Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘mucho cuento’ Category

Ray harryhausen cyclops national GIF - Find on GIFER
¡ CUIDADITO CONMIGO, QUE NO ESTOY VACUNADO…!

 سندباد البحري

(RELATO LOVECRAFTIANO MA NON TROPPO)

I

Una vez libre de la oprobiosa carga de aquel maldito efrit con el que me había visto obligado a caminar durante tantas lunas, tomé la irrevocable decisión de regresar a los dorados minaretes de Basora, la de las Siete Puertas, donde el aire respira aromas de jazmín y el agua de sus mil y una fuentes fluye serena y mansa, convertida en armoniosa melodía a merced de la brisa.

Nadie habría de esperarme ni yo aguardaba a nadie salvo a Alá y su misericordia, en forma de refugio a mis cansados miembros donde las cicatrices, en trágica floresta, formaban un paisaje desolado y silencioso.

Sinbad volvía a embarcarse en busca de sí mismo, seguro de encontrarse y aun de amarse, lejos y a salvo de los pérfidos cantos de sirena o el hedor rancio de la entrepierna de un anciano hechicero que, antaño, había solicitado de él artero auxilio por cruzar un arroyo estrepitoso, en medio de un laberinto de intrincados manglares.

Überfall mit dem Rammsporn - DER SPIEGEL

Enrolado en una esbelta galera persa como simple remero, hicímonos al mar a favor de los vientos y mareas al alba de un esplendoroso día de primavera.

Compartía banco y denodado esfuerzo con un galeote asirio de nombre Azarakh, condenado por el robo de una pluma de pavo real en un jardín de Nínive, propiedad de un rico comerciante armenio.

ECHO SIN HACHE: 1585. UN LABRADOR DE SIRESA ES CONDENADO A GALERAS POR  AUXILIAR A UN MORISCO

“No deseo hablar contigo ni conocer tus penas, que bastante tengo con las mías…”, ése fue su saludo y despedida. Durante los controles de los vivos y muertos, llegué a aprender su nombre y él, el mío. Nuestros codos entrechocaron muchas veces y compartimos mendrugo, avarientos sorbos de líquido fangoso y latigazos y amenazas varias de terminar siendo arrojados por la borda. Tal fue nuestra relación y nuestro trato. Todavía hoy, años ya transcurridos, puedo ver su mirada ferina reflejada en la parte interior de mis insomnes párpados en busca de reposo.

La travesía mediada, una fuerte tormenta salida a nuestro encuentro desde la oscura noche se encargó de nosotros por orden del Destino.

Quiso la suerte, pero Alá es más Magnánimo, que vuestro narrador, al no hallarse encadenado, pudiese poner a salvo aquel montón de huesos quebrantados que componían su flaca anatomía, mientras el resto de la tripulación corría a reunirse con sus antepasados en el fondo sin fondo del Gran Mar Amarillo, donde habitan las sombras de los héroes antiguos, pero Alá es más Misericordioso y más Digno de Encomio.

Tiburones GIF - Descargar & Compartir en PHONEKY

A nado entre los restos del naufragio, logré localizar un madero al que asirme, encaramarme sobre su resbaladiza superficie y descansar un rato de tan grandes fatigas, mientras la presencia de los voraces devoradores de hombres era anunciada por el siniestro crujir de sus mandíbulas dando cuenta de mis infortunados compañeros de viaje, que iban surgiendo hasta la superficie poco a poco, a modo de fantasmales peces voladores, incapaces de remontar un inútil intento de elevarse sobre tanta zozobra y tanta muerte. Las corrientes reinantes en la zona supieron dirigirme hacia un islote, perfecta media luna, de una milla escasa de diámetro, defendido en su vertiente curva por violentos acantilados que se elevaban desafiantes sobre el mar, vencedores de oleajes y mareas, refugio maternal, contra todo pronóstico, de incontables bandadas de albatros, cormoranes y gaviotas, a cual más estridente y más prolífica, anunciando a grandes voces sus rocosos dominios verticales.

