión… El problema es muy otro, mi pequeña Aracne… ¿Dos contra uno o dos contra una…?  Te permito que adjudiques los papeles respectivos…

SANDRA.- (Se pone en pie de un salto) ¿Me estás preguntando en qué bando milito…?

ELISA.- De no saberlo, no habría llegado a donde estoy… “The Economy, you stupid…!”, como le aclaró Bill Clinton a Bush Padre…

SANDRA.- Condenada a girar eternamente en el maellstrom de este maldito cementerio de papeles mojados, no hay piedad para mí, ni tregua, ni mañana…

ELISA.- Procura alzar la voz. Estoy un poco sorda, aunque, en las distancias cortas, me manejo… Y no es el caso…

SANDRA.- (Elevando la voz) ¡Tú mandas!

ELISA.- Un poquitín más alto, por favor…Vamos a intentarlo una vez más, ¿no te parece…?

SANDRA.-   (Grita) ¡¡Tú mandas!! (En voz normal) Pero no te confíes… Pablo, yo y todos los demá- somos legión-, seguimos conspirando…

ELISA.- Ya contaba con ello… Recoge la bandeja y sácala de aquí, mientras yo abro el negocio… (Se dirige a la puerta pero ésta se abre sola y un ejército de seres sin rostro, envuelto en niebla, comienza a invadir el establecimiento)

                              FIN

Tienes homiclofobia, como todo el mundo

Papeles Mojados (2)

library, old, book, the book store, books, reading, client | Pikist

PAPELES MOJADOS

(Conflicto de Intereses en un Acto y tres Cuadros)

Cuadro Segundo

La verdad de los ojos | Cronica Home | EL MUNDO

[Estamos donde estábamos. El ABOGADO se pasea por el escenario como Pedro por su casa.]

ABOGADO.- Escilla y Caribdis han quedado citadas para verse aquí a las once de la mañana. Son ahora menos diez. Nos queda media hora, como mínimo. Yo debo presentarlas, marchar por donde vine y, cuando se me avise, regresar para ponerme a disposición doña Elisa. La librería lleva unos días cerrada al público, “por descanso del personal”, lo cual podría dar lugar a segundas lecturas no exentas de humor negro. Una copia de la llave obra en nuestro poder desde la pasada semana, como prueba de buenas intenciones por parte de su hasta ahora única usufructuaria… en funciones.

“Aprovecharé este breve interludio para… Pardiez, ya me veo cayendo de cabeza en la célebre “excusatio non petita”… “Excusatio non Pepita Jiménez”…No deseo ni pretendo convertirme en el villano de esta crónica negra… Me pagan por hacerlo, ése es mi oficio; casi siempre son lobos los que acusan de pillaje a los corderos. Pobre de mí de no coger con pinzas sus encargos… Así, enseño los dientes frente al débil y entono mis aullidos destemplados… Endurecido por tanto desafuero, pareciera al menos entendedor que mi corazón no siente ni padece…

“No me dolerán prendas cuando afirme lo que niegan mi razón y mi común sentido… Eppur si muove…Hablo de mi recta conciencia, por supuesto…”

“Amo a Alejandra, ¿podría alguien reprochármelo?, con pasión carnal desenfrenada… No obstante lo cual, me dispongo a arrojarla, maniatada, desde la cima del árido acantilado de la jurisprudencia civil. La ley la ampara hoy, gracias a los litigios promovidos por las parejas LGTBI, principalmente, algo que ella ignora y seguirá ignorando mientras la verborrea procesal de su secreto amador e inflexible verdugo se las componga para mantenga alejada de su pleno derecho… Y ahora debo callar… Alguien se acerca…

[Entra ELISA, mujer otoño-invierno, entre eperro y loba, acostumbrada a salirse siempre con la suya.]

ELISA.- Pablo, hijo, ¿qué hace ahí plantado, hablando solo en medio de este cementerio cubierto de hojas muertas…? Cinco minutos más de retraso por parte de nuestra anfitriona y cogemos portante, tras echar el candado…

ABOGADO.- Ensayaba mi discurso, Doña Elisa. Espere a conocer a tal Alejandra, recién salida de un culebrón venezolano. Procure no tomarla muy en serio.

ELISA.- Cuando necesite ser asesorada, se lo haré saber…. ¡Me he equivocado! Jamás debí hacer acto de presencia por adelantado y que sea ella quien se haga esperar, en un inútil intento por su parte de zaherir mis sentimientos…

ABOGADO.- Tome asiento, por favor, doña Elisa… Podría preparar un café. He localizado, por casualidad, una cocinilla bastante bien surtida en la trastienda.

