Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘El Cine nuestro de cada día’ Category

ALARMA EN EL RHIN (1943), DE HERMAN SHUMLIN

En 1940, el matrimonio Muller, regresa a Washington D. C. en compañía de sus tres hijos, tras 17 años de estancia europea, trayendo consigo un pasado donde no todo ha sido del color de las rosas…

La combinación del melodrama y el Cine Político, díjolo Blas, sólo solía salirle bien a un tal Visconti, y ahí están “Senso”, “El Gatopardo” o “La Caída de los Dioses” como botón de muestra y de demuestra.

SENSO (1954)

EL GATOPARDO (1963)

LA CAÍDA DE LOS DIOSES (1969)

Aquí y ahora, una conjunción de nombres tan importante (Davis + Hellman + Hammet) prometía rigor y talento a grandes dosis… Y, nosotros, españoles todos, por razones obvias como pronto comprobaremos, nos la habíamos estado perdiendo…

“Watch over the Rhine”- “No perder de vista el Rhin”, palmo más, palmo menos- , el drama de Lilliam Hellman que sirve de base a la película, había sido estrenado en Broadway en el 41, tras el exitazo de “La Loba” dos temporadas antes. El guion cinematográfico fue confiado a Dashiell Hammett, con el que la autora compartía cama y máquina de escribir por entonces, aportando ella unos cuantos diálogos y escenas adicionales, con la pretensión, al parecer, de potenciar el papel un tanto “secundario” de la protagonista femenina, Bette Davis, por aquello de que la historia puede ser la Historia; pero el “star sytem” , al servicio del cual se halla la industria del celuloide, es el STAR SYSTEM…

Según la crítica seria, semejante corta y pega, hasta alcanzar los 114 minutos- quien pega primero, da dos veces-,  acabó por lastrar un primitivo equilibrio bretchiano del guion, centrado en  desentrañar, primordialmente mediante la palabra, un contexto histórico de rigurosa actualidad a la sazón, servido en caliente/ muy caliente, hasta abrasarnos…

En caso de duda hamletiana, cotéjense las fechas de la peli Shumlin, hombre de Teatro nacido en los USA con raíces centroeuropeas, por más señas responsable del montaje teatral origen de un proyecto cinematográfico al que la resistible ascensión de Arturo Ui marchaba pisando los talones.

LA RESISTIBLE ASCENSIÓN DE ARTURO UI. BERTLOT BRECHT. EDICIONES JUCAR. GIJÓN. 1987 (Libros de Segunda Mano (posteriores a 1936) - Literatura - Narrativa - Otros)

Puesto a elegir una secuencia, me quedo con el mensaje de despedida de Papá Kurt dedicado a sus hijos, en la que la dialéctica y el melodrama, por fin, logran encajar una en el otro armoniosamente.

No me resisto a citar también aquel otro momento en que padre e hijo menor, un pipiolo, charlan en el cuarto de baño, mientras este último se cubre púdicamente el torso con una toalla acostumbrada a hacer lo propio con los senos femeninos… Y es que lo del Código Hays y los desnudos era cuestión que mandaba carallo…

Sorprende hoy, en “Alarma en el Rhin, oír hablar con naturalidad de fascismo y antifascismo, en medio de frecuentes alusiones a la Guerra Civil Española, donde el protagonista había luchado como miembro de las Brigadas Internacionales, o de la amenaza representada, para la paz del mundo, la llegada de Hitler al poder en Alemania; pero todavía consigue asombrarnos en mayor grado cuando plantea, sin andarse por las ramas, la urgencia de combatir el Nacional-Socialismo y la necesidad sartriana de “mancharse la manos”, de presentarse la ocasión, en el duro camino hacia la Libertad de los Pueblos.

Sencillamente, uno no acaba de creerse lo que está escuchando, habida cuenta la rígida censura de la época. Era obvio que, y ya estaban tardando, tanto Shumlin como Hammet o Hellman terminarían comparecereciendo ante el Comité de Actividades Antiamericanas, tras lo cual sus respectivas carreras quedaron seriamente dañadas.

Mr. Shumlin, en 1945, todavía iba a estrenar un interesante título, a partir del texto Graham Greene, cuya sinopsis reproduzco aquí, para ahorrarme prolijas explicaciones: “Durante la Guerra Civil Española, Louis Denard (Charles Boyer), un antiguo compositor y pianista, ahora agente republicano, viaja a Londres para intentar comprar carbón para su bando e impedir que éste llegue al bando fascista”. (FILMAFFINITY) En cuanto termine la sesión mañanera de escritura, prometo ponerme a buscarla, mulas para qué os quiero…

“Los Justos” de Albert Camus, estrenada en 1949, volvería, con tintes mucho más sombrios, sobre el tema de la revolución, madre terrible, con su cuota a pagar: la utlización de violencia como vía legitimada para acabar con el “tirano” y sus sistemas, e instalar la paz y la justicia entre los hombres para siempre.