23,700 Isla Desierta En El Océano Fotos - Libres de Derechos y Gratuitas de  Dreamstime

 La franja recta, en cambio, dibujaba frente al azul del mar un deslumbrante cinturón de arenas blancas, coronadas, tierra adentro, por esbeltos cocoteros y cimbreñas palmeras datileras, a modo de guirnaldas de una novia del mar, en espera impaciente de su amante.

Bosque De Cocoteros Con Cocos Maduros Verano En El Trópico Fotos, Retratos,  Imágenes Y Fotografía De Archivo Libres De Derecho. Image 60440462.

Allá arriba, ya sobre la meseta resultante, a la que se llegaba, sin excesivo esfuerzo, recorriendo un sendero de guijarros pulidos por el viento al chocar entre sí, se destacaba una palmera solitaria, a modo de emplumada flecha verde dirigida al corazón de la belleza, disparada desde lo alto de los cielos.  

 Una manada de conchudas tortugas, apareció de pronto, trabajoso comité de bienvenida, y comenzó a aplaudir mi insólita presencia.

Besé la arena bendiciendo a Alá por haber asegurado mi sustento, ya fuese a base de la reconfortante sopa de quelonio, los huevos ofrecidos por las aves, los mariscos adorno de las rocas y un sinfín de apetitosas frutas al alcance de la mano: naranjas mandarinas, mangos, limas, papayas, piñas, frutos del rambután y del longan o manzanas rosadas… todo ello propiciado por una red intrincada de riachuelos cantarines que, nacientes en la cumbre, hijos de la lluvia y de los rayos, iban a desembocar, pletóricos de fuerza y de frescura, cruzando el arenal, en las rizadas aguas oceánicas.

Por completar mi dicha, explorando el ameno palmeral, fui a darme de bruces con un raro accidente de la zona rocosa, que aparecía “mordida” por los elementos naturales, hasta formar una profunda cueva donde ponerse a salvo, en caso necesario, de los mismos y de sus rudas inclemencias.

Alá, me saltaba a la vista, arrasada de lágrimas, no regateaba esfuerzos a la hora de hacerme sentir a las mismas puertas de la Yanna…

El jardín espiritual - FUNCI - Fundación de Cultura Islámica
BIENVENIDOS A LA YANNA…

                                        II

Sinbad no debería quejarse y se quejaba… Soledades de bronce aplastaban su espíritu. Lo tenía todo, no disponía de nada.

Dos años transcurridos en la isla y el amaestrar tortugas para hacerlas participantes en carreras había dejado ya de divertirme. Enseñar a hablar a una gaviota suponía un esfuerzo peor que inútil. Cultivar árboles del pan sin disponer de las semillas adecuadas, habría de rematar en sonoros fracasos: si siembras litchis, son litchis lo que cosechas, y no siempre…

Si, por lo menos, además de tanto pajarraco huevón y vocinglero, de tanto galápago de mirada cansina, de tanto bivalvo rememorativo de épocas mejores… Si además de tanto bicherío, habitase la isla algún tipo de simio, el tamaño no importa, ello facilitaría fraternidades…

Chango GIFs | Tenor
¡AMÉN A ESO…!

Aquel paraíso, para el desventurado Sinbad y ése es mi nombre, se estaba convirtiendo en un infierno… Y es que Alá, el Magnánimo, el Misericordioso, el Creador del Universo Conocido y otros todavía por conocer, parecía haberse olvidado de…

Calla, Sinbad, deja de blasfemar. Provocarás Su cólera… No seré yo quien te arriende semejante ganancia…

La soledad y yo mismo, frente a frente, sin tregua, sin descanso, sin futuro… La conocía tan bien que llegué a dibujar su desnudez infame a lo largo y lo ancho de la franja de arena. No me cansaba nunca de añadir nuevos rasgos, nuevas formas sin rostro, pero siempre en acecho… Ya no me causaba miedo alguno: pasadas unas horas, aquel torvo retrato de mi desolación infinita, perfectamente diseñada, sería borrado para siempre por las piadosas olas, a golpes de marea…

Con la bajamar, volvía la hora de comenzar de nuevo mi tarea, por apartar un turbio pensamiento de mi mente: ¡Quién pudiera contar con un efrit maligno, cabalgando a horcajadas encima de mis hombros, susurrando en mi oreja oscuras amenazas de carácter obsceno…!