ELISA.- No ha sido contratado como maître. Deje de mostrarse tan servil conmigo. Me distrae. Mejor dicho: me agobia. Encienda alguna luz. Casi estamos a oscuras…

ABOGADO.- Enseguida… (Procede) ¿Mejor así…?

ELISA.- Vuelva a apagarla… Polvo por todas partes y no descarto la aparición de telarañas… Rectifico: vamos a dejarlas encendidas… Los ambientes tétricos me resultan deprimentes…

[Se abre la puerta de la calle y entra SANDRA, vestida de domingo.]

SANDRA.- Buenos días. Disculpen el retraso.

ABOGADO.- Buenos días, doña Alejandra. Acérquese sin miedo. Tal como acordamos, paso a presentarle a doña Elisa Fuentes, viuda de don Pablo, titular del inmueble y la razón social donde nos encontramos…

SANDRA.- (Solo ha dado tres pasos) Encantada, señora… Mi más sentido pésame…

ELISA.- Muchas gracias.

SANDRA.- De nada…

ELISA.- (A Pablo) Le haré una llamada perdida cuando haya terminado aquí…

ABOGADO.- Permaneceré atento. No me alejaré mucho. Con su permiso… (Sale)

ELISA.- ¿Y bien…?

SANDRA.- Me la había imaginado muchísimo mayor…

ELISA.- ¿Debo entenderlo como un intento de cumplido…?

SANDRA.-Llámelo ganar tiempo…

ELISA.- Compruebo, ignoro si complacida o no, que los gustos de mi difunto esposo han ido mejorando con los años… Solía recurrir a la cantera hispana de ultramar, por abaratar costes…

SANDRA.- Tan cercano el trágico final de su Enrique y el mío, convendría circunscribirnos a las múltiples virtudes del ausente…

ELISA.- Confío en usted para tan grato cometido… Busquemos acomodo… (Señala la mesa central, destinada a la clientela y toma asiento) Ande, sea buenecita y prepare unos cafés que refuercen ideas. Sabe dónde, supongo… Lo que usted desconozca de este establecimiento cabe en una cabeza de alfiler…

SANDRA.- Me lo ha quitado de la punta de la lengua… ¿Solo o con leche?

ELISA.- Si vamos a hablar de soledades, mejor será predicar con el ejemplo… Solo, gracias…

SANDRA.- Eso había entendido… Puede seguir hablando… Es cuestión de altavoces y micrófonos… Moderneces de Enrique… En la tahona de mis abuelos maternos, se comunicaban a grito pelado por el hueco del montacargas… (Sale)

ELISA.- (Elevando la voz, tras aclarársela) Llevo años temiendo este momento… No supone plato de buen gusto enfrentarse a la mujer que ocupa el corazón de un hombre… Mejor aún: su bragueta… La odiosa necesidad de entender por qué la ha preferido a ti y en qué momento de vuestra relación sucedió el cataclismo… y máxime, habida cuenta de que él, Enrique, ya no está en condiciones de ofrecerme respuestas fiables… Puede mostrarse satisfecha… De entrada, ya le reconocido cierta clase… No mucha; pero sí la suficiente como para no sentirme herida en lo más vivo…

SANDRA.- (Voz ligeramente metálica) Favor que usted me hace… Siga hablando mientras sale el café y dispongo el servicio en la bandeja…

ELISA.- Le propongo un trato… Si usted me descubre la realidad de mi marido a espaldas mías, me comprometo a desnudar ante usted al hombre que dormía a mi lado el resto de las noches… Construyamos una criatura inédita con los pedazos que aporte cada una…

SANDRA.- ¿Una especie de monstruo de laboratorio…? ¡Pobrecito Enrique…!

ELISA.- ¿Un monstruo…? Por supuesto que no… Como padre amantísimo, a pesar de sus abundantes devaneos, lo creo merecedor de un notable… Casi un sobresaliente, si me apuran…

SANDRA.- Su actitud con mi propio hijo corrobora la calificación que acabo de escuchar salida de sus labios… Un minuto y me reúno con usted… Estoy tratando de acertar con la dosis de pentotal sódico adecuada para reforzar el efecto cafeína.