Resultado de imagen de les justes camus

“Alarma en el Rhin” aparece dedicada en su prólogo a aquellos “hombres corrientes, no profetas, que sabían que esta poderosa tragedia- se refiere al comienzo de la 2ª Guerra Mundial- se hallaba en camino. Ellos la habían combatido desde el principio y lo entendían. Estamos en deuda con ellos. Esta es la historia de uno de estos hombres.”

Kurt Muller, el protagonista, ingeniero de profesión, no tardará en aclarar, cuando le preguntan por su profesión, su condición laboral de “luchador contra el Fascismo”, dedicado a reunir fondos, Europa adelante, para financiar una costosa empresa donde el mundo se estaba jugando su futuro.

Sólo en un ambiente bélico se entiende que una película de estas características lograse estrenarse en los USA, como… ¡instrumento de propaganda…! Tanto es así que el presidente Roosevelt asistiría a su estreno oficial. Todo serían parabienes para tan arriesgada propuesta:  Paul Lukas, actor de origen húngaro, que repetía papel, tras su andadura teatral, además del Globo de Oro y el Premio del Círculo de Críticos de Nueva York al mejor actor (y “mejor película”), obtendría el oscar, frente a la candidatura Bogart, con el Rick de “Casablanca” como carta de presentación.

Vista hoy, repito, aparte de una competente lección sobre Materialismo Histórico, la Ética Personal y la Moral, supone un potente recordatorio de gente importante.

He aquí un pequeño álbum…

HELLMAN EN EL CINE

“Esos Tres” (1936) de William Wyler

Basada en “The Children´s Hour”, estrenada en Broadway en 1934, y con guión de su autora, por motivos de censura, soslaya el tema lésbico para centrarse en una devastadora calumnia, por boca de una alumna resentida, sobre una relación “hetero” como dios manda. Lo mejor de la pieza es, precisamente, la pequeña alimaña desencadenadora del conflicto, a cargo de una oscarizada Bonita Granville cuyo personaje tenía de todo menos de eso…

BONITA G., poniendo cara de no haber roto un plato.

***

“The Children´s Hour” (1961), de William Wyler

 A principios de los 60, recobra Wyler el título original de la pieza y también el tema lésbico de la misma. Herpburn y McLaine son ahora las víctimas de la falsa inocencia infantil. El suicidio final sigue demostrando que todavía faltaba mucho camino por recorrer en la normalización de los amores que no osan decir su nombre… Sea como sea, la versión 1936, tengo la sensación, aportaba mucha más convicción y savoir faire

“LA LOBA” (1941) DE WILLIAM WYLER

Bette Davis at her best… y con un bíblico título que lo tiene desperdicio en VO: “Las pequeñas zorras”, lo cual propiciaba una diferente zoología, más contundente, para su título español, algo impensable para la época.

Pasen y vean a una de las crituras más odiosas de la Historia del Cine, Mamá Regina Giddens y su innata capacidad para hacer desgraciados todos cuantos la rodean… Inenarrable…

Tuve ocasión de ver a Nuria Espert haciéndose cargo de un papelazo que, ay mísero de mí, ay infelice, para entonces, ya se le había quedado grande a nivel de garganta…

“La Loba” Espert, en 2013

 

JULIA (1977) DE FRED ZINNEMANN

Basada en “Pentimento” uno de los libros de memorias de L. H., narra la historia de una amistad compartida a lo largo de la vida por la autora y Julia, una activista contra el nazismo (Fonda y Redgrave, respectivamente). Hammet es interpretado por Jason Robards, solo ante el peligro cierto de que sus compañeras de reparto acaparen el interés de una de esas pelis tan correctas como faltas de pasión creativa, en su relamida redundancia.

 HAMMETT Y EL CINE

HAMMETT Y EL HOMBRE DEL INFIERNO, EN AMOR Y COMPAÑÍA.

De las cuarenta y tantas versiones cinematográficas de la magna bibliografía Hammett, me voy a quedar con dos títulos y con un tercero que nunca existió.