Máscara de Yafar genio maligno

La soledad nunca llega a cansarse de su presa. Sabes que sigue ahí, aunque tú no la veas.

                                   III

Abrazarme a mí mismo, pronunciando algún nombre del lejano pasado, llegó a causarme náuseas. Quise acabar con todo, no prolongar por un instante más aquel estado inmóvil de sordo sufrimiento.

Miré, desafiante, aquel cielo estrellado, en busca de permiso o, en su defecto, de respuesta disuasoria que apartase de mí lo que se me antojaba, en teoría al menos, una decisión irrevocable.

Y entonces, la vi a Ella, la Hurí profetizada, con decenas de pechos de pezón incitante, portador de melazas y ambrosías… Ella, la Flecha emplumada procedente de arriba, en el centro de todo, portadora de todas las respuestas… No lo dudé un instante…

Palmeras cocos - Imagui

IV

No sé vosotros; pero Sinbad nunca había abrazado un árbol hasta el feliz momento en que sintió su sangre mezclase con la sabia y recorrer su cuerpo en busca de los rincones más secretos donde derramar su inmensa dicha, una caliente mezcla de perfumes sin nombre y plenitud total de los sentidos, al tiempo que su amada, convertida en anémona, agitaba sus ramas, jubilosa, esparciendo en el aire aleteantes esporas y gemidos gozosos de una amada por completo satisfecha.

V

Cuando fui rescatado, según designio del Creador de Todo lo que Existe, por una nave dedicada al comercio de las perlas procedente de Ceilán, que recaló en mi islote para enviar buceadores a los fondos marinos con la misión de volver a superficie con sus capazos llenos de ostras capaces de enfilar mil y un collares o servir de nacarado ornato a las joyas más caras del mercado, supliqué a su capitán, de nombre Ibrahim, egipcio tuerto, cojo y manco, un hacha leñadora, prometiéndole, a cambio, un mapa del tesoro donde apareciesen señalados los mejores bancos del entorno por lo que a ostras perleras se refiere.

Accedió dubitativo no fuera ser, pero Alá es más compasivo, me pusiese al frente de un motín con vistas a quedarnos con las perlas.

¡Qué equivocada estaba aquella media momia renqueante…! Mis pensamientos se hallaban ocupados en aquilatar otros designios bien distintos, que partían de la base siguiente: cualquier hembra cuyos favores hubiesen sido concedidos a Sinbad, no caería bajo el peso y empuje de cualquier otro marino de agua amarga.

He aquí que la Gran Palmera Mesetaria – no hablo de sus hermanas menores, conformantes de los espesos palmerales de la playa, sino de la madre de mis hijos-, honoris causa, habría de ser sacrificada, antes de mi partida para siempre.

Nada pues iba a detener el brazo justiciero de Sinbad: acabaría con aquella ramera, ni mejor ni peor que sus sucias iguales babilónicas.

La condenada apenas opuso resistencia; su cuello de jirafa malnacida se rindió a los golpes sucesivos de mi hacha hasta quedar convertido en un montón de astillas empapadas de savia y de sudores fríos, mensajeros de un final irremediable.

EPÍLOGO

Me establecí en Damasco por terminar mis días rodeado de lujos y riquezas ajenas, dedicado a la venta de babuchas y turbantes a los miles de visitantes que acudían a sus puertas en busca de cultura y de refinamiento.