ELISA.- Tómese su tiempo… ¡Abajo la achicoria! Suero de la verdad y que sea lo que dios quiera… Echemos nuestras lenguas a pacer por el ameno prado de una conversación entre mujeres… Resulta divertido comunicarse a través del éter…

SANDRA.- Prefiero el cuerpo a cuerpo. Corto y cierro… (Reaparece con un servicio de café que incluye bollería industrial y servilletas de papel) Ya estoy de vuelta…

ELISA.- Vamos pues… Pero sirva primero, si no le importa… Se me ha secado la garganta hablando por el montacargas…

SANDRA.- Equilicuá… Tácita para usted, tácita para mí… La bollería la he dispuesto para llenar bandeja, a falta de jarrón con crisantemos. Llevan semanas caducados… Duros como piedras. Podría romperse un diente…

ELISA.- Tranquilícese entonces: no está mi horno para bollos…

SANDRA.- ¿Acerté con el café…? Enrique presumía de ser un auténtico sibarita en la materia…

ELISA.- Quizás un tanto amargo… Será el pentotal sódico… Entremos en materia… Por lo que Pablo me ha venido informando, no parece usted muy interesada por el futuro de la librería… Hasta donde entendí, no contempla permanecer al frente de la misma en calidad de responsable a jornada completa y en condiciones que recojan los convenios en vigor…

SANDRA.- No entraría en mis planes, la verdad…Todo esto, hoy, para mí, supone… Lo llamaré “papel mojado”… Mojado por las lágrimas… Enrique ya no está. Aquí se acaba el cuento de la vieja… Respirar aires nuevos, eso es lo que pretendo… Estoy en mi derecho…

ELISA.- Nunca me he negado a una indemnización razonable que le ayude solucionar dos vidas…

SANDRA.- Papeles, papeles, papales… Voy a partir de cero. Todavía soy joven y podré manejarme, no admitiendo limosnas ni favores… Y viniendo de usted-no pretendo ofenderla-, lo consideraría rendirme ante la vida antes de tiempo…

ELISA.- ¿Por qué ese empeño entonces en vernos cara a cara…? ¿A qué estamos jugando…?

SANDRA.- De algún modo, fascinaba a Enrique… ¿Por qué si no, se sentiría incapaz de deshacer un vínculo a prueba de enfrentamientos y carencias afectivas…? Su hogar era un infierno cotidiano y el que me amara a mí no parecía motivo suficiente para ponerse a salvo de las llamas…

ELISA.- Masoquismo se llama esa conducta… No es el caso, descártelo… Estoy siendo más sincera de lo conveniente con usted…

SANDRA.- A no ser que… al otro lado del espejo, habitase una Elisa “para conocedores”, rara mezcla de lo divino y lo diabólico…

ELISA.- No sea chiquilla… Un nomeolvides, parto de los montes… Por fin entiendo a Enrique… ¡Cuánta ternura oculta, desplegada en un visto y no visto…! Tu salvador, tu caballero andante…¡Cuan halagüeño para la insaciable vanidad masculina! Y, por agradecérselo, en homenaje póstumo, tú pretendes ahora convertirte en él y no heredar sus cuentas, pero sí sus pasiones… Me doy por aludida… Es cosa de pensarlo…

SANDRA.- Intenta confundirme…

ELISA.- El cui prodest no puede estar más claro… Deja de temblar… Nadie va a hacerte daño… Empieza a tutearme: todo será más fácil…

SANDRA.- Enrique… Enrique se sabía a salvo contigo… Más allá, sólo la incertidumbre, riesgos desconocidos… ¿Para qué dar un salto en el vacío…?

ELISA.- Lo importante ahora es averiguar si has reunido el valor suficiente para confesarte a ti misma lo que sientes…

SANDRA.- Impudor, desconcierto… Acudí a vérmelas con mi enemiga mortal y, de repente, necesito, de forma apremiante, que me abraces, que me beses, que dispongas como se te antoje de mi cuerpo…

ELISA.- Cada cosa a su tiempo… Detesto los melodramas lacrimógenos…

SANDRA.- ¿Qué debería hacer para ganar tu estima…?

ELISA.- Sencillamente, comprender lo que se espera de ti en cada momento… O, dicho de otro modo: ser la amiga invisible, capaz de aparecer o desaparecer, según convenga…

SANDRA.- Necesitas ponerme a prueba porque te juegas mucho… Lo comprendo y lo acepto.

ELISA.- Todo lo contrario… He de saber si soy yo quien responde a tus expectativas, tan puras, tan inocentes, tan románticas… Y ahora dime, querida, ¿qué demonios has puesto en el café, maldita sea…? [Se congela la imagen en el momento en que corren a abrazarse.]

 FIN DEL CUADRO SEGUNDO

Maelstrom | Optical illusions art, Psychedelic animation, Optical illusion  gif