Lo he dicho ya  por estos andurriales: ni se les ocurra preguntarme a quién prefiero, si a Hammett o a Chandler… Me saldría de rositas, decantándome por Jim Thompson, en días pares, y por James M. Cain, en días impares. Los días que no son pares ni impares, los reservo para Ellroy, y las fiestas de guardar, por supuesto,  para las criptas embrujadas y las aceitunas laberínticas de Eduardo Mendoza, en quien siempre he tenido puestas todas mis complacencias y que hoy presenta- ¿y quién no…?- una alarmante fatiga de combate…

“El Halcón Maltes” (1941) de John Huston

“El Halcón Maltés” de Huston iniciaba el “Cine Negro Americano” de la forma más brillante posible. Todo en la peli es un perfecto mecanismo de reoljería destinado a estallarte en la narices. Desde el Tenorio de Zorrilla, no había habido zorra tan gallina como Brigid O´Shaughnessy, ésa de ahí arriba, prima segunda del monstruito del lago; jamás tampoco, en la novela policial, detective alguno había terminado su andadura investigadora tan hecho polvo como Sam Espada en 1929… Habría que esperar a 1953 y “El Largo Adiós” de Chandler  para llorar lágrimas tan negras como las de Phillip Marlow al enterarse de que…

“La Llave de Cristal” (1942) de Stuart Heisler

La Estado Corrupto- con los “mass media” puestos a su servicio- impone sus leyes de mercado neoliberal… Si el Sindicato del Crimen logra hacerse con el Poder Económico, ¿no lo hará, a continuación, con el Poder Político…?  ¡Hagan juego, señoras y señores…!”

Resultado de imagen de cabaret MC gif

Ignoro los motivos por los cuales “La llave de Cristal” siempre caba por ponerme muy nervioso, quizás debido a la presencia en ella de… ¡Bonita Granville…!, aunque tengo la sensación de que, a la hora de su hermenéutica, me estoy perdiendo algo, entre subliminal y “elemental, querido Watson”…

La pareja Ladd & Lake tenían química, físico y un encanto canalla la mar de cosquilleante en la entretela…

Anda, fíjense en esta foto que acabo de bajarme…

Yo miro, tú miras, él mira… Luego, lo que estén pensando es otra historia… Y hablaban del “triángulo” de “Gilda”…

Lo que nunca he llegado a entender es por qué “Cosecha Roja”, mi Hammett favorito, carece de una adaptación cinematográfica en debidas condiciones… A lo mejor es porque el sentido metafórico del texto no se andaba con demasiadas sutilezas: el Capital encarga a la mafia que se desahaga de los izquierdistas y acaba cayendo en manos de sus matones, de los cuales va a ser todavía más dificil deshacerse… Es decir, otra vez Brecht y Arturo Ui y sus muchachos en acción, en una relectura de lo ocurrido en la Alemania hitleriana.

La fórmula empleada por su protagonista, el “Agente de la Continental” para limpiar a Personville, aka “Poisonville”, de mafiosos no es otra que recurrir a Julio Cesar y su “divide y vencerás”, hasta no dejar títere con cabeza… “Brillante en bruto” sería la etiqueta que mejor define su duro cocimiento a fuego rápido…

Hammett y el pulpo ficticio

Así, como quien no quiere la cosa, por si alguien se decide a intentarlo, me postulo- con efecto retroactivo, claro- para interpretar al Dective sin Nombre, aportando esta foto de mi lejana juventud… Vamos, calcado… “Escupidito”, que decimos los gallegos…

Primero fue Sam Spade; luego, vino Phillip Marlow, y ahora llega ¡Joe Bigtower, detective septuagenario con problemas de vejiga, dolores musculares e insomio miserere…!

LAS TRES DE MISS DAVIS

Para cerrar el álbum, con evidente ganas de meterme en problemas, blanco zumbón y en botella cervecera 0%, bailando alegre el bayón, me dispongo a sacar pasear mis tres títulos favoritos de Miss Davis… Los dos primeros no pueden ofrecer dificultades: “All about Eve”, “The Little Foxes” y… y… Pues ya la hemos liado.

Resultado de imagen de all about eve film

Resultado de imagen de la loba wyler

***

Sirvánse ustedes mismos la tercera en concordia… Su majestad es coja… (y mira quién fue a hablar de renqueante…)

Resultado de imagen de que fue de baby jane poster

Resultado de imagen de la carta wyler poster

Resultado de imagen de Amarga victoria

https://www.thesoundofvincentprice.com/wp-content/uploads/2016/02/PrivateLivesofElizabethandEssexcard.jpg

Y así sucesivamente y successivamente

Resultado de imagen de BETTE DAVIS GIF

FIN

 

Anuncios

Read Full Post »