Para quien quisiera oírlos, hasta me permití, cada vez con más frecuencia, agradecer la compra de un producto con el relato de mis antiguas aventuras por el Mar Amarillo, teñidas de nostalgia y de recuerdos.

Fue así como oí, de boca de las gentes, una leyenda digna de poco crédito, según la cual los marineros que navegaron por los alrededores del Peñón de las Tortugas, aseguran haber oído, en medio de la noche, gritos desgarradores de aterradas criaturas, reclamando el regreso del autor de sus días.

Aquellos que llegaron a desembarcar en el peñón relatan con espanto la presencia en su meseta de unos extraños arbustos tachonados de frutos, semejantes, más de lo conveniente, a cabezas humanas reducidas que recibían el mínimo contacto con fieras dentelladas merced a su amarillenta dentadura, guardiana de una bífida lengua babeante cuyo hedor recordaba al de las algas putrefactas.

Sinbad callaba entonces para llorar, puertas adentro, su pecado, del que no se sentía del todo responsable… Sin Bad, “pecado malo”, en un idioma de lejanas tierras… Sinbad, el más maldito de los hombres, aquél que, necesitado del calor del otro, debía abrazarse a un sicomoro o a una higuera, no aspiraba al perdón sino al olvido…

                                        FIN

La morada del Buho Lector: julio 2018
¡¡NO SE PIERDAN EL PRÓXIMO VIAJE DE SINBAD, DE REGRESO EN LA ISLA PARA HACER LAS PACES CON SU PRIMOGÉNITO SINGOOD, EN EL HABÍA PUESTO TODAS SUS ESPERANZAS…!!

Read Full Post »

Sapo GIFs | Tenor
¡CUCÚ-CUCÚ-CUCÚ…. CURRUCUCUCÚ… PALOMA, YA NO ME LLORES…!

CUCÚ, CANTABA LA RANA…

RELATO AUTOBIOGRÁFICO

-ME TEMO QUE AQUÍ SE VA A ARMAR UNA MUY GORDA… (Dibujo: F. OCAMPO)

A punto de cumplir los setenta y seis tacos malsonantes, la Vida, dadivosa ella, acaba de hacerme un regalo ciertamente inesperado. Si lo traigo hasta esta bitácora, a consideración- o desconsideración- de tan ilustres vuecencias, capaces de frecuentarla tras un millar y medio de entradas y salidas de tiesto, ello se debería a que, aquí llegados, alguna confianza mutua disfrutamos, ojalá no llegue a equivocarme.

Y si el desatino por llegar es capaz de provocar una sonrisa- o un “está como una cabra” sotto voce– me daría con un canto gregoriano en los dientes (aka dentadura postiza, con vocación de mariposa revoloteante cuando menos te lo esperas).

Dentadura GIFs | Tenor

Vayamos pues a cuentas…

Héteme aquí que, por una serie de circunstancias sobre las cuales no considero oportuno entrar en mayores detalles, hállome compartiendo vivienda, mesa y mantel con mi madre política, nonagenaria veneranda y venerada, otro regalo de la Vida: estrenar nueva madre a los setenta constituye, lo juro y lo prometo, un emocionante privilegio. Muchas gracias, Vida..

Escultura de bronce. Buda 4 caras de la vida 21cm.
-DE NADA…

Situémonos ahora en lo que, hoy por hoy, se convierte, sin quererlo, en el auténtico “cuarto de estar” para edades donde todo se lleva a cabo con lentitud y las urgencias brillan por su frecuencia inoportuna. Hablo del servicio, el WC, el váter, el cuarto de baño, el retrete, el cagadero… Con lo queramos llamarlo se tendrá que conformar, no vaya a ser que lo mandemos a la m…

Me van a permitir un pequeño paréntesis nostálgico… Años 50… En mi lejano hogar de las “Casas Baratas”, barrio color barquillo oscuro, plateado por los charcos, la familia Torregrosa, en honor del excusado, había compuesto, en comandita, una oda festiva a base de pareados que, todavía, tres cuartos de siglo transcurridos, me ronda la cabeza, mientras multitud de películas amadas, de libros sine qua non sería lo que fui, se han borrado para siempre de mis células grises:

Roban un inodoro de oro del palacio Blenheim, donde nació Churchill

ODA AL RETRETE

Entrando hacia la derecha,

se recoge la cosecha.

En este lugar guardamos,

todo lo que cosechamos.

Al terminar la faena.

tírese de la cadena.

Ayer allí me he peído

y hasta el vecino lo ha olido. (…)

Pero no se me asuste el lector o lectora mojador de gatos: este “reconto”, sí pero no, no pero sí, al menos eso espero, jamás podría llegar a resultar escatológico…

Y ahora, regresemos juntos, y yo el primero, a la senda argumental, si es que alguna vez la hubo…

Espejos para el baño - Cuarto de baño

Casa de mi suegra, interior, día y noche. Presidiendo el cotarro, empotrado en el mueble que soporta el lavamanos + cepilladientes- y poca cosa más, de buenas a primeras-, se alza un espejo, pendiente de averiguar si cóncavo o convexo al estar siempre cubierto de vaho, al que me asomo-en caso de acordarme, que no siempre-, tras la ducha mañanera, por peinar los cuatro pelos mal contados que circundan una sacerdotal tonsura en constante crescendo seborreico.

Armario zapatero alto y estrecho con espejo y cajón colonial

Quiso el Destino, pero Alá es más poderoso y más magnánimo, que, justo frente a él, se alzase cierto mueblecillo, cómplice involuntario de la desforestación que amenaza el futuro del planeta, o séase de madera como la copa de un pino barnizado, donde la segunda Señora Maruja (“la mamá” mía vendría siendo la primera en llegar a mi vida) guarda jabones, horquillas, bastoncillos para perforar tímpanos, polveras, pintalabios, tiritas para heridas, cera depilatoria, frascos coloniales y hasta ciertos artilugios metálicos que se me antojan-vaya usted a saber…- rizadores de pelo… sin olvidar, desde nuestra llegada, un oblongo cofrecillo plástico donde trato de camuflar mis piezas dentarias que no son lo que fueron… Y un pequeño gran detalle, antes de que se me olvide mencionarlo: el rostro visible de esta arca de Naamah- mujer de Noé, según la Wikipedia-, aparece ocupada por una puerta-espejo que uno, en su habitual despiste, suele dejar abierta, tras proceder a abrirla, una vez rematado el cuerpiluvio mañanero, para recuperar lo que antaño fuera marfil y hoy se halla convertida en plástico rosáceo, rematado en rosario de ratoniles dientes de pigmeo.

Pues bien, al día de ayer le tocó en suerte asistir a un extraño suceso… Mientras colocaba los piños en su lugar descansen, a la espera de un frugal desayuno (infusión de menta poleo confundida previamente con té verde en el supermercado, y así hasta que se acabe: no andan estos tiempos para andar tirando nada a la basura), vi, sobre la puerta del armario vertical, algo reflejado que atrajo mi atención y mi sonrojo…Dos masas blancuzcas, a ambos lados del final de michurrigueresca columna vertebral, parecían contemplarme en espera de ser reconocidas…

Pongo a Godot por testigo que, en tres cuartos de siglo de existencia sedentaria, era la primera vez que contemplaba, en vivo y en directo, mi trasero…

Punto P: descubre el centro de placer sexual en tu culo (y el de tu pareja)
-ALGO PARECIDO A ESTO, MÁS O MENOS…