Resultado de imagen de les miserables victor hugo

LOS MISERABLES Y EL CINE

A partir de vago recuerdo adolescente – la lectura de una versión compendiada de “Los Miserables”- quedó almacenada en algún rincón de mi cerebro una ficha indeleble: “Los Miserables” : Jean Valjean pasa un montón de años en la cárcel por haber robado un pan. Supongo que un buen número de lectores comparte el “mutatis mutandis” a partir de “El Quijote” : “En un lugar de la Macha de cuyo nombre no quiero acordarme…” y hasta aquí puedo leer… Algo que nunca le ha ocurrido a Shakespeare con los ingleses, o a Ionesco con los franceses calvos…

Resultado de imagen de la cantatrice chauve ionesco

A lo largo de todos estos años transcurridos, de niñato zangolotino sentimental en el siglo pasado a vejete zangoltino sentimental en el XXI aceituno, viniendo por toda la orilla, me he cruzado, sin romperme ni mancharme, con un montón de ediciones de lo que se reputa como “obra maestra” de Víctor Hugo… Yo ya la había leído, ¿recuerdan…? “Jean Valjean roba un pan- que además cuadra en verso- y lo meten en la cárcel”; o mejor todavía:  “A Jean Valjean lo meten veinte años en prisión, acusado, ¡qué cabrones, de ladrón…”

Las ediciones, mientras tanto,  haberlas las hubo de todos los tamaños y formatos, tratándose como se trata de una obra lo suficiente magna como para poder suprimir cientos de páginas sin que se vaya a notar demasiado… Lo mismo que decía cierto censor  hispano acerca del teatro de Valle Inclán: por mucho que metiese tijera la censura, lo que sobreviviese seguiría siendo obra maestra…

Imagen relacionada

Hoy conservo todavía, cual oro en paño, “Las Cien Más Famosas Novelas” de Enrique Sordo, editadas por Gasso Hnos. en 1960, cuya hazaña no tiene desperdicio: en 189 páginas, se resumen “El Quijote”, “Guerra y Paz”, “La Celestina”, “El Lazarillo de Tormes”, “Crimen y Castigo”, o “Las Mil y Una Noches”. No conforme con eso, en su más difícil todavía, el responsable de semejante abracadabra la emprende con “La Iliada”, “El Alcalde de Zalamea”. “El Avaro” o “Romeo y Julieta”, que tienen de novelas lo que un servidor de circunspecto…

Naturalmente, “Los Miserables” se hace un hueco en el listado para ocupar cuatro páginas, cuatro, que facilitan enormemente la tarea de ir haciéndote con una cultura general, con vistas a participar en los concursos de la tele.

Resultado de imagen de los miserables alianza editorial

En el verano 2018, elegí apechugar con lo que se prometía la edición definitiva en español de la masperpiece V. H., editada por Alianza Editorial en dos volúmenes con estuche incorporado, cuya traducción corría a cargo de María Teresa Gallego Urrutia, toda una autoridad en labores bellas,  manque traidoras por imperativo categórico: traduttore / traditore, en italiano macarrónico. Su “Señora Bovary”, por cierto, todavía anda dando sustos por los escaparates de las librerías.

Resultado de imagen de señora bovary traduccion maria teresa gallego

Pues bien, me ha llevado justo un año el acabarla, entre sonadas sonadas y/o sollozos estentóreos (no es coña marinera, por muy saladas que fuesen las copiosas lágrimas vertidas al final del relato).

Ea, yo quiero morirme como Jean Valjean y lo demás son cuentos… Y hablando de cuentos…

Resultado de imagen de las 1001 noches catedra

Su sustituta verano 2019 va a ser la versión Blasco Ibáñez de “Las Mil y Una Noches”, publicada en Cátedra, autentico joyón irrepetible, desparecida de mi biblioteca misteriosamente hace ya varias décadas… A lo mejor, te la he prestado a ti… Sí, a ti, a ti… No disimules… Una edición encuadernada en piel, de la que tengo extraído numerosos placeres sensoriales, entre ellos, sabrosísimas recetas de cocina…

***

Sr. Obispo.- ¡Las cosas que hay que oír en el confesionario…!

 Venga, dilo ya, si te quedan perendengues… Déjame comprobarlo… Pues sí, los conservo en número de dos: no me los han cortado, de momento…

PENITENTE JOSÉ.- Confieso, Sr. Obispo, el haberme saltado algunas paginillas de nada, a la hora de leer “Los Miserables”…

OBISPO MYRIEL.- Di cuántas, pecador…

PENINTENTE JOSÉ.- Unas cuantas por aquí, otras tantas por allá…Vamos a suponer, en total, unas cincuenta… Sesentita, como mucho…

OBISPO MYRIEL.- ¿Y no te da vergüenza…? ¿Confiesas el haber pecado antes contra el mismo mandamiento…?