Cometí la torpeza, en mi pudor mal entendido, de dar un portazo a la evidencia, con lo cual aquel blanco fantasma pareció desvanecerse en el vacío… Como en el caso del ilusionismo, se trataba de un truco a partir de dos espejos situados de cierta manera conveniente, destinados a causar determinado efecto, más ilusorio que cualquier otra cosa. Así lo dejó escrito Agatha Christie: “Se hace con espejos…” Cada uno se lo monta como sabe y puede… Bien mirado, hacérselo con un espejo siempre sería cuestión de amor propio…

Stream They Do It With Mirrors, by Agatha Christie, Read by Joan Hickson by  HarperCollins Publishers | Listen online for free on SoundCloud

Uno, que no es Quevedo- en mis noches de plenilunio, lo prefiero a Cervantes… Sí, ¿qué pasa…? –, no va intentar emular las gracias y desgracias del ojo del culo que publicara don Francisco hace un montón de siglos…

Simplemente, se trata de dejar negro sobre blanco, este feliz encuentro entre un escribidor y sus nalgas, a las cuales debo agradecer sus labores ecológicas para con mi organismo, liberado a su través de molesto detritus, en estado material más sólido que líquido, por la ausencia de fibra en mis dietas.

Nalgas, ¿para qué os quiero? Ellas, mis Pili y Mili, me han servido de asiento y de depuradora gratia artis… ¡Oh, nalgas mías a las que acabo de ser presentado, hora iba siendo de familiarizarse con algo que han conocido tan bien y tan de cerca, primero los pañales y, a posteriori, los calzoncillos cortos…!

A lo largo y ancho de mi ajetreada existencia, muchas veces han sido las que me han mandado “a tomar por el recto”; pero, la verdad sea dicha, yo nunca he ido, en idéntica medida que la vocación como supositorio de mis partes pudendas frontales no saben/no contestan sobre el tema. Y aunque así hubiese sido, voto a… Ni mejor ni peor habría de considerarme en mi autoestima, dueño y muy señor mío como soy de mis esfínteres. Si me he perdido algo o no, va a ser un poco tarde el enterarme ahora…

Venecia GIF - Descargar & Compartir en PHONEKY

Tampoco he ido a Venecia y moriré sin verla, ahora ya estoy seguro… ¡Mira que tenía ganas…! Pues a j…, amigo mío… Disfruta de tus nalgas en el cuarto de baño de tu suegra…

– Lo peor, lo pésimo, lo malo… es que lo he venido intentado, una y otra vez, pero no soy capaz de instalar esa maldita puerta en su ángulo correcto para volver a contemplarlas a mis anchas…-le respondo a mi imagen reflejada.

De cualquier manera, témporas mías… Perdón, me he confundido… Quise decir “nalgas mías”, cualquiera se esquivosca… Nalgas mías: se me ha ocurrido que… Pero no lo contéis, no seáis cabronas… Se me ha ocurrido que, visto lo visto, debiera convertirme en nudista practicante comme il faut, no limitar vuestra fama y fortuna al cuarto de baño donde fuisteis descubiertas por un nuevo Rodrigo de Triana… Todo ello, siempre y cuando existan campamentos nudistas donde lucir traseros, sin tener que sacar a relucir la triple delantera, ya capitidisminuida de por sí, a estas alturas en franco retroceso a lo que me atrevo a llamar sus cuarteles de invierno…

-Tú verás lo que haces, compañero… Acuérdate de aquella sentencia maternal según la cual “lo que hayan de comerse los gusanos, que lo vean los cristianos”…

Nada, nada… Me lo quedo pensando…

                          FIN

Las 15 mejores playas nudistas del mundo
-CUANDO LO VEÁIS VENIR, AVISAD…

POSTDATA DEL AUTOR: ¡QUÉ LÁSTIMA QUE ERNESTO SÁBATO SE ME HAYA ADELANTADO… A ESTE RELATO LE HUBIESE VENIDO DE PERLAS TITULARSE INFORME SOBRE CIEGOS…!

Libro Informe sobre ciegos, Sabato, Ernesto, ISBN 52508596. Comprar en  Buscalibre

Read Full Post »

Cuando Antonio Machín cantaba 'Angelitos negros' - Libertad Digital -  Cultura
-¡PINTOR, QUE PINTAS CON AMOR…!

PINTOR QUE PINTAS CON AMOR…

En el asilo de ancianos de Villabollullos de las Altas Torres, provincia de Sitehevistonomeacuerdo, regido a la buena de Dios, y nunca mejor dicho, por la Orden de las Carmelitas Aggiornadas cuya Madre Superiora respondía-poco, porque era sorda tapiada-, por el nombre de Madre Sonsoles del Calvario, todo eran ires y venires, hacerse cruces y mesarse de cabellos por parte de residentes, personal sanitario y de mantenimiento y hasta las propias hermanas encargadas cuidar al enfermo, dar de comer al hambriento, consolar al triste, dar de beber al sediento… hasta agotar las Obras de Misericordia y a ellas mismas.

Héteme aquí que, de la noche a la mañana, uno de los internos menos jóvenes, don Fernando, alias el “Galleguiño”, amaneció con un cable cruzado- seguramente más de uno-, circunstancia esta que le habría llevado a dedicarse a la pintura de interiores, por así decirlo, “adornando” su propio dormitorio con lo que parecía la reproducción de cierta obra maestra de la Pintura Universal, nada menos que “El Buey Desollado” de Rembrandt, según acertó a informar a la Madre Superiora la muy docta Sor Sagrario, quien, antes de profesar, habíase licenciado en Bellas Artes por Madrid, y para la cual el Cubismo habíase convertido en su “camino de Damasco”.

AMIGOS PARA SIEMPRE: Cuadros por estilo

Tras tres avemaríapurísimas con genuflexión y ojos en blanco, la atribulada Madre Superiora se apresuró a convocar en su despacho al presunto infractor, de “brocha bruta” para el caso.

-Pero, vamos a ver, hombre de Dios- bisbiseó la Madre Sonsoles, de acuerdo a su costumbre rezadera de rosario y letanías latiniparlas-, ¿a quién, en sus sanos cabales, se le ocurre confundir las instalaciones de esta Santa Casa con… Con las cuevas de Altamira… Por lo menos, allí los bisontes aparecían vestidos con decencia evangélica y no tal cual usted ha reproducido a una criatura del Señor, in singulis vestimentis, y una postura, un espatarre “ahí me las den todas”, que me atrevería a calificar de abiertamente pornográficos…

Las cuevas de Altamira: pinturas del arte rupestre - Bisonte macho erguido

“El Galleguiño”, se vio enseguida, venía dispuesto a armarse de paciencia, dando las explicaciones pertinentes:

-Mi querida señora… Culpa, mea… Debí habérselo advertido en su momento… Da la casualidad de que, de unos años a esta parte, ignorante yo mismo del cómo y el porqué, este humilde aficionado al Arte de la musa Kore, se ha venido convirtiendo en receptáculo de la inmortal llama creativa de los grandes pintores que en el mundo han sido, durante un mes lunar, es decir: 29 días, 12 horas, 43 minutos y 12 segundos, que es lo que tarda en llegar el novilunio. Hasta el momento, he sido- me sonrojo con solo mencionarlo- Goya, Velázquez, Picasso…, por citar los más queridos a mi corazón… Son ellos mismos y no yo quienes se reservan el derecho de elegir la obra con que pretenden regresar a este presente… No quiero imaginar lo que hubiese ocurrido si Rembrandt Harmenszoon van Rijn, figura cumbre de la pintura neerdanlesa del siglo XVII, que es el que está, a la sazón, de guardia en mi cabeza, se hubiese decantado por “La Lección de Anatomía del Dr. Tulp”, con un cadáver luciendo sus vergüenzas…

Animación 2D Rembrandt, flicflac estudio. (Lección de anatomía del Dr.  Nicolaes Tulp) - YouTube
DR. T.-OBSERVEN, CABALLEROS, QUÉ TAJADA ACABO DE SACARLE…
DR. X.(OLISQUENDO)- ¡QUÉ BIEN HUELE…! ¡ESTÁ PARA COMÉRSELA…!