PENITENTE JOSÉ.- Prométame, Eminencia, que, si se lo cuento, no voy a acabar excomulgado…

OBISPO MYRIEL.- ¡Al grano…Al grano…!

PENINTENTE JOSÉ.- Algo mucho peor, Su Eminencia Reverendisima… ¡Muchísimo peor…!

OBISPO MYRIEL.- Habla de una vez… Dios me lo perdone: contigo, hjo mío muy amado, le entran a uno ganas de de pasarse al “Malleus Maleficarum”…

Resultado de imagen de malleus maleficarum

PENITENTE JOSÉ .- Es que yo, ay mísero de mí, ay infelice… prefiero “El Conde de Montecristo” a “Los Miserables”…

Resultado de imagen de le comte de montecristo

 

Pálido de ira, Monseñor Bienvenido Miryel me arrojó un candelabro de plata a la cabeza…

***

Bueno, pues ya ha quedado dicho… ¿Qué tiene Dumas Padre – y hasta Dumas Hijo, si me apuran-que no derroche Monsieur Hugo, espíritu santo de las Letras Francesas…?  A folletinesco-llegado el caso- no le ganaba nadie; sólo que, sobre tal esqueleto argumental, se acumulaba un conmovedor mensaje solidario, envuelto en rigor expostivo –la Historia como motor de nuestro sino-; un lirismo romántico exaltado y un plantel de personajes de una una fuerza arrolladora, que caminan a lado del lector desde el primer momento en que entran en escena… Valjean versus Javert, Otelo versus Iago o Bruto contra César… Por no hablar de los personajes femeninos… Fantine, Cosette, Éponine, ¿quién da más, señoras y señores…? ¿Qué tiene que envidiar el joven Marius a Romeo, a Calisto, a Diego de Marcilla, tonto él, por cierto…?

Tan embalado andaba, me había venido tan arriba, que sufrí una bajada de tensión retórica y corrí en Busca del Obispo Myriel, con una nueva confesión a cuestas…

Resultado de imagen de les mysteres de paris sue

PENITENTE JOSÉ.- Un momento,Eminencia… No se marche todavía; no se vaya, por favor y prepare el segundo candelabro, por si acaso… Me acuso de otro pecado todavía más nefando… El preferir “Los Misterios de París” a las dos obras anteriormente mencionadas que, en mi estima más íntima, semisumadas contando con los dedos de los pies de banco hipotecario, pasarían a llamarse “Los Condes Miserables”, de Victor Dumas o Alejandro Hugo, su majestad es coja… Y no me pregunte, si vouz plait, cuál me llevaría a una isla desierta, si lo de Sue, o “El Médico de las Locas” de Xavier de Montepin, leído de muy niño, convaleciente de unas tifoideas.

Resultado de imagen de el medico de las locas montepin

 

El candelabro que faltaba para el duro de mollera pasó silbando un blues a muy pocos centímetros por encima de mi pobre cabeza, para más INRI, con el velamen encendido, lo que se dice “viento en popa, a toda vela”… Antes de que Su Eminencia afinase puntería, me dispuse a poner pies para que os quiero en polvorienta.

+++

Si logré hacer las paces con mi PGP (Pepito Grillo Personal), fue llegando a un acuerdo de mínimos comunes múltiplos: Hugo supera a Dumas como narrador de historias de amplio espectro y éste a aquél, a la hora del donoso escrutinio de materiales a incluir por volumen; en cuanto a Eugenio Sue y Xavier de Montepin, vendrían siendo uno de esos “placeres ocultos”, sustitutos de usar y tirar, un quitapenas, un engañabobos, para un paladar que, a veces de oídas, te solicita caviar iraní y tú ofreces a cambio una tarrina con huevas de lumpo, lo que equivale a la distancia que separa, por ejemplo, a Henrik Ibsen de Somerset Maugham.

Si no me creen- están en su derecho del revés-, revisen las versiones de éste último de “Espectros”, que pasó a llamarse “The Sacred Flame” (“La Llama Sagrada”) y/o de “Casa de Muñecas”, rebautizada como “The Constant Wife” (“La Esposa Constante”) para públicos londinenses. Y piensa uno mientras esto escribe, que, por San Jorge, bien pudo dedicarse a “homenajear” a Oscar Wilde, que le pillaba bastante más de cerca.

Y un apunte más: “La Esposa Constante”( “la comedia de las mujeres y para las mujeres”) se estrenó el 31 de marzo de 1952, en el teatro Reina Victoria de Madrid, en versión de José López Rubio, protagonizada por Tina Gascó y Carlos Casaravilla (y at last but not at least, con Manuel Alexandre en el papel de Bentley, el mayordomo no asesino).