-Será mejor remitirlo al Dr. Pardo- cortó la religiosa por lo enfermo-. Un poco de bromuro en la comida hace milagros. Si usted hizo la “mili”, seguro que se acuerda… Cuando le entren ganas de pintar, bien podría acordarse de Murillo… Le pediré una lista a Sor Sagrario, que es quien domina el tema, de los pintores buenos españoles. Son más de confiar que todos esos pintamonas extranjeros… Y ahora, manos a la obra… Un poco de lejía y un mucho de estropajo dejarán el dormitorio como nuevo… A no ser que prefiera quedarse sin postre los domingos hasta que yo me acuerde de indultarlo… Yo que usted, no me demoraría… Todavía nos queda, para casos rebeldes, la traumática solución del exorcismo…

II

Llorando como un niño, fue don Fernando, alias “el Galleguiño”, octogenario devorado por reúmas miserere y meandros de orina mississipis a prueba de pañales, quien procedió a reparar los desperfectos, de acuerdo a lo ordenado por la superioridad, con más celo que potencia borradora, si hemos de ser exactos.

Mientras llevaba a cabo tan inquisitorial tarea, una oscura sonrisa se dibujaba en su rostro macilento.

-Ya verás tú, Sor Juana de los Ángeles Negros, lo que voy a hacer por mi cuenta y tu riesgo…

Cuando, de madrugada, la Congregación se dirigió a la capilla, por cumplir con los rezos mañaneros, fue a encontrarse  con que los misales de toda la vida habían sido sustituidos por ediciones seminuevas de…

El Decamerón
Cuentos de Canterbury (Resortes): Amazon.es: Geoffrey Chaucer: Libros
La religiosa: Amazon.es: DIDEROT, Denis, Einaudi: Libros
huxley aldous - los demonios de loudun - Iberlibro
Los novios - Akal
Paseos por Roma (El libro de bolsillo - Literatura) : Stendhal, Berges,  Consuelo: Amazon.es: Libros
Libro Historia de la Monja Alférez, Doña Catalina de Erauso, Escrita por  Ella Misma, Catalina De Erauso, ISBN 9789584895578. Comprar en Buscalibre
Extramuros by Jesús Fernández Santos

El destino de todos estos ejemplares fue la calefacción central. El autor de tan nefando cambalache nunca fue encontrado. Aunque, naturalmente, el principal sospechoso había sido siempre don Fernando, “el Galleguiño”, no pudo demostrarse que tan irreverentes títulos procediesen de su biblioteca privada.

Entre tinieblas', en recuerdo a Lampreave - La Opinión de Málaga
SOR SAGRARIO.- ME METÍ MONJA POR CULPA DEL CUBISMO Y AHORA RESULTA QUE, EN ESTE CONVENTO, NO TE DEJAN LEER LO QUE TÚ QUIERAS…

Según contaría Sor Sagrario, de regreso en el mundo tras colgar los hábitos, en un programa de televisión, su arriesgada teoría se decantaba por situar al propio Rembrandt en el ojo del huracán: él y nadie más que él, sería el responsable de transformar la palabra de Dios encuadernada en tela por las blasfemas ensoñaciones del Demonio, encuadernada en pelo de cabrío (lo de la piel humana, se quedaba para el NECRONOMICÓN- con acento en la o final, a ser posible- obra y gracia del árabe loco Abdul Alhazred).

Best Corman GIFs | Gfycat

                               FIN

REMBRANDT.- ALUCINO POR COLORES CON ESE J. T. …
REMBRANDT 2021.- ALUCINA LO QUE QUIERAS… PERO LUEGO SOY YO QUIEN TIENE QUE AGUANTARLO…

Read Full Post »

Older Posts »