Imagen relacionada

Si lo traigo a colación es por que su protagonista- de nombre Constanza, faltaría más-, en la versión española, tras el portazo de rigor, regresará al hogar, perdonará al esposo infiel y aquí paz y después gloria.

***

Resultado de imagen de los miserables musical

Volviendo a “Los Miserables”, no me extrañó ni poco ni mucho su reconversión a “musical” en 1980… Torres más altas habían antes caído a la hora de tomar prestados de la Literatura títulos de muy distinto tonelaje: el “Pigmalion” de Barnard Shaw (“My Fair Lady”, 1956); “Oliver Twist” (“Oliver”, 1960); Cervantes y el Quijote (“El Hombre de La Mancha”. 1965) y hasta un poemario dedicado a los gatos, salido de la inspiración de T. S. Eliot (“Cats”, 1980).

Resultado de imagen de El libro de los gatos t s eliot

Todos estos espectáculos terminaron filmados con destino a las salas de cine y/o las pantallas televisivas. Su respeto a la obra original no puede considerarse condición “sine qua non” para calibrar su calidad como piezas de teatro musical, avaladas, con frecuencia, por grandes presupuestos.

Elegí hacer un seguimiento cinematográfico de “Los Miserables” y prepararme un ciclo con los títulos que resultasen más asequibles de conseguir, cuando no se me oculta que heberlos haylos en todas- o casi todas – las cinematografías, empezando por los Hnos. Lumiere que, en 1897, le dedicaron un cortomatraje a “Victor Hugo y los principales personajes de `Los Miserables´”. Japón, Corea, la India, la URSS… y sus cinematografías llegarían a intentarlo en su momento…

No me hacía demasiadas ilusiones: a fecha de hoy, todavía no he visto una versión de “El Conde de Montacristo” que compararse pueda con su versión original en negro sobre blanco. No me duelen prendas a la hora de reconocer que el único paso de la Literatura al Cine con el que he podido llegar a estar de acuerdo es la versión de “El Proceso” de Kafka, a cargo de Orson Welles…

Resultado de imagen de el proceso orson welles

De cualquier modo, vamos a intentar una sucinta cartelera miserere nobis…

1

Resultado de imagen de los miserables 1935 charles laughton

Made in 1935, con un reparto envidiable, fue nominada en cuatro apartados a los  Oscar de la Academia, entre ellos, el de mejor película. El Javert a cargo de Charles Laughton se me antoja, a priori, memorable.

2

Resultado de imagen de los miserables riccardo freda

Riccardo Freda, 1948. Una peli por “jornadas”, tan de moda por aquellos años… “Los Peligros de Nyoka” y así…

Resultado de imagen de los peligros de nyoka film

Tras la cámara, un director hoy olvidado, que se las apañó para dirigir un montón de pelis que alegraron mi infancia (“Teodora”, la Cleopatra de los pobres, p. e.).  R. F. acabaría por apuntarse al cine de terror italiano con varios títulos ilustres: “El Horrible Secreto del Dr. Hichcock”, “Lo Spectro”, “I vampiri”… Lo más interesante de su versión de “Los Miserables”, puede que sea su reparto: Gino Cervi, Valentina Cortese (en un doble papel: Fantine / Cosette), y un actor de apellido sospechoso que llenaba, con su cara de malo, una significativa variante de los programas de mano.

Los miserables - Caza al hombre

3

 

Resultado de imagen de el inspector de hierro film

Lewis Milestone, 1952. Rodada en blanco y negro, Rennie, un año después de haberse bajado de un platillo volante, era Valjean y Javert, Robert Newton, especialista en piratas y villanos varios. Completan el reparto la multitalentosa Debra Paget  como Cosette y  Edmund Gwenn, que era algo así como Edward G. Robinson, solo que en bueno – mejor – óptimo, en el papel de obispo Myriel. La Crítica Seria la señala esta versión como una de las “imprescindibles”, aunque se eche de menos en ella a la familia Thenardier, tan malvada ella, y que Fantine, cargo de Sylvia Sidney pase de puntillas por la trama.

4

Imagen relacionada

Jean Paul Chanois, 1958, tres horas y treinta y siete minutos de duración, protagonizada por Jean Gavin (en un curioso doble papel), Bernard Blier como Juvert y Bourvil como Thenandier. La tensión narrativa no está si se la espera. La Nouvelle Vague ( sí pero no, no pero sí, “la novela vaga”) aún no había levantado su barricada parisina en contra del acartonado academicismo decadente del Cine Francés.

5

Resultado de imagen de los miserables bille august 1988

Bille August, 1998. Liam Neeson, Geoffrey Rush, Uma Thurman como Fantine… Un epígrafe, bastante rimbombante, hace presagiar lo peor: “Las leyendas nunca mueren”. Bille August iba para Bergman pero se quedó en el camino, camino verde que va a la ermita… Dentro del inevitable  déjà vu,  la versión August resulta bastante alicaída y falta pasión en el intento. Tampoco ahora la novela Hugo iba a encontrar un filmador capaz de hacerle “un poco de justicia”…

***

Dos series televisivas francesas también lo intentaron. La primera, dirigida por Robert Hossein en 1982, protagonizada por Lino Ventura. En el año 2000 “Los Miserables” volverá con dirección de Josée Dayam y un reparto de lo más campanillero: Depardieu + Malkovich + Charlotte Gainsbourg (Fantine) + Jeanne Moreau +Asia Argento (Éponine) +Virginia Ledoyen (Cosette)… Lo mejor/peor un Malkovich / Javert que recuerda un montón a Donald Sutherland en “Novecento”…

Resultado de imagen de los miserables robert hossein, 1982

Resultado de imagen de los miserables depardieu

Leo por ahi que “los Miserables”, entre unas cosas y otras, ha sido llevada del Cine en cerca de ochenta ocasiones… El musical de Broadway, filmado en 2012, con dirección de Tom Hooper, es, que yo sepa, el último, que no el definitivo, intento cinematográfico de “llegar donde nadie llegó” (que cantaba Dulcinea en “El Hombre de La Mancha”), con el maldito asunto del respeto a los clásicos a la hora de cambiar palabras por imágenes.

Resultado de imagen de los miserables musical en el cine

La sombra de “Los Miserables” es tan alargada que, en un episodio de “The Simpsons”, nos enteramos de que el nº de prisionero en Vietnán del Director Skinner era… 24601, el de Jean Valjean; el muy malvado había robado el nombre al verdadero Skinner, para presentarse luego como miembro respetable de la sociedad.

user uploaded image

Como le decía una cabra a otra, mientras estaban comiendo un rollo de película en el cubo de basura un estudio de Cine: “Qué quieres que te diga, hija…¡A mí me gusta más el libro…!”

Me, too… A pesar de que “los Miserables” lleve ingresado en el Índice de Libros Probibidos, desde el 20 de junio de 1864…

Resultado de imagen de dos cabras comiendo rollos de pelicula

 

Read Full Post »

WANTED

Joseph y Aaron (o viceversa), amigos y residentes en el infierno, según se baja, hacia la gauche divine…

… a ellos me los encontré en la calle; primero a uno, en su papela de guionista/ director; y, de cereza siguiente, a los dos juntos, compartiendo reparto y guion como buenos hermanos en cristo…

Su exitoso transcurrir por el Sundance Festival me había animado, hace un par de semanas, a bajarme en la burra Pichirila una supuesta comedia licenciosa para cuatro personajes, titulada “The Overnight”, made in 2015, inter nos bautizada como “Noche Infinita”, con la artera intención, a lo mejor, de pillar al espectador desprevenido para un final “interruptus” de la peor manera posible, y sé de lo que hablo…

Este largo viaje de la noche hacia el día (poco o nada que ver con O´Neill) se sustenta sobre el socorrido juego de dobles parejas, retomado con notable desparpajo y/o desperpijo, con el inevitable swinging como música de fondo , a lo que acompaña una pía meditación,  ya puestos en faena, de lo que el tamaño del pene masculino pueda importar para su triunfo sobre sábana, sin la necesidad de recurrir al “jes extender”, todo ello insertado en el marco de una ancha es Castilla a la hora de la composición cuantitativa y cualitativa del intercambio sexual como una de las bellas artes… “Vamos a la cama que hay que fornicar, para que mañana podamos descansar.”

He aquí un vodevil a la page:  puertas (incluidas las mentales) que se cierran y se abren, y el suficiente ingenio verborreico como para apuntar el nombre de P. B. en la lista de los buddies virtuales- poco virtuosos, eso sí…- que saben lo que se hacen a la hora de trabajarse una peli lo suficientemente preparada para provocar unas cuantas sonrisas de complicidad “me, too” entre las audiencias.

Con las más halagüeñas perspectivas de sano alborozo, corrí a localizar el resto la filmografía P. B., hasta darme de bruces Lee con un desconcertante “Creep”, su título precedente, fechado en el 2014. Escribo desconcertante por el sencillo motivo de que, justo una década antes, se había estrenado ya otro “Creep”, dirigida por Christopher Smith y protagonizada por una actriz llamada, y no es a humo de pajas, Franka Potente, interpretando a una joven turista que se nos queda encerrada una noche de truenos en el metro londinense.

A no confundir pues ambos “creeps”, término que evoca algo /alguien que se arrastra y que te anda buscando para hacerte la puñeta.

El “Creep” de Mr. Brice & Mr. Dupless se erige como un “delirio a dúo” que, no dudar, le hubiese encantado al mismísimo Ionesco, poseedor de la patente de absurdos ilustrados con donaire.

Intuyo que numerosos “chistes privados” trufan alegremente la historia de este encuentro entre cineasta por afición y personaje en busca de autor, aquejado por cáncer terminal que pretende dejarle en herencia a su hijo nasciturus un “mensaje” que supla su ausencia en el mundo de los vivos y los coleando.

El espectador, que no es tonto ni listo, sino todo lo contrario, enseguida le atribuye al tal Josef el sambenito de sicópata asesino, y a Aaron, su condición ineludible de cordero destinado al matadero… El problema comienza cuando descubrimos el regreso, y con qué fuerza,  de aquel  “asesino con encanto” cuya “museo de los horrores” tendría comienzo con Tío Charlie en “La Sombra de una Duda” hitchcockiana, allá por el año 43 del pasado siglo…

Uncle Charlie, saliendo del armario empotrado, en un memorable “corre, corre, que te pillo”…

Enseguida nos acongoja/ acojona / descojona, pero que muy mucho, el Josefo de marras, a cargo de Dupless (también guionista, un pequeño detalle a tener muy en cuenta), con su arácnida capacidad para la oferta de ternura sin límite, venus atrapa moscas de un Aaron que, por hallarse al otro lado de la cámara, aparece mucho menos retratado; sus pérfidos encantos campan por sus respetos a lo largo y ancho de la cinta, ora haciéndose querer con los brazos abiertos y la media sonrisa tentadora, ora propiciando en tus tripas suave efecto laxante: pasas un miedo que te cagas…

Con una mirada triste como la suya, ¿quién iba a hacerlo responsable de haber roto un plato en su vida…?

Según consta en el sumario, Joseph, con varita de nardo o sin ella, en su peremne solicitud de limosna de amores más o menos fraternales,  se hace querer desde el primer momento en que estrecha tu mano y, en cuanto a Aaron, una Caperucita en busca de emociones a ciegas, bien merecido tendrá lo que le pase en su partida con un lobo feroz que nunca oculta su intención de comérselo en crudo (ora a besos, ya fileteado), en sentido más o menos metafórico.

Un “Creep 2” no se haría esperar mucho: vendría al mundo en 2017, esta vez- tras un breve aperitivo varonil- con antagonista femenina (Desiree Akhavan), a la que se le encarga filmar la vida y milagros un asesino en serie, lo cual no viene siendo lo mismo, aquí y ahora, que un asesino en serio.

Josephíto de mi vida se ha dejado barba y ha pasado a llamarse Aaron en plan franquicia, pero sigue en lo suyo de demandar afecto y comprensión, caiga quien caiga; en este caso (y para aviso a navegantes), tras mostrar un envidible desnudo frontal con deslizamiento de toalla incluido, por romper el hielo con su futura filmadora, quien, por cierto, no tarda en imitarle… ¡Buena era ella, especialista en “corazones solitarios”, por más señas…!

Vuelven Brice y Duplass a funcionar a tope… Se les nota muy sueltos en esta segunda parte que, desoyendo el proverbio, les ha salido mucho mejor que la primera, de la cual se toman diversos elementos hasta llegar a plantear la cuestión palpitante: ¿Está la protagonista en peligro “real” o participa en un emocionante y sofisticado juego de rol, no apto para cardíacos…?

Aunque  en “Creep 2” se apunte, llegado el desenlace, una respuesta más o menos ambigua, no hay que olvidar que nuestros Tom y Jerry, old chums de toda la vida y toda la muerte, se hallan ya escribiendo el guion de una “Creep 3”, a no perderse en sus espesos bosques con lobo feroz incluido.

El humor ha triunfado, una vez más, sobre la truculencia embrutecida, una lección que Peter Jackson, el padre de “Braindead, Tu madre se ha comido a mi Perro” (1992), aprendió y olvidó todo lo que se tarda en sentirse fascinado por el cenagoso encanto hollywoodiense.

Si yo fuera rico y violinista sobre un tejado de cinc caliente, me las apañaría para enviarles al dúo Brice-Duplass una copia de “Arrebato” (Iván Zulueta, 1979), donde quedaba ya suficientemente demostrado las divinas locuras que se pueden cometer con una cámara…

– … Y que no se te olvide recomendarme a tus amigos…

Read Full Post »

Older Posts »